Un Buen relato que encontre por ahi

¡Hola! Lo único inventado de este relato son los nombres... el resto se produjo a principios de Diciembre de 2007, tal como lo cuento... Soy Isabel una mujer de 35 blanca de 1.55 mts. , mi esposo se llama Jorge de 36 años, de 1.70 mts.
Somos del distrito federal mi esposo y yo cuando hacíamos el amor siempre fantaseamos con hacer el amor con otra persona un día buscando en el Internet encontramos una pagina de contactos y pusimos un anuncio ya sea para hacer un intercambio o un trío con personas o un chico con experiencia en el ambiente, muchas personas nos contactaban pero ninguna de mi gusto ya que yo quería escoger a la persona.
Una tarde revisando los correos vimos un contacto que llamo mi atención era un hombre de nombre Mario se describía como una persona de 1.75 mts. de estatura, moreno y de complexión normal, de 33 años... de origen cubano y una foto donde mostraba un pene se veía de tamaño considerable, discreto y con experiencia en el ambiente .
Tras intercambiarnos varios mensajes y viendo que coincidíamos en la forma de ver las cosas (morbo y sensualidad pero con educación y respeto).
Le comente a mi esposo que me parecía muy buen candidato pero que primero debería conocerlo el para ver que no fuera un juego.
En la noche cuando regreso mi esposo me dijo que le había parecido bastante confiable, educado y discreto.
Le dije que estaba de acuerdo en conocerlo pero que no se hicieran muchas ilusiones.
Esa misma noche mi esposo le envío un correo informándole mi decisión.
Al otro día respondió que lo ideal para conocernos era ir a cenar juntos (el invitaba)... que decidiéramos el día y que ese mismo día en caso que nos decidirnos lo intentáramos..... Que el haría las reservaciones en un restaurante bar de un hotel discreto y una habitación por algún caso. Que el se encargaría de todo... y así en caso de nervios, después de unas botellas de buen vino y unos licores seguro que nuestros prejuicios desaparecerían.... En el mensaje incluyo su número de celular
Mi esposo le contesto y también incluyo nuestro número de teléfono.
Sobre las dos de la tarde, sonó el teléfono Jorge contesto era Mario:
Diciendo que tenía todo listo nada mas que confirmáramos el día.
- Mi esposo le dijo que estábamos de acuerdo en cenar y comentar los tres el tema, aunque sólo nos comprometíamos a eso, el resto quedaba en “ya veremos”.
El dijo que quería hablar conmigo y dicho esto le dijo: “te la paso”...
- “¡Hola!”, le dije con voz dulce y tímida.
- “¡Hola Isabel, encantado de hablar contigo” “le dije a Jorge que ya tengo todo listo solo es que tu decidas el día”
- “Espérame le dije” le pregunte a Jorge que cuando estaríamos dispuestos “cuando tu quieras” Jorge me dijo “Si quieres mañana”
Le dije: “Jorge dice que si podría ser mañana...”
A lo que el accedió.
Me dijo que no debía estar nerviosa, que no iba a pasar nada que yo no deseara y que si pasaba algo lo iba a disfrutar.
Me dijo: - - “No sé si pasará algo mañana, pero quiero que sepas que me encanta la lencería sexy...” me dijo
- “Lo tendré en cuenta”, le conteste algo excitada... y le pase a Jorge.
“¿Qué le has dicho?, se ha puesto roja”, le comentó Jorge riéndose.
Quedo en llamarnos en cuanto tuviera las reservaciones confirmadas...
A la mañana del día siguiente nos hablo para confirmar la hora y dirección
Yo le dije a Jorge que estaba nerviosa pero muy excitada, que el me había caído muy bien y que tal vez había posibilidades de hacer realidad nuestra fantasía.
Mi esposo me dijo que me tranquilizara que en realidad sólo íbamos a cenar juntos y que por ahora no pensara en nada más.
Llegamos al hotel sobre las ocho y media y ahí estaba Mario en una mesa apartada y discreta del restaurante me pareció bastante bien, iba de vestido casualmente al igual que mi marido.
Yo llevaba una minifalda corta y blusa con un sólo botón desabrochado (un poco recatada)y medias.
Jorge estrechó la mano de Mario con una sonrisa y me presentó el me miró fijamente y nos saludamos de beso.
Mirando a Jorge comento: “La que guapa esposa tienes te felicito es más atractiva que en la foto que me enseñaste”.
Tras la presentación nos sentamos.
Intentando que todo transcurriera con normalidad, pedimos la comida y un buen vino. Platicamos animadamente sobre diversos temas bastante animados debido a las copitas ya que Mario no paraba de llenar las copas cada vez que se vaciaban.
Yo estaba mucho más relajada, participando en la conversación y disfrutando tanto de la comida como del vino. Yo le miraba un poco pensativa... imaginándome lo que podía pasar dentro de un rato...la verdad me excitaba de solo pensarlo.
Los tres estábamos un poco más alegres de lo normal, pero al mismo tiempo había cierto nerviosismo ya que se acercaba el momento.
Terminamos de cenar pero continuamos con más copitas que nos animaron un poco más, la conversación era muy amena e incluso divertida.
Entonces Mario dio el primer paso y me pregunto:
- “¿Cómo lo ves? ¿Crees que tengo posibilidades...?” yo sonreí y con una mirada tímida conteste: “¡Más de las previstas!”.
Ante aquella respuesta me dijo.... quizás deberías explotar más tus “argumentos”... como vas con la blusa tan abrochada...
Mi marido sonrió y dijo: “es lo que yo le digo”.
Me senté recta en la silla y discretamente pase una mano por la blusa desabrochándome el segundo botón. Mientras lo hacía el me miró fijamente a los ojos yo estaba totalmente decidida a entregarme. Quería saber qué se sentía ser cojida por un extraño ante los ojos de mi marido y tener dos vergas a mi disposición estaba muy excitada.
Mi marido comentó: “¿Sólo eso? “Paciencia cariño, que dentro de poco habrá más”.
