léanlo es largo pero buenísimo porfa comenten p!


Mi mejor amiga me pidió que la desvirgara

Mi mejor amiga Andrea no quería llegar a los 18 años siendo virgen así que me pide que la convierta en mujer un día antes de su cumpleaños.

En el año 1993, mi padre recibió un ascenso laboral y decidió que nos mudaríamos a una nueva ciudad, la idea me molestó bastante, yo acababa de cumplir 13 años y me vería obligado a abandonar a mis buenos amigos de mi infancia. No pasamos a una bonita casa, mi madre estaba muy contenta y no me quedó más que ambientarme.

El primer día de clases me sentía un poco incómodo. En el bus que no llevaría al colegio me senté al lado de Andrea, una linda niña que asistía al mismo colegio. Con un poco de nerviosismo me presente y le hablé, ella con simpatía me contestó y así entablamos una divertida conversación hasta que llegamos al colegio, ella me ayudó como guía. A la salida la busqué en el bus y de nuevo me senté con ella, continuamos conversando y así conseguí mi primera amiga que a la postre sería mi mejor amiga.

Por ser un tanto extrovertido me resultó más fácil de lo que creí hacer nuevos amigos. Gracias al futbol y a los videojuegos pronto me gané un campo en el grupo, me invitaban a fiestas y diversas actividades; pero yo disfrutaba mucho de la compañía de Andrea, teníamos mucho en común, me gustaba pasar con su familia, su hermana menor Guiselle era muy divertida, parecíamos novios pero nunca pensé en ella como algo más que una amiga, tal vez por no poner en riesgo una mistad tan buena.

Un par de años después me hice de novia a Brenda quien era de las mejores amigas de Andrea, ella me gustaba mucho y Andrea me ayudó a conquistarla. Debo decir que yo no tenía problemas para conseguir novias, no me considero muy guapo pero no soy nada feo, también dedicaba mucho tiempo a los deportes por lo que tenía un cuerpo atlético y la pasaba bastante bien porque tenía fama de mujeriego.

A pesar de tener novia, pasaba igual mucho tiempo con Andrea, íbamos juntos al cine, a conciertos, a fiestas, etc. Andrea por su lado era muy controlada por sus padres que no la dejaban pensar más que en sus estudios, cuando salíamos debía regresar antes de las 9pm, debía tener siempre excelentes calificaciones y no le permitían tener novio a pesar de que le sobraban pretendientes.

Como dije anteriormente no me fijaba en Andrea como una posible conquista; pero no podía dejar de lado que tenía un hermoso cuerpo, piel trigueña, pelo lacio negro, sus pechos eran medianos, redondos y muy apetecibles, lindas piernas muy bronceadas y un culo de campeonato. Le gustaba mucho bailar y salíamos a correr todas las mañanas lo cual le ayudaba a mantenerse en forma.

En una ocasión quedamos en ir al cine, llegué un tanto temprano, su madre me abrió la puerta y me dejó pasar como siempre, entré a su cuarto y ella estaba terminando una tarea. Me dijo que ya casi terminaba, así que me acosté en su cama y prendí el televisor. Unos 5 minutos después me dijo que ya había terminado, me pidió que saliera que debía quitarse el uniforme, en broma le dije que se lo quitara, que me daba pereza esperarla afuera.

- No lo creo, me dijo con una mueca

- Vamos, de por sí somos amigos desde hace mucho y hasta te he visto en bikini

- Bueno está bien, pero cierra los ojos

Se levantó la blusa y se bajó la falda, se volteó y me dio la espalda. Llevaba un calzoncito blanco que dejaba ver lo perfectas de sus nalgas. Y por primera vez me excité realmente al verla. No pude dejar de mirarla y le dije

- Andrea nunca te lo había dicho pero ¡qué rica estás…!

- Ah… cómo se te ocurre

- No en serio, debo decirte que tenés el mejor trasero que haya visto

- Siempre jugando de galán, ya vámonos

Fuimos al cine como siempre, pero yo la miraba diferente, la abracé más que en otras ocasiones y la pasamos muy bien. Esa noche mi casa estaba vacía por lo que pude saciar mi deseo con mi Brenda, con quien tenía más de 18 meses de tener relaciones pero en mi mente veía el rostro de Andrea en vez del de Brenda ( a pesar de que Brenda era más hermosa) el morbo que me daba era bastante. Debía correr el riesgo con Andrea, pero debía saber si ella estaba dispuesta a más.

