Una canallada en Buenos Aires

Relato integramente dedicado a quien es mi imposible de esta página y es quien me hace imaginar cosas que nadie mas puede. @bremduchis para vos bombonazo.

Unacanallada en Buenos Aires


Laburo en la zona del centro porteño. Lugar caótico por excelencia.Y no solo a nivel ciudad, sino a nivel país. Sus calles llenas degente, piquetes por todos lados.. ruidos varios, etc.
Si bien siempre me llevo algo para comer de casa, justo ese día nohabía alcanzado a prepararme algo el día anterior, por lo cualnecesitaba comprar algo.
Era casi fin de mes, y como todos saben en la realidad que nos tocavivir, no es fácil llegar, por lo cual necesitaba algo de comida yque ésta sea accesible.
Salí en búsqueda de esos restaurantes que venden comida por peso,dado que son la opción mas barata para comer por el lugar.
Entro a uno, elijo un par de cosas y veo que la fila era larguísima.Fácil unas 20 o 30 personas antes que yo.
Me quería morir! Gran parte de la hora de almuerzo iba a pasarlaesperando acá!
En medio de esa desazón, y como agua en el medio del sahara,aparecio una morocha impresionante atrás mío, en la fila.
La describo: metro sesenta y cinco.. que con las plataformas tipocharol que traia llegaria casi al metro 68. Unas piernas tostadas,que hacían juego con una pollerita de cuero y un topcito blanco quetraia. Arriba, unas tetas hermosas.. tamaño perfecto, ni muy grandesni muy pequeñas.. arriba? Unos ojitos hermosos, nariz preciosa y unasonrisa encantadora.
Admito que quede bastante boludo unos segundos al ver semejantebelleza, pero ella me interrumpió diciendo:
- Che, esta es la fila para pagar? eu.. ¿me escuchas?
- Si, perdón.. Si, ésta es la fila.
- Que pasó? Te quedaste como tildado, je.
Yo me quede perplejo. Se había dado cuenta que la había fichado dearriba a abajo. Sin medir consecuencias le contesté:
- Si, perdón, sos muy bonita y me colgué.
Se sonrió y me dijo:
- Gracias.. vos también sos lindo. Me llamo Brenda.
YO NO PODÍA CREER LO QUE ESCUCHABA.
- Encantado Brenda..
A todo esto la fila avanzaba y le digo:
- Queres pasar vos primero?
- Ay dale, gracias, porque estoy apurada.. pero como fuiste tandivino me gustaría seguirla.. te paso mi número (me escribió sunumero en una servilleta y me lo dio). Hablame por whatsapp y vemos.Gracias!
Pagó y se fue.. y en tanto se fue se abrió otro interrogante:¿cuando le escribo? Si le hablo ya mismo pensará que estoydesesperado. Si tardo mucho pensará que no le intereso.
Opté por hablarle por whatsapp a la mañana del día siguiente de loocurrido.
Comencé naturalmente:
- Hola Brenda, ¿como estás?, soy el chico que te cruzaste en ellugar que vendía comida por peso ayer.
- Ay si, hola. ¿como estas? Quería agradecerte por el gesto quetuviste conmigo ayer.. sos un divino!
- No es nada Brenda, un placer.
Charla va, charla viene me contó: era abogada, de Rosario y deCentral. Estaba probando suerte como abogada acá en Buenos Aires ypara mi sorpresa y agrado, soltera. Si, semejante bombón y soltera.
La charla era bastante tranqui hasta que en un momento me dice:
- Che todo bien pero.. me gustaría agradecerte de alguna manera je..
- ¿como se te ocurre? Je (yo estaba que no daba más)
Acto seguido veo que no escribe nada por unos minutos. La cabeza meexplotaba de dudas y sensaciones. Desde, se enojó por mi preguntaclaramente con un segundo sentido o hasta pensar que no sabia siaceptar una salida conmigo o qué.
Pasaron tres minutos fatales más y veo que tengo un mensaje nuevo deBrenda y decía:
- Imagen
El corazón se me paró. Cierro los ojos y aprieto la pantalla paraque abra. Lentamente voy abriendo los ojos y veo la imagen.
Era Brenda, en cuatro.. en una cama y solo traía puesta un hilitodental con los colores de Rosario Central y un escudo chiquito delclub. Arriba la imagen dejaba al descubierto sus hermosos pechos.Estaban tostaditas y con la marca que alguna malla intrépida quesupo provocar en algún momento.
Detalle para el lector: Pocas cosas me calentaban tanto como lasmarcas ahí.
Como tiro de gracia o frutilla del postre como se prefiera, pezonesoscuritos, delicados.. DE-LI-CIO-SO todo!
A semejante obsequio, tenía que contestarle algo:
- Que belleza dios mio.
- Te gusta lo que ves? (me dice ella)
- Gustarme? Me calentaste mucho.
- Yo estoy re calentita..
Acto seguido me manda una nota de audio. La reproduzco y era elsonido de sus deditos entrando en su conchita toda mojada y ellagimiendo.
Me explotaban las cabezas.. si, no fue error de expresión. Meexplotaban las dos.. la de arriba y la de abajo..
- Donde estas? Bren, No doy mas ya..
Me pasó su dirección, me vestí, pase corriendo a una farmacia porforritos y me tome un taxi y fui.
Me gasté el poco resto que quedaba para fin de mes.. pero ya no meimportaba absolutamente nada.
Llego al lugar. Era en Palermo, en un edificio de unos 10 pisoshermosos que hay.
Toco el timbre y me dice ya bajo.
Apenas bajó, lo hizo con una bata.. y supuse que ni siquiera tendríanada abajo.
Me come la boca de un beso y me dice al oído:
- Soy inolvidable… vas a ver.. y me toca la pija por arriba delpantalón.
Llegamos a su departamento.. ascensor y franeleo mediante.