Por lo que me dispuse a desabrochar otro botón de mi blusa, el tercero, que ya dejaba al descubierto parte de mis senos apretados por el sujetador... le dije picarona a Mario: “¿Te gusta lo que ves...?” “Mucho” contesto
- “Yo veo más que tu...” dijo Jorge ye que podía ver la abertura lateral de mi escote.
Como ya había muy poca gente en el restaurante y los camareros apenas se acercaban, me gire hacia Mario colocándome al lado de el.
Le dije: “Ahora no te podrás quejar....”
El me miro a los ojos y dijo: “Isabel, me la has puesto muy dura... y creo que a tu marido también...”. Jorge se rió y dijo: “¡Si a mi también....!”
Yo metí la mano bajo la mesa discretamente, se la pase a Jorge por el paquete: “¡Y dije si a mi marido también!”. Y nos reímos los tres a carcajadas.....
En ese momento Mario dijo
- “Creo que será mejor pedir la cuenta y retirarnos a nuestros aposentos...”
- “Estamos de acuerdo, ¿verdad cariño...? me dijo Jorge.
Yo guarde silencio pensativa, estaba excitada la situación transpiraba erotismo, quería experimentar algo atrevido, algo prohibido y de compartirlo con mi marido los mire a los dos.
Y le dije a Jorge: “Cariño, ¿Tienes claro lo que vamos a hacer...? ¿Realmente lo deseas...? Al decir sentí que ruborice a pesar de la desinhibición del alcohol y Jorge me contestó con otra pregunta: “Isabel, tu ya sabes lo que deseo pero, ¿Y tu, lo deseas...? Dime la verdad”.
- No conteste, me arregle el escote y agarre mi bolso y les dije: “¿Nos retiramos a nuestro cuarto?”
Mario pago la cuenta y nos dirigimos hacia los ascensores, se notaba la tensión de la excitación del momento. Los tres éramos conscientes de lo que iba a pasar.
Al entrar en el ascensor Mario me dio la llave de la habitación.
Salimos del ascensor abrí la puerta de la habitación al entrar vimos que había una botella de champán.
Mario saco unas copas y abrió la botella para celebrar por el encuentro, la habitación estaba equipada por una amplia cama, un sofá doble, un sillón y un escritorio.
Me fui al baño, cuando regrese vi que Jorge estaba sentado en el sillón por lo que tuve que sentarme junto a Mario en el sillón doble, Jorge me alcanzo mi copa y brindamos Mario dijo: “Por su matrimonio, por que lo que pase en esta habitación les una más y sea el inicio de una vida más atrevida juntos”.
Yo me levante del sofá, me dirigí hacia Jorge y le di un beso en la boca y le dije “Gracias cariño por hacerme tan feliz” Jorge contestó: “Las gracias te las debo a ti por compartir todo conmigo y hacer realidad mis sueños...”.
Me volví a sentar le dije a Mario: “Espero que nos complazcas para no arrepentirnos de esto” Jorge le dijo a Mario. “Bueno... tu dirás ¿Qué se hace ahora?” “¿Qué te gustaría que pasara...?” respondió Mario y Jorge dijo con cara de excitado y tímido: “Ya les he comentado a los dos que, en principio, me gustaría mirar”, entonces Mario me miro “Y a ti, ¿Qué te gustaría que pasara?” me pregunto, “No lo sé, nunca he estado en una situación como esta el experto aquí eres tu” respondí, yo estaba ya bastante excitada y relajada con los tragos “¿Estas nerviosa?” me agarro la mano y dijo “Relájate intenta disfrutar y a partir de ahora deja de controlarte y da rienda suelta a tus instintos” me dijo: “¿Por qué no te pones cómoda?” Yo me quite los zapatos y le di un buen trago a mi copa acabándola y con el pretexto que se me iba arrugar la falda me acerque a mi marido y le pregunte si quería desabrochármela y me dijo: “por que no lo dejas a el”. Llene de nuevo mi copa y me acerque a el de la forma mas sensual y le dije: “¿Me la desabrochas tú?” “Será un placer” respondió, me coloque de espaldas y el llevo sus manos al cierre de mi falda la bajo lentamente.
Jorge y yo nos mirábamos a los ojos.
Una vez bajada la cremallera bajo lentamente mi falda y aunque no pudo ver mis nalgas por que las tapaba la blusa.
Al bajar mi falda aprovecho y acaricio suavemente mis piernas... “Preciosas” comento. yo di un buen sorbo a la copa de champán mirando a Jorge, coloque la falda sobre el escritorio y me senté muy cerca de Mario.
Subí mis piernas al sofá y apoye mi espalda sobre su pecho.
Pregunto “¿estás mejor... más relajada...?” mientras Jorge nos miraba excitado.
El me rodeo con sus brazos y sitúo una de sus manos bajo mi pecho.
Yo temblaba de excitación... Tratándole de dar el gusto de mirar a mi esposo
Le dije a Jorge: “¿Te gusta lo que ves?”. “¡Mucho!” me respondió...
Apoye mi cabeza en su hombro gire ligeramente mirando a mi marido el empezó a besarme el cuello.
Mientras el me acariciaba con sus manos mis senos...sentí su verga y si se sentía algo grande.
Jorge nos miraba y se acariciaba su pene mientras fumaba un cigarro...
Mario me pregunto “¿Estás bien?” “Muy bien” respondí.
Fue desabrochando los botones de mi blusa muy lentamente, Jorge tenía una cara de morbo impresionante y se veía que estaba disfrutando mucho con el espectáculo...
Tras quitarme la blusa quede en ropa interior llevaba un conjunto de tanga y brazier negros de encaje y transparencias Jorge me pidió que los dejara ver bien la lencería y camine lentamente hasta el escritorio con mi copa en la mano asenté la copa sobre él apoyando mis brazos y echando mi culo hacia atrás...
Mi esposo se había abierto la cremallera y había introducido la mano en su bragueta acariciándose la verga.
Mario se había quitado la camisa y quedado solo en pantalón estaba bastante bueno tal y como lo había imaginado, abrió un poco sus pantalones donde se podía observa bien su pene hinchado a través de los bóxers negros.
