A mis 40 años yo era una mujer normal, increiblemente decente y pudorosa, muy estricta tanto con mi marido como con mi hijo de 19 años Jorge, un joven que me habia salido increiblemente rebelde y malcriado y que incluso habia tenido algun encontronazo con la policia por robos en centros comerciales.

Como ya digo, uno de mis rasgos mas caracteristicos es mi indudable firmeza sobre todo en asuntos relacionados con el sexo, a mi hijo apenas le dejo salir de casa los fines de semana, tal vez eso sea en parte el motivo de la increíble rebeldia de mi hijo.

Los problemas mas graves y los que tienen que ver con lo que voy a contarles son los que pasaron hace ya mas de 2 meses, mi hijo me quitaba dinero a mi y a su padre y un dia buscando en nuestra habitación de matrimonio encontro algo que yo creia que ya no existia, unas fotos mias desnuda que mi marido me hizo hacia ya muchos años, en nuestro viaje de novios, primera y ultima vez que me deje llevar por los efectos del alcohol, el caso es que creia que mi marido las habia tirado como le dije, pero vi que no era asi cuando tras una bronca con mi hijo pq llevaba 3 dias sin ir a clase las tiro sobre la mesa cuando estabamos comiendo.

"Es curioso mama que siendo tan pudorosa y frigida con el sexo te hicieras unas fotos de este tipo"

Yo me senti muy avergonzada, trate de rependerle tanto yo como su padre pero Jorge estaba fuera de control y el muy sinverguenza queria aprobechar su buena suerte.

"Nada de peros, tengo copias de estas fotos y tambien las tengo guardadas en mi ordenador, de poco te servira que las rompas, a partir de ahora las cosas van a cambiar aquí, estoy harto de tus normas y tus gilipolleces mama, a partir de ahora yo mando en casa"

Entre en colera pero pudo conmigo cuando me amenazo con empapelar las calles con mis fotos desnuda, desde su colegio hasta mi lugar de trabajo, sabia que era mi hijo pero tambien sabia que era un malcriado capaz de eso y mas, mucho mas.

"Veras mama, como apenas me dejas salir de casa, solo he visto una mujer desnuda en mis 19 años y eso ya va siendo hora de que cambie, a partir de ahora iras todo el dia por casa en pelotas completamente, no eres una jovencita pero para tu edad estas bastante follable".

Las palabras de mi hijo me dejaron de piedra, menudo cerdo que habia criado, era mucho mas malo de lo que habia imaginado y me iba a hacer pagar mi rigidez con el con creces, sabia que no tenia mas remedio asi que alli mismo, delante de mi marido empece a desvestirme hasta quedar completamente desnuda, me sentia terriblemente humillada y avergonzada pero mi hijo disfrutaba de aquello como un loco.

"Venga mama, para que no te sientas avergonzada yo tambien ire todo el dia en bolas, papa puede hacer lo que quiera, me es igual"

Dicho esto el tambien se quito toda la ropa sin ninguna vergüenza y ante mi quedo libre su polla, una herramienta que hacia muchos años que yo no veia y que he de reconocer que me sorprendio no por su tamaño sino por su grosor, el doble que la de mi esposo.

Pasaron varios dias asi, me paseaba desnuda por la casa con el anhelo de encontrar las copias de mis fotos y poder terminar con todo aquello, pero para mi desgracia las humillaciones de mi hijo no habian echo mas que empezar.

Una noche de viernes, mi hijo se quedo en casa con nosotros viendo una película, al terminar comenzo una película porno que yo rapidamente quite, no permitia ese tipo de cosas en mi casa, ni siquiera películas en las que hubiera escenas de cama.

Mi hijo me llamo la atención y me dijo que desde ese momento el porno estaba permitido en casa, volvio a poner la película donde se veia a una joven rubia comerse hasta la empuñadura la polla de un hombre de color.

