Delicioso incesto


Nota: En el Espíritu de las Leyes (libro 26, capítulo 14), Montesquieu dice de los tártaros que pueden casarse con sus hijas, pero jamás se casan con sus madres.


Claudia estaba sentada en la penúltima fila del salón. Se encontraba en el quinto semestre de historia y el profesor Lasallo parecía hacer su clase cada vez más aburrida.


En ese momento, el profesor, explicaba detalladamente una invasión de los bárbaros a la antigua Roma mientras Claudia se acomodaba en su pupitre e impaciente porque la clase terminara cruzaba las piernas.


Sabía perfectamente que los ojos de todos sus compañeros estaban encima de ella; específicamente en sus suaves y delicadas piernas pues a Claudia le encantaba ir en contra del reglamento escolar que no permitía usar la falda como a ella siempre le había gustado.


Ya la habían sancionado no permitiéndole entrar a la escuela en alguna ocasión pero sus profesores, que la mayoría eran hombres, nunca le habían llamado la atención así que la chica continuaba haciéndolo.


Claudia se llevó la punta de su lapicero a la boca y luego, fingiendo no percatarse de las múltiples miradas de sus compañeros, comenzó a mamarla lentamente provocando en ellos un sin fin de pensamientos lujuriosos; cosa que a ella le encantaba provocar en los hombres.


Después se dedicó a mirar la tabla de su pupitre; siempre era interesante ver lo que otros habían escrito en la madera de aquella vieja tabla que por generaciones había servido a tantos estudiantes.


Se deleitó con la escritura escolar y hasta se excitó al ver los dibujos de aquellos enormes miembros masculinos dibujados en la tabla.


-Porqué los hombres harán dibujos de penes tan extravagantes?- se preguntó sin hallar respuesta en sí misma.


Mientras seguía inspeccionando la tabla de su pupitre, sus oídos comenzaron a poner un poco de su atención al profesor y no pudo evitar reflexionar sobre la clase. Pero eso sí, a su manera.


-me pregunto que habrá sido de aquellas mujeres romanas? – Se preguntaba a sí misma mientras se imaginaba a las féminas romanas indefensas y rodeadas de aquellos animales salvajes que eran los bárbaros.- seguramente fueron violadas…- pensó e inmediatamente le vino a la mente un sexo salvaje, cruel, despiadado y de completo placer para los bárbaros. Con ello se excitó hasta el grado que pronto se imaginó empinada y rodeada por un grupo de bárbaros que se peleaban por darle a mamar de su verga y saborearle el culo con su lengua áspera y dura.


Sus pantaletas estaban completamente húmedas ya para ese entonces.


La chica de tan solo 18 años era una jovencita bastante conflictiva. Y esa clase era una de las tantas que ya había repetido 3 veces en 3 colegios distintos debido a sus malas notas y pésimos comportamientos entre los cuales, resaltaba el haber sido descubierta en la oficina del director mamándole la verga.


En ese momento, la bella rubia de ojos color miel y cuerpo sensual levantó la mano. Cada una de las miradas se posó en ella en ese entonces y fue entonces que, con voz entre cortada, debido a lo excitada que estaba, Claudia dijo:


-Me permite ir al baño profesor?


El profesor Lasallo la miró y por un momento se quedó sin habla:


-Que buena esta la cabrona, seguramente si la invito a salir y le ofrezco una buena nota me la podré culear… después de todo ya es mayor de edad.- pensó y de inmediato recordó que estaba en un salón de clase y los ojos de sus alumnos lo miraban expectantes.- Si, si, si señorita puede usted ir…- dijo tratando de ocultar su morbo.


Pero Claudia sabía perfectamente las intensiones del profesor pues no era la primera vez que veía aquellas miradas en un hombre. Y, no conforme con saber lo que despertaba en su querido profesor, se puso de pie y caminó moviendo lenta y seductoramente sus caderas mientras sentía como todos sus compañeros se la comían con la mirada hasta que, rumbo a la salida, al pasar a lado del profesor Lasallo, Claudia le miró seductoramente; como invitándole a que la siguiera…


Lógicamente el profesor no tuvo otro remedio que aguantarse las ganas e irse a sentar a su silla para desde ahí seguir dando clase y que no se le notara la tremenda erección que había provocado aquella mirada tan provocativa.


