Conviviendo con Pamela David y Monica Farro 5 + Lali Esposit

¿Como andan gente? Anduve ocupado estas ultimas semanas asi que no pude traerles nada. Hoy les traigo otro episodio con Pame y Moni ademas de una invitada especial. Me gustaria que me dijeran si les gusta la onda de poner mas historia que "escenas de sexo", a mi personalmente me calienta mas la historia acompañada de algunas escenas. Ustedes diganme si les gusta este forma o mas sexo puro y duro jajajaj.

Capitulos anteriores:
http://www.poringa.net/posts/relatos/2932247/Conviviendo-con-Pamela-David-y-Monica-Farro-1.html

http://www.poringa.net/posts/relatos/2931675/Conviviendo-con-Pamela-David-Y-Monica-Farro-2.html

http://www.poringa.net/posts/relatos/2996400/Conviviendo-con-Pamela-David-y-Monica-Farro-3.html

http://www.poringa.net/posts/relatos/3041993/Conviviendo-con-PamelaDavid-y-Monica-Farro-4.html

Sin mas disfruten:

Conviviendo con Pamela David y Monica Farro 5 + Lali Esposit

trio

Ya habían pasado 2 semanas desde que David había entrado en las vidas de Pamela y Mónica. Los 3 se llevaban cada vez mejor. El chico disfrutaba mucho vivir con sus 2 “mamis” tanto en lo sexual como la compañía de esas 2 hermosas mujeres. Los 3 habían ideado una especie de rutina que consistía en que el chico se levantaba temprano junto con su querida morocha, el le preparaba el desayuno mientras ella se bañaba; ambos comían hasta que Pamela se iba a trabajar y llegaba la hora de complacer a Mónica. David le había perdido el miedo por completo a la rubia, hasta empezaron a llevarse muy bien, disfrutaba no solo del sexo con ella sino que también de su compañía y de sus charlas. Charlas en las que Mónica le contaba sus experiencias sexuales, tanto con o sin Pamela de por medio, sus aventuras, etc. El chico disfrutaba y se excitaba mucho al escuchar las historias plagadas de orgias que la rubia tenia para contar.
La rutina seguía con Mónica a quien David siempre despertaba con un buen oral y un café negro amargo con tostadas sin dulce ni sal. La rubia cada vez se sentía más encantada con el pequeño semental. Su mezcla de perversión e inocencia volvía loca a la rubia que siempre trataba de llevar al chico a sus límites.
-Esa lengua que tenes me vuelve loca pendejito pajero exclamaba Mónica mientras le indicaba que suba. Lo beso con la misma pasión y fuerza que siempre. Estos besos siempre contrastaban con los de Pamela que eran más lentos y pausados. ¿Te gustan las tetas pendejo? ¿Las tetas Grandes? Le interrogo ella.
-Mucho fue lo único que respondió el chico.
-¿Te gustan mis tetas? David asintió como respuesta. Quiero que me las chupes hasta que te diga que pares pajerito.
Sin esperar David acato la orden y empezó a devorar las hermosas y enormes tetas de la rubia. No eran tan suaves como las de Pamela pero aun así eran preciosas y muy ricas, el chico las chupaba con descaro centrándose en las enormes aureolas que tenían y que tanto le gustaban. “Mordelas” le indico Mónica y el obedeció al instante. Al principio lo hizo despacio tratando de no lastimarla pero poco a poco fue aumentando la fuerza. Abría su boca todo lo que podía para engullir esos enormes senos que eran más grandes que su cabeza, le chupaba los pezones con gusto y al dejarlos erectos los mordía y los besaba. 20 Minutos fue el tiempo que el chico se pasó en el busto de Mónica, su lengua estaba cansada pero aun así seguía con su cometido, con aquello que tanto le gustaba. Pudo haber seguido chupando por 10 minutos más pero la rubia tomo su rostro con sus manos y empezó a besarlo.
-Necesito que me ayudes con algo en la oficina ahora, me gustaría quedarme y cogerte hasta ya no poder más pero tengo que atender algo y quiero que me ayudes.
-Bueno dijo David un poco apenado por no poder quedarse y seguir. ¿Qué tengo que hacer?
-Ya vas a ver, ahora vestite, yo me voy a bañar y no, no podes venir conmigo si eso estabas queriendo. Me gusta bañarme sola.
Una eternidad fue lo que David y Cinthia tuvieron que esperar hasta que la jefa estuvo preparada. Los 2 mataron el tiempo mirando televisión hasta que Mónica les indico que debían irse. Ya en la limosina, la rubia le explico lo que necesitaba del chico.
