La colegiala se quedo ahí, de rodillas totalmente desconcertada por lo que había sucedido, el viejo profesor salió de la oficina dando un portazo y subiéndose la cremallera del pantalón con una gran sonrisa de oreja a oreja, Evelin quedo arrodillada en el suelo tratando de tranquilizarse, por la comisura de los labios resbalaban hilitos del asqueroso semen del lujurioso profesor, ella tosía para expulsar de su garganta los restos de semen tratando de sacarse el gusto de ese sabor que le quedo en la boca.

Ya más tranquila se levanto, busco su sujetador colocándoselo sobre sus formidables tetas, y a continuación salió de la oficina para dirigirse a su casa, al llegar, como autómata se dirigió a la ducha, se encontraba en unas condiciones físicas y mentales deplorables pero mediante una larga ducha y el ingresar toda su ropa a la lavadora se dispuso a dormir hasta bien entrado el día siguiente ya que era fin de semana.

Al otro día no salió para nada todo el día, se la paso haciendo el quehacer de la casa, su mama había salido de paseo y no regresaría hasta muy tarde, por la noche y en la intimidad de su recamara acostada boca abajo en su cama ,tomo su diario, el cual era su fiel confidente, y empezó a detallar sus experiencias vividas el día anterior hasta que llego a lo del casting y no pudo evitar recrearlas en su mente y sentir un estremecimiento al recordar como el viejo Tulio le hizo sentir un tremendo placer en su cuerpo, al llegar a la parte de cuando le mamo la verga sintió una mezcla de vergüenza y satisfacción, confundida al sentir satisfacción por ese viejo asqueroso apago la luz y se dispuso a dormir.

Llego el lunes, aun tenia una gran confusión respecto a lo que había sucedido, no podría decirse que estaba traumada, pero la verdad es que no terminaba de creer lo que había hecho en el casting. poco a poco empezó a bloquearlo en su subconsciente dando por terminado todo eso de querer ser actriz, máxime que al hablar con otras compañeras de su colegio, supo por estas, que el viejo Tulio era un depravado sexual que al querer aprovecharse de una alumna como lo hizo con Evelin, ésta lo denunció con el director, quedando todo en que le llamarían la atención, ya que el viejo Tulio se defendió diciendo que la chica estaba confundida, que el era un gran profesional del teatro y bla bla bla, ya saben que tenia una gran labia este depravado viejo.

La colegiala siguió con su vida normal, de su casa a la escuela y de la escuela a su casa, lo que la hacia salir de la rutina diaria era sus amenas charlas con Rodrigo, el chico de la farmacia, quien insistía a la hermosa colegiala en salir a dar una vuelta, en verdad el chico estaba loco por la formidable colegiala, pero quien no, si traía loco a todos los machos del barrio, en verdad que era una diosa hecha mujer.

Un día estaba el chico en la farmacia y vio en su reloj que eran la una y media de la tarde, se apresuro a salir a sabiendas que era la hora que pasaba Evelin, ya que ella estudiaba en las tardes, y no se equivocó, la vio con su cadencioso andar dirigirse adonde estaba el, como todo los días venia vestida con el uniforme escolar, su curvilínea figura se adivinaba bajo las ropas de colegiala, se notaban sus portentosos senos solo cubiertos por su blusita con un escote que dejaba muy poco a la imaginación y un chaleco que por el tamaño de los senos casi no le cubrían nada, su minifalda tableada que tapaba su carnoso trasero y dejaba a la vista sus potentes y torneadas piernas, era una chica llena de curvas de miedo, todo esto coronado por un bellísimo rostro de niña, todavía sin ninguna imperfección, con unos grandes ojos verdes pero evidentemente lo que mas llamaba la atención era su cuerpo, que a pesar de sus 18 años, era ya el de toda una mujer, todos los machos al verla lograban una erección con solo mirarla.

El chico al verla se le ilumino el rostro, era como ver un ángel en la tierra.

-"Hola Rodrigo" le dijo la chica con una voz melodiosa.

-"Hola Evelin" le dijo el chico tomándole la mano y acercándose a la colegiala para darle un meloso beso en la mejilla que para el, era sentirse en la gloria.

-"Como estas, sabes, te quería invitar a una fiesta que habrá en el parque del barrio el sábado, pero ya sé... tu mama no te dará permiso" poniendo el chico cara de triste resignación, lo que conmovió profundamente a Evelin, quien dándole una esperanza le dijo.

"- Rodrigo pensarás que no quiero salir vos, pero no es así, si por mi fuera saldría todo los días con vos, porque me caes muy bien, pero mi mama es muy estricta conmigo, no me permite salir a pasear a menos que no sea con ella o con mi abuelito, pero voy hablar con ella, voy a hacer todo lo posible para ir a esa fiesta! aparte es cerca de mi casa...

El chico le sonrió al ver que por lo menos tenia una leve esperanza.

La chica a continuación le dijo "mañana voy ir al centro, me manda mi mama al correo a dejar unas cartas y a pagar unas cuotas a la mueblería me podés acompañar y de paso tomamos algo, que se yo, una coca en algún bar, le dijo.

"- claro que si "dijo el chico "mañana le digo al dueño que me de permiso y te acompaño al centro."

"-Ok entonces mañana te espero a las 9 de la mañana en la parada del cole que va al centro" le dijo la chica, a continuación se despedió para ir a su escuela.

Al otro día Rodrigo se paseaba nervioso en la parada había llegado desde media hora antes ansioso y emocionado al saber que saldría con una beldad de mujer, cuando al voltear a su derecha observo como a 30 metros que venia Evelin, preciosamente arreglada, esa mañana hacia calor, y la chica llevaba puesto un vestido de una sola pieza, con tirantes a los hombros, con un escote con el que era imposible no ver esos melones que tenia por senos, a partir de la cintura el vestido estaba pegado al cuerpo, y llegaba hasta unos 10 centímetros por arriba de las rodillas dejando descubiertas esas portentosas piernas y marcando su carnoso trasero, para rematar, sus botas negras a la rodilla que en conjunto con el vestido la hacían ver bastante sexy.