Claudia salió del salón preguntándose cuantas vergas paradas habría dejado atrás. Luego llegó al baño que se encontraba completamente vacío, debido a que a esa hora todo mundo estaba en clase, y se encerró en uno de los apartados. Sacó su celular, fue a sus contactos y seleccionó el primer nombre en la lista. Puso la tapa del excusado, se sentó encima y se puso el celular al oído. Luego, mientras la llamada se completaba, se aseguró de que la puerta estuviera bien cerrada y se echó hacia atrás.


-Hola?- le contestó una voz varonil, gruesa y potente.


-Hola papi!- susurró Claudia.


-Hola amor, no estabas en la escuela?


-Estoy en la escuela papi…- replicó Claudia. Luego se alzó un poco la falda exponiendo con ello su entrepierna y se hizo a un lado las húmedas pantaletas para dejar su brillante hendedura expuesta.- he estado pensando en ti toda la mañana papito…


Claudia en ese momento sintió a su padre tan cerca de ella que se empapó aún más.


-Tienes la puerta de tú oficina cerrada papi?- le preguntó.


-Si cariño…


Claudia cerró sus ojos y, al tiempo en que ya su dedo índice comenzaba a jugar con su clítoris haciéndola retorcerse, se imaginó a su padre en su oficina.


-Sácate el pene papi…


Hubo una breve pausa en ese momento y luego:


-Ya Claudia, mi pene esta fuera…


Claudia sentía como sus pezones se endurecían y luchaban por romper su brassier. Rápidamente se levantó la blusa con todo y brassier hasta dejar expuestos sus senos desnudos y dijo:


-Masajéatelo papi… mueve tu rico, gordo, duro y enorme pene papito…


-Claudia por favor para… tengo la verga tan dura que tendré que masturbarme y tengo un cliente citado en pocos minutos.


Claudia se hundió dos dedos en su rendija y de inmediato comenzó a gemir.


-Ohhh papi… te necesito tanto… hmmm quisiera que estuvieras conmigo. Hmm… papi, me cogerías aquí mismo? En el baño del colegio? Follarías a tu traviesa hija con todas las estudiantes saliendo y entrando de vez en cuando?


Su padre no pudo aguantar más y bufó de placer.


-Maldita sea Claudia… te follaría como loco si tuviera la oportunidad hija! Aaahhh


-Estoy empapada y bastante excitada papi… hmmm… tu también te estas masturbando? Te estas masajeando tú rico pene con el que me coges?


-AAAHHHH… Si… si Claudia… lo estoy haciendo HMMM


-Solo yo se lo que te gusta papi… te gusta verme en 4 patas sobre la cama esperando a que me des de tu rico pene en mi conchita… si pudieras verme en este momento, sabrías que es posible follar aquí mismo papito… la pregunta es, me follarías por el culo o por mi conchita?


-Es una pregunta muy difícil hija… AAAHHHH


-No tienes que responderme papi pues te dejaría que me follaras por los 2 lados… Hmmm me harías gemir como no tienes idea papito…


Felipe, el padre de Claudia, se masturbaba tan ferozmente que Claudia casi podía escuchar la mano de su padre subir y bajar por su duro mástil.


-Estoy a punto de venirme hija… no podré aguantar más si te sigo escuchando hablar como una zorra…


-Hazlo por mi papi… derrama toda tu leche como si estuvieras a punto de dármela en la boca. Hmmm me encanta el sabor de tu pene papi…


Claudia sintió como un tremendo orgasmo invadía todo su ser al mismo tiempo en que su padre gritaba de placer al otro lado de la línea. Todo su cuerpo se tensó y en instantes se debilitó con el orgasmo. Sus dedos estaban empapados.


-Claudia… estas ahí hija?- preguntó su padre ya un poco más tranquilo.


-Si papi aquí estoy…


-Tengo que colgar amor… te veo al rato en casa.


Colgaron y Claudia decidió quedarse unos minutos más descansando hasta recuperar sus fuerzas. Escuchó como varias chicas entraban al baño para maquillarse frente al espejo pero de poco le importó pues, debido a que su mente estaba en otro lado, a lado de su papi para ser más específico, las ignoró y se siguió dedicando a lo suyo.