Acaricie uno de mis pechos con una mano y con la otra acaricie suavemente mi vagina, ya había perdido totalmente la timidez, y le dije a mi marido... “Cariño, sácatela y déjame ver cómo te la meneas porque voy a cumplir una de tus fantasías” Jorge rápidamente se puso de pié y se desnudó totalmente se sentó para seguir meneándosela lentamente.
Yo lo observaba muy excitada me fui acercando lentamente a Mario le ayude a bajarse los pantalones quedando en boxers se notaba que su verga estaba como una roca puse mis manos sobre sus muslos acariciándolos. Mire a mi marido y le dije: “Creo que esta era una de las cosas que querías verme hacer así que disfrútala como la voy a disfrutar yo” Y mientras decía esto y manteniendo la mirada hacia Jorge deslice mi mano derecha sobre su tranca y la acaricie suavemente sobre los calzoncillos. “Ummm se nota que tienes una buena verga ojala y mejore la foto” le dije, di suaves mordiscos a la tranca por encima de la tela.
El aparto suavemente mi cabello para que Jorge no se perdiera el espectáculo que tanto tiempo había esperado.
Como estábamos colocados Jorge no podía vernos bien, por le que Mario me aparto suavemente y me paro puso a la altura de su boca y me beso aprovechaba para a bajar mi brazier.
Jorge no se perdía detalle me baje los tirantes el se separó y se puso a besarme los senos.
Jorge nos miraba excitadísimo... Mario me jalo hacia el me dio un beso de campeonato y aprovechando alargar sus manos para poder acariciarme el culo.
Y me dijo “Vamos a la cama para que Jorge no se pierda esto”
Me levanto y me sentó de forma que Jorge nos viera de perfil el se quedo parado y acerco pene a mi cara mire a Jorge... puse mi mano derecha sobre su paquete y comencé a recorrerlo de arriba abajo nuevamente... Después lleve cada una de mis manos a cada lado de sus bóxers y los fui bajando lentamente hasta que su pene hinchado saltó como un resorte junto a mi cara y sorpresa salio una deliciosa verga grande y gruesa mejor que como se veía en la foto “mira esta cosa le dije a mi marido” termine bajar los calzoncillos hasta los pies y pase la lengua cerca de su tranca.
Yo estaba totalmente desinhibida le agarre el palo con la mano derecha y comencé a masturbársela lentamente era delicioso tener una verga como esa en mis manos y mas delante de mi Marido... tenía mi boca a pocos centímetros de su pene, mire a mi esposo y le dije: “¿Esto es lo que querías verme hacer amor...? Y sin esperar respuesta me metí lo mas que pude en mi boca y comencé a mamársela lentamente y con delicadeza disfrutando de delicioso miembro, lleve mi mano izquierda a sus huevos y culo y acompañe la mamada con unas caricias a sus nalgas.
Yo miraba a mi marido que me veía con sus ojos muy abierto y excitado mientras seguía acariciándose el pene.
Mario apartaba mi pelo para que Jorge no se perdiera detalle de lo que tanto tiempo había estado esperando ver.
Yo seguía comiéndome ese pene tratando de dar la mejor mamada que podía lo chupaba, pasaba la lengua este delicioso manjar
Mire a Jorge seguía meneándosela ahora con un ritmo acelerado con la cara roja del morbo de verme chupándole la verga a un extraño delante de el.... Mario le hizo una señal a Jorge para que se acercara.
- Y me pregunto ¿Te gustaría tener un pene en cada mano...? yo tenia dos dedos en mi vagina
Jorge se puso de pié y se acercó a donde estábamos puso su pene a mi cara.
Cuando abrí los ojos me sorprendí de tener dos vergas para mi saque mi mano derecha de mi tanga y agarre la tranca de mi marido.
Deje de chupar la verga de Mario y me metí la de Jorge mientras masturbaba a Mario.
Yo gemía y temblaba de lujuria, mamaba y masturbaba alternativamente las dos trancas quería que me la metieran necesitaba que alguien se encargara de darme mas placer.
Yo seguía intercambiándome esos penes con mi boca.
Jorge me miraba extasiado y me acariciaba el pelo, tanto él como Mario jugaban con mis pechos y pezones, acariciándolos, pellizcándolos, amasándolos...
Jorge le dijo a Mario: “¡Quiero ver cómo le comes la vagina!”
Al instante solté las vergas y me deje caer lentamente en la cama, quedando boca arriba con el culo en el borde, los pies colgando y apoyados en el piso.
Jorge se acomodó a mi lado le atrape el pene y lo acerque a mi cara para continuar mamandoselo.
Mario se arrodillo entre mis piernas quería que me comieran ya y no me hizo esperar mas con la tanga puesta todavía me dio unos leves besos en mis muslos que me hizo sentir riquísimo quería más estaba muy caliente y le dije “¡ya chupame” me comenzó a bajar lentamente mi tanga.
Mi marido miraba extasiado cómo la vagina de su mujer por fin quedaba a disposición de un desconocido...
Yo tenía la vagina totalmente depilada “ummm dijo Mario que buena peloncita” y metió su cabeza entre mis piernas me beso de nuevo la cara interna de mis muslos, a pocos centímetros de mi chochito hambriento, yo estaba a punto con poco que me hiciera me vendría como una loca... y así fue.
Baje mi mano derecha hasta su cabeza, y agarrándolo de los pelos lleve su cara hasta mi sexo y le ordene: “¡Cómemelo ya!” me levanto las piernas por las rodillas y me separo las piernas lo mas que pudo de esta forma mi vagina quedaba totalmente abierta a su disposición... comenzó lamiendo los labios con delicadeza y me hizo estremecer como loca. Jorge lo ayudo aguantando una de mis piernas, pudiendo liberar su mano derecha, lo que aprovecho para meterme el dedo medio en mi sexo el cual ya estaba como una bañera. “así, así que rico, te gusta amor ver como me la comen” me comenzó a dar suaves lametones con su lengua en el clítoris lo agarre de nuevo por la cabeza con las manos y me vine en su boca mientras gritaba como loca Jorge miraba la situación totalmente excitado y a punto de venirse...
