Vengándome de la tramposa de mi esposa

Aca les traigo un nuevo relato. Espero que les guste y sus comentarios!

Vengándome de la tramposa de mi esposa



Era una tarde tranquila de sábado. Esos dias de paz absoluta de los que gozaba frecuentemente desde que me casé con Andrea. Supongo que deberia explicar un poco esa historia antes de seguir. Mi esposa Andrea es una hermosa mujer de unos 45 años, recientemente divorciada. Poco tiempo despues de su divorcio, nos conocimos. Fue una de esas relaciones fogozas y rápidas. Nos casamos a los pocos meses de conocernos. Yo no tuve problema con la decisión, el sexo era excelente y Andre traia consigo una considerable fortuna obtenida tras el divorcio. De hecho, estabamos tan bien que no me importaba que traiga consigo a su hija adolescente, Sofia. Esta jovencita de 18 añitos, heredó el escultural cuerpo de su madre. Rubia, caderona, culito en pompa y carita de angel. Pero tambien heredó un caracter podrido y actitud altanera que no se molestaba en ocultar.
En eso estaba yo, sentado en el living, tomando una cervecita fria mientras contemplaba a traves del ventanal. Para romper la monotonía, apareció Andrea enfundada en sus calzas blancas de yoga.

-Rodri! tengo que hacer yoga aca. No te jode?- me preguntaba con esa cara de gata, ojos verdes y pelo rubion remarcando sus razgos.
-Claro que no amor. Hace nomas.- le contesté... aunque la verdad me molestaba un poco, pero la perspectiva de mirar el escultural cuerpo de mi mujer durante un rato me atraía.

Se sentó en el piso y comenzó con sus estiramientos de yoga. Realmente estaba muy bien para sus 45 años. Culo bien amplio, pero duro y parado. Se agachaba y la lycra se expandia transparentando la tanguita roja, me volvia loco. Para terminar la imagen, un hermoso par de tetas hechas (gracias a su ex marido que las pago!) que parecian querer escapar de ese escote.

-disfrutas del show?- me tiro Andre desde el piso, con su mejor cara de gata
-jajaja... bueno... vos sos la que viniste.- me reia

Asi siguió un rato mas. Probando todo tipo de posicion mientras yo me deleitaba. Me sentia suertudo de tener un minon asi.
Finalmente terminó y se fue a bañar. Yo me quede repasando esas imagenes y sintiendo como mi verga se endurecia lentamente.

-Me voy! no se cuando vuelvo.-derrepente escuché decir a Sofia que salió de la nada con su habitual destrato hacia mi
-Momento! Venia aca! Podes saludarme mejor?- me puse firme.
-No sos mi papa Rodrigo!- me replicó con una voz finita e irritante a la vez que ponia una mano en su cintura con actitud desafiante. Aproveche para observar un poco mejor el cuerpito de mi hijastra. Estaba tremenda, la tipica rubia carita de angel pero con curvas demoniacas. Buenas caderas y cinturita de avispa. Un par de gomas que escapaban de la blusa. La minifalda negra que apenas la cubría.
-Ya se que no soy tu papa! pero soy el adulto responsable de la casa. No podes salir asi! es incitar a que te pase algo!-
-No me jodas. Mi mamá me deja.- y con eso ultimo, se dio media vuelta y salió, sin darme oportunidad de replica. Pero dandome una hermosa imagen de su colita.

"que pendeja maleducada de mierda" pensaba para mis adentros. "..pero que buena que esta..." seguia pensando. Era algo platonico, nunca se me ocurriria hacer algun avance sexual con mi hijastra. Pero ver ese cuerpito joven y fresco me movia.
Empecé a escuchar algo vibrar cerca mio. Era el celu de Andrea. Vibro una, dos, tres veces... Usualmente no soy desconfiado, pero la insistencia del celular, sumada a mi aburrimiento, me hicieron agarrarlo. Lo abri, estaba sin bloquear. Ví los mensajes, eran de un tal Julian. Entré al chat y me puse pálido. Lo primero que vi fueron fotos del culo de mi esposa entagada. Fotos de sus tetas y cuerpo en general. No voy a reproducir toda la conversacion, pero era claramente un affair con este tal Julian (un conocido del gimnasio). Por los mensajes, intuí que ya habian tenido varios encuentros sexuales y estaban planeando el próximo. Evidentemente entre garche y garche se mandaban fotos para calentarse.
Me dio una bronca tremenda. Estuve a punto de subir corriendo y confrontar a mi mujer. Sin embargo me calmé y decidí reflexionar el asunto.