Después de la conversación por teléfono con su padre, Claudia decidió abandonar la escuela para ir a visitar su antigua escuela donde había dejado varias amigas.


Para mala suerte no encontró a ninguna de ellas libre pero a quien si encontró fue a su antiguo director, con el que la habían pillado de rodillas y, después de una breve conversación, terminaron saliendo a comer.


Como era de esperarse, el director no dejó ir a Claudia sin cobrarse la cara comida que le había invitado pues aunque no tuvo la oportunidad de follársela como él hubiera querido, si hizo que le mamara la verga en el auto, camino a casa de Claudia, hasta que terminó llenándole de semen la boca.


Cuando Claudia llegó a su casa aquella tarde, llegó bastante caliente pues no había tenido oportunidad de bajarse la calentura con el director.


Al entrar a su casa se encontró en la sala a su padre con su tío Rafael. Estaban bebiendo cerveza mientras veían un partido de fútbol.


-Hola tío!- le saludó Claudia.


-Hola sobrina!


Claudia dejó su celular en la pequeña mesa de la sala y luego fue hacia su padre. Se subió en sus rodillas como cuando era pequeña y comenzó a besarlo en el cuello. Así como estaba, sobre las rodillas de su padre, comenzó a menear las caderas de atrás hacia delante provocando que la verga de su padre reaccionara.


-Estas borracha?- le preguntó su padre nervioso por el comportamiento de su hija cuando el tío de ésta estaba presente y no dejaba de observarlos de reojo y bastante confundido.


-No papi…- le dijo sin parar de besar su cuello.


Las caderas de Claudia seguían moviéndose poderosamente pero ahora el culo de Claudia ya estaba posado justo encima del regazo duro de su padre.


-Estas drogada entonces? – preguntaba casi aterrado su padre al ver que el tío Rafael los veía directamente y pelaba unos ojos de incrédulo terribles.


Claudia, divertidísima con la situación, no paraba de menearse encima de su padre.


-Si estas drogada al menos deberías invitarnos un poco para estar igual que tú hija no crees?- le dijo su padre tratando de convertir la vergonzosa situación en una broma de mal gusto por parte de su hija.


-Lo siento papi, no tengo…


En ese momento su padre la agarró del culo y la levantó para después tirarla en el suelo.


A Claudia nada la iba a detener de su objetivo y, para sorpresa de su padre, lejos de levantarse e irse o pedir una disculpa, Claudia se escabulló entre las piernas de su padre y, con gran maestría, desabotonó el cierre del pantalón de éste para después sacarle la verga que estaba más dura que un fierro.


Sergio no supo que hacer, miraba a su hermano que se encontraba atónito en el sillón continuo como buscando ayuda pero éste parecía estatua; ni se movía.


En ese momento Claudia aprovechó la distracción de su padre y se engulló la mitad de la verga en su boca.


-AAAHHHHH…- No pudo evitar gemir de placer su padre.


Claudia mamaba con gran maestría. Podría decirse que como ninguna otra le había mamado la verga a Sergio por lo que era inevitable detenerla en ese momento.


-OHHHH Claudia hija… que estas haciendo? HMMM…


Su hija ya lo tenía sujeto de la verga con la mano izquierda la cual movía de arriba hacia abajo masturbándolo y sin parar de mamar.


Hubo un momento en el que, apenas sacándose lo suficiente de verga de su boca para poder hablar, Claudia volteó a ver a su tío y le dijo:


-Lo hago bien tío? Te gusta como le mamo el pito a mi papi?


-Me encanta…- Dijo Rafael para sorpresa de su hermano Sergio y para orgullo de Claudia quien continuó mamándole la verga a su padre.


Sin decir nada, de rodillas como estaba y sin dejar de mamarle la verga a su padre, Claudia se levantó la falda hasta dejar expuesto su rico culo y haciéndose a un lado la pantaleta con la mirada invitó a su tío a que se uniera.


