Sigue...

Sabía que la estaba cagando pero bien, pero la situación me supero por completo. El contacto de la mano de Berta con mi polla fue como una corriente eléctrica por todo mi cuerpo. Y yo no podía dejar de tocar su culo, subí su ceñido vestido de verano hasta dejárselo en la cintura, no quería sentir el contacto de la tela en el dorso de mi mano.



Solo quería sentir su culito.



Cualquiera que hubiera bajado en el ascensor o hubiera entrado al portal desde el garaje nos podría haber pillado. Tendríamos poquito tiempo para recomponernos si escucháramos la puerta del garaje, pero el justo para que no nos pillaran in fraganti.



Berta me bajó las bermudas lo justo para sacarme la polla. Comenzó a masturbarme cogiendo mi polla con suavidad y a la vez que subía y bajaba rozaba con su dedo pulgar por el frenillo. Desde luego no era la primera polla que tenía en la mano, ni era la primera paja que hacía.



Apreté su culo y la apreté contra mi juntando nuestros dos cuerpos, pero Berta se separó un poco porque así no podía masturbarme.



La paja que me estaba haciendo era tremenda, no dejaba de besarme el cuello y chuparme el lóbulo de la oreja a la vez que me meneaba la polla con una suavidad increible y apretando mi polla con la fuerza justa. Incluso la velocidad era la adecuada, ni muy lenta ni muy rápida.



Ya todo me daba igual, solo quería disfrutar del cuerpo de Berta. Metí la mano entre los cachetes del culo de Berta y llegué hasta su coño. Pasé de largo por él, quería palpar su pubis, ver como tenía el coño, si lo llevaba depilado.



Efectivamente, no tenía nada de nada. Un coño maravillosamente depilado. Tenía que verlo.



Me separé un poco de Berta y pasando la mano hacia delante bajé un poquito su tanga por la zona delantera. Era una visión celestial. Su mano pajeando mi polla y de frente un precioso coño.



En ese momento me planteé seriamente por primera vez el follarme a Berta. Ya de perdidos al rio. Pero cuando apenas llevaba un par de minutos de paja desde que había empezado sentí que me iba a correr. Ya no aguantaba más.



Que hacia en ese momento? Apenas tenía unos segundos para barajar todas las posibilidades.



Podría dar por finalizado aquello y subirme los pantalones, pero el daño ya estaba hecho y teniendo tan cerca el orgasmo me apetecía correrme. Podía follármela, pero ni tenía condones, ni estaba en condiciones, ni era el lugar adecuado. Si la ponía contra la pared no se si llegaría a metérsela antes de correrme. Estaba ya demasiado excitado y muy al borde del orgasmo. Desde luego no iba a quedar en muy buen lugar.



Tambien podría decirla que se agachara y me la chupara, pero mas de lo mismo. Con metérsela en la boca iba a inundar su garganta con mi leche. Así que lo dejé estar.



Estaba tan a gusto con aquella mano pajeando mi polla y sobando su culito que preferí no cambiar nada. Es como en invierno cuando estás tan a gustito metido en la cama entre mantas que no te apetece salir ni moverte, pues lo mismo.



Busqué su boca y nos dimos un buen morreo. Puse las manos en su culo desnudo y la apreté contra mi cuerpo. Su mano quedo aprisionada entre nuestros cuerpos y mi polla quedó pegada a su vientre.



Ya me venía el orgasmo. No lo podía retener más. Aparté mi boca de la suya y giré la cabeza. Cerré los ojos. Solo me quería concentrar en mi orgasmo, en mis manos en su culo, mi polla rozando su cuerpo, moviéndonos los dos, frotándonos.



Y lo dejé salir.



No avisé a Berta. Me corrí. Me corrí con mi polla pegada a su vientre, a su ombligo. Ella debió notar como mi polla comenzó a palpitar en su estómago, como se mojaba la tela de su vestido, como temblaba mi cuerpo en el momento del orgasmo.



Me quedé 5 segundos después todavía abrazado a ella. Sobando su culo. Al momento me vino el sentimiento de culpa.



La había jodido pero bien.



Me separé de ella apresuradamente y me subí las bermudas. El vestido de Berta estaba completamente lefado desde su estómago a casi el canalillo de sus tetas, con una enorme mancha húmeda en todo el centro. Yo mismo también me había manchado de semen y Berta se miraba sorprendida la mano cubierta con mi leche.



- esto no ha pasado eh...te dije que te estuvieras quieta!!!...joder, te dije que no quería!!!



Rapidamente cogí mi paletero del suelo y salí de allí. Berta con su minivestido todavía subido por encima de su culo no sabía ni que hacer, ni que decir, ni por donde empezar a limpiarse, tenía su mano lefada, el vestido manchado, un cuadro vamos. Incluso su rajita parecía que tenía un cierto brillo debido a su excitación.



