Mi madre como profesora 2

La llegada
Mientras caminaba alrededor de mi habitación con la mano en la barbilla, llegó de pronto una gran idea, ¡quitar las fotos de la casa donde sale ella fotografiada!
— ¡Pero qué genial!— dije—. Ahora sólo debo asegurarme que no la vean—
 Caminé directo al mini gimnasio
—Mamá— dije mientras entraba al gimnasio—. Oy… (apenas pude articular)
Mi madre estaba en la escaladora cimbler con su culazo expuesto cubierto sólo por el short verde ajustado.
Ella sin percatarse de mi presencia continuaba su rutina
—Oy…— no pude dejar de mirar el vaivén lento y completamente sensual de sus nalgotas; parecía que por cada flexión de su cuerpo aquella prenda se reventaría, pues la tela justo con el elástico se expandía demasiado, además de todo, sus hermosos muslos perfectos estaban lubricados por su propio sudor.
Yo simplemente me quedé embobado mirando el espectáculo hasta que después de algún tiempo mi madre giró su cabeza hacía mí. En cuanto me vio se detuvo, pero aún en posición estática se veía muy sexy, pues quedó con la pierna flexionada y con el culazo sobresaliendo del resto de su cuerpo
—Mi vida ¿pero qué haces aquí?— preguntó sorprendida—. ¿Necesitas algo?
—Emm.. mm.., en realidad sí mamá— dije mientras veía cómo se secaba elsudor de su frente con las muñequeras verdes que llevaba puestas—. Vengo apedirte un favor
—¿En serio?— preguntó— ¿qué necesita mi bebé?—
—Verás, ya sabes que en un rato vendrán mis amigos
—Sí— contestó
— pero ellos no te conocen, no saben que eres…que eres la profesora deeducación física, y bueno…
Ella cambió su rostro de alegría a uno de duda
—No entiendo mi vida— dijo
Mmm… ¿Crees que puedas mantenerte oculta de ellos hasta que se vayan?
Mi madre fungiendo el ceño, medio cerró los ojos, con una mano se tomó su cintura, con la otra se  su hermoso flequillo para acomodarlo, sopló del cansancio al mismo tiempo que me pedía una explicación 
¿Por qué me pides esto José?—preguntó— ¿acaso tu madre te avergüenza?
¿Avergonzar?— me pregunté en mis adentros mientras recorría con mi mirada de arriba hacia abajo su hermosa figura atlética. Me detuve un par de segundos en sus muslos para enseguida pensar en sus nalgotas
Mi madre sin despegar su mirada de la mía cuando notó que me puse nervioso, me dijo algo que me sorprendió
—¿Acaso es porque estoy gordita?— preguntó con una risita
—¿Gordita?— exclamé— ¡pero qué dices mamá! tú no estás gordita, estás de hecho muy…
—¿Muuy qué?— preguntó de inmediato
—Muy sensual— dije sin pensarlo demasiado
—¿Sensual?— exclamó mientras abría los ojos—- ¿En serio te parezco sensual?
—Sí mamá, pero no sólo a mí me lo pareces, y ese es el problema, sino también a mis amigos, por eso te pido que no te muestres ante ellos ¡por favor!—dije suplicando 
—si ellos saben que eres la maestra me harán burla, no me dejarán de molestar nunca, porque…
¿Por qué?— Preguntó aún con esa sonrisita
—porque son unos pervertidos e irrespetuosos, me han contado que están enamorados de ti
—jajajaja— se carcajeó—. ¿Enamorados de mí? ¿En serioo? ¿ Y por qué son pervertidos?— no perdía la sonrisa pícara
—No te vayas a enojar mamá— dije—. Pero los he visto mirándote tus nalgas cuando caminas o corres, cuando te flexionas ¡o incluso cuando brincas!¡Hasta te han puesto apodos!
¿Enserio? ¿Cuáles hijo?— preguntó sorprendida
—Los he escuchado decirte “La nalgame Dios” sobre todo cuando tienes que encorvarte para  tocar tus tobillos delante de todos
—¡jajaja! ¡Pero qué barbaridad!— exclamó
 
