La nena de la familia Parte 7 -Remasterizada-




Capitulo Catorce

-¿Ves? Ya tenes la verga mas que dura caballito- Dijo apretando mi verga.
-Bueno…- No podía resistirme.
-Hace una semana no te veía, te escondías de mi? ¿Acaso no te gusta este cuerpito?- Dijo amasando sus tremendas y gigantes tetas.
-Mira que sos una puta con todas las letras eh, no hay anda que hacerle…- Dije a Luciana. Estaba arrodillada ante mí, aferrando mi verga con su mano y mirándome fijamente. Situados en el estacionamiento de un boliche al que fui con unos amigos luego de dar unos examenes. Ella al verme ahí sin más me agarro de la mano y me arrastro hacia ahí. Y no hay mucho más que decir… antes de que pudiera hacer algo que la tenia entre mis piernas sacando mi verga…
-Se te pone dura de nada…- Me hacia gemir la muy puta. Me la chupaba con fuerza, rápido. Estaba recostado contra una pared, ambos ocultos en la oscuridad entre los autos. ¿Qué podía hacer? Al verla así en el boliche, con una minifalda tan corta y trasparente que dejaba poco de su hermoso y enorme culo a la vista. Una remerita con un tremendo escote que hacia estallar sus tremendas y enormes tetas, una botas de caña alta, maquillaje bien de pornstar… no podía hacer nada, de verla me empalme…
-Vos te lo buscaste- Dije más que caliente. La agarre de la cintura y la di vuelta contra la pared bruscamente. Baje su tanga y sin ninguna ternura pase mis dedos por su conchita. Estaba toda mojada ya. Pero no se la iba a llevar tan fácil. Moje mis dedos en sus fluidos y embardune su ano. Apoye la punta de mi verga mientras hacia presión con mi cuerpo, dejándola atrapada. Ella solo reía. Clave mi verga de un solo estocón hasta los huevos.
-¡Aaaahhhyyy si forro! ¡Clavamela en el culo!- Grito. ¿Tenia ganas de gritar? Comencé a bombear aforrándome a sus tetas. Las saque afuera de la remera por el escote. No había nada que hacerle, los pechos grandes eran mi obsesión, y Luciana tenia de los mas grandes que vi en mi vida. Se los estruje mientras mi verga entraba y salía de su culo.
-¡Así putito!… ¡Asiii!… ¡Más fuerte! ¡¿No podes más fuerte forrito?!… ¡¡Más fuerte!!- Jadeaba ella fuera de si. Dios… la estaba culeando con toda la furia y ella pedía mas. La culeaba violento, aplastándola contra la pared, no tenía piedad… y Luciana lo gozaba como nunca. Acabe dentro de su culo ya sin poder aguantarme. Lance chorros de semen dentro de su recto sin parar. Apreté sus tetas con fuerza. Luciana lanzo un grito que hizo eco en el estacionamiento.
-¡¡¡¡Huuuuff dioss!!!… mmmmm… me hiciste acabar tres veces forro- me dijo acomodándose su caballera rubia. Yo estaba agitado sin decirle nada.
-Después hablamos, la pase lindo, besitos- Me dijo y salio caminando como si nada hubiera pasado.
Me fui del boliche sin más. Aunque aun me quedaban ganas de meterle un par de polvos a Luciana, era mejor irse. Ella tenia razón, la estaba evitando. Hacia una semana que evitaba todo encuentro con Luciana o Jazmín, incluso con Jessie. Desde su cumpleaños, tenia un terror atroz de que Jazmín supiera de las fotos.
Había dejado pasar unos días por las dudas, metiendo excusas sobre trabajo y estudio. Pero Jazmín tampoco había dado señales de saber de ellas. Me llamo dos veces en la semana y también decía que tenía mucho que estudiar.
“Extraño esos momentos que siempre teníamos por las tardes, cuando llegabas temprano y solo estavamos los dos.¿Te acordas? Charlábamos de todo. Te extraño…”
Mensajitos como ese los que me mandaba Jessie al celular. Esos mensajitos me llenaban de vida. No se como había aguantado en no ir a su colegio. Tenia una cita con ella al cine,eso me llenaba de esperanza. Jazmín no me había dicho nada, así que pensé que no sabía nada de las fotos. Aunque creo que esa era una mera excusa que me ponía para ver a Jessie y no pensar en lo otro.
Por suerte ese domingo no tuve noticias de nadie hasta la noche. Me la pase poniéndome al día con el trabajo y cosas. Esta relación con las tres hermanas me estaba consumiendo en vida.
“Tengo tantas ganas de que ya sea mañana....”
Me mando Jessie un msj alrededor de las 10 pm. Me encantaba leerla,me llenaba de energía y emoción al escuchar que llegaba un mensaje suyo. Sin falta ella todas las noches me decía por mensaj de texto:
“Es hora de que me vaya a dormir, te mando un millón de besos =D”
Era un amor… me la imaginaba así, tan linda durmiendo con su pijama que resaltaba todos su tremendo cuerp.. Dios… no podía dejar de pensar en ella! Por suerte al fin llego el día del cine.
Me sentí un adolescente mientras caminaba hacia el colegio de Jessie. Sentía cosas en el estomago y algo de nervios. Espere a unas cuadras por 20 minutos que me parecieron días enteros. Hasta que vi a Jessie doblar la esquina. Me quede mirándola embobado. Y si había algo que me obsesionaba era Jessie…. Cumplía todo y cada una de mis fantasías y cualquier que aun no se me haya ocurrido. Mi angelito desde que la conocí estaba mas suelta (aunque seguía siendo una chica tímida a pesar de todo). A pesar de su holgado uniforme podía apreciar su cuerpo atlético. Su cinturita finita... sus piernas... Aunque aun trababa de ocultar su tremendo cuerpo bajo ropas unos talles más grandes, no eran tan amplias como antes. Ver sus piernas moverse bajo su faldita era algo que dejaba embobado a cualquiera… y ni hablar de mirar su pecho y ver como sus grandes senos se abultaban bajo la camisa con la corbata cayendo entre ellas.