No me despedí de ella, solo quería perderla de vista cuanto antes.



Joder joder, que había hecho. El sentimiento de culpa, arrepentimiento, miedo me invadió. No podía creer lo que acababa de pasar, era como un maldito sueño. Mientras subía en el ascensor a casa un sudor frío recorría mi frente y mi espalda.





Cuando me metí en la cama se me vino el mundo encima. Menudo dia acababa de tener. La paja que le había hecho a Miguel, el rollo con Berta. Todo se había precipitado muy deprisa. No sabía que era peor o que se le sentaría peor a Raquel si se enterara. Que le hiciera pajas al vecino de abajo mientras veíamos fotos de su culo que yo mismo había sacado o que me hubiera enrollado con Berta, una chiquilla que estaba a punto de empezar la universidad, compañera suya en las clases de padel.



En ese momento deseaba que me hubiera tragado la tierra.



Pasé dos dias con bastante miedo. El martes, Raquel iba a la clase de padel con Berta. Pasaría algo entre ellas?, Berta se chivaría de lo que pasó? Era poco probable, pero yo estaba acojonado. Y si la zorrita se había encaprichado conmigo??



Por suerte Raquel volvió de la clase y no pasó nada, al menos de momento, pero yo seguía con el susto en el cuerpo. Como reaccionaría Berta cuando me volviera a ver? Y si estuviera Raquel delante?



Tenía que compartir aquello con alguien. Por supuesto se lo iba a contar a Miguel. Una mañana de diario que yo libraba y Raquel estaba en el trabajo bajé a su casa. Nada mas verme me dijo



- hombre putita, donde te habías metido?, ya llevaba unos días sin saber nada de ti, anda pasa para dentro...y por cierto esta tarde he quedado con Raquel para mejorar un poco su volea, quiero que vengas tu también a la clase particular, hoy voy a empezar a trabajarme a tu chica...

Cuando terminé de contarle todo lo que había pasado, la cara de Miguel era una mezcla de sorpresa y de una cara burlona hacia mi.



- joder se notaba que Berta te tenía muchas ganas, pero no pensé que la zorrita de ella se te iba a lanzar al cuello en la primera ocasión que tuviera...es muy fuerte la verdad, tampoco pensé que con lo encoñado que estás tu con Raquel fueras a hacer nada...





No había omitido ningún detalle de lo ocurrido en mi relato. Tampoco el hecho de que me había corrido en menos de dos minutos mientras me pajeaba Berta.



- jajaja, me hubiera gustado ver la cara de sorpesa de esa zorrita cuando te corriste tan rápido y encima pringándola todo su vestido...jajaja...joder putita, es que no vales ni para follarte a una zorra como Berta??...





Cada palabra de Miguel en la que además se burlaba de mi hacía que mi polla se pusiera dura. No sé por que me excitaba tanto esa sumisión hacia mi vecino. Pero él veía en mi cara la preocupación que tenía. Incluso le llegué a comentar la posibilidad de contar a Raquel lo que había pasado.



- ni se te ocurra tío. Si le cuentas a Raquel lo que ha pasado la vas a perder. Yo si fuera tu, no la decía nada. Si se lo dices te va a dejar y piensa en todas las consecuencias que va a tener. Mira... si lo que quieres es desahogarte ya estoy yo...pero a Raquel ni una palabra de esto...no te lo iba a perdonar...





Otra vez me volvió a pedir que le contara lo que había pasado con Berta. Quería saber hasta el mínimo detalle. Con que mano me hacía la paja, como me cogía la polla, de que color era su vestido, como toqué su culo, me hizo que le describiera su coño depilado, como me corrí...todo. Tuve que contarlo todo con detalle.



Cuando terminé Miguel se puso de pies y se sacó la polla.



- tengo que reconocer que lo que me cuentas de Berta ha hecho que se me ponga muy dura. Cuando me folle este viernes a su madre lo haré pensando en ella. Te apetece pajearme putita???





Miguel volvió a sentarse y se guardó la polla dentro del pantalón.



- ya se que te mueres de ganas de cogerme la polla. Pero voy a esperar mejor a esta tarde. Cuando termine la clase con “nuestra chica”. Luego si me pajearás. Uno ya tiene una edad para andarse corriendo por la mañana y por la tarde...jejeje





Efectivamente Miguel había quedado con Raquel por la tarde para una pequeña clase de padel. Yo también iba a ir así hacíamos ejercicio entre los tres. No sé que tenía en mente Miguel pero cuando bajaba con Raquel hacía la pista tenía un pequeño remusguillo en el estómago.



Entramos en la pista y yo me puse a un lado y Miguel se puso con mi chica al otro lado de la red. Raquel llevaba un conjuntito de padel negro con una falda mas bien corta.