El siguió lamiéndome para hacer mas rico mi orgasmo, metió su lengua en mi sexo prácticamente me cojio con ella como si fuera un pene, me soltó la otra pierna y metió sus manos debajo de mis nalgas levantándome el culo... Jorge me besaba y comía mis senos... yo suspiraba de placer estaba calientísima y llena de gusto esto prometía ser una gran noche.
El continuaba comiéndome lamiéndomelo y chupándolo me metió uno, dos dedos fue bajando su lengua a todo lo largo de mi sexo hasta llegar a mi culo... Yo di un respingo al sentir la lengua en aquella zona hasta ahora prohibida ya que nunca me lo habían chupado, mientras seguía masturbando con los dedos mi sexo. Me lamía el ano haciendo círculos con su lengua a su alrededor y me relaje pues la verdad me estaba causando mucho placer finalmente introdujo levemente su lengua en mi ano cada vez que me daba una lamida yo experimentaba unos curiosos temblores de placer...
Volví con su lengua a mi vagina la pasaba por todo lo largo desde arriba hasta abajo y chupaba mi clítoris cosa que me causaba mucho placer... de pronto sentí la punta de un dedo en mi ano quise apretarlo pero no pude detenerlo ya que se metió casi solo por la cantidad de saliva que me había dejado y lo mojada que estaba de la calentura que tenia.
Me siguió lamiendo mi vagina y mi jugando con su dedo en mi ano y en un descuido introdujo un segundo dedo con lo cual me provoco un nuevo un orgasmo todavía mas fuerte haciéndome que apretara mi culo y su cabeza con mis piernas gemía y gritaba ¡¡¡¡que placer me estaba causando este hombre!!!!! “que rico que rico estoy sintiendo jorge”
Mire a mi marido que nos observaba absorto y Le dije “Cariño, necesito que me cojan. ¡cojanme pero ya por favor..!”.
Inmediatamente me di vuelta y me puse en cuatro patas y miré a Jorge y le dije: “¡Que esperas cojeme... debes estar a punto de correrte!”.
Jorge se colocó detrás de mi y me metió su verga de un sólo golpe el cual recibí con un grito de sorpresa y placer... Empezó a cojerme con desespero, con un mete-saca desenfrenado.
Mario nos observaba extasiado por el espectáculo le hice una señal para que se sentara delante de mi en la cama y comencé a lamerle su pene otra vez...
Jorge había cambiado el ritmo de su cojida.. Ahora me sacaba la verga lentamente y me la volvía a meter de un solo golpe... así una y otra vez...
Yo jadeaba, gemía, me atragantaba con la tranca de Mario, me saque la verga de la boca y le dije Jorge “¿Te gusta cojerme mientras chupo otra verga verdad...? ¿Te gusta mirar cómo se la chupo amor..?. Jorge me respondió con voz entrecortada por el placer...: “Ssiiiiii ¡me encanta!... me excita muchísimo ver lo puta que eres amor ..
Jorge volvió otra vez al mete-saca desenfrenado...yo me limitaba a chuparle la verga a Mario con los impulsos que me estaba dando mi marido e incrementó aún más el ritmo y empezó a soltar toda su la leche acumulada solté la verga de Mario y me quede recibiendo la descarga de mi marido... yo agarraba las sábanas con las embestidas de Jorge mis pechos saltaban mientras me venia de nuevo... abrí mis ojos y me quede mirando a Mario... el alargo sus manos y atrapo mis bubis pellizcándome los pezones Jorge seguía bombeándome ya a un ritmo menor, terminando con aquella monumental venida.
Jorge me sacó su pene y me gire para darle un beso cachondo a mi marido “ que rico me cojes amor” “ pero ahora quiero que coja Mario y veas cómo me meto esa verga quédate donde estás para que veas lo que tanto has deseado otra tranca entrando en mi vagina.
Me gire hacia Mario seguía acostado me fui acercando hasta dejar mi sexo a la altura de su verga.
Mis pechos quedaron a la altura de su boca el se pego a ellos como un bebé chupándolos a veces me daba mordisquillos en los pezones que los tenia duros como rocas, me hacia soltar gemidos de placer...
Baje un poco el cuerpo y coloque su verga a la entrada de mi vagina con la mano derecha la tome y comencé una suave masturbación frotando su tranca dura y caliente en la entrada de mi chochito, el saber que una tranca extraña iba a penetrarme y sentir ese tamaño y sobre todo el grosor en mi mano hacían suspirara y jadeara sin parar nunca había tenido otra verga para mi que no fuera la de mi marido...estaba como loca además el morbo de saber que seria delante de mi marido.
me beso con mucha calentura habia llegado el momento de sentir esa verga en mi cosita.
Mire a Jorge que estaba sentado a los pies de la cama con su pene en la mano... observando mis juegos con la verga de Mario... le dije: “¿Cariño... quieres ver lo que has estado esperando tanto tiempo...? ¿Quieres verme cogiendo con él...? ¿Quieres ver cómo me meto su verga...? Míralo mi amor.... mírame...” Diciendo esto me volví hacia Mario se me quedó mirando fijamente a los ojos mientras yo me iba sentando lentamente sobre esa verga.
Yo estaba sentada sobre esa verga grande sintiendo cómo me llegaba hasta el fondo de mis entrañas y me llenaba con ese grosor, sentía como me abría, como resbala dentro de mi, haaa que rico nada mas de acordarme se me humedece la panocha.
Vi a marido estaba masturbándose observando como iba entrando esa verga en mi vagina o sea la vagina de su mujer.....
Una vez adentro cerré los ojos y empezó a cogerme yo saltaba sobre su verga mientras el me besaba los pezones y sobaba mis senos.
Para darle mas cachondes al momento mire de nuevo a mi marido y le dije: “Jorge... me gusta.... me gusta esta verga.... mira cómo me está cogiendo.....me voy a venir en su verga”.
El me dijo “Sigue mi amor me gusta mucho mirarte Asíiiiii de caliente disfrutando”.
