incesto, relato real, con mi hermana, parte dos.


Primero que nada, todo lo que cuento en este post me paso de verdad, es real, no es imaginado ni tampoco inventado, lo viví en carne propia, y lo goce, obvio, je.
Jamás pensé que iba a tener tan buena recibida mi relato, le agradezco a todos los que leyeron, comentarios y los puntos recibidos.

cola


Haciendo un pequeño resumen de esta historia de incesto con mi hermana, todo empezó de una forma gradual, dormíamos juntos de hace bastante, luego con los días dormíamos muy pegados, en principio ella dormía en pijamas, luego en pantalones cortos, hasta que empezó a dormir en bombachas a partir de ahí, empecé a apoyarla y sucedió lo que sucedió, todo esto lo relate con más detalle en mi primer post.

orgasmo



Tanga


colita


Luego de nuestro primer encuentro esa noche que gozamos mucho, al otro día, no me dijo nada.
Ni un reproche, ni un insulto, ni una indirecta, actuaba como si nada.
Para mí no fue fácil, te queda un sentimiento desagradable como de arrepentimiento y placer de lo sucedido, es muy confuso, lo bueno, fue que no dijo nada a nadie y por lo tanto se me fue ese miedo que te da al pensar que pasaría si se lo dijera a tus padres, los que vivieron mi situación, me van a entender.
En esos días que sucedió lo nuestro, mi hermana se compró varias bombachas tipo tanga, de color blanco, algunas de tela simple y otras con puntillas.



placer


También de color rosado, de tela muy suave, voy a dejar fotos más o menos parecidas a las bombachas que usaba, una favorita que me gustaba, era rosada con puntillas, diseño de flores chiquitas , media transparente de esas que se atan por los costados, muy lindas.

incesto

A la noche siguiente, me acuerdo que me acosté primero, apague la luz, y al ratito entro mi hermana, cerró la puerta, y se entró a desvestir, estaba con un pantalón corto, y una remera musculosa sin corpiño.

hermana

Obvio yo me hacia el dormido, y se empezó a acelerar mi respiración, yo escuchaba como se sacaba las zapatillas y el pantalón corto, se acostó en bombacha, era blanca, tipo tanga.

primera

Se sentó en la cama, y se me puso de espalda, deje pasar unos minutos, y empecé con mi gran apoyada, dentro de mí me decía, es más que obvio, no dijo nada, ni siquiera me miro mal, de ultima, sino quería saber más nada, hubiera optado por ponerse pijama.


filial

Pero no, estaba con una bombacha nueva, se me puso de espalda, no lo dude… la apoye al toque, y esta vez, me desnude, y la apoye a mi antojo, bien por encima de su cola, sintiendo bien la suavidad de la tela de la bombacha con mi pija bien dura, sumado al calor de su cola, y sintiendo bien su raja con mi pija, mientras que con mi mano manoseaba bien su cola y piernas en la parte de arriba, por ahí me pasaba para su concha con mi mano, y la apretaba bien contra mí, para que me empujara su colita hacia a mí, me la estaba saboreando a mil, cuando de repente ella solita se puso boca abajo, y me le fui arriba, por encima de ella, esta vez fue diferente, fui más despacio que la primera vez, le mire bien su cola, con su bombacha puesta, le levante un poco la remera, para tenerla lo más desnuda posible.

vez. morochita

Luego le apoye mi pija en su colita deliciosa, dura, firme, solo nos separaba de su cola la tela de la bombacha, mientras la apoyaba, yo pensaba eso, y más me excitaba, una erección supercompleta, y se empezó a mover ella, así q agarre, y le hice la bombacha al costado, y empecé a hundírsela de a poco por su deliciosa concha, esta vez, empecé con embestidas pequeñas, y ella empujaba su cadera para arriba y luego abajo, y eso más me calentaba, mientras que con mi mano derecha le acariciaba su hombro, y con mi mano izquierda, tocaba su cola por los costados

incesto, relato real, con mi hermana, parte dos.


