Mi historia comienza una mañana en la que mis padres, se encontraban fuera del país durante una semana, puesto que estaban de compras en el extranjero, debido a que tienen un negocio entonces viajaron en busca de mercadería para el mismo.
Yo me encontraba en casa con mis dos hermanas y la señora de servicio… me encontraba deprimido porque por lo general siempre viene a acompañarnos una prima, muy bonita, con unas piernas de lujo, a las cuales siempre les hago honor con mis pajas, pero esta vez no paso, ella se encontraba trabajando y ahora que no estaba ella, definitivamente mis pajas ya no iban a ser lo mismo, porque no iban a estar sus sabrosos interiores en especial el blanco de florcitas, o el color carne con encajes, los cuales tomo prestados sin permiso, para realizar mis fechorías…

La tarde en que sucedió mi relato yo estaba muy caliente y no quería una paja común, quería algo diferente, algo arriesgado, necesitaba acción, las memorias invadían mi mente, recordé lo mucho que había disfrutado pajearme con las bragas y sujetadores de mi prima, la extrañaba, la necesitaba, entonces tan caliente estaba que pensé en pajearme con las bragas de mi empleada pero me asquee, puesto que esta vieja y ya va para los 70 años.
Estaba desesperado, entonces me asome a la ventana para tomar algo de aire, resignado porque no me quedaría de otra sino pajearme solo… y allí de repente estaba esperándome mi salvación, mi vecina había hecho la lavandería, y en su patio estaban las deliciosas braguitas de ella, recién lavaditas… tenía que tomar prestada una, lo necesitaba, sea como sea, las necesitaba… era toda una gama de colores, de rayitas, uno rosadito, uno amarillito... deliciosos todos...

Entonces persuadí a mi empleada, para que limpie el cuarto de mi mama que está al otro lado de la casa, donde sería imposible que me viera robándolas, entonces me pare al lado de la pared (que por cierto es muy baja),busque la escalera, agarre una escoba y trate de alcanzar un calzoncito rosado que se veía delicioso, con dificultad lo agarre puesto que tener una bestia parada en el medio de los calzoncillos es muy complicado, deje todo como creía que estaba, y corrí hasta mi baño tome el calzón entre mis manos y empecé a lamerlo y restregarlo en mi rostro.

Tenía un sabor delicioso a pesar de estar lavadito, tenía un rico aroma, lo lamia mas y mas, lo puse en mi cabecita, y no aguantaba más, lo envolví alrededor de mi mounstro que se regocijaba con semejante regalito, me lo frote con fuerzas, me temblaban las rodillas y entonces me regué justo en el panty, yo sabía que así no lo podía ni lo iba devolver, entonces decidí lavarlo y tirarlo a la casa de mi vecina para que aparentase haberse caído del cordel, el olor a semen sí que no tenia explicación y así fue…

Ya de tarde suena el teléfono… Contesté

Aló, sí

Si con quien hablo – respondí

Soy la señora de al lado, me preguntaba si estaba tu mami o tu papi… - en ese instante me ruboricé y me puse muy nervioso, me preguntaba a mi mismo si es que ella me había visto robar o devolver sus bragas... Luego de un rato y con voz temblorosa respondí…

No, no están, que desea?

Quería saber si podía venir a ver el dinerito que le debo? Pero como no está puedes venir tu? Eres el hijo no?

Si soy el hijo, y si puedo, ya voy para allá – Entonces me tranquilicé

No! Es que ahorita voy a cobrar el dinero, puedes venir a eso de las 11 de la noche?

Ok, yo voy, no se preocupe. – Conteste nervioso una vez más.

Mi vecina era poco sociable, sabia muy poco de ella, se llama Vielka, había escuchado que se había divorciado 2 veces y tenía una hija Ericka (A quien por cierto yo ya le había rendido tributo con varias de mis pajas) que ya era toda una adolescente e incluso ya había estado embarazada y tuvo una niña.

244

Mi vecina tiene unas tetas enormes, y un culo precioso, no es muy alta, pelo rizado y teñido de rubio… y eso que ella ya tenía poco más de 40 de añitos, además ella siempre suele vestir provocadoramente, no es para menos ya que es soltera, y está en la edad que las mujeres son todas unas fieras.

Su hija Ericka desgraciadamente no saco las tetas de la mama ya que eran muy pequeñas, pero si tiene un culo enorme incluso más bello que el de la mama.

tetas

A las 11 de la noche…

Mis hermanas estaban durmiendo ya y la empleada se dormía desde eso de las 8, entonces decidí ir, muy nervioso pero fui… Toque la puerta, allí estaba ella, salió a abrirme, estaba muy linda.