Mario me agarro las caderas con fuerza para incrementar la intensidad de su cogida, yo me eche hacia atrás y aproveche para acercar mi cara mi marido y pedirle que me besara.
Parecía por la intensidad como me la metía que no tardaría mucho en venirse y le dije “para” me saque su verga y le dije: “Quítate el condón quiero sentir esa verga en vivo, no me importa que me bañes de leche”
Se quito el condón y me la volvió a meter era delicioso sentirla asi sin nada que interfiera.
El me agarro por las nalgas para incrementar el ritmo de su cogida... sentí como jugaba con mi culo y sentí un dedo en mi culo y aprovechando las embestidas de la cogida lentamente introdujo su dedo en mi culo al sentir esto, de nuevo me estaba viniendo.
Yo gritaba como loca y pedía mas Jorge decía: “Así cojetelo así me gusta verte cariño disfrutar como una puta... me gusta que seas muy zorra...”
“Me gusta ser zorra... quiero ser tu zorra mi amor... aaaaaaahggg.....”
Mario me agarro con fuerza por las caderas el tenso su cuerpo ante su inminente venida, sentí como verga creció a un mas y comenzó a escupir sus chorros de leche llenándome la vagina como nunca era tanta la leche que escurría hasta sus huevos.
Yo gemía y temblaba tras la monumental venida fue bajando el ritmo de la cogida lentamente... poco a poco.... hasta sacarme su verga.... me deje caer sobre la cama boca arriba a lado de Jorge que nos observaba “¡¡¡ que mujer ..!!!” exclamó ¡¡ No sabía que tenía una mujer tan caliente y puta...!!” “Y más puta voy a ser, cariño... Voy a ser tu puta.... y luego te voy a hacer un regalo, mi amor...” le respondí, mientras me recuperaba de mi último orgasmo.....
“¿Qué regalo...?” me preguntó Jorge....
“Ten paciencia ya verás es algo que siempre has querido” le dije sonriéndole con cara de malicia.
Yo estaba acostada boca arriba todavía agitada… Jorge se me acercó por el otro lado de la cama y se sentó junto a mi y nos besamos apasionadamente.
“Te quiero...” me dijo Jorge mientras me acariciaba suavemente “Yo también te quiero a ti...” le respondí.
Mario se dirigió al baño con y comento en voz alta: “Parece que todo ha ido bien ¿no?” Jorge comentó: “¿Qué tal alumnos somos, profe?” “Creo que aprenden demasiado deprisa” comento Mario entrando a bañarse.
Minutos después entramos al baño Jorge se quedó parado en la puerta y me metí en la bañera con Mario... “¿Me enjabonas la espalda...?” le dije, “¿Sólo la espalda?” “Bueno la espalda, el culo, las tetas, la vagina, lo que tu quieras.”
Yo en unas me había revelado como una mujer ardiente, morbosa, con muchas ganas de dar y recibir placer sin demasiados prejuicios.
El se lleno su mano de gel y empezó a frotarme la espalda, mis pechos, recorriendo todo mi cuerpo su pene recobraba vida otra vez y el aprovecho para pegarla a mi culo le agarre la verga y mirando a mi marido le dije: “¡Parece que pronto empezará el segundo tiempo! Me di la vuelta quedando detrás de el “ahora te voy a enjabonar yo” llene mi mano de espuma le enjabone su verga y con otra mano le empecé a enjabonar su espalda lleve mi mano a su culo se lo enjabone bien empecé a pasar mis dedos por su ano el se estremeció y le dije: “Quiero dejártelo limpio para pagarte la deuda que tengo contigo” parece que le gusto por que su pene se puso mas duro de lo que estaba.
Cuando salio del baño le dijo a Jorge “¿No me habías dicho que ella no tenía experiencia en hacer un trío...? ¡¡Si esto hace sin experiencia imagínate con ella!! Nos reímos a carcajadas, mi marido se introdujo en la ducha “eres una zorra me dijo” me dijo, “no era eso lo que querías” respondí… “te amo Isabel, gracias por hacerme tan feliz” me dijo… “No gracias a ti, también yo quería hacer esto, y la verdad lo estoy disfrutado mucho”
Le di una mamada sin hacerlo venir “espérate al segundo tiempo que te tengo una sorpresa no te vas a arrepentir”.
Salimos del baño ya Mario tenia preparadas unas copas de champán...
Se acerco y nos dio una copa a cada uno“¡¡ Por esta noche!! “brindo...
Estábamos los tres de pie, desnudos en el centro de la habitación...
Me tome la copa de champán de un trago y los mire con expresión cachonda de arriba abajo, agarre sus penes. Y les dije: “¡Ahora me toca a mí! Ahora los dos van a hacer lo que yo les indique, ¿de acuerdo?” “de acuerdo respondieron” mirando a mi marido le dije “Mi amor... ¿Confías en mí?” mientras jalaba el sillón y lo coloque del lado izquierdo de la cama “Por supuesto” respondió Jorge “Pues siéntate aquí y míranos por ahora, ¿sale?” “Te prometo que después tendrás tu regalito y lo entenderás todo ¿sale?” y le dije a Mario: “Acuéstate en la cama boca arriba, cerca del borde por favor”.
Y les dije “quiero que se masturben para mi, me encanta mirar a los hombres haciéndolo” Jorge y Mario se miraron con cara de no entender nada pero se empezaron a masturbarse yo para darles y inspiración me empecé acariciar mi vagina “Asiiiiií les dije, me encanta mirarlos...” Me acerque a Jorge y le dije: “Mi amor, primero vas a ver cómo le pago una deuda, el me hizo algo que nunca me habían hecho y quiero que me lo vuelva a hacer, y quiero hacérselo a él” ¿de acuerdo cariño...?” Jorge me respondió: “Isabel puedes hacer lo que quieras me has hecho muy feliz compartiendo conmigo esta fantasía, Hazle lo que quieras ¡si él se deja, claro!”