Jessie me vio y sonrío de tal manera que parecía que salia una luz de ella.. Me atonto aun más eso. Una carita dulce y tierna con grandes ojos color cielo. Su cabellera rubia era bastante mas larga que cuando comenzó todo, lo llevaba atado en una coleta. Recuerdo que cuando vi por primera vez a Jessie tenia el por arriba de los hombros. Cuando llego hasta mi me pare del banco y ella sin mas me abrazo. Hundió su cabeza en mi pecho y se aferro a mi con fuerza.
-Te extrañe…- Me dijo. Levanto la cabeza y me encontré con su mirada, de esas miradas que hacen que los hombres hagan cualquier cosa por una chica. No me importo que nos vieran, la bese con dulzura. Sentí electricidad al tocar sus labios. Jessie levanto un pie al besarme. Fue un beso perfecto.
Caminamos en silencio durante algunas cuadras. Yo tenía las manos en los bolsillos y Jessie tomaba mi brazo pegada a mí. Éramos toda una pareja de enamorados paseando. Caminamos por el centro hasta llegar al complejo de cines casi sin hablar. Lo extraño y a su vez muy reconfortable era que no me sentía para nada incomodo estando en silencio con ella.
-Es tu día, vos elegís que querés ver... - Jessie ya no se sonrojaba (mucho) cuando la piropeaba. Solo me miraba con una amplia sonrisa. Se ponía el dedo en la boca y miraba la cartelera de cine, pensando cual elegir. Podría haberme pasado horas mirándola hacer eso. Esos pequeños detalles en ella me fascinaban....
-¿Podemos ver esta? Leí buena criticas- Me dijo señalando la película una película dramática. Compre las entradas, un tarro de pochocho y gaseosa. Jessie no dejaba de sonreír, si fuera menos tímida estaría saltando de aquí para allá seguramente. Yo la miraba sin parar, casi no podía quitar los ojos de ella. Era mi ángel de la perfección y deseaba que nunca cambiara, que se quedara así para siempre.
Una ves que entramos a la sala note que estaba vacía. Solo entraron una pareja que se sentó casi en la primera fila la sala y un señor de unos 60 años dos filas debajo de nosotros, pero lejos a un costado. Lleve a Jessie a la última fila, al medio. Tener a Jessie sentada a mi lado de nuevo me hacia sentir los pies en el aire. Se acurrucaba en el asiento recostándose en mi hombro. Comía pochocho de a uno y muy despacio. Yo la miraba y la miraba.
-Ay… ¿que me miras tanto?- Me pregunto riendo.
-Que sos lo más hermoso que vi en mi vida- Dije y ella se quedo mirándome a los ojos, largando un profundo suspiro. Me acerque a ella y la bese suavemente. Me enloquecía sentir esos labios carnosos y tiernos. Jessie sabía a caramelo. Comencé a sentir calor… mucho calor. Besar a Jessie me enloquecía. Pero no quería ser siempre el depravado sexual que terminaba empomándola en cualquier logar. Esta era una salida romántica que le había prometido. Y también me había prometido a mi mismo ser un caballero con ella.
-Ahí comienza la peli- Le dije cuando las luces se apagaron. Jessie se acomodo y la rodee con mis brazos. Tenia que controlarme. Pero la película, a pesar de ser una buena película, me aburría. Así que cuando mis ojos se acostumbraron a la oscuridad comencé a mirar a Jessie de nuevo. Ella estaba muy compenetrada con la película. Mire sus piernas… cada día que pasaba Jessie tenia mejor forma, mas atlética. Mire sus pechos, era increíble, parecían más grandes. El los dos enormes bultos que se armaban bajo la camisa eran. Me volvió loco ver sus pechos… hacia días no los tocaba… mi verga comenzó a palpitar dentro de mi pantalón. Quite mi mirada de sus pechos… observe su cara, Jessie bebía gaseosa del sorbete. Era excitante verla… parecía que estaba mamando mi… dios, no podía dejar de calentarme mirándola. Mirara hacia donde la mirara, todo en ella me hacia subir la temperatura, mi verga se endurecía… mi mente se perdía… mi brazo que la rodeaba por sus hombros se movió un poco… lentamente baje mi mano hasta su pecho y comencé a acariciarlo.
-Ay basta…- Susurro Jessie riendo contenida. Le gustaba y eso me ponía aun mas loco de deseo. Era un juego para ella.
-Solo un poquito…- Le susurre al oído y apreté su teta con mi mano por encima de la camisa. Jessie pego un respingo. Comencé a hacer círculos con mi dedo donde estaba su pezón.. Este se endureció y se notaba a través de la tela.
-Nos van a ver…- Me dijo riendo mirándome. Cuando volteo su cara hacia mi sus labios se encontraron con los míos. Ya no fue un beso suave, sino que la bese con pasión, la atraje hacia mi y comencé a besarla moviendo nuestras lenguas. Jessie se perdía… sabia que eso la perdía… La tome de la cintura con una mano mientras con la otra masajeaba sus tetas por encima de la camisa. Comencé a besar su cuello, Jessie respiraba más fuerte.