Comencé a tirar bolas a mi chica para que practicara la volea. Miguel estaba justo detrás de ella observando como ponía el cuerpo y hacía el gesto. Pero yo sabía que en el fondo lo que hacía era mirar las piernas y el culo de mi chica. De vez en cuando me miraba a mi con una sonrisa traviesa como diciéndome “menudo repaso la estoy dando a tu chica, la estoy mirando el culo con todo descaro a menos de un metro de ella y delante de tus narices, putita”.



Luego pasó a las correciones, se puso justo detrás de Raquel y la cogía un poco por el brazo y por la cintura.



- ves??. así tienes que poner la muñeca y el cuerpo bien de lado, golpear delante y girar justo el tronco al hacerlo.



Al decir esto giraba un poco el cuerpo de Raquel, ponía sus manos en la cintura de mi chica muy cerca de su culo. No hacía falta que tocara tanto a Raquel para explicar como se voleaba pero tanto Miguel como yo sabíamos que era un pretexto para tocar a mi chica. Seguro que Miguel estaba excitando al estar tan cerca del cuerpo de Raquel y hacerlo delante de mis narices.



Yo como un tonto seguía al otro lado tirando bolitas, mientras Miguel no dejaba de decir a mi novia como se tenía que poner tanto para la volea de derecha como para la de revés. Además Raquel parece que le seguía el juego a Miguel y no la importaba que su profesor de 55 años estuviera tan encima de ella explicando como tenía que volear.



Cuando terminó la clase, Miguel la dijo a Raquel que había estado muy bien. Chocaron la mano y salieron hacia fuera. Mi novia iba además muy contenta por el trabajo realizado y por los halagos que recibía de Miguel



- has voleado muy bien Raquel, buen trabajo, si sigues así vas a volear muy bien en poco tiempo, dijo Miguel y mientras dijo esto golpeó suavemente con su pala en el trasero de Raquel.





Para los que jugamos, éste es un gesto que mas o menos no tiene importancia, sin embargo para mi si que era importante. Significaba que poco a poco Miguel se iba ganando la confianza de mi chica. No se cortó en golpear su culito delante de mi. Aquel inofensivo gesto hizo que mi polla se pusiera dura. Además Raquel ni se inmutó. Es mas, parecía muy contenta ante tanto halago.



Miguel y yo entramos en las duchas de la comunidad y Raquel dijo que se subía a duchar a casa.



Entramos en el vestuario y Miguel solo sonreía. Vi en su cara que tenía ganas de fiesta al momento.



- cada vez me pone mas la zorra de tu novia. No veas las ganas que tengo de follármela. Has visto que contenta se ponía hoy cuando la decía lo bien que voleaba??. Sé que sigues pensando en que no va a pasar nada entre nosotros, pero te aseguro que te voy a dejar a tu novia muy bien follada.





Yo me quitaba la camiseta y el bañador y sacaba la toalla para darme una ducha mientras le escuchaba . Me tapé avergonzado mi polla que estaba muy dura. Miguel lo sabía y seguía hablando.



- el otro día en la clase, intenté tontear un poco con Laura, mas que tontear era tener algún gesto de complicidad con ella, ya me entiendes, luego me quedaba mirando en la reacción de Raquel. Seguro que se pasó toda la clase pensando en lo que tu la habías contado de que habíamos follado y empezó a ver fantasmas donde no los hay...jajaja...las mujeres son así...ya solo tienes que dar los detalles de como Laura y yo follamos...podemos inventarnos lo que queramos y luego se lo cuentas...si quieres podemos decirla que Laura se puso tan cachonda que me pidió que la follara por el culo....lo que queramos puedes contarla. Lo que creas que mas la puede excitar a Raquel. Bien pensando no me importaría que Raquel pensara que me he follado por el culo a Laura....la idea es bastante morbosa...



Entramos desnudos en la ducha Miguel y yo, los dos llevábamos la polla dura.



- ahora putita, vas a ser bueno y me vas a hacer una buena paja.

- no Miguel , aquí no....podría entrar alguien....

- no te preocupes que ya no hay nadie, es tarde y no queda nadie en la piscina, además escucharíamos la puerta, pero bueno si te quedas mas tranquilo me la haces ahora en el vestuario cuando terminemos de ducharnos....



Yo no dije nada, solo me duché en silencio y esperé a que Miguel terminara de hacerlo. Luego entramos al vestuario. Por la hora que era estábamos solos y si entraba alguien escucharíamos la puerta. Miguel se puso una camiseta de deporte y se sentó en el banquillo con la polla desnuda.