Rodrigo observo que los hombres la miraban lujuriosamente algunos incluso le decían piropos muy atrevidos eso provoca que Evelin moviera mas instintivamente ese par de nalgotas al caminar.

"-Hola!! eres puntual " le dijo Evelin al chico, quien estaba anonadado, no podía creer que seria acompañante de tremenda mujer.

"-eeeee esste si" contesto nerviosamente dándole un beso en la mejilla.

Llego el cole y fueron hablando de cosas tri***s hasta llegar al centro y dirigirse primero al correo y luego a pagar las cuotas de la mama de la chica.

Al ir caminando, luego de cumplir con los mandados por el centro, la chica se maravillaba con las tiendas y se adelantaba como una niña emocionada a ver las vidrieras de las tiendas de ropa, esto lo aprovechaba el chico quien con la mirada la recorría desde los pechos hasta las redondas nalgas o al agacharse para ver mas detalladamente las vidrieras, el chico se recreaba miradole las piernotas y casi las nalgas, luego cuando la nena se volteaba para señalarle algo, el chico tenia que hacer un gran esfuerzo mental para evitar que su tranca se pusiera tiesa y que ella lo notara.

Pero Evelin estaba tan emocionada por el paseo! para ella era algo extraordinario salir de la pesada rutina, se divertía como una niña de 10 años emocionada al ver los grandes locales del centro comercial y es que ella, su mentalidad, era todavía inocente, de una chica sin malicia, lo que no le ayudaba para nada, era ese cuerpazo que tenia, ya muy desarrollado, que tenia necesidades, pedía sexo, aunque ella mentalmente no lo deseara, pero los machos si lo notaban, por eso la acosaban, principalmente los viejos.

Poco después se encaminaron a un café que había en la parte alta del shoping, al llegar a las escaleras eléctricas ella se adelanto a Rodrigo, mientras subían, para el chico era inevitable que observara aquellas formas redondas de su cuerpo, sus nalgas, sus piernotas torneadas, su mirada se posaba en sus caderas y en su fabuloso culo ufff... le podía ver una mini tanga que destacaba sus formas bien redondeadas, estaba en la gloria nada más de verla.

Llegaron al café y se sentaron en una meza, ahí el chico, disimuladamente cuando Evelin volteaba la cabeza para observar algo, aprovechaba para ver su maravilloso par de tetas, grandes, redondas, apetecibles, debían llevar a la perdición, no podía dejar de apreciar el volumen de sus pechos y cuando cruzó las piernas, pudo ver sus magníficos muslos, mostrándoselos inocentemente la chica, descuidadamente, por completo casi, hasta pudo apreciar algunos finos vellos que escapaban de la tanguita .

Tomaron café, charlaron, rieron, en verdad la estaban pasando bien, al salir del café pasaron por el cine del centro comercial, el chico le dijo a Evelin que si quería podían entrar a ver una película, la chica se quedo pensando, observo su reloj, eran las 11 de la mañana, era temprano todavía y dijo que si, que estaba bien, que el escogiera la película, mientras Evelin observaba los cartelones, el compro dos entradas para ver la película El Exorcista 2 entraron en la sala que estaba casi vacía, por la hora de la mañana había solo un par de chicas con uniforme de secundaria que se ve andaban rateadas y un señor como de 50 años que estaba durmiendo en el sala, la chica al entrar a la penumbra de la sala porque ya había comenzado la película, se tomó de la mano de Rodrigo, quien estaba sumamente nervioso al sentir la suave mano de su diosa.

El chico le dijo vamos atrás, de ahi se ve mejor la película, se encaminaron hasta la ultima fila y se sentaron, ella no le soltó la mano al chico al sentarse, y eso le agrado a el pensando que no le era indiferente, comenzó la película, y el aire acondicionado de la sala al estar casi vacía, comenzó a hacer que se empezara a bajar la temperatura, haciendo que a Evelin por lo ligero de sus ropas le comenzaran a castañear los dientes.

"-tengo frrrio Rodrigo."

"-si, estos del cine, no sé porque ponen el aire tan fuerte."

Pasando su brazo izquierdo por los hombros de la chica la abrazo, ella al sentir el calido abrazo se pegó más a él, recargando su cabeza en el hombro del chico, este ya no prestaba atención a la película, estaba en la gloria, podía sentir la suavidad de la piel del brazo de la chica y su perfume embriagador, su mano acariciaba lentamente la suave piel del antebrazo de Evelin, teniendo una vista esplendorosa de los senos de la nena, al tener ella, recargada su cabeza sobre su hombro.

Y empezó a tener una deliciosa erección disfrutando el momento, en eso, hay un grito en la película que hizo a la chica saltar del susto y se pego más a él, ella, tomándole con sus manos la mano derecha de Rodrigo lo puso muy cerca de sus senos, le dijo.

- "no me sueltes que tengo miedo."

Rodrigo se estaba calentando por la situación, sentía el delicioso aroma de los cabellos de la nena y como las finas manos de Evelin le apretaban suavemente sus dedos uno por uno, por el miedo que la película de terror le causaba a la colegiala, la chica mantenía la mano de Rodrigo muy cerca de sus senos, en un momento que se movió para acomodarse, inconscientemente pego la mano del chico en sus globos de carne, Rodrigo estaba que tenia una erección tremenda, ya ni veía la película solo cerraba los ojos y se dejaba llevar por lo delicioso del momento .

