Mi nombre es Lorena, tenemos ya con mi marido 10 años de casados, tengo 35 años y nuestras experiencia sexuales son muy buenas, yo soy muy abierta a nuevas cosas y hemos probado todo lo que hemos querido, a medida que vamos avanzando en nuestro matrimonio vamos subiendo un escalon mas.

Hace algún tiempo, a mi marido le excitaba que le cuente mis experiencias sexuales mientras teníamos sexo oral, el me preguntaba de los otros hombres que había tenido, como lo hacia con ellos, si me masturbaba pensando en alguno de ellos hoy en dia, yo notaba que a medida que le contaba el se excitaba mas, hasta que explotaba en mi boca como nunca.

Al principio me daba vergüenza contarle, muchas veces le inventaba historias, pero el se daba cuenta y me pedia que le cuente la verdad yo comencé a hacerlo como el quería. La verdad es que recordar los hombres que me cogieron en la vida, tenia un morbo muy interesante, sobre todo teniendo la pija de mi marido en mi boca y cuando lo recordaba no podia dejar de excitarme muchísimo, el me acababa en la boca y yo quedaba muy caliente, entonces le pedia que me haga sexo oral y que me penetrara con los consoladores que tenemos, que no son pocos, yo cerraba los ojos y seguía imaginando que me estaban cogiendo mis parejas anteriores.

Todo esto se volvia muy excitante, tenia muchos orgasmos cada vez que lo hacíamos y era un alivio saber que a mi marido no le moestaba, o incluso le gustaba mas que yo tuviera fantasias con otros hombres mientras me cogía. Me sentí siempre con él muy libre de sentir lo que quería.

A estas fantasias, con el correr de los días, fuimos sumando siempre un poco mas, mi marido me decía mientras le chupaba la pija, si me gustaría que me cogieran mientras le hacia un pete, yo me descontrolaba, al principio me daba miedo de su reacción, pero cuando me di cuenta que su reacción era mayor excitación me dejaba llevar, y le decía que si, que quería otra pija en el culo mientras le chupaba a el, yo sentía como su pija se ponía como una piedra mientras se lo decía, hasta que me llenaba la boca de leche. Y como siempre yo pedia mi cuota de sexo porque terminaba mas caliente que el, imaginándome dos pijas para mi solita, me ponía en cuatro y me penetraba con dos consoladores, llenándome por todos lados, yo cerraba los ojos e imaginaba las dos pijas dándome duro y era maravilloso!!!!!!, me corria y quedábamos abrazados los dos.

Las fantasias se volvieron cada vez mas frecuentes y necesarias, mi marido me cogía y no llegaba a acabar sin que se la chupase y le contara mis historias, o sino le decía que quería otra pija en mi colita. Hasta me pedia que se la chupase luego de correrme sobre su pija, al principio no quería porque sentía el sabor de mi corrida en su pene, pero me acostumbre y ya de cada diez encuentros 8 terminaba en mi boca luego de que yo acabara en su pija.

El próximo paso fue para mi un poco mas peligroso, un dia mientras se la chupaba, me empezó a preguntar que hombre me calentaba, yo le dije que cualquiera y el me insisitia con que el diga un nombre de alguien que conocemos, yo no quería porque pensé que podia molestarle, pero el insistia y le dije decime vos quien te caliente que me coja mientras te chupo…