- venga putita, hazme una paja que llevo todo el día cachondo, entre lo que me has contado de Berta y como he disfrutado con tu novia....jajaja, has visto como la cogía de la cintura??...me moría de ganas por tocar ese culo...pero no es el momento...ya tendré tiempo mas adelante....lo que mas morbo me daba era estar así pegado a ella delante de tus narices....





Me puse a su lado y le cogí la polla. Comencé a meneársela lentamente. Miguel echó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos



- mmmmmm, así putita, eso es....muy bien putita..hazme una buena paja...esta noche quiero que te folles a Raquel y la cuentes como me follé a Laura, luego haz que se corra pensando en mi....te parece bien???

- si

- te gusta pajearme verdad??

- sabes que sí...

- muy bien putita...menéamela un poco mas rápido!!! ...antes de que me corra quiero oirte decir que eres mi putita y que quieres que me folle a Raquel!!!...

Todavía podía sentir el semen caliente de Miguel en mi mano cuando llegué a casa. Aunque por supuesto me había lavado las manos antes de subir.

Me estaba aficionando a hacerle pajas a aquel señor. Y tengo que reconocer que me encantaba hacerlo. No sé hasta donde estaría dispuesto a llegar. No me imaginaba para nada con caricias o besos hacia él, pero poco a poco la idea de meterme su polla en la boca había ido ganando enteros.



Terminaría con la polla de Miguel en la boca??. A estas alturas ya no me podía extrañar que sucediera.



Solo sé que con cada paja que le hacía me daba mucho morbo y me excitaba bastante. Llegué a casa con un buen calentón. No solo por la paja, sino por el juego de Miguel con Raquel. Como se había puesto detrás de ella a mirar su culo sin cortarse un pelo, delante de mi, como la había tocado y por último ese toque sutil con su pala en el culazo de Raquel.



Para Raquel era todo un juego inocente. Ni se podía imaginar que todo lo que había detrás. Como estaba todo maquinado por Miguel con un único fin. Poder follársela.



Me iba a follar a Raquel, Miguel me dijo que tenía que seguir adelante con lo de Laura. Podía ser un buen momento para contar a mi novia el ficticio romance entre Laura y Miguel. Tenía que inventarme una buena y morbosa historia.



Entre en el baño de la habitación. Raquel se acababa de duchar y estaba desnuda frente al espejo echándose una crema por la cara. Fue verla así y unas irrefrenables ganas de follarla en plan animal me invadieron.



Me puse detrás y me saqué la polla que ya estaba dura. Se la puse entre las piernas.



- vaya vaya, como venimos....me dijo Raquel abriendo un poquito las piernas.





La incliné un poco sobre el lavabo y mirándonos los dos en el espejo la metí mi polla. En ese momento no me apeteció hablar de Laura, ni de Miguel, ni de nada. Solo quería follarme a mi chica.



Cogí sus caderas y la embestí desde atrás. No podía dejar de mirar su culazo mientras lo hacía. Tengo que reconocer que no duré mucho para variar. Un minuto dentro de ella y ya había descargado todo en su interior.



Luego me sentí fatal cuando saqué la polla de dentro. Miraba en el espejo la cara excitada de Raquel. No la había dejado ni a medias. Creo que no llegué ni a un cuarto. Sentí lástima por ella, solo la había usado para descargar la tensión acumulada durante esos días.



Sin embargo luego cai en la cuenta de lo caliente que estaba en ese momento Raquel. En que estaría pensando mi chica?. En la clase con Miguel? En el tonteo que se traía, en como la tocaba. Se estaba follando a Mercedes, se había follado a Laura, al menos en la imaginación de Raquel y ahora ella era la favorita. Era la elegida.



No me di cuenta hasta ese momento. Estaba claro. Mi chica tenía un orgullo, era orgullosa, porque Miguel deseaba a Mercedes, a Laura y a ella no?. Mercedes a pesar de ser una cuarentona tenía mucha clase, buenas tetas y estaba de muy buen ver, Laura era una pija preciosa, con poco culo pero unas inmensas tetas naturales. Es que ella era menos???.



Raquel cayó en la cuenta que ella iba a ser la siguiente. Que Miguel iba a poner su objetivo en ella. El plan de Miguel estaba saliendo a la perfección, pero aun así yo tenía una confianza ciega en mi chica. Ni pensé remotamente en que pudiera tener algo con nuestro vecino de 55 años. Pero mi chica es orgullosa y quería comprobar que Miguel también quería algo con ella. Es una mujer al fin y al cabo y las gusta sentirse deseadas por otros hombres.



Yo había aceptado el juego con Miguel y era el momento de ponerme en alerta. Pero tenía una curiosidad insana en mi interior. Iba a seguir haciendo caso a Miguel en todo lo que me pidiera. Quería ver en que iba a acabar todo aquello.





