Mi Vecina

Salgo un dia de mi departamento y me encuentro el pasillo invadido por cajas, rollos de alfombra, escaleras y herramientas varias. Al preguntar que pasaba, me contestan que habian venido a decorar el departamento. Ahi me desayune de que habia sido vendido.

Lo que se veia era de muy buen gusto y caro. Una alfombra super mullida, unos rollos de empapelado exquisitos, en fin, el que lo habia comprado tenia buen gusto.

A los tres o cuatro dias, veo que traen los muebles, unos sillones de puta madre, un juego de comedor muy elegante y un juego de dormitorio que te caias de espaldas, con una cama que debia ser de dos plazas y media con un somnier y un colchon que te debian hacer sentir entre nubes. Evidentemente quien lo iba a ocupar tenia muy buen gusto ademas de plata.

Paso un tiempo y nadie venia a ocuparlo, asi que pense que lo habian comprado para alquilar y me dije que, bueno, cuando viniera el inquilino, lo conoceria.

Un buen dia salgo del departamento a la mañana y escucho que estan cerrando la puerta del ascesor y gito “Momento, momento” y me esperan. Cuando entro estaban mi vecino de enfrente, Eduardo, y una mujer que no conocia y que supuse venia de otro piso.

Unos 35 a 40 años, 1, 70, muy elegantemente vestida con una figura nada llamativa pero con todo lo que hay que tener y bien puesto. Los saludos formales de rigor, “Hola Eduardo, buen dia” y bajamos. Cuando llegamos, dejamos salir primero a la dama y nos quedamos mirando como se iba. ¡Tenia un irse muy bueno! Y lo comentamos con Edu

Como a la semana, estoy esperando el ascensor y del departamento de al lado, sale la mujer de marras, muy bien vestida y muy bien arreglada. Cuando llega al aldo mio, la saludo:

-Buen dia.

-Buen dia –me contesta, secamente.

-Por lo visto, es mi nueva vecina –le comento- encantado…

-Encantada de conocerlo –el tono indicaba que lo hacia por educacion.

Asi que ni intente entablar conversacion. Si ella no queria hablar, por mi se podia ir al carajo. Nos cruzamos varias veces, a la mañana y tambien a la tarde y poco a poco se fue aflojando y haciendose mas amable, hasta que un buen dia que llovia como la gran siete, volviendo de trabajar me cruzo con la vecina y se me ocurre decirle:

-Mire, de lo que le puedo ofrecer en casa para pasar esta mojadura y el frio, lo mas rapido es un mate. –Y pense que me iba a mandar al diablo.

-No es mala idea .- me contesta

Y cuando llegamos al piso, se quedo a mi lado hasta que abri la puerta y la dejo pasar.

-Pongase comoda –le digo, trayendole unas pantuflas mias- y saquese esos zapatos mojados.

-No, por favor –me contesta- ¿Y usted que se va a poner?

-Otro par de mocasines, pero secos.

Paso por la cocina, pongo a calentar agua y cuando vuelvo con el agua a punto, el mate preparado, la señora estaba husmeando el departamento y comenta:

-Es igual al mio, pero en espejo…

-Exactamente, era la tonica de construccion cuando los hicieron…

-Precisamente lo compre, porque no era uno de esos modernosos…

-Ah! Yo creia que alquilaba…

-Ni loca volver a alquilar…Lidiar con locos que no te dejan ni poner un clavo…

-Tiene razon, es un incordio..

-Ademas me gaste mi buena plata para ponerlo como a mi me gusta…

Asi entre charlas intrascendentes pasamos casi una hora, me entere que se llama Emilia, que vive sola, que no esta en pareja ni le interesa mayormente, que trabaja en una multinacional, en fin, nos conocimos un poco.

Como a las dos semanas. Estoy cocinando y tocan el timbre. Cuando salgo, Emilia en baton que me pide si tengo una lata de tomates. Yo andaba de entrecasa, medio en bolas y le digo que pase, que ya se la alcanzo, sin pensar en como estaba. Se la llevo y ahi cai en la cuenta de mi vestimenta.

-Ay, Emilia, disculpame, no me di cuenta…

-Ya lo vi, pero no te preocupes, estas en tu casa…

-Es que en casa siempre estoy comodo…

-Te dije que no te preocupes, que yo tambien –me dice- Me tire encima el baton para salir…abajo estoy igual que vos.