 
—¿Y quiénes son tus amigos, cómo se llaman?— preguntó con un poco más de seriedad
—mamá, son tres — dije—. Los conoces, dos son hermanos gemelos, Ramiro y Luis; son altos, delgados y casi rubios
—ohhh sí ¡cómo olvidarlos! son muy lindos y caballerosos— dijo— ¿Enserio los has visto mirándome mis pompis?
—Sí mamá— contesté
   ¿Quién lo diría?— preguntó con la mirada perdida— de ellos me sorprende mucho ehh—
   ¿Por qué te sorprende?— pregunté
   Porque siempre han sido muy corteses y educados— contestó—. Siempre se ofrecen para cargar las cajas de balones
   Sí, ¡pero siempre van detrás de ti!— contesté—.
   ¡jajaja!— exlclamó—. Pero porque están pesadas
   ¡Claro que no! ¡se retrasan para mirarte las pompas!—grité—¿Acaso no te parece raro que se queden contigo por cualquier pretexto?
   No diga tonterías hijo— Seguro es tu imaginación de adolescente jajaja
   ¿y el otro quién es?— preguntó
   El otro se llama Alejandro, es mi mejor amigo— contesté
   Alejandro ehh— dijo mientras meditaba—.Está bien mi niño, no te preocupes, mientras ellos estén aquí no sabrán que existo—
   Muchas gracias mamá— dije a la vez que me retiraba del mini gimnasio,pero cuando estaba por atravesar la puerta, giré la cabeza para darle el último vistazo a mi madre.  Miré que ella estaba con una alegría difícil de disimular, y ahí, en ese momento, fue que dude
   ¿ y si todo lo que me contaron fue verdad?— me cuestione confundido 
 
Más tarde llegaron
 
    
¡Pero qué casa tienes pepe!-dijo Luis-
¿A poco eres rico?- preguntó Ramiro
Jajaja, para nada amigos, pero no me quejo, mi padre es un hombre inteligente jeje- me limité a decir
—muy bien, a ver si después de jugar nos vamos a tu jardín o a la piscina— dijo Ramiro
—Sí, no veo el problema—dije preocupado, pero debía aparentar tranquilidad
Alejandro por su parte, miraba los cuadros del corredor; en su rostro se percibía la curiosidad
¿Qué tienes?— le pregunté—
¿Por qué la pared tiene marcas de cuadros faltantes?
—Es cierto, ¿por qué?— preguntó Luis
 —porque estaba por pintar amigos—nervioso contesté
Ahhh— dijo Luis— bueno pues apurémonos, sin embargo Alejandro aún tenía su rostro dudoso
Una vez en la sala dije —Como soy el anfitrión, yo decidiré el orden de los juegos jajaja—
No no— intervino Ramiro— será parejo, un disparejo lo decidirá
—¿Todos de acuerdo?— preguntó
Ramiro es entre muchas cosas un hombre con iniciativa, un tanto mandón, un líder nato, si le quitamos su lado pervertido sería sin duda un genio
—Sí— contestamos todos al unísono
Así pues iniciamos el disparejo, con el cual sabríamos los lugares de juego
El primer partido será entre Luis y yo, después contra Alejandro y por último Ramiro
—¿Pero por qué me toca a mí al final?—dijo Ramiro
—Porque así es justo, además los partidos durarán en realidad muy poco— dije
—¡Pero qué estafa!— recriminó Ramiro
—¿Estafa?, pero si tú fuiste el de la idea campeón jajaja—reí burlón
Tranquilo hermano—dijo Luis— sólo tuviste un poco de mala suerte, ya se te pasará
—Sólo espero que la fortuna me sea propicia— dijo Ramiro preocupado.
Sin mayor demora empezamos a jugar
—Amigo, ¿puedo ir a la cocina por algo de beber y comer?—preguntó Ramiro—. Es que no hemos almorzado
—¿En dónde está tu coci…?— preguntó Ramiro
¡GOOOL!— se escuchó
—¡jajaja, ese es mi Neymar!— gritó Luis
—¿Viste cómo pasé por esos tres defensas?— Luis preguntó con tono burlón
Yo enojado por las risas de aquél, apreté mi control, moví los hombros, troné mi cuello, me reacomodé y me puse a jugar como un profesional
Estaba tan concentrado en el juego que me olvidé por completo de todo lo demás; en ese estado estuve alrededor de 10 min hasta que conseguí empatar
—¡GOOOL!— grité— Ale, ¿viste eso?— después de 20 pases metí gol
—¡jajaja muy bien!— contestó Alejandro
¿Viste eso Rami..?
¡Ramiro no estaba!— sentí de pronto un escalofrío  ¿y Ramiro?— pregunté angustiado a la vez que miraba por todos lados
—Dijo que iría al baño y luego por algo de comer— contestó Luis algo enfadado
En ese momento me levanté del sillón, mientras imaginaba lo peor—¿ y si se encontró a mi madre?, ¿Qué pasará si se entera que la mujer con la que tanto fantasea es ella?
—¿Qué te pasa José?— preguntó Alejandro— de pronto parece como si hubieses visto un fantasma ¡Hasta amarillo estás!
   No tengo nada, o bueno, tengo que ir al baño—
   ¿Qué, ahora?— Luis preguntó enfadado— no no, tú te quedas aquí hasta que termine—
—¡Pero me urge!— dije—. Lo que en realidad quería era ir a buscarlo
—Si te vas,pierdes en automático el partido—
—¿ y ahora qué hago?— me pregunté— angustiado miré a Luis, tenía la mirada burlona
   Está bien, me quedo—dije impulsado por mi orgullo
   Así me gusta— dijo Luis
Mientras jugábamos por mi mente pasaban los peores escenarios. Me imagina toda clase de situaciones, como a mi madre en el mini gimnasio, siendo observada por ese pervertido mientras con sus pompas expuestas  se flexionaba en el piso a paso lento meneando su cadera, e incluso me imagine la reacción de aquel desdichado,seguro una de alegría y asombro por mirar en primer plano lo que tanto le encanta, esas nalgas regordetas— ¡Maldición!— exclamé dentro de mí—. Y de pronto, aún con esa situación hipotética creada en mi cabeza, sin saber la razón, me imaginé a mi madre sonriendo, como si supiera que aquel pervertido la miraba
—¿Será posible?— me pregunté—. ¡Ya me estoy volviendo loco!
—¿Y si ella, después de su rutina , se metió a la ducha?—  ¿Y si después de bañarse se encuentra con él en medio del pasillo; ella con sus típicas toallas cortas, una cubriéndole la parte de sus pechos hasta la mitad de sus muslos humedecidos , y la otra enredada en su cabello, dejando sólo su flequillo mojadito? Y lo peor de todo, ¿y si ella se asusta tanto cuando lo vea ahí parado con su sonrisa de demente y sus ojos de loco, que en un arrebato suelte las toallas y sin querer muestre su desnudez?
—¡No puede seeer!— ya estaba hasta sudando
¡GOOOL!—gritó Luis— regresé a mi presente
Luis estaba celebrando con los brazos alborotados
—Vamos 2-1 jajaja— dijo burlón—. Tu papá ganando jajaja
Me costaba recuperar la compostura, pero debía controlarme porque si ellos descubrían mi estado, sería cuestión de tiempo para que todo se descontrolara
—Está bien,me has ganado, ahora déjame ir al baño— le dije
—jajaja,¡ve!— me contestó
Alejandro, por su parte me observaba con esa miradita de detective, con los ojos penetrantes. Quizá sospechaba algo
  
