En el mes de enero de este año, nos fuimos con cuatro amigas dos semanas a Cuba.

La idea surgió en noviembre del año pasado cuando nos pusimos a pensar (en realidad un poco en joda) con mi amiga Vane a dónde nos podíamos ir. Las dos teniamos ganas de viajar a algún lugar bien copado fuera del país donde hubiera playa. Enseguida pensamos en Cuba.

La idea fue entonces tomando forma y empezamos a hablarlo algunas amigas de ellas y mías. Finalmente cuatro chicas nos confirmaron que iban con nosotras.

Durante lo que quedaba de noviembre y diciembre nos dedicamos a realizar toda la organización del viaje, ver qué cosas podíamos hacer, dónde hospedarnos, etc; además de sacar pasaportes (dos de las chicas no tenian), sacar los pasajes y demás cosas.

Como les habia dicho, en total éramos cinco:

Daiana (o Dai) tenia 24 años, soltera, bastante flaca y con muchísimas tetas, petisa, morocha y de ojos marrones, era amiga de Vane y conocida mia. Maria Eugenia (o Maru) tenia 25 años, más bien alta, muy pocas tetas pero mucha cola, de novia desde hacía 6 años, pelo castaño claro y de ojos marrones, amiga de Vane. Úrsula (realmente se llamaba así, pero le decían desde chiquita Laly, como podrán imaginar odiaba su nombre) tenia 25 años, soltera, también bastante tetona y flaca, rubia y de ojos celestes, era amiga mia.

Llegamos al aeropuerto internacional de la Habana un viernes a las 8.30 hs. A partir de ese día nos quedariamos 4 días recorriendo la ciudad para luego ir a otros destinos.

Durante los días que nos quedábamos en la Habana nos íbamos a quedar en un hostel que ya habiamos reservado, un poco alejado del centro, pero era el único que habíamos encontrado.

La habitación donde íbamos a dormir era enorme y en realidad para 8 personas, pero habiamos pagado la diferencia de guita para que sólo estuviésemos nosotras solas.

El día que llegamos, luego de acomodarnos, Laly se metió en la ducha mientras Vane esperaba su turno para bañarse luego. Maru se fue a llamar al novio y Dai y yo fuimos a recorrer el hostel y ver qué onda.

Además de que el lugar era increible, la gente era totalmente copada! Estaba lleno de extranjeros, quedé sorprendida de la cantidad que habia.

Enseguida hicimos onda con un grupo de chilenos que se estaban quedando ahi y nos avisaron que, como todos los viernes, a la noche habia joda en el hostel.

La idea era simple: todos los viernes se armaban en el parque del hostel y alrededor de la pileta, dos o tres barras con tragos libres y ponían música para bailar. Estaban invitados por supuesto todos los que nos hospedábamos allí y a veces también iba gente de otros lados.

Con las chicas salimos a cenar afuera y luego de recorrer la ciudad de noche (hermosa!) volvimos para la joda del hostel. A diferencia de otras veces, tanto yo como el resto de mis amigas estábamos vestidas bastante así nomás.

La gente andaba de forma muy sencilla e incluso en el mismo hostel cada uno iba al parque como quería, pero reinaba la onda de la simpleza. Yo me habia vestido con sandalias negras, un mini short también negro muy lindor y musculosa blanca. Esa noche hacia mucho calor y daba como para andar medio en bolas.

Al llegar al parque vimos un mundo de gente. Algunos bailaban, otros tomaban en las dos barras que habian armado, otros estaban adentro de la pile tomando un trago, otros sentados charlando. Mucha músca, luces de colores y buena onda!

Lo gracioso fue el cartel enorme escrito en cuatro idiomas que habia en la pileta: "PROHIBIDO TENER SEXO ADENTRO DE LA PILETA. EL SEXO ORAL TAMBIÉN CUENTA COMO SEXO"

Con las chicas nos morimos de la risa al ver eso. Me dió la impresión de que era una de esas reglas que nadie cumple.

Cuando quisimos acordar ya habian pasado dos horas y lo estábamos pasando bomba. Bailando un poco, charlando otro poco. Habia algunas parejitas apretando en algunos rincones. Varias flacas y flacos metidos en la pile, algunos en maya y otros en ropa interior.

