Mi primer casada (2da parte: El momento de la acción)

Hola gente!
Les pido disculpas por la demora de esta segunda entrega, lo que pasa es que estoy con poco tiempo, pero aprovechando que ahora tengo unas horitas libres voy a pasarles a contar como fue el desenlace de este segundo encuentro.
En esta segunda parte la flaca dijo dos frases que me partieron el bocho y es el día de hoy que las recuerdo tal cual lo dijo. Puede que a ustedes no les signifique nada esas frases, pero a mí me calentaron mal, y es el día de hoy que las sigo recordando y me siguen calentando!
Bueno, no los entretengo más y paso a contarles el final del encuentro:


Mientras me iba poniendo el forro la miraba fijo a los ojos, los dos sonreíamos. No sé qué cara tendría yo, pero ella tenía una carita de que quería guerra y yo estaba dispuesto a dársela.
No perdí mucho tiempo más, me coloque el forro y me subí encima de ella. Le di algunos besos en su boquita y otros tantos en el cuello, mientras iba bajando mis manos hacia su tanguita… Era la barrera que impedía que comenzara el momento de la acción.
Le corrí la tanguita y le apoye la cabeza en la conchita pero sin que entrada. Agarre la pija con la mano y la iba moviendo para arriba y para abajo, recorriendo toda su conchita… Ella gemía con suavidad, me encantaba calentarla así!

Sin previo aviso se la metí toda de un tirón, estaba tan calentita y mojadita que no hizo falta metérsela de a poco, se le escapo un pequeño gritito que me calentó un montón y empecé a moverme arriba de ella con algo de delicadeza. Mientras lo hacía puse una de mis manos en su nuca tocándole ese hermoso pelo que tenía y con la otra iba recorriendo todo su cuerpo.
Me encantaba estar moviéndome arriba de ella, me encantaba escucharla gemir, me encantaba todo!
Mientras me seguía moviendo encima, ella empezó a recorrer con sus manos mi espalda de manera intensa. Se me ocurrió que era un buen momento para variar, así que comencé a moverme de lado a lado, de derecha a izquierda, de una pierna a la otra pierda, como haciéndola entrar de costado, me encanta hacer eso! Y más cuando hay una respuesta del otro lado… Y la respuesta no se hizo esperar! Dejo de mover sus manos y de un segundo para otro me clavo sus uñas en las espalda (Debo reconocer que me dolió un poco, pero estaba tan caliente que no me importaba nada!) y un segundo después llevo su dulce boca a mi oído y me deleito con unos gemidos hermosos que no hicieron más que hacerme cruzar el cielo (no es necesario aclarar que antes de eso ya estaba en el cielo!).

Esos gemidos me calentaron mucho y empecé a moverme con más intensidad, con más fuerza… el momento mágico estaba por llegar, lo estaba esperando con ancisas!
Seguí moviéndome cada vez más fuerte, ella continuaba gimiendo y apretándome toda la espalda, yo le apretaba todo su cuerpo… Sus tetas, su culo, su cintura, todo!
Yo ya tenía muchas ganas de acabarla toda, pero quería hacerla llegar a ella también, me resultaba difícil ya que era nuestra segunda vez y desconocía su “forma” de manifestar el orgasmo. Pero algunos minutos después de los movimientos intensos finalmente llego!

Puso sus manos en mi pecho y me alejo un poco, no sé si como para que la viera o para estar más cómoda. Igualmente lo que vi fue algo hermoso!
Me la quede mirando a los ojos mientras me seguí moviendo, por un segundo se le corto la respiración y no emitió ningún sonido… fue ahí donde me miro a los ojos y enseguida los cerro y largo un gemido largo que se fue entrecortando al llegar al final! Era hermoso ver como estaba acabando! Me encantaba!!
Está de más decir que mucho mas no dure, ya había logrado mi cometido y no había mucho más por hacer… continué mis movimientos y llego mi momento! La agarre con fuerza y ahora fui yo el que apoyo sus labios en sus oídos, quería que me escuchara acabar, quería que escuchara y sintiera todo lo caliente que estaba, todo lo bien que la estaba pasando. No aguante más y acabe, estaba muy caliente! No medí ningún de mis gemidos, y deje que saliera todo el semen contenido, fue un momento hermoso!!!