-Como ya sabes soy la cabeza de un estudio de abogados muy prestigioso. Hay una chica en mi staff que anda deprimida por que su marido la dejo por otra. Duraron menos de un año casados y ella estaba muy enamorada por que fue su primer y ese tipo de estupideces. Hace 6 meses le encargue un caso muy importante y todo venía bien hasta que la muy estúpida dejo de enfocarse en lo que importa y dejo que su divorcio le afecte. Perdió el caso además de miles de Dólares pero por sobre todo arruino nuestra reputación. Nunca habíamos perdido un solo proceso, ni uno. La debilidad es algo que no permito especialmente para los que trabajan para mi.
-¿Y qué tengo que hacer? Le interrogo David que hasta entonces había estado escuchando todo atentamente en silencio.
-Le vas a dar el mejor sexo de toda su vida, la vas a hacer acabar mil veces, la vas a hacer gritar hasta que ya no pueda más.
-¿Y si ella no quiere? Además ¿Cómo la va ayudar eso?
-Hay un montón de cosas que no sabes todavía papi pero ya te vas a ir dando cuenta. Vos solo seguime la corriente y garchatela como a mí. Ayúdame con esto y te voy a deber un gran favor. ¿ok? Le interrogo fijamente la rubia sin dejarle espacio a negarse.
-Bueno fue lo único que el chico alcanzo a decir.
Era la primera vez que David iba a ingresar en los aposentos de Mónica, había escuchado hablar del lugar pero nada lo podía preparar para lo que estaba viendo. El enorme edificio que se cernía en frente de él lo dislumbro pero su sorpresa fue más grande aun cuando llegaron al piso 19 donde estaban las oficinas. Lo primero que vio fue una gran sala pintada de color blanco, con elegantes sofás, muchas pinturas que parecían ser caras, algunas mesas pequeñas y una más grande y por ultimo un enorme televisor. La rubia le explico que era la sala de descanso que incluso contaba con un pequeño bar con toda clase de bebidas y frutas. Caminaron hasta llegar a un pasillo que conectaba con otra sala enorme y blanca pero que contenía cubículos con escritorios y computadoras. Las oficinas fue lo único que le explico Mónica. David conto un total de 6 cubículos en donde 6 hermosas mujeres hablaban por teléfono, escribían en sus computadoras y visaban grandes cuadernos entre otras cosas. Todas estaban muy atareadas al parecer. Mónica y el chico atravesaron el largo pasillo que separaba la sala y una a una las mujeres dejaron lo que estaban haciendo para saludar a su recién llegada jefa que solo les dedico un gesto de asentimiento, ni una palabra. Las mujeres también miraban con curiosidad a David que se sentía incómodo ante esto, ante tantas miradas. El chico quedo deslumbrado ante la belleza de las mujeres que trabajaban ahí pero no le sorprendió viniendo de Mónica que al parecer le gustaba rodearse de mujeres hermosas. Al llegar al último cubículo la rubia se quedó mirando a una muy linda y joven morocha que a primera vista parecía tener un aspecto desalineado, en comparación a Mónica y las otras 5 mujeres que estaban impecables. “Esta debe ser” se dijo el chico mientras observaba a la joven: Cabello negro, muy linda cara y tenía un escote que resaltaba sus tetas medianas y apetecibles.
-Hola Sra. Mónica buen día le contesto la morocha.
-Te quiero en mi oficina en 10 minutos fue lo único que la rubia le indico antes de retirarse a su despacho.
El chico siguió a la rubia hasta el final del salón donde había una puerta doble que conducía a la oficina de Mónica. El lugar era muy espacioso, con paredes pintadas de blanco con pinturas caras, tenía una mesa de madera muy ancha con varios papeles encima y detrás del enorme escritorio había un gran ventanal que regalaba una linda vista de los edificios.
-¿Qué te parece? Le interrogo Mónica.
-El nacimiento de venus de Botticceli. ¿Es original este cuadro? le decía David mientras admiraba el hermoso cuadro.
-Por supuesto le respondía la rubia admirada por los conocimientos del chico. Se lo gane a un árabe hace unos años explicaba ella. ¿Qué tanto te enseñaron?
-De todo un poco.
-Hoy le vamos a enseñar a Lali a ser una buena putita, le vas a dibujar una linda sonrisa con tu leche en esa cara de sufrida que tiene ahora. No te preocupes si quiere o no, todas las que trabajan para mi ganan mucha plata, prestigio, lujos, etc. A cambio de darme sus lindos cuerpitos. Todas las chicas que viste las elegí yo misma, son inteligentes y por sobre todo bien putas. 50 y 50.

