Aquel verano Merche y su padre Adolfo habían quedado para pasar unos días juntos en la casa de la costa. Este ultimo año se vieron poco, por que Merche trabajaba en Londres y su padre se quedo en España y solo pudieron estar juntos cuatro días en navidad. Adolfo llevaba una semana en la casa de la costa, tenia un mes de vacaciones y estaba ilusionado de pasar unos días con su “hijita”, era un hombre atractivo, de siempre había practicado la natación y para sus 50 años tenia un cuerpo definido, no tenia ni un gramo de grasa. Era bastante mujeriego tenia una vida sexual bastante activa y no hacia ascos a ninguna mujer, sin importar la edad. Tenia alguna cana y la piel morena de tomar el sol.

Sono el móvil, lo cogió apresurado pensando que era Merche, pero era un numero que no conocía

Si?
Papa!! soy Merche!, que se me ha roto el móvil..
Hola cariño!! donde estas? Acabo de llegar a la estación de tren.
Vale voy ahora mismo.

No tardo ni 10 minutos en llegar, estaba ansioso por ver a su “hijita”. Allí estaba con las maletas, sentada en la terraza del bar de la estación, su “hijita” era toda una mujer de 25 años, la vio estupenda con un vestido corto de color blanco, se había cortado la melena castaña. Cada vez se parecía mas a su madre estaba muy guapa. Se acerco a ella se dieron un beso en la mejilla y se abrazaron. Le ayudo con las maletas y entraron al coche charlando poniéndose al día De camino a casa pasaron por una pizzeria que ha Merche le encantaba, compraron una pizza y se fueron a casa a comer.

Echaron una siesta el calor que hacia ese verano era matador, y no había quien estuviese en la calle al medio día Merche se despertó empapada de sudor por la humedad y el calor, se fue al jardín y se encontró a su padre tomando el sol.

Papa!! no tienes calor?
Hola hija! Ahora pega menos el sol y hay que aprovechar Ven aquí, pégate un baño.
Si ahora voy... pero no he traído el bikini, tengo que comprar.

Adolfo se quedo pensativo, y le dijo:

Por que no te pones uno de tu madre, todavía hay alguna ropa suya en el armario.
Seguro papi?. Pregunto con dudas.
Si venga.... coge uno...

La madre de Merche falleció ya unos años atrás, y Adolfo conservaba algunas cosas, le daba cosa tirarlas. Al de un rato apareció de la casa con un bikini negro, Adolfo se quito las gafas de sol para verla mejor, estaba estupenda había heredado el cuerpo de su madre pero con algo mas de pecho. Merche le sonrió y le pregunto:

Que tal me queda?
Estas estupenda.-Exclamo.-Cada día te pareces mas a tu madre, te queda muy bien.

Merche sonrió, dejo la toalla en la tumbona y se fue a pegarse un baño en la piscina. Su padre no le quito ojo, vaya cuerpo mas bonito tenia su hija, tenia unos pechos generosos, la piel tersa y un culo respingon, era una chica que también hacia deporte, sobre todo spinning consiguiendo unas piernas marcadas. Merche se percato de las miradas de su padre, pero no le dio importancia. Tras pegarse el baño se fue a la tumbona junto a su padre a tomar el sol.

Al día siguiente el bochorno era horrible, fue el día mas caluroso del verano, incluso en casa pasaban calor y decidieron ir a la playa que por lo menos pegaba algo de brisa. Alfredo disfrutaba observando a su “hijita”, le recordaba a su esposa cuando tenia su misma edad.

Oye Merche, estaba pensando que igual te puedes quedar con la ropa de tu madre.
Si? seguro?
Si, no va estar ahí toda la vida, te lo pruebas y lo que no te valga o no te guste lo llevamos a la parroquia.
Hay alguna cosa bonita, luego miro a ver...
Ya te lo he dicho, pero cada día te pareces mas a tu madre.

Sonrió, y se tumbo boca arriba en la toalla, mientras su padre le observaba, la parte de abajo del bañador le marcaba los pelos del sexo, mientras que le sobresalía un poco del pecho del bikini. Merche era consciente de las miradas de su padre, no sabia si era por que le recordaba a su madre o por que deseaba ese cuerpo.... o las dos, pero le gustaba ser el centro de atención de su padre. Se dio media vuelta se puso boca abajo para que le viese el culito. Tras un rato mas en la playa marcharon a casa. Adolfo por casa iba solo con el traje de baño, mientras que su hija también iba ligera de ropa con el bikini. Se pegaron una ducha en el jardín se secaron y entraron a la sala. Merche en la sala comenzó a echarse crema hidratante, se paso la manos por la tripita, por los brazos la cara... se volvió a echar crema en las manos y muy sensualmente apoyo la pierna derecha sobre el sofá y se masajeo hasta cubrir todo de crema, mientras su padre no perdía ojo. Levanto la otra pierna e hizo la misma acción

Papa!! papa!! estas atontado?
Eee, que dices? Perdona estaba pensativo...
Que si me echas crema en la espalda...