Unas 3 semanas después nos invitaron a una fiesta a unas 4 cuadras de su casa, fui con Andrea y la pasé bien en la fiesta, tomé licor y a eso de las 9pm ella me buscó y me dijo que ya se debía ir, me hice pasar por ebrio, actué como que me costaba caminar y que no era muy consciente de mis actos. Nos fuimos caminando, yo hablaba tonterías y cuando llegamos a un punto oscuro del camino, paré y le dije que era muy hermosa, inmediatamente la besé y ella por un momento me separó y me dijo que estaba muy borracho. Unos pasos más adelante lo volví a intentar y esta vez ella se dejó llevar, me besó apasionadamente, empecé a acariciarle el pecho derecho mientras la besaba, ella me lo permitió, continué magreándola, hasta que le toqué las nalgas. Ahí me separó y me dijo que mejor nos fuéramos. Intenté besarla otra vez pero ya no me dejó. No me importó, ya sabía que ella quería algo más conmigo.

Al otro día llegué a su casa y no mencionó nada de lo ocurrido, simplemente me dijo que yo había salido demasiado borracho y que ella me había ayudado a llegar a casa. Yo le seguí la corriente y le dije que no recordaba nada. A la semana siguiente había otra fiesta cerca del mismo lugar y ella fue la que me invitó. Igual me hice pasar por borracho y en esta ocasión la besé durante más rato, le metí la mano bajo su falda y le toqué las nalgas. Aproveché también para tocarle por encima de su rajita, su calzón estaba mojado. La seguí tocando, le tomé la mano y se la llevé hasta mi pantalón, ella me acarició la verga por encima pero no me la quiso sacar. Al rato me hizo parar y me acompañó a casa. Al día siguiente hicimos la misma actuación de no recordar nada. Yo la deseaba y sabía que ella a mí pero no me atrevía a intentar ir más allá, porque no quería terminar con Brenda.

Alrededor de un mes después un día antes de su cumpleaños número 18, Andrea me pidió que llegara en la tarde a su casa. Como siempre asistí, pero había algo diferente, se acababa de duchar y se había maquillado. Llevaba la misma minifalda que tanto me gustaba; me extraño un poco su vestuario. Luego ella me dijo que sus padres y su hermana habían salido de la ciudad y regresarían al otro día. Luego me pediría algo que me dejó absorto

- Sabés Luis, sos mi mejor amigo y quiero pedirte un gran favor, pero me da vergüenza

- hey, nunca hemos tenido vergüenza entre nosotros, pide lo que quieras

- sí pero esto es más grande y no sé cómo pedírtelo

- te debo mucho y haré lo que sea ( mi corazón latía al máximo)

- Sí pero es que yo sé que quieres mucho a Brenda, que es mi mejor amiga y…

- Vamos decíme que todo se puede arreglar

- Bueno, vos sabés cómo es mi mamá, nunca me ha dejado hacer nada, mañana cumplo 18 años y no quiero cumplirlos siendo virgen - dijo con la cara roja de vergüenza

- Y vos querés que yo? (le pregunté disimulando mi alegría)

- Pues sí, eres el mejor hombre que he conocido y te pido por favor que me hagas mujer

- Y Brenda?

- Te juro que no le diré nada, en verdad es muy importante para mí y haré lo que quieras

Entonces me acerqué a ella y la besé, como cuando me hice el borracho, ella por supuesto me correspondió, sin parar de besarnos caminamos a hasta el cuarto de sus padres y nos tendimos en la cama. Le abrí la blusa y se la quité mientras le besaba el cuello, le abrí el sostén y sus tetas quedaron expuestas por primera vez, se las besé, se las mamé y le mordí suavemente los pezones, me deleité con ellos por más de 5 minutos. Le dije que no se callara y me dijera lo que le gustaba. Luego le besé el abdomen y me quité la camisa. Le volví a mamar las tetas mientras mi mano jugaba debajo de su falda, estábamos excitadísimos. Ella se paró y se quitó la falda. Yo aproveché y me quité el pantalón. Se volvió a acostar y le besé de nuevo el estómago. Introduje mi lengua en su ombligo y le pellizcaba los pezones. Bajé entonces a su calzón, que fui quitando poco a poco, besaba su rajilla, que tenía con poco pelo. Le quité por completo la ropa y le empecé a mamar la conchita. Ella estaba a punto de tener el primer orgasmo (según me dijo luego nunca se había masturbado), la seguía chupando hasta que atrapé su clítoris entre mis dientes,

