Masturbándome una noche...

Al no poder dormir, y luego de dar vueltas durante horas, decidí leer algunas de las cosas que había escrito. Este es un cuento que escribí hace mucho tiempo. Una especie de fantasía y realidad. Tratando de plasmar ese sentimiento que crecía en mí algunos días, cuando llegaba de clase, con mis hormonas juveniles agitando mi cuerpo. ¿Qué esperan? Luego de un día de ver chicos pavoneándose por ahí, y no poder tocarlos. No poder acariciar sus músculos y despeinar sus melenas... esa frustración mi cuerpo la procesaba en forma de energía sexual que explotaba en mi entrepierna. Habían días que lo juro, llegaba empapada. Al punto que tenía que cambiar mi ropa íntima. Especialmente en invierno, cuando algo húmedo, se torna demasiado frío para tenerlo en esa zona. Me masturbaba casi siempre después de clase. A veces ni siquiera esperaba a llegar a casa. Una noche, donde estaba especialmente necesitada, vi a mi gato observarme fijo y presentí que entendía lo que sucedía en mi interior. Me juzgaba con sus ojos. Podía sentir esa mirada vibrar tanto que rompería los cristales de la habitación y mis padres enseguida sabrían, los cristales se rompieron porque el gato intentaba advertir a todos que estaba sobre excitada y solo pensaba en masturbarme. Pero nunca me juzgo. Y me masturbé esa noche y millones más. Intenté plasmar en estos párrafos una experiencia así. Espero que la disfruten y dejen sus comentarios.



Durante la cena no podía mantenerse sentada en su silla sin balancearse. Se disculpó antes del postre con la excusa de ir al baño. Se mojó la cara y observo a sus ojos reflejados en el espejo. Apoyada en el mármol frío llevó su mano a la entrepierna, deslizándola debajo de la bombacha para sentir su humedad incrementando. Introdujo un dedo con facilidad,retiró la mano con los dedos húmedos y la acercó a la canilla. Antes de que tocara el agua decidió probar su propio sabor. Por alguna razón eso ayudó asentir algo más de placer. Aparentemente inapropiado, y raro, pero lo raro aveces es bueno, especialmente en éstas cosas. El delicado sabor apenas le llenó la boca de gusto, pero disfrutó sentirse a ella misma, algo que nunca antes había probado. Salió del baño tras lavarse las manos y la cara nuevamente y comió el postre rápidamente, excusándose para ir a su habitación para descansar.
 
Cerró la puerta con cuidado y puso tranca. No quería quenadie la moleste.
Se tiró en la cama descalza mientras navegaba por internet,mirando las mismas cosas de siempre. Un link la llevó a un blog con fotos eróticas y comenzó a mirarlas atentamente. Apretaba las rodillas y retorcía su cuerpo debajo de la laptop buscando una posición que la ayude a controlar el sentimiento que crecía en su interior.

Abrió fotos de chicas siendo abrazadas, tocadas y adoradas por hombres que nunca podía verles el rostro. Algunos con trajes, otros desnudos. Le ocasionó rechazo ver el pene de algunos, pero el rechazo pronto se convirtió en fascinación y se encontró a si misma disfrutando de miembros erectos, más chicos, más grandes, torcidos, con venas, anchos, finos. Todos diferentes y todos pensados para su placer. Posicionó el laptop a su costado mientras pasaba las fotos,con su mano izquierda acarició sus senos, apretándolos fuertemente contra su pecho, bajando la mano por su vientre hasta descender a su entrepierna donde comenzó a frotarse intensamente por fuera del vaquero.
Desabrochó el primer botón y bajó el cierre, deslizó su mano dentro de su bombacha corriendo los dedos por el vello. Movió los dedos en círculos, masajeando la zona, deteniéndose a intervalos y cambiando el movimiento. Sintió su humedad extendiéndose entre los pliegos de su piel gracias a la ayuda de sus dedos. Las fotos la ayudaban a entrar en clima, las caras de las chicas expresaban placer y las envidiaba, quería sentir lo mismo que ellas,necesitaba las manos de esos hombres rozando su piel, acariciándola, entrando en su cuerpo para su placer.
 
Un fuerte sentimiento se apoderó de ella en ese momento. No podía continuar con ese juego, debía concentrarse y entrar en acción. Puso la laptop en el piso, la pantalla mostraba una imagen que le había hecho especial efecto.
Se quitó el pantalón y lo dejó tirado en el piso junto al saco que tenía y la remera. Desabrochó el sutién, y lo dejó caer. Sus pezones estaban duros y erectos, le dolía el contacto directo con ellos. Apretó sus pechos y acarició su cuerpo desnudo mientras removía la bombacha. Se detuvo a observarse, parada en su habitación, totalmente desnuda, excitada.
 
