Vecino pervertido

Hola bbs, yo sé que he estado inactiva, pero he tenido mucho trabajo en mi uni, por eso ya no he subido nada, pero otra vez estoy de vuelta.
Ya no terminé de contar el relato anterior, sin embargo si lo voy a culminar, pero hace unos cuantos días me sucedió una experiencia que me tiene muy cachonda y quería contarles, posteriormente concluiré mi otro relato.
A lado de mi casa vive mi vecina y amiga de toda la vida Fer, con la cual he compartido casi toda mi vida. Ella es la clásica gordita simpática que no figuraba entre los hombres por su físico, y más al estar con una amiga que acaparaba las miradas, aún con eso ella siempre me apoyó en lo sentimental y los estudios. Ella vive con su padre, un gordo semicalvo con aspecto descuidado y sucio dedicado a la construcción en su quinta década, el cual enviudó unos años atrás, y su hermano mayor Tito que aunque conmigo siempre fue muy respetuoso, su aspecto era, cuando menos, desagradable. Alto de 1.80, entrado en los 30s, con gafas de nerd con cristales bastante gruesos, la cara marcada con las cicatrices del acné de su adolescencia, el pelo desgarbado y grasoso, y un abdomen tan prominente como el de su padre, siempre iba desaseado y cuando visitaba a mi amiga siempre lo veía pegado a la computadora o viendo algún programa en la TV. Su cuarto estaba repleto de pósters de mujeres y figuras de animé con poca ropa, por lo que siempre lo consideré un tipo raro y algo pervertido.
Yo siempre estaba estudiando, iba todas las tardes a la facultad de contabilidad y tenía que caminar algunas cuadras para llegar a la estación de taxis cuando no me podía llevar el carro, era común que me vistiera con unos jeans ajustados que marcaran mi culo y una blusa bastante ligera que resaltaba mis marcados senos. Les adjunto unas fotos de como me quedan mis pantalones jijiji
Vecino pervertido
sexo

Desde que cumplí 14 me percaté de las miradas de los hombres que iban dirigidas descaradamente a mi trasero o a mis pechos, cabe recalcar que casi no tengo pechos jajaja. Yo fingía odiar a estos tipos, aunque por dentro me gustaba que me acosaran, me hacía sentir putita, me pone cachonda que me morboseen y me digan cosas en la calle.
Siempre había algún auto que tocaba la bocina o algún patán que gritaba alguna grosería como -¡Mira el culazo de esa vieja!! o !!! Que buenas tetas tiene la zorrita!! Yo intentaba no darle importancia y seguía caminando como si nada pero era algo que me pasaba a menudo y hacía que me molestaba, pero me mojaba mis calzones. Aún con todos los problemas en los que me metía, solía vestirme de forma sexy, con ropa cómoda y que resaltaba mi trasero o mis pechos.
Mi padre se la pasaba en una tienda de abarrotes o en su refaccionaria automotriz, casi 12 horas diarias ayudado por mi hermano menor, que en sus ratos libres después de estudiar, apoyaba a mi padre, y mi madre solía irles a dejar el almuerzo a mediodía. A mí me tocaba cursar por la mañana en la facultad y a veces por la tarde, según la materia; las veces que podía pasaba a buscar a mi amiga en la casa de al lado y pasábamos todo el tiempo hablando o perdiendo el tiempo, siempre nos reíamos de cosas que nos pasaban, sobre todo algunas cosas que hacían nuestros hermanos y ellos pensaban que no nos dábamos cuenta, ella me contaba que a veces descubría a Tito cuando estaba viendo alguna película porno o que encontraba revistas pornográficas debajo de su cama, y había veces se enteraba que él le pedía plata a su papá, el cual usaba a menudo para irse con las putas a saciar sus deseos. A pesar de saber esto nunca lo ví como un maniático o un pervertido. En todo caso era entendible que tuviera que recurrir a prostitutas para calmar sus ganas ya que desde mi punto de vista era un sujeto muy asqueroso como para hacerse de una novia: para empezar, tenía poco cuidado con su higiene por lo que estaba con la piel grasosa y sudoroso todo el tiempo, vestimenta sencilla y barata, con una asquerosa barriga colgando, usaba lentes gruesos con un buen aumento y para rematar era algo lento de pensamiento o así lo percibía yo, era obvio que sus ganas las tenía que saciar pagando, no creía en ese momento que existieran mujeres que quisieran coger por voluntad con un sujeto con esas características. Un día charlando con mi amiga, entre esto y aquello me contó que había escuchado en la noche a su hermano masturbándose, ambas echamos a reír, el saber que un tipo de 35 años se siguiera masturbando me parecía absurdo. Me reí imaginando al tipo. Hahahahaha.
Todo cambió el día que nos entregaron calificaciones, habían acabado los exámenes y podemos relajarnos un par de semanas, así que decidí salir a una fiesta. Llevaba un top corto junto con una mini falda de mezclilla y unas botas con tacones altos, mientras que abajo, llevaba una tanguita que en la parte que se mete en la colita tiene perlas, se ve muy sexy puesta.
pete

