Soy una mujer casa de 47 años que por motivos de trabajo de mi esposo vivo en California desde hace 4 meses.

Soy morena, 175 y con algo de sobre peso, por no decir que estoy gordita. Desde hace mas de 10 años soy una hotwife, en estos años tuve varios amantes pero uno fijo hasta que me desplace a USA. Tengo dos niños un hombretón de 18 años guapo, moreno, con unos ojos negros que derriten a cualquier mujer y una niña de 7 años. En casa somos naturistas y siempre vamos desnudos, por lo que e visto como mi hijo a cambiado en el transcurso de los años a mejor, muy a mejor.

Cuando mi esposo no esta Julio se encarga de darme masajes ya que por una operación de espalda se me cargan mucho las lumbares y esta estudiando Fisio terapia en una prestigiosa facultad de aqui. Nunca se a propasado en sus masajes aunque si es cierto que sus manos acariciaban mi sexo tanto por delante como por detrás.

Todo empezó la semana pasada, empecé a chatear por twitter con una chica de cerca de conde vivía yo antes en Madrid. La calentura subió hasta limites insospechados y mientras hablaba me tocaba constantemente. Hablábamos de lo que nos haríamos si estuviéramos cerca una de la otra de cómo nos comeríamos, de cómo nos tocaríamos y esas cosas, hasta que ella tuvo que marcharse por que tenía que ir a recoger a su niño al colegio.

Yo seguía muy caliente y seguí masturbándome, en casa nunca cerramos las puertas cuando estamos solos y debido a mi estado de calentura no cerré, mi dedos buscaban mi encharcado sexo y muy lentamente me masturbaba retrasando mi placer, un par de dedos invadían mi intimidad mientras que acariciaba mi clítoris con otros dos. Tan concentrada estaba en mi placer que no escuche como la puerta de la casa se abría, Julio entró en casa y al escuchar mis fuertes gemidos lentamente se acerco a la puerta de mi dormitorio, yo estaba en un momento de máximo placer apunto de correrme fuertemente cuando abrí los ojos mientras tenía tres dedos follandome el coñito, vi a Julio en la puerta de mi habitación.

Miraba como su madre se masturbaba lentamente con ojos de deseo, no se que me paso, pero en vez de taparme seguí con mi onanismo mirándolo a los ojos estaba en un punto de no retorno en el cual necesitaba tener mi buscado orgasmo, observe que su hombro se movía y al bajar mi mirada, lo vi. Estaba masturbándose mirándome, tenia una polla hermosa, enorme, gorda y muy brillante. Mi mano empezó a acariciar mi clítoris y en ese momento apareció mi orgasmo, empezó a llegar desde lo mas escondido de mi cuerpo, era bestial, un orgasmo sublime, no dejaba de mirar a los ojos de mi querido hijo, mientras de mi garganta salía un gemido muy largo, de mi coño empezó a fluir una cantidad de líquidos como jamás había expulsado, fue intenso y muy largo, Una eyaculación en toda la regla.

Julio se acercaba cada vez mas a mi cama mientras su mano seguía aporreando su hermosa polla, hasta que al llegar a mi altura casi a mi cara exploto, soltando un rio se esperma que llego a mi cara, pelo, tetas. Por un segundo o tal vez mas desee que se tirara encima mío y que me follara como la puta que soy.

Cuando terminó salió corriendo a su cuarto muerto de vergüenza, yo no se porque pero cogí la leche que estaba en mis labios y la relamí, saboreé su sabor unos segundos y cuando fui consciente de lo que había pasado me levanté y me fui a su cuarto.

Tenia que hablar con el, contarle lo que había pasado, cuando entre es su habitación estaba tumbado en la cama desnudo y con su polla otra vez dura, me senté a su lado y empezamos a hablar se lo sucedido.

- mama lo siento, no se que me a pasado..

- Tranquilo mi vida, es normal, veras… tu estas en plena efervescencia sexual y yo tengo necesidades, tu padre no esta y necesito que me quiten mi calentura… y lo que has visto hoy….

- Tranquila mami, es normal, estas muy bien…. Yo….

- Lo siento mi cielo, tenía que haber cerrado la puerta, no deberías haber visto esto.

- Mama… es que… te deseo.. me gustas desde hace tiempo…

- Mi amor no puede ser, somos madre e hijo… noo uffff, no puede ser- mientras hablaba no podía apartar la vista de esa polla, además julio me acariciaba las piernas subiendo poco a poco.

- Mama te quiero…

- Julio para.. noooo puede ser, ahhh esto no esta biennn- sin darme cuenta mis piernas se abrieron dejándole acceso a mi depilado y encharcado coño.