- Cerra la puerta. (Me dice ella)
- Oki dale..
Acto seguido, deja caer la batita que traía y queda desnudacompletamente y me dice:
- Te dije que era inolvidable o no? Falta lo mejor.. dame un minuto.
Fue a la cocina y volvió con un tubo de crema chantilly en aerosol.
Se lo vacía encima de su cuerpo, teniendo especial atención suspechos y su conchita.
No hacía falta que diga nada más.
La agarré con ambos brazos de la zona de las axilas y la tiré a lacama. Me saque la ropa quedando solo en ropa interior.
Comencé a comerle la boca.. no podía más de crema y calentura.. ybaje al cuello.
Que delicia de cuello! Olía hermoso y mezclado con la crema aúnmas.
Ella ya gemía.. y era momento de sacarle la crema de los pechos conla lengua.
Amé lamerle toda la crema.. hacer circulitos con la lengua en lospezones y tragarla toda. Era notable como estaban erguidos de laexcitación, porque sobresalían entre la crema.
Me estaba ahogando entre la crema y las tetas.. pero volaba deplacer, cuando me agarra del pelo y me dice:
- Me encanta como me chupas las tetas bonito.. ¿pero abajo no notasque quedó crema?
Termina de decir la frase y empuja mi cabeza hacia abajo y laentierra contra la montaña de crema que era su sexo.
Comencé a correr algo de crema con la lengua y a comer. Noté quedebajo de eso ella tenía un piercing en el ombligo. No me habíadado cuenta hasta entonces.
Me calientan mucho los piercings.. en cualquier parte del cuerpo deuna mujer. Es otro de mis grandes fetiches.
Lamí ese piercing y si bien estaba sobre su ombligo, le generó unacalentura notable.
Tocaba el plato fuerte. Estaba todo depilado y lleno de crema..bastante mojado.
Que decir? Tenía razón Brenda.. era inolvidable.
Adoro el gustito a concha caliente.. es algo hermosamente eróticopara mí en el sexo.
En las primeras lamidas, la respiración de Brenda comenzó aentrecortarse.. y a presionarme cada vez mas mi rostro contra susexo.
Cada vez salía mas flujo.
Me comí tres orgasmos de ella.. digo me comí porque quedaronimpregnados en la mezcla crema flujo que era todo eso.. paré y ledije:
- Ahora me toca a mi elegír donde comer no?
La di vuelta y quedó con la colita para arriba. Toda depiladita, unadelicia. Agarré el tubo de crema y lo apunte a sus gluteos.
La llené de crema esa cola y comencé a chuparle el culito.
Noté que ella gemía incluso mas que cuando fue el turno de suconchita, pero yo seguía concentrado y disfrutando de mi tarea.
Ya había penetrado la puntita de la lengua y quería probar undedito.. y noté sus primeros gemiditos de dolor y me dijo:
- Ay ay.. despacito bebe..
Saque el dedo y lo chupe y ensalive todo.. pero intenté meter dosesta vez y acompañar esa acción con lamiditas en su conchita..
Yo veía que el dolor se transformaba en placer.. y se vino otra vezen mi boca.
Pero yo esa cola quería probarla. La pongo en cuatro y me dice:
- Bebe la cola no.. es virgen y me duele..
- No te va a doler..
Me bajo el bóxer.. la pija explotada ya. Me interrumpe el movimientohacia su cola y me dijo:
- Es hermosa.. pero muy grande.. me vas a partir al medio!
- Arquea la espaldita y saca cola.. (le doy un chuponazo) no te va adoler.
- Ay no…
Busco un forro en el bolsillo del pantalón que lo había dejado enel piso y me lo pongo. Le coloco la cabecita de la pija en la puertade la cola. La escupo un poquito y a la vez le empiezo a tocar laconchita para relajar más.
- No por favor no.. ayy ayyy..! comienza a gemir..
Yo comienzo a hacer fuerza para penetrar la cola. Estabaestrechadisima.
Ella comienza a gritar y creo que mas de un vecino escuchó ladesvirgada de la cola de Brenda.
Entro toda y se la dejé adentro unos minutos para que se acostumbrela cola a tenerla
Ella no paraba de decirme Sacala sacala! Aunque yo hacía caso omisoy seguia acariciandole la conchita…
Los gritos se transformaron en gemidos. Ella solita comenzó a moverla cola hacia adelante y hacia atrás diciendo:
- Ay hijo de puta me estas matando.. pero como me gusta que me hagasel culo hijo de puta!
Yo ya no daba más y ella lo notó.
- No te vengas adentro bebe.. la quiero toda para mi.
La sacó de su cola.. se puso de rodillas frente a mi y le sacó elforrito.
Me pajeaba con las manos y mientras me decia guarangadas.. de cuantole gustó que le haga el culo.. que era el primero.. y que le habíacumplido la fantasía.
Pero cuando vió que me estaba por ir me dijo:
- Esta cremita especial la quiero en un lugar especial.
Exploté en toda su cara.. y la llene brutalmente de leche.
Tomó uno de sus dedos.. se limpio la carita (especialmente los ojos)y se llevó los restos de semen a la boca diciendo:


- Viste que era inolvidable? Esta riquísima je (guiñando un ojo).
p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 120%; }

5 comentarios - Una canallada en Buenos Aires

JBares +1
yes, why not? bien contado
kramalo +1
muy bueno...!! por éso.... yo le doy el paso a las minas.....pero ninguna se deja....! jaja!! saludos..
Si-Nombre +1
Excelente muy buena gracias por compartir simplemente espectacular
ld_beck +1
Excelente relato..!!!
multikill2
Gracias! @bremduchis es una fuente de inspiracion inagotable!