Hola voy a contarles una historia que me paso de verdad y todavía no puedo creerlo.
Les cuento que somos una pareja joven de 28 años de edad, hace unos 6 años que estamos de novios y nuestra vida sexual es increíblemente buena desde que nos conocemos hemos cumplido juntos muchas fantasías.
Ella es realmente hermosa, blanca, de estatura media, pelo lacio bien oscuro y un cuerpo hermoso, tiene muy lindas caderas un culo grande, duro y unas tetas de tamaño mediano, bien blancas y con unos pezones grandes y rosados.
Siempre me calienta porque le gusta vestirse con ropa ajustada, remeras escotadas y muchas veces es increíble ver como otros hombres la miran sobre todo a las tetas.
Desde que vivimos juntos su madre quedo sola en su casa y muy seguido vamos a visitarla. Si bien al principio no me despertaba nada empecé a pensar en lo sola que estaba, ya que era soltera y empecé a imaginar lo mucho que desearía tener sexo con alguien.
Sin darme cuenta cada vez que iba a la casa empezaba a mirarla mas y mas con otros ojos, sobre todos a sus tetas que no estaban nada mal, incluso eran un poco mas grandes que las de su hija, sí, mi novia.
Cundo iba a su casa me preguntaba si por las noches se masturbaría o si al ducharse se tocaría su concha en busca de autosatisfacerse, no podía creer que esa hermosa mujer estuviese tantos años sin sentir nada de placer.
Una noche que fuimos a visitarla, la madre y mi novia se fueron a comprar algo para la cena, me dejaron solo en la casa y sin dudarlo aproveche para entrar a la habitación de su madre y buscar su lencería. No tarde en encontrar un cajón lleno de ropa interior muy hermosa y con corpiños muy grandes que desesperado empecé a oler y a frotarlos por mi pija, fue algo inolvidable.
Mientras seguía oliendo la ropita escuche el ruido de la puerta y rápidamente salí corriendo hacia la sala e hice como si no pasara nada, mi novia me saludo y fue hacia el baño pero su madre, para mi, noto que tenia la pija muy parada por debajo de mi pantalón y sin poder evitarla me la miro. Esa noche reiteradas veces yo miraba sus tetas y lo hacia para que ella se diera cuenta, estaba muy caliente, tenia ganas de hacerme una paja ahí mismo.
Mi chica solía ir a lavar ropa a la casa de su madre y luego traerla a nuestra casa para secarla, una tarde mientras yo ordenaba la ropa vi una bombacha muy linda que no me parecía que fuera de mi novia y al preguntarle a ella me dijo que la había traído por error, que era de su madre, esa ropita era tan linda que se me escapo y sin querer le dije a mi novia lo extrañado que estaba ya que la prenda era muy chiquita y me costaba creer como pertenecía a su madre, ella me dio la razón y quizás se quedo algo sorprendida por mi comentario, aunque sin embargo no pareció enojarle.
Después de esa situación todo cambio, ya cada vez pensaba mas en su madre y mi calentura iba avanzando.
Una tarde comencé a pensar en sacar la conversación con mi novia acerca de la soledad de su madre y un buen día me anime y le comente que me daba lastima que una mujer tan linda estuviese sin compañía y muy suavemente le fui tirando la indirecta acerca de si yo podía hacer algo por ella.
Si bien esa noche mi chica no me respondió nada una noche de copas retomamos la conversación y ella me dijo que también se sentía mal por ver a su madre tan sola y pensó que quizás no era mala idea de que yo hiciese algo por ella. Aproveche su comentario, m anime y le dije que me parecía una muy linda mujer y yendo mas lejos le dije que un poco me calentaba lo cual se sorprendió pero no se lo tomo a mal, fue una situaron rara pero que en el fondo a los dos nos calentó.
Ese día arreglamos que ella iba a hablar con su madre y le iba a preguntar de alguna manera si tenia ganas de estar con alguien y si le decía que si le iba a tirar la onda de estar conmigo.
Meses después mi chica me dijo que hablo algo con la madre muy por arriba y le dijo que le admití que se sentía muy sola y que tenia ganas de estar con alguien y bueno ahí empezó la cosa.
Una noche vamos mi novia y yo solitos a lo de la madre y después de tomar un par de copas de más empezamos a jugar y a charlar de cosas un tanto eróticas, todos claramente nos calentamos y la cosa se empezó a volver mas caliente.
La madre nos dice que es verdad que hace mucho nadie la mira ni la toca y se desabrocha dos botones del escote, entonces cuando yo la mira veo la raya entre las dos tetas y me doy cuenta que tiene puesto un cariño negro de encaje, mi novia se da cuenta de cómo yo la miro y me mira con cara de perra y me pasa la mano suave por la pija, en ese momento se me puso muy dura sentí que las dos estaban jugando conmigo.
