Halloween (cambio de roles)

Les traigo un relato de como festejamos Halloween con mi mujer!
Ayer martes 31 de Halloween no teníamos ninguna fiesta ni nada por el estilo por ser un simple martes. Así que para variar un poco y hacer algo distinto le propuse mi mujer un juego. 
El juego consistía en que esa noche yo utilizaría únicamente ropa suya y ella ropa mía. Además debíamos comportarnos acordé a la situación, así que esa noche el cambio de roles sería completo. Ella aceptó de muy buena gana y convenimos en que cuando cada uno esté solo elegiría que ponerse del otro así nos sorprendíamos en la noche.
A la tarde cuando Carla salió al gimnasio aproveché y revisé su ropero, separé lo que usaría y lo dejé en el mueble del baño.
Cuando ella volvió del gimnasio aproveché a salir a comprar lo que faltaba para la cena y obviamente, como no podían faltar… unas cervezas. Así, además, la dejaba a ella sola para que tomara la ropa que quisiera de mi ropero.
Al volver a casa ella se había bañado y tenía casi preparada la cena, así que ahora era mi turno de bañarme. 
- Me voy a bañar amor, cuando salgo empezamos nuestro festejo de Halloween – le dije guiñando un ojo mientras entraba al baño.
- Dale, te espero en el cuarto con la comida y una peli – me contestó.
Al bañarme me afeité bien cosa de ir a tono con el “disfraz”, me vestí, me terminé de preparar y fui hacia el cuarto. 
Al entrar la vi, tenía puesta una camisa mía sin corpiño que marcaba sus pezones por debajo, un jean mío y mis zapatillas. Llevaba el pelo atado con una simple raya al medio y la cara al natural, sin maquillaje. Estaba realmente hermosa, todo le queda bien. Es hermosa hasta vestida de hombre.
- Que lindo estás – me dijo entre risas al verme.
- LindA mi amor, hoy me llamo Laura jajaja – le dije intentando hacer una voz femenina que claramente no me salió.
Yo me había puesto un vestido verde que me llegaba hasta casi la rodilla, un corpiño que ella ya no usaba que tiene bastante push-up, una tanga mía y unos zapatos de ella abiertos con un poco de taco. Y para rematar el disfraz llevaba una vieja peluca morocha de pelo lacio que teníamos guardada y me había pintado los labios de rojo con un lápiz labial que vi en el baño.
Me senté a su lado, ella se me había quedado mirando y me apretó suavemente una de mis falsas “tetas”.
- Qué pasa amor? – le pregunté.
- Te falta algo – me dijo levantándose y dándome la mano para que la siguiera.
Me llevó frente al espejo, me puso pintura negra en los ojos, dos pulseras en una mano y un collar.
- Ahora si estás lista jajaj – dijo entre risas.
Pusimos una película cómica y tomamos unas cervezas mientras comíamos. Al terminarse la primera cerveza me ofrecí a ir a buscar otra. 
Al pasar de espaldas delante de ella me sorprendió diciendo – Que linda colita – metiendo su mano por debajo del vestido y apretándome un cachete del culo, de la misma forma que yo siempre le hago.
Fui por la cerveza, prendí un porro y seguimos viendo la película entre risas y comentarios graciosos por parte de ambos entre los que aprovechábamos para tocarnos o acariciarnos.
Una vez que terminó la película Carla puso música y yo me dirigí al baño y por otra cerveza con lo cual tardé algunos minutos. Al volver al cuarto abrí la puerta y ella había apagado la luz. 
Me acerqué a la mesa a apoyar la cerveza y ella se acercó a mí por detrás. Me abrazó por la espalda pegando su cuerpo al mío y para mi sorpresa sentí algo duro presionando contra mi culo. Eso hizo que rápidamente me diera vuelta y la quedara mirando como buscando una explicación.
- Mirá lo que tengo para vos – dijo bajándose el cierre del jean.
Metió la mano y sacó el consolador por la cremallera del pantalón.
En lo que fui al baño se había calzado el arnés con el consolador y se había vuelto a poner el jean!
Con mi mano izquierda tomé ese gran consolador como si lo estuviera masturbando, con la mano derecha me pegué a ella abrazándola y nos fundimos en un beso apasionado en que nuestras lenguas recorrían nuestras bocas en profundidad. Ella me abrazó y tomó mi culo con ambas manos. Solté el consolador y solo me dejé hacer, me dejé tocar, me dejé besar. Así estuvimos por varios minutos.
- Vamos a la cama? – le pregunté.
- Ya querés que te coja? – me contestó sacándose las zapatillas.
- Bueno vamos a hacerlo completo entonces – le dije mientras suavemente la empujaba a la cama para que quede acostada.
Me saqué los zapatos y me acosté a su lado. Ella me abrazó para seguir besándonos llevando su mano a mi culo, yo volví a agarrar ese gran pene de plástico con mi mano izquierda y comencé a besarla por su cuello.
Al llegar a la altura del primer botón de la camisa solté el consolador y comencé a desabrocharla a medida que con mis labios iba bajando por su cuerpo. Le iba pasando los labios y dando pequeños besos a medida que bajaba cada vez más.
Al terminar de desabrochar la camisa ya estaba a la altura de su cintura con ese gran consolador al lado de mi cara. Desabroché el cinturón y le comencé a bajar el pantalón mirándola a los ojos. Ella levantó un poco la cadera para que pudiera quitarlo y para mi sorpresa debajo del pantalón llevaba un bóxer mío puesto y había sacado el consolador por el agujero del frente que se usa para mear sin tener que bajarse el bóxer!
Una vez que terminé de sacarle el pantalón volví a besarla y una vez más tomé el consolador con mi mano izquierda.
- Te cojo? – Volvió a preguntar.
- No, vamos a hacerlo completo – le dije comenzando a bajar rápidamente por su cuerpo sin quitar mi vista de sus ojos.