Mientras mi esposa seguia bañandose, partí hacia el bar de siempre a encontrarme con unos amigos. Me pareció lo mejor alejarme lo mas posible de casa durante esas primeras horas de calentura.

***

-No! Rodri! no te lo puedo creer- se lamentaba mi amigo Carlos cuando les contaba la mala noticia
-La verdad, un bajon que te metan los cuernos..-agregaba Raul, mi otro amigo. Y el cuarto del grupo, Matias, asentia con la cabeza
-Y que vas a hacer?- me pregunto Carlos tomando un sorbo de cerveza
-Y.. no queda otra. Mandarla al carajo e irme.-
-Asi nomas? Vas a dejar ese hermoso culito?- segui Carlos, con una sonrisa socarrona. Nunca se habia atrevido a hablar asi sobre mi esposa. Se ve que la situacion se habia aflojado con el tema de los cuernos.
-Jjajaja... y que queres que haga hermano?- le respondi sin entender a que se referia
-Yo se..- agrego Matias - Dale una buena garchada de despedida. Eso seguro.-
-Para mi no deberias dejarsela pasar tan facil. Esto amerita un aleccionamiento. Alguna represalia tiene que haber.- agrego Raul. Yo no entendia a donde iba todo el asunto
-Yo tengo una excelente idea.- agrego Carlos - Pidan otra ronda de cervezas y se las cuento-

Mientras Carlos delineaba su idea frente todos nosotros, yo me quede helado. Era una idea totalmente perversa, pero a la vez me excitaba muchisimo y me parecia una gran venganza. Mis otros dos amigos, Matias y Raul, estaban mas que excitados con la propuesta.

Quedamos en realizarla el sábado siguiente. Me costo mucho mantener la fachada de normalidad frente a Andrea, pero lograr una buena venganza lo valía.

Mediante regalos y siendo extra cariñoso, logre que Andre accediese a quedarse en casa esa noche de sábado para una romantica sesión de sexo. Terminamos de cenar y nos sentamos en rato en el sillon. Andrea estaba preciosa, vestida con un vestido enterizo, negro, super pegado al cuerpo, marcando todas sus curvas a la perfeccion.

-Que cariñoso estas Rodri. Que te pasó?- me pregutnaba sorprendida mientras recorria su cuerpo con mis manos
-Un marido que ama a su esposa. Te parece raro?- le mentia con mi mejor cara de poker.
-Me encanta. Mmmm... me estas poniendo muy caliente.- gemia cuando mi mano pasaba por su entre pierna.
-Queres subir al cuarto?-
-Mmmm .. si. por favor.-

Entramos al cuarto a los tumbos, besandonos y tocandonos. Agarraba ese perfecto culito como si fuese la primera vez. Le saque el vestido. Quedó solo con una deliciosa lenceria negra de encaje que le marcaba sus perfectas tetas y culo.

-Te parece jugar a algo nuevo?- le sugerí
-Mmmm.. que tenes en mente, perversito.- me sonria de manera juguetona con esa carita de rubia angelical
-Tirate en la cama.- le ordene y me hizo caso
-Mmm.. me gusta esto.- me decia desde la cama mientras veia como agarraba unos lazos de seda

Comencé a atarle los brazos a los postes de la cama. Era delicioso ver ese cuepazo super tonificado totalmente expuesto.

-Ahora te voy a poner esta venda en los ojos.-
-Mmmm.. estoy toda mojada.- me dijo entre gemidos mientras la vendaba. Lo comprobé pasandole un dedo por la conchita, sobre la tanga. Estaba a punto.
-Ya vuelvo.-
-Me vas dejar asi? tan caliente?- me decia con voz gatuna
-Ya vuelvo preciosa. No te desesperes.- me reia para mis adentros pensando en lo que le esperaba a la pobrecita

Salí del cuerto y fui a la puera de casa. Ahi estaban Matias, Raul y Carlos.

-Muchachos! llegan justo.-

Todos tenia una sonrisa de oreja a oreja. Aunque se los notaba algo nerviosos.

Los guié hasta la habitacion y haciendo un gesto de silencio los hice pasar. Automaticamente los cuatro nos colocamos rodeando el cuerpo semi desnudo de mi esposa en la cama. A los muchachos ya se los notaba una importante erección. Me ponia a mil ver a mis amigos calentandose con mi mujer.