Cuando me quise dar cuenta sus dedos jugaban con mi clítoris, me levanté y salí corriendo a la ducha, necesitaba quitarme ese calor. Julio me siguió pidiéndome perdón.

No hablamos mas del tema en todo el día, por la tarde mi amiga se conecto y le conté lo sucedido, ella me dijo que debía poner tierra de por medio, de que hablara con Roberto que el me ayudaría. Por suerte mi amado esposo llegaba esa noche, nada mas entrar en casa le conté que teníamos que hablar, que cuando julio saliera y la niña se fuera a la cama debíamos hablar.

Cuando le dije lo sucedido el me miro y me dijo.

- Amor, deberías haber cerrado la puerta, mira que si te pilla con algún amigo/a como se lo explicas,

- Lo se mi vida, no caí en que podía llegar a casa, estaba muy excitada, pero no se que me paso, fue especial.. Jamás me he corrido como esta mañana..

- Calla, y contéstame a estas preguntas, ¿te gusto?, ¿que sentiste?,¿ te excito?

- Mucho mi amor, no solo me gusto fue especial, tuve el mejor orgasmo de mi vida, no se como explicarlo… pero es mi hijo. Y que si me excite…. como una perra, deseé por un segundo que me follara , mi vida estoy enferma, es nuestro niño pequeño…

- Mi vida Julio ya no es pequeño, es un hombre y muy atractivo, a demas por lo que me dices muy bien dotado, es normal que te excites. No te preocupes mañana hablare con el, tu descansa ahora, esto se solucionara…

- Seguro ¿cielo? Como voy a dejar que me de los masajes, y menos desnuda… no se y si me toca… y..

- Si pierdes el control? Te conozco mi amor, se que si lo deseas mas tarde o temprano lo perderás, daros tiempo, deja algo de distancia, si quieres mañana cuando hable con el le diré que se acabaron los masajes, pero, ya sabes que le vienen bien para sus practicas de fisio.

- Cielo no, deseo que siga haciéndolo, me hace feliz… y yo también los necesito, pero… no se…

- Déjame que hable con el vale?

El día siguiente transcurrió de una forma muy normal, nadie hablo de lo sucedido, todo fueron risas y juegos con los niños. Por la tarde padre e hijo salieron a tomar unas cervezas y charlar, yo me quede con la niña en casa, cenamos, y cuando llego su hora la acosté en su cama. Mucho rato después llego Roberto solo, entro en la habitación me miró y me dijo que estaba todo solucionado.

Y aunque normalmente soy yo la que lo ata, esa noche fue el que me ato a la cama me puso un antifaz y me empezó acariciar, quería que sintiera cada caricia, mientras me susurraba que estaba cachondo con la situación. Me estuvo lamiendo el coño mas de una hora. Tuve 3 orgasmos intensos cuando sentí como su polla me penetraba lentamente..

- amor, cielo como estas te noto muy gordo….. ahhhhh

- puta te voy a reventar a pollazos, estas cachonda…. Te excita que tu hijo te halla visto masturbarte… seguro que te habría encantado que te follara

- AHHH NOOOOO, es mi hijo…

- Seguro? Dime la verdad te hubiera gustado.

- Ahhhhhh siii me hubiera encantado, sentir esa pollaaaaa

- Quieres que te folle, vamos admítelo,

- Ahhhhh, nooo dáme tu leche porfavorrrrr

- Admítelo, vamos dime que deseas que te folle y te llenare..

- Ahhhh, ahhhhhh siiiiiiii quiero que julio me folle ahhhh me corroooooo

- Ahhhhh toma puta toma mi lecheeeee, te pone cachonda que te folle tu hijoooo.. ahhhhhhhh

Y se corrió como pocas veces lo a hecho, cuando sus espasmos terminaron, se quedo encima mío sin sacar su polla de mi coño , hasta que soltándome las manos, me quite el antifaz y agarrando su cabeza le dije.

- vamos cornudo, ya sabes que te toca hacer, limpia…

y valla si lo hizo, me dejo bien limpia llevándome a un orgasmo bestial. Cuando estábamos mas tranquilos hablamos del problema.

- Amor, te pone cachondo que te haga cornudo con Julio?

- Mucho mi vida, que mas humillación que sea tu hijo quien te cornee

- Umm, no puede ser, mi vida, es julio.. no podría… pero si te soy sincera también me pone cachonda pensarlo…

- Tranquila mi vida, lo se, quien sabe.. daros tiempo.. pero….

- ¿qué?

- Te puedo pedir un favor..

- Dime mi amor, lo que sea ya lo sabes.

