HOLA antes que nada soy nuevo por aqui y ps estaba navegando por la red y me tope con una pagina espectacular y me puse a ver unas confesiones eroticas cortas y aqui les traigo algunas

Tengo 16 años y los dos últimos años estuve estudiando en un colegio en Inglaterra. En el segundo año vino una alumna nueva al colegio de 18 años. Era rubia, alta, guapa, ojos azules y con un tipo para soñar. Desde el primer día que la vi, me sentí atraído por ella, especialmente porque me sacaba 3 años. Un día después de un entrenamiento de fútbol, la vi a ella sola en el parque. Estaba leyendo un libro vestida con una minifalda y un top que le hacía relucir el tamaño des sus pechos. No me los pensé dos veces, fui y la besé. Para mi sorpresa, ella no se opuso y empezó a meterme mano en el miembro que se me había puesto como una roca. Claramente ella era la que dominaba y tenía más experiencia. Me cogió de la mano y me llevó entre unos árboles, me quitó los pantoles y me la chupó como nunca me lo habían hecho. Luego me tocó a mí devolverle el favor y no paraba de gemir mientras le metía 2 dedos y le lamía el clítoris, lo que me excitó más. Le arranqué el top en un moviento que la dejó completamente desnuda. Se revolvió sobre mí y empezamos follando, ella dominando. A mí siempre me había gustado dominar, así que la cogí del pelo las empujé contra un árbol y le enseñé quién mandaba de verdad. Desde ese día empezamos saliendo y fueron los mejores días de mi vida, nunca había disfrutado tanto del sexo y menos con una diva como esa. Desde entonces amo Inglaterra.

Aseo concurrido

Estaba con mi chico en una discoteca, bailando a lo sucio, me agarraba del culo con hambre y cuando noté que se puso morcillón no pude evitar susurrarle al oido: "sígueme". Nos fumos al baño de los tíos y nos pusimos a follar allí mismo. Un colega suyo empezó a picar en la puerta reclamándolo. Y para colmo, cuando salimos de allí ¡estaba el segurata esperándonos! La próxima vez los meteremos a todos dentro, donde caben dos caben más, ¿no?


Orgía a cuatro bandas

Todo empezó hace varios meses...mi chico y yo estabamos de bajón hace unas semanas y a mi eso no me molaba nada, por lo que queria arreglarlo. Es de cajón que todo ese tiempo que llevabamos tan mal...no hubo nada de sexo y quise darle algo de fuego a esos ultimos dias de relaccion. Llebé a mi chico a un bar donde trabajaba una amiga mia que es lesbiana y siempre a estado coladita por mí. Le presenté a mi novio y a pesar de ser lesbiana parece que le gustó. Le propuse a mi amiga hacer un trio en el almacen de las bebidas y ella con todo el placer del mundo (nunca mejor dicho...) aceptó. Me acerqué hasta mi chico y comenzé a besarle alocadamente, a lo que el mismo se sorprendió...le dije que se fiara de mí y me siguiera, el aceptó tambien. Pero derrepente ocurrió algo que nadie se esperaba, me encontré a un ex novio mio, que por cierto se habia puesto super mazizorro y me tiró los tejos...mi adrenalina subió tanto al pensar lo que podia pasar si le invitaba a venir también, que se lo dije. Ivamos de camino mi ex, mi novio y yo al almacen donde nos esperaba mi amiga. Mi novio no se habia dado cuenta de que venia mi ex porque iva entretenido en meterme mano por debajo de la minifalda y estimulando mi clitoris. Cuando llegamos alli y entramos en el almacen mi novio y yo y vió que nos comenzamos a besar, enloqueció y se nos avalanzó encima. Justo en ese momento entró mi ex, mi novio miró pero no pareció que le importara mucho..siguió. Al final acabamos los 4 liandonos entre nosotros, pero lo mas fuerte es que mi ex y mi novio tambien tubieron sexo, conociendose y teniendose "asco" por la situacion conmigo. Fué el ultimo polvo que eché con mi novio...pero no el ultimo con mi ex


Mamazo raudo y feliz

Estábamos mi novio y yo en la casa de mis padres pasando una temporada. Un lunes, se fueron a una fiesta en el pueblo, que estaba a un montón de kilometros de aquí y por la noche se nos ocurrió dormir en la habitación de mis padres en una cama enorme. Me metí en la cama con mi novio y empecé a notar como si algo me rozase. Me giré y vi la polla de mi novio tiesa rozándome el culo, me puso tan cachonda que sin pensarlo me tiré a comer su polla. Era verano, así que se corrio enseguida. Fue el dia más emocionante de mi vida.

Orgía en el buga

Una amiga mía salía con otro amigo y yo, mientras, me liaba de vez en cuando con el cuñado de mi hermana. El caso es que una noche nos fuimos los cuatro en mi coche. Mi amiga se lo montó con su chico en el asiento del copiloto y yo me lo hice con el mío en el del conductor. Aunque cada uno estaba a lo suyo, al final con el morbo de estar los cuatro allí juntitos, terminamos enrollándonos todos con todos. Fue algo increíble e inolvidable, pero después de ese día ninguno lo hemos vuelto a mencionar.

Mi primera vez

El año pasado empecé a trabajar en una tienda de lencería. Yo nunca había hecho el amor ya que pensaba que lo mejor era reservarme y en el trabajo nunca disfrutaba porque el jefe me reñía continuamente. Me sentía súper-observada e incluso comentaba a mis amigas que seguramente me iban a despedir pronto. Un día me llevó a su oficina y me empezó a echar la bronca por un problema de dinero en la caja, hasta que me hizo llorar. De pronto estaba abrazándome y consolándome y parecía alguien totalmente diferente. Entonces me dijo que yo le gustaba y una cosa llevó a la otra y terminamos haciendo el amor en la mesa de su oficina. Desde entonces he tenido más experiencias y debo reconocer que la veteranía es un grado.