-Nos... pueden... ver… - Me decía con su voz entrecortada…-
-Estamos en la oscuridad, nadie nos ve..- Aseguraba yo sin dejar de besarla. Jessie iba a decir algo, pero mi mano se metió entre sus piernas apretando. Ella hundía su cabeza en mi pecho suspirando fuerte. Corrí hacia arriba el apoya brazos que molestaba. Tome de las piernas a Jessie y las subí arriba de las mías. Ella tímidamente me abrazaba. Mi mano hurgueteada entre sus piernas y se metía bajo su pollera. Mi lengua jugaba con la suya. Corrí hacia un lado su bombacha de algodón y comencé a frotar su clítoris. Jessie apoyo su cabeza en mi pecho y se aferro a mi remera con sus manos. Mis dedos se movían rápido en su conchita. Jessie me mordía la remera y movía sus caderas instintivamente.
-Mmmmmmmm…- La sentía jadear contenida. Mientras uno de mis dedos frotaba su clítoris, otro entra y salía. Jessie ya estaba pérdida, súper excitada, fuera de si. Acaricie sus cabellos al sentir que temblaba. Que me calvaba as uñas. Que me mordía el pecho. Estaba acabando en mi mano.
-Huummmmmmmm….- Jadeo largamente y quedo quieta. Respiraba fuerte agitada. Me miro toda colorada. La bese de nuevo y ella me beso… Mientras lo hacia baje el cierre de mi pantalón y dirigí una de sus manos ahí. Jessie se puso nerviosa. Pero tenia esa sonrisa picara que me encantaba. Miro hacia todos lados.
-Nadie nos ve princesa…- Susurre al oído. Sentía su mano entrar en mi pantalón y agarrar mi verga. Me sentía en el paraíso. Jessie no era ninguna inexperta ya… y no tardo mucho en sacar mi verga afuera. Se reía sola con la boca cerrada mirando mi verga. La apretaba con su mano y miraba a su alrededor a ver si alguien nos veía. Yo besaba su cuello y eso la encendía… su mano comenzó a moverse de arriba hacia abajo masturbándome. Se sentía de lujo… me recosté para estar cómodo y gozar de la paja. Pero Jessie se separo de mi, miro de nuevo hacia todos lados, y luego riendo se arrodillo en el suelo y sin mas se pego un lametón a mi verga. Dios... Ese lametón me hizo sentir una descarga eléctrica. Lamió varias veces haciéndome gozar de una manera que solo Jessie podía hacer. Luego se la fue metiendo en la boca… sentía la calidez de sus labios rodeando mi verga y su lengua moverse… La deje hacer lo que quisiera…. Me mamaba la verga despacio, disfrutándola, como si hace mucho no saboreara ese caramelo.
Mientras ella seguía en eso, note que el viejo de 60 años que estaba lejos de nosotros nos miraba. Lo sabía por el reflejo de los anteojos que llevaba. Y tan poco me importaba todo que el viejo se levanto y camino hacia nosotros. Se sentó a unos 4 asientos de nosotros y nos miraba fijamente… miraba a Jessie mamar mi verga. Me excitaba mal tener a ese viejo que ni en sueños podría tener a una chica como Jessie mamándole la verga. Me sentía poderoso. Antes de que Jessie se diera cuenta la saque de mi verga y la atraje hacia mi besándola. Le fui sentando sobre mí quedando frente a frente. Corrí su bombachita hacia un costado y puse mi verga en la entrada de su vagina. Jessie me miraba fijamente y no dejo de hacerlo cuando la fui bajando hasta ensartarle toda mi verga.
-Huuufff… Mmmmm…- Bufaba ella contendiendo todo gemido. Me abrazaba fuerte. La tome de los cachetes del culo y la subí un poco… para luego dejarla caer. Cada vez mas rápido, la hacia subir casi hasta sacarle toda mi verga y se la volvía a enterrar. Jessie tenía su cabeza apoyada en mi pecho y no se daba cuenta del viejo. Este cuando lo mire, tenia su verga afuera del pantalón y se la masajeaba. ¡El viejito al tenia totalmente dura! Tenia la miraba clavada en la penetración. Si yo fuera el viejo y viera a esa tremenda colegiala clavarse una verga en medio de un cine, también estaría así de erecto.
-¡Mmmm!.. ¡¡¡¡¡¡Mmmm!!!!!!!...- Comencé a subir a Jessie y a bajarla tan rápido que comenzó a clavarme las uñas de nuevo en mi espalda. Ella tenia sus rodillas alrededor de mi prácticamente saltaba sobre mi verga. Temblaba de nuevo en otro orgasmo... y mientras lo hacia, aproveche para darla vuelta, Jessie se dejaba manejar como yo quisiera… La puse de espalda a mí y la senté de nuevo.
-Ohhmmmm… Me... Dios.... Mmmmmmm- Intento decir algo pero mi verga se enterró nuevamente en su conchita. Ella se recostó sobre mí y aproveché para abrazarla. Con una mano la agarre de las tetas y las apreté con fuerza. La otra la tenía en su entrepierna y frotaba su clítoris. Jessie ya no tenía nada que morder. Así que apretaba los dientes para no hacer ruido.
El viejo miraba con la boca abierta y se pajeaba fuerte. Respiraba de una manera que parecía que le estaba por dar un ataque al corazón. Yo movía mis caderas bajo Jessie y penetraba sin piedad. Ella se retorcía arriba mío sin saber de donde agarrarse. Le estrujaba las tetas por encima de la camisa.