Un ejemplo de la tanga que llevaba
novia

Estaba en la puerta de mi casa esperando a mis amigas que estaban retrasadas.En eso llegó Tito, estacionó rápido y se bajó saludándome con una sonrisa, luego se aproximó y se puso a hablarme de como le había ido en el día, lo había hecho algunas veces, pero esta vez parecía más animado, me preguntó a dónde iba tan linda y cosas así, al llevarme buena altura, ya que yo le llego más o menos arriba de su gran panza, el me hablaba mirando para abajo y dejando su mirada clavada en mis pechos, y mi top dejaba ver una buena parte de ellos. Estuvo hablándome de cosas sin sentido sin casi ni parpadear, yo no le daba importancia ya que me daba vergüenza decirle algo, luego de un tiempo se despidió agachándose un poco para darme un beso, el cual me dio en la mejilla casi lamiéndome, me dió algo de asco, pero no quise decir nada, entendí que así medio era él, también pude percibir su aliento alcohólico. Luego llegaron mis amigas y nos fuimos a bailar.
Regresé ya muy de madrugada, todos en la casa dormían y solo reinaba el silencio cuando escucho unos ruidos en la casa de mi vecina, entonces me preocupé, ya que pensé que habían ladrones intentando meterse, salí al patio y me subí a un banquito para asomarme por la pequeña pared que divide nuestros patios, que podía alcanzar si me subía a alguna silla. No había señales de nadie, cuando me estaba por bajar oí algunas voces dentro de la casa y por curiosidad me quedé un poco más para escuchar y ver. Cuando de repente sale Tito medio desnudo con una mujer, que por su pinta debía ser una prostituta, la llevaba del brazo y luego de quedar cerca de una silla de jardín le dijo -¡¡Vamos zorra, quiero que me chupes la pija acá afuera!! Yo seguía media escondida tras algunas prendas que se quedaron colgadas, mirando la obscena escena, cuando Tito queda enfrente de mí entonces pude ver su miembro con más detalle. Para nada era parecido a lo que había imaginado. A pesar de estar a media luz, pude notar que era más largo de lo normal y con un grosor considerable, una cabeza más grande que todo el pene en sí. Estaba totalmente erecto y medía al menos unos 22 centímetros. La chica, que no debía ser mayor que yo, era bajita y con algunos kilos de más, sus tetas eran más grandes que las mías, cabello teñido de rubio y de piel morena, rápidamente se arrodilló y comenzó a meterlo entre sus labios, pero debido a lo largo y a la enorme cabeza apenas y le cabía una parte; metía y sacaba ese miembro de gran tamaño de su boca, y yo miraba sorprendida de como no le cabía aquel enorme miembro, Tito solo cerraba los ojos, su rostro demostraba placer mientras aquella pobre chica le devoraba su miembro como podía, él sólo exclamaba -¡¡Ahgg ahh siii cómetela toda ahh!! -¡¡AHh ahh asiii asiii chúpamela toda Dani siiii AAHHH!! Yo me quedé helada al escuchar su nombre, que era igual al mío, una sensación rara atravesó mi cuerpo y no podía dejar de mirar cómo la trataba, estaba boquiabierta, sorprendida y ya habían pasados varios minutos en los que yo estaría ahí viendo.
De pronto pude ver que Tiro se excitaba más aún, seguramente estaba por acabar, cuando gritó -¡¡Ya me vengo putita, abre la boca!! Sacó su enorme miembro de la boca de ella y se empezó a masturbar frente a ella. La chica permanecía con la boca abierta esperando la descarga, No tardó mucho, de pronto empezaron a salir los disparos de semen de su miembro y se los echó en la boca y en toda la cara de forma abundante.

Después de haber descargado todo su semen agarró su miembro y empezó a pasárselo por la cara de ella y a darle golpes en las mejillas y en los labios, todo eso que estaba yo viendo me parecía asqueroso y obsceno, pero empecé a sentir como mi tanguita empezaba a humedecerdse. Tito tenía cara de triunfador, de haber gozado de ella como él quiso, entonces le dijo -¡¡Ya putita, quedaste bien bañadita de mi leche. Ahora límpiamela!! Ella obediente empezó a limpiar con su lengua aquel enorme miembro y Tito cuando hizo su rostro hacia arriba miró hacia donde estaba yo. Por instinto me moví para esconderme, no sabía si me había visto, aunque yo juraba que por un instante pude mirar sus ojos, brillantes de deseo, de lujuria, de perversión, sin querer pensar más en el tema me fui rápidamente a acostar.
Esa noche sentía una extraña sensación, mi cuerpo estaba cargado de adrenalina por lo que acababa de presenciar hace unos instantes y en mi mente solo recordaba aquella imagen de Tito y su gran animal erecto. Me preocupaba el saber que me habría visto espiándolo, si así fuera qué pensaría de mí y que pretexto le diría para explicarle que hacía viéndolo.