Y el contesto con el nombre de fabrcicio, un amigo nuestro… al principio me sentí incomoda, porque ademas de ya no fantasear sino ponerle un nombre a nuestra fantasia, ya todo se volvia un poco mas real y me daba mucha vergüenza, pero la verdad es que de todos los amigos que tenemos, el que mas me podría ir es ese, tarde unos segundos en responderle, porque no sabia como actuar… hasta que decidi seguirle el juego, cerre mis ojos y deje volar mi imaginación, el me decía si me gustaría chuparle la pija a Fabri, yo le dije que si, que me calentaba mucho, el me dijo que Fabricio me miraba las tetas todo el dia, que seguro se hacia una paja en su casa pensando en mi, me puso a mil… imaginándome eso no podia dejar de chuparle la pija, me puse de costado y le pedi que me tocara, porque no aguantaba, seguimos fantaseando, me preguntaba si le entregaba la colita a su amigo y yo le decía que si, que quería sentir la leche de el en mi culo, el agarro uno de los consoladores y me penetraba mientras yo lo chupaba, tuve un orgasmo increíble, no terminaba mas de explotar con el consolador y el a medida que yo le chupaba mas rápido me penetraba mas rápido. Tuve al menos 4 orgasmos seguidos, hasta que el exploto en mi boca nuevamente, trague toda la lecha y le limpie la pija con mi lengua. Nos recostamos y nos dormimos sin decir una palabra. A la mañana siguiente cuando me fui a bañar, no podia sacarme de la cabeza nuestro juego de la noche, estaba aun muy caliente, entre en la bañera con el consolador y estuve mastrubandome un buen rato pensando en Fabricio y mi marido haciéndome de todo lo imaginable. Mi marido entro al baño y me vio teniendo un orgasmo, me puse colorada y me dijo, parece que te calentaste bastante putita con lo de anoche, no sabia donde meterme, pero era cierto, no había tenido tanta calentura después de haber acabado tantas veces… No dije nada y le dije que me dejara bañar tranquila…

El se fue al trabajo y yo me quede en casa. No pensé mas porque sino mi cabeza iba a explotar de tantas fantasias.

Pasaron un par de semanas y el juego continuo, cada vez mas picante, le pusimos al consolador mas grande que tenemos Fabricio y mi marido me vendaba los ojos y me hacia doble penetraciones con ese consolador y me pedia que le dijera “ si Fabri dame mas fuerte, cójanme los dos juntos, quiero la leche de los dos en mi boca” y un monton de cosas mas, yo me ponía terrible, no se como son las putas, pero yo me sentía la mas puta de todas y me gustaba y a mi marido también….

Pasaron un par de semanas e hicimos un asado en casa y vinieron todos los amigos con sus parejas y también Fabricio (Que no tiene pareja, nunca le duran mas de un mes, es bastante mujeriego y la verdad es que esta muy bien…).

Eramos cuatro parejas y Fabricio, 9 personas en casa, yo me puse nerviosa cuando vino Fabricio, porque sabia que mi marido estaba seguro que yo me lo quería coger, pero la verdad es que era una fantasia que no me animaria nunca a llevar adelante.

Despues de cenar, nos pusimos a ver una película en los sillones de casa, estábamos mi marido, Fabricio, y yo, los 3 en uno de los sillones laterales, en los otros sillones estaban las otras parejas.

Yo estaba vestida con un vestido hasta las rodillas, de color azul oscuro, la película la verdad era un embole, y no paraban de hablar por lo que tampoco se podia seguir mucho la trama, como siempre los hombres haciendo bromas y gritando, me pare y les dije que sino querían ver la película la apagabamos y listo, me revienta ver una película con gente hablando!!!!

Se burlaron de mi, pero al final se tranquilizaron y seguimos viendo la película.

Mi marido se apoyo contra el apoya brazos del sillón y yo me sente media de costado contra su pecho y Fabricio quedo en la punta del sillón.

La luz estaba apgada, solo estaba la luz que la tv emitia, mi marido comienza a acariciarme el cuello y haciéndose el nabo me empieza a tocar las tetas por encima del vestido, yo le saco la mano, y lo miro un poco enojada, ya adivinaba sus intenciones….