- Quiero que te de un masaje delante mío. Por favor

- Ufff, no se amor, me voy a poner muy mala…. Y no se si podre parar mi vida… es nuestro hijo…

- Por favor… deseo ver como te acaricia cuando yo no estoy..

- Vale amor mío, lo hare por ti, pero solo espero no arrepentirnos luego..

El día siguiente transcurrió muy normal, tal vez demasiado, mi marido bromeando con los niños, jugando como si nada hubiera pasado y yo nerviosa y excitada por lo que se avecinaba. Después de la comida la chica se fue a casa de una amiga a pasar la noche con ella para jugar, nos quedamos los tres solos, mi coño parecía un rio cuando mi marido me susurro que era hora de ese masaje.

Me levanté y mirando a julio primero y luego a mi marido les dije que me iba a preparar, me metí en el cuarto, me di una buena ducha relajante y salí envuelta en una bata de seda transparente. Mis nervios estaban a tope, al cruzar la puerta del baño hay los vi. Julio semi desnudo solo con un bóxer muy sugerente y Roberto sentado en una silla al lado de la cama.

Julio tenia los aceites de masaje preparados al lado dela mesilla de noche y un bote de algo que no supe adivinar que era pero que adivinaría mas adelante. Me quite la bata y me tumbe en la cama, intente adivinar si estaba excitado, pero su bóxer no reflejaba nada, puso sus piernas entre en mi espalda y comenzó un suave masaje en mis hombros, mi espalda y paso a mis glúteos y piernas, durante unos minutos que se me hicieron eternos no note ninguna caricia, cuando sus manos empezaron a subir por la cara interna de mis músculos no pude mas que soltar un gemido. Sus dedos ascendían cada vez mas y rozaban mi encharcado coño, quería evitarlo pero no podía reprimir un suspiro cada vez que me rozaba y mis piernas como si tuvieran vida propia a cada roce se abrían un poco más, por fin sus dedos acariciaron lo largo de mi sexo, instintivamente mis piernas se abrieron al máximo mas para facilitarle la caricia, pero en vez de eso note como ascendían por mi espalda, y su cuerpo se apoyaba contra mi, según tenia colocadas las piernas note como su dura polla entraba en contacto con mi sexo y suspire sin poder evitar un gemido fuerte cuando su glande se apoyo en la entrada de ,i mojado sexo.

La dejo apoyada en la puerta mientras besaba mis hombros, y me suspiraba que me diera la vuelta. Deseaba que esa hermosura entrara en mi interior, pero le hice caso, agradecí que fuera tan caballeroso pero a la vez maldecía su falta de decisión por no follarme salvajemente. Estaba roja y muerta de vergüenza, mi hijo me tenía al borde de cometer una locura. Esta vez el masaje empezó por mis pechos, los acariciaba y pellizcaba mis pezones con una presión perfecta, mezclando el dolor con el placer hasta limites insospechados.

Me arme de valor y abriendo mis ojos lo mire, en mi mirada había suplica de que por favor parara esta locura y deseo de no tardes en follarme como a una puta. Sus manos bajaron por mi tripa llegando al principio de mi depilado coño, rozaba por encima y volvía a llegan al principio de mi estomago. Lentamente descendió por mis piernas , hasta llegar con ambas manos a cada uno de mis tobillos, e unto la mano en mas aceite y comenzó un lento ascender hasta mi sexo que me ponía a mil por hora, cuando sus manos llegaron y me rozaron, gemí fuertemente, en ese momento Roberto se levantó de la silla, no me acordaba de que estaba observando como su hijo me tocaba. Cogió el bote que desconocía y se lo dio a su hijo. Este se unto las manos con el y empezó a esparcir su contenido por mi sexo, yo ardía por dentro y por fuera, quería sentir como me acariciaba, dos de sus dedos recorrían mi sexo , mi marido se acerco a mi oído y me susurro.

- Amor te dejo con tu hijo, este es un momento muy intimo, disfruta no te cortes de lo que quieras hacer…. Luego te veo.

Y sin darme tiempo a contestar, me dio un morreo muy placentero y se fue hacia la puerta, Julio no paraba de tocarme, sus dedos recorrían cada centímetro de mi depilado sexo. Mis gemidos eran cada vez mas fuertes, entonces lo note, note como su aliento se acercaba a mi coño, como su lengua por primera vez me lamia, abrí los ojos y vi esa mirada de ojos negros ardiendo en deseo y no pude negárselo, cerré mis ojos y me dedique a sentir como su lengua recorría cada milímetro de mi coño, mis manos no podían estarse quietas y cuando su lengua empezó a jugar con mi clítoris, las lleva a su cabeza y presione contra mi encharcado coño.