-Mmmmmmmm…- Jadeaba Jessie tratando de contenerse de hacer ruido. En un momento giro su cabeza hacia un costado y vio al viejo. Jessie no dijo nada, solo se lo quedo mirando. Mi verga seguía entrando y saliendo de ella. Jessie respiraba fuerte. Sus tetas parecían estallar bajo la camisa. Su cuerpo se contorsionaba, comenzaba a temblar en un tremendo orgasmo. En ningún momento dejaba de mirar al viejo, de mirar como este se pajeaba con ella.
-Huummmghhhhhhhh- Jadeaba apretando los dientes acabando sin ya poder controlarse. Pero yo aun no acababa y le iba a dar al viejo el espectáculo de su vida. Baje a Jessie de mi y ella como leyéndome el pensamiento se arrodillo en el suelo. Estaba como mareada. Solita agarro mi verga con su mano y comenzó a pajearme. Yo ya casi no aguantaba mas la situación, estaba por acabar. Y cuando Jessie pego un lametón no aguante mas y comencé a acabar a chorros sobre su cara. Jessie abría la boca y dejaba que mi leche la embardune toda. El viejo se agarra el pecho y también eyaculaba. Apenas si largo unos pocos chorros. Se quedo mirándonos casi súper agitado mientras Jessie relamía mi verga. Se paso los dedos por la cara y se comía mi leche… era increíble lo excitada que estaba. Pero luego de que termino, me miro a mí, miro al viejo y se puso totalmente roja. Rápidamente se sentó a mi lado ocultándose del viejo.
-Ya termino la función...- Dije al viejo. Pero este se acerco unos asientos mas a nosotros y jadeando nos dijo.
-Pago lo que sea por estar con ella, lo que sea, solo digan el numero, la plata no es problema…- Jessie se ocultaba detrás de mi temerosa.
-Tengo que decir que no…- Le dije riendo.
-Bueno, se cuando me dicen que no… igual les dejo mi tarjeta, lo que sea por ella..- Nos dijo y me dio su tarjeta. Luego se paro medio tambaleándose y se fue de la sala. Ella lo miro ocultando su carita de ángel en mi brazo.
La pareja que estaba en el cine ni se dio cuenta de lo sucedido. Cuando salí con Jessie de la sala ella se ocultaba en mi brazo temerosa y avergonzada. Yo la miraba sonriendo. Jessie a pesar de todo me miraba y se reía vergonzosa. Estaba toda colorada y con los pelos revueltos.
-Que vergüenza… ese señor…- Me dijo Jessie casi susurrando. Yo me reí.
-Ese señor casi se muere de un ataque al corazón mirándote... - Jessie me miro algo seria.
-Ese señor es mi… profesor... de historia…- La noticia me cayo como un balde de agua fría. Con razón Jessie estaba tan avergonzada. Ella se quedo mirandome fijamente y seria unos segundos. Pero no pudo contenerse mas y soltó una risa encantadora.
-¿No estuvo tan mal tener espectadores no?...- Le pregunte.
-La verdad... no me molesto... saber que nos miraban... fue algo... explosivo, realmente explosivo - Jessie siempre me sorprendía de alguna manera. La bese en ese instante.
-Cada día te quiero mas si eso es posible- Jessie solo me miro y sonrío ampliamente contenta. Salimos a la calle y caminamos un rato de la mano. Jessie como si nada hubiera pasado comenzó a contarme cosas del colegio, que tenia muy buenas notas en gimnasia y en dibujo, que algunos chicos se acercaban a hablar con ella. Eso me puso un poco celoso a la vez que estaba preocupado por que pasaría con ese profesor que nos vio en el cine…
-Pero jamás les daría importancia... Son tan inmaduros…- Dijo y era verdad, si había algo que tenia en Jessie era la confianza de dejarla hacer lo que quisiera que sabia que siempre me iba a dejar contento.
-Jessie, si ese profesor intenta hacerte algo, corres, gritas y llamas a alguien, o me llamas a mi ¿Si?- Dije ya sin aguantarme. Me había quedado preocupado. Y esta vez fue Jessie la que me tranquilizo.
-Esta bien, pero no creo que haga nada…- Dijo con seguridad. En ese instante sentimos una voz.
-Hola la la- Mire hacia atrás y saliendo de un bar estaba Luciana. Nos miro a los dos de arriba abajo son una sonrisa perversa.
-¿Pasándola bien en el cine los tortolitos?- Nos dijo mirando su celular.
-La salida al cine que le prometí a Jessie- Dije algo seco.
-Mmmm… Bueno, lamento arruinar su velada pero tengo que charlar con mi hermanita. Y ahora es el momento ideal.- Dijo Luciana agarrando de la mano a Jessie y sacándola de mi lado. Jessie me miro y agacho la cabeza. Estaba por tomar de la mano a Jessie y traerla conmigo de nuevo, pero Luciana me dijo que no con la cabeza. Comprendí que ella tenia poder sobre mi y que tenia que ceder ante sus locuras.
-Bueno, voy a dejar que te despidas de tu novio... ¡Ay perdón si no es tu novio!- Decía Luciana riendo. -...Anda y dale un rico beso, dale...- Y empujo a Jessie hacia mí. Mirando a Luciana, Jessie, que también estaba sumisa ante las órdenes de su hermana, se paro de puntas de pie y me beso.
-¡Así me gusta! ¡Que lindos se ven!- Seguía riendo Luciana. -...Ahora vamos hermanita, tenemos muchas cosas que hacer, cosas de chicas- Dijo y se llevo a Jessie de la mano. Maldición ¿Qué se traía Luciana con Jessie? No podía hacer nada, Luciana sabía todo y tenia miedo de que hablara con Jazmín. Me sentí impotente… con Jessie no… pero no podía hacer nada. Así que arrastrando los pies, me fui a mi casa.

