Como el primer relato gusto mucho, va la segunda parte. Para los que preguntaron por MP les cuento que esto es 100% real!

Habian pasado solo unos dias de mi esperado encuentro con mi cuñado y ya era viernes, asi que saldríamos con mi novio. Les comento que mi novio es un año mas chico que yo y solo ha estado conmigo (eso si no me ha metido los cuernos) y de haberme sido infiel no ha aprendido nada con esas nuevas experiencias. Eso si, es de reconocer que es capaz de acabarme 6 veces en una noche y su pija sigue firme, aunque en esas seis veces no logra que yo acabe siquiera una sola. No puede, de ninguna forma, compararse con mi amor prohibido.
Esa noche salimos con mi novio a bailar y luego fuimos a su casa, sus padres dormían asi que como siempre lo hicimos en su cama, bien callados para no hacer ruido. Me saco la ropa y me metió los dedos en la concha, casi sin fijarse si estaba mojada o no, asi que me hizo doler un poco, a los pocos segundos ya tenia la punta de su verga empujando en mi conchita para metérmela, costaba mucho entonces dijo: chúpamela! No me quedo otra que obedecerlo.
Con su verga ya bien mojada por mi saliva comenzó a penetrarme esta vez si, con mas facilidad, y asi estuvo unos 5 minutos hasta que se vino adentro mio. Empezo a chuparme las tetas y entonces volvió con su pija a mi conchita que permanecia indiferente. Esta vez la leche que había dejado dentro mio facilito la entrada. Comenzo a cogerme pero realmente no sentía nada, deseaba a mi cuñado cogiéndome, embistiéndome como un animal, mirándome con lujuria desesperada. Me imagine que el estaría con su novia, con mi hermana, tal vez cogiéndosela en ese mismo momento…. La sola imagen de mi hermana entregándose a esa bestia me hizo exitar como una puta, deseaba imaginar que era yo el objeto de su deseo. Senti una calentura tremenda, cerre mis ojos y me imaginaba que mi esa pija que tenia adentro era la de mi amor secreto…. Lo agarrea a mi novio bien fuerte de la cola y le decía: “dale papi, soy tu puta, cógeme, cógeme…..” parece que a el eso lo éxito mucho porque empezó a cogerme mas y mas fuerte, yo le pedia que siguiera, que no parara, por primera vez me llevaba directamente camino al orgasmo, aunque mas o menos a los dos minutos me decía balbuceando que me llenaría de leche… Que le pasaba?? No se daba cuenta que aun no había acabado?? Necesitaba que siguiera, para asi poder imaginar que era mi cuñado el que me hacia el amor. Asi que otra vez me quede con las ganas. EL resto de la noche no fue diferente. Yo trataba de no pensar en nada, pero esos 5 minutos que tardaba en acabar parecían eternos, no por lo que me hacia disfrutar, sino por lo que me aburrían…. Temia que ningún hombre me cogiera nunca como mi cuña, en realidad, temia no volver a hacerlo nunca mas con mi cuña.
Finalmente, mi novio me pidió como quien le pide una paquete de cigarrillos a un kiosquero “¿me dejas acabarte en la boca?” Esa era algo que me desagradaba profundamente, asi que me negué, entonces volvió a preguntarme “¿y en las tetas?” Parecia no saber que un hombre no pide, un hombre toma, reclama, exige… pero el no… le dije que si y me baño las tetas con su semen. La realidad que mas que calentura me produjo fiaca pensar que tendría que levantarme a lavarme las gomas… Fui al baño, me sente en el inodoro y mientras dejaba caer el semen que me había dejado dentro de la concha pensaba en mi cuñado… en las ganas que tenia de que me volviera a coger. No quería hacerle mal a mi hermana, no pretendía robarle su novio ni mucho menos, solo quería tener a ese macho tremendo dentro mio. Pero, ¿Qué hacer? Desde nuestro encuentro no nos volvimos a ver, quería ver su reacción y asi saber si existían posibilidades de un nuevo encuentro. No quería nada mas que ser su puta, satisfacer sus deseos y los mios. La situación no era fácil.

Esto es todo por hoy, si quieren mas, ya saben que solo deben comentar! Y gracias por todos los comentarios en el relato anterior! Eso me calienta mucho y me motiva a seguir escribiendo!

BESOS!!!