Pamela david

fantasia

-Si vos decís.
Ambos se sentaron, Mónica detrás del escritorio en su enorme silla y el chico en frente de ella. Ambos esperaron hasta que se escuchó un tímido golpe en la puerta. “Pasa” indico la rubia y Lali entro lentamente y casi con miedo. Se sentó al lado del chico esperando que su jefa la echara pero no se imaginaba lo que le esperaba.
-¿Cómo estás? Le interrogo secamente Mónica.
-Bien sra. Yo estaba intento decir la chica pero su jefa la interrumpió.
-No me mientas, hace rato que estas con esa cara de estúpida, perdimos por tu culpa, porque no estabas centrada y enfocada. Ya estoy cansada de verte así pero voy a darte una 2da oportunidad porque sos muy linda y muy buena en esto le indicaba Mónica mientras se levantaba y se ponía al lado de Lali la cual también se levantó. No te puedo devolver al imbécil de tu marido pero lo que si te puedo dar es una buena garchada que te levante el ánimo le decía la rubia mientras le rompía la camisa haciendo que todos sus botones vuelen por los aires.
-Señora le pido que me perdone por favor pero tengo mucho que hacer todavía dijo Lali hasta que Mónica la interrumpió con un beso fuerte.
-Este pibito lindo de acá te va a pegar una cogida que no te vas a olvidar en tu vida, te va a dar lo que tu marido nunca te dio le indicaba Mónica mientras se ponía detrás de la chica y le amasaba las tetas. ¿Me entendiste?
-Si señora, lo que usted diga.
Las 2 mujeres se besaron en frente de David que empezaba a excitarse. La falda ajustada de Lali voló por los aires y su jefa le indico que se siente en el escritorio en frente de David. Las piernas de la morocha se abrieron obedientemente y dejaron su vagina mojada enfrente al chico. “Ya sabes que hacer” le indico Mónica al chico que un poco dudoso metió su cabeza en las piernas de la chica y empezó a comerle la conchita. La vasta oficina empezó a llenarse de los gemidos de Lali. La rubia se sentó de nuevo en su silla, acostó su empleada en el escritorio y comenzó a besarla y a acariciarle el pelo.
-¿Hace cuánto no te pegan una buena chupada? Le interrogaba Mónica.
-Hace mucho decía Lali entre gemidos.
-¿No te la chupaba tu marido? ¿Era puto o qué? Si fueras mi mujer te chuparía esta linda conchita todo el día le indico Moni.
-No le gustaba, me decía que le daba asco exclamo la morocha.
-Que pedazo de trolo te fuiste a conseguir vos también le decía Mónica sin poder evitar reír. Por suerte Davidsito esta acá para mostrarte como se trata a una mujer.