Esa noche casi no dormí pensando en los detalles: la escena asquerosa de esa prostituta dejándose humillar por algunos billetes, el tamaño del miembro del vecino, su cara y sus pechos brillantes por el semen, la espantosa barriga de mi vecino, su risa odiosa, esa mirada de control y dominación. Nada como yo lo había imaginado. Al otro día no vi que estuviera Tito por ahí, sabía que su familia estaría una semana en la montaña, así que mejor para mí, así podría evitarlo.
Había transcurrido toda una semana y ya era viernes de nuevo, ese día estuve apuradisima cerrando cosas de la escuela, fuimos a celebrar con unos amigos el haber terminado otro grado , total que regresé a casa cuando ya estaba oscuro. Cuando estaba por llegar a la casa noté que por las prisas había salido sin llave, confiaba en que estuviera alguien en casa, pero para mí mala suerte no había señales de nadie. Seguro habían ido con mi padre a ayudarle en labores del trabajo. Para coronar mí mala suerte, comenzó a llover. Toda mojada decidí quedarme bajo techo esperando que alguien llegara, no debían tardar tanto, supuse. Las horas pasaban y cada vez sentía más frío, ya que estaba vestida para salir, con un vestido simulador de tipo piel negro, cortito que llegaba un poquito abajo de mis nalgas, que tenia que estar bajando, para no enseñar mi colita, de arriba era muy escotado y tacones altos que levantaban más mi culito y como siempre tanguita, pero está vez de encaje. No sabia que hacer esperando el regreso de ellos, de pronto pensé en decirle a mis vecinos que me dejaran entrar por su patio, pero me daba miedo que fuera Tito quien abriera, no se si me diría algo por lo del otro día, así que no me animé y me quedé tomando frío ahí sola. El tiempo pasaba y nadie llegaba a mi casa. En eso ví bajar a alguien de un taxi y correr a la puerta del vecino. Cuando pude divisar quien era me recorrió un escalofrío: era Tito, rápidamente me miró y me vio sola y mojada en la entrada, me sonrió y me dijo que si me había quedado afuera, que si gustaba pasar a su casa, a pesar de lo incómoda que me sentía por lo que ví la otra noche acepté sin dudar solo pensando en la lluvia y el frío.
Nos dirigimos hacia la cocina, cuando estuvimos en ella, su mirada se dirigió directamente a mis pechos, eso me molestó mucho, pero supuse que con el gran escote que tenía y mojada no podía quejarme, no llevaba bra y mis pezones estaban duritos. Le pedí una toalla para secarme un poco. El salió de la cocina y fue hacia su cuarto para volver con una toalla blanca. cuando me la dió recorrió mi cuerpo con la mirada y me dijo que me sentara. Le dije que me dejara intentar saltar a mi casa, y el me dijo que claro, pero que primero antes de irme me tomara un café para recobrar el calor. Yo acepté, mientras usaba la toalla para tapar mis pezones, ya sobresaliendo de mi vestido por el frío y el canalillo que se mostraba. Mientras preparaba café, me di cuenta como volteaba para verme, me devoraba con los ojos. Yo estaba muy nerviosa e incómoda por lo que había visto el otro día y rogaba que no me dijera nada. Como no quería mirarlo, miré para todos lados.

De pronto me pidió que me acercara a probar el café, a ver si estaba bien de azúcar, yo me acerqué muy nerviosa, empecé a probar el café de a poco, y vi como sus ojos intentaban colarse por la toalla para mirar descaradamente mis pechos, en sus ojos pude notar su excitación, o mejor dicho se le notaba la calentura, me miraba tan fijo que parecía que quería abalanzarse sobre mis pechos. Mientras probaba el café, me preguntó que de dónde venía, que si llevaba mucho esperando, que tal la escuela, en fin, cosas cotidianas.
Cuando acabé el café le dije que me dejara saltar la barda para entrar a mi casa, a lo que él insistió en que me quedara otro rato. Su mirada había cambiado en los últimos minutos. Estaba llena de maldad, de perversidad. Luego de negarme varias veces, finalmente aceptó ayudarme a saltar y yo muerta de miedo por la tensión del momento, y aliviada por su respuesta, nos dirigimos al patio.

