Mi historia de cuernos extremos 14

En cortos capítulos relato las historias de ficción, pero basadas en hechos reales, de como me gustaría que fueran mis cuernos. Seguramente más extremos de lo que la realidad permite.



Una apuesta en las vacaciones



Después de viajar solo decidimos pasar la última semana con la familia de ella, en la costa. Pasamos unos días con sus padres, su hermano mayor y la hermanita menor.



Igual, como teníamos un departamento aparte para nosotros, seguimos buscando de hacer de las nuestra a la noche. Como muchas opciones no encontramos decidimos hacer una apuesta, jugamos yendo al casino, el que volviera con más plata ganaba. 



Lamentablemente perdimos guita los dos, aunque no mucha. Pero lo importante es que yo perdí más que ella. Tenía que pagar la apuesta, que consistía en darle un día para organizar algo en el departamento, donde el perdedor iba a estar vendado de ojos y atado de manos, a merced de lo que el ganador y sus invitados quieran hacer.



 Nunca podría saber quienes fueron los invitados, o por lo menos esa era la idea del momento.



La muy putita ya había arreglado todo antes, por su ganaba, y no fue necesario esperar nada. 



Llegamos al departamento y preparamos todo. Cuando tocaron el timbre me puse la venda y me ato las manos. Yo ya estaba desnudo, pero ella en ropa interior. 



Los escuche hablar en voz baja y cuando entrar mi chica me hizo arrodillarme. Pude escuchar que era un parejita y al toque me metieron una pija en la boca. Grande, depilada. 



Mientras, los tres se tocaban y comían la boca. Mi novia aprovecho para empezar a meterme los dedos y lubricar mi cola. Era obvio que la noche empezaba con un show para las chicas.



Me hicieron acostar boca arriba en la cama y el tipo me cogió separando mis piernas. 

Las chicas disfrutaban las vista, se las escuchaba gemir y seguro tocarse. Cada tanto se sentaban en mi cara y me hacían comerles la conchita y la cola. 



Mientras yo seguía recibiendo pija en el orto... así hasta que me lleno de leche la cola. Las chicas festejaron el momento, y pude escuchar que decían que filme la leche. Me di cuenta que estaban grabando o sacando fotos de como me cogían. 



Por suerte todo esto tenia premio, la chica invitada se me subió arriba. Me hizo un corto pete y se metió mi verga en la concha. Estaba apretadita, parecía ser pendeja. Pero se movía muy bien.



Puede escuchar que mi novia y el flaco estaban cogiendo cerca, los gemidos de los dos y el golpeteo se hacia sentir. 



Acabe yo primero adentro de la chica, y no dudo en venir a sentarse en mi boca para que limpie todo. Y mientras limpiaba una concha escuche a mi chica pedirle la leche adentro al otro chico.



Cuando termino de acabar cambiaron, me toco tomar la leche de la conchita de mi novia.



Las chicas querían que me vuelva a coger, pero el estaba cansado. Me hizo limpiarle la verga a el también y se fueron. 



Cuando volvió mi novia me pregunto si me había gustado. Me dijo que yo los conocía, pero nunca habíamos cogido y que por ahí algún día se repetía sin venda. 



Dormimos toda la noche y al otro día fuimos a ver a su familia, como si nada hubiera pasadado. 

1 comentario - Mi historia de cuernos extremos 14

caagon
muy bien hecho y narrado, que libertina tu novia!!!