Esta vez mi relato es acerca de una loca fantasía de una hermosa amiga, para ti que sabes quien eres escribo lo que quieres….Medax.

Glenda es una gordita de esas que te dejan mal cuando las ves, un rostro hermoso unos ojos seductores, una boca que se antoja ponerle mas que los labios en ella, unas tetas deliciosas y un culon de infarto acompañado todo el conjunto de un buen par de piernotas ricas y torneadas, a esto agreguemole su actitud de “siempre lista “. Ha tenido varias experiencias, pues si todo marcha bien le da vuelo a la experiencia que se presente. Esta semana están cambiando el safware de su oficina, asi que dos hermosos técnicos jóvenes han estado en su cubículo de trabajo toda la mañana, coqueta como es Glenda ha descubierto que ambos le han tratado de ver las lindas piernas, asi que no les dficulta la acción y se las ha estado mostrando.
-señorita…nos hace el favor de probar el sistema…dijo John…que es un joven de unos 22 años de piel blanca, ojos marrones y cabello castaño, con cuerpo fibroso y una sonrisa que te derrite.
Glenda se acomoda en su asiento y hace las pruebas…-sii….todo va en orden….dice mientras trata de que su escote sea muy bien visto, desde esa posición John puede ver el lado interno de su teta izquierda y Peter el otro chico el interno de su teta derecha, Peter que esta sentado en el suelo acomodando cables ….-bien solo digame si quiere que mueva algo aca….Glenda al verlo tan cerca de su concha pensó en pedirle una mamada de concha pero se rió hacia adentro….-no asi esta perfecto!.dijo.
-srita.. quisiéramos mi amigo y yo que nos llevara a tomar unos tragos, nosotros pagamos todo, no conocemos su país y queremos relajarnos un poco…dijo John a Glenda cuando esta iba a el parqueo de la oficina a la hora de salida, ella que siempre esta dispuesta a “ayudar”.
-Claro!!!...chicos vamos…dijo la hermosa gordita con una mirada de complacencia.
Los tragos fueron el aliciente de una conversación que iba subiendo de tono, y las llegadas de mano de John y Peter, se hicieron mas claras.
-chsit…niño que buscas…dijo Glenda a Peter que rosaba su muslo hacia arriba, el moreno claro tenia un cuerpo musculado y una mirada avellanada que te hacia suspirar, su grave voz le daba una interesante gracia a su muy bien formada figura.
-bueno…no se que esconde ahí…dijo el sonriente joven pues tendría unos 20 años.
-hummm….algo muy mío..dijo Glenda.
Los tragos pasaron a cervezas y la conversación giró entorno a lo que Glenda escondía entre las piernas, tomando un excitante giro, pues pareciían chicos haciendo preguntas muy calientes.
-a ver…lo que tienes ahí es peludo?...dijo Peter.
-jajajaja…no es totalmente calvo…dijo Glenda
-esta seco?...dijo John.
-para nada se esta ahogando…dijo Glenda.
-lo que tienes ahí tiene hambre?...dijo Pete.
-hummm…si y muchísima…dijo Glenda…-no se hable mas nosotros nos encargamos de alimentar al pobrecito…dijo Jonh.
Los llevó a su hotel y en su habitación su boca alternaba de una a otra de los chicos, el aliento etílico de ambos la excitaba mas aún , las manos de ambos iban de sus tetas a su culo y magreaban todo su lindo y gordito cuerpo. Las ropas de los tres fueron desapareciendo, el blanco y fibroso cuerpo de John contrastaba con el moreno y musculoso de Peter, sus tetas con los pezones erectos eran lamidas una por cada uno de ellos, con tal delicadeza que cada lamida enviaba oleadas de exitación a todo su ser, su concha ya estilaba fluidos fuera de si misma, incluso sus gorditos eran presa de aquellos ricos labios y lenguas que no se cansaban de lamer y besar, llegó el momento y cuando sus manos se apoderaron de las vergas de los hombres se llevó una agradable sorpresa, no eran descomunales pero si lo suficientemente grandes para darle lo que quería, una cogida deliciosa. Sentada en la cama una verga en cada mano, ahora solo giraba la cabeza y se llenaba aquella hermosa boca de verga, la de John blanca con su cabeza rojiza y dura estilaba saliva y liquido seminal, la de Peter un poquito mas gruesa y morena con su cabeza rosadita pero rica.
