Hola porongueros/as les dejo este relato que en realidad sucedio hace tiempo pero dedidi escribirlo ahora, espero que lo disfruten



Nicolás acababa de cortar con su pareja después de varios años de novio, algo que normalmente estábamos acostumbrados a ver, ya que se pelean, se arreglan, se pelean, se arreglan…pero esta vez, nos aseguró que seria para siempre.

Lo invitamos a comer al departamento. Su vino preferido era el Benjamín, entonces con mi pareja decidimos agasajarlo para que se sienta más cómodo. Por supuesto me interesaba escuchar qué pasaba con el sexo, y ahí nos confiesa que lo peor de su relación era la abstinencia que tenía.

- Probaste un trío Nico?
- Si
- Probaste un trav?
- Si
- POSTA PROBASTE UN TRAV?
- Si!
- Ja ja
- Ja Ja qué??
- Nada…dejá… probaste con juguetitos?
- Si.

Ok, Nico había probado todo para salvar el sexo en la pareja.

Nico confirma que hace más de 2 meses que no tiene relaciones.

- Quiero confesarles algo. Necesito deshaogarme. Necesito aflojar mi corbata. Que pensarían ustedes si yo les propongo que me ayuden?
- Siempre contás con mi ayuda, y la de mi esposa, claro está. Que precisás?
- Te ofenderías si le pido una pajita a tu mujer?
- Qué??
- Solo es una paja, nada más.

Ellay yo nos quedamos atónitos, sin saber qué decir. No dijimos una palabra, así que Nico agregó:

Hagamos algo, les voy a dar un tiempo para que puedan reflexionar. Me voy al pasillo a fumar un pucho. Si en 10 minutos no me llaman, me voy a casa y olvidamos todo. Si me llaman, es que aceptan.

Bueno, dale – es lo único que acerté a decir. Se levantó y se fué.

Ella y yo nos quedamos solos.

Qué opinas?- me dijo.

-No se si estamos preparados para algo asi, amor, es mi mejor amigo… Aunque también por ese mismo tema, me mata que tenga este problema y quisiera darle una mano. Hasta se la haria yo la paja. Por otro lado, una paja no es nada, quiero decir, no es garchar. Qué pensas?

- Mirá Amor, a mi no me gusta Nico, pero lo que si me excita es la idea de pajearlo enfrente tuyo. Yo se que eso a vos te calienta, mil veces me lo dijiste. Creo que estamos los 3 borrachitos y es una buena excusa. El no me va a querer tocar, nada mas es una paja. Creo que por lástima se la haría. Ojo, siempre y cuando vos estés de acuerdo, es TU amigo.

- Sí, es sólo una paja, no va a cambiar nada. Me encanta ver cuando un hombre te tiene ahí y te obliga, y etc. Esto es algo suave, vení, dame un beso.

Se acercó, me beso, y pasó su mano por encima de mi bragueta. Sintió mi pija durísima… y claro, toda esa fantasía loca me ponía a mil.

- Amor, me prometés que no te vas a quedar enganchada con Nico?, mirá que no lo podria soportar…

- Te lo prometo!!, y vos me prometes que no te vas a poner celoso al pedo?, yo te quiero a vos Amor y te respeto a vos, esto es solo sexo, no significa nada!

- Ok, si, solo sexo. Ufff, estoy pensando cuando le agarres la pija y la tenga hiper dura y explote de placer!

- Te excita pensar eso?

- Me vuelve loco.

- A mí también.

- Ponete de rodillas y chupamela. NOW.

Se arrodilló, me saco la pija del pantalón, se la metió en la boca y la chupo muy despacio. Tenia los labios pintados de rojo, y me excité muchísimo viendo como mi pija estaba rodeada por esos labios que parecian un chorizo partido a la mitad. Gruesos, carnosos, sensuales. Acabé rapidisimo en su boca y la tragó.

- Te quiero mucho amor, voy a llamarlo.