Mientras le tenía mi pija en su concha, sentía como se calentaba cada vez más, y su concha se llenaba de sus jugos para lubricarla, esta vez fue mejor, ya nos coordinábamos mas para que en cada bombeada gozáramos mas, no nos hablábamos nada, solo eran jadeos de placer, suspiros profundos, nuestros cuerpos sudorosos moviéndose, y lo mejor que dure más minutos que nuestra primera vez, cuando acabe fue lo bueno, me invadía una acabada tan intensa, que se la pechaba hasta el fondo, se quejaba un poco de placer ella, y empujaba más su cadera hacia mí, para que le llenara de leche su concha, y sucedía, se la inundaba, esa vez manchamos más las sabanas, se sentía como estaba llena de mi leche mi hermana, me quede un rato arriba de ella, para dejarle hasta la última gota adentro, hasta que sentí que se relajó, y ahí me salí.

http://25.media.tumblr.com/tumblr_liwsr06CdM1qdf2gfo1_r1_500.jpg



Luego me hice el dormido, y ella también, al rato de la misma cama tanteo el pantalón corto y se limpió mi leche que le escurría por entre sus piernas.

cola

Al otro día yo mismo lave las sabanas, y ella el pantalón corto.
Luego en los días siguientes, seguimos haciéndolo de la misma forma, jamás nos dijimos nada, al otro día nos tratábamos como si nada hubiera pasado, mi hermana mientras tanto se compraba más conjuntos de ropa interior, ya empezó con el rojo, celeste, siempre tipo tangas.


orgasmo

Muchos capaz se pregunten y como hacía para no embarazarla, bueno esa duda la respondo por mi privado para quien quiera saber.
Con el paso de los días, seguimos cogiendo, siempre del mismo modo, me la apoyaba, ella se ponía boca abajo, y yo me la cojia a mi antojo, y le gustaba.
Habían días que no quería, cuando no quería, ella se acostaba con pijamas, y entonces yo ya sabía que esa noche no, y me dormía tranquilo.
Cuando quería una buena cojida, se acostaba con bombachas y me daba la espalda, otra cosa que descubrí y que empecé a hacer, fue de acabar pero sin eyacular semen, porque era mucho el enchastre cuando le acababa adentro, así que una vez me propuse a acabar pero sin tirar esperma.

Tanga

Y me salía, hoy en día no lo hago más, porque ya no tiene sentido, pero en esos días empecé a hacer eso, a muchos hombres les pasa lo mismo que yo eso de poder acabar sin eyacular a voluntad.
Habían días que me la cojia dos veces, si era mucha la calentura, me la garchaba tres veces, siempre de la misma forma, ella boca abajo yo arriba, a veces la sacaba la bombacha del todo y cuando terminábamos de culiar, se la volvia a poner, y les daba unas palmaditas suaves como diciendo, gracias hermana por coger conmigo y lo tengas en el absoluto secreto.

colita

Me acuerdo que me deleitaba bien con su cola, por encima de su bombacha, por debajo de la tela de la bombacha, se la dejaba rebaboseada con el mismo jugo de mi pija, hasta que una vez, me decidí hacerle la cola, hicimos todo el proceso conocido, me dio la espalda, la acaricie y apoye bien mi verga en su orto hermoso, pero en vez de mandársela a su concha, me agarre la pija, y se la puse por el agujero de su colita, me costó encontrarlo, se la empecé a hundir de a poco, esta vez ella no se movió, como que le costaba entrar, así que le mande la puntita nomas, para que a medida que vaya entrando, mi misma pija la fuera lubricando con su lubricante natural.

placer

El cual a mí me sale en abundancia, no sé si a todos les pasara lo mismo.
La fui bombeando despacito, hasta que se la hundí otro poquito, se quejó un poco, pero también empezó a moverse de a poquito y le entro bastante, muy ajustado, pero estaba gozando, que era la idea, porque el sexo de eso se trata, de que el placer sea mutuo.
Luego de un rato que se lubrico bien y ya se movía mas, se la peche hasta el fondo a mi pija, y le empecé a embestir un poco más fuerte hasta que estalle en una acabada de esas que casi te hacen perder los sentidos, muy rica su cola, era la primera vez que le hacia la cola a una mujer y era mi hermana, después por supuesto, le inunde su colita con mi leche, se lo hice a propósito, claro, pero también manchada mal las sabanas ja.

incesto




hermana



Después de esa experiencia de comérmela por la cola, alternaba, me la montaba por la concha o por su cola, aplicando la técnica de acabar sin eyacular.
Estuvimos garchando por casi dos años, eso sí jamás nos besamos ni nos dijimos nada, tampoco jamás le toque las tetas, y eso que las tenía bastante lindas, ni grandes ni chicas.
Solo era llegar la noche, si se acostaba con bombacha, había chocho o colita y placer.

primera

Trate de resumir lo más posible mi post, para que no sea largo y pesado y evitar los típicos no leí un carajo, ja.
Por favor todo aquel que haya tenido una experiencia similar a la mía en mayor o menor medida, que se anime a contar.
La fotos son a modo ilustrativo.