La más espectacular - 2

Continuando con la historia sobre esa chica tan especial.

Después de muchos días de continuo juego discreto y directo al mismo tiempo pasó esto:

http://www.poringa.net/posts/relatos/3117374/La-mas-espectacular--1.html

Increíble que ella fuera calentando aún más la noche.

LA MÁS ESPECTACULAR.


¡¡POR FIN LLEGAMOS A SU DEPTO!! Bajamos y entramos en su depto entre besos y empujones. Casi nos caímos con el escaloncito de la entrada porque no podíamos soltarnos ¡Al otro día me di cuenta que ni siquiera había puesto el seguro!
Ya no podía creer lo que pasaba. Me sentía desaforado, dentro de una peli holliwoodense o algo. Y debe ser por eso que no me pude contener y me abrí la camisa rompiendo los botones y todo y ella se prendió ahí no más.
Sus besos pasaron desde la boca al cuello y siguió por mi hombro hasta mi pecho. Mientras besaba alrededor de mi tetilla derecha, su mano izquierda acariciaba mi pectoral. Yo estaba completamente extasiado. Tiraba mi cabeza hacia atrás mientras la abrazaba con la izquierda y jugaba con mi derecha entre sus pelos.
No sé cómo llegamos al apoya brazos de un sillón grande que había ahí; yo apoyado y ella cabalgando mi pierna derecha. Ya le había desprendido la mitad de la camisa con la izquierda y besaba, de sus tetas, lo que su corpiño me permitía. Yo creía que no podía sentirme más perdido, pero sus dedos clavados entre mis pelos mientras se retorcía entre mis brazos y bajo mis labios me habían subir aún más la temperatura.
“Me encanta el olor de tu pelo” tiró entre respiraciones fuertes. De inmediato pensé “y a mí el de tu piel”, pero no podía coordinar mi cerebro para modular palabras. No podía concentrarme en mucho más que saborear su olor y el tacto de su piel tersa en in mis labios.
Sólo tenía deseos en mi cabeza, lugares, partes de su cuerpo, sus olores y mi tacto. Cada zona que ella tocaba.
Me metió un dedo en la boca y me detuvo un segundo que tomé para mirarla a los ojos. Sus ojos transmitían llamas desde sus pupilas dilatadas.
Mi boca se llenó de saliva mientras ella jugaba con su dedo en mis labios y luego con su larga uña en mi lengua. No pude evitar darle una leve mordida, mientras apretaba fuerte con mis manos su cola.
Tragué saliva y mientras me miraba penetrante me puse a desabrochar los botones faltantes con una mano mientras con la otra no soltaba su trasero. Pero cuando me faltaban dos botones ella agarró mi mano fuerte, apretándola y la tiró hacia el costado con más fuerza haciéndome arrancarlos precipitadamente.
Una sonrisa brotó de sus labios rojos y con la misma rapidez que movió mi mano, se desprendió el corpiño y agarró mi cabeza bruscamente para enterrar mi cara en sus tetas.
Sus órdenes implícitas no necesitaban más palabras y yo me quemaba en deseos de cumplirlas. Mordí la parte superior de su seno derecho con pasión y lo recorrí lentamente con mi boca hasta llegar al contorno de su pezón.
Mi brazo izquierdo le sostenía firmemente de la cintura. Mientras, mi mano derecha que se había posado en lo alto de su pierna recorría con cuidado el camino por su cadera, la cintura, con mi pulgar rosando su ombligo, sus costillas que se sentían una por una mientras ella curvaba su espalda y finalmente su seno derecho que se erguía como la más orgullosa de las montañas. Su pezón cortaba mi mano como un vidrio, pero eso no me impedía cubrir la completitud de su milagro.
Cuando tenía su seno perfecto en mi mano y lo agarraba con firmeza y delicadeza conjuntas mi lengua ya había alcanzado su pezón derecho.
El primer gemido de la noche hacía eco en el departamento vacío y parecía hacerse infinito rebotando en el cuarto.

0 comentarios - La más espectacular - 2