Hace 3 meses, por azares del destino, conocí a un hombre muy guapo, con unos ojos hermosos y de mirada penetrante, alto y con un cuerpo que impresionaba, tiene 35 años, yo tengo 24, soy alta delgada, piel blanca y ojos café claro, fui electa Miss Belleza en mi estado.

Desde que me conoció Juan Manuel no desistió hasta que nos hicimos novios me besaba apasionadamente y sus caricias en muy pocos días ya eran muy candentes.

Por poco más de una semana nos veíamos a diario, pero un día nos fuimos a sentar a un parque, y apenas llegamos y nuevamente volví a sentir su boca en la mía y su cuerpo pegado al mío, nos besábamos y nos abrazábamos con desesperación como queriéndonos fundir en aquel abrazo.

Fue esa vez en el parque cuando me besaba, que me dijo, ¿te gustaría que estuviéramos solos en un lugar para poder besarte mucho? Y me dio un poco de miedo, porque sentí que algo más iba a pasar pero era tan intenso lo que me hacía sentir que no tuve reparos en decirle que si.

Me llevó a su departamento vive solo, tiene 4 años que se divorció, y desde que llegamos, volvimos a las caricias y besos, me sentía enloquecer que yo le pedí ser de él y sin decirme nada, sus caricias empezaron a ser más candentes, y poco a poco me fue quitando toda la ropa hasta quedar desnuda, y yo también traté de quitarle la ropa pero él me ayudó para quedar también desnudo.
Por primera vez, vi su verga, estaba demasiado grande que me asustó pensando que me la iba a meter, y me comenzó a meter su cabeza entre mis piernas y puso su boca en mi vagina la que comenzó a besar y mamar como desesperado, mi locura llego al máximo, mis tetas se las metía completas a su boca y me las succionaba intensamente, luego se paró y me empujo la cabeza para acercar su verga en mi boca y me la metiera, y así lo hice, ayudándome Juan Manuel a decirme como lo hiciera, se dio cuenta que era la primera vez que yo estaba con un hombre.

Luego me cargo y me llevó hasta la cama, me levantó las piernas y me las abrió, buscando que su verga estuviera cerca de la vagina, y me la acomodó para empezar a empujármela, y me lo comenzó a hacer despacio, pero hubo un momento en que me dolió mucho y grité, pero Juan no paraba me la seguía empujando más y más hasta que me la metió toda la verga, luego sentí que me ardía cuando él me la metía y me la sacaba y no paraba de estar empuje y empuje la verga dentro de mi hasta que escuché que gemía muy fuerte y sin sacármela solo me la empujaba más al fondo de mi, y al poco rato ya me la saco.

El lunes que fue por mi a la escuela, me preguntó que si ya no sangraba y le dije que no, entonces me dijo que si íbamos otra vez a su departamento y fuimos y otra vez igual, nos desnudamos y otra vez me volvió a meter esa enorme verga, pero ahora si fueron tres veces me la metía y me bombeaba y cuando me echaba el semen, solo esperaba como media hora y otra vez comenzaba a hacerme caricias y otra vez ya me la volvía a meter, y por primera vez también me la enterró en el culo.

Así pasó un mes en que todos los días me metía la verga en la vagina y en el culo, pero desde la segunda vez, el me compró pastillas para que no me embarazara y se fueran a dar cuenta mis papas.

Después de ese primer mes, un sábado y como siempre yo, que ya deseaba que me llevara a su departamento, llegamos, yo ya sentía muy húmeda mi vagina, ya deseaba que Juan me metiera la verga, ya quería estar viviendo esos momentos candentes y de placer, y cuando ya estábamos desnudos, Juan me estaba mamando la vagina y yo le mamaba la verga, escuchamos el timbre de la puerta, Juan solo se puso su bata encima y yo me quedé desnuda en la cama, muy caliente, escuché una voz de hombre que le decía a Juan, ¿llegue en momento inoportuno?, Juan le dijo que si, -mi novia está conmigo y apenas comenzaba a hacerle el amor-, yo escuché todo, y le dijo el amigo, ¿me dejas ver cómo te la vergueas?, mi novio le contestó que primero me consultaría y entró a la recamara, y me dijo, que ellos eran amigos desde hacía mucho tiempo y que su amigo el estarnos viendo sería más ardiente, y que además a nadie le iba a decir, pero me estaba diciendo y besándome sin dejar de bombearme con sus dedos en la vagina al mismo tiempo, así que acepté, pero le dije a Juan que le dijera que entrara a la recamara una media hora después de él, y salió a decirle a su amigo desde la puerta.