- Aca estoy Andre.- le suspire al oido
- Mmmm... te estaba esperando-

Comence a acariciar su cuerpo. Mis amigos se tocaban las vergas sobre el pantalon. Le desabroche el corpiño y me puse a jugar con esos turgentes pechos. Andre suspiraba, sus pesones duros mirando al techo. Los muchachos ya se habian bajado los pantalones y se pajeaban ritmicamente admirando el cuerpazo que tenia en frente. Sus ojos no podian creer lo que veian. Bastante envalentonado por la situacion, le arranque la tanga de un saque. Su perfecta conchita depilada brillaba por los abudnantes jugos. Rosaditos, brillantes, esos labios pedian ser chupados. Y pronto lo serian. Pero antes faltaba el toque maestro.

-Te voy a sacar la venda- le susurré a Andre
-mmmm.. si. por favor.-

Liberé sus ojos. Fue indescriptible la carita que puso al verse rodeada de tipo extraños pajeandose. Una mezcla de pánico, horror y asco. Con la carita desfigurada por el miedo, comenzó a retorcerse en la cama. Los lazos no la dejaban zafarse. Comenzó a gritar.

-Hijo de puta! que carajo haces?! Vayanse! -se desesperaba
-Calma Andre! calma. - le decia sonriendo y disfrutando de la situacion
-Estas loco Rodrigo!-
-Supuse que si te gusta ser puta... bueno... que mejor que un buen gangbang. no?-
-De que carajo hablas idiota!-
-No te hagas la inocente. Se todo sobre tu aventura con Julian. Las fotitos de puta que le mandas.-
-Que?!- no lo podia creer Andre, con esa revelacion, le cayeron todas las fichas y entendio que estaba metida en una situacion complicada.
-Asi es... se todo querida. Y hoy vas a saber lo que es ser puta en serio.-

Su carita desesperada me encantaba. Y, aparentemente, a mis amigos tambien porque ya estaban todos en bolas y con sus vergas bien paradas.

-Bueno muchachos! Adelante. Esto es un buffet libre, sirvanse lo que quieran!- los alenté

Con eso, los tres se abalanzaron sobre Andea que chillaba desesperada al verse rodeada de manos que la tocaban y bocas que la lamian.

Matias y Raul se prendieron de sus tetas, las lamian y las pellizcaban. Esas perfectas montañas de carne, duras mirando el techo. Carlos se dirigió de una a la pelvis de Andre y fue bajando hasta su conchita. La comía con gula, metiendo la lengua bien adentro de esos labios. Yo admiraba la escena completa a una pruedente distancia. Ese cuerpazo siendo comido por tres bestias, retorciendose, tratando de zafarse inutilmente. Noté lo deliciosa que se veia esa figura caderona, cinturita pequeña, tal cual una guitarra. Sus cabellos rubios desparramados desprolijamente sobre su cara. Casi sin darme cuenta, saque mi pija del pantaón y comencé a pajearme. Nunca pense que me calentaria tanto ver a mi mujer indefensa ser abusada por tres tipos, pero evidentemente me calentaba, y mucho.

- A ver putita.. ahora vas a comer verga.- le decia Matias a la vez que le apoyaba la pija en la boca
- Dale trolita! la cantidad de chotas que habrás tragado con esa boquita.- la animaba Raul, tambien presentando su trozo carne del otro lado de su cara.

Andre cerraba su boca hermeticamente y giraba su cabeza de un lado a otro, tal cual una nena que no quiere comer la comida. Pero no tenia a donde ir y los muchachos insistian, presionando sus inflamados glande contra los cachetes y labios.
De repente, Andrea abrió la boca para suspirar fuertemente, casi un grito. El causante fue Carlos, que sin mucho preambulo le enterró la verga en su deliciosa conchita. Matias aprovechó la situacion e hizo lo mismo con su boca. Yo me pajeaba cada vez mas fuerte.

- esta conchita es una delicia- se regocijaba Carlos cuando le enterraba su falo hasta los huevos
-Y no sabes lo que es esta boca... chupa como una aspiradora.- lo seguia Matias.

Mientras se decian eso, entre Raul y Matias se turnaban para entrarle en la boca.

