Mi Nuera, Le Rompí el Culo para Ayudarla



Hola Me Ricardo tengo 55 años, normal 1.65 complexión normal, Moreno, nada del otro mundo, tengo un hijo de 25 años, Carlos, casado hace un par con una chica muy mona, Pamela con la que tenemos mucha confianza siempre la he tratado como a una hija. Esto es real, pero no lo había preparado ni nada solo pasó.

Buenos hace unos meses, estaban en casa por una temporada, ya no recuerdo muy bien porque al parecer hacían reformas en su casa. La vida transcurría normalmente, hasta que un día llegando a casa a media tarde me encuentro a Pamela en el salón con cara muy compungida y triste, muy cariñosamente como siempre le pregunto.

- Que le pasa mi niña

- Nada

- Como que nada siempre tienes una sonrisa y hoy estas apenada

- Nada se preocupe ya pasara.

- Esta segura, te puedo ayudar, sabes que puedes contar conmigo cuando quieras.

- Si claro, pero no se preocupe.

Sin embargo algo me decía que quería conversar de lo que le pasaba. Así que insistí, yo siempre la había visto como una hija y nunca como una mujer. Me siento a su lado y paso mi mano por su cabeza en gesto cariñoso.

- Vamos mi niña cuéntame que pasa

- Nada, cosas de casados, ya pasara.

- Vamos tranquila, a lo mejor no es tan grave y si me lo cuentas lo veras de otra manera.

Ella me abraza casi sollozando me dice.

- Tu hijo que trata de….

- Vamos niña cuéntame

- Es que me da mucha vergüenza

- Tranquila de a poco

- Es que hace unos días cuando salimos a cenar, la verdad es que llegamos un poco más temprano de lo esperado, Carlos iba a tu habitación a saludar pero volvió muy pronto y me dice ven y escucha. Estábamos fuera de tu habitación y escuchamos como hacías el amor con María (mi mujer), y como ella te pedía que le dieras por… bueno por atrás.

- Pero eso que tiene que ver con Uds.

- Es que ahora me dice que como su madre una mujer tan seria y delicada, lo hace por atrás porque yo no puedo, así que lo hemos intentado un par de veces pero me hace mucho daño. Por eso hemos discutido mucho y ayer volvimos intentarlo pero me duele mucho.

Yo un poco cortado, la verdad uno no está preparado para escuchar que tu hijo, te ha oído rompiendo el culo a su madre, pero si María es muy seria hasta un poco arisca, pero cuando entra en la cama se transforma y con frecuencia lo hacemos, habíamos tenido cuidado, pero habían dicho que saldrían y llegarían tarde aprovechamos ya que llevábamos varios días sin hacerlo por lo menos como nos gusta con bastante escándalo.

- Pamela linda me da mucha pena tener yo la culpa de tu sufrimiento.

- No, si tú no tienes la culpa, es el bruto de tu hijo que lo quiere hacer casi sin preliminares, bueno yo no lo he hecho antes pero me imagino que debe hacer algo antes de intentar meterlo.

- Bueno si, si quieres hablo con él, y le explico cómo debe hacerlo.

- No, como quiere si Ud., ahora le toca el tema se dará cuenta que yo te he contado y se enfadara mucho.

- Si también. Tienes razón bueno ahora sí que tenemos un problema.

Estábamos en eso cuando escuchamos que llegaba María, Pamela me mira casi suplicando, y me dice.

- Por favor Ricardo no se lo cuentes, me da mucha vergüenza.

- Tranquila luego seguimos conversando a ver si le encontramos una solución.

Así pasaron unos días aunque le daba vueltas al asunto no veía como ayudar a mi nuera, si no podía hablar con mi hijo, no veía como ayudar. Hasta que un día por otros motivos tuve que llevar en coche a Pamela a hacer unos recados puesto que ella no conduce y mi hijo tenía que trabajar y me había pedido que la acompañe, iba vestida muy tranquila con una blusa y una falda que le llegaba un poco más arriba de las rodillas, así estamos en coche, yo tratando de buscar un tema de conversación para no tocar el tema de sexo, pero fue ella la que lo saco.

- Ricardo has visto como ayudarme, con lo de tu hijo, mira yo también pienso que si María lo hace y al parecer lo disfruta mucho yo también debería poder hacerlo.

- Mira le digo yo, lo que pasa es que si no puedo hablar con él no veo como explicarle.

- Yo he pensado que si me explicas a mi yo podría decirle a Carlos como hacerlo.

Yo quede un poco cortado la verdad es que no me siento muy cómodo hablando de estos temas con mujeres y menos con mi propia nuera.

- Explicarte como.