Cuando me abrió me sorprendió verla en una bata de dormir, esperaba verla con otra ropa, se suponía que había salido… me percate de que no llevaba sujetador, por lo que podía ver unos pezones hermosos, marcándose a través de su ropa, y lo mejor es que debido al frio estaban erectos, entonces me invito a pasar, yo esperaba que me diera la plata en la puerta y correr a la casa a masturbarme en su honor pero bueno… mientras más la morboseara, mejor

Me senté en la sala, ella fue a su cuarto y me dijo que la siga, eso me sorprendió aun mas, entré y me pidió que me siente en la cama, para esa entonces yo ya estaba a mil, mi imaginación y estaba volando a lugares inimaginables, mientras yo estaba sentado en la cama ella estaba de espaldas buscando algo en un cajón, supuse que era el dinero, que por cierto debió haberlo tenido a mano ya que lo había cobrado hace un rato… verla de espadas me permitió tener una perspectiva de sus piernas perfectas…

Entonces me miro algo enojada y siguió buscando en el cajón, un rato después se voltea y con látigo en mano me dice:

Hijo de puta, que pensaste que yo era tonta, crees que no conozco la leche, la que dejaste regada en mis bragas, eh? Me quisiste ver la cara de pendeja…

No, no, no yo no he sido señora – mentí, toda mi excitación se había acabado

Ahí se enojó y me cacheteo, y me dijo:

Quieres que le diga a tu mama, y a tu papa, te van a cagar pendejo

No, no, por favor

Quieres que te castigue yo o que te castiguen ellos? – respondí por puro instinto

Tu, tú por favor castígame tu, no les digas a ellos – me agarro del pelo, con el látigo me pego en las piernas y grite del dolor, entonces me agarro con las dos manos y me dijo:

Pendejo!

No, seño disculpe, es que estaba excitado y quería desahogarme, disculpe – Eso la enojo mas y me pego cuatro cachetadas, y yo estaba casi llorando, y me dijo

Ya, ya te castigue por ladrón, pero aun me falta algo…

Que? Que mas hice?

Te voy a castigar, por desperdiciar toda esa leche con mi calzón…

Que?

Además de ladrón eres sordo, hijo de puta, te dije que vamos a culear, que me vas a culear hasta que explote
Esas palabras me pusieron a mil, y no aguante y me lance a su boca, empecé a besarla con locura, sentía sus manos apretándome muy fuerte, me puse mamarle las tetas, en eso me cacheteo otra vez, y me grito
Vamos a hacer lo que yo diga maricon!

Entonces me lanzo a la cama y me empezó a quitar la ropa, me agarro la polla y me la mordió, lo que me hizo gritar

Maricon, de mierda – me dijo

Yo me moría de ganas por ver sus tetas, entonces se quito la bata, y me percate de que no llevaba ni bragas ni sujetador, se acostó a mi lado y me dijo, Soy, tu perra, y quiero que me domes…

Contemple semejante anatomía frente a mí, tenía un dilema, no sabía si mamarle las tetas o chuparle esa cuevita, y me decidí por su coño, lo abrí y tenía el mismo olorcito que el calzón a la mañana, yo había visto suficiente porno como para saber que debía hacer, le pase mi lengua por los labios, y luego los succione, y decidí que era tiempo de empezar a dilatarle la cuevita, metí primero un dedo y con la lengua, seguía jugando con su clítoris, aumente el ritmo, y le metí 3 dedos, ella ya estaba loca, se notaba que no culeaba en años

Ah! Ah! Ah! Ah! Ah! Ah! Si! Soy tu perra vamos papito

Entonces gritó, se arqueo y sentí como se electrizaba, y como un delicioso elixir bajaba por la vagina

Uy si oh! Oh! Mmm!

Ella se había corrido, y yo ni siquiera yo había utilizado mi arma letal.

