Todo lo que a continuación les relato pasó en una noche que iba a ser solo una cena entre un par de parejas.

Todo empezó porque la amiga de mi novia dijo que a ver que día quedábamos y cenábamos en una de las casas los cuatro juntos, a mi como me gusta la cocina dije que yo ponía el sitio y me encargaba de la cena que de la bebida y la diversión se encargara el resto.
Así que quedamos un viernes noche de invierno que era perfecta porque el tiempo no acompañaba para pasear ni salir a ningún sitio.
Yo ya tenia pensada que iba a ser la cena, una ensalada de acompañamiento de unos solomillos en salsa de setas con patatas fritas rusticas cortadas en cuadraditos.
El resto trajo unas bandejas de dulces y unos frutos secos para picar con las copas de alcohol de las botellas que trajeron.
Habíamos quedado todos a las diez y así me daba a mi tiempo durante el principio de la noche para tenerlo todo listo para cuando llegaran. Me encontraba preparando la mesa para los cuatro comensales colocando la vajilla y hasta unas copas que compre para la ocasión cuando escuche la puerta y fui a abrirles la puerta, venían todos juntos, les dije que pasaran y me dieran los abrigos y empezaron a quitárselos siendo para mi una sorpresa que mi pareja y la otra chica llevaran unos vestidos cortos y escotados mientras los hombres íbamos de diario.
Les anime a que pasaran y tomaran asiento a la mesa que ya estaba lista a excepción de la comida que la tenía en la cocina lista y protegida para que no perdiera calor.
Ya con la cena puesta y servida comenzamos a beber un poco de cava que compre para la ocasión y a charlar distendidamente de cómo nos había ido el día hasta terminar la cena.
Yo con idea de que la velada no acabara después de la cena y viendo que el tiempo había empeorado q comenzaba a llover y tronar dispuse los sofás en la sala enfrentados y una mesita baja entre ellos para colocar las copas y los aperitivos.
Tras ocupar cada pareja un sofá y ya teniendo todo dispuesto se escucho un relámpago y se fueron las luces, todos nos intranquilizamos pero yo ni corto ni perezoso fui al cajón del mueble bar a por unas velas hasta que llegara la luz.
Después del sobresalto y demás seguíamos charlando y bebiendo de nuestras copas que ahora eran de bebidas mas fuertes, reíamos y hablando sin tabúes de temas mas acalorados mientras nos lanzábamos miradas los unos a los otros por la situación, la amiga (María) de mi novia (Elena) que ya estaba bastante bebida igual que el resto de nosotros me pregunto que si tenia una baraja de naipes a lo que le conteste que si que se encontraba en el mismo cajón de donde saque las velas.
Ella se levanto a cogerla la puso sobre la mesa y dijo con una sonrisa perversa que a que jugábamos, nadie hablaba así que ella dijo juguemos a la carta mas alta, yo respondí a eso que nos íbamos a apostar para hacerlo mas interesante. Ella rió y a continuación nos miro a todos y nos dijo q nos apostaríamos la ropa, nadie dijo nada así que María empezó a barajar mientras nos decía que dejaba los comodines y que si salían seria el especial.
Ya con la baraja dispuesta sobre la mesa y la luz tenue de las velas comenzamos cogiendo cada uno una carta y al final todos la sacamos, yo empate con Antonio el novio de María y ellas dos sacaron cartas muy altas así que nos miraron y nos dijeron que fuera las camisas. Ya sin camisas y a pecho descubierto volvimos a sacar una nueva carta y ahí vino la sorpresa cuando salio un comodín y las chicas dijeron q todos en ropa interior.
Empezamos todos a descalzarnos y los hombres seguimos bajándonos los pantalones mientras las chicas que solo llevaban un vestido se quitaron estos y dejaron ver la ropa interior que llevaban que eran unos tangas que dejaban ver sus culos redondos y respingones acentuando se sexo y unos sujetadores ceñidos, los chicos tras quedar calzoncillos y ver la situación empezamos a tener bastante bulto bajo la ropa interior y ellas no se cortaban al mirarnos los paquetes ya prominentes. Con todo y eso volvimos a coger las cartas pero esta vez el que sacara la carta mas alta mandaba así que mostramos nuestra jugada y vendito rey que cogi que era la carta mas alta, me pare por un segundo para pensar y acto seguido mire a las chicas y les dije que quería que empezaran a besarse y meterse mano, Antonio me miro y me esbozo una amplia sonrisa, ellas al escuchar esto se sentaron la una junto a la otra y comenzaron a besarse mientras nosotros sentados frente a ellas las mirábamos y nos calentábamos aun mas, el tono subió porque comenzaron ambas a jugar con sus lenguas y a tocarse los pechos. Cuando vimos eso casi al unísono Antonio y yo nos bajamos los calzoncillos dejando ver nuestras vergas prominentes por la excitación y empezamos a pajeárnoslas mientras ellas nos miraban y comenzaban a quitarse los sostenes sin dejar de besarse mostrando los senos con sus pezones dilatados por la excitación hasta quitarse los tangas dejando ver sus pubis depiladitos y con el vello muy cuidado. Antonio y yo estábamos que no podíamos mas muertos del morbo ante la situación, ellas pararon un segundo y nos indicaron q nos sentáramos y acto seguido se arrodillaron ante nuestros falos hinchadísimos y empezaron a darnos unas mamadas de ensueño, la situación de que te chuparan la polla y ver con otra chica desnuda junto a ti se la chupaba a otro tipo era súper morbosa. Las chicas siguieron así chupandonos la polla y a veces pasandonos la lengua por los huevos metiendoselos en la boca para colverlos a soltar y seguir chupando nabo hasta que vieron que si seguían nos correríamos en sus bocas así que se levantaron y se miraron la una a la otra para luego acercarse y comentarse algo al oído, nosotros expectantes esperamos hasta que las dos casi al unísono nos dijeron que íbamos a ser sus perros y que haríamos lo que ellas nuestras amas nos dijeran.