Miró su habitación. La cama abierta, la ropa en el piso.Libros, cuadernos. No se parecía a las habitaciones lindas de las fotos.Prendió una vela y apagó las luces. Encendió un incienso para entrar en ambiente. Agarró la venda para ojos que le habían dado en un viaje hace tiempo.Cubrió sus ojos y se echó en la cama, debajo de las sabanas, mantas y colcha.
Su cuerpo desnudo se acomodó en ese nido de placer. Solo sentía el tacto de sus dedos recorriendo la sedosa piel pálida, acariciando el vello, tirando apenas. Acariciando los pezones y apretando los senos.
Abrió las piernas y con ambas manos acarició los muslos desde las rodillas hasta el medio. Encontrándose encima de su sexo, separó los labios, con un dedo se paseó desde un extremo a otro, sintiendo la humedad que recorría su piel.  Se dio vuelta,enredando una sábana entre sus piernas, y comenzó a frotarse con lentos y rítmicos movimientos de su pelvis. El sentimiento en su interior comenzó acrecer, la quemaba por dentro, provocándola a moverse más rápido y apretarse más contra la cama. Enterró su cara en la almohada y la mordió ahogando sus gemidos.
Las sabanas la apretaron. Se sintió sofocada por un momento, sin interrumpir sus movimientos nunca, sintió como una mano la tomaba por los brazos y las piernas y la empujaban hacia abajo. Quedó acostada boca abajo,moviendo apenas su pelvis para sentir el placer que le había sido interrumpido.
No podía quitarse la venda de los ojos. No entendía que sucedía. Sintió el peso de una mano en su cabeza, acariciando su pelo. Notó el contacto de labios sobre su espalda, besando desde la curva hacia los omoplatos hasta llegar a su cuello donde la mordió delicadamente.
Otros labios besaban el interior de sus muslos y subían hacia su entrepierna.
La dieron vuelta, abrieron sus piernas y sentía las cuatro manos acariciándola. Se dejó llevar. Acariciaron sus senos, besándolos,apretándolos. Uno de ellos comenzó a besarla en los labios, acariciándole el pelo. El otro comenzó a tocarle el sexo, separando los labios, sintió el aliento en su sensible piel. El roze de la lengua la hizo gemir.
 
Abrazada, besada por uno mientras el otro dibujaba en su sexo con su lengua los dibujos primitivos que simbolizaban el placer. Comenzó a temblar, soltó sus manos y piernas.
Se incorporó y quedó de rodillas en la cama. Estaba sola.
Se quitó la venda de los ojos.
De rodillas, acarició su cuerpo, llevó sus dedos entre loslabios e introdujo dos. Comenzó a moverse como si se tratara de un hombre. Seayudó con otro dedo y comenzó a moverse más rápido. Entrando y saliendo de sucuerpo sintiendo el calor aumentarse en su interior.
Se tiró hacia atrás, abriendo las piernas flexionadas aun por las rodillas. Mientras con una mano masajeaba en círculos el clítoris la otra entraba en su cuerpo produciendo las sensaciones más intensas.

Arqueó la espalda, sus dedos entraban lo más posible haciadentro de su cuerpo como posible.
Los músculos se le tensaron, los dedos de los pies sec urvaron. Lanzó un pequeño gemido y suspiro y se dejó caer de costado en la cama. Formó una pequeña bola con su cuerpo. Una mano aun tocando su clítoris y acariciando el vello. La otra acariciando los pechos, el costado de su cuerpo, las piernas.
Deslizó la mano por detrás, y buscó donde meter los dedos de nuevo. Entraron con facilidad. Comenzó nuevamente con masajes en el clítoris mientras entraba y salía. No demoró mucho. El brazo se le cansó y comenzó a temblar rápidamente. Se quedó en esa posición, sin sacar los dedos. Al sacarlos estaban empapados de sus jugos. Se los llevó a la boca y probó su sabor una vez más. Esta vez no fue curiosidad, sino placer. Esa clase de placer que pide sentir con todos los sentidos.

Haciéndose una bola de piel pálida, interrumpida por el rosa de sus pezones y el triángulo de vello en su pubis, se durmió.

7 comentarios - Masturbándome una noche...

visitantevengador
@M_Amaluna quizas fue anoche .. pero ..... tal vez al escribirlo repetiste la dosis de placer intenso en ti ?
santo_dohko
Que buen relato, deberias acompañarlo con alguna foto...
M_Amaluna +2
Me concentro en escribir. Pero tenés razón. Alguna foto funcionaría perfecto.
santo_dohko +2
Si, no digo que pongas una foto tuya, solo alguna imagen relacionada al relato. Me encanto como escribes...
pacaaaa1
Excelente relato , dejo puntos , me HUBIESE ENCANTADO AYUDARTE CON MIS DEDOS Y LENGUA 👅
Sr-PijaDeOro
buen relato, me encantaria ayudarte a calmar esos calores qe te dan en la entrepierna😏
EL_CHANCLETA
muy bueno, me encanta el detalle que le pones y lo bien escrito👌🏻
una paja espectacular se dio😏
M_Amaluna +2
Tus pajas son mejor que un auditorio entero aplaudiendome. Me alegro de poder alimentar tus fantasias 😚
masitasexxx
Excelente! Describis muy bien tus sentimientos. Tu calentura nos contagia. Por un momento nos tocamos todos juntos. Muy bueno