Capitulo Quince

Ya hacia bastante que no veía a Jazmín… todas las señales indicaban que había visto las fotos, otro opción no había. Y desde ese día, Jessie también estaba algo rara. No me enviaba mensajes de texto al celular como siempre lo hacia. Algo estaba pasando y no sabía que era.
¿Algún día vamos a poder estar juntos de verdad?
Esa era la ultima frase de un mail que me había mandado Jessie. La frase me daba vueltas por la cabeza. ¿Y si me escapa con ella para nunca más volver? Como en las películas. Al final, solo quería estar con ella… pero también estaba de novio con su hermana, andaba con la mayor y… soy una basura. Si.
Mire las fotos que Luciana nos había sacado aquella vez. Por dios, si Jazmín vio esto no hay excusa que valga. Era las fotos más pornográficas que vi en mi vida. Y Jessie, mierda, me calenté de solo verlas. No podía evitarlo. Mirando las fotos le dedique una paja increíble… pero mientras lo hacia por mi mente pasaban la imágenes de Jazmín, de Jazmín con Jessie… las dos conmigo… Luciana, Jessie y Jazmín… las tres… ¡Estaba obsesionado! Ni siquiera Luciana aparecía en esos días para descargarme (o que ella se descargue conmigo)…
Una vez al día mandaba un mensaje de texto a Jessie, pero siempre me respondía lo mismo.
Gracias. Estoy bien, besos.
Era muy extraño. Le pregunte si pasaba algo con sus hermanas, o si el viejo profesor del cine había hecho algo, pero Jessie respondía lo mismo.
No pasa nada, estoy bien, besos
Esas no eran las palabras de mi colegiala... mi instinto decia que algo feo se estaba por venir. Encima mis tiempos también se habían complicado y no podía pasar a la salida del colegio de Jessie, esa hubiera sido una buena oportunidad de hablar con ella.
Cuando ya no entendí nada y estaba que caminaba por las paredes, mi teléfono sonó… era Jazmín.
-Hola Javier…- Tenia la voz rara. Me trataba bien, pero no como siempre. Pero si había visto las fotos debería estar enojada o algo así.
-Disculpa por la falta de tiempo, vení un rato a casa así nos vemos…- Dijo Jazmín. Estaba rara, pero llegue a la conclusión de que no había visto las fotos. Actuaría de otra forma ¡Las fotos eran escandalosas! Así que sin más ese día fui a la casa de mi novia. Por las dudas me iba preparando para lo peor, algo me decía que las cosas no andaban bien del todo bien aunque no sabría decir bien porque.
-Hello boy- Me dijo Luciana cuando abrió la puerta. La hija de puta tenía puesto tan solo un pequeño top y unos shorts de jeans que apenas si tapaban sus partes íntimas. Pero no, la mire a los ojos y la salude normal, tenia que ir con cuidado.
-Hola- Me saludo Jazmín dándome un pequeño beso en los labios.
-Estoy cocinando, ahí vengo- Dijo y se metió en la cocina. Estaba preciosa, una falda de vestir negra y una camisa clarita. Sus cabellos peinados hacia atrás con un rodete. Pero el delantal le daba un toque sexy. Respire profundo, no había visto las fotos. No había visto las fotos (eso me repetía a mi mismo)
-Espero que nos divirtamos esta noche- Dijo Luciana pasando por mi lado sin antes tocar mi bulto. Que hija de puta, Jazmín estaba de espaldas a ella, pero Luciana por como la conocía no tendría dramas de hacerlo con Jazmín mirando. Me senté en la cocina a observar a Jazmín. Luciana quedo en el living mirando tv.
-Y como van las cosas con la Facu- Pregunte a Jazmín que preparaba una salsa.
-Bien, nos dan mucho trabajo- Decía sin darse vuelta. Yo miraba hacia la puerta esperando ver al tercer ángel, a la pequeña princesa. Pero Jessie no aparecía.
-¿Esta bien la salsa así?- Dijo Jazmín dando de probarla con una cuchara. Estaba deliciosa. Jazmín me miro y me dedico una leve sonrisa. Algo el pasaba, estaba rara. Y si no eran las fotos, ¿Que podría ser? Me acerque a ella y la abrace por detrás.
-¿Estas bien Jazmín?- Le pregunte cariñoso. Ella quedo silenciosa unos segundos.
-Si, solo tuve muchos dolores de cabeza en estos días, ya se me va a pasar…- Dijo y siguió con la comida. Jazmín era más enérgica, mas activa. Había algo que no me decía. Pero sabia bien que no tenia que presionar, ella contaba las cosas cuando le parecía que era momento de contarlas.
-Ay… ho-hola… -Escuche esa voz que tanto me fascinaba. Me di vuelta y ahí estaba Jessie. Ella me miro y corrió la mirada avergonzada. Note que Jazmín nos miraba de reojo.
-Hola Jessie- Le dije sin acercarme a ella. Estaba increíblemente bonita. Con ropa de entrecasa, unas calzas negras, zapatillas converse y una remera rosada… ya no usaba ropa tan holgada como antes.... quería ir y abrazarla y comerla, pero me tenia que contener.
-¡Cada día estas mas grande hermanita!- Luciana apareció también en la cocina y abrazo a Jessie por detrás. Agarro las tetas a Jessie y las apretó riendo. Jessie solo bajo la mirada toda sonrojada. Jazmín que miraba todo corrió la mirada y siguió con la comida.
-Ayuda a Jessie con la mesa, que ya van a llegar mis papás- Dijo Jazmín y Jessie se desprendió de Luciana. Ahora sentía la mirada de las dos hermanas en mi nuca. Luciana se había sentado a cortar pan, Jazmín en la cocina. Y Jessie y yo acomodando los platos. Ella me miraba un poco pero bajaba mirada tímida. Yo la miraba y le sonreía. La situación era tensa con las otras dos hermanas mirando.