Luego de esto nos quedamos acostados unos segundos, luego yo me levante para sacarme el forro y volví nuevamente a su lado para abrazarla y charla un poco.
Sinceramente no recuerdo que charlamos, pero eran todas cosas carentes de importancia. Así estuvimos unos cuantos minutos. Ella tenía su cabeza en mi pecho, mientras yo recorría su espalda con mucha suavidad y delicadeza, ella hacia lo mismo por mi torso.
Esas caricias hicieron encender la llama nuevamente… Hice que se diera vuelta dándome las espalda y la abrace tipo “cucharita”… le hice unos mimos más, pero ya estaba algo caliente, así que empezamos un lindo franeleo…

Empecé a pasarle las manos por las tetas mientras le iba comiendo la oreja, ella respondía apoyando su colita contra mi pija que se iba endureciendo cada vez más.
Fui bajando mis manos lentamente hasta su conchita, la empecé a acariciar por encima de la tanguita, ella agarro mi pija que ya a esa altura era un garrote y empezó a pasársela por la colita… El momento había llegado!
Mientras le besaba la orejita le dije de manera suave: “Así que te gusta que te hagan la colita? Espero que hayas venido preparada porque hoy no te salvas”, su respuesta fue una risita de aprobación y siguió pasándome la pija por toda su colita. Estaba bárbaro eso!

Seguí acariciándola toda y ella soltó mi pija y empezó a apoyarme el culo con más fuerza, ya estaba a 10.000!
Me levante y agarre la cajita de los forros y saque el gel intimo (o vaselina, como prefieran llamarlo).

Ella me miro y me dijo: “Me vas a hacer la colita?” con una voz de nenita putita que me encanto!

La puse boca abajo y le empecé a chupar la cola de nuevo, no dure mucho tiempo, estaba muy caliente, tenía ganas de hacerle la colita desde la primera vez!
Me levante y me arrodille en la cama, ella se puso en cuatro, ahí lo tenía señores! Esa cola monumental frente a mí! Era imponente!!

Abrí el gel y le corrí la tanguita, ella ayudo teniéndola mientras yo le abría la colita y le empecé a poner la vaselina. Cada tanto le introducía un poquito el dedo, era hermoso!
Luego de eso empecé a untarme con el resto del gel toda la pija, ya estaba todo listo, solo había que comenzar!
Apoye la cabeza en el agujero de su colita, ella soltó su tanguita que quedo de costado sin molestar y puso las dos manos sobre la cama.
Agarre la pija y empecé a introducirla lentamente, ella no hizo ningún movimiento de dolor ni nada parecido, al parecer no había mentido con que le gustaba!
De a poco iba entrando, hasta que finalmente ya estaba toda introducida dentro de su hermosa cola!

Empecé a moverme despacio, hacía que la pija recorra toda, pero toda su colita. La sacaba lo más que podía y la metía lo más que podía, era precioso! Después de tanto soñar ya estaba disfrutando del momento.
Ella continuaba gimiendo de manera hermosa, como lo hacía siempre. De a poco empecé a aumentar el ritmo de la penetración a ver como reaccionaba y ni mosqueaba, lo estaba disfrutando tanto como yo!
Comencé a apretar con fuerza su colita y empecé a moverme más rápido, luego de unos segundos lleve mi mano a su nuca, la agarré de los pelos y le empecé a hacer la cola con mucha fuerza! Sentía como le gustaba que le hagan la colita y como también le gustaba que la domen.

Seguí dándole con fuerza mientras le agarraba un poco los pelos. Con la otra mano le di uno o dos chirlos, y ella respondiendo empezando a tirar su cola con fuerza para atrás, para que le entrara más adentro todavía!
Veníamos bien, parecía que me faltaba un poco para acabar, hasta que se me dio por mirar sus manos, primero la derecha, veía como agarraba las sabanas y las retorcía… y luego fue el turno de la izquierda, que hacía lo mismo que su hermana, pero con el detalle de que ahí estaba… tenia puesto la alianza de casamiento!
Fue instantáneo… le vi la alianza puesta y empecé a hacerle la cola con más fuerza! Ya estaba llegando a mi punto máximo, no podía dejarle de mirar la alianza! Me incline un poco para adelante y le dije: “Te voy a llevar la colita de leche putita”… Ella no respondió, solo atino a agarrarme con fuerza mi mano que estaba apretándole la cola.