Vedettes

monica farro

El chico disfrutaba de la vagina de Lali hasta que Mónica le hizo una seña para que parase. La jefa levanto a su empleada del escritorio y la beso con fuerza de nuevo. “Ahora vas a aprender cómo se chupa una pija trolita” fue lo que le indico la rubia antes de obligar a que la morocha se agachase en frente del chico. La carita de Lali quedo a pocos centímetros de la entrepierna del chico que mostraba como su bulto resaltaba del pantalón. Con una mezcla de miedo y excitación la morocha le bajo el pantalón a David y se quedó atónita ante semejante falo en frente suyo.
-Es demasiado grande para mí fue lo único que Lali pudo decir asustada.
-Te la vas a comer toda, vas a gritar como una putita, ese es tu castigo le indico Mónica. ¿Qué estas esperando?
La lengua de la morocha fue recorriendo lentamente el enorme pene del chico. Lo hacía con un poco de miedo ya que nunca había visto nada semejante. Poco a poco la excitación empezó a superar al miedo y la morocha empezó a chupar la cabeza del pene, después recorría todo el tronco con su boquita. “No te olvides de las bolas” le indico su jefa y la chica obedeció sin dudar, empezó a chupar las bolas con cuidado ya que nunca lo había hecho antes, con sus manitos lo pajeaba mientras recorría con su lengua todo el escroto.
-Te la tenes que tragar toda le ordeno Mónica.
-Es muy grande no creo que pueda.
-Intentalo le ordeno la jefa y Lali empezó a tragar con dificultad toda la cabeza del pene. Muy bien muy bien le animaba su jefa y la chica seguía tratando de tragar lo máximo posible, sus ojos se ponían llorosos y rojos.
Tras varios intentos la chica apenas pudo tragar la mitad del enorme pene, toda su carita estaba roja y varios hilos de saliva caían de su boca después de semejante esfuerzo. No fue el mejor oral que David había recibido pero aun así el chico estaba más que excitado por la morbosa situación y por la linda morocha que estaba dándole placer.
-Ahora vas a gritar putita le indico Mónica mientras levantaba del suelo a Lali y la acostaba en el escritorio de nuevo.
-Despacio por favor es muy grande le imploro Lali a David.
-Sin piedad papi le ordeno la rubia.
Se acomodó entre las piernas de la chica y puso la punta de su pene en la vagina de Lali con cuidado para no lastimarla. Poco a poco el enorme trozo fue entrando en la conchita de la chica cuya cara se había tornado roja. Cuando al fin la penetro hasta la chica soltó un gemido casi gutural ante semejante pene partiendo su vagina, lentamente el chico empezó a bombear y la oficina fue llenándose de los gritos y gemidos de Lali. Una de las manos de Moni estimulaba el clítoris de la chica mientras que su boca le mordía las tetas provocando mas gemidos.
-¿Te gusta zorra de mierda? Seguro que tu marido no te cogía así no cierto? Le interrogaba besando a su empleada y sin sacar su mano del clítoris.
-Me está partiendo, no puede ser tan grande, que rico que rico exclamaba Lali a los 4 vientos.
Los gritos inundaban todo el piso y David se preguntaba si las otras chicas escuchaban todo lo que estaba pasando, seguramente que sí y eso le daba un poco de vergüenza. No pasaron más de 5 minutos cuando el primer orgasmo de Lali llego entre gritos casi guturales que mezclaban un poco de dolor y mucho mucho placer. Fue por lejos el mejor y más fuerte orgasmo que la chica nunca había tenido, sentía como todo su cuerpo explotaba en placer, sus piernas le fallaban y su cabeza le daba vueltas.
-¿te gusto putita mal cogida no cierto? Le interrogo la jefa tomando por el cabello a su empleada.