Fuí al pasillo. Nico estaba sorprendidisimo…

- Nico, las cosas claras como siempre. Vos no la tocás, te sacás y metes la pija vos del pantalón, no pedis nada más que eso y NI LE HABLÁS.

- Hecho!, donde me pongo?

Acá, gritó ella, en el sillón.

Nico se acercó al sillón y se sentó. Mi mujer me dió un beso, me guiño un ojo, y se puso a su lado. Yo estaba en el sillón de enfrente. Ahí nomas.

Sacala- le dijo ella.

Nico se puso de pie, se desabrochó el Jean, se bajó la bragueta. Se lo bajó en conjunto con el slip, de manera que la pija y las bolas saltaron como payaso sorpresa dentro de cajita de regalo. Se quedó inmóbil para que mujer pudiese verla bien. Ella miró la pija y luego me miró a mi. No era tan grande, pero era un tamaño más que aceptable. Los huevos no estaban mal.

Nico se sentó en el sillón, abriendo bien las piernas, para que mi mujer pudiese llegar bien hasta la pija. Ella estiró su mano derecha y se la agarró. Empezó a moversela un poco con toda la mano, frotarla mucho para que se le termine de poner bien dura. Lo consiguió en 2 minutos. Luego con el dedo gordo y el flaco (índice y pulgar me sonaba muy a anatomia), empezo a subir y bajar. Ninguno de los 3 dejabamos de ver el plano de PIJA-MANO.

Nico de vez en cuando tiraba algun gemidito. Creo que no lo hacía fuerte para no “faltar el respeto”. Mi mujer ya pasaba a pajearlo con 3 dedos.

De vez en cuando me tiraba una miradita cómplice y yo le hacia una sonrisita de que “estaba todo bien”. Nico no dejaba de mirar su pija y la mano. La paja era muy lenta, movimientos amplios y lentos. Nico terminó dejando caer su cabeza para atrás, cerrando los ojos y dejando que mi mujer lo llene de placer.

Desde mi sillón, podia ver como las venas de la pija se le estaban hinchando cada vez más. Mi mujer lo pajeaba cada vez más fuerte. El ritmo de su mano aumentaba.

A todo esto yo no daba más, mi pija rebalsaba el Jean. De repente, mi mujer, sin soltarle la pija, se arrodilla frente a el y se la empezo a besar y chupar. Nico y yo nos quedamos duros, pero ni él, obviamente, iba a decir nada, ni yo podía reaccionar en ese momento. Lo increíble fue que nos miramos justo en ese mismo momento en el cuál ella se metía la pija en la boca.

Esa chupada no estaba en el guión, y Nico termina nuevamente tirando la cabeza para atrás y disfrutando este bonus track inesperado.

Yo me imaginaba lo que a Nico le estaba pasando, ya que 10 minutos antes, era mi pija la que estaba en esa boca cálida, suave, con dientitos que te rozan continuamente y con una lengua que no para de jugar con la punta mientras con una mano te va pajeando y con la otra te masajea los huevos.

El gemía como un hijo de puta para ese entonces, y yo sabía que estaba a punto de acabar. Mi mujer también debía darse cuenta, quizás porque la pija ya empezaba a largar algo de leche, entonces la sacó de su boca y empezó a comerle los huevos para permitir que se le baje un poco la excitación.

Se caía de maduro que quería chuparsela un rato más. No quería que Nico se acabara tan rápido ya que solo se la había chupado un par de minutos.

Las sorpresas no terminarían ahí…

- Amor, por que no me cojes por atrás mientras?

Me levanté, me quité los pantalones y los calzoncillos. Me acerqué ya con la pija al aire, le subí la pollerita y vi que tenía una tanga muy calada. Se la bajé y me metí entre sus nalgas mientras ella seguía comiendole los huevos. Si, dije nalgas.