Ya estando ahí, y usando una escalera de pocos escalones dejó que me subiera y me estirara para asomarme por la barda mientras él se quedaba detrás mío. Era consciente que el me miraba de atrás y seguramente directamente a mi cola pues sólo llevaba un pequeño vestido, obviamente yo con mis manos bajaba más mi vestido, para que no se me viera nada, cerraba las piernas lo más que podia, pero conforme más me extendia a intentar saltar a mi casa, más se levantaba el vestido, hasta que senti el frío helado colarse y acariciar mi colita, ahí yo supe el gran show que le estaba dando a Tito, pues sabia que mi vestido se había subido demasiado a tal punto de dejar mis nalgas descubiertas o cuando menos una parte una extraña sensación atravesaba todo mi cuerpo, el frío había desaparecido, y sentía mi cuerpo algo extraño, sentía como mis orejas se ponían rojas y un calor creciendo que me invadía por dentro, cuando intenté subir para alcanzar el borde, me empecé a sentir mareada. Tito se acercó fingiendo preocupación porque me fuera a caer, me tomó de la cintura y se ofreció a saltar el mismo y luego abrirme la puerta. Con toda la pena del mundo le tuve que decir que sí. Así que me bajé sintiendo sus manos sobre mi cintura, y dejé que el gordo saltara y luego salí a la calle a esperar a que me abriera, cuando me dirigía hacía la calle ví mi vestido y estaba un poco más arriba de la mitad de mis nalgas, así que lo que más tenía pasó, Tito me había visto mi colita y quien sabe que otra cosa más.
Luego de darle las gracias, me dijo que se le había olvidado su suéter en el patio, -menudo idiota- pensé, pero agradecida por el favor, no puse contras en qué me acompañara adentro. Una vez en el patio que daba hacia su casa, recogió su suéter del piso y me dijo que me fuera a acostar, que no me preocupara, él cerraba bien antes de irse. La verdad los mareos que sentía se hacían más fuertes así que no puse pegas y me despedí de él de un beso en el cachete, el cual el gordo aprovechó nuevamente para humedecer mi mejilla con su saliva. Fue asqueroso, pero me convencí que era un pago justo por el favor y agradecí que hubiera terminado.
Me quedé quieta en el patio hasta que escuché la puerta cerrarse, de modo que me dirigí a mi cuarto, sentía el mareo cada vez más fuerte. Me quité la ropa mojada y busqué en mi cajón un juego limpio y seco de ropa interior, todo me daba vueltas, me quité el vestido mojado y luego la tanga, poniendome un nuevo juego de lencería blanca y una playera grande que me llega a mitad de mis nalgas para dormir, me dirigí a mi cama visiblemente mareada, apenas podía mantenerme en pie.
Esas fotos no son de ese día, son de otro día que estaba cachonda y quise tomarlas, pero más o menos así me cambié esa noche, espero les guste mis fotitos y mi cuerpo mis amores😍❤️😘
culona
Vecino
violacion

