De cuidar nenes a tirar la goma.

La rubia bonita de ojos verdes esconde algo?

-No Camilo, basta, anda a acostarte que es tarde!

El fín de semana pasado decidí visitar a mis viejos de pasada, tenia que hablar con mi papá para que me ayude con unos tramites y ademas no lo veía hace mucho.
El grito a Camilo fue lo primero que escuché al abrir la puerta, la casa estaba altamente enquilombada y Cintia luchaba con mi hermanito para se acueste de una vez.

Cintia: Dale Cami, vamos a acostarnos. Mañana es lunes y tenes que levantarte temprano para hacerte los controles.
Mi hermanito 0 bola, vino corriendo y me abrazó.
-Hola Marco, perdón no te había visto entrar. Como andas? - me dijo amable.

Cintia se acerco y me saludó con un beso en el cachete.

Marco: Todo bien Cin, y vos? que raro que los otros no estan haciendo quilombo tambien. (refiriendome a mis otros 2 hermanos)

Cintia: Bien bien, recien los acosté a aquellos, recien se estan por dormir igual. Que pasó, buscabas a tus viejos?
Se fueron a un cumpleaños, van a volver a las 12 o 1, me avisaron mas temprano.

Marco: ahh bueno, tenía que ver a mi viejo en realidad. Pero bueno, de ultima me paso otro día.

Cintia volvió a renegar con mi hermanito. No habia forma de que se vaya a la pieza.

Comiste? - me pregunto Cintia - estoy calentandome estofado que le hice a los nenes. Quedate a comer si queres..

Marco: No se, por ahi me vuelvo a casa..

Cintia: dale quedate, salió rico eh! no como el pollo de la otra vez... De paso no lo tiro.
- Ambos nos reímos

Camilo: Puedo estad aca con ustedes?? Me acuesto despued me acuedto!!!!

Para apaciguar las aguas lo dejamos quedarse. Me senté en la mesa y me puse a esperar. Mientras Camilo jugaba con su celular Cintia seguía con la comida.
Pobre Cintia, la dejan a cargo de los pendejos. Se debe querer matar - pensé.

Cintia es la terapeuta de Camilo, el siempre tuvo problemas con el habla asique ella lo ayuda con todo, escuela, deportes. Todo.
Cuando mis papas no están ella es la encargada, a pesar de que aveces los pendejos hacen las mil y una.


De cuidar nenes a tirar la goma.
Cintia con amigos
De cuidar nenes a tirar la goma.

De cuidar nenes a tirar la goma.


Como pueden ver en las fotos Cin es la rubia bajita. Me juego un brazo que no debe pasar el metro 60, pero me la juego! De una figura muy delgada, con linda cinturita puedo decir. Su piel super blanca, en los pómulos incluso se le notan algunas pequitas, tiene algunos tatuajes bastante delicados, en los dedos y por los brazos.
Pero lo mas importante y que mas me atrae es su belleza. Una mina que, cercana a pisar los 30, se ve inpecable, super bonita, unos ojos verdes impresionantes! Una boca.. una sonrisa que la verdad me encanta, todo ese combo pega de 10 con su personalidad amigable y alegre.

- Tomamos cerveza?

Tuve que correr rápido la mirada de ese jean azul apretado que tantas veces e mirado sin que me descubran.

Me incorporé: Si dale, si tomas te acompaño.
Cintia: Dale!

Seguro no me vio pensé.
Nos pusimos a cenar y a charlar mientras Cami jugaba.

Marco: que rico. Lo hiciste vos? no te tenía tan buena en la cocina - comenté

Cintia: quedó rico no? ahora viene el frío asique va a venir bien que me salgan bien estas cosas.

Marco: totalmente, mas rico que el de mi vieja por lejos - toda la buena onda había.

Cintia: jajaja mira! y vos que te querías ir... A ver si empezas a visitarme mas seguido ahora.

Visitar? era un poco rara la expresión. La miré y ella me estaba devolviendo una sonrisa que me encantaba.
Si, podría venir mas seguido... - La charla siguió así, con cerveza de por medio y muchas carcajadas. Tomamos bastante cerveza, me sorprendio porque Cin no es de hacer cosas de ese tipo adelante de los nenes.
De la buena onda pasamos a la confianza, ella pregunto por mis novias, estudios y demas. Todavia nada muy extraño como para que me resulte raro...
En un momento Cin se levantó para llevar a Cami a la cama, seguía sin querer dormirse.

Marco: Dale Camilo, ya te dejamos quedarte. Ahora anda y dormite - tuve que hacerme el enojado para que entienda.

Cintia: Ademas ahora vienen tus papas, sabes que si te ven despierto se van a enojar. - por fin pudo llevarselo a la habitación.

Luego de un unos minutos Cin volvio, se sacó la campera a juego con su pantalón y la puso en el respaldo de una silla. Estaba colorada, con calor, toda la cerveza que habiamos tomado estaba haciendo efecto de a poco.

Cintia: Bueno ahora si podemos estar tranquilos!

Marco: Cin, me parece que voy a ir para casa asi no se hace tan tarde..

Cintia: ya te vas a ir? mira que tus viejos vienen en 1 hora, le menti a Cami para que se duerma.

Ah bueno - atine a decir

Cintia: despues te acompaño cuando te vas.
...Ademas una vez que podemos estar tranquilos.

Todo lo que me decía Cintia me extrañaba mucho, insistía en que me quede, hacia hincapié en que estabamos solos los dos. Insinúaba algo? no, no creo..

Marco: tenemos que hablar bajito igual, no podemos hacer mucho ruido.