La película se pone un poco mas interesante, y con algunas escenas sexuales, los chicos como si fueran niños… empiezan a hacer bromas, como si ver una tetas los volviera locos, todas las mujeres los gastamos…

Mi marido sigue metiendo mano y ya no me molestaba tanto, cuando me doy cuenta ya tenia su mano dentro del vestido, acariciándome un pezón y dándome besos en el cuello. La verdad es que ya me estaba excitando bastante…

Cuando miro hacia el costado, lo veo a Fabricio que miraba fijo la mano de mi marido en mis tetas, cruzamos las miradas y el enseguida miro la tv, como pidiendo disculpas por mirar lo que no se debe…. Yo segui mirándolo fijo, aunque el no me miraba y cuando giro nuevamente la cabeza me quede mirando sus ojos, el al principio estaba como duditativo, yo seguía mirándolo fijo mientras mi marido me apretaba las tetas y Fabricio comprendió que yo quería que me mire, no nos dijimos nada, solamente miraba mis tetas y mi ojos, yo no deje de mirarlo en todo el tiempo, estaba muy excitada, mi entrepierna estaba completamente humeda. Continuamos viendo la película hasta que termino, cercano a las 2 de la mañana y ya todos dijeron que se iban, que era muy tarde.

Nos despedimos y las parejas comenzaron a irse de a poco, quedábamos solo una pareja, Fabricio y nosotros, le dijeron a Fabricio te llevamos? Y mi marido les respondió, no deja que yo lo alcanzo que ustedes van para el otro lado, ayudamos un poco a Lore a acabar de ordenar y yo lo alcanzo… (Justo tiene que decir acabar el degenerado), me puse demasiado nerviosa, estaba adivinando las intenciones de mi marido y ya no estaba muy de acuerdo con el, una cosa era la fantasia, pero yo ya veía que las cosas se me iban a ir de las manos….

La pareja se fue, y quedamos solo los tres, yo estaba juntando los platos de la mesa y poniéndolos en remojo y me fueron trayendo todas las cosas para lavar, si… se les caerían los anillos si lavan ellos, pero el trato era que mi marido hacia el asado y yo a lavar los platos. Y ellos se quedaron en el sillón ya con la luz prendida y hablando no se de que.

Al rato viene mi marido y me apoya su paquete por atrás y me besa el cuello, yo le digo para que estoy con las manos mojadas, y el me agarra las dos tetas con sus manos por detrás, y empieza a apretarme contra la mesada de la cocina, le digo que pare que estaba Fabricio mirando, y el me dice al oído,” no te acordas que vos le pedias a Fabricio que te diera por el culo???” me puse muy nerviosa lo empuje con mi cola y le dije te estas pasando de la raya, cortala ya. El se rio y se fue hacia el living balbuceando se hace la frígida y esta mas caliente que nunca…

Yo ya me daba cuenta que algo había hablado con Fabricio y me puse muy nerviosa, no quería terminar de lavar los platos jamás!!!! Queria salir corriendo por un lado y por otro quería saber hasta donde seria capaz de llegar mi marido.

No hice nada y espere que actuara de nuevo, había tomado bastante vino en la cena y lo notaba mas alegre que de costumbre, demasiado zafado en sus comentarios en voz alta con Fabricio, hablaban de las tetas de la mina de la película y Fabricio le contesto.. “bueno las de tu señora están bastante buenas….” Y hubo un silencio de unos segundos… yo pensé se armo el lio… pero enseguida vinieron las risas…

Mi marido me llama que deje los platos de una vez y que tomemos algo, que después el me ayudaba a lavar, fui al living y me los encontré muy animados, para todo esto eran como las 3 de la mañana…

