Es la primera ves que escribo y es para contarles el regalo de cumpleaños que le hice a mi señora para su cumpleaños numero 32.

Siempre fantaseamos en la cama que invitamos a un tercero desconocido, tanto a ella como a mi nos calienta pero nunca nos animamos a hacerlo realidad ya que ella es muy antigua y le da mucho miedo, sabia que la única forma de hacerlo era sorprendiéndola y viendo cual era su reacción y esa oportunidad se dio para su cumple.

Hace 5 años que estamos casados y tenemos una beba, el día esperado la dejamos con la abuela y salimos a cenar y después fuimos a un hotel, previamente había preparado todo, la habitación y la sorpresa.

Ella no esta acostumbrada a tomar así que después de algunas cervezas la tenia a mi merced, fuimos al hotel y después de estar un rato tocándonos y besándonos tocaron la puerta, ella ni se imaginaba lo que venia.

La deje en la cama casi desnuda en ropa interior y fui a abrir, previamente apagando todas las luces, cerré la puerta y fui a donde estaba ella que me preguntaba que pasaba, le dije que nada y le vende los ojos diciéndole que le daría su regalo.

Media desconfiada acepto y una ves que estaba vendada llame a dos pibes que había contratado para divertirnos, en ese momento y con ella medio borracha ante una señal mía empezamos a tocarla, primero yo, y a medida que se relajaba se fueron sumando, en ese momento ella se quedo quieta y pensé que se enojaría y todo se terminaba pero después de unos segundos ella empezó a gemir de una forma muy especial.

Los os chicos estaban re-calientes le metían mano por todos lados hasta que le sacaron toda la ropa, yo le miraba la conchita y la tenia empapada, uno de ellos le empezó a meter los dedos y ella parecía que iba a explotar, mientras con el otro le tocábamos las tetas, no podía creer como gozaba.

En un momento ella se agacho y todavía con la venda empezó a chupar las dos pijas, se atragantaba y pedía mas, yo me acerque y se la empecé a meter desde atrás.

Después se acostó y se abrió de piernas el mas rubio que la tenia larga y fina se la metió y empezó a moverse , después de un rato y mientras la miraba gozar me agache y lo empecé a chupar al otro para que se le pusiera bien dura, ella se saco la venda y me miraba re-caliente, me agarro de un brazo y sacándolo al pibe me tiro arriba de ella para que la cogiera, por arriba de mi hombro le hizo señas al que yo había estado chupando y el se acostó arriba mió, paso la mano por debajo de su cuerpo y me empezó a meter los dedos en mi culo, mientras el otro acerco su pija y entre ella y yo lo empezamos a chupar.

En eso senti como el rubio me la acomodo y me la empezó a meter, me dolía y eso parecía que la calentaba mas a ella, yo no me movía la cojia a ella con los empujones del pibe en mi culo, el que la tenia en nuestra boca se empezó a pajear y tiraba la leche en las tetas de ella y me salpicaba a mi. Yo acabe adentro de ella y el que me la tenia en el culo acabo adentro mió,.

Salimos de esa posición y cuando los mire a los dos estaban duros como si no hubiera pasado nada, uno se acostó boca arriba y la acostó a mi mujer arriba de la pija y el otro se acomodo atrás y se la empezó a meter por el culo, yo me agache y se la sacaba del culo y se la chupaba un rato y la volvía a meter con mis manos, era el delirio para todos en un momento el que la tenia en la concha la saco y me prendí para sacarle toda la leche parte trague pero deje un poco que se mezclo con la acabada del que la tenia metida en el culo de ella, que cuando la saco se la chupe hasta que acabo una catarata de leche quería retenerla en la boca pero parte me la tragaba porque era muchísima.

Igual me quedo la boca llena me acerque a mi mujer y le di un beso lleno de leche, ella se saboreaba y me la empujaba con la lengua para que yo también la tragara.

Después de un rato y para terminar ella hablo con los dos y les pidió que hicieran algo que a ella la calentaba, mientras me acostaba arriba de uno y me la metía el otro se acostaba arriba y también me la metía, el culo se me partía pero era fantástico ver lo que ella gozaba con esto, después de un rato empecé a acabar y los dos se pararon y nos tiraron toda la leche encima.

Terminamos muertos y parecía que nos habíamos bañado en leche, después que se fueron nos quedamos dormidos sin lavarnos.

Tenemos la idea de organizar algo con mas chicos si se da les cuento.

Regalo de cumpleaños para mi mujer
mujer