Cintia: si, ese es el problema... - largó

Los dos nos miramos, ella esperando que le conteste y yo totalmente dispuesto a averiguar que pasaba.

Marco: Cintia pasa algo? estas rara desde hoy..

Cintia: será que estoy rara o que vos no te das cuenta de lo que pasa? - me puso otra de sus sonrisas increibles con esa boca hermosa que tiene.

Un poco nervioso y dubitativo le dije: vos queres...

Cintia: que?

Marco: Vos queres que pase algo ahora?

Cintia: si vos queres si, obvio.

Nos volvimos a mirar. Creo que le sonreí si mal no recuerdo, estaba tan nervioso que no sabía bien que hacer o decir. Cintia tomo la iniciativa, se acercó y me dio un beso tierno. Volvio a insistir: que decis?

Me sorprendí muchísimo, que hago, que hago?

Deje la cerveza en el piso, giré hacia ella y nos pusimos a chapar. No podía creer que semejante minon me de pelota, para mi al menos era un minon con todas las letras.
La boca de la rubia sabia 10 veces mejor de lo que esa sonrisa podia llegar a vislumbrar. Sus labios eran suaves, los movientos de su lengua pausados y concisos. Ademas tenía un perfume increíble. Cintia estaba super relajada y yo todavia nervioso como un idiota.
Nos despegamos unos segundos para entrelazarnos con los brazos y seguimos un poco mas acalorados, besos mas profundos. En un momento dado sentí sus tetitas rozar contra mi pecho, la apretuje más. Ahora si tenia la pija parada.
A pesar de su edad es evidente que su atributo no son sus pechos, pero no importaba, al contrario, las tetas chiquitas siempre me gustaron y en esta mina me calentaba aun más.
En un momento dado se detuvo y me dijo: toma, tené el vaso". Se levanto y fue a cerrar la puerta que daba al la habitación de los nenes mientras sarandeaba esa cinturita tan estética y chiquita que tiene.
Volvió pero esta vez no se sentó al lado mío, si no que se sentó al lado de mis pies y apoyo los codos en mis piernas.

Marco: que haces Cin? - le dije mientras ella empezaba a bajarme el cierre del pantalon - no podemos aca, no podemos hacer ruido tampoco.

Cintia: tranquilo, calmate. Cualquier cosa se me perdió algo abajo del sillon.

Me guiño el ojo y suavemente saco mi pija casi por completo parada por el orificio del cierre. Que calentura que tenía yo, Dios! Ella la observo un momento, levantó una ceja rubia como inspecciónandola y se le dibujo una leve sonrisa picara por la comisura izquierda. Había pasado la prueba.
Escupió en su mano derecha delicadamente y se puso a masajearme la verga lento, su mano estaba calentita y mi pija en ella se veía enorme ya que a tono con su estatura, todo su cuerpo era igual de diminuto y frágil. Pero no dejaba de ser eficaz, mientras mi verga terminaba de pararse y ella continuaba pajeandome ahora con las dos manos, tenía su cara bonita y ruborizada situada a un lado, parecía una nena que jugaba tranquila con un juguete nuevo que le encantaba.

Cintia: Te vi hoy... Te colgaste mirandome la cola mientras estaba en la cocina. - se rió. Yo estaba algo mas relajado, lo peor había pasado. Ella seguía pajeandome suave, subia hasta la cabeza y bajaba hasta la mitad.
- Podrias haberme dicho que te gusto no? me gusta bastante que me miren...

Marco: Perdón - le dije - no sabía que decirte porque no quería meter la pata con vos. - No podia parar de mirarla, verla pajearme era mas adictivo y exitante que cualquier peli porno que puedas encontrar en internet.
Me acerque y le di otro beso, este fue de agradesimiento y admiración. Me tenía totalmente rendido. Seguro no era necesario mostrarme tan romántico pero en fín.

Me volvió a empujar para que me recueste y si, paso lo que mas esperaba en ese instante. Se acomodó el pelo lacio hacia atrás y como si en su cabeza dijera para si misma "buen provecho" abrió la boca grande y se metió la mitad de mi pija adentro. Apreto los labios y me miró, subió hasta la cabeza y volvió a bajar. Que mas podía pedir?
Subió otra vez y pegó un pequeño chupón en mi glande haciendo ruido.
Chupaba con pasión y amor, les juro. Volvió a metersela. Con sus manos acompañaba los movientos de su boca mientras yo la miraba encantado tomandome la cerveza.
Después de unos minutos silenciosos de solo escuchar su boquita ensalivando mi pija, el celular de Cintia nos interrumpió. Era alguien llamandola, un hombre, me hubiera encantado que siga chupando mientras hablaba por telefono! pero era mucho pedir.

Cintia: si dale, yo te aviso asi venís para acá - dijo al del telefono.

Cortó.

¿quién sería?

Marco: Cin, vayamos a otro lado donde estemos mas tranquilos... dale...


Continuara...


A todos los que llegaron hasta aca gracias y ojala hayan disfrutado tanto como yo al escribirlo.

Esta historia recien empieza y va para largo, además de qué tendra la intromisión de otros personajes nuevos.
Espero les enganche.

Felices orgasmos!

8 comentarios - De cuidar nenes a tirar la goma.

siempremassexo +1
No me podés dejar así, Marco !!!

La segunda parte URGENTEEEEEEEEEEEEE
Sexoesartex +1
jajaja paciencia paciencia, ya va a llegar!!!
rafacas1435 +1
muy buenooo queremos la segunda parteee
veteranodel60 +1
Gracias a vos por compartir y por cierto hermosa la minita
c10z +1
Muy bueno!!!