En eso en una escena de la película donde se ve la chica exorcizada gritando y sacando espuma de la boca Evelin volteo la cara espantada quedando muy cerca del rostro de Rodrigo a escasos 2 centímetros y se dieron un beso espontáneo y se quedaron viendo para enseguida volverse a dar otro beso pero ya mas largo, fue largo y profundo, Rodrigo cada ves estaba mas caliente y comenzó a besar y a chuparle su oreja, ella se inmovilizó, le sorprendió muchísimo y se puso muy nerviosa y con tono sorpresivo sintió que la piel se le erizaba, comenzaba a tener escalofríos y la voz cortante.

"-Rodrigo me hacés cosquilla" el chico no dijo nada siguió lengüeteándole la oreja a sabiendas que es una parte muy sensible de las mujeres.

Ella sólo cerró sus ojos y se dejaba hacer, sintiendo ese delicioso escalofrió por toda su piel, su respiración se comenzó agitar, el chico no dejaba de morderle suavemente el lóbulo de la oreja, para, a continuación, introducir la lengua en la oreja de la nena lo que le producía cosquillitas agradables a Evelin, Rodrigo con su mano izquierda iba directo a su nuca dándole masaje despacito y acariciándoselo muy suavemente, la niña cerraba sus ojos y se retorcía despacio gozando de todo aquello, con la otra mano lenta y suavemente primero acarició los senos de la nena, a continuación introdujo la mano por el escote y sentió el pezón que estaba hinchado ya, Evelin arqueaba la espalda por tanta estimulación, el chico ya con mas confianza amasaba fuertemente los deliciosos melones de Evelin, ella solo cerraba sus ojos y se mordía los labios y él le decía al oído –"que hermosos pechos y que duros están..."

La volvió a besar en los gruesos y deliciosos labios luchando su lengua con la lengua de ella, para después bajar al sensible cuello de la chica, haciendo que la chica suspirara y echara la cabeza hacia atrás, esto lo aprovecho Rodrigo para comenzar a deslizar los tirantes del vestido de la chica hacia abajo, sacándole por completo los pechotes a la nena para llevarse una de esas formidables tetas a la boca y comenzar a mamarlo, los lamía y los mordisqueaba alternadamente, Evelin lo abrasaba por el cuello y pasaba sus dedos por la nuca del chico acariciándole suavemente el pelo arqueando la espalda y gimiendo

"-Ahhhhhh, ahhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhh.

El chico mamaba con avidez las duras y deliciosas tetas del bombón que tenía a su lado, disfrutaba lamer con la lengua el durísimo pezón mientras con la otra mano estrujaba el otro seno, ella seguía dejándose llevar y cada vez gemía mas, estaba empezando a sudar a pesar de que el aire acondicionado del cine estaba a todo su nivel, su aroma era delicioso, el chico entonces bajo una de sus manos a la rodilla de Evelin, para empezar a acariciarle suavemente la rodilla , poco a poco empezó a subir la mano por las deliciosas piernotas de la chica, se las acariciaba por la cara interna, eran muy lisitas , muy suaves y muy carnosas.

Evelin por un momento, al sentir que esas manos sudorosas y ansiosas estaban subiendo mucho por sus piernas le dijo con voz entrecortada.

"Pooor favorrrr noooo siiiigas" y cerró sus piernas atrapando la mano de Rodrigo entre medio de las piernotas, el chico no dijo nada, solo que comenzó a comerle golosamente los sensibles melones de la ya excitada colegiala, haciendo que la chica arqueara la espalda, aflojando la presión de sus muslos sobre la mano, dejándole el camino libre para seguir ascendiendo, el chico sentía en su mano el calor que despedían las piernas de la adolescente, tenia una erección como nunca en su vida y como no, si tenia a una preciosa pendeja con un cuerpo escultural que le quitaba el sueño y que lo enloquecía, por ella todas las noches se masturbaba en su cama soñando que la besaba, que la acariciaba, que tocaba todo sus deliciosos rincones y ese sueño era realidad ahora, Rodrigo en esos deliciosos momentos no se cambiaba ni por el hombre mas rico del mundo.

La respiración de Evelin se había ido convirtiendo en un jadeo que era delicioso a los oídos de Rodrigo.

"-Ohhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhh miii amooor jadeaba Evelin

Poco después la colegiala abrió de forma instintiva sus muslos y empezó a gemir de manera más clara, presa ya de sensaciones que la enloquecían, la mano de Rodrigo que hurgaba las piernas de evelin, por fin llego a tierra prometida, sintió la humedad y el calor que emanaba de la virginal rajadita de la nena, introdujo un dedo haciendo a un lado la tanga y comenzó a acariciarle el sexo desprotegido, con sus dedos abrió los labios vaginales delicadamente, que para esos instantes ya estaban húmedos, para enseguida comenzar a acariciarle la deliciosa conchita, cuidadosamente, advirtiendo que la nena era virgen y para no lastimarla.



"-Ahhhhhhhhhhhh ohhhhhhhhhhhhh diiiiooos miiiooooo" gritaba y jadeaba, mientras se retorcía como una serpiente la nena, de la película ya ni se acordaban los dos, ambos jadeaban sin control, ...las carnes lujuriosas de Evelin saciaban los deseos de Rodrigo, sus piernotas su conchita, su espalda, sus tetas... toda ella, estaba al alcance del chico, palpaba a placer sus senos, lamía y succionaba sus apetecibles pezones, dedeaba suavemente la conchita estremeciendo a la escultural colegiala , ella...gemía trastornada-"síii...siiií....mi amorrrr".

En esas estaban, cuando de pronto se encendieron las luces del cine, la función ya había terminado, Evelin al darse cuenta de esto, se aparto del chico rápidamente y se subió los tirantes del vestido y su sostén, sus bellos ojos verdes se posaron en Rodrigo, mientras se acomodaba la ropa tenia la mirada ida y su frente perlaba de sudor, en eso bajo la mirada a su pantalón y vio que tenia una tremenda erección parecía una carpa de circo, lo único que hizo la niña fue agachar la cabeza roja como un tomate, para enseguida levantarse y salir de la sala sin esperar al chico, llena de remordimientos y de vergüenza por haberse dejado llevar por sus instintos.