Para mi vergüenza pude comprobar como la polla de mi hijo empezaba a crecer, el muy guarro empezo a tocarse la polla suavemente con sus padres alli mismo, sin ningun pudor se empezo a hacer una paja de campeonato que culmino a los 5 minutos con una corrida en toda la mesita del salon.

El muy cerdo se rio y me dijo que la limpiara, que se iba a dormir.

Pasaron los dias, ya no se conformaba con que los dos andaramos desnudos, tambien se pajeaba cuando queria, delante mia o de su padre como si fuera el amo de la casa, una noche le recrimine su actuación y alli empezo lo peor.

"Cerdo, deja de meneartela, estas todo el dia igual"

Jorge se enfado mucho, me dijo que no le tocara los cojones sino queria que mis fotos desnuda llegaran a media ciudad, el muy cabron sabia que yo era mujer con una reputacion intachable y eso me importaba mucho.

Pero Jorge no se calmo y me insulto.

"Estoy hasta la polla de ti mama, no quieres que me toque la polla, pues seras tu quien me la toque, ven aquí y comeme la polla mama".

Se me helo la sangre, mi marido no aguanto mas y se lanzo a por Jorge, pero el era un chico fuerte y deportista, golpeo a su padre en el estomago y le tiro al suelo.

"Que pasa papa, no quieres ver como tu esposa me come la polla, pues vete a dormir o quedate a ver como me la chupa pero no molestes o te doy de hostias capullo"

"Venga mama, ya se que eres una estrecha de mierda pero es muy facil, te pones aquí de rodillas, abres la boca y te comes mi polla como si se tratara de un polo de fresa de esos que tanto te gustan".

El cerdo de mi hijo no tenia limites, habia golpeado a su padre, estaba en sus manos y el lo sabia, si tomaba represalias contra el, me convertiria en la comidilla de el pueblo, no tenia otra opcion por mucho que me revolviera las tripas el hacerle una mamada a mi propio hijo, algo que nunca habia echo a ningun hombre.



Avance y me puse de rodillas delante de mi sonriente hijo, sin decir palabra, agarre la polla que éste me ofrecía y me la meti en la boca.

"AAhh, siiii, me gusta mama, lo haces muy bien", mi hijo gemia mientras le chupaba la polla con la mejor profesionalidad que pude demostrar.

Estaba absorta en mi labor de chupeteo cuando mi marido que aun estaba en el suelo tras el golpe que le dio mi hijo, se levanto y viendo que le mamaba la polla a mi hijo como nunca quise hacerlo con el, se fue a nuestro cuarto con lagrimas en los ojos, viendome alli con la polla de nuestro hijo enterrada en mi boca.

Supongo que para mi hijo fue uno de los mejores dias de su vida, tener alli a su madre, postrada ante el, comiendole la polla con gula como si de un delicioso manjar se tratara.

Alternaba las prolongadas chupadas con lametones, deslizando la lengua por toda la superficie de la erecta polla, sin olvidarme de los hinchados huevos de mi hijo.

Mi hijo no pudo más y estalló en un orgasmo violento y poderoso, llenando de esperma mi boca, me pillo de sorpresa y trate de apartarme, pero mi hijo me obligo a mantener mi boca con su polla dentro.

"Tragatelo todo mama, tu me diste tu leche de pequeño y ahora yo te doy la mia, traga todo como si fuera un biberón,jaja"

No tuve mas remedio y con mucho asco trague todo lo que pude, pero luego tuve que abrir la boca, dejando que el semen se derramara de entre mis rojos labios cayendo como torrentes viscosos hacia mi cuello y mis tetas.

Cuando mi hijo termino de correrse, tenia la cara llena de semen, mi hijo me ordeno que se la limpiara y yo volvi a meterme su polla aun palpitante en la boca, lamiendola hasta dejarla limpia y reluciente.

Comerme la polla de mi hijo habia sido demasiado pero algo me decia que no seria lo unico que me haria hacer.

Durante dos dias mas, se conformo con menearsela delante mia hasta que una noche que su padre y yo dormiamos entro en la habitación y nos desperto mientras me gritaba.