Pero por suerte eso fue lo máximo que paso en la cena. A los 10 minutos llegaron los padres del trío de rubias y la tensión se rompió. Aunque Jazmín no dejaba de mirar que hacían Jessie y Luciana. Jessie no me dirigió la palabra, solo me miraba y Luciana solo se reía viendo todo. La madre que me hablaba sobre cuando me comprometía con Jazmín, o el padre haciendo comentarios de cómo estaba orgulloso de la nena de la casa, Jessie.
-La nena tiene dos cosas que crecieron sin control ¿No les parece?- Comento Luciana. Jessie casi escupe al juego que estaba tomando y se puso totalmente colorada. Su padre río ampliamente.
-¡Basta Lu, la haces poner colorada!- Solo dijo riendo. Mire a Jessie, la verdad que ya era innegable su belleza por sobre sus hermanas mayores. Jessie tenia todo en la medida perfecta. Era algo mas alta que Luciana pero sin llegar a ser alta como Jazmín. La nena de la familia era las más hermosa de las tres sin duda. Y esta destinada a convertirse en una autentica diosa. La gimnasia y danza habían tonificado su atlético cuerpo, su cintura era delgadisima… una cola perfecta, Jazmín tenia poco culo hay que admitirlo, Luciana lo tenia increíble, pero era enorme… Los pechos de Jessie eran simplemente los mas perfectos del universo, ideales para amasar, hacer una cubana... sin llegar a la exageración de Luciana o a lo plano de Jazmín… tuve que parar de pensar en eso porque me estaba empalmando mal.
-Ya es tarde… me voy yendo a casa- Dije ya a las 11 de la noche. Los padres ya dormían. Al final salvo esos detalles todo había trascurrido con normalidad. Jessie se había metido en su cuarto y Luciana en el suyo. Jazmín me acompaño a la puerta.
-Si tengo tiempo este fin de semana salimos dale- Me dijo dándome un beso. Que raro se comportaba. Me fui caminando lento hacia mi casa. Jazmín no había visto las fotos, pero ya me explicaría que pasaba, seguro era algo con la facultad. Jessie… Luciana le había hecho algo a Jessie, de eso estaba seguro. Estaba muy rara la princesa y eso me preocupaba.
Me senté en un banco a esperar el colectivo. Mis padres usa noche usaban el auto así que estaba a pie. Mientras estaba ahí pensaba en Jessie ¿Que hacia que se comportara de esa manera, tan distante? No se cuanto tiempo pase ahí sentado, pero cuando me di cuenta el colectivo ya estaba ahí y lo deje pasar. Y sin siquiera meditarlo, comencé a caminar de nuevo a la casa de las tres hermanas.
Ya eran las casi la una de la madrugada. Al llegar estaba la casa a oscuras. Todos debían estar durmiendo. La casa era de dos pisos, bastante grande rodeada de algunos arboles. No tenia rejas así que camine alrededor de la casa. Ya había hecho esto antes cuando conocía a jazmín. Me metía en las noches a su cuarto sin que nadie se diera cuenta. Mire el balcón que daba al cuarto de Jazmín… ¿Y si me metía a su cuarto? Le daría una buena sorpresa, tal ves una visita arreglaría todo con ella. ¿Pero quería arreglar todo con ella? Unos metros al costado estaba el balcon de Jessie… ahí quería entrar… pero si me descubrían si que se podría todo. No se si fue una excusa barata, pero me prometió que la próxima vez subiría al cuarto de jazmín. Quería ver a Jessie, tenia que verla.
Subí lentamente sin hacer el menor ruido por la enredadera de la pared hasta llegar al balcon que daba a su ventana. Por suerte no estaba cerrada. La abrí y con cuidado me metí dentro de la habitación. Ya solo el perfume que impregnaba todo me saco todo miedo y tensión que podía tener. Me quede un rato quieto esperando que mis ojos se acostumbraran a la oscuridad. Solo se escuchaba la respiración de Jessie. Estaba acurrucada en su cama bajo las mantas. Solo se veía su cabeza de cabellos amarillos.
Lentamente me dirigí hacia ella. Sentía la adrenalina de la situación invadirme. Sabía que no estaba actuando en mis cabales. Me saque mis zapatos lentamente observándola. Me senté a su lado en la cama y acaricie sus cabellos. Jessie seguía dormida. No se escuchaba ruido alguno en la casa. Eso me tranquilizaba mas, me hacia sentir que nada ni nadie podría interrumpir este momento. Me deslice bajo las mantas. El calor humano que emitía Jessie me enloquecía. Pase mis manos por su cintura lentamente para no despertarla aun. Arrime mi cuerpo hacia ella, quedamos acostados en cucharita. Sentirla tan cerca mío, acostado con ella…. Bese su cuello despacio. Jessie suspiro. Mis manos se deslizaron por su cuerpo. Acaricie sus pechos por sobre el pijama. Dios… que bien se sentía…. Los apreté un poco… deslice mi otra mano mas abajo… pase por su pancita y la metí bajo la ropa. Mis dedos se metieron entre sus piernas. Pase mi dedo por entrepierna por sobre su ropa interior. Jessie suspiro más fuerte. Se acomodo dormida y pego su cola en mi bulto… mi verga estaba durísima, todo esto me tenia excitado como pocas veces estuve.
Desabroche mis jeans y saque mi verga afuera… con toda la paciencia del mundo baje el pantalón de su pijama un poco. Su culito redondo, firme quedo ante mí. Baje su bombachita… tenia ganas de penetrarla ya, pero debía esperar…