Cuando levanté la vista hacia la puerta de mi cuarto casi me desmayo del susto: Tito me observaba desde la entrada, con una sonrisa malévola. Su bulto en el pantalón delataba que había estado observando mientras me cambiaba, y ahora me encontraba allí, sola con ese gordo pajero en mi casa, en ropa interior, y tan mareada que apenas podía sostenerme en pie.
Intenté darme la vuelta y ponerme del otro lado de la cama, pero al dar el primer paso sentí que el piso se movía e iba a caerme, y Tito me sostuvo abrazándome de la cintura. Se puso detrás mío y sentí como el muy descarado apoyó su bulto en mi cola, pude sentir sobre mis nalgas su excitación. - Vamos Dani, déjame ayudarte a acostar, que te veo bastante mal. El sujeto estaba aprovechándose de mi estado, tocando un poco más de la piel de mi cintura y colando sus dedos por debajo de mi blusa y yo intentaba salir de esa situación, pero mi cuerpo no respondía, los brazos y las piernas me parecían más pesados cada vez.
De pronto sin perder tiempo dijo sobre mi oído, algo que me dejó perpleja -¡¡Y Dani ya que estamos en confianza cuéntame que te pareció como el otro día esa putita me la estaba chupando, te gustó lo que viste? por eso observabas todo el tiempo con la boca abierta? Yo me quedé paralizada, muerta de miedo, mi corazón se puso a latir más rápido, no sabia que decir ni qué hacer ante aquella aclaración me quedé muda, entonces el dijo -¿¿Que pasa?? ¿Te gustó mirar cómo me cogía a esa puta? ¿¿No vas a decir nada?? Qué tal si tomas su lugar y por esta noche tú eres mi putita? Yo intenté decir algo, negar lo que me estaba diciendo, pero de mi boca solo se oían gimoteos sin sentido, seguía sin poder decir una palabra. Tito me acerco al colchón y me soltó de espaldas a la cama. Él colocó su cuerpo sobre de mi y lejos de soltarme, comenzó con sus manos a recorrer mi cuerpo, pasó sus manos por mi cuello y con un movimiento rápido levantó mi blusa hasta mi garganta para dejar al descubierto mis pechos y me dijo al oído -¡¡Que buenas tetas tienes Dani!! sus manos me apretaban los pechos con ansias, los amasaba fuertemente murmurando al oído -¡¡Que grandes tetas tienes y que duras están!! Podía sentir sus gordas manos sobre mi cuerpo, el calor me invadía más ahora que él estaba abusando de mi, y por alguna razón mi cuerpo no respondía, apenas y podía levantar una mano torpemente, y a pesar de casi no poder moverme, mi cuerpo podía sentir cada apretón que me daba el maldito de mi vecino y por increíble que parezca, sentía excitación ante tal toqueteo, la humedad que sentía en mi vagina lo demostraba, y lo duro de mis pezones, me estaba excitando ser abusada. Yo sabía que eso no sólo iba a terminar en tiquetes, me iba a violar ese gordo.
Tito estuvo un rato masajeando mis pechos y apretando una y otra vez su paquete contra mi trasero. Por más que mi cabeza intentaba soltarse de mi opresor, mi cuerpo no respondía, de pronto una de sus manos se apoyó sobre la parte superior de mi muslo derecho, de a poco fue subiendo hasta poder acariciar mi hermosa cola, me la acarició con bravura, yo hice un esfuerzo para voltear la cabeza un momento y vi su rostro enfermizo, parecía un lunático, su boca abierta casi babeando delataba un placer morboso, Tito extasiado por tenerme a su entera disposición me dijo -¡¡Eso, déjame mirar el rico culo que tienes!!Mientras seguía admirando mi cola, tomó mis nalgas, las separó y siguió apoyando más fuerte su bulto sobre la línea de mi cola, yo podía notar las palpitaciones de su excitado miembro, mientras mi hermosa cola se enterraba bajo su enorme barriga. Me tomó de las caderas y me seguía apoyando su paquete con fuerza, ya después de un rato me dijo -¡¡Vaya, pero que buenas nalgas tienes, las siento bien grandes contra mi pedazo!! Yo no podía casi controlar a mi cuerpo que se sentía más excitado aún, con un calor que por momentos apenas me dejaba respirar. Me quedé observando lo que el gordo hacía y vi como Tito se entretenía con cada parte de mi cuerpo.
-¡Que buena estás Dani...no eres más que una pendeja que tiene un cuerpazo y tal parece que ahora yo voy a disfrutarlo! Yo comencé a llorar al escuchar decir todo eso sobre mi, pero mi cuerpo estaba indefenso y no podía hacer nada para evitarlo, una sensación extraña recorría todo mi ser y no podía creer que esto estuviera pasando con el hermano de mi mejor amiga, siendo un sujeto que no era ni siquiera atractivo y estando yo solo con mi tanga y una blusa que arremangada dejaba a la vista mis senos. Mientras que él me miraba, sonreía de manera enfermiza. Mientras que seguía apoyándome y me decía al oído -¡Estas muy buena Dani, no te preocupes que ya cerré la entrada y nadie va a molestar! Tenemos la noche para nosotros
De pronto me tomó por la cintura y me volteó violentamente, quedando a la altura de su pecho, siendo él mucho más alto que yo, rápidamente sus manos alzaron mi blusa para apretarme los pechos, yo lloraba ante el abuso y sentía sus fuertes apretones que erizaban poco a poco erizaban mis pezones, era muy extraño porque no quería ser penetrada por ese asqueroso hombre, pero me excitaba él hecho de ser violada y ultrajada; él al darse cuenta rápidamente de la erección de ellos, me dijo -¿Te gusta que te manoseen las tetas putita? Yo no respondí, pero sentí que mi cara se sonrojaba, era evidente que eso le había contestado, en un movimiento rápido sus manos terminaron de quitarme mi blusa, intenté cubrirme, pero mis manos no las podía levantar, el se quedó boca abierto mirándome un rato y luego dijo en tono eufórico -¡¡Que buenas tetas Dani, te felicito, son mejor de lo que creía!! Y pensar que siempre te las miraba como iban rebotando cuando salías con esas blusas de golfa, y ahora las tengo aquí, a mi alcance, sin que me quepan en las manos.
Y luego de esto me las apretó con fuerza, mientras que comenzó a lamerlas descontroladamente, luego de aprovecharse lo que quiso de mis pechos, los soltó, me giró sobre el colchón y sus manotas se fueron directo a mi cola, me la apretaba y manoseaba violentamente, mientras que me miraba y me decía sonriendo vilmente -¡¡Que culo tienes, que bueno esta, tienes un culazo ...¿te gusta que te toquen el culo? Yo comencé a gimotear, mientras las lágrimas seguían cayendo por mi rostro, odiaba esa forma de tratarme, pero mi cuerpo parecía que no. -¡Que rica que estás!! ¡¡Y yo voy a aprovechar ese lindo cuerpecito que tienes!! ¿Te gustaría que te premie con mi lechita? Yo lloraba más y más, pero Tito seguía y comenzó a desabrochar su cinturón llevando su mano hasta llegar a su gran bulto de sus pantalones. De pronto, él me tomó de la barbilla y me dio un beso violento, su asquerosa lengua se metió por completo en la mía, yo no pude ni siquiera cerrar la boca, luego Tito lamió mi cara y mis lágrimas, era totalmente asqueroso y humillante.
Poco a poco, me fue jalando hacia la orilla de la cama, yo intentaba pelear contra mi cuerpo y el suyo, para soltarme, pero no podía, no sabía porque, cuando llegamos al borde, él me inclinó sobre la superficie, dejándome apoyada casi en un vértice, mi cabeza se quedó enterrada en el colchón y mi cola por el otro lado, servida para que el gordo abusara cuánto quisiera. Mientras me acariciaba mi cola, el muy vil, sacó su miembro, que era totalmente venoso y gordo, luego lo acercó a mi cara, para empezar a darme pequeños golpes con ella, yo no paraba de llorar, era muy humillante y el gozaba más y más, diciéndome en tono de burla -¿Qué te parece cómo me tienes perrita? Yo solo gimoteaba rechazo y asco, pero estaba muy atragantada con mis lágrimas, sus manotas de pronto comenzaron a darme unos fuertes palmazos en mi cola, que lo tenía obsesionado, podía sentirlo en los apretones o palmadas que me daba.
infidelidad
abusada
De pronto se paró de la cama y se puso detrás mío, yo lloraba inconsolable, entonces el maldito se desprendió de su pantalón, yo ahí supe que no había vuelta atrás, el maldito iba a violarme y mi cuerpo no respondía para negarme, yo volteé cómo puede y lo vi como estaba mirándome la cola fijamente, luego su mano acarició mi entrepierna sintiendo los jugos de mi cuerpo, él se rió y me dijo algo que me hizo entender todo -¡¡Ahhh, que rico es poder disfrutar de tu cuerpo sin que resistas!! ¡¡Esas pastillas que te puse en el café, funcionaron a la perfección!! Yo al escuchar eso, comencé a llorar más y a pensar en docenas de insultos, eso explicaba los mareos repentinos y que ahora no me pudiera mover, a pesar de mi inmovilidad, mi cuerpo respondía a sus caricias, pero no era mi mente, que no concebia que un sujeto tan asqueroso estuviera cogiéndome, era mi cuerpo, era obvio que él sabía que mi cuerpo estaría dispuesto e indefenso, no había nada que hacer, él seguía riéndose de mi desgracia y me decía -¡¡Que precioso culo tienes Dani!!
Al terminar de decir eso, agarró su gordo miembro ya muy duro y empezó a darme golpes en mis nalgas y con la otra mano me las manoseaba, de pronto se detuvo y en un movimiento rápido, jaló de los tirantes de mi tanga y la bajó hasta mis tobillos, se quedó quieto un segundo y acotó -¡¡Que culo tienes Dani, está bien rico, páralo y vuelve a menearlo porque hoy te lo voy a desgarrar!! Y me dio una fuerte nalgada, yo con mucho miedo solo podía quedarme quieta, mi excitación se convirtió en un miedo terrible, él tomó mis nalgas con sus manotas y puso la punta de su gordo miembro en la entrada de mi vagina y poco a poco comenzó a abrirse paso, yo me quedé estática, así que poco a poco fue metiendo su miembro dentro y el dolor comenzó a subir, su cabeza era inmensa, era más gruesa que todo el tronco, estaba muy gorda para mi y me hizo gritar de dolor. Y más porque tenía mis piernas juntas, lo que hacía que mi vagina se estrechara más.
infidelidad consentida