- Gracias Rodrigo! hacia tanto que no probaba unos labios tan carnosos.- agregó Raul
- No hay porque muchachos! el placer es mio!- les contesté con una sonrisa de oreja a oreja mientras seguia tocandome con la imagen
- Creo que la putita esta cooperando bastante ya. Deberiamos soltarla. Ademas quiero disfrutar completamente de este cuerpazo.- nos sugeria Carlos sin dejar de entrar y salir de mi esposa
- jajaja.. no se si esta cooperando. Es dificil darse cuenta con tres bestias encima. - me reia - pero bueno, desatenla, no va a ir a ningun lado

Entre los tres la desataron y se posicionaron para continuar con el gangbang. Matias se acosto en la cama con la verga dura como un mastil y entre los otros dos guiaron a Andre para que lo empiece a cabalgar. Mientras la hacian descender sobre ese palo de carne, pude verla de frente. Estaba hecha una diosa con sus perfectas tetas, mordidas y mojadas, con pesoncitos perfectos apuntando al techo y rebotando ritmicamente con cada movimiento. Su carita tambien era un espectaculo, toda sonrojada y transpirada, sus ojos verdes clavados en mi. Claramente pude distinguir un odio profundo, pero a la vez se le mezclaba esa expresión de profundo placer que con el tiempo habia aprendido a reconocer en mi mujer.

La vista frontal tan sensual de mi esposa no duró mucho ya que Carlos se paró frente a ella y pasó a ocupar toda su boca con un tremendo pedazo de carne. Podia notar como se le ensanchaba la garganta a Andre cuando se dejaba llevar y la mandaba hasta el fondo. Su naricita perfecta chocando contra la panza peluda de mi amigo.
Matias habia quedado detras, no me queria perder de eso asi que me moví para ver mejor. Ahi estaba mi amigo acariciando esa hermosa cola, grande, turgente y dura. Sus cachetes abiertos y el anito tan delicado expuesto. Matias lo maseajeaba, lo lamia, y cada tanto clavaba un dedito. Debo admitir que para tratarse de un gangbang, mi amigo la estaba preparando con mucha delicadeza y cuidado, aunque, para ser sinceros, besar y acariciar ese monumento al culo era un placer en si mismo. Luego de unos minutos asi, se arrodilló y presento su inflamado glande en la cola de Andrea. Comenzó a apretar lentamente con todo su peso. Su glande se deformaba por la presion contra ese esfinter. Mi esposa se empezó a sacudir al sentir esa verga queriendo sodomizarla. Trató intutilmente de zafarse pero Raul desde abajo la tomó de la cintura dejando su culo en pompa, expuesto e indefenso. Acerqué mi cara a centimetros de la acción. Podía ver como el esfinter de mi mujer luchaba contra el imposible grosor de la verga de mi amigo. Entre espasmo y espasmo, ese culito se fue abriendo y la verga de Mati entro completita. Mi mujer gemia fuerte pero la pija de Carlos hacia que se escuche poco. Matias, agarrandola fuertemente de las nalgas, comenzo a bombear. Su trozo venoso y lubricado entraba y salia del culo de mi esposa en un espectaculo obsceno y super caliente. Con cada entrada, mi amigo se mordia los labios y miraba el techo. Carlos se reia de la situacion desde su posicion, siempre llenandole la boca de verga a Andre.

-Y linda? te gusta como te rompen el culo?- le preguntaba entre risas
-mmmm...- respondia Andrea

Me costaba distinguir si eran quejas o gemidos de placer. Asi estuvieron durante un rato, las tres vergas de mis amigos entrando y saliendo de los hoyos de mi mujer cual pistones de motor. La hermosa rubia arqueando la espaldita y poniendo su cola cada vez mas expuesta para recibir por el culo, a la vez que cabalgaba a Raul como poseida. Era espectacular.

Yo ya estaba completamente en bolas y dispuesto a entrar en la escena. Pero un gritito inesperado nos dejo frios a todos:

- Mamaaaa! Llegue!- era la voz de Sofia viniendo del pasillo
- No! se supone que no volvia hoy.- dije en voz baja a la vez que les daba ordenes a los muchachos
- Carlos, vos veni conmigo. Raul, Matias, ustedes mantengana callada a Andrea.-

Mi esposa se sacudia de manera desesperada tratando de zafar. Seguro estaba imaginando lo que le hariamos a su hijita. Con Carlos nos paramos a un costado de la puerta, los dos completamente desnudos. Ahora que lo pienso, esa imagen era muy graciosa, pero en el momento fue lo mas natural del mundo. Mientras, en la cama, Matias y Raul mantenia inmovilizada a Andrea que ya habia dejado de luchar.

