Desvirgue a mi empleada
Era una vez por la mañana, cuando ella empezó a trabajar, había llegado temprano de tal manera que ya estaba a la hora de servir el desayuno. Ella era de Paraguay, se llama Cristina 19 añitos. Sucede que pasaron los días y fui tomando confianza, siempre bromeaba con ella, con su guaraní. En una ocasión me comento que a ella le gustaba muchos los chicos argentinos y que tenia su noviecito, pero en Paraguay, etc, ect. con los dias fuimos profundizando mas y me contó, que su novio era un señor casado, pero que era el primero que tenia y nunca había tenido relaciones ya que el la respetaba y solo hacia dos meses que se conocían. Después de escuchar eso y de la preferencia de ella por los chicos de acá, mi cabeza estaba a mil.
Mi señora es maestra en Provincia, vivimos en capital, se levanta temprano, para llegar a Moreno, el nene va al cole a la mañana, yo entro a mi trabajo a la 11 y la Empleada llega a la 8....
Empece a juguetear en doble sentido, con Victoria, con el tema de su novio y de los chicos argentinos, cosa que ella también respondía, y empece a notar su cambio guerrero todos los días, ya no venia con ropa suelta, venia con jeans muy ajustados, que le modelaban muy bien las caderas, remeras bien ajustadas y escotadas, que le inflaban muy bien las tetas y bien pintadita.
Estuve una semana, analizando el peligro que podia ser, si avanzaba con la idea de culiarmela, me dije, no no puedo ser tan hijo de puta, pero llegaba la hora de su llegada y me había puesto en pendexviejo, me perfumaba, me afeitaba todos los días..jajaja, era todo raro, porque ella era una mezcla inocente de chica de afuera, con un toque de mujer, incluso a mi señora le había caído muy bien.
Un día ella, estaba haciendo la cama y mate va, mate viene, juego de rose manos, cuando le daba el mate o me lo devolvía, le di un beso bien dulce que ella no rechazó, y que al contrario, respondió. Así me fui a trabajar, con la pija hecha una corbata, porque no me dieron los tiempos para mas.
Al otro día llego, yo estaba en la computadora, me saludo con un piquito y esa fue la señal para seguir avanzando, nos dimos unos besos terribles, nos matamos a lenguetazos, la manosee toda, pude sentir su desesperacion, su calentura, los pechos bien duro, su respirar profundo y jadeante, los dos estábamos muy excitados, con mi mano sometia su sexo a mis profundas caricias y ya cuando estamos todos desalineados y el deseo nos pedia a gritos la cama o mas bien la penetración, la lleve al sofa, que por suerte es grande.
La ropa de los dos cayo a la alfombra, esta que solo quedo una pequeña tanguita negra en su cuerpo, la bese toda, por el cuello, la nuca, la espalda, hasta que llegue a esa cola redonda y durita, propio de una pendeja, le corrí la tanga y se la bese despacio con la punta de la lengua, iba dibujando redondeles y cada tanto le pegaba unos besos a esa concha super mojada, pero me frenaba, volvía a subir y le daba duro a las tetas erguidas y a los besos de lengua, mi calzoncillo reventaba, ella no paraba de manosearme el palo, así nos estuvimos dando por varios minutos, hasta que le quite la tanga, la senté en mi cara, quede en una completa oscuridad, se la chupe despacio con toda la paciencia que significaba ser la primer lengua en su concha, le fui hundiendo la lengua, besando profundamente, el aroma a sexo me enloquecía, hasta que ella mismo a murmullos empezó a pedir que la coja, me hundía la cabeza en su concha, gemía mas fuerte y me agarraba como podía el pedazo, su concha chorreaba de jugos, hasta que dio un salto y se sentó despacito en el pinocho, todo lo hizo en cámara-lenta, subía y baja despacio, paraba, seguía, mostraba signos de dolor y placer, me decía movete, no te muevas, quédate quieto...!! Hasta que de pronto se soltó del todo y empezó a gritar, gemir mas y mas así fue por largos minutos los dos dándonos maza mal, transpirados mal, hasta que cayo rendida en mi pecho y me dijo, estoy cansada, estoy feliz, pero yo no había acabado, el tiempo no me daba, tenia que ir a trabajar, intente que la chupe pero le daba arcadas jajaja asi, que termine con una turca en las tetas!! Y lavando mi calzoncillo ya que habia quedado una pequeña mancha de sangre. Me fui al laburo contento como perro con dos colas...
Bueno espero que no se hayan aburrido, casi por tres años mas me la seguí empernando a Victoria, pero fuera de casa, hoy ya no trabaja mas en casa, se caso y cada tanto nos encontramos y nos matamos, aprendió a chupar la pija como las diosas!!


Desvirgue a mi empleada