Al llegar a la altura de su cintura acerqué mis labios al consolador y haciendo trompita lo apoyé suavemente en mis labios. Me detuve varios segundos sin quitar mi vista de sus ojos como buscando su aprobación, hasta que sentí su mano derecha en mi cabeza. Con lo cual abrí mi boca lo más que pude intentando tragarme la mayor parte del consolador. 
No me entró ni la mitad en la boca (para quienes no hayan leído mis relatos anteriores les cuento que  “el pito” de mi mujer mide 20x5cm). Así estuve varios minutos con ese gran pito de plástico en mi boca “intentando” chuparla, para así cumplir totalmente mi papel femenino en esa noche de Halloween mientras ella acompañaba los movimientos de mi cabeza con su mano.
La miraba a los ojos cuando la chupaba y la veía a ella sonriente tan hermosa como siempre. Simulaba masturbar ese gran consolador con solo la cabeza en mi boca, subía y bajaba como si mi vida dependiera de ello, todo si quitar mi vista de sus ojos.
Después de varios minutos de chuparla me había cansado, así que la quité de mi boca y le pedí – Cojeme por favor – mientras aún seguía “masturbando” ese gran pito de plástico y la miraba a los ojos.
- Sí, trae el lubricante Laurita jajaja – me contestó entre risas.
Fui por el lubricante y se lo di. Me puse en cuatro levantándome el vestido, ofreciendo mi culo en tanga y me dispuse a esperarla. Ella se arrodilló en la cama detrás de mí, con una mano hizo a un lado la tanga y con la otra me metió un dedo lleno de lubricante.
Metió y sacó el dedo haciendo círculos durante un rato para después repetir la acción con dos dedos. Sacó los dedos dejando un vacío en mí, vacío que necesitaba ser llenado rápidamente. Para mí suerte, después de unos interminables segundos, apoyó la cabeza del consolador en la entrada de mi culo y empezó a meterlo suavemente. Una vez que estuvo completamente adentro se aferró a mí quedándose quieta unos segundos.
Así que ahí estábamos con mi mujer, efectuando el cambio de roles en su máxima expresión. Ella estaba arrodillada, con un bóxer puesto y la camisa desabotonada. Yo en cuatro, con el vestido levantado, la tanga corrida y los demás accesorios, totalmente empalado por ese gran consolador.
Comenzó a cojerme suavemente para ir acelerando el ritmo con lo que me empezó a arrancar pequeños gemidos, gemidos que callé pegando mi cara a la almohada dejándome caer con el culo levantado. 
Ella aprovechó la situación para montarse encima de mí dejando el consolador totalmente enterrado y comenzó a moverse alternando movimientos circulares y un pequeño mete y saca con gran fuerza que me hacía delirar de placer.
Después de varios minutos se acostó encima de mí y como sabía lo que se venía flexioné un poco mis rodillas levantando mi cola para recibir las fuertes embestidas que me daría.
Con cuatro o cinco embestidas no recuerdo bien, fue suficiente para que llegue a un hermoso orgasmo anal que recorrió todo mi cuerpo e hizo que me retuerza de placer cayendo rendido en la cama con ella encima de mí. No sé si Carla no se percató de que yo había acabado o qué, pero siguió cojiéndome un buen rato más alternando posiciones.
- Me la metés? – me preguntó suave al oído quedándose quieta con todo el consolador adentro mío. 
- Sí – le contesté – Pero pará, primero cojeme un poquito más con toda tu fuerza.
Estuvo durante 2 o 3 minutos haciéndome un mete-saca brutal que me hizo delirar de placer hasta quedarse detenida para ir sacando lentamente el consolador de mi interior.
Me dejó en la cama con el culo abierto, el vestido levantado, la tanga corrida y toda la peluca despeinada. Mientras ella se quitaba el bóxer, arnés y camisa.
En lo que ella se acostó con un almohadón bajo su cintura yo me acomodé la tanga y me acosté sobre ella. Empecé otra vez a bajar con mis labios recorriendo su cuerpo, pero esta vez le pegué una chupada a sus tetas y seguí bajando hasta llegar a su conchita totalmente depilada. Le di un par de lamidas y volví a su boca para fundirnos en un apasionado beso. 
Carla hizo a un lado mi tanga que estaba toda enchastrada y liberó mi pito de esa prisión de tela. Al primer contacto con su mano mi pito quedo totalmente erecto, ella me masturbó un poco  y dijo – Metemela dale.
Así que arrodillándome entre sus piernas empecé suavemente a presionar la cabeza de mi pito contra esos húmedos labios vaginales mientras observaba su hermoso cuerpo desnudo. Estuve unos minutos cojiéndola mientras acariciaba sus suaves piernas para después dejar caer mi cuerpo sobre el de ella para besarnos.
Carla me levantó el vestido aferrando sus manos a mi culo para presionar nuestros cuerpos y estuvimos durante varios minutos cojiendo en esa posición hasta que le pedí que se pusiera en cuatro.
Se acomodó y se la metí de un solo golpe. Empecé a darle fuertes embestidas mientras la sostenía de la cintura con lo que ella empezó a gemir cada vez más fuerte mientras tenía un orgasmo, lo que hizo que mi acabada sea incontenible llenando su interior de semen.
Seguí cojiéndola cada vez más despacio hasta que mi pito quedó totalmente muerto y se salió solo. Caímos ambos en la cama rendidos recuperando el aire y nos besamos suavemente para cerrar una sesión de sexo maravillosa.
Luego de tan hermosa cojida mutua nos limpiamos un poco, yo me desnudé completamente y me puse una tanga limpia. Ella se volvió a poner el bóxer y nos acostamos a ver la tele. 
- Podés jugar con Laurita siempre que quieras y además podés vestirla como te guste – le dije acariciándola.
- Bueno, ya la voy a volver a invitar – me dijo ella entre risas dándome un beso.
El sueño me ganaba, así que dándole la espalda me acomodé para dormir con lo que ella me abrazó por detrás haciéndome cucharita para dormir así, luego de una noche hermosa.