Aforrándola contra mí comencé a acariciar todo su cuerpo. Jessie no despertaba, respiraba más fuerte. Mis dedos se deslizaron bajo su bombachita y acariciaron su clítoris. Jessie suspiro largamente. Mis labios besaban su cuello y mi otra mano se metía bajo su pijama y aferraba sus enormes tetas. Sin que guié mi verga ni nada, esta sola se fue metiendo entre los cachetes de la cola de mi pequeña. Estaba perdido en un mundo de placer. Mis caderas empujaban, sentía que mi glande en la puerta de su recto. Jessie comenzó a jadear cada vez mas fuerte despertando. Esta vz si seria mio ese culito... No se si Jessie estaba despierta o no, solo la vi aferrar sus manos a la sabana y morder la almohada.
-Otra vez… Lu… -Susurro Jessie pero no le di importancia. Necesitaba lubricar su recto antes de seguir. No quería que sufra o algo. Jessie se dejaba hacer, comencé a besar su oreja. Acomodo mi verga entre sus labios vaginales y la penetre. Jessie volteo su cara hacia atrás y me vio.
-Sos… Mmmm.. Sos…- La bese con pasión comenzando a penetrarla mas fuerte. Jessie me besaba con lujuria. Después de un buen rato de estar así en cucharita la di vuelta. Los ojos de Jessie brillaban en la oscuridad. No decía nada. Pero notaba que sonreía. Agarre sus piernas y las abrí. Jessie no decía nada, sus piernas no oponían resistencia. Estaba como idiota mirándola cuando me di cuenta que las piernas de Jessie estaban completamente abiertas, formando una letra T al revés. ¡Dios! ¡No sabia que tenía tanto estiramiento! Jessie al ver mi cara de asombro rió picaramente.
-¿Desde cuando sos una contorsionista de circo?- Le susurre besándola.
-Te dije que estudie ballet…- Dijo ella riendo.
Acomodo sus piernas juntas y las coloque sobre mis hombros. Jugué con mi verga pasándola por su conchita o por la entrada de su anito. Jessie jadeaba divertida, se notaban sus ganas de que la penetre. Recostándome sobre ella, agarre sus tetas con mis manos. La imagen era increíble, sus tremendas tetas tapaban la parte de debajo de su cara.
-¿Dónde te gusta mas? ¿Acá?- Le dije pasando mi verga por su rajita.
-¿O acá?- Pasando mi Verga por su anito. Jessie movió la cabeza diciendo que indicando lo segundo.
-Nunca lo hicimos por ahí... - Esta chica me estaba por volver loco. Ensalive bien mi verga y su recto. Apoye la cabeza en la entrada y Jessie al sentirla cerro los ojos y apretó los dientes. Ya estaba, solo un pequeño empujón y ese culito seria conquistado por mi.
-Bueno… tenía pensado algo para esta noche… pero esto es mejor- Escuchamos decir detrás nuestro. Ambos miramos. Ahí parada estaba Luciana completamente desnuda. Ni nos dimos cuenta cuando entro a la habitación.
-Sigan en lo suyo- Nos dijo subiéndose a la cama. Luciana se coloco detrás de mí. Sentí sus enormes tetas aplastarse en mi espalda.
-Conque queriendo entrar en el culito de la nena… la nena de papa- Me decía Luciana en mi oido pasando la lengua. Me volvía loco, eso me enloquecía. De repente Luciana tiro de mí y me saco de Jessie. Ella se acostó sobre su hermanita y la beso con pasión. Me quede bobo mirando la escena. Y mas aun cuando vi que Jessie no se resistía, si no que la besaba con la misma pasión con la que lo hacia Luciana.
-¿Qué haces ahí, metémela en el culo ahora!- Me Ordeno Luciana apretando las tetas de su hermanita. Jessie me miro, no sonreía ni nada. Tan solo me miraba con ojos brillantes de emoción. No me hice esperar, me ubique detrás de ella, apunte mi verga a su increíble culo y penetre a Luciana con fuerza, sin lubricarla ni nada.
-¡Huuuufffmmm!- Jadeo conteniéndose. Comencé a culearla con fuerza. Jessie quedaba aplastada bajo nuestros cuerpos. Luciana besaba a su hermana y chupaba sus tetas. Jessie comenzó a jadear, Luciana le metía dedos en su rajita mientras yo la culeaba sin piedad. Estaba con las dos hermanas a la vez. Las miraba atontado, si alguien entraba ahora se armaba el lío del siglo. Mire la puerta, mire a las dos hermanas. Mire como mi verga entraba y salía de ese enorme culo. Mire como Jessie jadeaba. Mire como las dos hermanas se besaban con pasión. Nuestros tres cuerpos se movian en la cama al unisono.
-Mas... fuerte....- Jadeo Luciana entre dientes. Sacaba mi verga casi por completo de su culo y la volvia a meter con fuerza hasta los huevos. Asi una y otra vez.
-Chupame....chupame las tetas Jessie....- Le dijo a su hermana. Jessie no lo dudo y saboreo esas enormes tetas. Dios, la escena era increíble. Jessie abrazo a su hermana y mordió su hombro. Estaba acabando. Yo no aguantaba más. Comencé a llenar el culo a Luciana sin poder contenerme más.
-Tu noviecito... me esta llenado el culo de leche…- Decía Luciana a Jessie apretando los dientes. Luciana temblaba mientras recibía mis descargas acabando en un potente orgasmo. Quede jadeando sobre ella. Luego de un rato Luciana me miro con los pelos revueltos y dijo:
-Ahora te vas- me la quede mirando como si hablara en otro idioma.
-Agarra tu ropa y salís por donde entraste, tengo que hacer unas cositas con mi hermanita, la mas putita de la región….- Jessie solo me miro neutral.
-Pero…- Proteste.
-Te vas o sabes lo que puede pasar- Me dijo Luciana son una sonrisa perversa. Aun seguía sobre Jessie. Mientras me vestía ella seguía acostada sobre Jessie, como un lobo sobre su presa. Salí por la ventana y mire hacia atrás. La última imagen que vi fue de Luciana sobre Jessie a punto de besarla. Me sentí tan basura cuando sentí mi verga endurecerse de nuevo.