"Chupamela mama, comeme la polla, hazme una mamada o exploto"

Mi marido no sabia que hacer y yo tampoco, se subio en la cama y le empujo tirandole al suelo.

"Quedate en el suelo hasta que termine de follarme a tu mujer en tu propia cama, puto conudo, jajaja."

Mi marido totalmente vejado se quedo en el suelo mientras yo no tuve mas opcion que abrir la boca desmesuradamente y me meti la polla de mi hijo bien adentro ante los ojos de su padre

Luego, después de ensalivarla en abundancia, y de lamerla y saborearla a gusto, empeze a chuparla.

"Quiero que seas mi puta, que te comportes como tal, asi que mas vale que digas guarradas"

No tenia bastante con que me comiera su polla, pretendia que mostrara placer ante tamaña aberración, no me quedo otra que acceder

Con la polla de mi hijo en la boca, levante la vista, me saque el pene de mi niño de entre los labios y le dije

"Mmm…Me encanta tu polla cariño, sabe tan , tan bien…ahhh….no veo el momento de que te corras en mi boca" y continue chupando.

A decir verdad y por increíble que parezca me empezaba a gustar, el tacto suave de la polla de mi hijo en contacto con mi lengua, el sabor de su polla y de su semen, notar las venas de la polla de mi hijo entre mis labios era algo que no me desagradaba en exceso y eso me hacia sentir sucia y culpable

Mi boca succionó potentemente la polla de mi hijo , chupándola tan bien que pronto le tuve a mi merced, mi lengua se concentró en lamer la punta del glande de mi hijo, suavemente, pero sin descanso.

Mi hijo no tardo en correrse, lanzando un poderoso chorro de semen que fue a parar directamente al interior de mi abierta boca, que ya lo estaba esperando con ansia.

Me trague todo lo que pude y deje que el resto fluyera obscenamente por fuera de mi boca, mi hijo me llamaba puta con la polla en franca retirada, mientras contemplaba extasiado mi cara chorreante de semen, plena de colgajos de esperma que pendían lascivamente de mi mandíbula y de mis labios, orejas y nariz.

Primero, me limpie la cara como pude con las manos para luego sentir que mi hijo me esposaba al cabezero de la cama y se tumbaba sobre mi mientras mi hijo seguia sin hacer nada.

"Ahora seras mi putita sumisa mama"

Yo trate de resistirme al sentir como mi hijo apuntaba la punta de su polla hacia mi coño, le grite que eso estaba mal, que iba anti natura pero el solo rio y me dijo.

"Calla mama, hace 19 años me tuviste en tus entrañas, ahora me tendras nuevamente dentro y seguro que esta vez te gusta mas, te la voy a meter hasta dentro por puta"

Apreto con fuerza y me taladro, no pude resistir los embites de su polla contra mi coño, follaba como un toro de lidia, no se cansaba de follar y follar, sus embites eran cada vez mas fuertes y el estupido de mi marido no hacia nada para evitar que mi hijo me follara en sus narices.

El unico hombre que habia conocido era mi esposo y he de decir que haciamos el amor una vez a la semana, con la luz apagada y en la posición del misionero, en aquella misma posición era ahora mi hijo el que me follaba con un ímpetu propio de un joven como el y ya no tengo miedo en reconocer que follaba mejor que su padre, estaba mal, pero mi cuerpo no podia evitar sentir placer cada vez que la palpitante polla de mi hijo me llenaba por completo las entrañas

"Siii, me vas a partir en dos con ese tronco tuyo"

Tenía la polla de mi hijo hincada hasta el fondo en mi mojado coño de puta cachonda, estaba debajo, abierta de piernas por completo y mi hijo encima, jodiéndome bien jodida, metiéndome y sacándome la polla del conejo una y otra vez, follándome lo mejor que sabía, y sabía hacerlo muy bien.

"Siiii, follame, soy tu puta"

Gritaba como una puta barata, con los ojos casi cerrados y la lengua fuera, babeando de gusto, totalmente cachonda, con el coño en remojo y el pene de mi hijo entrando y saliendo de mi rajita con total facilidad.