-Eso eso fue… Dios no puede ser tan… que zarpado balbuceaba Lali sin sentido aun atontada por el orgasmo.
-¿Queres más trolita? Dijo Mónica.
-Si si si más por favor.
-Mm masi me gusta, bien puta te quiero la felicito su jefa y le dio un fuerte con un mordisco en el labio al final. Ahora vas a entregar esa colita hermosa que tenes, ahora si vas a tener una razón para gritar.
-No no la cola no por favor hace mucho que no me la hacen por favor exclamaba la chica pidiendo misericordia.
-¿Te parece que te podes negar después de todo lo que hiciste? Le dijo con severidad Mónica dejándole en claro que no tenía opción. Date vuelta.
Sin más Lali obedeció y quedo acostada boca abajo en la mesa con sus piernitas abiertas. La jefa se sentó en su trono y le indico a David que empezara a prepararle la cola con un lubricante que ella saco de un cajón de su escritorio. Lentamente los dedos lubricados del chico empezaron a estimular la cola de la chica mientras Mónica cacheteaba y besaba a su empleada.
-¿Hace cuánto no te destrozan esa cola linda que tenes? Le interrogaba Moni.
-Hace 3 años por lo menos, no me acuerdo bien contestaba Lali con su carita roja y transpirada debido a los dedos que entraban y salían de su ano. Incluso soltó un gemido fuerte cuando sintió la lengua de David moviéndose en su cola.
-Osea que tu marido no te chupaba la concha, no te rompía el orto ni nada le decía la rubia burlándose. ¿Qué era evangélico o Adventista o algo asi? No entiendo como un tipo puede estar con semejante mujer y no hacer nada. ¿La mina con la que se fue no era travesti?
-No sé. Por favor cógeme ya no aguanto más le imploro Lali al chico.
Sin esperar más el pene de David empezó a entrar lentamente en la cola de la chica que se aferraba con fuerza a la mesa. Con mucho cuidado el chico bombeaba el apretado de Lali que gemía cada vez más fuerte. Para ayudarla el chico unto más lubricante en su pene y comenzó a moverse cada vez más rápido provocando que las piernitas de la chica se retorcieran. Los gritos de placer y dolor se mezclaban y aumentaban hasta que solo el gusto invadió el cuerpo de Lali. La cola de la chica se había dilatado lo suficiente y ahora el enorme pene entraba y salía con facilidad. David estaba perdido en el placer que estaba sintiendo, le gustaba mucho encular a una chica tan linda además de que con ello “ayudaba” a su querida rubia. El placer de David se vio interrumpido cuando escucho que la puerta de la oficina se abría, escucho unos pasos detrás suyo y volteo para ver a una de las chicas entrar con una carpeta en su mano. David quedo petrificado sin saber que hacer por la vergüenza.
-No pares le ordeno Mónica. ¿Qué paso? Le pregunto ella a la recién llegada.
-Llegaron estos papeles del juez Cartagena que usted me pidió le respondió la rubia entregándole la carpeta a su jefa y de paso observo el espectáculo que se cernía en frente de ella. La chica observo a Lali tumbada en el escritorio recibiendo semejante pene en su culo y paso a ver de pies a cabeza al chico.
La vergüenza invadió a David que trato de seguir concentrado en su trabajo. Le sorprendió la naturalidad con la que ambas mujeres hablaban a centímetros de él y de Lali. Era como si fuera algo de todos los días.
-Muy bien los voy a leer después ahora tengo que seguir castigando a esta puta. Podes retirarte y que sea la última vez que entres sin llamar antes a la puerta.
-¿Puedo? Le interrogo la rubia a Mónica haciendo una seña de quitarse la camisa para unirse a Lali y al chico.