No hizo falta que lo invitara dos veces pues Rafael, inmediatamente, tiró su cerveza y se echó detrás de su sobrina dispuesto a comerle el culo


-Ohhhhh…- gimió Claudia escandalosamente al sentir la lengua de su tío pasearse por toda su raja y culo.


Claudia levantó un poco más el culo para facilitarle la tarea a su tío y echó hacia atrás sus caderas para pegarse más a su lengua.


Sergio, sorprendido con la actitud adoptada por su hermano pero excitado sin límites le dijo a Claudia:


-No cabe duda de que eres la mejor putita del mundo… HMMM te amo tanto hija…


Que imagen aquella: Claudia a 4 patas sobre la alfombra de la sala mamándole la verga a su padre mientras su tío le comía el culo…


Rafael desde que se había separado de su esposa no había comido culo alguno y por ende, en ese momento, trataba de satisfacerse a más no poder con el de su sobrina aunque claro esta que, culo tan bueno como ese, en su vida había probado!


Cuando Rafael se sació a más no poder de los jugos vaginales de su sobrina, se puso de pie y en ese momento Claudia también lo hizo dejando a su padre con la verga bien lubricada y a punto de estallar.


Claudia se paró desnuda frente a los dos hombres mientras éstos se quitaban la ropa a toda velocidad.


-Te la quiero dar por detrás…- inmediatamente le dijo su padre a Claudia quien se subió al sofá inmediatamente al oírlo.


2 o 3 segundos después su padre ya la estaba penetrando lentamente por detrás mientras su tío se acomodaba para que le mamara la verga.


-Aahhhh Hmmm…- gemía Claudia al sentir como su padre la penetraba una y otra vez.- quieres que te la chupe como a mi papi?- le preguntó a su tío cuando tuvo la verga de éste frente a ella.


Claudia posó sus labios en la gorda cabeza del miembro de su tío y después comenzó a pasear su lengua por todo lo largo. Luego se la engulló completa mientras su padre aceleraba sus embestidas.


-Aaaahhhhh…- gimió Rafael al sentir la rica boca de su sobrina cobijando su verga.


Claudia estiró su mano y agarró los testículos de su tío para acariciárselos mientras le mamaba la verga como si se tratara de un caramelo.


Su padre la tenía sujeta de las caderas y a cada embestida que daba no paraba de insultarla:


-No cabe duda de que eres una ramera… AAAHHHH… no perdona ninguna verga Claudia… que bárbara eres! mira que comerle la verga al mocho de tu tío…


-Mira mi preciosa hija…- escuchó Claudia que su padre le decía a su tío- alguna vez habías visto a una ramera tan sensual?


-Hmmm… nunca… ni la mejor puta de lujo podría comparársele…- Dijo su tío.


En ese momento Rafael gimió con toda su fuerza y, sujetando a su sobrina de la cabeza, no le permitió separarse ni un solo momento de su verga mientras le inundaba la boca de semen.


Claudia perdió el control en ese momento y, aunque a duras penas trataba de no ahogarse con la enorme cantidad de semen de su tío, comenzó a sentir su inminente orgasmo en ese momento.


Su padre quien bien la conocía, supo que su hija estaba al borde del orgasmo y en ese momento también dejo que su verga estallara en placer.


-AAAAHHHHHH HMMMMMMMMMMMM OOOHHHHHH…- Gimieron los 3 bruscamente al mismo tiempo.


Rafael miró a Claudia a los ojos y en ese momento, como pudo, sin sacarse la verga de la boca, ella le dijo:


-Papi se esta viniendo adentro de mí… hmmm


Rafael no pudo más y soltó otra descarga potente de leche en ese momento. Luego comenzó a soltar la cabeza de su sobrina lentamente pero ésta en ningún momento dejó de mamar las últimas gotas de semen que escurrían por su verga.


Sergio, sintiendo como la leche ya no le salía, decidió desplomarse en el sillón exhausto.


Claudia, al ver que su padre caía exhausto y su tío mantenía sus ojos cerrados disfrutando de las últimas mamadas de su sobrina, decidió dejar de mamar la verga y haciendo reflexión por lo que su padre acababa de hacer dijo:


-Yo se que te gusta mucho ver como el semen sale de mi vagina papá pero un día de éstos me vas a embarazar y entonces si tendremos serios problemas… no es la primera vez que lo haces, ya van muchas y muy seguidas!