Mi marido me mira y me dice que a Fabricio le gustaban mis tetas, Fabricio se puso colorado y yo haciéndome la valiente le dije, como a la mayoría de los hombres, les gustan las tetas mientras vengan de a pares… y me rei, mi marido me dice, porque no se las mostras asi da una opinión cierta sin imaginarse como son, yo le conteste que estaba demasiado en pedo que mejor lleve a Fabricio a su casa y se deje de joder, me sente en el sillón y se me vino encima, empezó a besarme y agarrarme fuerte las tetas, ya sentí que no había mas preámbulos, o se actuaba o se terminaba, y la verdad es que la situación no daba para terminar nada… yo estaba muy caliente y mi marido me estaba entregando a su amigo, el amigo que mas me calentaba en bandeja, no tenia ganas de despreciarlo para nada, accedi al beso de mi marido y el siguió adelante, levanto un poco mi vestido, mientras seguía con su lengua en mi boca y comenzó a tocarme por encima de mi tanga, enseguida noto mi excitación porque estaba empapada, pude ver a Fabricio que me miraba con una mirada muy penetrante, me sentí muy deseada por dos hombres, parecía un sueño y de los mas húmedos.

Mi marido lo miro a Fabricio y le dijo, queres o no ver las tetas de mi mujer? Y Fabricio un poco timido le contesto, “si ella quiere seria un placer…” yo los mire a los dos totalmente entregada y le dije que si quería verlas que se las gane, que me ayude Fabricio a quitarme el vestido. Mi marido me miro a los ojos y se fue a un lado del sillón, yo me quede mirando a Fabricio desafiándolo, demoro unos segundos, creo que se lo estaba pensando bien… hasta que reacciono y fue hacia mi, me estiro la mano y me puso de pie, me dio vuelta y bajo el cierre del vestido, muy lentamente, bajo los tirantes y el vestido se deslizo hacia el piso, quede solamente con mi tanga negra y un corpiño negro, me dio vuelta y me miro las tetas y dijo, si que están buenas… Mi marido le dijo pero asi no ves la calidad, solo el volumen, sacale el corpiño, me miro y yo le di una mirada que decía todo…, paso los brazos por atrás mio, abrazandome y buscando el cierre del corpiño, logro desabrocharlo y cuando se alejo un poco de mi, el corpiño callo al piso, quedando mis tetas a su vista, ni siquiera intento tocarlas, solo se alejo y las miro, mis pezones estaban duros, mi marido se había encargado de dejarlos asi, me miro a los ojos de nuevo y dijo, si están muy buenas tus tetas Lore, yo comencé a acariciármelas y le dije que no se imaginaba lo bien que se sentía tocarlas, el extendió sus manos y me las agarro las dos juntas, paso su dedo por mis pezones, logrando que se pusieran nuevamente durísimos, yo cerre los ojos y el se animo mas, me acaricio por unos segundos, hasta que se decidió a besarme, yo seguía con los ojos cerrados y le devolví el beso, nuestras lenguas jugaron un buen rato, mi humedad crecia a pasos agigantados, hasta que sentí el cuerpo de mi marido por detrás, que me apoyaba su cuerpo contra mi culo y me besaba el cuello, ese realmente fue el momento mas tenso de la noche, no sabia que hacer para parar todo esto que habíamos empezado con una fantasia una noche de lujuria… y la verdad no quería pararlo…

Le comencé a desabrochar la camisa a Fabricio, hasta dejarlo encuero, le quite el cinturón y abri su pantalón, notaba su erección, hasta me costo bajárselo por el tamaño que había tomado su miembro, su bóxer estaba mojado de los liquidos que su pene emanaba, me arrdoille y comencé a bajarle el bóxer, cuando libere su pene, apuntaba al cielo, comencé pasándole los labios alrededor de su glande, aun enfundado y el comenzó a gemir, mi marido nos guio hasta el sillón y Fabricio se sento desnudo en el , mi marido me tomo de la cintura y me hizo poner en cuatro patas, me agarro del pelo y me llevo hasta el pene de su amigo, segui chupándolo muy despacio, sin dejar salir su glande, el se retorcía, hasta que no aguanto mas y también me agarro del pelo, llevando su pene hasta mi garganta, según mi marido esa es mi especialidad, pelar la pija con la garganta, deje que entrara toda la pija dentro y cuando llego a mi garganta, pude sentir como la piel se retrajo, cuando volvi con mis labios, sentí ya su pene desnudo en mi boca, pase mi lengua por toda la cabeza de su pene, el sabor era diferente al de mi marido, ambos me gustaban pero era diferente., mi marido se había colocado debajo mio y me estaba pasando la lengua por mi clítoris, tuve mi primer orgasmo en la boca de el, fue un momento infinitamente maravilloso, nunca me había sentido tan deseada y sabia que iba a quedar mas que satisfecha, me encargue que mi marido reciba todo mi jugo en su boca, no lo dejaba respirar, Fabricio gemia mucho, su pene cuando sintió que estaba teniendo mi orgasmo parecía explotar, pero yo me detuve y finalmente no acabo.