Sin dejar de estar sentados en el sofá ambas se pusieron de pie frente a nosotros y se subieron al sofá dejando sus sexos a la altura de nuestras bocas, la situación hacia que me hirviera la sangre porque ya olía los jugos que empezaban a brotar de la raja de Elena, ambas dijeron que sacásemos las lenguas que querían que su perritos les lamieran las rajas, así que sin mas dilación comenzamos a comerles las vaginas metiéndoles entre sus labios la lengua y lamiéndoles el clítoris, así continuamos durante un rato mientras las dos gemian de placer se tocaban y de vez en cuando se besaban apasionadamente o la una le comía a la otra los pezones hasta que primero María comenzó a gritar del gusto y se corrió en la boca de Antonio, Elena a ver eso no resistió mas las embestidas de mi lengua y me inundo la boca con sus juguitos salados.
Tras esto ellas se sentaron junto a nosotros y empezaron a besarnos y a tocarnos las pollas sin dejar de vez en cuando de abalanzarse la una a al otra y besarse, cuando vieron que teníamos los penes bien erectos nos dijeron que nos pusiéramos de pie y ellas comenzaron a arrodillarse las dos sobre el sofá dejando ver sus culos y sus coños asomando húmedos y palpitando y llego una nueva orden de nuestras amas. Perritos queremos que nos montéis como dos buenos machos salidos, así que sin mas preámbulo les metimos nuestros nabos por sus rajas que estaban hirviendo, ellas gemían del placer al notar como les entraban nuestros falos hinchadísimos.
María gritando le dijo a Elena que le dejara a su perrito que quería probarlo a lo que Elena le contesto que ella se quedaría con el suyo y sin salir de nuestro asombro nos despegamos de ellas y María se vino para mi y me agarro mi sexo como si fuera una correa y me llevo a uno de los dos sofás mientras que Elena hacia lo mismo con Antonio. María ni corta ni perezosa hizo que me sentara en el sofá y empezó a pajearme mientras cada vez se la acercaba mas a la boca olía mi polla y sacaba la lengua para comenzar a recorrer todo mi nabo y a chuparlo como si me lo fuera a arrancar hasta que se tiro en el sofá subió las piernas y me dijo que quería que me la follara, mientras Elena no había perdido el tiempo con Antonio y directamente lo había sentado en el sofá y se había montado sobre el botando y follando como una loca diciendole las guarradas mas inimaginables para luego quitarse de esa montura y tirarse en el suelo abriendose de piernas y pidiendole a Antonio que se la metiera, cuando antonio estuvo a punto de estallar Elena se percato de ello y se aparto para colocarse tras Antonio y agarrarle la verga y pajearsela hasta que este empezo a correrse. Maria nuevamente se corrio mientras que yo me la follaba y tras ello me aparte pero ella a un no estaba satisfecha y se volvio a colocar a cuatro patas abriendo su culo con las manos dejando ver un ojete bien abierto y sexo que chorreaba jugo, acto seguido gritando me dijo que le diera por culo que queria sentir su ojete lleno de carne, yo sin pensarmelo dos veces me colo que tras ella y le introduje mi miembro de una sola vez en su culo y segui asi hasta q ya no pude mas y le inunde el culo con mi leche
Estando todos en esa citación de estar en plena orgia follando sin parar las chicas se cansaron del cambio y volvimos cada uno con nuestra pareja, cogi a Elena con ganas y le susurre al oído que si le había gustado como follaba su perrito o el rabo del otro perro a lo que ella respondió que me callara que siguiera fallándomela que quería mi leche caliente en su boca, al oír eso casi no podía aguantar y me levante y empecé acorrerme sobre sus cara y su boca medio abierta. Antonio que estaba con María cabalgando sobre el al ver esto le dijo que se quitara de encima que quería corredse en su boca a lo que María no puso objeción y comenzó a chupársela hasta que consiguió que del falo le brotara un chorro de semen.
Después de eso estaban las dos sentadas en el sofá cada una junto a su pareja terminando de limpiarse el semen que les corría por la cara y nosotros junto a ellas con las vergas que se empezaban a poner flácidas después de tal cantidad de sexo.
Seguimos así un poco en el sofá hasta que cada uno cogió a su pareja para llevarla a la habitación y que la noche acabara en la intimidad de las sabanas.
Creo que todos al meternos bajo las sabanas nos quedamos dormidos porque a la mañana siguiente teníamos buen aspecto en el desayuno.

Este es el primero de los relatos que escribo, espero que no sea el último y poder seguir contandoos.