Adolfo se acerco, Merche le echo crema en la manos y se dio media vuelta, le extendió la crema por la espalda, el contacto con la piel de su hija le excito provocando una leve erección.

Date la vuelta, que ahora te echo yo a ti en la espalda.

Le hizo caso, se dio media vuelta y sintió las manos de su hija que apretaba con fuerza su espalda, no sabia que le pasaba pero si seguía así se iba a empalmar del todo. Cuando termino con la espalda le dio el bote a su padre para que siguiera el y marcho a preparar una ensalada. Durante la comida Adolfo le volvió a sacar el tema de la ropa y Merche accedió Después de comer, el padre se sentó en el sofá viendo la televisión medio dormido, mientras su hija miraba la ropa de su madre.

Mira papa!! que te parece!!

Apareció por la sala con un vestido rojo ceñido que le marcaba las curvas.

Guuaauu estas estupenda!!- Exclamo.- Te queda muy bien.
Si? te gusta?

Y se dio media vuelta para que le viese bien el cuerpo.

Hay alguna cosa mas, me las pruebo y me dices que te parece.
Vale? Te espero aquí....
Tras cinco minutos volvió aparecer, esta vez con otro bikini de color blanco, su padre se quedo embobado, solo adivinaba a sonreír

Este también me lo quedo.- Dijo con una sonrisa.

Volvió al cuarto y tras un par de minutos, Adolfo vio llegar a su hija quedando estupefacto, apareció con unos zapatos de tacón, unas medias negras hasta los muslos y un conjunto negro de braga y sujetador.

Me he quedado sin palabras.... estas muy sexy.... me encantaba que tu madre se pusiera eso...

Merche ando un poco frente a su padre imitando a una modelo sobre la pasarela, esta vista ya había producido una erección en su miembro.

Que te parece? Me queda bien no?
Muy bien...estas divina...
Gracias papi.
Me gusta verte así, por que no te quedas un rato con el.
Te recuerda a mama?
Si, mucho.... la veo reflejada en ti.
Es bonito que recuerdes a mama, se que le echas de menos... yo también..
Estar junto a ti me reavivan los recuerdos esos años que pasábamos aquí en verano...

Merche se sentó junto a el en el sofá, y le cogió de la mano.

Si quieres, hago como si fuera mama, eso te haría sentir mas a gusto?

Adolfo quedo dubitativo y tras un largo silencio le respondió

Eso seria muy bonito, hace tiempo que no comparto con nadie mi vida.... y podría ser divertido.- Dijo sonriendo.

Merche lo abrazo y le dio un beso en la mejilla, su padre no paraba de sonreír no tenia palabras de la alegría Merche se inclino y con un rápido movimiento se puso sobre su padre que seguía sentado en el sofá, le agarro de la cara cariñosamente. El le correspondió agarrando de la cintura.

Y que te parece si nos vamos por ahí como marido y mujer?.´Le propuso Merche.
Genial!! y a donde quieres ir?
Donde quieras... podíamos perdernos, donde nadie nos conozca y pasar nuestra luna de miel.-Merche se había metido rápido en el papel.
Algún hotel? Un crucero?
Mmmmm... suena muy bien....lo del crucero.... pero igual es mucho lio....
Miramos en internet, con un poco de suerte igual tenemos alguna plaza.

Adolfo le hizo un gesto con las manos para que se retirase, se levanto y fue a por el portátil Se sentó en una silla de la mesa del comedor y comenzó a navegar. Merche se puso a su lado poniendo una mano sobre su hombro. Y comentando lo que veían

Mira cariño este, ya esta!!
Si y sale hoy a la noche... habrá plazas libres?
Si mira! Aquí vienen algunas.....nos apuntamos? Estamos a poco mas de una hora del puerto.
Vale!! guay, déjame a mi.

Merche se sentó sobre las piernas de su padre, poniendo el culo sobre la polla que no tardo en ponerse dura y comenzó a introducir los datos. Adolfo la agarro de la cintura, le gustaba rozar con la yema de sus dedos el cuerpo de su hija. Merche se inclino y se puso de pies apoyada en la mesa con las piernas ligeramente separas mientras tecleaba. Adolfo tenia una vista erótica del culo de Merche, las bragas negras se perdían en la raja del culo, tapando el bultito del sexo. Le acaricio el culo un par de veces hasta que tuvo que parar por que le pedía el numero de tarjeta.