Mi marido se puso de pie y dijo, al final todos están gozando menos yo…. Nos reimos y le dije, cambia de lugar que yo te voy a enseñar lo que es gozar…, se sento en el sillón y se la empece a chupar como a mi me gusta, Fabricio se coloco detrás mio y el muy tontin… pregunto, te puedo coger??? Yo ya totalmente zafada le dije, meteme la pija ya, mi marido se rio y le dijo no le dejes la leche adentro no seas hijo de puta.. nos reimos los tres, y sentí enseguida la punta de su pene en mi entrada, totalmente empapada, entro sin ningún problema, el pene era muy similar al de mi marido, ya la fantasia era real, le estaba chupando la pija a mi marido y su amigo me estaba envistiendo en cuatro como habíamos fantaseado., estaba tan excitada que tenia que parar de chupar para poder respirar, mi marido me obligaba a seguir, pero no aguantaba, estaba teniendo demasiado placer y mi boca se cerraba sola, le mordí varias veces el pene, por acto reflejo y el se quejaba y me decía que era una puta, pero tampoco paraba de gemir, tuvo otro orgasmo con el pene de Fabricio dentro y enseguido lo quito lo puso en mi boca, junto con el de mi marido, le chupaba las dos pijas a la vez, y parecía que se habían sincronizado, porque los dos al mismo tiempo se descargaron en mi boca, gimiendo y gritando de placer, trague la leche de los dos dejándoles las pijas limpitas y relucientes. Me sente en el sillón y ellos quedaron a un costado mio, nadie hablo, luego de que bajo la calentura un poco, estábamos no se si arrepentidos pero un poco apenados los tres, yo por lo que pudiera pensar mi marido, mi marido por lo que pudiera pensar yo y Fabricio por ambos…

Mi marido rompió el Hielo diciendo, que buen polvo putita… y fabricio asintió. Yo los mire y les dije ni sueñen que termina aca… esto recién empieza…..