¡He barrido el cespet contigo jajaja- dijo eufórico mientras me alejaba de ellos—. ¡Pensé que me darías más lucha jajaja!
— ¡Sabes que te di chanse!— Le grité enojado 
—jajaja, lo que tú digas campeón—me contestó
Nervioso me encaminé de inmediato al gimnasio, quería saber si mi madre seguía ahí, pero cuando llegué no la encontré, ¡No estaba!
Con una sensación de angustia y duda me dirigí a varias partes de la casa: ya en el corredor del segundo piso, en el que conecta tanto mi habitación como el de mi madre y el baño, escuché sonidos extraños;velozmente, pero con cuidado fui. Mientras me dirigía, me percaté con asombro que Ramiro estaba ligeramente inclinado, dándome la espalda
—pero qué cojones hace ahí— me pregunté—
¡Estaba mirando por la puerta del cuarto de mi mamá!
¡no puedo ser, seguro ya lo sabe! ¡no! ¡no! ¡noo!— gritaba dentro de mí
Mientras la ira me poseía, a paso firme me aproximé a donde estaba él, entre más cerca, más  nítida era la escena; el desgraciado estaba tallándose su entre pierna encima del pantalón
¡Ese pervertido me las pagará! Sin embargo, justo cuando iba a increparlo, se me ocurrió una idea descabellada— ¿y si lo dejo ahí?— me pregunté—. Así sabré por fin si mi madre es tan promiscua como dicen. Ya no puedo perder nada, él ya lo sabe, pero aún hay una esperanza. Cuando vea que mi madre es una mujer con pudor y contraría a los que él inventa y piensa, no sólo cambiará su actitud con ella, sino también conmigo. En ese momento me imaginé a Ramiro con su rostro intimidado mirando hacia el piso y de rodillas  mientras yo con un traje de lujo puesto y un porte de jefe, hasta con bigote y todo, recibía sus disculpas mientras inhalaba mi puro cubano ¡Jajaja sí! eso haré—dije con firmeza—. Estoy seguro que mi madre es una mujer respetuosa!
En cuestión de segundos regresé a la sala con Alejandro y Luis, que embobados no perdían la vista del televisor
—¿Y Ramiro?— preguntó Alejandro una vez que me vio llegar
—No lo encuentro amigos—dije—. ¿Y ustedes cómo van?
—Esto es una tontería— dijo Luis enojado (iba perdiendo el muchacho)
—Ya me harté de este juego, iré a buscar a mi hermano para ya largarnos— dijo (Luis es pésimo perdedor)
En ese momento Luis pasó a ser parte de mi fantasía; él estará junto a su hermano arrodillado, pero también reconociendo que yo era mejor en el fifa
Entre feliz y nervioso dije —me faltó buscar arriba, seguro está ahí—
¡Pero qué va!— dijo al mismo tiempo que se levantaba
—Ale,  mientras él lo va a buscar ¿qué te parece si  juguemos el último partido?— dije muy seguro
—va que va— contestó
Mientras jugábamos me imaginaba a los dos en la peor situación posible; ambos siendo avergonzados por mi madre, quien a brazo firme los regañaba por espiarla.
Después de 20 minutos cortísimos, de esos que pasan al parpadeo,  ambos muchachos, aquellos gemelos traviesos regresaron, estaban bastante agitados y algo nerviosos
—¡Muuy bien!, seguro los regañó jajaja— dije mientras los miraba
—¡Pero qué milagro!— Exclamó Alejandro— ya era hora que aparecieran—- ¿Pero dónde estaban?
—Amigo por desgracia nos tenemos que ir— Dijo Ramiro
—¡qué genial! Están tan desconcertados por los regaños que se van— aseguré con gran alegría mientras les movía la cabeza y mostraba mis dientes relucientes
Sin embargo, cuando los acompañé a la puerta noté que llevaban una sonrisa de oreja a oreja
—¿Pero qué?— me pregunté 
—¿ En serio se tendrán que ir?— dijo Alejandro— ¡pero qué extraño!
Yo preocupado por sus expresiones  imaginé lo peor— ¡Pero qué hice!— me reclamaba
—Ahora que recuerdo mi padre está por llegar y si nos ve jugando me regañará— mentí
¿En serio?— Preguntó Alejandro, quien estaba mirando a aquellos pillos
—Sí—dije—. ¿Qué les parece si lo posponemos?
¡Lo que quería era que se fueran!
¡Fantástico!— exclamó Luis
—¿y si nos conectamos al rato?— preguntó Ramiro mientras caminaba con un porte de campeón
—Claro— dije
Cuando estaba cerrando la puerta miré a los gemelos, éstos estaban con ojos burlones y sonrisas exageradas haciendo gestos desagradables entre ellos, pero sin bajarme la mirada
 