Ni registre si lo habia dicho con alguna segunda intencion, pero le di la lata de tomates y se fue.

El sabado a la mañana, salgo para correr y en la puerta del ascensor hay una mina vestida con un enterito azul, pegado al cuerto, que le marcaba todo. Me quede mirando mientras me acercaba, porque estaba espectacular. Abajo parecia no tener nada porque no se le marcaba ninguna prenda y el enterito le marcaba hasta el vello de las piernas. Cuando me acerco, se da vuelta y me saluda con un “buen dia, Migue, como estas!” Era Emilia y estaba para el crimen…

Con mi mejor cara de idiota le contesto:

-Buen dia –y agrego- ¿Vas a correr?

-Nooo, voy al gimnasio

-Ah!! Pense que corrias…

-No, es mas completo el gimansio y ademas te dan rutinas especificas para vos…

-Mira vos, creia que eran mas despersonalizados…

-Donde voy son muy cuidadosos y se fijan mucho en tu estado antes de darte una rutina…

Asi quedamos hablando de boludeces hasta que salimos, y yo me quede mirando esa mina espectacular, que vestida seriamente era una mujer elegante y no muy llamativa…

Dias despues, en el ascensor repleto, nos cruzamos nuevamente y en los movimientos y apretones quedo de espaldas y con el culo apoyado. Yo ya me la habia imaginado con la vestimenta del sabado y me habia puesto al palo. Y la muy hija de puta me fregaba el ganso suavemente con el culo. Cuando llegamos al piso, esta vez me invita ella a un mate, y yo agarre viaje.

Como habia visto como le habian arreglado el departmento, le elogie el gusto y la calidad de los arreglos. Me dice que me ponga comodo, Mientras pasa por la cocina y se va a cambiar. Yo me saque los zapatos, porque otra cosa no podia hacer y me quede esperando. Cuando vuelve con la bandeja y el mate (con bizcochitos de grasa) estaba con un baton blanco, medio suelto y un par de chinelas.

-Ay! Disculpame…-me dice- me olvide..

-Te olvidaste de que –le pregunto

-De traerte algo para que te pongas comodo

Y se levanta volviendo con una salida de baño y un par de pantuflas, diciendo:

-Si queres, ponete comodo…Sabes donde queda el dormitorio…

Cuando entro, la cama parecia mas grande que el dia que la trajeron y sobre una silla vi la ropa que tenia Emilia, un corpiño y una bombacha, por lo que supuse no tenia nada debajo y yo me puse igual. Salgo y nos sentamos a tomar mate, como si no pasara nada, hasta que Emilia se levanta por mas agua. Ahi, medio se le abre el baton y fue evidente que, abajo, no tenia nada.

Me levanto atras de ella y cuando llego a la cocina, la abrazo desde atras y le paso los brazos por debajo de las tetas. Dio media vuelta la cabeza, me tiro un beso mientras manoteaba el ganso diciendo:

-Ah! ¡Era cierto lo que me parecio en el ascensor…!

-Sos una turra –le digo- Te gusta jugar…

-¿Y a vos no? – me contesta aflojandome el cinturon…

-Por supuesto… ¿A que queres jugar? –le pregunto mientras le bajo el baton-

¡Que pedazo de hembra que habia abajo! Un cuerpo perfecto, tetas firmes no muy gandes, con una aureola enorme, un culo redondito y parado, unas piernas torneadas y para colmo, me miraba con unas ganas…

-Y…no se –me contesta, sonriente- ¿Esto para que sirve? – y me manotea el ganso.

-Para jugar al estacionamiento…

A toda esta conversacion, nos estabamos acariciando y manoseando y poco a poco acercandonos al dormitorio…

-¿Como al estacionamiento?

-Si, vos me prestas el garage para que yo estacione el 600…-Le digo, metiendo mano…

-Mas que un 600, parece un Peugeot 407…-contesta, sopesando el ganso…

Los dos nos reimos, porque habiamos lelgado al borde de la cama y yo la empuje como para sentarla. Emilia se echo en la cama, levantando las piernas y me dedique a chuparle bien la concha y el culo. ¡Los gemidos y suspiros que escuchaba me ponian loco!