El placer me llegaba desde lo mas profundo de mi ser, el orgasmo era inminente, su lengua jugaba con mi sexo lentamente, retrasando al máximo mi orgasmo, cuando estaba apunto de explotar solo pude gritarle.

- cómeme el coño, el coño de donde naciste, ahhh que placer hijo, siiii traga mi vida traga los caldos de la puta de tu madre….

Y explote en uno de los mejores y mas intensos orgasmos que había tenido en mi vida, solté un rio de caldos que mi amado hijo trago y trago, cuando el placer llego a su fin le levante y dirigiendo su boca a la mía me fundí en un apasionado beso, su polla erecta y durísima estaba alojada encima de mi sexo, moví mis caderas par buscar un perfecto acoplamiento y cuando note su glande en mi entrada le susurre.

- FOLLAME.

Y sin decir nada empujo con toda su alma metiéndome mas de 24 cm de carne dura y gorda en el interior de mi coño, no pude contenerme y solo notando que me penetraba me corrí de nuevo.

Empezó un torpe y fuerte mete saca que tuve que guiar para que ambos recibiéramos el mayor placer.

- Lento mi vida…. No hay prisa… mama no se va a ir…

- Mama…ahhh, deseaba esto con todo mi ser, tómala entera.. te amooooo

- SIIIII mi vida y yo…. Te deseo desde el otro día, desde que me viste masturbarme… ahhhh mi amor..

- Te gusta mama… lo hago bien

- Siiii mi vida perfecto… ahhhh vamos amor mío correte con migo.

- MAMAA ,me viene me voy a correr no me aguanto, ahhhhh laaa. Sac…

- NOOOOOOO, no la saque mi amor lléname, lléname con tu leche, la necesito dentro, por favor Damelaaaaaaa.

Y valla si me la dio, su polla se alojo en lo mas profundo y empezó a descargar una cantidad asombrosa de leche, mi coño no era capaz de alojar tanta en su interior, y parte se salió fuera de el bajando por mis glúteos dirección a la cama, nos quedamos tumbados, el encima mío descansando del orgasmo simultaneo que habíamos tenido, su polla no perdía fuerza y la nota igual de dura que en un principio dentro de mi coño.

Mis caderas empezaron un movimiento rotatorio buscando el roce de esa durísima polla en mi interior, lentamente empezó de nuevo a meterla y sacarla mientras nos fundíamos en un apasionado beso lleno de amor y ternura lasciva, su polla no dejaba de quemarme en el interior de mi coño, pero necesitaba algo mas, le mire a los ojos y sensualmente le dije,:

- cielo te gusta mi culo?

- Me encanta mama, me tiene loco, por? Quieres que te de por el culo?

- Si mi vida, la necesito dentro de el.

Dándome la vuelta agarre los cachetes de mi culo y le dije que me follara duramente, esperaba una estocada mortal por su parte, pero en vez de eso, empezó a lamer mi agujero negro, metía su lengua hasta lo mas profundo dilatándome y excitándome como una perra en celo. Unos minutos después note como el glande de su polla se alojaba en la entrada de mi culo y poco a poco empezó a presionar dentro de el. Su follada empezó siendo lenta pero mis suspiros y su calentura hicieron que pronto acelerara el ritmo, aunque no era virgen por el culo, el tamaño de su polla hacia que sintiera mi esfínter apretando como un culito estrecho, por su inexperiencia el pobre no duro mucho y pasados 5 o 6 minutos empezó a gritarme que se corría acelerando con sus palabras mi orgasmo y de una fuerte estocada empecé a notar como su polla escupía leche en mi interior. Se tumbo encima mío dejando caer todo su peso en mi espalda, ambos estábamos agotados pero felices.

Nos quedamos dormidos abrazados cuando pasado un rato note que alguien me lamia el coño limpiando los restos que mi hijo había dejado en mi interior, levante la cabeza y hay estaba mi amado esposo limpiando el desastre causado por su hijo. Me entraron unas ganas terribles de orinar con sus lamidas, y cogiéndole del brazo le metí en la ducha, el ya sabia lo que tenía que hacer y acomodando su boca a mi coño empezó a tragar mi preciada orina sin dejar escapar ni una gota de ese maravilloso néctar, cuando termine observé a Julio mirando desde la puerta de la ducha con su polla otra vez dura, le mire y entrando en ella también me clavo su enorme polla en mi coño mientras su padre lamia mi clítoris y partes de su polla, después de dos corridas aguanto un poco mas haciendo que me corriera dos veces hasta sentir como se vaciaba en mi interior una vez mas, el resto del fin de semana lo pasamos encamados follando como locos mientras el cornudo limpiaba las corridas de mi interior.