Llegamos al estacionamiento a plenas 2 de la tarde aquel domingo. Apague el coche y la mire con una sonrisa. Ella tambien me sonrio con una mirada picara. Me baje y me apresure a abrirle la puerta y entonces ella bajo del coche con su bolso en mano y nos encaminamos hacia el pasillo donde se encontraba la habitacion de aquel motel.

Yo camine detras de ella y observe lo lindo que se movian sus nalgas grandes debajo de aquella falda que le llegaba un poco arriba de sus rodillas. Se veia linda pues se entallaba a sus caderas y sus piernas. Su cintura era mas angosta y era por ello que sus grandes gluteos resaltaban mas.
Esa figura de mujer madura era exquisita para mi vista. Traia una blusa muy decente que tambien se ajustaba a su cintura y su espalda. Era asi como diariamente vestia para la oficina, mas bien, la escuela en donde trabajaba como Maestra.

Que rico se movian ese para de nalgas y que lindos sus chamorros firmes lucian con esos tacones que aunque no eran muy altos, re afirmaban el contorno de sus piernas.
Al llegar a la puerta de la habitacion, puse la tarjeta para abrirla y entramos los dos...

Como de costumbre, mi corazon latia aceleradamente y mi verga se endurecia con semejante escenario. El cuarto del motel, el olor de su perfume, su deliciosas curvas, maduras pero provocativas, y el hecho de saber que al cerrar la puerta, me esperaba lo que tanto deseaba desde la ultima vez que secretamente estuvimos en ese motel.

No teniamos mas que algunas 3 horas para nosotros y nuestro secreto, y yo queria disfrutar cada minuto con ella. Me acerque por detras de ella mientras ella ponia su bolso en esa mesita que tenia un espejo en la pared y la abrace docilmente dandole un beso en la mejilla y sintiendo su cuerpo precioso junto al mio mientras nos veiamos en ese espejo y y nos sonreiamos.

Ella, con esa sonrisa leve e insinuante me acaricio mi mejilla despues de darle yo su beso en la de ella:
-Por que hueles tan rico siempre?- le pregunte.
-Por que me sabe tan rico tu mejilla cuando la beso?- Y ella no quitaba su mirada de mis ojos.
- Por que estas tan rica!?- Insisti preguntando aun sabiendo la respuesta. Y ella respondio:
- No lo se... en verdad, se te hace que estoy bien rica?-
Y yo subiendo mis manos hacia sus tetas se las agarre sobre su blusa y le dije:
- Claro que lo estas!... Estas bien rica... estas... deliciosa, Mamá.

Ella volteo su rostro hacia el mio y mirandome me dijo:
- Te pareces mucho a el... me recuerdas mucho a tu Papá cuando me hablas asi. Lastima que el ya no me diga esas cosas tan lindas que me dices tu... hijo.- Y nuestras bocas se acercaron, juntandose para besarnos... y su boca sabia deliciosa con su carmin. nos besamos como por 5 segundos solamente y despues le dije:

- El es un pendejo... El no valora el mujeron que tiene como esposa, pero tambien, el no sabe lo que siento yo al tener una Madre como tu. El no sabe el morbo que provocas en mi cada dia y el deseo que siento de hacerte lo que el ya no te hace. Soy un hijo Afortunado.

Y mi Madre puso su dedo indice en mis labios y solo hizo... - Sshhh!...- Y agrego:
- Yo.... soy la afortunada de tener un hijo como tu. Por eso no me importa arriesgarme, no me importa si el no me atiende como mujer. Tu me has hecho sentir cosas que jamas pense sentir y me das lo que mas necesito y lo que mas me gusta.

Y nos seguimos besando mientras se volteaba hacia mi y yo la abrazaba deslizando mis brazos y mis manos hacia sus caderas y sus nalgas, sin dejar de besarnos y compartir lenguas.

Eran ya seis meses que secretamente mi Madre y yo buscabamos la forma de tener privacidad, y romper con todo tabu y con todas las reglas morales. Seis meses de estarmela cogiendo a escondidas de mi Padre y de la familia. Seis meses en los que ella paso de la frustracion sexual al lado de mi papá, a la exploracion de una nueva forma de placer y de sexo que la tenia muy feliz y satisfecha.... el sexo conmigo. Con su propio hijo.

Y esos seis meses eran los mejores de toda mi vida. Mi sueño hecho realidad!
Y lo que pasaba entre nosotros era cada vez mas intenso en la intimidad.
Esa tarde, en aquel motel de paso, seria mas intensa y mas esperada por ambos, pues en la ultima ocasion que la lleve ahi y tuvimos sexo, descubrimos un placer mas intenso.
Y ahora en esa ocasion, queriamos repetirlo de nuevo.