Angustiado de nuevo, me reclamé por mi estúpida idea. Subía mi cuarto, pero antes de entrar, justo cuando giraba la perilla con un desanimo impresionante por mis estúpidas ideas , vi que el cuarto de mi madre seguía abierto. En ese momento la duda se apoderó de mí.
—¿Los habrá regañado?— me pregunté—
Era evidente que no podía ir con ella a preguntarle, porque en caso de que sí, ella sabría que yo era consciente de las travesuras de mis amigos.
Como un espía comparable a James Bond me aproximé a su habitación, eché un vistazo rápido, ¡y vaya locura! ¡Mi madre estaba recostada boca abajo semidesnuda!
Sólo con un libro en sus manos, una braguita rosa muy pequeña cubriéndole su enorme trasero, ese hermoso con pequitas esparcidas a su alrededor, y una playerita ligera color blanco que dejaba al descubierto gran parte de su espalda baja; verla así con sus muslos fantásticos y con culazo de infarto casi me mata. Con un temor repentino, dejé de mirarla para de inmediato irme a mi habitación
 
¿Pero qué cojones acaba de pasar? ¡Mi madre está fenomenal!
Un poco más tranquilo le rogaba a los dioses que mis amigos,en caso de no haber sido reñidos por mi madre,  sólo hayan visto lo mismo que yo ¿Pero será posible que los dioses me ayuden?
 