Era viernes por la noche y después de ver un rato la tele nos fuimos a la cama. Yo encendí la tele de la habitación y Raquel se puso a leer un rato. No tardaron en llegar los gemidos de la habitación de abajo. Ni Raquel ni yo decíamos nada, pero mas o menos a la misma hora nos íbamos a la cama esperando escuchar como follaban Miguel y Mercedes.



Se había vuelto una costumbre. También terminar follando a la vez de ellos. Luego no lo comentábamos en frío. Pero cuando llegaban las 00.00 de la noche del viernes nos íbamos a la cama. Era como la porno del plus de los viernes.



Casi sin darle importancia cuando empezamos a escuchar los primeros gemidos saqué el tema de Miguel y Laura.



- por si te interesa, el otro día le pregunté a Miguel por lo suyo con Laura...



Raquel se quitó las gafas y dejo el libro en la mesilla, se giró hacia mi con la cara expectante.



- ah si??? cuenta cuenta...

- pues parece ser que solo ha sido una vez, en casa de Miguel, empezaron a tontear, que si una cerveza, que si me pillas 20 años mas joven, Laura dijo que si estaba de buen ver, el otro que porque estaba casada que si no...así medio en bromas, vamos que debió terminar follándola por el culo en la cocina!!!

- por el culo?????

- si, por detrás, se la folló por el culo, cuando me lo contó ni me lo creía. Y luego va tan de pija y de fina. La verdad es que es muy fuerte esto y a las primeras de cambio se deja encular la muy puta...



Los pezones de Raquel estaban a punto de rasgar su camiseta de dormir. Había conseguido poner cachonda a mi chica. Supongo que los gemidos del piso de abajo ayudaban bastante.



- el otro día en clase, se echaban buenas miraditas, dijo Raquel, en el fondo me da pena por Mercedes, no sé yo si Laura y Miguel no se siguen viendo...



Había mordido el anzuelo Raquel. Se había creido la historia por completo.



- me estoy empezando a mosquear, dije yo, no sé si voy a tener que pedirte que dejes las clases de padel con Miguel, no sé que será pero a todas os engatusa

- anda déjate de tonterías, conmigo lo lleva claro, además que conmigo no ha intentado ni va a intentar nada.



Me senté sobre la cama y me desnudé por completo. Quería mostrar a Raquel mi tremenda erección. Mis 20 cms de polla dura. Quería que se diera cuenta que hablar de estas cosas hacía que me excitara de una manera fuera de lo normal.



- que inocente eres Raquel, a que te crees que vino la clase el otro día de voleas para ti sola??, seguramente me llamara a mi porque no quiere ser muy descarado, pero te aseguro que va a por ti, a que venía tanto toqueteo?, no me digas que no te diste cuenta por favor, y ese golpe en el culo con la pala???

- no te montes películas donde no las hay.





Cogí por el pelo a Raquel y la puse a la fuerza a cuatro patas. Me pusé detrás de ella y se la metí recostándome sobre su espalda.



- claro que te diste cuenta, no te hagas la tonta ahora conmigo, has visto como folla Miguel??, como gime Mercedes?, cuentas veces se corre??



Raquel no me contestaba, solo comenzó a mover su culo con fuerza hacia atrás follándose ella misma con mi polla



- joder nena, yo acabo de empezar y ya estoy a punto de correrme, seguro que piensas que folla mejor que yo.

- no cariño, dijo echando una mano hacia atrás y haciéndome una carantoña en la cara. Fue lo único que dijo





Justo en ese momento Mercedes gemía escandalosamente. Estaba teniendo un orgasmo tremendo. Lo debía estar escuchando todo el edificio.



Yo seguía detrás de Raquel follándomela a cuatro patas. Bueno a decir verdad desde que se la había metido no la había dado ni una embestida. Era ella la que se movia delante y atrás. Era ella la que me follaba a mi. Yo ya estaba a punto de correrme. Apenas llevaba 30 segundos con mi polla dentro de su coño. Me incliné mas hacia ella para decirla a su oido un poco mas alto para que pudiera escucharme ante tanto ruido del piso de abajo.



- voy a correrme ya, voy a correrme!!!!, dime que folla mejor que yo, por favor dímelo!!! dime que folla mejor que yo!!!!



Raquel no me dijo nada, pero por como movía las caderas se notaba que estaba tremendamente excitada y sorprendida por lo que estaba pasando. Al instante notó mi semen caliente mojando su espalda, sus glúteos y su empapada rajita....

El momento después de correrme sobre Raquel no sé muy bien como describirlo. Era una mezcla de calor, bochorno, vergüenza, morbo... Caí sobre la cama y me tapé la cara. No me podía creer lo que la acababa de decir a mi chica.