En eso yo le digo a la madre que estaba muy linda vestida y ella me agradeció, me dijo que yo también estaba muy bien.
Yo estaba muy caliente, mi novia estaba con una blusa muy escotada y al mirarla pude ver que se había puesto un corpiño rojo que me encantaba y noté como ella bajo una se sus manos por debajo de la mesa y por los movimientos que hacía, por más que quería disimular, me di cuenta que se estaba tocando la conchita mientras estaba callada observando la situación, tenía puesta una pollera de Jean corta y eso hacía que se pudiera tocar más fácil.
En eso, la madre me dice si puedo ir a su pieza a ver su televisión ya que no estaba andando bien, yo le dije que si y me pare mientras mi novia dijo que se quedaría a lavar los platos de la cena y limpiar la cocina para ahorrarle algo de trabajo.
Entramos los dos a la pieza y la made se sienta en la cama y me dice que prenda la tele y que mire a ver porque no andaba, cuando la prendo me doy cuenta que si bien se veía mal y no se escuchaba nada estaba puesto un canal con películas porno yo intente disimular y ella también pero mientras yo seguía mirando la parte de atrás de la televisión revisando los cables empecé a ver como la madre se rozaba disimuladamente la entrepierna y las tetas, caliente por la película que estaba viendo.
En eso escuche que me dice si le molestaba que ella se cambiara de ropa me dijo que era tarde y quería ponerse el camisón para dormir. Yo le dije que no había problema, le conteste que no se preocupara que no iba a mirar y ella me dijo que no hacia falta.
Me quede duro por lo que me dijo y con la calentura que tenía me la quede mirando, ella empezó a sacarse la blusa y pude ver todo su corpiño mientras de reojo veía como en la tele una pareja de lesbianas cogia sin parar en la película.
Y ella me dice si le gustaba su cuerpo y si sus tetas eran tan lindas como las de su hija y le dije que si, que me gustaba mucho.
Y mientras se acomodaba el corpiño m preguntaba si me gustaba jugar con las tetas de su hija y le dije que si que me encantaba pajearme entre sus tetas y chapárselas. Se me acerco y me agarro las manos, me las puso sobre sus tetas, eran grandes y suaves, mientras con una mano me tocaba la pija por arriba del pantalón que para ese momento ya la tenia muy, muy parada.
Me bajo el Jean y los boxers y empezó a pajearme mientras yo le corría el corpiño y le veía sus pezones que eran bien oscuros y grandes, se los empecé a chupar mientras ella gemía de placer y ella me decía que se los chupara como a su hijita. Entonces ella se baja el pantalón y se saca la ropita interior, se tira en la cama y con sus dedos empieza a frotarse el clítoris y me dice que la mire y que me toque para ella. Empezamos a pajearnos juntos cada vez con más fuerza, ella se aguantaba los gemidos para que la hija no escuche. No aguante mas y me acerque a ella y le empecé a tocar la concha y enseguida le acerque mi pija dura y la penetre con mucha fuerza, puso una cara de placer terrible y me pedía mas y mas. Estábamos gozando a lo loco cuando ella me saca la pija me tira en la cama boca arriba y se me monta arriba como una puta, se calza mi pija en la conchita y empieza a saltar sin parar.
Yo veía como rebotaban sus tetas mientras se metía dos dedos en la boca y no se los paraba de chupar mirándome con mucha cara de perra.
Entonces en medio de todo ese placer miro para la puerta que estaba entrecerrada y veo sorprendido como mi novia estaba escondida mirando con la remera levantada tocándose las tetas por arriba del corpiño, miraba con una cara de goce terrible y la otra mano la tenia por debajo de la pollerita y no paraba de moverla entre las piernas. Yo me cogia a la madre sin parar que seguía saltando arriba mío y de repente me dice que va a acabar y saltando con mucha fuerza sobre mi pija se le escapa un grito y siento como se le moja toda la concha llenándome la pija de jugo, en eso a miro a mi novia y veo que se esta pajeando muy fuerte y me doy cuenta que de golpe para porque se acabo toda y veo como un chorrito de meo se le escapa y le chorrea por las piernas. Yo saco la pija afuera, la madre se sienta en la cama y me pone la pija entre sus tetas y me pajea muy fuerte y me dice que le acabe bien fuerte como a la perra de su hija, cuando me dijo eso le solté un chorro de leche bien caliente entre medio de las tetas. Me mira y se la pasa bien por las tetas con una cara de satisfacción tremenda.
Los dos nos vestimos y mi novia se fue corriendo al baño, al rato todos nos encontramos de la sala de la casa, hicimos como si no hubiese pasado nada, cuando en realidad todos esa noche supimos lo que paso y lo bien que la pasamos cogiendo.