Después de una hora, en la que limpiaba esto y aquello,mientras trataba de relajar mi mente descartando posibilidades, salí a ducharme.
Mientras me dirigía al baño, me encontré a mi madre saliendo de su habitación con el mismo atuendo
—Mi bebé, ¿Ya se fueron tus amigos?—preguntó mientras caminaba lento
Yo sólo la veía aproximarse hacía mí con esa manera de andar tan femenina, en la que sus muslos desnudos y hermosos se balanceaban junto con sus hombros
—s… sí mamá— dije nervioso—
—Qué bueno hijo— dijo mientras me daba la espalda
De inmediato mis ojos miraron sus grandiosas nalgas
—Oye mamá ¿ellos te vieron?
   ¿Verme?— preguntó mientras  mantenía una expresión de duda—.Mmm… no que yo sepa mi vida,  ¿ pero no estaban contigo?
   Es cierto— dije mientras golpeaba mi frente para disimular
   Ella aun dándome la espalda, me miró a los ojos, pero cuando alcé la vista, supe que me descubrió mirándole su culazo
   Pequeño travieso, iré a descansar— dijo con una risita   
De inmediato se encaminó a su cuarto. De nuevo me entretuve mirando sus fabulosos muslos; sus flexiones eran fantásticas, tan provocativas que los latidos de mi corazón se intensificaron
 
Después de un baño relajante regresé a mi cuarto
 
Una vez ahí me conecté, ahí estaban los chicos platicando por el chat del facebook
 
—Mis amigos, ustedes como son de confianza serán testigos de un vídeo porno de muy alta calidad— escribió Ramiro
—Sí sí— dijo Luis
—Es un vídeo amateur grabado en una habitación— escribió Ramiro
—La madurita que sale ahí es una hembra de infarto— dijo Luis
—Es como las que te gustan mi querido Alejandro— escribió Ramiro
—¿muy putas y con su nalgas grandes?— preguntó Alejandro
—Así es mi hermano jajaja, pero además es blanquita con un par de muslos muy trabajados ehh— contesto Luis

Por mi parte ya me estaba tocando mi pija por encima de mi pantalón recordando ami madre, dada la descripción de aquella mujer,
   Pero ya no nos hagas esperar y pone el vídeo— suplicó Alejandro
—Está bien amigo, sólo no te desesperes— Dijo Luis
—Les recomiendo que se desabrochen su pantalón porque el show está a punto de empezar— dijo Ramiro
En cuestión de segundos mandó el vídeo, era uno de 15 min aproximadamente
No tardé nada en darle inicio, pero justo cuando lo hice casi me infarto amigos, pero dela emoción
El vídeo empezó con una mujer parada justo a la mitad de su habitación, dándole la espalda a quién grababa ; no se distinguía nada más allá del cuerpazo de aquella verdadera hembra, porque el vídeo claramente estaba editado, tenía todo borroso a excepción de la mujer bastante apetecible 
La cámara se enfocó primero en los chamorros de ella, unos fantásticos y blanquitos,después, subiendo lentamente la cámara se mostraron un par de muslos tan  ricos que daban ganas inmediatas de meterse ahí y deslizar las manos a lo largo de estos; después, con un acercamiento a la imagen se vio en primer plano un culazo hermoso y riquísimo, tan grande y bien trabajado cubierto por una braguita rosita, la cual sólo generó que de inmediato yo recordara a mi madre flexionando sus nalgas cuando caminaba. ¡woow!Sin embargo, en cuanto la cámara se enfocó en la parte superior de éstas, pude percatarme ¡de las pequitas distribuidas a los lados!
—¡Pero qué!— Exclamé—.¡Esto no puede ser! ¿Cómo puede ser posible? ¡Ella no es mi madre!
No obstante no paraba de pajearme
   Después se ve a la mujer “distraída” moviéndose a lo largo de su habitación con una sensualidad impresionante, de modo que el vaivén tanto de su rico culazo como muslos era de lo más provocativo
—me tengo que secar estas gotitas de mis nalgas— dijo, pero una extraña voz a otra frecuencia se escuchaba. Acto seguido con un pañuelo se secaba su hermoso trasero
—¿Dónde habré dejado mi blusa?— de nuevo aquella voz rara. Acto seguido se encorvó de manera tan sugerente a levantarla—. ¡Aquí está!
—Ay me pica mi nalguita— se escuchaba. Con su manita se tocaba rascándose, todo esto lo hacía mientras con su otra mano se quitaba la pinza del cabello, dejándolo caer al mismo ritmo, aquel cabello era largo y castaño. Era evidentísimo que aquella ya sabía de la presencia del tipo grabando
  
De pronto la imagen cambio
¡Lo había descubierto! Se veía a ella mirándolo sonriente mientras con un dedo le indicaba que pase, no obstante en la parte de sus ojos se veía tira borrosa que encubría la identidad de la mujer   
¡Es ella! ¡No hay duda! pues esa mujer para aumentar mi desdicha ¡llevaba muñequeras verdes!
De inmediato el camarógrafo se acercó, mientras una risita femenina muy aguda se escuchaba
  