En el piso de abajo también habían terminado. No se escuchaba nada. Miré a Raquel que estaba tumbada boca abajo. Sus tremendo culo estaba cubierto por mi semen. No sabíamos ni que decir.



- estás bien?? me dijo Raquel

- si, estoy bien, oye perdona...yo...

- no pasa nada tranquilo...es que...nunca te había visto así, te has puesto fuera de sí...

- ya...tu también estabas caliente, los de abajo...lo siento, no sé que me ha pasado.





Fui a levantarme para por lo menos limpiar el semen del cuerpo de Raquel aunque antes de hacerlo se me ocurrió una idea. Me tumbé a su lado y metí la mano entre sus piernas. Al momento toda mi mano se manchó de semen



- quiero que tu también te corras, dije empezando a masturbarla...





Comencé a pajearla metiendo dos dedos dentro de ella. Con el dedo gordo acariciaba el agujero de su culito. Raquel sacó un poco su culo hacia fuera y se dejó masturbar. A mi como se me había pasado el calentón no me apetecía ya decirla nada sobre Miguel o sobre cualquier cosa. Estábamos en silencio.



Solo se oían los gemidos de Raquel y mis dedos chapoteando en su coño. Tampoco tuve que esforzarme demasiado para hacer que se corriera. Su orgasmo no fue tan escándaloso como el de Mercedes pero seguramente también nos habían escuchado en el piso de abajo.



Cuando terminé mi polla ya estaba flácida y en el piso de abajo comenzaban de nuevo los gemidos de Mercedes. Por un momento quise empalmarme de nuevo pero cuanto mas lo pensaba mas se encogía mi polla. Mi derrota con respecto a Miguel empezaba a ser mas que evidente. Por suerte Raquel se había corrido, pero cuando se giró me vio sudando copiosamente y con mi polla encogida por la venguenza. Al escuchar los gemidos de Raquel comprendió lo que pasaba. Sin embargo no quiso decir nada. Tampoco hacía falta.





Por suerte durante esos dias no me crucé con Berta. El verano ya se había terminado y Raquel y yo teniamos un par de semanas de vacaciones para desconectar en la playa. La verdad es que falta me hacía.



Durante unos días no pensé ni en Berta ni en Miguel ni nada, solo disfruté de Raquel en la playa y me preocupé en descansar.



Cuando pasó la primera semana de las vacaciones, estaba en la habitación del hotel con Raquel. Ya habíamos cenado y esa noche íbamos a follar.

Estábamos desnudos tumbados en la cama y Raquel me dijo que me tumbara boca arriba.



- no quiero que uses las manos, déjame a mi, tengo ganas de hacerte una buena mamada, hace tiempo que no te hago una como a ti te gusta.





Yo por supuesto que la hice caso y me tumbe en la cama, Raquel fue gateando poco a poco bajando hasta que su cara llegó a mi polla y comenzó su trabajo.



Una paja- mamada al mas puro estilo Klixen. (Para los que no sepáis quien es Klixen tenéis varios videos de ella en esta página)



Mi polla estaba dura como una piedra y Raquel comenzó a soplarme por en el capullo. Luego me acariciaba con mucha lentitud pasándome un dedo por todo el rabo y sobre todo por el frenillo. Mientras movía su dedo, seguía soplando con suavidad por toda mi polla.



Luego poco a poco y muy despacito comenzó a masturbarme utilizando solo dos dedos. Lo hacía despacio, sin prisas. Ahora me daba pequeños besitos por la polla a la vez que me pajeaba. Todo muy despacio.



Yo empezaba a moverme disfrutando de lo que me hacía Raquel. Sin cambiar la velocidad con la que me masturbaba con los dedos dedos empezó a pasar la lengua por toda mi polla. Ella iba alternando el mirarme a mi y los juegos que se traia con mi polla.



Lo hacía todo a cámara lenta con una sensualidad tremenda.



Fue alternando los besos en mi polla y pasar su lengua con pequeños muerdos por la zona del glande. Seguía pajeándome con dos dedos. Me estaba volviendo loco de placer. Mi polla estaba hinchada como un globo. Cuanto mas despacio me lo hacía yo tenía la polla mas dura.



Sujeté a Raquel por el pelo, pero ella enseguida me apartó la mano.



- shhhh, sin manos, déjame a mi, dijo en un suspiro.





Seguía masturbándome despacito, pero aumentó un pelín la velocidad con la que me daba los muerdos en el glande y con la que pasaba la lengua por todo el tronco de mi polla.



Ya no me faltaba mucho para correrme.



- voy a correrme, quiero correrme en tu boca!!!!, deja que me corra hoy en tu boca

- shhhh, calla, no lo estropees, sabes que eso no me gusta, tranquilo, tu solo disfruta...