Ya fuera del cine él la alcanzo lleno de angustia, pensando que ella se había enojado por lo que hicieron en el cine y le dijo.

"Evelin disculpame por favor, me dejé llevar no supe controlarme por favor disculpame"

Ella se volteó a verlo con los ojos llenos de lágrimas y le dijo

"No tengo nada que disculparte, no estoy molesta contigo, lo que pasa es que siento una gran vergüenza por lo que paso, que vas a pensar de mi"

El le dijo" no tenés porque avergonzarte, lo que pasó fue algo maravilloso, yo te amo y si vos sentís aunque sea un poquito de cariño, te pediré si querés ser mi novia" le decía al mismo tiempo que la tomaba de las manos, aceptando ella, y ya mas tranquila se fueron abrasados a hasta su casa, despidiéndose cuando llegaron a la esquina, tenían que ser cautos porque por el momento nadie debía saber que eran novios, porque le podían ir con el cuento a su mama.

En la secundaria donde estudiaba Evelin trabajaba de portero un hombre viejo de unos 58 años, barrigón y con cara de degenerado, que siempre andaba traspirado y sucio, debido a que hacia el aseo en todos los salones, era un hombre moreno como de de 1.70 de estatura conocido en la escuela como el cojo Juan, ya que tenia una pierna más corta que la otra lo que le provocaba una leve cojera al caminar, que lo hacia ver mas horrible, era viudo desde hace varios años, por lo que veía a las deliciosas colegialas como un manjar lejos y prohibido, era un depravado que gustaba de espiarlas cuando se metían a bañar en las duchas, después de las clases de educación física, ya que junto a las duchas de las chicas, existía un cuartito donde se guardaba todos los utencillos para asear los salones y el viejo se las había arreglado para hacer un hueco disimulado para espiar y masturbarse viéndolas completamente desnudas.

Al otro dia después de salir Evelin con Rodrigo, estaba en su clase de educación física en la escuela, al terminar las chicas se fueron a jugar voleil y los varones fútbol, pero ella se fue derecho a ducharse por que quería apartarse un poco, para escribir en su querido diario todo lo acontecido con Rodrigo el dia anterior, llego a las duchas, se quito lenta y sensualmente su ropa para enseguida ponerse bajo el chorro de la ducha, el agua que recorría su escultural cuerpo, parecía una diosa convertida en mujer, la adolescente en todo su esplendor juvenil y con su escultural cuerpo era un bocado, un manjar de reyes, no dándose cuenta que el cojo la espiaba, deleitándose con el espectáculo, era delicioso ver como se enjabonaba su par de inmensas tetas, que tetas tenia la niña esa, las tenia adornados con un par de pezones grandes y oscuros, rodeados de unas aureolas igualmente grandes e impresionantes, unos buenos pechos para una nena de tan solo 18 años, el cojo tenia la vista en ese par de melones que tenia por senos la nena, ni parpadeaba el viejo, los senos se elevan majestuosos retando a la fuerza de gravedad, que no les afectaban todavía, a pesar de su tamaño .

La chica pasaba el jabón por sus pechos, por su abdomen liso, era un espectáculo por el que algunos hubieran pagado gustosos para verlo, solo el cojo era testigo, dándose unos jalones en la verga sin dejar de ver a la pende, en eso, la chica, al llegar con su mano a su bajovientre sintió una sensación muy placentera y comenzó a acariciar su caliente agujerito, cerrando los ojos y disfrutando de las electrizantes sensaciones, el viejo portero, sintió que se venia, dejando salir un potente chorro de semen y cayendo sentado en el suelo exhausto por el espectáculo presenciado.

La chica se vistió después de la ducha y salio a sentarse en una banca bajo unos frondosos y frescos arboles algo retirados, sabia que tenia todavía 40 minutos antes de que entraran a la siguiente clase y se puso a escribir en su querido diario todo lo que había sucedido el dia anterior con Rodrigo, por momentos al escribir, suspiraba al recordar los deliciosos momentos pasados.

Así estaba descuidada, escribiendo en su diario, no dándose cuenta que el cojo se acercaba a ella por la espalda, al llegar junto a ella, desde atrás, el viejo se quedo quieto, contemplando el escote de la chica, su mirada estaba clavada en los botones desabrochados de la blusa , el viejo se estaba calentando de nuevo, observaba también ese precioso par de piernotas torneadas las que tenia cruzadas, la visión era excitante, en eso se le ocurrió algo y volteo para los lados, vio a lo lejos que estaban los salones como a unos 80 metros y que los compañeros de Evelin retozaban jugando al futbol, acomodándose la tiesa verga con la mano, saludo a la chica.

"hola preciosa" le dijo, la chica recién se había dado cuenta de que tenia alguien al lado, sobresaltándose al no esperar que estuviera alguien tan cerca.

"hola don Juan"(a si se llamaba el portero)"que susto me acaba de dar" le dijo la chica.

"ja ja ja" se rió el cojo Juan, sentándose a lado de la hermosa colegiala, ella se sentía incomoda al ver como ese viejo le miraba sin disimulo las piernas y el escote de la blusa, en eso, la chica descuidadamente levanta sus manos para acomodarse el cabello haciendo resaltar bajo sus ropas esos tremendos melones, el macho estaba tenso, la sangre se le agolpaba en el cerebro y no era para menos, la silueta de la colegiala era perfecta, la carne provocativa de sus pechos resaltaban por su notable firmeza y unos pezones rígidos enmarcados sobre la delgada blusa hacían que la mirada del viejo se extasiara, sus sinuosas caderas, las piernas bien delineadas, su abdomen plano sin un gramo de grasa y el par de torneadas piernas cruzadas, eran suficientes argumentos para enloquecer a cualquiera, Evelin sin duda alguna, despedía sensualidad por cada centímetro de su piel.