Fueron unos segundos de silencio total hasta que la visagra de la puerta comenzó a rechinar. Sofi estaba entrando. El corazon me comenzó a latir fuerte. Esto no era parte del plan original pero ya estabamos completamente jugados. La apetecible figura de mi hijastra adolescente se materializó en el cuarto. Sus dulces ojitos verdes fueron automaticamente hacia la cama en donde dos hombres desnudos agarraban a su madre. Esos primeros segundos de confusión sirvieron para que Carlos y yo la tomemos firmemente de la cintura y brazos.

- Y que te parece como tratamos a tu mami? ahora te toca a vos putita.- le suspiré en el oido
- Que carajo hacen hijos de puta?!- nos gritaba Sofi, aterrada.
- Mira lo que es esta pendeja! Gracias Rodri!- deliraba Carlos mientras manoseaba a Sofi emocionadisimo

La calentura de Carlos no era injustificada. Sofi en uniforme de colegio y con sus 18 añitos, parecia sacada de una fantasia sexual. Pollerita tableada, super corta, marcando perfectamente ese culito adolescente respingon. Una blusita blanca exhibiento un hermoso escote. Su deliciosa carita de rubia petera realzada por una colita de caballo que la hacia mas apetecible que de costumbre. El escultural cuerpo de la joven se retorcia inutilmente en nuestros brazos. En cuestion de segundos la despojamos de toda su ropa excepto una tanguita negra que le quedaba perfecta y resaltaba deliciosamente su cola.
Por primera vez la veia completamente desnuda. Era una version mas pequeña de su madre pero no por eso menos curvilinea. Unas poderosas caderas se convertian en una delicada cinturita y panza chata. Tetitas perfectas desafiando la gravedad y un tono de piel dorado completaban la imagen. Parecia salidad de una revista erotica. Ninguno de mis amigos, ni yo, nos perdiamos detalle de su cuerpito. Desde la cama Raul y Matias seguian cogiendo a Andre con renovadas energias mientras se deleitaban con el nuestro manoseo a Sofi.

- Dale, chupa putita.- animaba Carlos a Sofi. La habia hecho arrodillar, de modo que nuestras vergas surcaban su carita.
- Mmmm.... - se negaba Sofi, nuestros glandes le chocaban los dulces cachetitos
- Te estamos diciendo que chupes trolita. - le ordené, a la vez que le tire un poco de los pelos de la nuca.

La joven pego un pequeño gritito, el cual Carlos aprovecho para atravesarle su verga entre esos carnosos labios. Sin asco se la mandó hasta la garganta. Me encantaba ver a la trolita engreida y soberbia de mi hijastra tragando verga forzadamente.

-Ahhhh.. ahora si.. que delicia!- se regocijaba Carlos
- Toda tuya amigo!- le conteste riendome
- Pero proba un poco vos tambien.- mientras decia esto le saco la pija de la boca cendiendome el lugar

Las palabras me quedan cortas para describir la excitación que me generó ver entrar mi verga venosa y gruesa en esa boquita de adolescente insolente. Sentia que me las estaba cobrando por todas las malas contestaciones y miradas despectivas. Se la enterre hasta los huevos. Veia y sentia como esos labios carnosos chocaban con la base de mi poronga. Noté como la muy turra jugaba con su lenguita. ¿era posible que lo estuviese disfrutando? Derrepente me clavo esos ojazos verdes y me confirmó que si. La muy putita estaba disfrutando ser abusada por dos tipos en conjunto con su mami. Esto ultimo me puso a mil y comence a cogerle la carita sin asco.

- Jajaja... la estas matando hermano. - se reia Carlos mientras, desde el piso, le corria la tanguita y comenzaba a comerle la concha.
- Le encanta. Mirá lo feliz que esta. Resultó mas puta que la madre.- le conteste

Mientras decia eso, mire nuevamente a la cama. Raul y Matias seguian bombeando el culo de Andre que estaba entregadisima y super caliente. Ahi tuve una idea.

- llevemosla a la cama.- le dije a Carlos
- Por favor! tengo que probar esta conchita- se sonreia Carlos en el piso
- Yo quiero ver un poco de acción madre-hija- le conteste con una sonrisa

Fuimos todos a la cama. Andre cabalgaba a Matias mientras Raul le seguia haciendo la cola. Podia ver toda su carita sonrojada, claramente super caliente con la fiesta que le estabamos dando. Se mordia los labios, gemia, se tocaba las tetas. Estaba fuera de si.
Por nuestro lado, Carlos se acosto y guió a Sofi sobre su tremendo falo. La jovencia pengó un profundo gemido de placer que se intensificaba cuanto mas se enterraba. Asi comenzó a cabalgar a Carlos, una cabalgata invertida, de modo que quedó frente a frente con su mami.