¡¡Mmmhhhhgggggggg!! Solo pude gemir. El no se detuvo y metió hasta el final su miembro y dijo medio entrecortado -¡¡Ahhhggg que apretadita estás, que rico me la aprietas Ahhhhh!! Yo sentía un dolor fuerte y un poco de falta de aire, sentía como su miembro parecía que me partía pero a mi cuerpo parecía gustarle más y rápidamente mis pezones se pusieron muy duros. Por momentos se me pasaba por la cabeza el sentirme tan deseada. En un movimiento rápido volteé hacia atrás y pude ver mi prenda íntima en el suelo y mis piernas bien cerraduras y el encima , realmente me tenía totalmente expuesta para él, estaba a su total disposición, después me tomó por las caderas y empezó a penetrarme cada vez más rápido, sentía como con cada embestida de ese miembro gordo y grande me llenaba y me calentaba más.
gender bender

Vecino pervertido

No podía casi contener a mi cuerpo que estaba cada vez más cerca del orgasmo, era obvio que lo que me había puesto era muy fuerte, porque no podía casi ni pensar y poco a poco comencé a gemir para su asquerosa satisfacción -¡¡Ahhh ahhh ahhh ahhhhhh oh mmmmmh oohh!! Él al escucharme aceleraba sus embestidas y me penetraba con mucha fuerza, sentí que me partía por dentro, era un dolor de extraña sensación, en eso el maldito agarró mis nalgas y empezó a moverla rítmicamente hacia su miembro mientras que me decía ¡¡Aaaahhhhh que rico que coges Dani, estas mejor que una puta de lujo, nadie me había excitado tanto, vamos mueve el culo asiiii aaahhh!! Yo lloraba al escuchar sus insultos, pero mi cuerpo seguía fiel a su objetivo de terminar. Me habría estado cogiendo por varios minutos, ya me había acostumbrado a mis gemidos y al ruido que provocaba mis nalgas al chocar con su vientre, con un movimiento rápido, me tomó de los brazos y los jaló hacia atrás y así en esa pose me comenzó a coger con más fuerza, metía y sacaba su miembro de mi ser de una manera increíble y dolorosa para mi, mientras que él entre gemidos decía ¡¡Aahhhh que bonita te vez asiiiii disfrutándolo como una putita!!
sexo
pete
novia

