Ya con una hija de 2 años, casada , una amiga nos dijo a mi y a mi esposo, que tuvieramos una salida swinger .

Ella ya me habìa dicho y la fantasìa como tal me parecìa excitante, pero de ahì a tener sexo con desconocidos, era otro cuento, pero la persistencia de mi amiga se mantenìa.

Soy de buen cuerpo aùn y de cabello castaño claro con tintes de rubia, de rostro atractivo, buen busto, nalgas paradas, como les gusta a ellos. Mabel decìa que debìa aprovechar y tener sexo con otros hombres. Llegò el momento en una noche de tragos, que mi esposo me llegò a proponer que hicieramos realidad lo que nos proponìa Mabel. Por su trabajo mantenìamos constantemente en reuniones sociales y decidiò que invitasemos a Mabel a una reuniòn. Asì fuè y ella, Mabel me señalaba con cual de los tios, le gustarìa a ella verme hacerles el oral.

Me pareciò muy atrevida la propuesta, pero la verdad, empezò a darme vueltas en la cabeza. Para esa ocasiòn Pedro decidiò que esa noche no llevase sostèn. Llevè un vestido ocre brillante, descubierto a la espalda, escote lateral hasta arriba de la cintura. Aunque el vestido era largo, si me movìa mucho se abrìa el escote hasta arriba.

Llevè un liguero negro e hilito dental negro, pero sin medias, el liguero sòlo se fijaba a mi muslo. Por delante del vestido el escote era bien profundo hasta el esternòn.

Llevabàmos varios tragos en al cabeza, yo debìa alternar charlas con los amigos de mi esposo, como era usual y cortès. Mabel iba notando cual de los tantos presentesv eran desconocidos para mi y empezò a estudiarlos detenidamente. Me despreocupè por un instante de la propuesta que cuando Mabel me lo volviò a mencionar, de inmediato me empezò a crear escosor en mis genitales, claro! el licor tambien hacia parte del juego y ya hacìa efecto. Mabel volviò a decirme de verme o al menos imaginarse de que yo me subiese a uno de los cuartos de aquel hotel o en algunos de los baños, o en el de servicio o en el parqueadero cubierto con algunos tipos amamarles la polla y bebèrmeles su semen mientras mi esposo bebiese licor con los amigos. Le dije a Mabel sentir la necesidad de ir al baño, a orinar y esto me dijo ella al oìdo:-”O serà la necesidad de sentirte una puta de verdad verdad.

Tenìa el derecho de bofetearla por tal insulto, pero….era verdad, en ese momento sòlo era que mi esposo se envolatara y aunque tenìa el visto bueno de el, preferìa que el no se diese cuenta y…asì lo decidì. Me hizo señas mi esposo, como si me preguntara que tal la estaba pasando, le sonreì con la copa de coñac en mano, pero estaba esperando que Mabel ya hubiese escogido mi primer “Semental” -Ya, ese de pelo en pecho que te està mirando. -Cual?-le dije mientras continuaba sonriendo con los amigos de mi esposo. -El que se quitò el corbatìn, te mira como si quisiera decirte ¿cuànto cobras?



-A caso me verà como una prepago?-dije manteniendo la sonrisa con los presentes y la copa en mano.

-Te ve como lo que vas a ser en unos instantes, una golfa!

Mirè al hombre que Mabel me decìa y al darme cuenat que me miraba con morbo, suspirè fuerte, me mordì loos labios y le sonreì. -No es suficiente-me dijo Mabel-pìcale el ojo y con disimulo saca un tatico la lengua apretando a la vez los labios, serà muy evidente ante el, aprovecha que nadie te està viendo en estos instantes!” Lo hice, mirè a los aldos, nadie me veìa, apretè los labios y asomè la punta de la lengua, sentì que mi coño se humedeciò, el hombre se fuè acercando y al estar cerca Mabel se le acercò, le dijo algo al oìdo y este se acercò a mi dicièndome:-”Es cierto eso?”

Yo:-”A caso que te dijo ella?” -Ella me dijo que eres un feladora total, que te gustarìa chupar mi polla, bberte mi esperma, como golfa que deseas ser a partir de esta noche…pues dèjame decirte que te pagarè como a una prepago, ¿cuàl es tu tarifa? 50? 80? 180 por ser una reuniòn social, pero te parece si te doy…unos 30?..te darè sòlo 20 y vamos ya!” Lo mirè a los ojos con extremo odio, hubiese querido abofetearlo, pero era evidente su insulto y mi esposo intervendrìa, asì que recordè que en el parqueadero habìa un cuarto donde duerme la mujer que hace el aseo, el sitio ya lo distinguìa y alli`le pedi que me siguiese. Dicho y hecho, allì acostada como una golfa, en sòlo liguero, me le abrì de piernas y chupè su polla hasta sentir que se corriò dentro de mi boca mientras me daba dedo en mi coño. Sin retiràrmelo de la boca, de nuevo se lo puse duro y le pedì me penetrase, con los mulos mios alrededor de su cintura, chupa`ndome el las tetas y diciendome lo puta que soy, me hizo venir al mismo tiempo que el lo hizo sin condon, duro un ratito adentro sin sacarlo dicièndome lo que yo era buena para ser una golfa.

Estaba empapada en sudor y le agradecì por el sexo que me habìa dado, el de su aprte cumpliò con lo suyo, sacò los 2mil y me los puso al lado de mi cuerpo desnudo, sobre la cama. Sin haber ducha alli, cuando volvì a la reuniòn Mabel me dijo que se me notaba cuanto habìa yo sudado mientras follaba. Le preguntè si mi esposo habìa preguntado por mi en mi ausencia. -”Claro que si, sabe que fuistes a cumplir con tu tarea, pero…si te pagò?

Tardè en decirle unos instantes de segundo y le respondì a Mabel:-Si, claro que me pagò! me pagò lo convenido, lo que fijè mi tarifa, eso me pagò!, gracias amiga!!

Fuente: http://www.blogswinger.com