El comienzo 2

Lucia agarro rápidamente mi verga que estaba a punto de explotar y empezó a masturbarme ferozmente, la temperatura en mi cuerpo comenzó a elevarse, en ese momento comenzó a despertar en mi algo que nunca imagine, junte los restos de semen que tenía en la boca y se los escupí directo en la cara, ella me miro y siguió masturbándome así que tome del pelo y lleve su cabeza sobre el piso, y le dije te vas a quedar callada puta, se veía en su cara el desconcierto de la situación, sin soltar su cabeza me incorporo lo necesario para tener su concha y su culo a disposición, aun se le veía la concha abierta de la cogida que le había pegado Pablo, por lo que sin ninguna piedad arremetí contra su preciado culo, ella siempre me había dicho que iba morir virgen de la cola, cuando sintió que mi verga entro pego un salto y se me zafo de la mano casi incorporándose, aunque no logro sacar de todo mi verga de adentro de ella, gritándome que mierda haces, en ese momento, le di un golpe con mi mano en su rostro, un cachetazo fuerte y la mire fijamente diciéndole ahora te voy a enseñar puta y la tome del cuello con firmeza y comencé a bombear su culo sin piedad mientras ella intentaba desviar la vista, cosa que yo le impedía constantemente, - así que tu jefe se piensa que es nuestro dueño ahora vas a aprender vos y él. Parecía mentira cada vez la cogía con más rabia ella me pidió un par de veces que por favor pare, cada vez que lo hacía le daba más y más fuerte, hasta que al paso de unos minutos de puro galope me pareció escuchar como un pequeño gemido, ella lo estaba disfrutando, eso en vez de complacerme me enfureció más así que se la saque y de una se la volví a meter mientras ella se retorcía a esta altura no sé si de dolor o de placer, con la otra mano comencé a tocar su concha y la note muy mojada como nunca antes así que le metí los dedos y cuando sentí que estaba a punto de acabar paré sacándole la pija del culo, ella me dice que - porque paras y nuevamente un cachetazo sobre su mejilla - No lo entendiste a partir de ahora sos mi puta y yo tu amo. Acto seguido lleve mi verga a su boca y se la metí hasta el fondo, ella siempre se caracterizó por hacer muy buenos petes, pero esta vez se la metía hasta la garganta, la sacaba y comenzaba de nuevo, ella tragaba todo sin decir nada y aguantando las arcadas que le producía, la sacaba un poco para darle golpes de pija en la cara, en este momento estaba totalmente a mi control así que mientras cogía su boca con total violencia escupía su cara de puta que reflejaba cada vez más placer, cuando empecé a sentir que terminaba la saque de su garganta y me masturbe hasta acabar, no recuerdo la última vez que había acabado tanta cantidad de leche, parte fue a parar en su cara y el resto en el piso. –limpia el piso con la lengua y no me hagas enojar. – ella me miro y comenzó a pasarle la lengua al piso hasta no dejar nada.
Salí de la habitación derecho a bañarme mientras ella quedaba en el piso del cuarto, sentía la adrenalina recorrer mi cuerpo mi cabeza se llenaba de pensamientos y emociones que no podía creer, sin lugar a dudas era mucho lo que tenía que procesar una cosa era segura. Pablo iba a pagar lo que había hecho ese día.
 

0 comentarios - El comienzo 2