"-Que haces aquí tan solita" le dijo el cojo Juan al mismo tiempo que colocaba su brazo en el respaldo de la banca, llegando a tocar la espalda de Evelin, esta al sentir la mano del viejo se hizo para adelante.

Eres muy guapa ¿lo sabes? Le dijo el viejo, sin dejar de mirarle el delicioso escote.

-"Gracias señor" ella se sentía incomoda porque quería seguir escribiendo su diario, pero con el cojo Juan no podía hacerlo, el viejo sonreía y la miraba, ella conocía esa mirada, sabia que el viejo estaba excitado y eso la ponía nerviosa, por experiencia propia sabia de lo que eran capaces los viejos con tal de disfrutarla y mas nerviosa se puso al percatarse que estaban muy alejados de los demás, completamente sola, con un viejo horrible y cojo que no dejaba de verla con lujuria.

"Esteee, señor Juan, creo que ya me voy porque va comenzar mi clase ya." dijo la nerviosa nena .

·"No preciosa no te vayas, para tu clase todavía falta mas de media hora, quedate a charlar conmigo" le dijo el viejo, acercándose mas a la paralizada colegiala, colocándose al lado de ella, quien no se atrevía a voltearlo a ver, seguía con las piernotas cruzadas y con la vista al frente, el viejo puso una mano en la nuca de la nena y comenzó a acariciarle esa parte sensible de la colegiala y le dice-"Oye, que piel tan suave tienes" el lujurioso viejo sólo sonreía mientras le acariciaba suavemente la nuca a la nena, quien solo movía la cabeza tratando de que la mano del viejo le dejara de acariciar la nuca, que hacia que le dieran escalofríos en la piel.

Ella se volteo a verlo y le dijo "por favor don Juan no haga eso ...por favor!" el viejo veía esa hermosa cara y esos ojazos verdes que con el continuo pestañear denotaban nerviosismo, ella horrorizada vio que el rostro del viejo había transformado su mirada, asustaba a la colegiala porque conocía esa mirada y sabia que no le presagiaba nada bueno, él la desnudaba con la mirada, fijaba su mirada en los melones y en las piernotas de la nena ya que al usar la falda del uniforme escolar tan corta, al sentarse se le subía mas, dejando al descubierto ese par de torneadas y gruesas piernas para deleite del viejo, el viejo al ver la pasividad de la nena siguió adelante, poso una mano sobre la piernota de la colegiala sintiendo su suavidad, haciendo que se le pusiera tiesa la verga, la chica cada ves mas nerviosa solo decía "déjeme déjeme ya ...por favor" el macho tenso, sentía que la sangre se le agolpaba más, no era para menos, tenia una beldad a su lado, a la que estaba manoseando, acariciaba lentamente las formidables piernas de la nena disfrutando su suavidad enloquecedora , la chica tenia la cara roja, estaba comenzando a sudar y estaba temblando, su cuerpo era un manojo de nervios, el viejo se acerco al oído de la nena y con la voz entrecortada por la calentura le dijo, que tenia unos pechos increíbles y que si se los dejaba agarrar le daría dinero , la chica no podía creer lo que estaba oyendo, no supo que decir al viejo lujurioso, sentía el latir de su corazón en la cabeza, y nuevamente experimento un escalofrío por todo el cuerpo cuando la mano del viejo avanzo mas arriba en su pierna.

Entonces el viejo no aguantando mas se fue sobre la boca de la chica con su asquerosa lengua "noooooo, déjeme..nooooo",decía la chica,"estas muy buena mamita, muy bien, y yo estoy muy caliente".."nooooooo suélteme viejo asqueroso!" "jajajaja" el viejo reia, ella sentía una impotencia tan grande, el era demasiado fuerte para sus esfuerzos, el hedor a cerveza que provenía de su aliento, no lo soportaba, su lengua asquerosa lamía con ansiedad sus labios, los cuales mantenía muy apretados," Noo...noo...musitó la chica , tratando de apartarse No, no, no, por favor, no siga."

En un descuido del viejo, consiguió safarse de los brazos del cojo y salio corriendo tomando su mochila , corrió y corrió despavorida hasta llegar exhausta a los salones, volteo hacia atrás y vio a lo lejos que el viejo Juan seguía sentado en la banca, respiro aliviada, el viejo por su cojera no pudo seguirla y cuando se disponía a irse, vio el diario de la chica y lo tomo, al darle una leída rápida se sonrió y dijo "ja ja ja esta palomita va tener que regresar a mis brazos y se alejo cojeando.

Y así pasaron dos días y llego el sábado, el dia de la fiesta en el parque. Evelin ese dia en la mañana, insistía a su mama en que por favor la dejara ir.

"Mama por favor dejame ir, solo estaré un rato, por favor, ya sabés que yo no te doy problemas y siempre te obedezco en todo, mis calificaciones son buenas".

"Si hija, pero es que me da miedo que te falte el respeto algún borracho o drogadicto."

"Mama vos conocés a Rodrigo, el que trabaja en la farmacia, el es mi amigo y estará conmigo", la señora conocía al muchacho y tenia buena impresión de el por ser un chico trabajador y le dijo "esta bien, pero yo voy contigo " sabiendo las inquietudes que tenia su hermosa hija ya que ella también paso por esa etapa.

