Consuelo cogida por Tere, Bea y sus maridos

Es cierto que Consuelo, lasegunda hija de mi amigota Estela, es lesbiana, pero como me contó una vez legusta todo. Entonces, la pelirroja de pelo largo pasó para su cumple 34 unanoche de aquéllas, no sólo con mujeres sino con hombres. Y qué mujeres y quéhombres.
 
El martes 17 erael cumple de la divina, que me excita porque ccomo todas las de la familia, es linda, amable y claro, usa cuero,aparte anda de lío en lío. Aparte me invitó, así que fui muy elegante decamisa, pantalón y zapatos y superperfumado. Llegué, me abrió Estela, muy lindade saco y pollera, con su pintura y perfumes de siempre, entré a la linda casaya con gente, me saludé con todos y me asombré al ver a Consuelo, espectacularde blusita fina y pollera de cuero ajustada, muy maquillada y de fuerteperfume, y para más, pegadita a quién: María Teresa, que la tenía de la mano deun lado, y su hermana, María Beatriz, del otro, que le charlaban mimosas. Lasgordotas pelirrojas también estaban muy finas, de camisola, pollera amplia,tacos, con mucha pintura en la cara y con unas ganas de sexo con la delgadita.Pero ojo: no estaban solas, sino que habían ido con sus maridos, también muyelegantes. Yo pensaba: éstas dos franelean con Consuelo delante de los tipos,qué raro. Bueno, me vi con otras mujeres, entre ellas Belinda, Cristina yVictoria, las hermanas de Coni (como la conocen) y con Ana María, Carmen yMónica juntitas a los besos y Haydée, todas finamente vestidas y arregladitasque me las cogía, no sabía por dónde empezar, mirá. Con ellas disfrutamospicada con queso y fiambre de todo tipo, sandwiches de miga y demás, gaseosas,cerveza, torta y hasta café con crema. Sentado con Estela, yo estaba calentitopor la pelirroja, que me dio un sandwich y tenía uno en su mano mientras mecharlaba de todo. Fui subiendo de clima y pensé en darle duro, pero no sabíaqué iba a hacer. Al fin la torta, el brindis y algunos invitados se fueronyendo. Entre ellos la cumpleañera, que fue al baño, se retocó la pintura,volvió cartera al hombro y tras darme un beso, se fue del brazote de MaríaTeresa, con Juan Carlos y todo al lado, y con Bea y el suyo atrás.
 
Yo ni imaginaba lo que venía, menosConsuelo, que excitadita caminaba con los cuatro creyendo que las gordas seiban con ella a un lindo lugar, como le prometieron de regalo. Es que MaríaTeresa y María Beatriz se excusaron con sus hombres e hicieron que se iban conla mina, para darle un sorpresón. Consuelo fue excitada caminando a los besos ymimos con las gordas, llegó al telo, las tres empezaron a los besos y mimos,tomaron alcohol, Tere sacó un polvillo de su cartera y las tres se estimularonsexualmente, más mimos, besos y caricias, empezaron a quitarse la ropa la una ala otra, las señoras locas con la pollera de cuero de Coni. Y qué decir cuandola joven mostró su fino conjunto interior de corpiño y bombacha. María Teresale fue por atrás y le sacó el corpiño, mientras le manoseaba todo, y Bea nibien vio sus tetas al aire se las apretujó con locura. Coni largó flujo, seempapó la bombacha, las gordas se sacaron todo rápido, le vendaron los ojos ala chica (mirá qué genias), abrieron sus carteras y tras empapar juguetes conlubricante y cremita, le pidieron a Coni que se preparara. Coni loca deexcitación ni dudó y se sacó la bombacha, abrió las piernas y María Teresa lamanoseó, la sujetó y la mandó contra María Beatriz, y entre ambas (casi 200kilos) la aplastonearon bien hasta que al final, Tere se la dio por la vagina conun juguete encremado y Bea con otro plástico lubricadito por la cola. Conigritó y las mujeres la cogieron frotándole los elementos dentro de su vagina ycola, hasta que la chica acabó a los gritos pelados su interminable flujo y lasgordas el suyo, explotando de orgasmo. Consuelo pidió más, y apenas sintió suvagina y cola libres de elementos, María Teresa la acostó y se la cogió arribadel colchón con una furia de locos, drogada y borracha, mientras Bea tambiénseguía dándose duro con el alcohol. Y luego fue Beatriz que se la empomó con loque tenía a mano, luego Teresa y al final las dos le metieron de todo, lápiz delabios, pincel de rubor, llaves, juguetes, dedos, de todo, hasta dejarla a lamiseria a la pobre Consuelito.
 
Y la pobre Consuelito no habíaterminado. En medio de la garchaduría de Teresa y Bea, aparecieron de golpe susmaridos. hechos una tromba, Juan Carlos y Fran (el de Bea) la agarraron aConsuelo y delante de sus esposas, la manosearon, mimaron, besaron, apretarontetas, chuparon todo y luego, les pidieron a sus mujeres que los desnudaran.Las gordas lo hicieron, los hombres pelaron terrible pene, Coni no veía por losojos vendados pero se hizo encima viendo lo que se le venía. Y se le vinierondos hombrotes, que la cogieron por vagina, cola, ambas vías, sexo oral, le llenaronvagina y cola de abundante semen, le eyacularon interminable semen hasta en sucara, Coni pegó alaridos de placer por las pijotas y ni hablar cuando los tiposle taponaron sus agujeros de semen. Y para cerrar una noche explosiva, qué: loscinco se dieron sin asco, las mujeres, los hombres, hombres con mujeres,hombres entre sí, de todo. Borrachera, eyaculadas, flujo, gritos, gemidos,jadeos, calentura, ropa por el suelo, bombachas, calzones mezclados concorpiños, un corpiño grandote con un slip, una bombacha chiquita con elpantalón de uno, la pollera de Coni hecha un bollo al lado de la cartera deTeresa. Mujeres explotando de alcohol y polvillo, hombres que volaban de calenturacon semejante anatomía al aire, tetas, concha, culo, todo. En fin, Consuelopasó un cumpleaños feliz. No importa con qué sexo, importa que fue bien cogida.

0 comentarios - Consuelo cogida por Tere, Bea y sus maridos