Con la lengua acaricié su clítoris y logré hacerla gemir. Ya no aguanté mas y se la metí. Estaba empapada, y no hubo ningun problema en ponerle la pija a fondo.

A Nico ya se le habia bajado un poco la leche, y mi mujer volvió a metersela en la boca, empezando de nuevo la chupada letal. Ahora los 2 estabamos disfrutando de ella, y ella de los dos. Deslizaba su boca muy despacio sobre la pija de Nico y yo empecé a cojerla con un buen ritmo muy lento, haciendola disfrutar de cada centímetro de pija. Lento y largo, hasta casi poner los huevos a tope con sus labios vaginales.

El silencio era increíble, solo se oían los ruidos de la boca de mi chica al chupar la pija de Nico, y los que yo hacia de meter y sacar la pija. Sonidos de sexo.

Intenté ajustar el ritmo de la cogida con el de la chupada, haciendo que mi pija estuviese adentro cuando la de Nico estaba adentro de su boca. Una pelotudez pero garpa.

Me incliné hacia delante y le desabroché la blusa. Luego se la quité. El corpiño voló y quedó con los pechos colgando, balanceándose con los movimientos que yo le generaba al cojerla. Intenté chuparle las tetas mientras la cojía, una tarea difícil. Los gemidos de mi novia empezaban a destacarse sobre los nuestros. Le faltaba poco para acabar.

Aumenté mi ritmo para hacerla acabar cuanto antes. Acabó como una hija de puta, sacó la pija de su boca para poder gritar de placer.

Cuando terminó siguió chupandola pero muy poco, ya que Nico estaba al límite, y aunque se le notaba que quería aguantar más, no se podía. Sus gemidos eran bien patentes. Agarró la cabeza de mi chica y marcó su ritmo, obligandola a chupársela como él queria, pero ella no quiso de ninguna manera que le tire la leche en la boca. La sacó y lo empezó a pajear nuevamente.

La acabada fue algo impresionante, posta se notaba que hacía 2 meses que no garchaba. Salió una cantidad de leche IMPRESIONANTE.

Mi mujer se corrió para no ser salpicada, riendose, pero aún así, recibió en los brazos y en el pecho, tipo paintball. Yo seguí garchando, muy excitado por todo lo que había visto. Aceleré buscando el final, y al cabo de 20 empujones aproximadamente, logré vaciarme haciendo que ella también acabara conmigo. Nico se habia dedicado a mirarnos mientras se limpiaba la pija, manchada de leche y de rouge de mi mujer por todos lados. Parecía que le sangraba de lo roja que estaba.

Saqué la pija de adentro de mi mujer, y ella se limpió con unas carilinas. Nadie decía nada. Mi pija seguía dura, y la de Nico también. Los tres nos miramos y al final fué ella la que tomó la decisión de agarrarnos a ambos del brazo y llevarnos al dormitorio.

Ahora al revés- nos dijo.

Nico se tiró en la cama mientras ella buscaba los forros. Yo iba al año a lavarme bien la pija. Cuando volví la veo a ella subida a la cama y meneándosela despacio a Nico para que se le pusiera bien dura de nuevo. Le puso el forro, se subió encima de el, agarró la pija y se la llevo hacia la concha. Yo me dediqué a mirar mientras ellos empezaban a cojer. Me empecé a maturbar lentamente.

No podia parar de pensar lo que estaba pasando, ya era imparable toda la situación. Ahi estaba mi mujer, con la pija de mi mejor amigo entre las piernas, cogiendoselo frente a mi sin el más minimo reparo, como una puta cualquiera, disfrutando con la pija de otro.

En ese momento veo que se termina de meter toda la pija adentro, y el le agarraba las tetas con las manos. Mi chica se empezó a mover arriba y abajo, dejando que la pija le entrara completamente en su interior ya dilatado por el polvo que nos habiamos hechado antes.