De a poco la cosa levantaba temperatura. Vane estaba hablando desde hacia rato con un cubano. A Dai la habia perdido. Laly bailaba en la pista con Maru.

Yo estaba también en la pista cuando decidí ir a la barra para perdirme algo, estaba muerta de sed. Enseguida dos flacos que me habian estado mirando todo el tiempo, se me acercan. Eran dos italianos hermanos que se partian. Estaban desde hacia un año fuera de su país recorriendo todo el continente americano. Hablaban a la perfección el español.

Enseguida pegamos también onda, de hecho todos los de ese hostel tenian buena onda. Charlamos un buen rato y uno de ellos me pregunto por Maru. Les dije que me acompañaran a la pista.

Los italianos no tenian mucho filtro. No tenian ningun drama en meter mano enseguida. Al toque nomás de empezar a bailar con el hermano mayor, me puso la mano en la cintura bajando lentamente llegó a la cola, apretándola levemente.

Mientras tanto el otr bailaba con Maru, que no tenia cara de muy divertida que digamos. Como si hubiese aceptado bailar porque no le quedara otra.

Cuando quisimos acordar yo estaba en la pista a los besos con el flaco. Intenté mirar para ver qué hacian las otras chicas, pero sólo pude ver a Laly estaba se habia metido en la pileta y estaba en bombacha y corpiño. "Que trola", pensé, sabiendo cómo era ella.

En una de esas, Maru se acerca y me dice que se iba a dormir, que estaba muerta de sueño y le queria escribir al novio. Al italiano (el hermano menor con el que yo estaba) lo dejó en banda. "Dale, andá tranqui", le dije pensando al mismo tiempo "Que ortiva que sos".

Le pedí disculpas a mi chico, explicándole un poco la situación como pude. Igual, el hecho de que tuviera novio no era excusa para haberse portado así.

Yo segui apretando con mi chico pero esta vez la cosa habia subido de tono. A los besos de lengua ahora se le sumaban terribles apretadas a mis lolas, que las amasaba ahi delante de todas las personas sin ningún problema.

Mis pezones de pusieron duros de la excitación, sumado a la musculosa blanca, hacia que mi chico se pusiera realmente loco. Enseguida nos alejamos de la barra y nos fuimos a un rincón apretar. Luego me sacó la musculosa y me dijo que nos metíeramos en la pile.

Yo estaba re caliente y habia tomado mucho, asi que me saqué todo y quedé en tanga y corpiño. El flaco quedó sólo en boxer. Los dos nos metimos en la pile y empezamos a tocarnos por todos lados.

A Laly la tenian en topless, estaba con las tetas al aire y un flaco chico le estaba chupando las tetas mientras mantenia una mano abajo del agua tocándole toda la concha.

Mientras el italiano no paraba de apretar mis lolas, le pregunté:

- Siempre se descontrola así ésto?
- Pues sólo los viernes, los demás días no se puede. Me dijo sin parar de tocarme.

Me reí y continuamos con lo nuestro, pero esta vez yo le habia sacado la pija por afuera del boxer y lo estaba pajeando.

Mientras tanto unas 10 parejas estaban en la misma, algunas personas no hacian nada y sólo bailaban, tomaban y miraban, pero eran una minoria.

Cuando quise voltear para ver de nuevo a Laly, noté que alguien apoyaba toda su su pija parada en mi cola, tomándome con las dos manos las dos tetas y amasándolas y tocándolas.

Cuando quise darme vuelta para ver quién era el atrevido, mi chico no me dejó, comenzó a frotarme la concha y con su mano me tomó de la cara, como diciendo "Te hacemos lo que nosotros queremos". Aún así, pude rotar levemente mi cabeza y ver quién era: su hermano menor.

Cuando ya no podia más de la calentura, salimos de la pileta (a mi se me transparentaba absolutamente todo por la ropa interior mojada), y tomé de la mano a los hermanos, yendo directo hacia mi habitación.

Al entrar me encontré con un escenario que no me esperaba. Laly estaba en cuatro y atrás su chico cubano embiestiéndola con total lujuria. Dos camas más hacia la derecha estaba Maru intentanto dormir.