"Gracias mama!! le dijo Evelin, voy ir a la farmacia a avisarle a Rodrigo, se puso un short muy corto que le marcaba a la perfección su trasero dejando al descubierto sus piernotas y una blusita ombliguera, se puso sus sandalias y salio rumbo a la farmacia, al llegar, no estaba Rodrigo solo estaba el dueño, un señor como de 38 años llamado Carlos, y le dijo que, si quería esperarlo, que no tardaba, que había ido a dejar unas medicinas, la chica le dijo que si y se quedo parada a la entrada de la farmacia, dándole la espalda al dueño, que se deleitaba viendo ese espectacular trasero, "menudas nalgotas" pensaba don Carlos para sus adentros, su mirada la recorría, ella no quería voltear a verlo porque casi podía sentir sobre sus redondas nalgas la miraba lasciva de don Carlos, pero muy a su pesar, aquello le gustaba, le gustaba sentirse deseada por los hombres.

Cuando llego Rodrigo le dio la noticia y se pusieron de acuerdo, despidiéndose la nena de don Carlos y de Rodrigo se fue a su casa.



Ya cuando se acercaba la hora de su cita la nena se baño muy bien, se unto crema y se comenzó a vestir emocionada, ya que era la primera ves que saldría a una cita, se puso una muy pequeña tanga de encaje color negro, una cortisima minifalda blanca de esas voladas que apenas le tapaba las nalgotas, quedándole a la perfección, acentuándole su breve cintura y dejándole descubiertas esas piernotas torneadas y potentes, sus brillosos botas negras de tacón a la rodilla, haciendo que resaltaran mas sus nalgotas y para rematar su atuendo, un top azul sin sostén, que dejaba traslucír sus ricos pezones y sobre este, un chalequito que no le tapaba nada, su breve maquillaje la transforma en un pendejón super cogible, despidiéndose de su mama, que al fin optó por dar un poco de libertad a su hija, se fué, no sin antes escuchar las recomendaciones propias de toda madre a su hija.

Nada mas salir a la calle, los machos al ver semejante mujeron, abrían los ojos viendo el delicioso y cadencioso andar de la nena, a la que se le marcaba la negra tanguita en la minifalda blanca, la miraban con lujuria, con deseo, ella tímida no les sostenía la mirada, los machos miraban como la breve y volada minifalda se mecía de un lado a otro por el movimiento de ese culazo,enseñando esas piernotas y donde casi se le veía la tanga, miraban extaciados las tetotas apuntando al cielo, su presencia brillaba y su cadencioso andar resonaba en el pavimento al contacto de sus botas de tacón, dando un toque de magia al momento, que les permitia volar a los calientes machos que la miran pasar , durante el corto trayecto al parque, varios coches cordoneaban invitándola a subir, obviamente la nena no aceptaba.



Cuando dieron las 8 de la noche Rodrigo ya se encontraba en el parque esperando que llegara su diosa, en el centro del parque ya algunas parejitas bailaban al ritmo de música tecno, el chico tenia apartada una meza esperando a Evelin y a su mama en una de esas, cuando vio que venía sola, se veía espectacular, vestida de una minifalda blanca en donde la redondez de sus nalgas era sobresaliente y marcada, un top azul que marcaba sus muy desarrollados senos, la chica ya se había quitado el chalequito por el calor que hacia, su estrecha cintura completamente al aire, sus gruesas y torneadas piernas lucían esplendorosas, eran irresistibles a la vista, sus pasos resonaban en el pavimento ...tock...tock por el tacón de sus botas, al pasar por donde había un grupo de muchachos ya mayores, oyó que le decían decía "cuanta carne y yo con hambre", en alusión a su gran trasero, el cual era morbosamente notorio, la nena no les hacia caso y se contoneaba mas tremendamente sexy.



Por fin llego hasta donde estaba Rodrigo, saludándolo con un beso en la mejilla se sentó a su lado, diciéndole que su mama no pudo ir debido a que estaba muy cansada, ya que trabajaba de enfermera en las madrugas y solo descansaba los fines de semana, además se quedó más tranquila al saber con quién estaría acompañada, solo le recomendó que se cuidara y que se portara bien, los chicos se pasaron charlando un rato, viendo a las parejas que bailaban, las sillas eran de esas muy pequeñas como la de los antros, por lo que Evelin hacia grandes esfuerzos para acomodarse, se tenia que sentar con las piernas encogidas y enseñandolas a lo bestia, los muchachos pasaban y le veían sin disimulo las piernotas, asi como el generoso escote del top.

En esas estaba cuando comenzó a sonar por los parlantes la canción regueton de dady yanqui "lo que paso paso" haciendo que Evelin se parara a bailar con Rodrigo tomados de la mano.

El ambiente se electrizo, impregnándose de sensualidad cuando comenzó a bailar, sus piernas sus pechos y el sensual movimiento de sus caderas eran como para calentar al más frió de los témpanos de hielo.

A sus 18 años poseía todo para volver loco a cualquier hombre.

Se oían comentarios diciendo "que buena que esta" "me la como entera" etc y se la quedaban viendo embobados.

Toda ella era una tentación, los machos no podían sustraer la mirada de ese delicioso movimiento que hacían las caderas de Evelin, era un cuerpo que invitaba al desenfreno y a la lujuria.

Así estuvieron bailando hasta que ya cansados se fueron a sentar de nuevo, la chica sentía calor, a pesar de la minifalda minúscula y del top de algodón que dejaban al aire su ombligo, y le dijo a Rodrigo que le trajera algo de tomar, el chico fue por dos gaseosas, así estuvieron hasta que se dieron las 12 de la noche y la chica le dijo que por favor la acompañara a su casa, se levantaron y se fueron caminando lentamente hacia la casa de la chica, ella recargada en su hombro y el abrasándola asi llegaron hasta el departamento, Rodrigo no quería que se fuera y le rogaba que por favor se quedara un momento mas con ella, la chica no quería porque nunca había desobedecido a su mama, pero también quería seguir con él, así que le dijo al chico que la esperara en la terraza, que a esa hora esta solitaria y mas oscura que una boca de lobo,y así lo hizo el chico, se subió a esperarla en la terraza, Evelin se asomo a la recamara de su mama y como lo suponía dormía profundamente y volvió a salir para dirigirse a la terraza, cuando subió no veía mas allá de sus narices, entonces Rodrigo la llamo y camino siguiendo la voz de él, cuando llego de donde venia la voz no lo vio y se desconcertó .