- Como la ultima vez?- Me pregunto Mamá sonriente mordiendose los labios. Y yo susurre que si.
-Pues bien, te doy mi permiso desde este momento- Me dijo.
- Gracias... Cabrona!- Le respondi apretandole las nalgas.
Por los restantes minutos u horas que pasariamos en ese motel, tenia el permiso de mi progenitora de perderle el respeto, no solo sexualmente pero verbalmente tambien.

Le deslize su falda y le rasgue sus medias dejandola solo con sus pantaletas negras tipo bikini de Victoria Secret que yo mismo le habia regalado. Y la admire y me deleite arrodillandome ante ella
para besarle sus muslos y olerla y apretar sus nalgas con mis manos, y mascar en medio de sus piernas con mi boca sobre su calzon que cubria su panocha humeda y caliente.

Era esa una forma de perderle el respeto placenteramente y que a ambos nos enloquecia.
Mi obsesion eran sus tremendas redondas y grandes nalgotas que temblaban nomas con cualqier movimiento que hacia mi Madre.
Mi verga estaba mas dura que nunca y palpitaba nada mas con el pensar que estaba a punto de acostarla en aquella cama y follarmela como loco.

Y aquel amor de Madre e Hijo se estaba convirtiendo en lujuria y perversidad.
Era como otro nivel que muy pocos pueden alcanzar o entender.
Y entre gemidos y latidos a mil de nuestros pechos, prontamente nos calentamos demasiado que casi ardiamos de placer, aun sin siquiera penetrarla ella me decia, haciendo que me pusiera de pie y tomando mi rostro con ambas manos:

- Quien soy!?... dime quien soy? eh?...dimeloooo!-
- Eres mi Madre!- respondi bien caliente y deseoso.
-Soy tu Madre y que mas???...que mas soy para ti???- insistia con una cara de ardor indescriptible.
- Eres mi PUTA!... eres mi PUTA, Mamá!- le conteste. Y vi como perdia mas la compostura.
- Y sabes que se le hace a una PUTA como yo??...sabessss??-
- Se le COJE!!!... A una puta se le coje. Se le coje y BASTANTE!!!-
- Ssi..siii, Mamá... a una PUTA como tu se le gozaa!!!-
- Si, nomas que hay PUTAS que sus maridos no saben cojerselas y tienen que meterse la Verga de sus Hijos!!!... Porque sabes una cosa.... a veces los hijos como el mio!....
tienen una VERGA grande y dura siempre lista para cuando la Mamá ande CALIENTE!!!-

Donde esta esa Verga DURA Y GRANDOTA, Papasito, donde esta!!??, enseñamela que me la voy a meter en la boca!!!- Me suplicaba. Mientras yo le tomaba de su cabeza por detras y le agarraba los cabellos haciendola que se incara frente a mi y diciendole:

- Aqui esta... mirala, mira como me la pones de dura, cabrona!... Mirala y metetela en la boca y mamamela!!!... metetela hasta la garganta, PERRA!
-Esta Pinche Verga es solo mia!!- Dijo justo antes de metersela en la boca y chuparmela con lujuria que se notaba en sus ojos cuando los abria y me miraba mientras parecia tragarsela entera y casi sofocarse cuando tocaba su garganta!.

Era extremadamente una locura y una excitacion increible en aquel momento para los dos, porque mi Madre, ella dificilmente en su vida decia una mala palabra. Ella se comportaba como toda una dama socialmente. Y familiares y conocidos la respetaban porque la consideraban muy conservadora y de principios morales muy firmes.
Pero ni mi propio Padre (su propio esposo) habia nunca tenido ese tipo de intimidad con ella. Es mas el mismo estaria sorprendido si viera a su esposa de esa manera tan perversa y la escuchara decir esas palabras tan fuertes.
Mas aun... si descubriera lo "sucia" y "lepera" que se habia vuelto y con su propio hijo!... creo que se hubiese infartado de la impresion.

- Diosss!!! que rica esta tu verga, mijo!!- Me decia sentada en ella con mi verga metida hasta dentro de su velluda vagina, mientras yo estaba acostado en la cama, contemplandola y agarrandole tus tetas grandes y de pezones anchos. Quiza no tan firmes, pero exquisitas para un hijo lujurioso como yo.
Ella se meneaba y movia su culo como si se quisiera meter mas mi verga, que ya estaba en su maximo nivel.

- Te ves bien puta, Mamá!!!...te ves bien puta cuando te meneas asi!- Le decia yo, observandola.
Y su calor se incrementaba al escucharme y se movia mas y mas rapido gimiendo y casi gritando sintiendo su orgasmo apunto de llegar. Lo podia ver en su rostro. Sus ojos y su rostro miraban hacia el techo perdiendo la razon y despues sentia espazmos de su orgasmo y la sentia temblar
sobre mi y con sus manos, sus uñas casi se enterraban en mi pecho de donde ella se apoyaba.