Enseguida fuimos a mi cama, justo al lado de la de Laly. Mientras yo no dejaba de ver cómo se la garchaban, uno de los italianos se ponia el forro. Enseguida me acostó boca arriba y con la cara de Laly casi tocando mi cuerpo, se dispuso a penetrarne.

"Ay! Ay! Ay!", empecé a gemir a full. Pero enseguida el hermano menor metió la pija en mi boca y ya no pude gritar más. Sólo se escuchan los gemidos de Laly que no paraba de gritar.

Pensé en un instante en Maru, que estaba con toda una frazada tapada hasta la cabeza y mirando para el otro lado. "Que se joda por boluda".

Con sus manos en mis piernas para mantenerlas bien abiertas, uno de mis chicos no hacia otra cosa que mirar cómo su pene entraba y salia de mi conchita depilada.

Cada tanto sacaba su vista para mirar cómo se movian mis lolas, luego la miraba a Laly y luego volvia a lo suyo. Empezó luego a decir algunas cosas que no pude entender nada. Imaginé que sería algo equivalente a "qué puta".

Su hermano seguia cogiéndome por la boca, cada tanto sacaba su pija para dejarme respirar un poco, y luego la volvia a mater. Era un salvaje y no tenia mucha piedad. Alrededor mio estaba todo lleno de saliva mia las sábanas que se me caia cuando me hacia atragantar.

Al rato de estar así, el cubano que la tenia en cuatro a Laly, saca su pija para cambiarla de posición. Yo aprovecho a mirar y quedé estupefacta. La pija que se estaba comiendo la flaca era increible! "Cubano tenia que ser"

A los 5 min más o menos exploté en un intenso orgasmo, creo que no aguanté ni 15 minutos en acabar. Estaba demasiado caliente y no me contuve. En el mismo momento en que terminaba de acabar, se abre la puerta. Era Daiana.

"Ah bueno! Acá pintó la joda y nadie me habia invitado!, dijo a los gritos cagándose de la risa.

Daiana se sentó en la cama, sacándose toda la ropa y quedando sólo en tanga. Se sentó muy cerquita mio de y de Laly mientras miraba en primer cómo nos garchaban.

Enseguida Maru se destapó del todo y se dió vuelta. La pieza era un descontrol y ella era la única que no la estaba pasando bien.

- Dale Maru disfrutá un poco. Le dijo Dai.
- No puedo, tengo novio. Contestó Maru.
- Y me vas a decir que nunca lo hiciste cornudo?
- No! Respondió al instante.
- Bueno igual no pasa nada, dale!

Maru lo pensó un instante pero enseguida se dió vuelta para no mirar más. Todas sabiamos que en el fondo estaba ardiendo de calentura.

El hermano mayor que me habia estado garchando, sacó la pija de mi concha y me puso en cuatro. De nuevo empezó a ponérmela mientras ahora su hermano de nuevo seguia cogiéndome por la boca. "Este flaco está obsesionado con mi boca", pensé.

Yo no podia más de toser de las atragantadas que me estaba haciendo pegar. Al mismo tiempo que entraba la pija de su hermano, entraba la de él en mi boca. Estaban sincronizados a la perfección, metiéndo y sacando al mismo ritmo sus pijas.

Mientras tanto seguia diciendo cosas en italiano pero ya pasaban desapercibidas. Luego me agarra el flaco con las dos manos del pelo y empieza a tirarme para atrás mientras su pene no paraba de entrar y salir.

Daiana mientras miraba todo eso, se habia corrido la tanga y se frotaba ligeramente el clítoris. Estaba excitadísima.

En cuanto mi chico se cansó de cogerme por la boca, se puso un forro y se acercó a Dai. Enseguida sin decir nada, le corrió la tanga y la penetró. Daiana empezó a gritar como una puta y al cabo de unos pocos segundos terminó acabando. No podia más la loca!

Luego su chico continuó con la acción y empezó a garcharla a un ritmo rapidito.