En esta posición en estimulaba totalmente por lo que no pude más y estallé en un gigantesco orgasmo que hizo sentirme tan culpable y sucia y él sabía cómo debía sentirme ya que me dijo al oído suavemente -¡¡Disfruta tu venida Dani, sé que te gustó!! Yo tenia mucho odio, me sentía totalmente humillada, pero mi cuerpo en lugar de volver a la normalidad subía cada vez más su temperatura, el debía saberlo, porque rápidamente y sin perder tiempo subió mi tanga refregando bien mi cola y me tomó del brazo para dejarme al centro de mi cama, yo gimoteaba y lo insultaba intentando safarme, pero su fuerza era muchísimo más que la mía y su tamaño ni hablar. Luego de quedar encima de mí, rápidamente me tomó por la cintura, me giró y me metió un beso asqueroso moviendo a todo lo que daba su lengua contra la mía, sus manos bajaron hasta agarrarme fuerte de los cachetes de mi cola y me apretó contra él para comenzar a moverme contra su bulto, me estaba refregando vilmente mientras que su boca parecía que succionaba la mía, era algo totalmente espantoso.
De pronto, sus manos soltaron mi cara y se pusieron sobre mis hombros, yo seguía inmóvil, entonces él dejó de besarme y me dijo con un grito -¡¡Vamos, esto te va a encantar putita!! Y luego empujando de mis hombros, quedé abajo a la altura de su gorda panza. Yo aunque intenté resistirme, él me tenía con muchísima más fuerza, así que quedé a la altura de sus caderas, su miembro estaba gordo y muy duro. Si bien había perdido la virginidad hace mucho tiempo y muchos hombres me han penetrado, todo fue de un modo consensuado. Tito al tenerme totalmente sometida siguió humillándome, dándome golpes en la cara con su miembro, que parecía una macana de lo duro que estaba, yo lo miraba completamente asustada y llorando, hasta que se detuvo, se tomó su hinchado miembro y me empezó a golpear mis pechos, mientras que con la otra mano me las apretaba fuertemente, después de unos minutos se detuvo y se inclinó un poco hasta poner su miembro a la altura de mis pechos y me dijo -¡¡Vamos bebé, ahora dame un buen masaje con esas tetotas que tienes!! Yo no sabía a qué se refería, pero su miembro en mi canalete lo daba por sobreentendido, así que llorando más y más, sentí como me tomó los pechos y los juntó contra su miembro, sin hacer nada más, Tito rápidamente comenzó a mover su miembro arriba y abajo y agarrándome mis pechos impuso un vaivén lento y humillante, mientras que gozaba terriblemente y entre gozos me decía -¡¡Que bien lo estás haciendo putita, me vuelves loco con estas tetas!!
culona

Estuvo un rato así gozando de mis pechos y del masaje que estos le hacían, entonces tomó su miembro y lo apuntó a mi boca, sosteniéndome la cabeza, yo me ahogué y casi vomito, el olor era bastante fuerte, pero no tenía otra opción que meterme ese miembro a la boca, ya que él me tomó la cabeza con las dos manos y empezó a moverse rítmicamente, me estaba cogiendo la boca con un movimiento que me lastimaba al ser tan gruesa, me dolían mucho las comisuras y comencé a intentar manotear y golpearlo para que parara, pero solo tenía fuerza para levantar un brazo, él se rió y me dijo mirándome fijamente -¡¡Tranquila nena, déjame disfrutar de esa hermosa boquita!! Y siguió un poco más rápido, yo sufría mucho y los costados de mi boca me dolían de tan estirados que estaban, él comenzó a tirarme del cabello, mientras movía mi cabeza para adelante y atrás aumentando el dolor, su pene me llegaba hasta la garganta, mis arcadas cada vez sonaban más fuerte, de mi boca brotaban chorros y chorros de saliva por la profundidad de su penetración yo pensé que me desmayaría, no se cuanto tiempo fue que estuvo así pero pareció una eternidad, hasta que paró y dio un último empujón metiendo su miembro lo mas adentro posible de mi boca.
Vecino
violacion
infidelidad
abusada