Ya no pude aguantar más! Lo que tanto había querido lo estaba cumpliendo… y finalmente lo cumplí… le solté el pelo y agarre con ambas manos su colita, hice unos cuantos movimientos más y empecé a apretar con fuerza su cola, era hermoso! No pude aguantar más, el momento ya no podía esperar y empecé a llenarle esa hermosa colita de leche! No se dan una idea como disfrutaba estar acabándola toda!
Mientras le acababa la colita ella empezó a gemir un poco más fuerte y aflojo un poco sus brazos y dejo su cabeza más cerca del colchón mientras yo seguía acabándola toda!
No tengo muchas palabras para describir eso, fue uno de los momentos más hermosos en lo que refiere al sexo!
Después de acabar se la deje adentro unos segundos y comencé a sacársela. Luego que la saque toda, su colita empezó a chorrear parte de la lechita! Era hermoso ver esa imagen!

Yo me acosté boca arriba y ella se incorporó para ir al baño a lavarse. Ninguno de los dos dijo nada.
Después de unos minutos ella salió del baño, se prendió un cigarrillo y lo fumo de manera apresurada, mientras tantos hablamos algunas pavadas más.
Termino su cigarrillo y empezó a venir hacia mí, pensé que iba a acostarse a mi lado… pero debo decirles que no podía estar más equivocado! Fue directamente hacia mi pija y sin decir nada me la agarro y se la llevo a la boca!
Yo no podía creer lo que estaba pasando! Era la primera vez que después de hacerle la cola a una flaca la misma me la agarraba como estaba, toda llena de lechita y empezaba a chupármela.
La pija estaba algo blanda, pero después de unas lamidas empezó de a poco a ponerse más dura. La flaca mientras me la chupaba me miraba con unos ojos de vicio que me mataban. Después de unos minutos ya estaba dura nuevamente!

La verdad que en este punto lo que más rescato es la voluntad de la flaca, o su vicio por la pija, porque el pete que me hizo duro bastante, yo ya no estaba tan caliente como al principio y la flaca me la chupo un buen rato, se notaba mucho que le gustaba chuparla!
Yo la ayudaba cada tanto, agarraba la pija y me empezaba a pajear, ella dejaba la cabeza adentro de su boca mientras lo hacía y a veces bajaba hasta los huevos y me los chupaba todos.

En medio del pete le dije: “Te puedo acabar la boquita, no bebe?”. Ella tenía la pija dentro de su boca a lo que su respuesta fue un “ajá” (tipo sonido con las cuerdas bocales) de afirmación.
Eso me calentó bastante, ella siguió chupándomela toda y de todas formas, con suavidad, con momentos más intensos, pajeandome, de todas formas!

Me encantaba la actitud de la flaca, después de hacerle la cola le dieron ganas de chuparme la pija y lo hizo sin pensarlo! Siguió chupándomela hasta que ya no pude más, otra vez me iba a hacer temblar! No pude hacer más que acabarle toda esa hermosa boquita… No pude más que llenársela de lechita como ella quería.

No es mi intención de romperles el clímax, pero este relato es real y voy a contar tal cual fue.
Estaba muy ilusionado con que se tomara la lechita, pero no fue así… una vez que acabe toda su boquita, ella me siguió chupando la pija hasta no dejar una gota. La contuvo en la boquita y fue al baño a escupirla. Igualmente esto no quito que no me haya gustado, al contrario, me fascino!

Después que se enjuago la boquita volvió y hablamos unos minutos más, ahí fue cuando me dijo la primer frase que me rompió la cabeza. La misma fue:
“En un turno me hiciste todo lo que mi marido tardo más de 5 años en hacerme”

Me quede helado, porque la charla no venía para ese lado y la flaca me lo dijo, me encantaba lo putita que era!

Termino el turno, subimos al auto y fuimos hasta la parada del colectivo, estacione y quedamos esperándolo dentro del auto. El bondi no tardo en venir, cuando estaba por llegar me saluda con un hermoso beso, abre la puerta y antes de bajar me dice la segunda frase que aún recuerdo:
“Vine hasta acá para que me hicieras la colita solamente”

Cerró la puerta y se subió al colectivo. Yo tarde algunos minutos en arrancar el auto, sus palabras me habían dejado en una nube de morbo que me era imposible bajarme!
Ya había terminado este segundo encuentro, había logrado mi cometido, hacerle esa hermosa cola. Igualmente, a pesar de haber cumplido mi cometido ahora había surgido uno más, y este nuevo cometido no surgió por culpa mía, si no por culpa suya. En el momento que le acabé en la boquita y fue a enjuagarse al baño, supe que mi nuevo paso iba a ser que la próxima vez se tome la lechita.
Pero sobre eso les voy a contar más adelante. Espero les haya gustado este segundo encuentro y muchas gracias por los que se toman un tiempo para leer los hechos que ocurrieron a lo largo de mi vida.

Saludos para toda la comunidad!