Cuando se dio cuenta de que colaboraba me quito las esposas y el se puso debajo, sin que me dijera nada, me sente sobre su polla y me la meti hasta notar que sus cojones chocaban contra mi vulva, en esa postura comenze a cabalgar sobre mi hijo a horcajadas como una loca, mis tetas subian y bajaban al ritmo de las acometidas con el impotente de mi marido mirando desde el suelo como su propio hijo se follaba a su esposa.

Me agarre al cabecero y goze como una puta, luego me apollo contra la pared y alli me siguió follando como un loco, mis tetas chocaban contra la pared y yo gritaba como una perra sin importarme lo que pensarian los vecinos.

Estaba tan cachonda que no reconoci las palabras que salieron de mi boca y mucho menos el pobre de mi esposo.

"Por el culo hijo, ahora, metemela por el culo, quiero sentir esa gran polla tuya en todo el culo por favor"

"Muy bien, mama, como tú quieras ¡POR EL CULO!"

Nunca me habian dado por ahí, mi hijo me puso sobre la cama nuevamente a 4 patas y después de lamerme el culo con increíble pericia me metio la polla por el culo sin perder un segundo.

"Eso es cariño, dame tu polla, la quiero bien adentro, toda dentro, destrózame el culo"

Gritaba como una loca mientras la polla de mi hijo me perforaba el culo sin clemencia para con su madre.

"¿Quieres que te dé por el culo?"

"PUES VOY A DARTE POR EL CULO, PUTA DE MIERDA"-

Mi hijo me agarró por el pelo,tiró con fuerza hacia atrás e imprimió una intensidad bestial a mi penetración anal, la polla de mi hijo entraba y salía con violencia y rapidez descomunales de mi culo.

Pronto senti que me ardía el culo y que nadie podría apagarlo ya.

Y sin poder evitarlo tuve el primer orgasmo de mi vida con la polla de mi hijo clavada por completo en mi culo

Abriendo mucho los ojos y la boca y exhalando unos aullidos de placer tan brutales que hasta las paredes de mi casa temblaron asustadas. Mi niño, por su parte, sacó la polla del agujero mi culo y con increíble fiereza, me dio la vuelta de nuevo hasta ponerme de rodillas , aplastada, frente a él.

"Abre la boca, puta, que voy a darte de beber"

Yo obedeci sin rechistar y un segundo después, mi hijo me metió la polla en la boca , hasta el fondo.

Me trague aquel tronco hasta donde pude, entonces mi hijo empezó a follarme la boca, metiéndome y sacándome la polla de la boca una y otra vez.

No tarde en sentir como un imparable torrente de semen caliente inundó mi boca y mi garganta, como colofón, mi hijo golpeó con su polla mi cara tres o cuatro veces, sacudiéndose así las últimas gotas de semen.

Chorreante le mire con sorna, luego me relami abundantemente, tragándome todo el semen que pudo y después, me puse a limpiar la polla de mi hijo con la lengua hasta dejársela reluciente y limpia del todo sin que el me dijera nada.

Luego le bese, no como una madre besa a un hijo sino como se besa a un amante, como se besa a un amante que te ha dado la mejor follada de tu vida, mi esposo comprendio lo que habia pasado y salio de la habitación sin mirarnos a la cara, se fue de casa y a los 2 dias me llego la carta de su abogado pidiendo el divorcio, nos pillo a mi hijo y a mi en la cama, follando como locos, disfutando de la enculada de mi hijo, que me diera por el culo era lo que mas me gustaba, sentirme su puta, su esclava, mi culo era suyo para que lo follara cuando quisiera y queria muy a menudo.

Mi hijo ya no tuvo que amenazarme mas con las fotos, nos convertimos en amantes, era yo la que le pedia que me follara y me diera por el culo, me encantaba sentir la carga de sus pelotas deslizarse caliente por mi garganta antes de irme a trabajar.

Soy la puta de mi hijo y me encanta.