Buenas, como les conté en el pasado relato, tuve la oportunidad de tener sexo con mi hermana a principio de año.

Aqui les dejo el link de ese relato: http://www.poringa.net/posts/relatos/2080553/La-primera-vez-con-mi-hermana-_Real_.html#comid-60856

En esta ocasión les voy a contar la vez que le hice la cola por primera vez.
Vale me había prometido que yo iba a ser el primero en penetrar su ano, y ya había pasado algún tiempo de la vez que tuvimos sexo. Ella seguía con su novio, y yo soltero, mi hermana me seguía calentando y me masturbaba mucho pensando en ella y recordando cuando la penetré, fue de mis mejores noches.
Por el mes de marzo, estábamos en la cocina mirando una película en la computadora y cuando nos íbamos a acostar, yo le dije: - Imagino que no te has olvidado de lo que me prometiste. - Si bien después de que tuvimos sexo no se habló más del tema, ella se dio cuenta de que estaba hablando y me contestó sonriendo: - No me olvidé no, todavía tenés ganas? - Yo le sonreí y le dije: - Claro que sí! Sabes bien que desde hace tiempo le tengo ganas a esa colita - Mientras le decía eso, le apoyé mis 2 manos en sus nalgas y la apreté contra mi, a lo que Vale me dice: - Bueno mejor, porque todavía sigue virgen para vos. - Cuando termina de decir eso, la intento besar, pero ella se ríe y se va a su cuarto.

Al otro día, yo estaba en mi habitación mirando tele acostado, cuando llega mi hermana y me dice: - Tomá, guarda esto. - Me deja un frasquito con una crema y se va. Mi cabeza se puso a mil, ya sabía lo que se venía. Esa noche cenamos en familia, su novio cenó con nosotros, hasta que terminamos de comer, conversamos de todo un poco como siempre, creí que esa noche no iba a pasar lo esperado porque estaba su novio, y algunas veces se queda a dormir en casa, pero esa noche se fue. Vale le dijo que estaba muy cansada y se iba a dormir.
Cuando todos se fueron a dormir, Vale fue al cuarto de nuestros padres y les dijo que iba a mirar una película conmigo en la compu, en mi cuarto. Ella estaba con un shortcito rosado, que usa para dormir, y una remerita vieja que también usa para dormir, sin sostén. Yo estaba con un short rojo y sin remera. Cuando entró a mi cuarto, se acostó en mi cama boca abajo y se puso a mirar cosas en la compu, dejándome ver si hermosa colita, bien redonda y paradita. Yo parado disfrutaba esa vista, miraba a mi hermana a punto de entregarse a mi de arriba a abajo, agarro la crema, se la muestro sonriendo y me dice: - Para que no duela tanto. - Entonces yo le respondo: - No te voy a hacer doler, te va a gustar, vas a ver.. - Vale pone la compu a un costado, con la mano me dice que me acerque, y en la posición en la que estaba, boca abajo en la cama, me empieza a chupar la pija tan tiernamente, nunca había sentido tanto placer en una mamada. Pasó la lengua por todo el tronco, por la cabeza y después se la metió toda en la boca, jugando con su lengua dentro. Le tuve que decir que parara porque no quería acabar allí, le dije que íbamos a hacer todo lo más rápido posible porque no quería que nuestros padres se dieran cuenta, no podíamos estar mucho rato cogiendo. Vale me sacó el short y el boxer, yo saqué la compu de la cama y cuando me doy cuenta, mi hermana ya estaba desnuda en la cama, mirándome, sonriendo y jugando a que ponía caras sexies. Yo le sonrío, me pongo encima de ella y nos besamos suavemente, disfrutábamos el momento, en la posición misioneros, sin dejar de besarnos, le entierro mi pija en su concha, ya la tenía bastante húmeda, la penetro en cámara lenta, los besos pasan al cuello, se escuchan pequeños gemidos, estábamos muy excitados. No me movía dentro de ella, sólo la penetraba y dejaba mi pija entera en su concha, y luego de un rato la sacaba toda, y volvíamos a lo mismo. Llegado un momento, me acerco a su oído y le digo: - Quiero cogerte la cola. - Ella me dice: - Dale, quiero ya tu pija en mi cola. - Se pone boca abajo, le paso cremita por su ano, le meto el dedo índice hasta la mitad, me pongo crema también en la pija. Disfruto de ver la colita de mi hermana, allí, para mi, para hacerle lo que siempre soñé, hacer mía esa colita que tanto vi en mi vida, que parecía intocable. Después de contemplarla bien, apoyo la cabeza de mi pija en su ano, y lentamente voy empujándola con la mano y el cuerpo. Vale aprieta los ojos, como muestra de dolor, yo paro y le pregunto si está bien, me dice: - Sí, duele un poco, metela despacio. - Mi pija es de 18x4 cm, creo que es normal, cuando iba por la mitad, saco mi mano, y le abro las nalgas. Sigo enterrándosela despacito, hasta que le entra toda, me acerque hacia ella, y quedo acostado encima de Vale. Le doy besitos en el cuello y cachete. Le pregunto: - Te gusta? - Y ella me contesta: - Me encanta, dejamela enterrada un rato. - Yo sentía un inmenso placer, no se la quería sacar nunca más, se sentía riquísimo, era una colita apretadita, era la colita de mi hermana, y mi pija estaba como nunca, sin moverme casi con ganas de acabar. Estuvimos un rato solo así, yo dándole besos en el cuello, cachete y espalda, con mi pija dentro de su hermosa cola. Hasta que empiezo a moverme, ella se queja un poco, le digo que se pongo de perrito, y sin sacarle la pija nos acomodamos en la posición del perrito. Allí despacito empecé a taladrar su cola, ella gemía despacio, para que no escucharan nuestros padres y se empezó a masturbar. Después empece a taladrar más fuerte y le dije que le iba a acabar en la cola. Vale me respondió: - Sí papi, llename la cola de leche, hacela tuya! - Eso me ponía a mil, y ella me seguía diciendo cosas para calentarme, hasta que llegó la acabada. Fue de mis mejores acabadas, casi no aguanto y me escuchan en toda la casa, fue una acabada bastante larga. Mi hermana me miró, se sonrío, yo le devolví la sonrisa, le dejé mi pija adentro, con toda la leche chorreándose por ella y por el ano de Vale. Cuando le saco la pija, empiezan a caer chorritos de leche, por su cola, fue una imagen muy excitante, ver la colita de mi hermana destrozada por mi pija.

Luego me puse a su lado, ella me abrazó y posó su cabeza en mi pecho, parecíamos un matrimonio más. Le agradecí por haberme dado la cola, y por primera vez, ella me mira y me dice: - Siempre quise que fueras el primero. Además, quiero que tengamos sexo más seguido. - Yo le dije que no tenía problema, que también siempre quise cogerla y que cuando surjan nuevas oportunidades ahí estaré.
Y allí empezamos a hacerlo más seguido, tampoco es cosa de todos los días, a veces pasamos semanas sin hacerlo y últimamente creo que le ha entrado algo de culpa, y le cuenta más empezar, pero cuando lo hace, no paramos hasta hacer de todo un poco.
Espero que les haya gustado! Tal vez cuente alguna otra cosa que hayamos hecho, o alguna fantasía que tengo.

Saludos a todos y Felices Fiestas!

Darío