- Como una clase teórica tú me dices lo que Carlos debería hacer, bueno lo que tú le haces a María, luego yo se lo explico a el Diciéndole que lo he leído o que fui a un sexólogo algo me invento, claro que no prestara mucha atención si consigue hacerlo.

- Mira detendré el coche y te cuento como se hace, porque en un bar alguien nos podría escuchar y sonaría muy raro.

- Y si vamos a tu oficina ahí podríamos conversar tranquilamente.

- Claro le digo tienes razón.

Al parecer lo tenía bien pensado, bueno después de hacer algunos recados, llama a Carlos y le dice que demoramos un poco más que no se preocupe que yo la cuidaría muy bien. Y nos fuimos a mi oficina en el centro, esta es bastante amplia donde tengo a demás de correspondiente escritorio, un par de sillones muy cómodos, que mas una vez he utilizado con amigas e incluso con María.

- Eso me dice porque también es muy celoso, y para que no empiece a hacer preguntas, por la demora.

- Si tu lo dices

- Claro lo que pasa es que siempre sabe más o menos lo que debo demorar, y si me demoro mucho mas se preocupa y luego no me deja tranquila.

Una vez en la oficina nos sentamos en los sillones yo había preparado unos tragos, mas por cortesía hasta ese momento no me imaginaba lo que pasaría.

- Bueno lo primero es que mentalmente estés preparada, lo ideal es que hayas tenido sexo antes y ojala a lo menos un orgasmo, eso para estés relajada y dispuesta.

- Y como debo ponerme.

- El ideal en la primera vez es que te pongas en cuatro patas o por lo menos levantes el culo para que haya libre acceso a él.

Poco a poco en la conversación la comienzo a mirar y me doy cuenta que estaba realmente cañón con un culazo, ahora entiendo que Carlos se lo quiera meter.

- Luego debe hacer lo máximo para dilatarte con cremas y además masajear con el dedo medio en redondo, que lo vaya humedeciendo son saliva y metiéndolo en el chocho, a medida que masajea debe ir tratando de meterlo poco a poco.

- Y esto demora mucho

- Claro cariño si es la primera vez debe hacerse muy lentamente

- Bueno vuelve a explicarme lo de masajear.

Trate de explicarle con la mano empuñada simulando el ojete, primero con la mía y luego con la de ella, así tomamos otro trago, y nos fuimos relajando hasta que bromeamos, del caso además me preguntaba de cómo lo hacía con María. Así le fui contando algunas historias. En eso llevábamos como una media hora conversando.

- Bueno volvamos al tema, dame tu mano para volver a explicarte.

Así le explicaba como masajear y como debía pasarle la lengua en el ojete.

- También es importante que te vaya metiendo los dedos en el coño para mantenerte caliente.

- Hay tu sí que sabes, pero eso de la lengua no creo que Carlos lo haga.

- Pero eso es muy importante debes decirle, es la mejor forma para relajarte.

- Bueno ahora estoy bastante relajada.

- Jajajaja

- Bueno ahora muéstrame bien como debo ponerme.

- Ya te dije en cuatro patas, pero apoyada en los codos en la cama y el culo bien levantado.

- Como así, me muestra en la alfombra.

- No, le digo espera deja sacar la mesilla de centro.

- Bueno

- Así le indico como ponerse, la voy acomodando y la tomo de las caderas. perdón

- No te preocupes si es para fines didácticos y se ríe.

- También puedes poner unos cojines abajo para apoyarte

Le separo las rodillas y se me sale sin querer.

- Que culo más precioso tienes, perdón

- No te preocupes, si esto me ayuda a tener contento a Carlos no importa, ahora dime como puedo controlar que no me lo meta de una.

- Debes tu, tomar la polla con la mano así controlar el empuje.

- Pero como no entiendo

Yo me pongo detrás de ella, le paso un cojín pequeño para que apoye la cabeza, dame tu mano y hago como que me toma la polla, para indicarle como estábamos en eso cuando perdimos un poco el equilibrio y me voy sobre ella, que resiste la embestida y tiene toda la mano en mi polla que a esa altura ya estaba como un misil. Yo me apoye en sus caderas con una mano y con la otra en la espalda. Me apresuro a decir

- Perdona fue sin querer.

- Ricardo, esto te ha puesto dura, la polla, vaya que dura la tienes.

- Claro mi niña si soy humano no de fierro, y ante esta vista, es normal

- Déjalo mejor hacemos un repaso general, con mucho detalle.

- Bueno mi niña.

Me hecho un poco para atrás pero ella no quitaba su mano de mi polla, yo que repito, que debe apoyarse en los codos y obedece muy tranquila, pero al llevar su mano para delante se sube la falda que llevaba y yo le digo ya con picardía.