En esas estaba, cuando el chico le llego por la espalda abrasándola por la cintura y besándola en la mejilla, la chica le acariciaba la nuca, mientras el pegaba su verga a las nalgotas de la colegiala, la chica sentía entre las nalgas las palpitaciones del excitado miembro de Rodrigo, él la volteo para quedar frente a ella y empezó a besarla, primero muy suave en los labios, ella se dejaba llevar contestando el beso, mientras se besaban, él la abrasaba por la espalda y la acariciaba para enseguida bajar las manos hasta el fabuloso trasero de la nena y no dudo en apretar ese par de nalgotas llenas de carne, sentía espectacular estrujar las duras y redondas nalgotas de Evelin, sentía la tanga porque la tela de la minifalda era muy delgada, la chica se dejaba hacer y solo se mordía los labios dejándose acariciar.



El chico ya más excitado, comenzó a besarla en el sensible cuello de Evelin, haciendo que la chica se estremeciera y levantase la cabeza hacia atrás instintivamente, después de estarle estrujando las nalgotas subió las manos hasta la espalda de la nena, introduciendo las manos por debajo del top le desabrocho el sostén, para luego sacárselo y quitarle el top por arriba, las tetas de la chica estaban completamente duras y los pezones enormes por la excitación.

El chico a continuación se agacho tomando las dos grandes tetas cada una con una mano para enseguida llevarselas a la boca mamándo alternativamente, para luego dedicarse a una, mientras estrujaba la otra, los gemidos de la colegiala eran enloquecedores "aaaaahhhhh...aaaaaahhhhh", el chico no dejaba de recorrer con su ávida lengua la areola, haciendo círculos para finalmente lengüetearle el pezón, mientras su mano se encargaba del otro pezón, se comía los pechos enteros, estaban durísimos, tersos riquísimos "ahhhhhhh ,ahhhhhhhhh" gemía la colegiala.

Ella solamente cerraba los ojos, se estremecía, respiraba profundamente, la chica nada mas abría y cerraba los ojos sintiendo como su cuerpo reaccionaba a tanto estimulo, gemía cada ves mas rápido, preámbulo de que estaba a punto de tener un orgasmo, gimiendo cada ves, con mas intensidad "ohhhhhhhhh" "ahhhhhhhh" su entrepierna estaba que ardía y comenzaba a humedecerse, llegando a un delicioso orgasmo, dejando a Evelin exhausta, quien le dijo luego ya mas tranquila a Rodrigo, que ya era tarde, que se fuera, sino su mama podría despertarse y darse cuenta de su ausencia, se despidieron con un beso y la chica se metió a su recamara dispuesta a descansar después del ajetreado dia .

Al otro dia la chica se levanto, haciendo sus deberes, mientras su mama salía con unas amigas, ella comenzó a buscar su preciado diario para plasmar todo lo vivido en la fiesta y lo que sucedió después en la terraza con Rodrigo, abrió su bolso de la escuela y se sorprendió al no encontrarlo, angustiada comenzó a revolotear toda su habitación, buscando al dueño de todo sus secretos, su desesperación aumentaba a cada minuto, sabia que se engañaba pensando que estaba en otro lugar que no fuese su bolso, por fin se dio por vencida y pensaba como es que no se había dado cuenta de su ausencia, ese libro era su tesoro mas preciado, contenía sus secretos mas íntimos en sus paginas, incluso sus experiencias con los degenerados viejos de don Lucas y el viejo profesor Tulio y lo que había sentido, no pudo conciliar el sueño sino hasta muy altas horas de la noche, pensando donde y en que manos estaba su adorado diario.

Al siguiente dia, ya en la escuela la chica no ponía atención a la clase, seguía tratando de recordar donde había dejado su diario, cuando salio de la clase, fue al kiosko a comprase una gaseosa y se sentó en un banco pensando en su diario, cuando se acerco un niño como de 10 años y le entrego un sobre y se fue corriendo, intrigada lo abrió para saber que era esa misiva y puso una cara de sorpresa al leerlo, la carta decía con una letra espantosa que su diario era muy interesante y que si quería recuperarlo debía ir donde vivía el cojo Juan, que si no lo hacia toda la escuela se enteraría lo putita que era, el viejo vivía al fondo de la escuela en un sótano, la chica confundida por el contenido de la carta se lamentaba por el tremendo descuido, recordando el episodio vivido con el portero, cuando tuvo que salir corriendo, ya que el viejo degenerado se quiso aprovechar de ella, sabia la hermosa chica que debía ir por él, por que si su contenido era divulgado, su vida se convertiría en una pesadilla.

