Mi nombre es vanesa, y les voy a comentar como un chico me inicio en el sexo anal. Al principio sentia rechazo, no me imaginaba que pudiese ser tan placentero como resulto ser despues de probarlo. Lo que fue necesario es la curiosidad que produjo en mi los comentarios de una amiga, que lo probo con su chico y le encanto. Un dia se me presento la oportunidad de probarlo, cuando fui a cenar a casa de un ligue de la facultad.

Despues de cenar, yo y el nos quedamos conversando hasta muy tarde, por lo que me tuve que quedar a dormir en su casa. Era verano, hacia calor. Nos echamos, cada uno encima de su cama, lo ultimo que hablamos fue de que se sentiria al hacer el amor por detras. El me dijo que no lo habia hecho nunca, pero que le habian dicho que se sentia igual que cuando lo haces por delante (yo mas bien queria saber que se siente cuando te penetran por detrás). Asi, extrañado, el comenzo a dormir, mientras que yo sentia curiosidad y excitación por lo que se podria sentir.

En la oscuridad, me desnude sin que el se enterase, y me quede desnuda sobre la cama enseñandole mi espalda y mi precioso trasero.

Me quede dormida tumbada encima de la cama. Me habia desnudado para que el me descubriese.

A media noche, el se desperto.Me vio desnuda y se sorprendio a la vez que se excito enormemente. Me acaricio las nalgas, me empezo a besar las nalgas y las separo lentamente para no despertarme (aunque yo ya lo estaba y me hacia la dormida). Me lamio el trasero, parece una tonteria, pero me dio mucho placer, desde las paredes de los gluteos, poco a poco hacia el ano, y despues haciendo cosquillas al agujerillo, presionando al final con la lengua hacia adentro. Me encanto, pero segui intentando fingirme la dormida.

Deposito gran cantidad de saliva para lubricarlo. Senti tambien que me depositaba gran cantidad de un liquido frio.

Se extendio detrás de mi, besandome la espalda y el cuello, tocandome suavemente los pechos, a la vez que senti como su pene (que el ya habia lubricado en cantidad) se hundia entre mis nalgas. En ese punto yo estaba muy excitada, pero intente relajarme lo mas posible para no hacer ver que me habia despertado.

Su pene se deslizo entre mis nalgas y empece a notar como se colocaba a la entrada de mi esfinter. Notaba mucho calor en esa parte, a la entrada de mi culo. Y empezo la presion muy lentamente, casi imperceptible. El jugaba a la entrada de mi culo a presionar muy poco y a dejar de presionar, como un masaje relajante. Notaba un gran relax en mi entrada, no notaba dolor ni demasiada presion. Estuvo asi media hora, jugando a presionar intermitentemente. Presionaba y dejaba de presionar. Llego a un punto en el que no me daba cuenta de que tenia el culo totalmente relajado y que ya hacia tiempo que estaba dilatandose enormemente para abarcar su pene.

Su glande ya estaba entrando, yo estaba “besandolo” con mi esfinter lubricado, totalmente dilatado y relajado. Yo seguia notando mucho calor, pero ademas notaba una sensacion indescriptible y nueva. Tenia el esfinter muy dilatado, como si quisiese ir al baño pero con mucho placer. Me empezaba a sentir penetrada, sodomizada, suya.

Mi esfinter ya dilatado como nunca antes lo habia estado y totalmente lubrificado no oponia ninguna resistencia a la penetracion. Ya era tarde para intentar detenerlo. Hiciese lo que hiciese, con 4 centimetros de pene dentro del culo, el ya me tenia, no podria evitar esta violacion. El estaba entrando mas profundamente, deslizandose lentamente, centimetro a centimetro mi culo se estaba comiendo un falo enorme. Entraba un poco y salia otro poco. Mi recto se estaba dilatando lentamente y de forma placentera se adaptaba a su enorme tamaño, y se estaba lubricando todo el. Me maravillo como habia conseguido sodomizarme sin apenas percibir dolor (al contrario, estaba muerta de placer y excitacion) y sin provocarme ninguna contraccion. Mi culo totalmente dilatado y relajado estaba dejando deslizarse una enorme polla dentro y fuera de el, y no generaba en mi ningun rechazo ni dolor.

Siento que esta llegando al fondo de mi culo. Creo que tenia 20 centimetros de pene en mi culo. Pero no se detiene ahí. Siento dolor porque aun presiona, aun quiere penetrar mas profundamente. Mi esfinter se contrae involuntariamente, inutimente porque ya estaba cerca de tragar su empuñadura. De pronto senti su pubis presionando mis nalgas. El ya me habia penetrado totalmente pero aun quedaba un poco de pene por tragar. Me abrio suavemente las nalgas y siguio empujando, presionando hasta que todo su pene estuviese dentro de mi, senti sus testiculos pegados a mi vulva. Yo estaba empalada, totalmente invadida, totalmente suya.