Era asi como ambos llegabamos al orgasmo casi simultaneamente!. Era casi imposible para mi contenerme al ver a mi propia Madre "viniendose" sentada en mi verga, que mi leche comenzaba a brotar fuertemente dentro de su panocha y era impresionante la cantidad de leche que escurria de dentro de ella, resbalando hasta mi huevos y ella abalanzandose sobre mi para que la abrazara y nos besaramos empapados de sudor y de sexo.

Terminabamos extasiados y plenamente satisfechos abrazados sobre esa cama.
La velluda concha de mi Madre estaba mojadisima al igual que mi verga y mis huevos cubiertos de sus jugos y mi semen.
Parecia que ya no podriamos continuar. Y quiza nos iriamos del motel mas que satisfechos.
Pero algo hizo click en mi cerebro al verla unos minutos despues de aquel bello orgasmo, acostada junto a mi aun respirando agitadamente, que comenzo a endurecer mi verga de nuevo.

- Chupame los huevos.- Le dije y con su rostro debil medio sonriente respondio algo asombrada:
- En serio?-
- Si, cabrona, chupame los huevos, mamamela otra vez y limpiame todos tus jugos y mis mecos y tragatelos!- Le pedi, al momento en que me comodaba y le ponia mis huevos sobre su cara y mi verga se estaba endureciendo de nuevo.

Y parecia no querer hacerlo pero se los puse en la boca y le repeti que me los lamiera y limpiara con la lengua. Y ahi estaba ella, obedeciendome. Me paso su lengua una y otra vez por ambos huevos y luego lamio mi verga parada limpiandola hasta la ultima gota de sus jugos en ella.

Yo, me puse a 100 de nuevo y cegandome el placer hice lo mismo con ella.
Le comence a chupar su concha y lamerle sus vellos empapados con un goze total que estuve por largos minutos mamadosela y escuchandola gemir de nuevo hasta volverla a llevar hacia el orgasmo otra vez. Meti mi boca lo mas que podia en su vagina, y al hacerlo perdiamos los dos el control mas y mas.

- Que panocha tan sabrosa me trajo a este mundo!!!- Dije eso y mas cosas perversas y senti como se chorreaba de nuevo mi madre, pero esta vez con mi lengua bien metida en su concha que estaba ardiendo como nunca!

Fueron dos horas de lujuria, de perversidades. Pero sobretodo de placer divino. Algo que nunca ni ella ni yo habiamos experimentado con otras personas.

- dioss!... que locura!- Dijo Mamá conmigo encima de ella exahusto y con sus brazos rodeandome la espalda. Abrazandome cariñosamente y besandome en las mejillas y en los labios:

-Nunca imagine que yo viviria algo como esto- Agrego.
-Nunca pensaste aquel dia que naci, que ese bebe creceria y te daria las mejores cojidas de tu vida, verdad?- Perversamente le pregunte. Su reaccion fue medio reirse:
- Que modesto eres...- pero algo avergonzada y al instante reacciono su mente caliente:
- No, jamas lo pense. Pero que bueno que fuiste mi unico varon. Asi no tienes un hermano que quiza me quisiera cojer tambien... y tu estarias celoso!- Y se rio casi con una carcajada.
-Quiza si estaria celoso, pero se que con ese par de nalgotas que tienes y esas piernotas, tambien el te quisiera cojer.- Y los dos nos reimos.

Esa tarde nos duchamos y nos vestimos para dejar el cuerto del motel.
Nos subimos al coche y satisfechos de tanto placer, nos dirigimos a casa.
Mi Padre veia television en la sala cuando llegamos.

- Hola mi amor!- le saludo mi Mamá. Y el respondio al saludo. Metido en un juego de futbol, le era indiferente lo que pasaba al rededor de el. Yo lo salude y el a mi. intercambiamos unas palabras y me diriji a mi recamara.
Mi Madre a la de ellos y se puso ropa mas comoda para empezar la cena.
Yo estaba tomando un refresco del refrigerador cuando ella entraba en la cocina con unos shorts y una blusa comoda. Pero los shorts mostraban sus curvas y sus caderas grandes.
antes de ir hacia mi cuarto nos vimos y nos sonreimos. Me pregunto si tenia hambre y le dije que si. Me dijo que estaria lista la cena en unos 20 minutos. mientras sacaba un sarten del gabinete junto a la estufa, y yo voltee a verla y mirandole las nalgas y luego a ella, pronuncie sin sonido :

- Quiero tu Panocha!- Y ella sonriente movio sus labios al igual que yo diciendo...
-Comportate- Y me fui a mi recamara con una sonrisa enorme. Pase junto a mi Papá
y en mi mente se venian las imagenes de la buena cogida que nos dimos mi Madre y yo y que el... ni se imaginaba.