Entonces le tocaba darme placer, ella se arrodillo y comenzó a lamerme la polla, yo sabía que esa mamada no iba a durar demasiado, puesto que yo ya estaba a mil, entonces ni bien se la metió en la boca, me desleche, pensé que no se iba tragar esa leche, pero se la bebió todita, todo mi brebaje, inclusive me dejo flaquita mi polla, entonces se acostó a mi lado…

Empezó a besarme, intercambiamos saliva, ella tiene una saliva deliciosa, y yo aun estaba inmóvil luego de correrme en su boca, y no lo podía creer, entonces me dijo

Quieres mis tetas, quieres mamármelas – Yo muy nervioso solo asentí con la cabeza

Y ella puso sus tetas a mi altura y comencé a chuparle los pezones uno a la vez, con mi lengua recorría sus preciosas aureolas, y mordía sus pezones que parecían piedras, la excitación se los había endurecido, sin darme cuenta, ya estábamos a mil otra vez, entonces me dijo que la monte, puse mi verga en su vagina le acaricie la entrada con la cabecita, lo que le arranco un gemido espectacular, y me dijo:

Quiero esa bestia dentro de mí!!! No me hagas sufrir más!!! Dámela!!!

Y sin pensarlo mas, lo metí de un golpe y empecé a bombearla, primero despacio, solo le metía la mitad de mi porra, pero luego se la metí toda y luego parecíamos animales, entonces ella gritaba como loca

Me corro papito Ah! Ah! Ah!

Yo te voy a dar más duro perra – me puso a mil que me diga papito y a ella la excito que le diga perra

Entonces los dos nos corrimos, y saque a mi bestia de su cueva para que sus jugos combinados con mi leche salieran a chorros de su vagina y ella muy hambrienta recogía esos jugos y se los comía con todo placer y así culeamos 4 veces más en las cuales podría decir que prácticamente la bañe en semen, así fue hasta las 3 de la mañana… pero yo tenía algo pendiente aun…

A las 6 de la mañana…

Me desperté, y me sorprendí al ver que no estaba en mi cama y que a mi lado estaba mi vecina con el cuerpo y rostro lleno de semen, entonces recordé todo lo que habíamos hecho anoche, lo cual me puso a mil otra vez, por lo que empecé muy tontamente a hacerme una paja, pero me detuve y pensé, “si la perra me castigo por desperdiciar semen, porque no se lo doy ahora mismo, la tengo desnuda y dormida a mi lado porque no se la meto?”

Se la veía hermosa, dormidita, estaba toda pegajosa, llena de semen, tenía mucho en la cara, en los pechos y más que nada en su abdomen, se la veía muy feliz, eso me excito y mi verga estaba a full como si no hubiera pasado nada anoche…

Entonces tome la decisión y la puse de espaldas y coloque almohadas debajo de su panza de manera que quedo con su culo hacia arriba y apuntándome, no tenía mucho tiempo para lubricarle el hueco por que se despertaría por la sensibilidad, así que tenía que metérsela de un solo, además me excitaba mas el hecho de que a ella no le gustaba por detrás, tanto así que anoche me cacheteo otra vez, cuando intente metérsela por allí, así que corrí al baño busque algo que me lubrique, pero no había nada así que tome el shampoo y me lo puse en todo el palo, fui a la cama, abrí lo mas que pude los cachetes de su delicioso culo, entonces respire y pum adentro, ella pegó un grito que de seguro despertó a todo el barrio, entonces empecé a bombearla a pesar de los insultos que me decía

Maldito pendejo! Maricon malnacido Uh, ah, mmm si!!!

Al parecer le gustaba, así que le empecé a dar mas duro, y ella gritaba mas

ah, mmm si!!! ah, mmm si!!! si!!! si!!!

Y entonces tuvo otro orgasmo, y ya no aguantaba más, ella estaba casi desmayada, entonces yo también me corrí, y saque mi verga de su culo, estaba lleno de semen y mierda, entonces se lo metí a la boca a mi perrita que estaba anonadada, medio dormida me limpio el palo y entonces me dormí…

Ya entrada la mañana nos despertamos, y nos besamos, me invito a desayunar, y entonces empecé a preguntarle sobre sus antiguos esposos entonces ella me conto todos sus problemas, y yo los escuche luego de desayunar nos acurrucamos otra vez en la cama y hablamos durante horas, me conto que me vio devolver el calzón, ella estaba escondida, me dijo que eso la había puesto a mil porque sentía que yo la deseaba, y me pidió disculpas por los golpes de anoche…

Entonces me confesó que la de anoche había sido la mejor experiencia y que le gustaría repetirla, que le había gustado mucho por detrás y que no me había dejado por que tenía miedo que le desgarrara algo… entonces me dijo que el menú para el almuerzo era el mismo de la cena de anoche, 3 platos…

Nos desnudamos otra vez y nos besamos sabiendo que se venía un día muy muy placentero…

tetona