Hicieron las maletas a todo correr, cogieron el coche y fueron a toda velocidad al puerto. Llegaron justos de tiempo, tras realizar las gestiones del embarque y pasar por aduana subieron al barco, era increíble hace unas horas estaban en la playa y ahora se marchaban en crucero. Llegaron a su camarote, de lo que quedaba libre era de lo mejor y encima a buen precio, era amplio con ventana al exterior una cama de matrimonio y un váter pequeño. Deshicieron las maletas, se pegaron una ducha y se vistieron para ir a cenar. Adolfo se adelanto a ella mientras se preparaba, estaba en el bar tomando una cerveza cuando vio aparecer a su hija, con el pelo recogido un vestido negro que le llegaba hasta las rodillas. Merche se acerco sonriente, el se levanto le cogió de la cintura y le beso en la mejilla susurrándole en la oreja:

Estas espectacular cariño.

La agarro de la mano y se fue donde el maitre del bar que les llevo hasta su mesa. Cenaron ligero, y se bebieron una botella de vino, el alcohol les había desinhibido y hablaron alegremente toda la cena. Llego la hora de las copas, el pidió un whisky ella un gin-tonic, la orquesta comenzó a tocar, Merche se sentó junto a su padre, mientras le acariciaba el pelo, y el le correspondía con una mano en su muslo.

Salimos a bailar?
Cariño, tu padre es un poco torpe....
Estamos de luna de miel, hay que bailar si o si.

Merche se levanto, cogió a Adolfo de la mano y se lo llevo a la pista de baile. Le costo meterse en el baile por lo torpe que era, pero poco a poco fue perdiendo la vergüenza y se soltó, bailaban como dos jóvenes, haciendo el tonto al son de la música Adolfo no perdía oportunidad de agarrar a Merche y tocar su culto duro, ella se dejaba e incluso intentaba pegarse a el. Llego una canción lenta, se agarraron y juntaron sus cuerpos, ella se sujetaba en sus hombros, mientras el la cogía de la cintura y apoyaba la cabeza en el pecho de su padre. Sentía el pecho de su hija contra su cuerpo y el perfume le embriagaba, tuvo la sensación de estar con su esposa. Merche subió la cabeza cerro los ojos y beso a su padre, fue un beso corto apenas llegaron a rozar los labios. Ella noto el bulto de la entre pierna, se acabo la canción, tocaron una de salsa y Merche se dio la vuelta le puso el culo contra la cintura y comenzó a bailar siguiendo el ritmo. El solo pudo retirarla e intentar seguir el ritmo, tras un par de bailes Adolfo le pidió una tregua.

Buufff cariño... esto no es lo mio, estoy sudando, vamos a descansar un rato.
Estas ya viejo o que?
Uno tiene una edad, jajajaja...-Respondió soltando una carcajada.

Estuvieron un rato mas sentados acabando el trago y marcharon al camarote. Merche le pidió que le metiese en brazos como unos recién casados, le beso le agarro y la metió en brazos al camarote dejándola suavemente sobre la cama, se arrodillo frente a ella y se fundieron en un beso juntando las lenguas y jugando con ellas.

Te quiero mi amor.-Le dijo Adolfo.
A quien quieres....? a tu hija? O a tu esposa?
A las dos...sois una, eres mi hija mala...

Y comenzó a hacerle cosquillas, mientras ella gritaba e intentaba zafarse.

Eres una hija mala, muy mala y papi te va a castigar!!
No... no para..... jajajajaja...

Consiguió soltarse de las manos de su padre se levanto con la cara roja y el pelo alborotado y con una sonrisa picara le dijo:

Me vas a castigar?
Si!!

La cogió con fuerza de la mano, la atrajo sobre el y se sentó en la cama. La obligo a ponerse boca abajo en sus piernas, para darle unos azotes.

No papi no.... que seré buena por favor...
mereces un castigo.

Y zas!! le dio un azote en el culo, provocando un risa de su hija.

No me has hecho daño!!

Le subió el vestido dejando el culo con el tanga al descubierto, y zas!! otro cachete. Merche no dijo nada.... zas!! otro mas, y así tres mas.

Si papi he sido mala... castígame...
Te vas a portar bien?
Si, lo que tu digas....