- Bueno chicas. Pueden besarse.- las animé

No terminé de decir eso, que Sofi y Andre se mezclaron en un beso caliente y húmedo. Madre e hija, las dos rubias exhuberantes. No solo se besaban, sus delicadas manos exploraban el cuerpo de la otra. Sofi masajeaba esas monumentales montañas de carne de la madre, mientras que Andre acariciaba el culito fresco y juvenil de su hija.

Decidí que era momento de entrar en acción. Me subi a la cama, detras de Sofi, y le dije:

-Te voy a romper el culito trola.-
- Siii... por favor.. quiero dos pijas dentro mio.- me contestaba entre beso y beso con su mama
- Queres que le haga la colita a tu nena?- le pregunté a Andre
- Siii.. Rodri.. partila en dos...-

Con esto, me coloque arrodillado con mi verga en la entrada del perfecto culito de Sofi. Nunca habia visto un culo tan redondo y paradito. Mi verga parecía desproporcionadamente grande respecto de esas dulces nalguitas, me encantaba. Comencé a presionar con mi glande, el anito de la nena se resistia pero Sofi colaboraba aflojando cada vez mas. La tomé fuertemente de las nalgas y con un ultimo esfuerzo hice entrar mi glande.

- ahhhhhh...- gritó Sofi
- Esaaaaa...- acompañaron el grito mis amigos festejando
- Era virgen este culito me parece.- agregue

Seguí explorando las entrañas de Sofi. La chica se quejaba pero con gusto. Me sentí satisfecho cuando mis huevos chocaron con su culito, tenia los 20 centimetros de carne adentro. Tuve que contenerme para no acabar al toque. La presión que hacia su anito en mi verga era demasiado excitante. Estuvimos un largo rato asi. Madre-hija doblemente penetradas en una hermosa orgía. Ellas seguian besandose y tocandose mientras nosotros continuabamos perforando esos deliciosos agujeros.

-No doy mas muchachos. Quiero descargar la leche en estas putas.- nos tiró Matias y todos estuvimos de acuerdo
-Acuestenlas en la cama.- les indique a mis amigotes

Como dos muñequitas, las acostaron boca arriba una al lado de la otra. Era una imagen divina, las dos rubias, perfectas, de pelicula, aunque ya recontra cogidas y transpiradas. Pero con una sonrisa de oreja a oreja las dos, sus caritas brillantes y sonrojadas. Inmediatamente, los cuatro nos comenzamos a pajear sobre sus caritas. La imagen era super morbosa, no se me va a borrar mas de la retina, esos dos angelitos, boquiabiertos mientras cuatro grotescas vergas se sacudian a escasos centimetros de sus caritas.

El primero en acabar fue Matias. Un espeso chorro de leche sorprendío a Andrea pintandole la cara de la frente al menton. Otro chorro cayo en su boca abierta. Luego seguí yo, acabandole a Sofi en la boca cachetes y frente. Carlos y Raul hicieron tambien lo suyo. Era una verdadera lluvia blanca sobre la chicas que habrian sus boquitas tratando de atrapar la mayor cantidad de leche posible. La leche espesa cubria sus caras y chorreaba por sus mentones hasta las tetas. Hilos blancos cruzaban sus ojitos verdes y naricitas perfectas.

Estaba extasiado admirando esa imagen cuando, par ami sorpresa, las dos empezaron a besarse y a tomar el semen que habia caido sobre sus cuerpos. Era delicioso ver a madre e hija, como dos gatitas tomandola leche.

- mmmm... realemente necesitaba eso y no lo sabia.- dijo Andrea con su mejor voz de puta
- Estuvieron geniales las dos.- agregó Carlos
- Me perdonas la infidelidad Rodri?- me preguntó Andre haciendo puchero mientras chupaba un poc de leche que tenia en su dedo indice
- mmmm... asi vas por el buen camino.- le contesté y todos se rieron

Ese fue el inicio de una excitante epoca. No me separe de Andre y nuestro sexo comenzó a ser mejor que nunca, especialmente porque la mayoria de las veces incluiamos a Sofi. Ademas seguimos haciendo un reencuentro con todos mis amigos un par de veces al mes.


5 comentarios - Vengándome de la tramposa de mi esposa

elaseel
que buen relato salieron todos ganando
quzilax
+10, un excelente relato como siempre!
kramalo
muy buen relato..!!
Teito69
Que buena experiencia. Van puntos genio. Ojalá haya fotos de esas 2 perras 10+