Entró a su siguiente clase pero estaba sumamente nerviosa, sabia que el degenerado del viejo portero tenia su diario y no sabia que esperar del lujurioso viejo, al terminar esa clase todavía le faltaban dos clases mas, pero ya no pudo aguantar la angustia y tomando sus cosas se dirigió al sótano, donde seguramente la esperaba el cojo, el sótano donde vivía el viejo portero estaba un poco alejado de las instalaciones de la escuela, la entrada era una vieja puerta de chapa que al abrirla daba directamente a unas escaleras, la chica entró y comenzó a bajar las escaleras, al bajar todas, había un largo pasillo y al final vio una puerta, imaginando que ahí estaba el cojo se dirigió hacia allá ,estaba tensa y muy nerviosa, le daban ganas de darse la vuelta e irse de ese horrible lugar semioscuro, con telarañas en las paredes, donde se oía un goteo de agua intermitente que chocaba con una chapa, la chica muy asustada por lo tétrico del lugar estaba casi a punto de darse la vuelta y regresar, pero se detuvo al recordar su preciado diario, no, definitivamente no podía darse ese lujo, máxime que el viejo ya la había amenazado con revelarlo a toda la escuela, nada mas pensar que el viejo cumpliría su amenaza, la llenaba de terror, no, no podía pasar por esa vergüenza, que todos se enteraran de sus intimidades, de sus secretos guardados, que solo su diario conocía y con lujo de detalles, así que, respirando profundamente se encamino al fondo del pasillo y al llegar tocó la vieja puerta de madera.

"Quien es" se oyó decir a la voz aguardentosa del portero.

"Soy yo" le contesto la colegiala.

"Entra mi reina, esta abierto" le dijo el viejo, la chica tímidamente empujo la puerta de madera, su vista tardo unos segundos para que se acostumbrara a la penumbra del cuarto del viejo, apenas alumbrado por una débil lámpara de meza, llegándole a su fino olfato un desagradable olor de cigarro, cerveza, pies sudorosos y humedad, la colegiala hizo una mueca de asco, llevándose una mano a su nariz, sentía asco y no atinaba a decir nada, solo unas ganas enormes de vomitar y huir de allí, miraba a su alrededor, era un cuartucho horrible todo sucio, sin ventanas, por eso los olores, al no existir ventilación se quedaban encerrados, había un plato con comida rancia en un silla, ropa sucia amontonada en el piso, las paredes llenas de posters de mujeres en ropa interior, era un sitio asqueroso, igual que la apariencia del viejo, quien estaba acostado en la cama en short, sin camisa, leyendo el diario de Evelin, con una mano metida dentro del short, masajeándose la verga, la colegiala lo veía con asco, con esa panzota asquerosa al aire, con la cara llena de verrugas, su piel morena, reseca y arrugada, en la que luce multitud de burdos tatuajes, sudoroso por el calor, como si no se bañara nunca, todo este cuadro le daba nauseas a la colegiala, a ella, justamente a ella, que le gustaba el orden y la limpieza estar metida en un cuarto tan repugnante y con tan desagradable compañía, que podía ser peor? ni se lo imaginaba...

"Me has estrañado, linda" le dijo el viejo con una sonrisa de triunfo "que es lo que quiere?" Le dijo la sensual colegiala, con voz temblorosa.- "Así me gusta, directa, al grano" le dijo el viejo levantándose de la cama, la chica al ver que se dirigía a ella, asustada se hizo a un lado introduciéndose mas a ese apestoso cuarto, el portero tomó un candado y horrorizada ella vio que tranco la puerta y volteándola a ver sonrió con su dientes llenos de caries y le dijo con cara de sádico "ahora si mamita hablaremos tranquilamente, sin que me vuelvas a dejar para salir corriendo" la chica veía la mirada llena de lujuria del viejo y sintió una mezcla de miedo y excitación.

Tratando de aparentar una calma que no sentía, Evelin le dijo al viejo "por favor don Juan solo devuélvame mi diario y me retiro" el viejo pensaba para sus adentros, de ninguna forma voy a dejar pasar a una hembra como esta, de estas se conocen una vez en la vida y hay que aprovecharlas como sea, qué cuerpazo, es una diosa y con esa hermosa cara de nena me vuelve loco, ella llevaba una ajustadísima blusa de tirantes, ombliguera con un escotazo que casi nada mas le cubrían los pezones de esos dos globos de carne, esto porque se había quitado por el calor, el saco del uniforme, llevaba también su minifalda escolar donde se apreciaba esas gruesas y apetecibles piernotas y su redondo y carnoso trasero, el viejo se la comía con los ojos, a continuación el cojo dirigiéndose a la adolescente le dijo "si y me pareció muy interesante lo que se cuenta en él, sobre todo en la parte cuando estabas con Lucas y con el maestro Tulio", la hermosa colegiala miro al viejo preocupada, con esos bellos ojazos verdes, diciéndole "por favor don Juan, le daré los ahorros que tengo, para que por favor me devuelva mi diario y que no divulgue lo que leyó" dijo la nena ingenuamente, pensando que con eso el lujurioso viejo se lo devolvería.

"No mi reina le dijo el viejo, si queres que te devuelva tu diario vas a pagar otro precio, quiero disfrutarte como te disfrutaron esos vejetes pero no quiero a la fuerza, quiero que sea por tu propia voluntad, sin oponer resistencia, no te preocupes que no te penetraré, se que eres virgen y no quiero tener problemas con la ley, solo será besos caricias y mamadas" le dijo el lujurioso viejo (siendo esto una vil mentira ya que sus planes eran de romperle el culo para que no hubiese problemas de embarazo) la nena sintió al oír estas palabras, que el corazón le daba un vuelco y volvió a sentir esa mezcla de miedo con excitación, se quedo sin habla un momento, pensando en su situación, se sentía turbada por tener que dejarse hacer cosas en su escultural cuerpo por ese viejo asqueroso, que además olía mal y que fuera todo por voluntad propia, definitivamente era un precio muy alto, pero no le quedaba otra salida, sino, se divulgarían todas sus intimidades y entonces la cosa seria peor, resignada miraba al viejo con asco.

Con una voz baja le dijo al viejo que estaba bien, que seria como el quería, iba a hacer todo lo que le dijera, las cartas estaban tiradas no podía hacerse atrás.



Continuara...

Evelyn V

evelyn 5



ah! y muchachos, al final del último capitulo (el 6) les dejo un par de fotos ya con el bello rostro de Evelyn junto al relato, espero les guste la pendeja...