Sus muerdos en mi capullo cada vez eran mas seguidos y su dedo empezó a moverse algo mas rápido por mi frenillo. Estaba a punto de explotar.

Como Raquel vió en mi cara algo de decepción al no dejar que me corriera en su boca quiso hacer algo para compensar aquello.



Me miró con la polla apoyada en su cara mientras no dejaba de mover su dedo por mi frenillo.



- quieres que te lo diga???...

- que me digas el que??, dije yo sin saber a que se refería...

- lo que me pediste el otro día...ya sabes...





Enseguida caí en la cuenta a lo que se refería. Pensé que Raquel no le había dado importancia. Pero sí. Se acordaba de ello.



Yo al borde del orgasmo quise que me lo dijera. En ese momento previo a correrme me podría decir lo que la diese la gana. Me cogió de nuevo la polla con dos dedos y con el dedo gordo me acariciaba el frenillo mientras me pajeaba lentamente. Me iba a correr.



- sii, dímelo, dímelo.





Raquel me sopló en la polla y luego me dijo con la voz mas sensual que podía poner.



- Miguel folla mejor que tu!!!





No tuvo que repetirlo ni decir mas cosas. Ella pasó de dos dedos a un dedo solo estimulando mi frenillo. Mi polla estalló en un orgasmo tremendo. Con el dedo empujaba un poco la polla hacia mi para que cayera el semen por todo mi cuerpo.



Cuando terminé de correrme todavía estuve un par de minutos más en los que mi polla de vez en cuando palpitaba por si misma, estaba preso de la excitación por lo que acababa de escuchar...

Durante esta última semana de vacaciones follamos varias veces mas. No tuve que insistir en que Raquel me dijera aquella frase mágica para correrme. Cuando me la estaba follando ella me apretaba con sus manos en mi culo y me gemía al oido.



- Miguel folla mejor que tu!!!!! Miguel folla mejor que tu!!!!





Era escuchar eso y al momento me corría. Yo entendía que para Raquel era una parte del juego mas o menos normal en una pareja, pero después de que yo descargara nunca hablábamos de ello.

La tarde antes de volver de vacaciones acabábamos de follar. Estábamos desnudos, yo sentado en la cama con la espalda en el cabecero y Raquel semi tumbada entre mis piernas, con su cabeza en mi estómago.



Ella estaba fumando un cigarro y yo estaba ojeando el móvil. Desde la perspectiva que yo tenía puse la camara del móvil y sin que Raquel se diera cuenta hice unas cuantas fotos de su cuerpo sudado después de follar y de su coño desnudo con las piernas semi abiertas. Pensé en Miguel y en la paja que le iba a hacer cuando le enseñara aquellas fotos.



Tuve que contenerme para que no se me pusiera dura la polla sobre la espalda de Raquel.



- vaya semana que llevamos, nunca te había visto tan excitado como estos días, me dijo Raquel

- si, la verdad es que no sé que me pasa...

- tranquilo, no pasa nada, no te de vergüenza por lo que te digo, con el calentón todo vale, si te gusta que te diga eso para que te corras con mas intensidad, no tengo problema, me dijo Raquel.





Me sorprendió que fuera ella la que sacara el tema. Una cosa es que en caliente te diga toda clase de guarradas y otra cosa distinta es hablarlo en frío. Pero ya que ella había sacado el tema tenía que aprovechar para avanzar un poco más..



- no sé, se me ha juntado todo, ya para empezar la sesión de gemidos de todos los viernes de Miguel, que uno no es de piedra, luego que si se folla a Mercedes y como se corre, que si da por el culo a Laura!!!! y ahora tiene toda la pinta de que va a por ti!!!, dije yo...

- si, tengo que reconocer que las sesiones de sexo de nuestro vecinito de los viernes me están empezando a dar morbillo, dijo Raquel, al principio me molestaban pero ultimamente no y eso de que va a por mi, yo vamos no he visto nada raro, pero no te preocupes, que no va a pasar lo que con Laura, eso te lo puedo asegurar...no va a pasar nada entre Miguel y yo...

- ya lo sé Raquel, pero te molestaría si te digo que me pone imaginarlo?

- imaginar el que??

- pues tu y Miguel ya sabes...

- Miguel y yo juntos???

- si eso que lo hacéis, que folláis!!!!!

- te pone eso???, pero si tiene casi 60 años, dijo Raquel incrédula, ya no había marcha atrás

- pues la verdad es que sí y no me digas que a ti no, cuando están follando debajo veo como te corres escuchándolos, seguro que alguna vez te has corrido pensando en Miguel

- pensando en Miguel???, te aseguro que no, si podría ser mi padre...





De tanto hablar de este tema pues pasó lo que tenía que pasar, que mi polla se puso dura y Raquel notó el bulto en su espalda.