sumision

-Te dejaría si hubieras sido educada. Retírate y que nadie más entre.
La hermosa rubia hizo un gesto de reproche, miro por última vez a David y le guiño un ojo antes de irse. Mónica hervía de calentura en este punto así que decidió unirse a la fiesta. Se quitó lentamente la ropa y la acomodo sobre su silla. Se acercó al chico, que seguía culeando a la morocha, le puso las tetas en la cara para que las chupe y el con gusto accedió. La rubia le acariciaba las bolas mientras disfrutaba de la lengua de David que recorría sus enormes senos. Sus tetas eran su debilidad, eran muy sensibles especialmente los enormes pezones que tenía.
-¿Te gusto trola de mierda? Le interrogo Moni a la morocha levantándola y tomándola por su linda cara que estaba roja y transpirada. La chica apenas se sostenía en pie después de semejante culeada.
-Si si señora me me gusto divagaba Lali.
-Me alegro, mañana no te vas a poder sentar después de semejante culeada le decia la rubia riendo. Vamos a chupar esta pija hermosa, te voy a enseñar.
Las 2 mujeres se arrodillaron y empezaron a a compartir el enorme pene de David. Le comían las bolas y todo el largo falo, lo pajeaban con fuerza haciendo que David se retorciese de placer. Lali hacia lo mejor que podía y trataba de acatar todas las ordenes que se jefa le decía: “todo trágatela zorrita, todo” “pajealo asi con ganas dale” “no te olvides de comerle las bolas que al pendejo pajero le gusta”. En un momento Moni se levantó, dejo que la chica se ocupara de todo, y empezó a besar al chico que puso sus manos en la enorme cola que tanto le gustaba.
-Ahora me toca a mí, vamos al sofá les ordeno ella.
Los 3 fueron al sofá y Moni los beso a ambos con pasión. “Cómanme la conchita entre los 2” ordeno la jefa y ambos acataron sin chistar. Moni se subió al sofá de frente poniendo sus manos en el respaldo y les mostro la inmensidad de su orto. Las lenguas de Lali y David se chocaban en la vagina de la rubia que estaba muy mojada y excitada. Los gemidos de la jefa empezaron a aumentar ante tales estímulos.
-Cogeme ya pendejo no aguanto más le dijo Moni muy caliente. Vos putita sentate acá y pajeate le ordeno.