Juan regresó conmigo, me levantó las piernas y puso su boca en mi vagina para comenzar a mamarme luego se levantó y me dio su verga a mamar, fue cuando me di cuenta que su amigo ya estaba parado en la puerta viéndonos y yo con la verga de mi novio tratando de devorarla, luego Juan bajó su cabeza y me comenzó a mamar las tetas y metiéndome sus dedos en la vagina, me pidió que me pusiera en 4 en la cama y le dijo a su amigo que entrara que se sentara en el banco del peinador.

Eso hizo su amigo, pero ya tenia la verga de fuera y se la estaba sobando, una tremenda verga también, del mismo tamaño y grosor que mi novio, entonces Juan me comenzó a meter la verga, lo hacia despacio, me la metía toda y me la volvía a meter, el amigo se acercó a mi, y bajo la cabeza y se prendió de una de mis tetas, que me comenzó a chupetear una y otra, sentí que su mano me la ponía en las nalgas y luego con un dedo me comenzó a sobar el clítoris, y Juan más me bombeaba, de manera interminable, pidiéndole su amigo que no se viniera que se aguantara más tiempo y Juan más y mas me bombeaba, en eso Juan me saca la verga y se acostó en la cama, me acomodó encima de el, y me volvió a meter la verga en la vagina y su amigo se quito el pantalón y se hinco atrás de mi, sentí que su verga, me la sobada en mi culo, y sentí que me ponía algo helado en el orificio del culo, y me acomodó la verga , yo miraba a Juan y Juan solo me dijo, va a ser muy rico, déjate, así que su amigo me comenzó a meter la verga atrás y entre los dos comenzaron a bombearme y bombearme, era intenso, yo gritaba de placer, me comenzó a gustar sentir dos verga dentro de mi, porque además Juan me daba tremendas chupadas en las dos tetas las que yo, las tenia en su cara y le cambiaba una y otra para sentir sus chupadas en los dos pezones.

Al mismo tiempo, los dos me dejaron ir su leche y apenas me sacaron la verga, me levanté y me metí al baño, por mis piernas me escurría la leche.

Estaba bajo la ducha y entraron los dos, mi novio y su amigo desnudos todavía, me dijeron que también ellos se iban a bañar, y ya que nos habíamos enjabonado, entre los dos me comenzaron a lavar, la vagina y el culo y yo solo abría las piernas, sentía lo máximo sentir 4 manos que deseaban devorar mi cuerpo, a chupadas, el amigo de mi novio, me abría tremendamente las piernas, me abría con sus dedos la vagina y me la mamaba, mi novio mientras me besaba en la boca y me mamaba las tetas, mis pezones me ardían, por las tremendas chupadas que me daban ambos pero yo quería más sentía mucho placer ver a los dos prendidos uno en cada teta, entonces le dije al amigo de mi novio, méteme la verga ahora tu aquí, señalándole la vagina, mi novio con su silencio, me daba a entender que estaba bien, así que me acostó su amigo en el piso primero me volvió a mamar la vagina, escuchándose el ruido que produce las tremendas chupadas que me daba, sin dejar de meterme los dedos me fue acomodando la verga, que como les digo, estaba impresionantemente grande y bien gordota, y me la metió toda, me bombeaba y me bombeaba mientras que Juan, me seguía mamando las tetas, y veía como su amigo, me dejaba ir toda su verga bombeándome a un ritmo muy rápido mientras yo seguía gozando de la intensa actividad sexual.
Mis tetas, seguían siendo mamadas por Juan, mientras veía que su amigo me estaba fajando, luego le dijo Juan a su amigo, párate sigo yo, mi novio me dijo que me parara y que me detuviera de la pared del baño, su amigo se acomodó frente a mi, para seguir masajeándome las tetas y mamándomelas más y más y yo con mis manos sobándole la tremenda verga, mientras que Juan me enterraba la vergota en el culo dándome embestidas tremendas sin detenerse, más y más bombeaba el culo, entonces le dice su amigo a mi novio, -vamos otra vez a la cama ya no aguanto-, me llevaron a la cama y otra vez al mismo tiempo me enterraron la verga, Juan ahora por el culo que siempre me entra muy forzada por lo gordo de la verga y su amigo en la vagina, que sentía que apenas me cabía por lo rechonchota que la tiene.