Me acerque a la cama y pase la pierna derecha por encima de la cabeza de Mario y me puse sobre su cara, dejando mi vagina a la altura de su boca y mirando hacia su verga le dije en tono autoritario: “¡Cómemelo...!”
Inmediatamente comenzó a lamerme el interior de los muslos pasándole la lengua suavemente por mi piel.
Me hacia suspirar y le dije a mi marido que estaba sentado en el sillón a escasos centímetros de mi: “Cariño, ya me has visto cojer con otro hombre ¿Te ha gustado...?”. “¡Mucho! me gusta y me excita mucho ver cómo te mueves y disfrutas.”.
“¿Sabes una cosa?” le dije mientras Mario ya me daba suaves lamidas en mi clítoris “¿Sabes que a mí también me gusta y me excita muchísimo que me mires mientras cojo con el? me gusta tener dos vergas para mí sola ¡Uffffff...! ” el ya me comía con mas entusiasmo. Yo sentía como mi jugos salían inundando su boca haaaa que rico me lo hacia, me comía cada centímetro de mi caliente e inundado sexo...
Me incline y le agarre la verga y se la empecé a masturbar lentamente y le dije a Jorge “¿Te gusta mirar cómo se la chupo...?” Jorge me respondió: “¡ Si Chúpasela!”...
Me metí la verga de un golpe en la boca y empecé a mamarme el pene como si se me fuese la vida en ello... Estábamos haciendo un fantástico “69”...
El me comía el chocho cambiando de ritmo chupando, lamiendo, comiendo, mordiendo yo suspiraba con mi boca llena de tranca gorda, dura, y caliente...
Deseaba que me hiciera lo que me había echo hace rato y me saque la verga de la boca y le dije con voz de suplica: “¡¡Cómeme el culo!! Házmelo otra vez”
El me separo las nalgas me abrió bien el ojete y pensarlo ataco mi culo con su lengua.... “Aaaaaaaaaaaggggghhhh....Asiiiiiiií...”.
“Me gussssstaaaa.mi amor, me gusta que me coman el culoooo” suspiraba
Dirigiéndome a Jorge, no lo podía ver pero seguro disfrutaba lo que veia.
Me metía la lengua como cojiendome el culo con ella.
Me metí de nuevo su tranca en la boca le di un par de chupadas y me lance sobre sus huevos me los metía y los chupaba.
Después baje lamiendo por la base de sus huevos, baje mas y le pase la lengua por su culo y dio un saltito por la sorpresa su verga se puso aún más tiesa y dura al ver que le gustaba le lamí con mayor fuerza.
Mientras el seguía comiéndome a mi ya incluso había me había apoyado un dedo muy cerca del agujero y me lo acariciaba junto con mi lengua, los dos suspirábamos por el placer que nos estábamos dando “¡¡ Que barbaro!!” oímos exclamar a Jorge. Yo seguía comiéndole el culo me gustaba la novedad de poder hacer a un hombre gozar por el culo incluso metí uno de mis dedos en su ano. y el también me empezó a introducir un dedo suavemente pero sin parar “Si mételo me gusta” “méteme otro” le dije “¡¡ Aaaaaaaaaghhhhh por nunca me habías echo esto Jorge!!”.
Yo estaba muy caliente y separe mi cara de su culo y le dije: ¡cogeme!... ¡cogeme!... ¡pero ya!...
Lo gire y me coloque encima de el colocando mi sexo en sobre su verga, le agarre la verga y de un sólo golpe me lo metí en lo más profundo...Me sentía una puts gozando de nuevo con esa verga que tanto placer me daba yo daba saltos sobre su verga, que entraba y salía con facilidad de mi vagina que estaba muy mojada.
Y el se movía de tal forma haciendo que la penetración fuera profunda... que buena cojida me estaba dando y le dije a marido: “¡¡ Cariñooooo! ¡¡Te lo voy a darrrrr... !! ¡¡Aaaaaaaaghh....!! ” “te voy a da tu regalo”
Le dije a Jorge: “¡Busca mi bolso!” “Aaaaaaghhh... ¡Y Saca el bote pequeño y rosado que hay dentro!” Jorge saco lo que le pedí se sorprendió lo que vio: “ ¡¡¡ Lubricante !!!” “¡¡ Ssiiiiii... mi amorrrr... !! ¡¡ Quiero que me hagas el sexo anal!! ¡¡ Métemelo por atrás es tuyo mi vida...!! ¡¡ házmelo por el culo esto es tuyo!! Estaba yo muy excitada y ya venia preparada, esto si fue una sorpresa para Jorge. Mario seguía cojiendome
Me deje de cabalgar a Mario y me puse en cuatro patas, “ Vi como Jorge se untó lubricante en su verga y sentí cómo hacía lo mismo mi agujero virgen bueno casi virgen después de la metida de dedos que me dio Mario....
Le dije “ ¿Quieres mi culo...? ¿Quieres cojerme el culo....? ¡Es tuyo, mi amor...
Mario decidió ayudar abriéndome las nalgas para facilitar la entrada y me metio de nuevo dos dedos y dijo “Relájate” “¡¡ Ssiiiiii..... ábremelo” Mario saco sus dedos y sentí que Jorge puso la punta de su verga en la entrada de mi culo yo estaba nerviosa y haciendo presión me empezó a tratar de meter su verga, al principio sentí un poco de temor pero jorge empujo con suavidad pero con firmaza y ¡plop! sentí como entro la cabeza de su verga que me hizo dar un grito de placer y sentí como mi culo perdía su virginidad definitivamente se quedo quieto un rato como esperando que mi culo se fuera acostumbrando y después me preguntó: “ ¿Estás bien mi amor?” “Ssssssiiiiiiiii, métemela toda por favor....métemela toda cojeme por el culo yaaaaaaa” respondí.
Jorge empezó a meter poco a poco su pene tratándome con delicadeza yo sentía como resbalaba la verga de mi marido dentro de mi me la metió toda y luego la fue sacando y ahí sentía yo el mayor placer y de nuevo me la metía y poco a poco me fue dando mas y mas yo sentía que moría yo gritaba de placer “dame jorge cojéme el culo viste que es tuyo mi amor” “gracias Isabel por darme tanto placer amor…. Que apretado esta” “así papi, asiiiiiii, ummm” me hizo morder la almohada disfrutaba como loca y caí en otro orgasmo, Jorge salio dentro de mi y se puso a un lado.