Empezo a sacarla otra vez lentamente, lubrificando todo el interior de mi culo con la mucosa que se habia formado. Dejo tan solo 4 centimetros dentro, cuando empezo otra vez a meterla lentamente, centimetro a centimetro, avanzando un poco mas y retrocediendo otro poco, deslizandose mas adentro hasta que noto su pubis presionar mis gluteos, y otra vez a salir lentamente de mi. Asi me tuvo durante media hora violandome dulcemente por mi culo. Se deslizaba sin problemas, parecia como si yo tuviese ahí otra vagina. Se hundia en mi culo lentamente hasta presionar con su pubis mis nalgas una y otra vez, con la cabeza de su polla el fondo de mi culo, y salia lentamente.

Despues de media hora de placentera y profunda penetracion, me la saco totalmente, y fue a mirar como tenia el culo: obscenamente abierto, dilatado, dejando entrever la oscuridad del interior de mi culo, pero no lo tenia irritado para nada, fue una penetracion muy dulce. Me metio tres dedos lentamente, y los movio dentro de mi, acariciando todas las paredes y comprobando que no podia cerrar el esfinter, que mi culo permanecia abierto y sin posibilidad de rechazar ninguna penetracion.

De esta forma me dio unos sonoros cachetes en los gluteos, llamandome para despertarme.

Inmediatamente, me vi atrapado en un abrazo fuerte y encerrado contra la pared de al lado de la cama, con mi violador a mis espaldas, con mis humedas nalgas a su disposicion y el agujero de mi culo totalmente abierto y lubrificado, sin posiblidad de cerrarlo para nada, por mucho que yo intentaba apretar el culito, lo tenia totalmente relajado, totalmente abierto, dispuesto a tragar todo lo que le metan.

Y al final volvi a sentir en medio de aquel fuerte abrazo su glande deslizarse otra vez entre mis redondas nalgas hacia mi esfinter, sin poder resistirme a la violacion que a la me iba a someter.

Sin ninguna presion entro toda su cabeza, y se fue deslizando dentro de mi. Aprete mi culo, pero seguia deslizandose mas profundamente sin ningun problema dentro de mi dilatadisimo, lubricadisimo y relajado culo. Me senti empalada, llena, violada. Me movia intentando resistirme, pero en cada movimiento de mis caderas, y movimiento de mi culo, lo unico que conseguia era mover su pene en mi interior, perdiendome todavia mas en el placer. Empuje para intentar expulsarle de algun modo, desesperadamente, empuje con fuerza, pero eso no hacia otra cosa que apretar su polla ligeramente, y seguia entrando y saliendo de la misma forma pero dandole mas placer, y penetrandome mas profundamente aun, con lo que me rendi ante el y lo unico que podia hacer fue dejarme violar mi culo. Arquee mi espalda y le ofreci mi culo en pompa para facilitar la penetracion y asi por lo menos evitar que me desgarre por dentro. Mis nalgas dejaban ligeramente mostrar mi esfinter totalmente abierto y penetrado por su polla, totalmente mojado de lubricante, chupando dulcemente toda su polla.

Empezo meterla y sacarla cada vez mas rapidamente, se deslizaba rapidamente hacia lo mas profundo de mi y, como si me hubiese convertido el culo en otra vagina, empezaba a notar todo mi trasero lleno de lubricacion. Cada vez que salia asi de rapido y volvia a resbalar hasta lo mas interno de mi culo, sentia un enorme placer en todo mi interior. Su pubis rebotaba con fuerza contra mis nalgas, apretandolas y, muchas veces separandolas para ver como mi vencido culo se comia todo su pene.

Despues de media hora de sodomizacion total, el ya no se podia resistir, ya no podia contenerse para permanecer mas tiempo penetrandome. Yo, totalmente inmersa desde hace mucho tiempo en un placer maximo, senti como en una estocada profunda, en lo mas profundo que el podia llegar, descargaba su caliente semen. Note como descargaba cada chorro dentro de mi, un liquido caliente, ardiente que se alojaba en mi culo, donde nunca antes se habia alojado. Me sentia suya.

Pero aun no me saca el pene de mi culo. Me abraza fuertemente y aprieta su pubis contra mis gluteos, empujando todavia el pene en mi interior. No me lo puedo creer, mantiene su pene dentro de mi toda la noche, toda la noche con mi culo abierto y forzado, con mi esfinter chupando su flaccido pero todavia grueso pene.