Los hice poner en cuatro apoyando sus pechos en el sillón y las rodillas en el suelo, y comencé a lamerle el ano a mi marido, yo se que eso le encanta, y con mis manos le tocaba los huevos, enseguida su pene reacciono, mientras le acariciaba la cola a Fabricio, pase a su ano y comencé a lamérselo suavemente y también logre otra erección de el enseguida, sente a mi marido en el sillón y me sente yo sobre su pija, me la meti hasta el fondo y comencé a cabalgarlo, le puse mis tetas en su cara para que me las chupe, Fabricio comenzó a tocarme la cola, estaba muy timido, solo tocaba mis nalgas, agarre su mano y se la pase por mi culo, quería que se sienta libre de penetrarlo, entendió el mensaje rápidamente y coloca la punta de su erectisimo pene en mi culo, forzó un poco la entrada y enseguida mi culo se adapto a su pene, estaba totalmente llena, no podia parar de gritar, no se si era dolor o placer, pero lo que se es que nunca estuve en esa situación donde lo único que podia hacer era gritar y me encantaba, sentía que el pene de mi marido y el de Fabricio se tocaban dentro de mi cuerpo, mi marido me hablaba al oído y me decía, te gusta como te hace el culito mi amigo y yo gritaba SIiiiiiiiii lo hace muy bien, culeama Fabricio, quiero tu pija hasta el fondo y mi marido le decía a Fabricio, hacele el culo a mi mujer Fabri, que le encanta como se lo haces, fueron unos minutos hermosos, sentí que mi marido descargaba su leche en mi concha y que Fabricio a los pocos segundo me llenaba el culo de leche, no se cuantos orgamos tuve en ese momento, porque era una mezcla de dolor y placer que nunca había sentido tan intensamente. Nuevamente quedamos rendidos en el sillón, Fabricio me besaba en la boca, como agradeciéndome y mi marido me acariciaba todo el cuerpo. Fue magnifico, ya estábamos totalmente relajados, le dije a mi marido que sentía que mi culo se había partido, que me mirase, porque la dilatación era muy grande, el me coloco en cuatro y empezó a besar el culo, la leche de Fabricio salía de mi culo y mi marido se encargo de sacarla toda, Fabricio quedo hipnotizado ante esa escena y yo también, tenia el morbo de que mi marido tenga leche de su amigo en la boca también, y me descontrole, le empece a gritar: si putito traga la leche de tu amigo que me me partió el culo, límpiamelo todo, Fabricio se paro en el sillón frente a mi y puso su pene en mi boca, se lo chupe de nuevo y de nuevo logre su erección, hice un 69 con mi marido y le pedi a Fabricio que me penetrara mientras me chupaba mi marido, me ecxitaba que los huevos de Fabricio estarían en la cara de mi marido mientras me cogía, incluso me movia mas de lo necesario para que se salga, quería que mi marido sienta la pija de su amigo en la cara, de repente siento que ya no me penetraba, miro por mi hombro y puedo ver que Fabricio tenia su pene en la boca de mi marido me levante para ver mejor y mi marido me miraba con la pija de su amigo dentro, le pasaba la lengua por su glande que estaba enorme, Fabricio se sento y mi marido se puso en 4 si sacar el pene de su boca, yo comencé a chuparle el culo a mi marido, y lo penetre con mis dedos, primero uno y luego con dos, los giraba haciéndolo gritar estábamos muy excitados, y le dije al oído, me parece que ese culito quiere pija no putito? Mi marido no respondió, pero lleve a Fabricio hacia atrás de mi marido y le puse la pija en el culo, mi marido era virgen por atrás, pero yo quería que se su amigo se lo rompiera como me lo rompió a mi, ayudando con mi lengua y saliva logre que mi marido sea penetrado, estaba soñando todo era irreal, pero fantástico, le puse mi concha en la boca obligándolo a comérmela, tuve no se cuantos orgasmos viendo la expresión de mi marido con la pija en su culo, me tumbe debajo de el y le chupe la pija que estaba durísima, hasta que finalmente tuvo su orgasmo en mi boca nuevamente y Fabricio también acabo en el culo de mi marido. Fui hacia atrás y le chupe el culo hasta limpiarle toda la leche como el hizo conmigo, su culo estaba muy rojo, le di un beso y ya estábamos totalmente agotados, nos quedamos en el sillón los 3 dormidos o desmayados ya no se bien como ….

Cuando nos despertamos, seguíamos agotados, adoloridos y algo confundidos.

Mi marido llevo a Fabricio a su casa y yo me fui a bañar, estuve en la bañera un buen rato y cuando recordé lo que había pasado, no pude evitar masturbarme. Fueron muchas fantasias cumplidas de golpe, va a ser difícil superar esta experiencia sexual, de cogerme al amigo de mi marido, tener dos pijas al mismo tiempo, ver como se culeaban a mi marido y ver la leche de un hombre en la boca de mi marido. De solo recordarlo me vuelvo a mojar.

autor: lorena

fuente:relatos us