lali esposito

Relatos Famosas

Otra vez ambos obedecieron y empezaron a complacer a la jefa. El chico bombeaba la vagina caliente y mojada de Moni mientras que Lali se sentó al lado de ellos y deslizaba un dedo en su entrepierna. La habitación se fue de llenando de los gemidos de los 3.
-Así no tarada le increpo Moni apartando la mano de Lali y metiendo 3 de sus dedos en la sensible vagina de la chica. Así quiero que te pajees trola de mierda le indico mientras movía sus dedos en la entrepierna de la chica que se retorcía y gritaba. Al terminar la rubia le paso sus dedos llenos de jugo para que la chica los chupe.
Sin otra opción Lali obedeció y empezó a masturbarse como su jefa le había indicado. David mientras tanto bombeaba sin parar a la rubia, “plaf plaf” se escuchaba del choque de ambos cuerpos. Un par de nalgazos sacudieron aun mas las nalgas de Moni que gimio de gusto ante esto. “Muy bien bebe” le felicito ella con un beso. El primer orgasmo de Moni llego junto con el de Lali, ambas gritaron desaforadamente. David seguía con el bombeo sin parar y hasta se animó a meter un dedo en el ano de Moni.
-¿Me Queres romper el orto pendejo perverso? Le interrogo Moni con una sonrisa. Todo tuyo pajerito le indico ella levantando su cola aún más. Ponete como yo putita le ordeno ella y Lali se acomodó de tal forma que ambas colas quedaron a merced de David. Rompenos todo hdp.
Hermosa era la vista de esas 2 mujeres ofreciéndole sus colas al chico. Sin más el pene de David entro de una en el ano de Moni que soltó un gemido fuerte de gusto. Las mujeres se besaban con ganas, sus lenguas se chocaban y los gemidos de la rubia se ahogaban en la boca de la chica. David disfrutaba enormente de la vista de ambas y por sobre todo de la cola de Moni que tanto le gustaba. Otro par de nalgadas azotaron a la rubia y un par de dedos de David fueron a parar a la vagina de Lali. “No te olvides de mi” le imploro la chica y rápidamente David se acomodó tras ella y nuevamente empezó a encularla. Las piernitas de la chica se movían como gelatina, su cara estaba de nuevo roja y sus gritos se escuchaban en todo el piso. La rubia se levantó y se acomodó al lado del chico, lo beso con locura mientras nalgueaba a Lali que gritaba más y más. “Rompele todo a la trola esta bebe” “¿Te gusta que te rompan el culo hermosa?” “Más duro papi dale con todo sin piedad” “Mañana no te vas a poder sentar hdp” eran algunas de las cosas que Moni les decía a ambos. El segundo orgasmo de Lali llego acompañado de un fuerte grito casi gutural, el pecho de la chica cayo rendido en el sillón, su respiración era agitada como si su corazón fuera a escaparse y su cara estaba roja y transpirada.
-¿Te cansaste puta de mierda? Le increpo Moni estirándole el pelo para alzar la cabeza de la chica que estaba muerta de cansancio.
-No no no pu puedo más señora perdóneme le imploro Lali.
-Que blandita que sos nena. Te faltan más partuzas pero ya te voy a enseñar le decía la rubia mientras le indicaba a David que se siente.
Moni se sentó encima del chico y empezó a cabalgarlo con furia, quería acabar una vez más. Las tetas de la rubia danzaban de arriba abajo ante la atenta mirada del chico. Le encantaban las tetas grandes y las de Moni eran de su agrado, muy de su agrado. Casi que leyéndole la mente la rubia le apretó la cabeza al chico contra su pecho; David chupaba y mordía con gusto. Poco a poco Lali fue recuperando el aliento y se acercó a los amantes, beso al chico y también le acerco sus tetas para que las chupe. Los senos de la chica no eran tan grandes como los de Moni pero aun asi David las chupo con ganas mientras con una mano apretaba un pezón de Moni y con la otra nalgueaba su hermosa cola. Las 2 mujeres se besaron de nuevo con pasión, la lengua de la rubia recorría toda la boquita de su empleada. 10 minutos después Moni acabo con fuerte gemido, la calentura de la situación la desbordo de placer. La jefa los beso a ambos con fuerza.
-¿Hace cuánto no te tomas la lechita? Le interrogo Moni.
-Hace mucho, no me acuerdo.
-¿Vos sos monja o qué? Le increpo la rubia. No te rompen en culo hace rato, no te la chupan nunca, no te tomas la mema ¿Qué carajo haces laburando acá nena? Voy a tener que enseñarte mucho a vos putita.
Las 2 mujeres se acomodaron entre las piernas de David y empezaron a petearlo y a pajearlo, querían su premio. El chico no pudo aguantar mucho, estaba más que excitado por toda la situación y acabo 3 grandes chorros que fueron a parar en las hermosas caritas de ambas mujeres. La mayor parte del semen fue a parar al rostro de Lali que quedo bañada. Moni tomo el rostro de la chica y la violo a besos, todo el semen se mezclaba en la boca de ambas. Lali limpio los chorros de leche como pudo de su cara y de su pelo y degusto todo con ganas. Moni mientras tanto limpiaba las últimas gotas del pene del chico. Los 3 se sentaron en el sofá y descansaron un rato hasta que Lali empezó a juntar sus ropas para volver a trabajar.