Cuando terminamos de coger, los tres desnudos nos fuimos a la sala, y su amigo me dijo, deja verte la vagina, para ver como te la dejamos, y me pusieron abierta de piernas en el sofá y los dos me veían y me chupaban, momento que me permitía hacerlo cachondamente para calentarlos más.

El departamento de Juan es nuestro nido de amor, y hoy, en ocasiones, Juan (solo) me mete la verga, en otras su amigo que después supe que se llama Carlos, y otras veces, que uno de los dos me esta metiendo la verga y en ese momento llega el otro, el que llega, solo de desnuda para volver a hacer el trío y me mete la verga en el hoyo que no esta ocupado y me dan mis tremendas folladas llenas de pasión y muy candentes, que no lleno de que me estén jodiendo los dos.

Muchas días de la semana en lugar de irme a la escuela, me voy al departamento, porque uno de los dos me habla para decirme que tiene ganas de follar, para mi, es una gran desesperación que me da porque siento intensas ganas de tener la verga que me este bombeando, les pido que me metan la verga.

En dos meses que tenemos de hacer la orgía, que es padrísimo, porque hay ocasiones que me faja uno en la mañana y en la tarde ya me está me fajando el otro, y yo a los dos les platico, ando cogidota, me metió la verga en la mañana Juan o Carlos.
Ya en una ocasión pedí permiso a mis papás, de ir a dormirme a la casa de una amiga, pero teníamos ganas los tres de tomarnos unas copas y al mismo tiempo coger, esa vez, me cogía Carlos y Juan se masturbaba viéndonos, metiéndome Carlos la verga en la panocha y el culo, luego Juan me cogió y Carlos se masturbaba, también viéndonos pero los dos participando mamandome las tetas que ya me han hecho que me crezcan mucho los pezones de las mamadas que me dan, pero al final terminamos en la madrugada Yo con las dos vergas enterradas y bombeándome al mismo tiempo, que hasta siento que las vergas adentro se están rozando pero para mi es lo máximo, ¿Se imaginan tener un novio que me deja que su amigo me siga mete y mete la verga? Es lo más fascinante del mundo.

Soy feliz, se que mucha gente que me lea, se asustará o me criticará, pero juro que les encantaría hacer lo mismo, porque nada ni nadie, me hará que deje de aceptar que me vergueen entre los dos, ni mis padres que son tan conservadores, porque si se enteran me saldré de la casa para que mi novio y mi “amigo” Carlos, me sigan enterrando la verga entre los dos, me dejan bien abiertos los dos hoyitos y soy la mujer mas mamada por dos hombres al mismo tiempo. Y si fueran tres, sería fantástico. Si creen que estoy enferma, pues que riquísima enfermedad tengo.

Ya hicimos un pacto, ellos no meter la verga en otra vagina y culo y yo solo con ellos, para evitar alguna enfermedad.

Las orgías normalmente siempre son el viernes, sábado y el domingo, y en los otros días, sino me esta metiendo la verga Carlos, lo está haciendo mi novio y algunos días uno en la mañana y el otro en la tarde, para yo estar feliz.


Fuente: http://www.cuentarelatos.com/ver_relato.phtml?cod=9066