Asaltacunas

Hace unos años estuve estudiando Medio Ambiente. Un día nos mandaron a hacer prácticas a una escuela donde nos juntamos con un grupo que hacía un cursillo del INEM. Entre ellos había un chico de dieciséis años (yo entonces tenía veinticuatro) que enseguida me cautivó. Tenía unos ojazos, un cuerpo de aúpa y la perilla le hacía parecer unos añitos mayor. No tardamos en liarnos a escondidas de la gente
de clase y por supuesto de mi novio. Una de las veces quedamos en mi casa para ver una peli. La cosa se fue calentando y pronto nos encontramos en una espiral de besos y caricias apasionadas. Lo hicimos varias veces allá donde pudimos y, cuando llegó mi chico, se ofreció a llevarlo a su casa sin imaginarse nada de lo ocurrido. Estuvimos juntos dos meses y a día de hoy mi chico no sabe nada. Y con un poco de suerte no lo llegará a saber nunca.

Caja Rápida

Me quedaba un mes para casarme cuando conocí en mi trabajo a José Manuel, un chico moreno de ojos marrones que para mi gusto estaba muy bien. Era mi encargado en el supermercado y desde el primer momento la chispa saltó entre nosotros. Los días pasaban y sólo hablábamos de curro, pero con las miradas nos lo decíamos todo. Una noche él me preguntó si podía quedarme una hora más para ayudarle con el inventario. Le dije a mi novio, quien todos los días me venía a esperar a la salida del trabajo, que saldría un poco tarde y, después de cerrar las persianas de la tienda, nos quedamos solos José Manuel y yo. Empecé a excitarme pensando en que nadie podía vernos y eso me daba mucho morbo. Entonces me llamó a su despacho y, cuando llegué, se levantó, me cogió de la cintura y me puso contra la puerta. En ese momento sentí un cosquilleo que me recorría todo el cuerpo. Me notaba húmeda, caliente, excitada... Todo a la vez. Sus manos empezaron a acariciarme, nos besamos salvajemente y cuando
nos quisimos dar cuenta estábamos haciéndolo sobre una de las cintas de las cajas registradoras. ¡Fue alucinante! De esto hace ya dos años y no lo he vuelto a ver. Me casé con mi novio, pero cada vez que vuelvo
a ese súper me acuerdo de la mejor hora extra de trabajo de mi vida.


Salamanca, qué bella eres

Me había portado muy mal con mi chico y, para que me perdonara y volviera conmigo, preparé un fin de semana en Salamanca en casa de unas amigas. Tenía planeado hacerle disfrutar como nunca y así fue. Desde que llegamos no paré de ponerle cachondo hasta que ya no tuvo más remedio que llevarme a la habitación de mis amigas. La idea era hacerle gozar, pero al final la que estaba disfrutando era yo, que no podía parar de gritar de placer cada vez que mi chico me penetraba en mil posturas distintas. Tanto gritaba que las curiosas de mis amigas se asomaron a la habitación. A mi chico parecía no importarle, así que las invité a unirse. Y allí estaba yo con mis dos amigas y mi novio, capaz de hacernos disfrutar a las tres. Mi novio me perdonó, pero al cabo de una semana le dejé porque se estaba liando con una de esas amigas. Pese a todo, no me importaría hacer
las paces otra vez.

No te olvidaré

Era una noche de sábado y llevaba unas copas de más porque había estado en la calle haciendo botellón con mis amigos. Ya en la discoteca, bailaba de una forma muy sensual cuando se me acercó un chico y comenzamos a hablar. Se puso a bailar conmigo y yo empecé a pegarme a él de una manera muy provocativa. Sólo nos mirábamos fijamente, pero estábamos los dos muy cachondos y, de repente, ya no pude aguantar más: le miré, le cogí de la mano y fuimos al servicio de las chicas de la disco. Encima de la taza del baño, excitados al 100%, empezamos a follar como dos salvajes: sexo puro y duro. Al día siguiente
apenas me acordaba de él... De hecho, no podía ni recordar su nombre.

Soporte moral

El mes pasado, un amigo tuvo una discusión con su mujer, porque ha sido madre recientemente y su vida sexual ha decaído, así que vino a casa en busca de apoyo. Cenamos, bebimos vino y, cuando estábamos en el postre, nos insinuó que su fantasía sexual era hacer un trío. Mi marido comentó que nosotros siempre lo habíamos pensado y que nos encantaría subirle el ánimo y otras cosas. Primero se quedó callado, luego bebió la copa de un trago y se arrodilló ante mí. Deslizó sus manos hasta mis bragas y me las rasgó. Cuando sus labios aterrizaron en mis pechos, cogí a mi marido y me fundí en un largo beso mientras mis manos sobaban su miembro. La noche terminó en nuestro dormitorio. Al día siguiente su esposa le llamó y le dijo que le echaba de menos. Nuestro amigo se marchó, hizo las paces con su mujer y, de esa noche, sólo le contó que le apoyamos y le hicimos sentirse muy bien. Ella llamó más tarde para agradecernos lo bien que nos portamos con él.



fuente:http://www.fhm.es/Site/Incoming/Confessions/Default.aspx?cpr=0&categoryid=132

bueno esos son algunos si quieren mas pidan