-Te voy a decir un par de cosas y me vas a escuchar atentamente trolita le ordeno Moni. Primero que nada el resto del día y de la semana vas a trabajar acá así como estas ahora, en bolas. Segundo: cuando salgas de acá hoy te vas a ir a comprar un buen vibrador y vas pajearte todos los días por lo menos una vez. Tercero: Te vas a buscar un buen macho o 2 o 3 que te cojan todos los días y como prueba me vas a mandar videos de las chanchadas que hagas, quiero ver que te rompan el culo, que te tomes la leche etc. Mirate un poco pendeja estas muy buena, tenes lindo culo y tetas además de una carita preciosa, el sexo es muy importante para descargar las tensiones de este laburo de mierda. ¿Me entendiste? Sentencio fríamente la jefa.
-Si señora y gracias por no echarme.
-Ni me hagas acordar, podes irte le indico y Lali tomo sus prendas y se acercó a la puerta desnuda. Una cosas más, este sábado no hagas planes, vas a venir a coger a casa le indico Moni. Pame y yo te vamos a enseñar a ser una buena puta. Ahora si te podes ir.
Lali asintió sin decir nada y se despidió de David con un saludo de manos a lo que el chico respondió de la misma manera. Ambos quedaron solos y desnudos en el sofá. Así como estaba Mónica se levantó y se acercó al enorme ventanal que tenía detrás de su escritorio.
-Veni, no se ve nada desde afuera le indico Moni y el chico se acercó.
Una hermosa viste de la ciudad y de sus edificios se cernía ante ellos. Los 2 admiraron el paisaje en silencio hasta que Moni hablo.
-Me encanta venir acá y ver todo esto, me tranquiliza bastante, no mentía con lo de la tensión, este trabajo tiene mucho y más aún como yo proponga ser la mejor en lo que hago.
-Es muy lindo, se ve todo desde acá.
-Te quiero proponer algo muy serio, te podes negar si queres, no va a pasar nada.
-¿Qué cosa?
-Sos bastante inteligente e intuitivo, esas son cosas que se valoran mucho en este mundo le decía Mónica. Me gustaría que uses esas cualidades acá, quiero que estudies abogacía el año que viene.
-¿Queres que trabaje para vos?
-Conmigo mejor dicho, quiero que seas mi aprendiz, mi alumno y mi heredero. Quiero que juntos trabajemos para formar el mejor buffet de abogados que nunca antes haya existido. Quiero que juntos le ganemos a todos los que se pongan frente a nosotros. ¿Qué te parece la idea?
-Está bien respondió David después de pensarlo con detenimiento durante largo rato.
-Podes decir que no si Queres, no quiero obligarte a hacer nada que no quieras hermoso.
-Quiero hacerlo, me gusto esto de vestir bien y de tener una oficina grande.
Una enorme sonrisa se dibujó en la cara de Mónica que abrazo al chico con ganas y con cariño por primera vez, incluso una lagrima casi se le escapa. Los 2 quedaron juntos y desnudos así por un tiempo hasta que Moni vio el reloj de su escritorio.
-Tenemos que ir a cocinar, ya casi son las 11, vestite y vamos.
Se pusieron las prendas lo más rápido que pudieron y salieron de la oficina. Lo primero que David vio fue a Lali hablando por teléfono totalmente desnuda como su jefa le había ordenado, esto le causo mucha gracia al chico. “Nos vemos a la tarde zorras” les dijo la jefa y todas la despidieron al unísono. Las 5 mujeres restantes observaban al chico con descaro, le guiñaban los ojos y lo saludaban, esto incomodo a David un poco. Los 2 se subieron al auto y se dirigieron a su casa.
-Gracias por lo que hiciste hoy y por aceptar mi oferta le dijo Moni mientras le daba un beso lento y pasional al chico, muy parecido a los que Pamela le daba y que tanto le gustaban. Te prometo algo pendejito, conmigo vas a conocer todo el mundo, todos los lujos que te puedas imaginar y te vas a coger a las minas más putas y lindas de todo el mundo. Vas a tener muchas tetas que chupar le indico la rubia riéndose.
-Vamos a hacer todo eso juntos queda mejor con Pame.
-Obvio papi. Los 3 nos vamos a divertir un montón. Especialmente este finde con la trola de Lali. Todavía no termine de castigar a esa puta.
Llegaron a casa y se pusieron a cocinar lo más rápido que pudieron. Pamela llego y los 3 almorzaron un rico estofado. Otra vez el chico paso una intensa tarde de sexo y placer con su querida morocha hasta que cayó la noche y tuvo que atender a esas 2 ninfómanas que ahora eran su familia. Ya a la de la medianoche David descansaba en medio de los cuerpos desnudos y perfectos de sus 2 mujeres.

Conviviendo con Pamela David y Monica Farro 5 + Lali Esposit

trio

Pamela david

Gracias por leer y espero lo hayas disfrutado... Un saludo

4 comentarios - Conviviendo con Pamela David y Monica Farro 5 + Lali Esposit

salvfe
Excelente relato, da gusto leerlos. Seguí así.
Pedro14LBDT_22
Continualo. No puedo esperar el viernes para ver el 6 de esta hermosa family o el 4 de solcito..