- Que tan detallado el repaso

- Lo que tú quieras. papi

La tomo de las caderas y le sobo mi polla, ella se deja hacer y se mueve lentamente, luego me retiro un poco y ella mueve su culo hacia atrás, le tomo las bragas, si esto se arruinaba seria en este momento, así que lo hice muy lentamente, las baje hasta las rodillas, o dios que culo, me agacho y paso la lengua lentamente separo cuidadosamente las nalgas, comienzo a pasarle la lengua en el ojote, a meterle dos dedos en el coño. La veía como apretaba el cojín, y se movía rítmicamente, cuando comencé a masajear con el dedo intentando meterlo de a poco, a medida que si iba dilatando, ella se quejaba un poco, hasta que lo metí todo, suavemente comencé a hace un mete y saca con el dedo hasta que lo que lo recibía sin dificultad, se movía rítmicamente y se quejaba, lo saque, me miro con cara de suplica y me dice.

- Papi no, continúa por favor.

- Tranquila, ya voy a seguir.

Comencé a repetir la operación con dos, e igual que antes, así hasta que lo hice con tres, aquí ella se quejaba mucho pero seguía el ritmo. Estaba es eso y comienzo a besarle el cuerpo desde la base de las nalgas y subo por la espalda hasta llegar a su cuello ahí le digo suavemente al oído.

- Ahora mi niña este culito será mío.

- Papi ahora no soy tu niña, tu mujer tú puta lo que quieras.

- Bueno putita ahora te romperé el culo.

- Si todo tuyo, papito rómpemelo quiero gritar como María.

- Tómalo con la mano y colócalo tú misma

- Si ahora por favor no pares.

Me toma la polla normal unos 16-17 cm pero muy gruesa. Por eso me dice un poco asustada

- Ho papi esto es muy grueso no entrara en mi culito.

- Calla puta y recuerda como gozaba María.

- Ya papi pero con cuidado.

- Recuerda que siempre algo te dolerá pero debes aguantar.

- Si papito ponlo, hazlo pronto por favor ya no aguanto mas

Lo coloco y comienzo a meter suavemente primero la cabeza, y luego milímetro a milímetro muy lentamente en un momento cuando llevaba poco menos que la mitad, comienza a quejarse que le dolía mucho.

- Papi no por favor que me duele, me harás mucho daño. Huuuiiii, no me duele

Le corrían lágrimas por la mejilla, y suplicaba.

- Por favor hare lo que quieras pero sácala por favor que me partes.

Intentaba retirase yo le cojo las manos y las cruzo por debajo de ella y la tomo cambiadas, y comienzo a empujar. Esta vez sin miramientos.

- No puta ya no hay retorno esto se hará te guste o no, además esto es lo que querías que te rompiera el culo ahora sufre que luego gozaras.

- Papi por favor, noooo….

Así el tomo le doy un empujon hasta el fondo de una. Cojo un cojín grande del sillón y lo coloco bajo ella así me puedo apoyar sobre ella y le digo al oído.

- Vez putita como ya paso lo peor, ya está todo a dentro. Ahora aguanta un poquito.

- Me duele me duele mucho

- Espera que ya pasara, la mujer debe aguantar cuando su hombre le da por el culo, aguanta puta o será peor.

- Ya, ya, ya papi

- Yo soy tu hombre, y tu mi puta.

- Si papi hazme lo que quieras cuando quieras yo seré tú puta.

Así comencé el mete y saca ella ya no se quejaba de dolor sí que pedía más, que le diera deliraba

- dame por favor y lléname.

- Ya ya ya rómpeme el culo. Trátame duro dame duro.

- Toma perra, eso querías que te rompiera el culo. Toma perra.

- Si si si quería saber cómo gozaba María… dame dame, me viene me viene lléname el culo llénamelo con tu lechita.

- Toma perra ahí te va tómala.

Así terminamos y me quedo encima de ella con la polla en su culo hasta que pierde fuerza y el saco, ella se voltea y me besa dulcemente en la boca. Espera un poco para reponerse y con dolor va al servicio a lavarse, a unos 10 minutos sale vestida como si no hubiera pasado nada, me vuelve a besar en la boca y me dice

- ahora lávate que vamos un poco atrasados.

Nos fuimos a casa en el camino llevaba la cara que recordaba sonriente, y feliz hablando como una niña de cualquier cosa. Así pasaron unos días y por cómo se trataban con mi hijo debió haberlo hecho con él y había salido todo, bien un día al llegar como siempre me da un beso en la mejilla y le dice gracias, con una mirada muy picaresca. De nada mi niña fue todo un placer.