Mario entro en acción me dio vuelta y volvió a comerme mi vagina estaba tan caliente me alzo las piernas y metió de nuevo su verga en mi vagina.
Me dijo “Isabel me dejarías metértela por el culo” “Nooo, la tienes muy grande, me vas a partir en dos” le dije aunque la idea me ponía mas caliente, mientras el continuaba con su bombeo e insistió “déjame intentarlo si te duelo no lo hacemos” suplico de nuevo y de nuevo debido a la calentura le dije “Esta bien lo intentaremos pero yo arriba de ti” Mario se puso boca arriba y yo le embarre la verga de lubricante abundante, le dije a Jorge que me echara por el culo
Me subí arriba de Mario y tome su verga y la puse a la entrada de mi culo con temor pero mas excitada de saber que se sentía tener esos 20 cms. dentro de mi culo, poco a poco fui descendiendo y metiendo, sentí un poco de dolor combinado con placer, pero fue entrando y cuando la tuve toda adentro me sentía yo como triunfadora de comerme semejante verga, sentía como me abría con ese grosor, el placer era mucho y empecé a cabalgar esa verga “Jorge me la metí, me la metí toda” le dije “haaaaaaa que rico” “Si mi vida goza sácale la leche” me dijo estuve un rato sobre el y Mario me sorprendió de nuevo y dijo “¿quieres sentir dos vergas dentro de ti?” “la idea me excito”
Mario saco su verga y la metió en mi vagina y le dijo a Jorge súbete y métele la verga en su culo, puso sus manos en cada una de mis nalgas y las separo abriéndome el ojete, métemela Jorge pero con cuidado, quiero saber que se siente tener dos vergas dentro de mí.
Mario puso las piernas rectas para facilitar la postura de Jorge....
Jorge puso su verga en la entrada de mi ojete... yo tenia las mandíbulas apretadas y miraba a Mario fijamente a los ojos yo estaba entre temerosa y putísima... “ Relájate” me dijo Mario. “Para facilitar la penetración de Jorge” y al instante pude sentir cómo la punta de la verga de mi marido se iba adueñando muy lentamente de mi ojete ¡¡ Aaaaaaaaaah!! grite
Me la metió completa y Jorge paró y se quedó quieto, esperando a que me relajara y acostumbrara a la doble penetración.
Después Mario empezó con el movimiento lentamente haciéndome sentir cómo entraba y salía cada centímetro de su verga, Jorge me tenía agarrada por las caderas con la verga ya dentro de mi culo, yo tenía una sensación de miedo y lujuria, ansiosa por sentirme cogida y bien cogida por dos vergas a la vez.
Tenía la tranca de mi marido dentro de mi culo yo estaba apoyada sobre mis brazos hincada. Mario me jalo hacia el y me dio un beso de lengua suave y húmedo, paso sus brazos por mi espalda y me abrazo apretando mi cuerpo contra el suyo de aquella forma mi culo se levantó ligeramente y se abrió, facilitando la tarea de mi marido.
Me acariciaba la cara mientras movía su tranca lentamente dentro de mi.
Entonces comenzó a empujar con suavidad pero con decisión... yo respiraba agitadamente y podía sentir cómo la verga de Jorge se abría paso en mis entrañas hasta que sus huevos chocaron con mis nalgas, Nos quedamos los tres inmóviles durante unos segundos yo por primera vez en mi vida tenía dos vergas en lo más profundo de mi ser... me hicieron a temblar... me estaba viniendo.... estaba teniendo un orgasmo sublime, suave, maravilloso...
“¡¡¡ Diosssssss míiiiiiiiiiioooooooo....... cuánto placerrrrrrrrrr.........!!!
Jorge empezó a moverse lentamente, iniciando un suave mete-saca yo apenas me reponía de mi enésimo orgasmo... Mario con su experiencia se coordino con los movimientos de Jorge y también comenzo el mete-saca en mi vagina. Ahora tenía dos trancas en movimiento en mis entrañas Jorge aumento el ritmo de su cojida. Mario que apenas se movía puesto que las metidas de Jorge ya provocaban el movimiento suficiente para que su pene entrara y saliera de mi vaginaba.
Jorge estaba concentrado en la cojida que me estaba dando. mis manos estrujaban las sábanas. “¡¡Por Diossssssssss.... me están rompiendoooooo..... me están
abriendooooo...... me vengoooooooooo.........aghhhhhhhh.......... !! ” me desplome sobre Mario ya recuperada. Sentí que Jorge aumentaba el ritmo y le dije a marido con voz entrecortada: “Espera mi amor no te vengas espera la quiero en mi boca por favor “alarge mi mano derecha hacia atrás colocándola en el vientre de mi marido, que estaba pegado a mis nalgas con ademán de que me sacara la verga. Sentí como Jorge salio de mi canal trasero ¡plop! mi culo quedaba en liberad, me saque la verga de Mario de mi sexo, me deje caer en la cama quedando boca arriba.... “Acércate mi amor... ven cariño dame tu leche” le dije a Jorge que relativamente asombrado, que había comprobado cómo en aquella tarde su recatada mujer se había liberado de una educación represiva y se había revelado como una gran puta, una gran golfa como una mujer decidida a disfrutar de su cuerpo y a dar placer con su cuerpo...
Jorge acerco su tranca a mi boca me la metí mientras pasaba la mano derecha entre las piernas abiertas de mi marido para acariciarle el culo... que bárbaro que zorra me había vuelto, alargue mi otra mano le agarre el pene a Mario, tirando de él hacia arriba para que me colocara su pene en mi boca también, Jorge estaba a punto de explotar en mi boca le lamí la tranca con dedicación...le pase la mano a Mario entre sus piernas abiertas, y me le acaricie el culo.... les acariciaba ambos el culos mientras me alternaba sus penes en mi boca buscándolas con mis labios y con su lengua... les dije!! ¡¡ Quiero que me llenen la boca y la cara de leche... Quiero tragármela toda...!!” Jorge y Mario se agarraron su pene y comenzaron a masturbarse.