-humm…ricooo…dos para mi….gemía Glenda mientras se tragaba sus dulces favoritos, Peter después de un rato se arrodilló entre sus torneadas piernas y se dedicó a darle una comida de concha que casi la lleva a la locura, le sorbia los jugos mientras mordiá con delicadeza sus gruesos labios vaginales depilados y chorreantes, mientras John era tragado casi por completo por aquellos voluptuosos labios, y us manos acariciaban sus lindas tetas. John le pidió se pusiera en cuatro patas y Peter se acostó frente a ella, el culito de Glenda empezó a abrirse con aquellas caricias que John le daba y trataba de abrirlo con la lengua, se iba dilatando poco a poco, mientras ella se deleitaba con la grosura de la verga de Peter. Una vez dilatado John la sentó con cuidado sobre la verga de Peter..
-humm…cuiii..dado…con mi hoyito…gemía Glenda mientras la gruesa verga de Peter se abría camino en su apretado culito, una vez empalada por el culo John se inclinó y empezó a comerle la concha, sintió como no podía mas y se corrió salvajemente, pero su excitación se desbordó cuando desde la posición en que estaba vió con asombro que John le comia la concha y de pronto bajaba y chupaba los huevos de Peter, se metía uno a la vez, eso la enloqueció, los morenos huevos en sus blancos labios, se perdió de calentura cuando…
CLOP!!...la verga de Peter se escapó de su culito dilatado y sin dilación John se la trago de un solo, ver a aquel macho mamando la verga de su amigo la hizo correrse solo por observar, una vez bien mojadita la puso de nuevo dentro de el culito abierto, para luego volver a comerse su concha y los huevos de su amigo. Se puso sobre ella y le dejo ir su dura verga en su ya humeda y hambrienta concha, la cogían los dos a la vez, Glenda sentía nítidamente las dos barras de carne maciza que le daban un placer exquisito, una coordinación increíblemente excitante la hizo tener un orgasmo fuertisímo.
Luego Peter salió de debajo de Glenda y poniéndola de lado John la cogio por su dilatado culito y en esta posición de “cucharita” Peter lamía la concha y huevos de John.
-y tu nbo le mamarás la verga …dijo Glenda con lo excitada que estaba…sin responder Peter sacó la verga de John del culito y se la tragó como un loco. Glenda estalló en otro orgasmo, luego le dieron otra doble penetración con Peter acostado y ella de frente a el, mientras el le comía las tetas John le rompía el culo, otro orgasmo brutal cuando pasó lo que Glenda siempre fantaseó .
Agotada como estaba quedó acostada en la cama mientras los chicos hacián a su lado un hermoso 69, la verga morena de Peter se hundia en la blanca boca de John y la blanca verga de John se perdia en la morena boca de Peter, acto segido John se levantó y Peter le empezó a mamar la concha a Glenda mientras John le cogia el culo, sus movimientos y jadeos la pusieron como perra en celo, unos minutos después John derramaba su leche espesa y abundante en las tetas de Glenda. Se inclinó para comerle la boca y un gemido le hizo saber a Glenda que ahora Peter lo estaba cogiendo, sus movimientos y sus besos ardientes se lo confirmaron, unos minutos bastaron y ahora Peter llenaba sus tetas con su espesa leche, ambos hombres uno a cada lado la besaban y se besaban, las tres lenguas se anudaban en un largo beso mientras las manos de ambos esparcían la leche por sus tetas y abdomen.

Esta es tu fantasía, gracias por compartírmela yo solo la conte a mi estilo, espero sea de tu agrado, a todos y todas quienes me leen les agradezco y a los que me piden cuente sus historias a mi estilo les digo que es un verdadero honor que mi perversión sea parte de su excitación….Medax Perversum.