-Déjate de tonterías hija… mejor ven y dale un beso a papá anda.


Claudia obediente fue y beso a su padre tiernamente en los labios mientras su tío se vestía apresuradamente para luego salir casi corriendo de la casa.


Claudia volteó a ver a su padre y en ese momento éste le dijo:


-Lo ves, te dije que tú tío era un mocho… aún así me sorprende que se nos haya unido…- en eso volteó a ver a su hija y dijo- bueno, no lo culpo. La verdad es que eres simple y sencillamente irresistible hija.


Ambos se besaron y tras darle una palmada en el culo a su hija Sergio le dijo:


-Será mejor que vayas a limpiarte. Traes todo el culo lleno de leche…


-Si papi…- contestó Claudia y obedientemente fue a la planta alta a ducharse.


La mañana siguiente Claudia llegó al salón con la sorpresa de que no había nadie en clase, bueno, nadie excepto el profesor Lasallo quien rápidamente dio la bienvenida a la joven diciéndole:


-Toma asiento, en seguida vienen tus compañeros…


-En donde están?- preguntó Claudia extrañada.


-Tranquila que no pasa nada. Fueron a recibir unos folletos de las universidades que se vinieron a promocionar. No tardarán. – El profesor miró a la chica y la recorrió descaradamente con la mirada.


Claudia sintió como el profesor la desnudaba con la mirada y se sorprendió con su atrevimiento pues si bien ya varios profesores habían caído ante sus redes ella nunca pensó que el profesor Lasallo fuera a ceder también.


-por cierto, ayer no volviste del baño… - le dijo el profesor recordándole el día anterior a Claudia.- esta todo bien?


-Si, me sentí un poco mal y decidí irme a casa…- mintió la joven a sabiendas que un profesor con el grado de experiencia de Lasallo difícilmente creería la mentira.


-Tus notas son realmente malas…- dijo el profesor y de inmediato Claudia supo a donde se dirigía la plática pero se quedó callada hasta que el profesor, que ya tenía la verga bien dura incluso desde antes de que la chica llegara, se puso de pie tratando de disimular su erección y yendo a pararse enfrente de Claudia le dijo- No me andaré con rodeos. Sé de buena fuente que te han corrido de varios colegios por indisciplina y otras cosas. Si quieres mejorar tus notas y al fin ingresar a la universidad te veo en el motel "Majestic" a las 5 de la tarde…


En eso se escuchó la algarabía de sus compañeros que venían y el profesor se apuró a añadir:


-Te quiero con tu uniforme escolar y el cabello a 2 colas…


Al llegar, los alumnos encontraron al profesor sentado "revisando" las tareas y a Claudia en su pupitre. Ninguno de ellos pensó algo malo pero Claudia no pudo concentrarse en las clases que restaban imaginándose lo que tenía pensado hacer el profesor con ella. No era que tuviera miedo, no, la pantaleta húmeda dejaba en claro que lo que tenía era unas enormes ganas de follar.


Eterno se le hizo el tiempo hasta que dieron las 5 de la tarde y ya estaba en la entrada del hotel tratando de no parecer una puta esperando clientela. Aunque de poco le sirvió pues muchos hombres se atrevieron a preguntarle cuanto cobraba recibiendo a cambio una respuesta grosera e indignada de parte de ella quien pensaba: "si no fuera porque estoy esperando al profesor, igual y me iba con alguno de ellos".


El profesor llegó a las 5:15 y no era porque se le hubiera hecho tarde si no porque desde la esquina había estado observando a la joven con mucha cautela para que ésta no le fuera a tender una trampa pues conocía bien a las jovencitas de su edad.


Al llegar, sin bajarse de su auto de lujo y con lentes negros puestos, el profesor le hizo la seña a la joven y tras subirla al vehículo le dijo:


-Ahora si vamos al motel…


-Pensé que sería en este…- dijo Claudia quien iba vistiendo su uniforme escolar y llevaba su cabello a 2 colas; justo como el profesor se lo había pedido.


-Ni de loco. Este motel es de la muerte. Una preciosura como tú merece lo mejor.