- Sigue por favor, me gusta, sigue

Ella se contorsionaba y unos segundos después estalló en un gran orgasmo, se escuchaban sus gemidos

- Wow, eso fue increíble. Me dijo

- Y falta mucho más

Quería que me la mamara pero lo dejaría para después, este era su momento, por lo que le volví a besar en los labios y le seguía tocando la panochita. Le di vuelta y le besé la espalda, igual fui bajando hasta llegar a sus nalgas, eran una delicia, las besé, las mordí. Le separé los cachetes y le metí la lengua en su culo, se lo chupé, ella sólo se dejaba hacer mientras gemía. Le chupaba el clítoris y subía hasta su ano. Estaba lista, saqué un preservativo y ella me dijo que no me preocupara que tenía más de un mes de tomar pastillas.

Le di vuelta de nuevo, la besé y mirándola a los ojos, coloqué mi verga totalmente erecta en la entrada de su vagina.

-Estás lista?

- sí, pero hazlo con cuidado

Lentamente le fui introduciendo mi pene, ella se mordía el labio y cerró los ojos, sentí que su himen impedía mi ingreso, empujé con fuerza, ella se quejó del dolor. Paré el movimiento hasta que se le pasó el dolor, entonces introduje mi falo hasta el final. Inicié un movimiento lento, fui incrementando el ritmo, poco a poco ella se fue acomodando a la situación y tomó el ritmo, movía sus caderas en sintonía con mis embates, al rato se olvidó del dolor y a pesar de estrechez empezó a sentir placer, abrazó como tenaza mi cuerpo con sus piernas, yo por mi parte estaba disfrutando como nunca, me concentré en aguantar hasta que ella se corriera de nuevo. Al cabo de más de 10 minutos ella me decía

- Es delicioso, no pares, estoy a punto

Aumenté el ritmo y unos segundos después ella me clavó las uñas en la espalda, me atrapó con más fuerza con sus piernas y con fuertes suspiros me indicó que había alcanzado por segunda vez el éxtasis. En seguida le llené el útero de semen, expulsé gran cantidad de leche. Había sido por mucho la mejor cogida de mi vida.

Nos besamos y nos quedamos tendidos en la cama. Hablamos de lo que habíamos hecho, me dio las gracias y me dijo que había sido mucho mejor de lo que pensó, que era el mejor regalo de cumpleaños que le habían dado en toda subida.

La besé y le dije que debía darme las gracias de otra forma

- ¡Ah sí! y cómo debo hacerlo. Me dijo con cara maliciosa

- Bueno ya que ya no eres señorita me gustaría que esta linda boquita, me lo demuestre

Me paré en la cama y con mi verga erecta de nuevo apuntando a su cara, le indiqué que me la chupara, ella sin pensarlo mucho me besó varias veces la punta, luego sacó su lengua y le dio varios lengüetazos a mi verga. Con gran morbo dirigió su mirada a mis ojos y abrió por completo sus labios, introduje mi verga en boca y ella empezó a succionarlo y chuparlo, me dio un par de mordiscos por su inexperiencia, lo hacía de gran manera. Me la mamó por más de 5 minutos, dejaba escapar mucha saliva por la comisura de labios.

- Eres una excelente mamadora, le dije

Siguió lamiendo por un buen rato, hasta que le dije que le iba a enseñar una nueva posición, le indiqué que se pusiera como perrita, ella excitada lo hizo. Jugué un poco con su clítoris y con su ano, con cuidado la penetré de nuevo, estaba empapada. Monté un mete saca, rápido y lento, rápido y lento, hasta llevarla de nuevo al borde del orgasmo. Cuando estaba más caliente le metí la punta de mi dedo en su ano, eso la desconcertó y seguidamente convulsionó en un nuevo orgasmo. A los pocos segundos yo estallé también.

- Ahora como amigos seguiremos cogiendo, verdad?

- Siempre que quieras, me contestó tratando de calmarse

Pasamos la noche juntos en la cama de sus padres. Al amanecer del día siguiente me desperté y le empecé a besar los pezones, lentamente hasta que se despertó

- Feliz cumpleaños, preciosa

Y la besé en la boca, volvimos a hacer el amor 2 veces más esa mañana y luego varias veces más, ella aceptó que yo continuara con mi novia y prometió no decir nada. Todo continuó bien hasta que su hermana vio lo que hacíamos…