De repente se arquea toda y empieza,”metel, metelo, metelo”. Y yo no me hice rogar, me pare un poco y se la mande toda y de un saque a fondo…¡Que suspiro! ¡Y que acabada! Tardo exactamente dos bombazos, que tuvo un orgasmo que se retorcia toda y se levantaba y me mordia, me pellizcaba hasta que de golpe se relajo toda. Se quedo quieta y me decia “suavecito, suavecito” y habremo estdo asi, suavecito unos diez minutos cuando se me hincha aun mas y le largo todo lo que tenia.

Se lubrico todo y el movimiento era genial, entre lo sensible que me habia quedado la cabeza, lo mojado que estaba todo, lo inflamada que tenia ella la concha, cada movimiento me erizaba los pelos de la nuca, y por la cara que ponia, a ella le pasaba algo parecido.

Nos acomodamos en la cama y se pone de espaldas a mi. Le agarre las tetas y se las masajee hasta que los pezones se pusieron duros. Ahi se pone en cuatro y no espere indicaciones, se la mande otra vez. Estuvo jugeteando con la pija en la concha hasta que apoya la cabeza en la cama. ¡Cuando vi el culito asi, le pase un dedo y ella fruncio el culo pero no dijo nada. Junte humedad y se lo volvi a pasar, pero ms despacio y empujando un poco. Tampoco dijo nada. Se lo volvi a pasar, pero esta vez me detuve en el ano y empuje, metiendo apenas la puntita del dedo y lo deje ahi. Empezo a susurrar algo que no entendia y a gemir. Le seque el dedo y apoye la cabeza, empujando un poco, y ella empujo mas. Como tenia la pija toda viscosa de sus jugos y mi acabada, le entro la cabeza con facilidad.

Ahi, grito. “¡¡¡¡Aaaaaayyyyy, que me partis” pero no hizo ni amague de que se la saque, asi que empuje un poco mas y la saque un poquito. Empuje otro poco y otra vez casi afuera. Con cada metida, gemia y con cada sacada, suspiraba y seguimos asi, hasta que le entro toda y yo me quede quieto.

Con toda la pija metida en el culo, con una mano se empezo a acariciar el clitoris y a moverse adelante y atras, despacito, sacandola apenas y volviendosela a meter a fondo. Yo estaba quieto y duro, tratando de aguantar hasta el climax de Emilia, que no tardo mucho.

Cuando empezo con los espasmos previos, me largue a darle bomba con todo. Se la sacaba toda y se la volvia a meter, afuera y a la concha a fondo, afuera y al culo a fondo de vuelta y asi hasta que acabamos los dos entre gritos, puteadas, gemidos y gruñidos. Le deje el culo lleno de leche y toda la zona patinosa.

Dos minutos despues se inclina a chuparmela, y logro con paciencia que reviviera. Asi como se puso dura, se me monto encima y metiendosela toda, se tiro encima mio y me empezo a mordisquear todo. Se movia suavecito y yo sentia como la pija le entraba y le salia, estabamos tan excitados y tan sensibles, quecualquier movimiento que hicieramos, parecia que metiamos los dedos en el enchufe. Eran como descargas electricas en todo el cuerpo. Le quise acariciar el clitoris y me saco la mano con un “nooooo”. Siguio asi hasta lograr un orgasmo mas, ella, porque yo no podia mas.

Cuando se relaja y se sale, yo tenia la pija coorada e irritada a mas no poder. No se bajaba con nada y ella me la queria chupar, pero el solo aliento me ponia duro. ¡Ni que pensar de qu eme la chupara…

Como a la media hora, me relajo y la abrazo, sin segundas intenciones, cosa que no habia hecho en todo el tiempo que estuvimos juntos. Se hizo un bollito y me abrazo igual diciendo:

-¡Que bien la pase!

-Fue un placer enorme…pero

-Si, ya se, pero no das mas…

-No es que no de mas, es que la tengo super irritada y supersensible…y vos tambien…

- Pero una vez que la tengo adentro es otra cosa…

Y cuando estiro la mano para acariciarle la concha, me para con un

-Basta por hoy, la semana que viene seguimos…

Y al dia de hoy es una semana en su casa y una semana en mi casa, los viernes por la tarde y terminamos los sabados a la mañana temprano, cada vez un poquito mas. En cualquier momento va a ser el fin de semana completo…

4 comentarios - Mi Vecina

Fr4nc090 +1
que buena historia !! .. tirate unas fotos de la veterana 😉