—Te estaba esperando— se escuchó— ahora que por fin llegaste la pasarás en grande.
—¡Pero qué dices!— dije indignado mientras golpeaba el teclado
 Lo que tanto has deseando por fin lo tendrás, pero con una condición, tienes que dejar de grabar¿Entendido?
—¡Pero qué dice mi mamá! ¿ por qué ?— me preguntaba angustiado, pero curiosamente con la polla en la mano
Justo cuando el camarógrafo iba a contestar, se ve a ella extendiendo su brazo para taparle con su mano la boca impidiéndole así hablar 
—¡Shhh! Si obedeces te irá muy bien— dijo
—Está bien ¡Como tú digas!— contestó una voz muy grave con la frecuencia baja
Jajaja, así me gusta bebé
—¿Bebé?— pero yo soy tu único bebé— dije aún más enojado
Acto seguido el desgraciado se  guardó su cámara en su bolsillo ¡pero sin apagarla!
Desde esa posición se veía impresionante el cuerpo de mi hembra, sobre todo sus muslos.  Ella  a pocos metros de él, tomándose de la cabeza con ambas manos y encorvando su cuerpo, se dio una vuelta completa mostrándole ahora “conscientemente” su cuerpazo. Después de enseñarle lo que estaba a punto de comerse,  se hincó, luego puso sus manos en el piso, y ahora como una leona  se movía hacia él; en cada movimiento, ella desplazaba su culazo a los lados mientras no paraba de sonreír
Ante tal escena casi me da una parálisis ¡pero de la excitación!¡Jamás me imaginé que mi madre fuera tan caliente!
 
Una vez a centímetros de la brageta del afortunado, le metió un lengüetazo. El dichoso solo se sobresaltó
 
Un sentimiento de envidia me invadió
 
De pronto cambió la escena
 
Mi mami arrodillada justo enfrente de la polla de aquel campeón, era una larga y gruesa de color blanca muy limpia, se la chupaba con mucha experiencia, pues cada centímetro de esa apetitosa polla se perdía entre sus labios.
—¡Mmmm!  ¡ Pero qué rica está! ¡Por eso me encantan las pollas jóvenes, tienen un saborcito particular jajaja!
—¿Las pollas jóvenes?— me pregunté angustiado—. ¿Quieres decir que te has comido más de una?
¡Pero déjame quitarte tu pantalón!
—¡No! Déjalo así— increpó el camarógrafo—. Así me da más morbo
Ella con la polla en la boca y sin parar de sorber, arqueó sus cejas en señal de duda
—¡Estos jóvenes y sus fetiches!— dijo y de inmediato volvió a tragarse la pija  
Estaba claro que el camarógrafo no quería bajarse el pantalón porque si lo hacía la cámara no podría grabar 
 
Ahora cabeceando con gran Ímpetu sin parar de mamar, le propiciaba un placer indescriptible al dichoso, quien sólo se limitaba a gemir mientras le sostenía su cabello despeinándoselo.
—¡ohh por Dios, usted es sin duda una profesional!— exclamó la voz
—No tienes idea mi rey— contestó —. Esto acaba de comenzar.Pero dime, ¿Desde cuándo querías que te la chupara ehh?
   El muchacho se quedó mudo
   Jajaja— creíste que no me daría cuenta, llevas semanas mirándome mis pompis
De nuevo se la chupaba
—Usted tiene razón, la verdad cada que la veía con sus calcitas y shortcitos  se me paraba jajaja; cada que sonreía la imaginaba con mi polla entre sus dientes, que me lamía mis bolas
—Entonces quieres que te chupe tus bolass ehh— dijo la hembra
 
Acto seguido sacó su lengua, enrolló uno de sus dos huevos con ésta y con una habilidad maestra se la metió completita a la boca.
—¡Por dios!  ¡me está volviendo loocoo!— gritó    
Yo, por mi parte, experimentaba varias emociones juntas; no podía parar de masturbarme viendo el vídeo porque aquella hembra de infarto, osea mi madre  me motivaba a continuar.
 
En el siguiente cambió de escena se ve mi madre ahora ¡con dos pijas! muy similares metidas al mismo tiempo en su boca
¡Pero qué hace!— Exclamé. Mi madre no dejaba de sorprenderme.
 