Por la noche, de vez en cuando, noto que su pene crece dentro de mi y se endurece, que mi culo se agranda otra vez, y que el empieza a presionar otra vez mis nalgas con su pubis. Otra vez me viola dulcemente, otra vez mi culo es suyo. Su pene se hunde una y otra vez entre mis nalgas, por mucho que yo las apriete o intente cerrar mi culo. Mi esfinter hace mucho que no responde a nada. Vuelve a separar mis nalgas para ver como mi dilatadisimo y violadisimo culo (desde hace mucho tiempo que no se cierra) traga una y otra vez esa gran columna de carne dura. De un envion noto como toda su polla se desliza dentro de mi culo sin apenas presion, despues vuelve a sacarla hasta dejar solo cuatro centimetros dentro de mi, y vuelve otra vez rapidamente a penetrar hasta el fondo de mi culo rapidamente, asi esta mas de media hora usando mi culo hasta que no se puede contener mas y eyacula una gran cantidad de semen en lo mas profundo. Despues de dos sodomizaciones, empieza a rembalsar su semen y a salir por el castigado ano. Mi trasero empieza a oler a su semen.

Asi, sin dejar nunca de penetrarme, sin sacar nunca su pene de mi culo, yo notaba mi ano tan dilatado como un bebedero de patos, mis nalgas totalmente humedas de una mezcla de lubricante (que varias veces añadia a su pene), mucosa formada por mi culo al ser penetrado tan continuadamente, y semen de sus eyaculaciones. Mi culo se habia convertido en un objeto sexual, un objeto de placer.

Cuando al fin decidio sacarmela para levantarnos, el saco de un cajon una tanga de latex un poco extraña, con cintas de sujeccion que se apretaban, muy extraña. Tenia en la parte situada en el culo un gran pene de latex, de mas de 20 cm de longitud y 4 o 5 cm de diametro. Me dijo que me la pondra para andar por su casa, y aprovechando mi postura (tumbada con el culo en pompa), me la puso, comprobando que mi culo estaba tan abierto que no me costo nada deslizarla hasta ocultarla entre mis gluteos, dilatando permanentemente mi esfinter. Me apreto todas las cintas, ajustando la tanga a mi cuerpo y no dejando posibilidad a que se pueda deslizar el consolador hacia afuera. Para vestirme, me dio una minifalda, que no lograba tapar la parte inferior de mis nalgas, dejando entrever de esta forma mis redondas nalgas permanentemente penetradadas.

Caminar por su casa con semejante consolador abriendome el culo es un placer que nunca olvidare. Se movia de un lado hacia otro dentro de mi. Cuando me tenia que agachar, el consolador se deslizaba un poco mas dentro de mi culo, apretando dulcemente el fondo. En ese momento la minifalda dejaba al descubierto mis nalgas, que al separarse dejaban a su vez mi esfinter totalmente dilatado al descubierto. Al sentarme con el para desayunar, senti la necesidad de mover las caderas para continuar la estimulacion de mi culo. Cuando terminamos el desayuno, me ordeno inclinarme sobre la mesa delante de el, dejandole ver el espectaculo de mis nalgas penetradas.

El consolador tenia un canal interno que servia para introducir en el culo lo que a el le apeteciese. Lleno el aplicador que se conectaba al consolador con una gran cantidad de lubricante, medio tubo. Coloco el aplicador y acciono la valvula varias veces. Yo notaba una gran presion en lo mas profundo de mi interior al entrar ese liquido frio. Intente aguantarlo dentro de mi, apretando el culo, sin dejar pasar nada entre mi culo y el consolador que me penetraba, pero era imposible. Al accionar otra vez el aplicador con mas cantidad de lubricante, empezo a salir por mi esfinter una cantidad de liquido que me hacia sentir extremadamente humeda.

Era la hora de recibir otra vez su pene duro, me aflojo las cintas y saco el consolador, que casi sale solo, se deslizaba rapidamente.

Ni siquiera noto ya lo que es mi esfinter, lo que separa el exterior y el interior de mi culo, esta permanentemente abierto. Si que noto su pene deslizarse entre mis nalgas, pero una vez llegado al ano, no hay nada de resistencia para entrar en mi recto. El entra y sale rapidamente, como si estuviese follando a una vagina, y entra hasta lo mas interno. Tampoco siento el fondo de mi culo, noto su pubis que golpea contra mis nalgas, sus testiculos contra mi vulva. Sale rapidamente y entra rapidamente, pero no por ello me hace daño, al reves, estoy sintiendo una maravilla de polla gruesa y larga deslizarse por mi culo y me provoca un placer que hace que no me pueda contener los gemidos.

Tengo que confesar que despues de esta experiencia, me he vuelto loca con el sexo anal. Aprovecho cada vez que puedo repetir esta experiencia con este chico.