Claudia se sintió halagada. En cuanto llegaron a uno de los moteles más finos de la ciudad, el profesor pidió la mejor habitación disponible ante la mirada de envidia del recepcionista quien no paraba de comerse con la mirada a Claudia cada que podía.


Al entrar a la habitación el profesor dijo:


-Quítate las pantaletas que esas me las quedó yo…


Claudia titubeó un poco pues esa tarde llevaba puestas las que más le gustaba pero todo fuera por su "calificación" así que en seguida hizo lo que se le pedía.


Luego el profesor, con toda la seriedad del mundo le dijo:


-Escúchame bien Claudia, quiero que lo que te voy a pedir no salga de ésta puerta. Me entiendes?


A Claudia le pareció extraña la manera de actuar del profesor quien inmediatamente le dijo:


-Yo sé que puede parecer extraño o quizás hasta enfermo pero siempre he tenido esta fantasía… quiero que actúes como si yo fuera tu padre… entiendes?


Claudia se sorprendió. Jamás hubiera imaginado aquello del profesor a quien si bien no conocía a la perfección, si sabía que el profesor tenía una hija de su misma edad.


-Que te pasa Claudia?- preguntó el profesor temeroso de que la chica se fuera espantar, salir corriendo y divulgar lo que allí había dicho pues, si bien sería palabra contra palabra y la suya valía mucho más que la de aquella indisciplinada jovencita, si lo metería en problemas; sobre todo con su familia.


-Esta bien… pero con una condición.- dijo Claudia.


-La que quieras… - exclamó el profesor.


-Quiero que me des por el culo solamente…


El profesor sonrió maliciosamente y de inmediato comenzó a desnudarse. Una vez desnudo se sentó en la cama y comenzó a masturbarse.


Claudia le hizo la seña de que esperara un momento y tras salir de la habitación para sorpresa del profesor, volvió a entrar segundos después actuando de tal manera que dijo:


-Hola papi! Ya llegué!


El profesor de inmediato entendió de lo que se trataba y continuó con la actuación:


-Hola hija… como te ha ido?


-Bien papi aunque he tenido un serio problema con mi novio Josué…- dijo Claudia recordando que alguna vez había escuchado que el novio de la hija del profesor se llamaba Josué y había sido alumno de él.


-Que te ha hecho ese inútil?- preguntó el profesor Lasallo en su papel que se estaba tomando bastante en serio pues lo decía con mucha rabia.


-Se enojo conmigo porque…


-Porque que hija?


-Porque…


-Dime hija me mata tu silencio, me mata! Porque se ha enojado contigo aquél imbécil?


-Prometes no enojarte papi?


-Lo prometo hija…


-Josué se molestó conmigo porque no he querido tener sexo con él…


-Como?


-Saliendo del cine… fuimos hasta el auto a toda prisa pues estaba lloviendo a cántaros y yo no traía chamarra. Al subir a su vehículo deportivo del año, Josué me dijo que debíamos esperar a que la lluvia disminuyera pues era peligroso manejar así…


-Y luego hija?- preguntó el profesor masturbándose con fuerza mientras Claudia realizaba una perfecta actuación.


-Pues él comenzó a tocarme papi… me tocó mis pechitos… mis piernas y mi colita…


-Maldito bastardo! Lo mataré! Juro que lo mataré!


-No solo eso papá… el muy desgraciado luego hizo que le chupara su pene… y justo cuando estaba a punto de metérmela logré escapar…


-Ven aquí hija! Es momento de que tú y yo hablemos…


Claudia se subió en la cama y camino a gatas, meneando su hermoso culo, hacia el profesor que la esperaba impaciente.


-Ahora muéstrame como le chupaste la verga a Josué…


Claudia comenzó mamándole las bolas al profesor y éste sintió que subía a la luna.


-AAAAHHHH- Gimió Lasallo tomando inmediatamente a Claudia de una colita de su cabello.


Luego Claudia comenzó a masturbarlo con sus dos manitas mientras lo miraba inocentemente y le decía:


-Así papi… así me hizo que se la moviera…


-Y solo se la moviste así hija? AAAAHHHH…- Preguntaba el profesor en medio de la excitación.