Los tres estábamos muy, pero que muy excitados, fui rodeando su ano y les metí a cada uno un dedo Mario le dijo a Jorge... “ ¡¡ Mira que tu mujer es golfa... !!” ¡¡ Mira que eres puta Isabel...!!” me dijo al momento que Mario comenzó a venirse de una forma descomunal... Me separe del pene mi marido y abrí mi boca para disfrutar de aquel momento irrepetible... recibí la primer descarga, la segunda... y la tercera... no quería que me escapara una sola gota... pero era imposible tanta leche me inundaba la boca y llenaba mi cara era impresionante Mario no paraba de expulsar leche y Jorge excitado por el espectáculo también me acercó el pene a la boca y también explotó descomunalmente y de nuevo repetí la operación de no dejar escapar ni una sola gota de semen.
Ellos exhaustos se acostaron en la cama.
Los tres teníamos la respiración agitada y nos quedamos en silencio durante unos segundos, acostados, recuperando el aliento...
Jorge me abrazó y besó con un beso de lengua de lo más sugerente.
Mario nos paso un cigarro nos los fumamos mientras comentamos lo maravillosa que había sido la experiencia. Jorge estaba realmente contento, cansado pero muy contento yo me sentía satisfecha y algo sorprendida que mis reacciones tan morbosas por tener dos hombres a mis disposición.
Mario sonreía y comentaba que estaba muy satisfecho y muy contento por lo bien que había salido todo y que se alegraba por de ser el escogido para “pervertirnos” un poco nos reímos agradecimos a Mario su actitud, tacto y respeto con nosotros sin dejar al lado el morbo y a la sensualidad...
Mario alargo su mano y comenzó a acariciarme los pechos Jorge me sonrío, y yo alargué mi mano y le agarre la verga a Mario y le meneándosela de nuevo y le dije “gracias por hacernos realidad nuestra fantasía” “que buena verga te mandas ahora se que es verdad lo que dicen de los cubanos”
Terminamos nuestro cigarro Mario se levanto y se fue al baño, es hora de irme comento.
Mario salio y me metí al baño la puerta estaba abierta y escuche que jorge le dijo a Mario “Si supieras que nunca había sido así...” “estoy realmente sorprendido de sus reacciones de hoy... No te puedes imaginar lo alucinado que estoy. “Llevaba años pidiéndole que me dejara hacérselo por atrás.... No te imaginas lo que significa para mí lo que ha hecho hoy... ¡¡ Regalarme su culo... !!. Mario respondió “Sólo hice lo que me pediste y lo que te prometí hacer... nada más.” le contesté... “Además, hacérselo a tu mujer ha sido una experiencia impresionante y muy, pero muy morbosa... Yo también te agradezco muchísimo que me lo hayas permitido...” “Y yo espero que no sea la última vez...” grite yo desde el baño
Jorge se metió al baño y me dijo “te gusto Isabel” Mucho mi amor le dije ahora se cuanto te amo gracias por hacerme disfrutar tanto” ven “déjame te lavo la espalda le dije” se puso de espalda me eche gel en mi mano y empecé a enjabonar todo el cuerpo, le enjabone el pecho, el vientre me agache seguí por sus piernas desde abajo hacia arriba hasta que llegue a su verga y huevos me coloque detrás de el y continúe por su espalda hasta que llegar a su culo, le enjabone bien el ojete pase mis manos entre sus piernas y le agarre la verga otra vez, me coloque en cuclillas detrás de el mientras continuaba agarrando su verga y comencé una lenta masturbación y metí mi lengua en el culo otra vez y sentí como su pene empezó a despertar otra vez (parece que le gustó, pensé) ya no con tanta fuerza como las veces anteriores...le lamia y masturbaba el se apoyo en la pared del baño “ahhhh que rico Isabel ahora se lo que sintió Mario” a los pocos minutos logre mi cometido y su pene comenzó a expulsar semen que caía al piso mientras daba los últimos lametones a su ojete, me puse de pie y lo besó con mucha lujuria...
“le dije a mi marido para que no se te olvide esta noche” “Eres todo un volcán...” Salimos del baño Mario ya estaba vestido esperándonos para despedirse y dijo “ya han pasado cinco horas y media desde que nos sentamos en el restaurante creo que ya es hora que me vaya” comento. “Cinco horas y media que han cambiado nuestras vidas” subrayó Jorge. “Sí mi amor, esto ha cambiado nuestras vidas, porque espero que repitamos esto de vez en cuando... ¿verdad?” comente.
“Bueno... ya saben lo que tienen que hacer ahora una buena cojida matrimonial recordando la experiencia vivida y compartida... consejo de experto...” “ahora no creo con lo que me acaba de hace Isabel en el baño agoto todas mi fuerzas” Ambos sonreímos me acerque a Mario y le di un último beso en los labios “Gracias por el placer que nos has dado hasta pronto”
Mi marido y yo nos acostamos y quedamos dormidos del cansancio.
Ya han pasado casi dos meses de esto, no hemos sabido nada de Mario pero ahora cada vez que hacemos el amor recordamos lo sucedido y mi marido siempre esta ideando nuevas cosas ahora quiere que hagamos un trío pero ahora con una mujer y he de confesar que cada vez que me lo pide me mojo de solo pensarlo.
Quiero insistir en que este relato es totalmente verídico y que básicamente, sucedió tal como lo cuento. Quizás me ha quedado un poco largo, pero he querido hacer hincapié en los detalles porque me parecen muy importantes.
Agradecería cualquier comentario sobre esta experiencia, tanto de personas que sueñan con hacer algo parecido como de parejas que vivan su sexualidad de forma liberal y compartida. Sobra decir que estamos abiertos a sugerencias y proposiciones de este tipo, siempre que se desarrollen en un clima de educación y respeto mutuos y en un ambiente de morbo y sensualidad.