Les dejo también por si gustan leer nuestra historia, todos nuestros relatos en orden:

http://www.poringa.net/posts/gay/2975807/Cambio-de-roles-Mi-historia.html

http://www.poringa.net/posts/gay/3028872/Mi-mujer-fue-mi-macho-Relato.html

http://www.poringa.net/posts/relatos/3041433/Cambio-de-roles-Por-que.html

http://www.poringa.net/posts/relatos/3052153/Sabado-a-la-noche-cambio-de-roles.html

http://www.poringa.net/posts/relatos/3065402/El-dia-que-yo-elegi-cambio-de-roles.html

http://www.poringa.net/posts/relatos/3067234/Nuestro-primer-trio-1-cambio-de-roles.html

http://www.poringa.net/posts/relatos/3067308/Nuestro-primer-trio-2-cambio-de-roles.html

8 comentarios - Halloween (cambio de roles)

Dany4791 +1
Que delicioso dia pasaron, es exitante
TebiJ
Me alegro que te gustara!
HETFLEX +1
Tremenda experiencia y excelente relato!
TebiJ
Gracias!
dantraloco
A mi el cambio de roles no me llama pero que una chica juegue con mi culito, eso si jajajaa
Buen relato, van diez puntos
monin1952
bella relacion..generas envidia...
elefantito1879 +1
Linda historia y buen relato. Gracias x compartirlo!!!
TebiJ
Gracias!
ilujiluj +1
Muy bueno, re caliente! Para cuando unas fotitos?

No se dicen cosas mientras te coje? Es re morboso eso
TebiJ
Muchas gracias!
Fotos por ahora no, yo no tendría problema con subir fotos en las q no se vea mi cara... pero mi mujer no quiere saber nada con eso, y fotos de mi solo no creo ue quieran jajaj
Sobre decirnos cosas, a veces sí, pero no muchas, ni muy zarpadas.
Leo1331 +1
muy bueno
TebiJ
Gracias!