-No papi… también se la mame así mira…


En ese momento Claudia comenzó a mamarle la verga mientras el profesor a toda prisa le quitaba la blusa como podía.


El profesor no paraba de gemir y disfrutar aquella rica mamada mientras en su mente imaginaba que era su hija en realidad quien se la propinaba.


Cuando el sexo oral era demasiado placer para contener y, sabía que irremediablemente terminaría viniéndose, el profesor sacó su verga de la boca de Claudia y, sin quitarle la falda escolar, la hizo colocarse en posición de caballito y colocando su verga en la entrada de la conchita de Claudia ésta con una mirada le recordó que por ahí no y con su mano la llevo hasta la entrada de su culo para que firmemente le hundiera la verga hasta el fondo.


-AAAAHHHHHHHHHHHHHHHH HMMMM…- Gimió el profesor al tiempo en que Claudia comenzaba a subir y bajar sobre su largo miembro.


-Aaahhh papito hmmm…- gemía Claudia por un momento imaginando que era su padre con quien follaba.


-AAAHHH Alicia… Alicia! -Gritaba el profesor el nombre de su hija real.- No sabes cuantas ganas tenía de follarte!! No sabes cuantas veces me he follado a tú madre imaginando que eres tú! AAAAHHHH… No sabes cuantas veces he querido ir a tu habitación y follarte mientras duermes! Siempre soñando! Siempre fantaseando con tu precioso cuerpo y tus labios rojos!


-Aaahhhh papi fóllame papi fóllame… hazme lo que quieras… soy tuya papito soy tuya! Hmmm


Claudia dejó caer sus manos encima del pecho del profesor para apoyarse y cabalgarlo más de prisa. Al hacerlo, el profesor sintió un placer tan enorme que no pudo resistirse y terminó llenándole el culo de leche a Claudia.


-AAAAHHHHH ALICIAAA!!!! AAAHHHH


-Aaahhhhh papi te siento, siento toda tu leche en el culo papito!!


Claudia se bajó lentamente de la verga del profesor aún sintiendo como la leche salía de su culo.


El profesor sintiéndose victorioso le dio una nalgada y le dijo:


-Eres el cielo… definitivamente eres el cielo. Prométeme que no será la última vez que nos veamos.


-No lo será siempre y cuando me sigas follando con ese ímpetu…- le dijo Claudia sonriéndole traviesamente.- Follas como una bestia sabes?


-Supongo que es porque en verdad tengo muchas ganas de…- el profesor hizo un silencio y luego dijo- olvídalo, será mejor que me vaya a dar una ducha.


-Espera!- le dijo Claudia cuando estaba a punto de entrar al baño.- Hagamos un trato.


-Cual trato?- preguntó Lasallo.


-Quieres saber porque solamente deje que me follaras por el culo?


El profesor asintió con su cabeza.


-Lo hice porque creo estar embarazada…


-Como?


-Si, creo que estoy embarazada Lasallo…


El profesor por un momento se arrepintió de haber follado con Claudia en esas circunstancias pues bien podrían cargarle a él el hijo.


-Eso que tiene que ver con el trato?


-Quiero que digas que tú eres el padre de mi bebé…


-Que?????? Estas loca?????


-Espera!!- le gritó Claudia al ver que estaba a punto de marcharse.- Si tu haces eso por mí entonces yo…


-Entonces tú que?


-Haré que ella duerma contigo…


-Que dices?


-Si, Alicia… conseguiré que se entregue a ti como mujer...


En ese momento Lasallo se sintió tentado por una terrible tentación tan irresistible que terminó diciendo:


-Bien pero como piensas hacerlo?


-Tú déjamelo a mí que yo se bien lo que hago y preocúpate porque la gente te crea que es tuyo mi hijo…


-Puedo preguntar quien es el padre?


-Eso no esta dentro del trato…- respondió Claudia con una mirada traviesa.


Al poco tiempo de aceptar el trato, Lasallo se metió a bañar mientras Claudia, hurgando en su cartera se encontró con una foto de la hija de éste:


-En realidad se parece mucho a mí…- pensó y después se tumbó en la cama imaginando que debía hacer para llevar a la hija de Lasallo al mundo del incesto…