- vaya vaya, ya se te ha puesto dura????!!!!!dijo Raquel riéndose mientras se empezaba a girar.





Cogió mi polla y me la meneó suavemente, luego se puso sobre mi y lentamente se la fue introduciendo en el coño. Era mas que evidente que aquella conversación también había puesto cachonda a Raquel. Comenzó a moverse encima de mi.



- mmmmmmmm, que polla mas grande tienes!!!, dijo Raquel.





Se notaba que después de nuestra conversación quería halagarme un poquito al menos.



- seguro que otros no la tienen ni la mitad de grande que tu!!!!, dijo ella refiriéndose por otros a Miguel, aunque no dijo su nombre.



Aunque estuviese sobre mi, yo también movía mis caderas intentando meter mis 20 cms de polla lo mas profundo posible dentro de mi chica.



- no intentes ser buena conmigo ahora, quiero que saques esa zorra que llevas dentro!!! dime que tengo una buena polla pero Miguel folla mejor que yo!!!

- nooooo, tu follas mejor que él, eres mas joven, mas guapo, tienes mejor polla!!!!

- cállate puta!!!, dije azotando su culo con fuerza, dime que folla mejor que yo!!!!



Ese azote encendió mas a Raquel si cabe. Se movía sobre mi con mas violencia.



- folla mejor que tu!!!!, folla mejor que tu!!! eso es lo que quieres escuchar??, Miguel folla mejor que tu!!!!

- siii, eso es lo que quiero escuchar, ves como no era tan dificil??, dime que tengo la polla mas grande pero que me corro mas rápido que él.





Raquel se estaba poniendo fuera de sí, pero la parecía un poco fuerte todo aquello. Tuve que insistir varias veces.



- vamos dime que me corro mas rápido, que folla mejor que yo!!!!

- si, te corres mas rápido!!!, te corres mas rápido!!!!

- dime que te corres pensando en Miguel!!!!

- noooo, solo en ti!!!!!





Solté otro azote fuerte en su culo. Los dos ya gemíamos y follábamos incontroladamente como dos animales.



- vamos dime que te corres pensando en él, que folla mejor que yo!!!, dime que soy un mierda follando, que no duro nada, que tengo la polla bien grande pero me corro en cuanto me rozas, dímelo!!!!!!!

- siiiii joder, siiiii, te corres muy rápido, no duras nada....

- dime que soy un mierda follando!!!

- eres un mierda follando!!!! te corres en nada, no eres capaz ni de hacer que me corra!!!!

- dime que te corres pensando en él

- siiiiiii, siiiiiiiiiiiii , siiiiiiii, me corro pensando en él, me corro pensando en Miguel!!!! llevo meses corriéndome pensando en él, eso te pone?, eso quieres escuchar????





Raquel estaba encendida como nunca la había visto. Tenía su precioso cuerpo sudado, los pezones de sus tetitas estaban tiesos como puntas de lanza, se movía como poseida.



Era suyo. Estaba en su poder. Estaba empezando a ser también la putita de mi novia. Lo ví en su cara. Aquel día iba a cambiar nuestra relación.



Me la quité de encima con fuerza y la eché a un lado. La cogí por el pelo y la obligué a ponerse a cuatro patas. Estampé su cara contra el cabecero de la cama. Ella retorció el cuello y me miró.



- jodida zorra!!!, te corres pensando en él???, folla mejor que yo???





De la cara de vicio y morbo que tenía mi novia se escapó una sonrisa. Allí la tenía sujeta por el pelo y ella se reía. Se sentía superior a mi. Aquella humillación hacia mi le ponía muy cachonda. Y yo tengo que reconocer que me volví loco. Estaba fuera de sí. No sé explicar que sentí al verla sonreír pero se la metí desde atrás, en un polvo que rozaba lo extremadamente violento. Golpeé su cara contra el cabecero. Aquello enfureció también mas a Raquel.



- FOLLA MEJOR QUE TU, CABRÓN, FOLLA MEJOR QUE TU!!!!!! Por fin vas a follarme como dios manda????

- puta te voy a dar lo que te mereces!!!!

- vamos joder fóllame como me merezco!!!! a ver si esta vez no me tengo que correr pensando en Miguel!!!!!!!!!





Me recosté sobre ella y ya no nos dijimos nada más. Me apoyé sobre su hombro y lo mordí. Los dos estábamos fuera de si. Como dos bestias. Follando a cuatro patas como dos perros. Ella echó el abrazo hacia atrás y lo puso sobre mi culo, me clavó sus uñas en el gluteo. Me la follé sin parar, con dureza. Al poco nos corrimos los dos casi a la vez en un gemido primitivo.



Cuando terminamos nuestros cuerpos estaban sudados por completo. Acabábamos de echar el mejor polvo de nuestros 6 años de relación...