Se acostó sobre el, haciendo que la verga entrara en un ángulo muy cerrado, mientras se comian mal la boca, y Nico le ponia las manos en sus nalgas, acariciandola y agradeciendole por el polvo que se estaba echando.

Mi mujer cabe aclarar tiene buen culo, y era precioso verlo mientras se estaba cogiendo a otro. Redondo, grande, perfecto, apetitoso. Nico le empezaba a comer el cuello, mientras yo seguia masturbándome viendo todo, con celos y con una calentura descomundal deseando no acabar para seguir viendo ese espectáculo. Mi mujer me digo..:

- VENI.

Al acercame, alargó el brazo y me agarro la pija metiendosela en la boca mientras cabalgaba a mi amigo. Yo tenia la pija a punto de explotar, y ella lo sabia, pero me la chupo de una manera que pude reterner y disfrutar.

No tenia ningun problema en cojer y chupar al mismo tiempo, parecia una estrella porno, no perdia el ritmo ni con Nico que le estaba comiendo los pechos, ni conmigo, masajeandome los huevos mientras me la morfaba..

-Qué te parece si intentas metérmela por la cola?

No podia creer lo que estaba escuchando. A esta hija de puta no le fascinaba eso precisamente y lo haciamos muy de vez en cuando!. Pero en ese instante de locura, despues de haber chupado la pija de mi amigo mientras tyo me la cogia, y estando encima de el mientras me la chupaba a mi, parecia que estaba decidida a probar todas esas cosas que habiamos visto en Jizzonline.com.

Quería una doble penetración!. Me fui al baño a ponerme un poco de gel, volví, me puse atrás de ella que ya estaba con el culo en posicion de recibirme, inclinada sobre Nico, ofreciendomelo todo. Le puse gel en la colita, a escasos centímetros de la pija de el. Metí un dedo para dilatarlo, despacio, muy despacio, luego dos, también super despacio. Ella casi habia parado de moverse a Nico y estaba esperando que se la metiera.

Pense que estaba lista, me puse de cuclillas apuntando mi pija. La apoyé y empije un poco. Entro la pinta, ella gimió y meti un poco más. Se quejó. Paré para que se acostumbrara a tenerme adentro y volvi a empujar un poco hasta que tuve media pija adentro. Cuando estaba suficientemente dilatada, me empecé a mover despacio para no lastimarla. Podía sentir la pija de Nico metida en la concha, separada de la mía por una lámina de carne, inmóvil, esperando a que ella pasara lo peor de la culeada para por fin moverse sobre el. Ella empezó a encontrarse a gusto con las dos pijas adentro y empezó a moverse muy despacio, para no hacerse daño.

Yo me empecé a mover e intentar coordinar la calentura con los movimientos para que no se saliera la pija. Ella disfrutaba, pero era imposible que acabe asi. No se podia mover lo suficiente para llegar al orgasmo. Nico tampoco. Decidí acabar yo primero, asi que aceleré el ritmo mientras ella se quedaba quietita sobre el, que aguantaba sin que la pija se le bajara. Estaba tan caliente de pensar que estaba culeando a mi mujer mientras otro se la cogia, que acabé de toque. Le llené el culo de leche y me salí. Ellos dos siguieron cogiendo pero muy poco ya que mi mujer estaba a punto de acabar. No acabaron juntos, porque Nico no pudo llegar, asi que cuando ella terminó, la puso de espaldas en la cama, le separó las piernas y le metió la pija entera. Se la cogió rapido hasta acabar, vaciandose en la concha de mi mujer y gimiendo como un perro. Acabó y la sacó.

Nos quedamos un rato los tres sentados en la cama. Ella me besó y se quedó abrazada a mi. Nico se empezó a vestir, buscando su ropa por toda la casa. Cuando estuvo listo, nos dijo:

- Me dejaron re loco.

Mañana nos vemos, Nico- dije.

Chau- dijo, y se fue.

el polvo de mi vida, eh!




Gracias por pasar!

comenten!