infidelidad consentida
Yo empecé a toser sin control, mientras el sonreía con aires de victoria y mirándome burlonamente me dijo -¡¡Hoy te voy a matar a pijasos perra!! Yo lloraba y lo miraba fijamente, con mucho odio al saber que él debía sentirse un ganador, al poder tenerme absolutamente impotente entre sus manos, para hacerme lo que quisiera y cuantas veces quisiera, estaba en sus manos para gozarme a voluntad. Luego sin mediar palabra, me levantó y con un fuerte empujón me tiró sobre la cama, yo me asusté por la violencia y sabiendo que empezaría a violarme, pero eso a mi cuerpo parecía lo excitaba más y más, yo temblaba de miedo mirando como él se acariciaba su gordo miembro y lo masturbaba lentamente, mientras se deleitaba mirando mi cuerpo con esa cara de enfermo depravado. Luego con su voz fuerte me dijo -¡¡Vamos pendeja, ábrete de piernas!! Yo temblaba y lentamente lo iba haciendo, tanto como podía, mientras él miraba babeando casi, luego con mucho miedo y vergüenza, abrí mis piernas lentamente, doblando mis rodillas, y cerré los ojos fuertemente. Mis lagrimas caían por mi rostro mientras que mi cuerpo pedía a gritos un desahogo, él se acomodó sobre mi, lo podía sentir sudando y agitado ya con una excitación incontrolable, y luego sentí la punta de su miembro en la entrada de mi vagina, el calor se animó en mi interior y el aprovechó para hundir todo su enorme miembro en mí, sentí caer su barriga sobre mi vientre, su peluda y tosca piel se aplastaba contra mis muslos. Su respiración era cada vez más agitada y ansiosa, parecía un perro desesperado.
gender bender
Vecino pervertido
sexo
La situación de que me gozara Tito, con su cara de estúpido, su morbo asqueroso por las prostitutas, siendo mayor que yo, con una panza prominente y muy feo; me hacia llorar cada vez más y me daban ganas de matarlo, pero a mi cuerpo no le importaba nada de eso, la humedad en mi vagina facilitaba el mete y saca y mi cara me ardía del calor que sentía. El gordo empezó un vaivén mas o menos rápido y mi cuerpo reaccionaba internamente a sus embistes, pronto mis gemidos empezaban a escaparse de mi boca -¡¡Mmmmm!! ¡¡Ahhhhhh!! Cada vez gemía más fuerte mientras que mis lágrimas recorrían mis mejillas, él al darse cuenta de mis gemidos y mi dolor interno aprovechó y entre risas de burla me decía, -¡¡Ahhhhhggggg Dani, ahora es tarde, tu increíble cuerpo ya es mío… siente como te cojoooo.... !Disfruta de mi vergaaa! El dolor que me causaban sus palabras era imposible de describir, me sentía humillada. Solo quería que esta pesadilla terminara, cuando se detuvo de pronto, sacó su miembro, se hizo para atrás y tomándome de los tobillos, junto mis piernas y las puso cada una sobre cada uno de sus hombros y luego empezó con sus embistes pero mucho más fuertes que antes, el ritmo era salvaje y violento y yo gritaba mas que gemir ¡¡Ahhhh!! ¡¡Ahhhhyyy!! ¡¡Ahhhhyyy!! El transpiraba cada vez más y gemía fuertemente mientras que me decía -¡¡Eso Dani, sos mi puta!! ¡¡Me encanta ver como te saltan tus tetas, vamos gritá puta, gritá!! El se movía contra mi cuerpo con un deseo y odio parecía que me hacía sentir más miedo.
pete
novia
culona
Vecino
De repente tiró mis piernas sobre mi, quedando casi encima mío y acelerando aún más la penetración, su cara de gozo y su transpiración eran demasiado espantosas, él debía suponerlo porque me miraba y se reía vilmente, de pronto el maldito me escupió, logrando que su saliva cayera en mi rostro, yo lloré con furia ante esa nueva humillación, y él debió darse cuenta porque volvió a escupirme, pero esta vez haciendo que su saliva cayera en mis pechos, la humillación era demasiada, pero el se excitaba más y más, porque continuaba lanzando espesos escupitajos por todo mi rostro y mis pechos mientras aceleraba sus embestidas haciendo que me muriera de humillante placer, se reía vilmente y me decía -¡¡Vamos, juntate tus tetas, aprietalas!!
violacion

Yo con lágrimas en los ojos no podía hacer nada mientras que él gemía cada vez más y yo poco a poco también iba sintiendo mucho calor, era evidente que iba a llegar a un orgasmo ¡¡Ahhhhhhhffff!! ¡¡Ahhhh!! ¡¡Ahhhh!! ¡¡Ahhgggggggg!! Mmmmmhhh!! El de pronto en un movimiento rápido se salió de mi, dejando mi orgasmo a medio terminar, se puso al costado mío y se masturbó sobre mis pechos, acabando rápidamente sobre ellos y salpicando mi cara, yo lloraba cada vez más, y el disfrutaba con mi llanto, ya que luego comenzó a golpearme con su miembro casi muerto y a pasármelo por mis pechos y cara, llenándome de los restos de su lefa, lo refregó por toda mi cara, mis ojos, nariz, barbilla, etc. Era muy espantoso como se aprovechaba ese gordo inmundo, yo lloraba sin consuelo, mientras que mi cuerpo seguía sintiendo ese calor descontrolado
infidelidad
abusada
infidelidad consentida
Luego se acostó al lado mío, con su respiración agitada y suspirando seguramente después del terrible orgasmo que acababa de tener, no se cuanto tiempo estuve en silencio llorando, mientras que él recuperaba su respiración normal, se puso a revisar su cel y a enviar algunos mensajes. Cuando de pronto, su celular suena recibiendo algunos mensajes, veo su cara denotando mucha alegría, se incorpora y quedando su rostro cerca del mío me tapó la boca y me dijo al oído -¡Parece que aún tenemos tiempo y yo todavía tengo mucha leche para darte putita, así que descansa porque te voy a reventar el culo y me voy a correr dentro de tú culo y tú panocha!! Así que descansa un poco, y quédate así, desnuda, que en un rato volveré a gozarte. Luego de esto se salió hacia la cocina. Lloré con más intensidad, de saber como el maldito se iba a seguir aprovechando de mi cuerpo y cómo yo no podía hacer nada para impedírselo. Lo peor de todo es que mi cuerpo quería recibirlo, estaba todavía muy excitada, sin lugar a dudas lo que me había puesto en el café era muy fuerte, y mi cuerpo me lo hacía notar.
Me quedé acostada desnuda, con la vagina caliente y ardiendo de el grosor de su verga y con la cara y las tetas llenas de semen, mi vagina seguía muy mojada, parecía que quería seguir

Continúa.

4 comentarios - Vecino pervertido

Shebaxsutro69 +2
Rico relato, me la pusiste bien dura y me tuve que correr una rica paja mi amor, van+10