Yo mientras tanto me terminé acostando boca abajo, con la cola bien levantada, sintiendo como la pija de mi chico se enterraba hasta el fondo, volvia a salir y nuevamente adentro. Una de mis manos la tenia por debajo de mi cuerpo, frotándome en clítoris.

A los 10 min como máximo de hacer esto no pude más y estallé en un terrible orgamos mucho más intenso que el anterior. Me tembló todo el cuerpo y saqué mi mano de la concha por la sensibilidad que me habia agarrado. Mientras tanto mi chico seguia embistiéndome.

Al rato me incorporé y lo hice acostar al italiano. Me puse arriba de él y empecé a cogérmelo. Saltando como una puta, gimiendo, gritando, y con mis lolas que iban de acá para allá, me lo cogí así durante al menos 15 o 20 minutos.

En el medio, el otro loco que estaba cogiendo a Dai, la tenia en cuatro. Laly habia acabado nuevamente y ahora le chupaba la pija a su macho. Enseguida el flaco le acabó largándole toda su leche en su boca. Laly no tuvo problemas en tragar todo y sentarse a mirarnos.

Yo mientras tanto seguia arriba de mi chico cogiéndomelo con todas las ganas. Luego me levanto, le saco el forro y se la empiezo a chupar siguiendo los pasos de mi otra amiga. Queria leche.

Me puse de rodillas con él enfrente mio y empecé a comerme la verga con mucha facilidad, me habia comida muchas mucho más grandes, asi que la de este flaco me entraba hasta el fondo como si nada.

La escupia, la agarraba con mi mano y se la apretaba mientras lo pajeaba con mi lengua tocándole la punta del pene. Lo tuve asi un rato hasta que le pedi a mi amiga Laly que se acercara.

Laly comenzó a chuparla junto conmigo, y entra las dos lo hicimos acabar al instante- El flaco largó unos cuántos chorros de leche espesa que terminaron directo en mi garganta.

Coda toda la leche adentro, abri mi boca y se la mostré como un trofeo, tragándome todo como buena puta.

Al instante miré a Dai, el flaco le estaba pidiendo ahora que le tome la leche. Pero Daiana no queria (al parecer no le gustaba mucho esa onda). Enseguida me levanté del suelo y me acerqué a él.

Me comi entonces su pija con aún restos de leche del otro flaco. Enseguida comencé a chuparla desesperada como si no me hubiese comido uno recién.

Al toque el flaco sacó su pija de mi boca y tomándome del pelo, se empezó a pajear hasta que empezó a largar tremenda leche espesa dentro de mi boca. Esta vez tuve que ir tragando de a poco porque la cantidad de leche que me habia dado era enorme.

La pieza ahora estaba en silencio. Los flacos se estaban vistiendo para irse mientras Laly se metia en bolas en la cama. Dai se habia metido en la ducha y yo sólo me puse una remera para dormir. No sabia ni dónde estaba mi ropa interior. La pieza era un desconche.

Maru estaria feliz que la noche habia terminado. Ahora sí iba a poder dormir.

- Che y Vane? Dónde está? Pregunté casi gritando cuando caí en la cuenta que no la habia visto hacia rato.
- La última vez que la vi estaba con un flaco chapando, estará cogiendo en algún lado. Me dijo Laly.
- Seguramente... seguramente. Le contesté.

Eran para ese entonces las 6 am. Daiana salió de la ducha en bolas y se metió en la cama. Laly y Maru ya se habian dormido.

Cuando yo estaba a punto de dormirme, se abre la puerta. Era Vane.

- Dónde te metiste?
- Ay boluda no sabés! Estuve con un cubano hermoso! Habitación 13, todos cubanos. Tenemos que ir!
- Jaja era obvio que estabas cogiendo
- Ustedes?
- Se armó fiestita acá, estuvo re lindo. Maru no se prendió. Qué onda ella? Le pregunté bien despacito para que no escuchara.
- Ya se va a prender. El novio el más cornudo del planeta.
- Posta? Nos dijo que nunca lo habia engañado
- Es una tarada, dale tiempo que cuando arranque se voltea a todos.

Me dormi con las últimas palabras, pensando en que venir a este hostel era la mejor decisión que habiamos podido tomar.

"La pegamos", pensé.