Se ve que se esforzaba bastante en mantener las dos al mismo tiempo mientras daba una succión sublime, tan increíble que gotitas se desbordaban involuntariamente de sus ojos. Después de entretenerse así durante algunos segundos, casi un minuto o dos, se las sacó con mucha lechita escurriendo  en tiritas directo de su boca llena de baba, pero para enseguida tomarlas con sus manos del tronco, levantarlas y clavar su rostro justo debajo de aquellos huevos sin parar de sacudir su cabeza abruptamente de izquierda a derecha. Con una sonrisita que evidenciaba sus dientes blanquitos les propiciaba un placer a los tipos
¡No había duda! ¡Se trataba de Ramiro y Luis!
—¡mmm pero qué ricos huevitos me estoy comiendo!— tan grandes y limpios
De repente se paró, se desabrochó su brasear liberando sus hermosos pechos, unos muy abultados con los pezones rositas y muy paraditos
   ¿Se van a quedar mirando? ¿o qué van a hacer?— se escuchaba la voz
Ante esos cuestionamientos uno de los dos se hincó, le tomó una de sus ricas tetas , y como si se tratase de un bebé con una impresionante sed,  comenzó a darle succiones a aquel pezón; se las daba tan salvajemente que parecía un chupete. A pesar de que los  ojos no se notaban, era evidente que mi madre estaba en un éxtasis sin igual. El otro, el de la cámara, seguro Ramiro, no dejaba de follarle tremendamente su boquita, pero ella con maestría aguantaba las embestidas. Lo único que fue capaz de oírse fueron los sonidos ahogados que mi madre emitía. Aquella  escena duró alrededor de 2 minutos, después de los cuales uno podría jurar que la lechita que se bebía del pene de Ramiro, Luis se la sacaba ya procesada por el pezón  
 
Al siguiente cambio de escena se ve a ella parada con las piernas un tanto separadas, encorvándose un poco para darle un besito a Ramiro mientras Luis hincado justo atrás de ella le bajaba  su delgada braga a la altura de sus rodillas, para de inmediato estampar su rostro (también borroso) directo en su intimidad.
 
Era la primera vez en toda mi vida que miraba la conchita de mi mami, estaba rasurada,muy limpia y blanquita. ¡Sin duda mi madre tiene un cuerpazo de infarto!
 
 Él metiendo su lengua en lo profundo de mi mamá la alternaba en sus dos agujeritos, sin dejar de amasar con sus manos aquellas regordetas nalgas
—¡Por favor continúa!— se escuchaba la exclamación de aquella zorra— ¡Me encanta cómo mueves tu lengua! ¡Ahh! ¿Pero dónde aprendiste a hacerlo así ehh?
   ¿Conoces los danoninos?— preguntó uno
    ¡jajaja! ¡A mí me encanta comerme este manjar!— dijo otro mientras le metía una nalgada durísima—
   ¡AY con cuidado!—Exclamó—. ¡no me la vayas a deformar ehh!
   ¡Cállate!— grito Luis—estas nalgas ahora son mías y yo hago con ellas lo que yo quiera ¿Entendido?
En seguida aquel bruto le metió una serie de azotes a esas nalgas en alternancia,  que en lugar de indignar a mi mamá, le provocaba jadeos
—¡Pégale más duro Luis! ¡Dale su merecido!— Exclamé
—¡Ahh! ¡Qué rico mi bebé! ¡Pégale más duro a tu maestra! ¡Castiga a esta hembra!
         —¡Me moría por azotarte!— dijo Luis—. No sabes la cantidad de veces que te quise bajar tus calcitas mientras corrías y azotarte tus nalguitas—
¡jajaja!— Entonces esta es tu oportunidad bebé—. ¡Dame mi castigo!   
 
        
La siguiente escena fue brutal, pues el camarógrafo tenía en primer plano el culazo tan blanco y carnoso penetrándolo sin piedad
El cuerpo de aquella hembra respondía a las embestidas con elegancia pero sin perder el ritmo 
—¡Así!¡Así! ¡Dámelo todo! ¡No te detengas!— se escuchaba
—jajaja—¿te gusta putita?
¿Cómo me llamaste?— contestó sobresaltada
   PU TI TA— contestó la voz—. Eres un PU TI TA, siempre calentando a todos con esa manera de andar,pero ahora te toca tu castigo ¿Verdad hermano?
   Sí— de inmediato le estampó su polla en su boca
   ¡Calla y sigue chupando jajaja!
   Ella obediente recibía arremetidas de las más morbosas, en las que por cada una de estas sus deliciosas nalgas rebotaban con  los muslos del camarógrafo creando un sonido espectacular.
   No quie… no quiero queme vuel… vuelvan a llamar ¡¡ASÍ!!— Dijo mientras era taladrada a gran velocidad. El erecto pene de aquel salía casi por completo para enseguida volver a meterse en su cavidad 
   ¡Shhh! ¡No pares de chuparme PUTITA!— Dijo Luis. Mi madre obediente continuó disfrutando de aquel pene
 
