Todo comenzó cuando yo tenía 21 años y ella, Carolina, tenía 19. Fue en Navidad cuando se me ocurrió la idea de cogerme a mi prima o de solo tocarla pero esta ilusión no sería solo eso, sino que sería mi meta para este año.

Ya que yo soy un chico muy despreocupado, y alegre con el tema de mi facultad, debo motivarme cada año con una nueva meta, en este caso, con mi prima, y la primera meta que se iba a realizar en el campo sexual.

Como les decía por el momento, tengo un pequeño trabajo en la empresa de mi cuñado, que no es la gran cosa pero me mantiene a mi y a mi novia, ya que vivimos juntos en un pequeño departamento.

La noche de Navidad, es la cual toda familia se encuentra en la casa de mi abuela desde mis primos hasta mis bis abuelos.

Fue exactamente a las 23:30, cuando justo miré los bellos senos que tenía mi hermosa primita. Eran grandes pero no demasiado. Robustos, pero no exagerados. En una palabra eran perfectos, su culito redondito y medianamente chiquito, que se re marcaba con su jean bien ajustado.

Mi prima no es una persona de mucha charla y las palabras hay que sacárselas con saca-corchos, pero igualmente yo charlaba mucho con ella hasta el punto que me consideraba su hermano mayor, entonces al obtener este importantísimo cargo empecé a emocionarme más y más pensando que yo podría ser el primero en desvirgar ese pedazo de culo.

Después del brindis y todo el resto, eran ya como las 3:00, hora perfecta para ir a bailar, por lo menos es una costumbre en nuestro país ir a bailar a la noche en Navidad, lo mismo en año nuevo.

Más tarde, antes de irnos mi novia y yo pensamos decirle a Caro y a sus dos amigas que vengan a comer algo a casa o solo a escuchar música. La idea que se le había ocurrido a Daniela (mi novia), me parecía excelente, pero me veía venir un No rotundo. Y así fue, entonces le pregunté porque no querían venir y ellas contestaron que era debido a que querían ir a bailar esa noche, entonces sin pensarlo dos veces le dije a Daniela de ir con ellas a bailar.

Cuando llegamos, el boliche era impresionantemente grande y había como 5 barras por piso y tenía 3 pisos.

Eso quería decir que iba a haber alcohol hasta la muerte. Más me excité cuando Daniela me empezó a tocar la verga. Uhhhhhh, ese momento no se puede describir con palabras, fue increíble y me dijo que la acompañara, pero yo me sentía mal porque estaba dejando sola a mi prima Caro, que era la que realmente en ese momento me estaba gustando.

Daniel me llevó hasta un “intento” de cama que tienen todos estos boliches, donde te podes tirar con la mina que querés y cogértela pagando solo una pequeña parte de la entrada.

Esa noche la pasé genial, tenía un pedo encima increíble y estaba con mi novia cogiendo en un boliche, era una locura para mi casi, ya que hacía mucho que no iba a bailar.

Terminado nuestro acto, bajamos despacio por la escalera ya que yo no podía controlarme bien.

Pasaron los días y el momento principal llegó, yo había ido a visitar a mi prima ya que es huérfana de padre y madre, está solita en su casa con sus amigas y un perro Rottweiller hermoso.

Yo tenía la puerta de entrada de su casa, entré lo más bien y observé a simple vista un cartelito que decía: “Caro, salimos a comprar cosas al super, volvemos en 2 horas” Era el tiempo necesario para explicarle todo a Caro.

Me paseé por la casa buscándola y no la encontré por ningún lado, solo me quedaba el baño, entré sin pensar y en ese momento la vi, completamente desnuda saliendo de la ducha, con sus tetas al aire y su hermosa concha peludita al aire y su cara de loca de amor, en ese momento le dije todo lo que le tenía que decir y ella me contestó con un beso en la boca, y yo seguí metiendo lengua hasta al fondo.

Continué apretando una de sus tetas muy fuerte y comencé a desnudarme y empecé a penetrarla con todo por su cochita peludita, y ahí si que gimió como una perra cuando la penetré con toda mi fuerza, después me entregó el culo y juro que nunca penetré tan bien a una mujer ni siquiera a mi novia.

Me encantó porque era muy angosto y me costó hacerlo pero empecé un mete saca infernal que terminó en un orgasmo sin limites. Chupé toda su concha y sus jugos y terminamos destruidos en la cama.

Ella me dijo que si quería seguir con esta relación a ocultas y obviamente contesté que si.

Pero eso es otra historia.