Continuara!....


PD: No se olviden de comentar, sea una critica o una felicitación. Es el mejor incentivo para seguir publicando!

Parte I

http://www.poringa.net/posts/relatos/2807958/La-nena-de-la-familia-Parte-1--Remasterizada.html

Parte II

http://www.poringa.net/posts/relatos/2809927/La-nena-de-la-familia-Parte-2--Remasterizada.html

Parte III

http://www.poringa.net/posts/relatos/2811360/La-nena-de-la-familia-Parte-3--Remasterizada.html

Parte IV

http://www.poringa.net/posts/relatos/2814524/La-nena-de-la-familia-Parte-4--Remasterizada.html

Parte V


http://www.poringa.net/posts/relatos/2815966/La-nena-de-la-familia-Parte-5--Remasterizada.html?notification

Parte VI


http://www.poringa.net/posts/relatos/2817343/La-nena-de-la-familia-Parte-6--Remasterizada.html

Parte VII

http://www.poringa.net/posts/relatos/2818592/La-nena-de-la-familia-Parte-7--Remasterizada.html?notification#last

Parte VIII

http://www.poringa.net/posts/relatos/2820391/La-nena-de-la-familia-Parte-8--Remasterizada.html

Parte IX

http://www.poringa.net/posts/relatos/2821502/La-nena-de-la-familia-Parte-9--Remasterizada.html

Part X

http://www.poringa.net/posts/relatos/2823134/La-nena-de-la-familia-Parte-10--Remasterizada.html