Unas semanas después ya estando ellos en su casa, me llama mi hijo y me dice papa por favor puede Pamela pasar por tu oficina, para que la traigas a casa, yo estoy fuera de la ciudad y sabes que no le gusta venirse en locomoción. A lo que yo respondo que no hay problema, no te preocupes me dice que yo le aviso a mama que llegaras más tarde, y muchas gracias. En la tarde casi a la hora de cerrar me avisa por cito fono mi secretaria que había una señorita que me buscaba, yo salgo y ahí estaba Pamela vestida como una muñeca. Con una falda estrecha que lucía mucho su culito, y una chaqueta de traje muy ceñida a la cintura.

- Una señorita no le digo a mi secretaria esta señora es la esposa de Carlos mi hijo,

- Espérame un momento niña que hago una llamadas y nos vamos

- No se preocupe me no tengo prisa.

Estaba hablando por teléfono, cuando se abre la puerta y entra, me hace una señal indicándome que mi secretaria se había ido ya. Yo con la mano, que me espere un momento. Cierra la puerta y se queda de pie, yo le hago señas para que se siente, pero me hace que no que estaba bien así, termino de hablar me despido y la miro estaba realmente preciosa, ella deja su bolso en sillón y se acerca muy sensualmente.

- No he tenido la oportunidad de darte las gracias.

- Ha pero eso no lo hiciste el otro día en casa. Y a propósito como fue la cosa

- Muy bien, pero sin tu ayuda no se habría podido, ya que tu hijo no hace ni la mitad de lo debido.

- Bueno déjalo de a poco aprenderá.

- Bueno me dice muchas gracias, ahora te daré mi regalo.

- Que le digo no es necesario.

- No te preocupes que yo también quiero mucho dártelo.

Se acerca se quita la chaqueta, la deja en una silla se desabrocha la blusa se pone frente a mí y me da un piquito en la boca, toma un cojín pequeño y lo coloca entre los dos, se arrodilla y comienza a sacar mi polla con mucha delicadeza, me hace una seña para que me calle.

- Esto papito es para ti, que lo sé hacer muy bien. Solo falta que me digas donde quieres acabar en mi boca o en mis tetas y cara

- Déjalo que cuando me venga lo desedire

- Bueno.

Y comienza hacerme una mamada de campeonato me pasaba la lengua por la cabeza con una mano me tomaba los huevos y con la otra la polla la metía entera en su boca la sacaba le daba besitos le pasaba la lengua y otra vez toda para dentro.

- Las tetas le dijo yo por las tetas

- Goloso, pero es tu regalo.

Se saca el sujetador y se toma las tetas dejando la polla entre ambas, todo con mucha delicadeza, pero de a poco su cara iba cambiando a medida que se calentaba. Vuelve a tomarme la polla con la mano.

- Ahora papito follame la boca.

- Si mi reina

- Reina no me dice con un puchero

- Ya perra, puta caliente te follare la boca

Me sonríe la tomo por el pelo y comienzo a darle como si fuera su coño muy duro, así hasta que estoy a punto de acabar le doy dos chorros en la boca y la saco para que le dé el resto en la cara. Ella me mira como una niña a la que le acabas de dar un caramelo.

- Papi tienes tiempo

- Porque perra, que quieres.

- Papi todavía hay una lugar donde me das tu lechita

- Que

- En mi coñito

- Coñito puta debes tener un túnel entre las piernas

- Papi, (con un puchero en la boca llena de semen)

- Bueno pero debes hacer el trabajo para reanimar a este muchacho.

- Y como se hace eso

- Unos besitos ayudaran

Sonrió y volvía tomar la polla con sus labios hasta que estuvo como fierro, se levanto, se saco la falda fue al sillón me miro y me dice:

- Papi como me pongo

- Siéntate, y abre las piernas

Me pongo sobre ella el beso en la boca y comienzo a follamela colocándola, en varias posiciones cuando la tenía con las piernas en los hombros y besando las tetas y la boca. Me dice:

- Dame por el culo un poquito.

- Quieres por el culo perra.

- Si por favor.

Ella misma toma mi polla y con sus piernas en mis hombros la coloca en la entrada de su culo. Y la entierro de golpe y le doy duro, así hasta que estaba a punto de terminar, se la saco de golpe del culo y se meto en el coño la tomo de las tetas y termino dentro de ella, le sigo empujando hasta que ya no puedo más, hago que me la limpie con la boca lo que hace gustosa. Como la vez anterior se fue al baño y salió como una dama pintada de labios maquillada y perfumada.

Mientras íbamos en el coche me dice como si habláramos del tiempo.

- Ricardo sabes deberías alquilar un apartamento para que me puedas follar un par de veces por semana, mira que mi culito te extraña mucho,

- yo la miro y le digo bueno perra como quieras, perra, caliente.

- Papi, No, cuando estoy vestida soy tu niña, cuando me desvistas soy tu puta. (haciendo un puchero)

Así está la cosa, luego les cuento si pasa algo nuevo.


marqueze.net.

tags; mujer, anal, sexo, infiel, amigo