 
En ese momento deseaba ser yo aquel que le destrozara su conchita por tanta arremetida, quería castigarla por lo hipócrita que era
La siguiente escena  fue el colmo del éxtasis, pues se veía a ella dándole la espalda a la cámara montando a uno de los dos. El pene erecto del dichoso entraba y salía de su conchita a un ritmo lento. Ver aquel culazo rebotar junto con los gemidos de mi madre, quien sin duda disfrutaba cada sentón, me dejó loquísimo, puesto que por cada movimiento de ella, uno que iba de arriba hacia abajo, no sólo sus increíbles nalgas vibraban y se flexionaban al ritmo de las bolas de Luis, sino también ¡su cabello largo se movía! Se desplazaba de lado a lado creando una imagen hipnótica.
 En seguida se ve al camarógrafo,es decir Ramiro, acercándose cada vez más a mi madre, dejándome apreciar así esa hermosa espalda e increíbles nalgas de cerca, una vez más pude mirar en primer plano sus pecosas nalgas ¡En serio está increíble mi mami!.
 Estando a un metro de ella, él caminó al costado de la cama; de tal manera se le veía cabalgando a Luis que su boca abierta y sonriente no paraba de emitir jadeos cachondos,mientras la cámara se enfocaba en su increíble perfil en movimiento, destacando su muslo blanco y ahora sudoroso. El pobre de Luis estaba en éxtasis tal que en cualquier momento podría acabar. Pero justo cuando creí que ya terminaría, de pronto Ramiro, dejó su celular en alguna parte con base y una vez que se cercioró que estaba bien fijado, se incorporó a tan impresionante, escena.
        Mi madre tan espectacular, sin dejar de moverse de pronto sintió   una verga tocar su anito rosadito
—¡Pero qué haces!—dijo sorprendida, pero también enfadada—. Por ahí noo, por ahí está prohibido
¿Prohibido?—preguntó burlón—
Prohibidoestá tener semejante culote a la vista y no taladrarlo jajaja— dijo el otro  
—¡Dije que noo! Ese hoyito lo tengo reservado muchachos— dijo mientras con una mano, pero sin detener sus sentones, se tapaba su anito rosadito tratando de obstaculizar el paso de la otra polla, la cual desde ese ángulo parecía una hábil serpiente tratando de entrar a una madriguera de ratones para darse el mejor manjar de su vida  
—Muchachos,si siguen de necios no lo volveremos a hacer ehhh—dijo
—¿Volverlo a hacer?— me pregunté— No cabe duda que mi madre es una ¡puta!
  En ese momento me corrí desbordando tanta leche que incluso saltó hasta la pantalla
 
—Está bien—dijeron— pero con una condición
¿Ahh sí? Y cuál es esa condición— preguntó mi madre
Debes dejarnos acabar en tu boquita— dijeron mientras sonrientes se miraban entre ellos
—Ay— ¡Estos jóvenes y sus fetiches! ¡Está bien!
Ellos alegres después de chocar sus manos en señal de victoria, bajaron a mi madre al piso, en una posición donde la cámara la captara completa. Cada uno se puso ala altura de un hombro y con ímpetu comenzaron a jalarse las pollas. Sin embargo dado la tardanza, mi madre desesperada haciendo muecas decidió ayudarlos, primero usando las manos y luego su boquita,  hasta que provocó las corridas intensas de aquellos
 
Aquellas corridas juntas llenaron de leche la carita de mi mamá, quien sorprendida por la cantidad de leche se quedó muda
 
        Y de pronto terminó la emisión
 
Me quedé impresionado un par de minutos mirando la pantalla
—¿ Pero qué fue todo eso? ¿Estaré alucinando? ¿De verdad era mi madre? ¡Pero claro que sí! ¡Es una traidora! ¡Una traviesa y tramposa!— Exclamé

—INDIGNADO,pero limpiando mi corrida, decidí comprobar lo putona que podría llegar a hacer y además de todo ¡tenía que castigarla por su doble cara!

5 comentarios - Mi madre como profesora 2

oscar_17820 +1
Si este relato es real juro por dios que si fuera ami castro a esos hijos de puta y me follo como nunca a mi puta madre.
diegoprey +1
Excelente relato van mis +10
fitzgerald22
No llega la tercera parte, no nos dejes con la intriga, saludos