Tenia el culo rojo, y lo masaje suavemente con la mano que tenia libre. Metió la mano entre los muslos y llego a rozar el sexo caliente, provocando una contracción muscular de la hija. Lo acaricio otra vez y Merche soltó un gemido. Introdujo el dedo debajo de la tela y acaricio el sexo húmedo, hizo círculos mientras introducía el dedo suavemente.

Aaaaahhhhh.....- Gimió Merche mas fuerte.

Se echo las manos atrás y se agarro del culo abriendo las nalgas para facilitar la labor de su padre que la estaba masturbando, estaba tan mojada y excitada que salían jugos de su sexo y Adolfo tenia los dedos empapados de liquido blanco. Le retiro el tanga y subió los dedos hasta el ano, dejo caer un poco de saliva y metió ligeramente el dedo, tenia los dedos mojados pero el culto se le resistía mientras oía los gemidos mas de dolor que de placer. Una vez que metió medio dedo lo sacaba y metía suavemente entre los gemidos de su “hijita”, Merche intento incorporarse pero Adolfo le puso la mano en la cabeza.

Estas castigada mi vida... hasta que no termine tu castigo no te voy a soltar.
Ay... papi que me voy a portar bien.... aaaahhh....
Seguro?
Si....
Esta bien.

Adolfo saco el dedo y la dejo incorporarse, le pego un manotazo en el hombro y le dijo:

Eres tonto...

Se miraron y rieron, Merche se acerco y le beso jugando con las lenguas mientras le tocaba las tetas por fuera del vestido. Ella se puso de pies, Adolfo tras ella mientras seguían besándose, le quito el vestido y el se de desnudo completamente. Merche se sentó en la cama se soltó el sujetador:

Vaya tetas mas bonitas.- Dijo mientras las tocaba.
Uuuffff.....

Se tumbo boca arriba mientras le comía las tetas y mordisqueaba los pezones, calentando mas si cabe a su hija. Dejo las tetas, Merche se abrió de piernas dejando a la vista el sexo con un poco de pelo. Agacho la cabeza y chupo la rajita, puso la boca contra el sexo húmedo mientras pasaba la lengua y ella gemía Rozaba la zona del clítoris, bajaba por los labios vaginales y metía la lengua en el sexo, de vez en cuando le metía un dedo provocando la respiración agitada de su hija y los gemidos subieran de intensidad. Se comía el precioso sexo sonrosado de su hija mientras ella se agarraba a la colcha con fuerza y con los ojos cerrados movía la cabeza de placer. Cuando sacaba la lengua del sexo un liquido viscoso se le quedaba pegado, pero el quería mas y no paro hasta conseguir gritos de placer. Levanto la cabeza y la primera imagen fue su hija tocándose las tetas, tenia la cara roja con una expresión de placer que a Adolfo le excito.

Acerco la polla erecta a la rajita y la penetro:

Aaaaahhhhh.......- Grito Merche.

La agarro de la cintura, y la envistió con fuerza, desde arriba veía la polla entrar y salir del coño. Estaba abierta de piernas con los brazos hacia arriba dejándose follar, sus tetas se movían libres al ritmo de las embestidas de su padre. Eran dos cuerpos sudados disfrutando del sexo, a Adolfo le caían gotas de sudor por la cabeza, la penetración era a un ritmo constante intentando rozar con la parte superior del sexo, un torrente de placer le inundaba el sexo que le subía por todo el cuerpo provocando un placer indescriptible siendo penetrada por su padre.

Sii, si, si.... follame... siii
Te gusta hija!!
Aaahh... si, si!!
Te gusta la polla de tu padre!!!
Aa!...aaah!!...aaah....

Merche llegaba al clímax, se iba a correr:

Me coorrrooo, aaah... me corro!!

Adolfo la soltó de la cintura, se puso sobre ella y siguio penetrando mientras se besaban. Merche le agarro con los brazos le rodeo con las piernas, se fundieron en un solo cuerpo. Merche sintió una descarga de placer que recorrió el cuerpo, soltó un grito sordo de placer y su cuerpo sufrió unos espasmos incontrolables. Obtuvo un orgasmo que la dejo durante unos segundos sin fuerzas, su padre se retiro de ella y la beso.

Eres una niña muy mala.- Y le sonrió

Ella devolvió la sonrisa, mientras recuperaba la respiración se quedo inmóvil y su padre a su lado le tocaba el pelo de la cabeza. Pasados unos segundos se inclino, se acerco a la polla de su padre y se la metió en la boca y se la empezó a comer, estaba dura y mojada de sus líquidos Mientras Adolfo observaba como con una mano le masturbaba y se la metía en la boca mientras las tetas le colgaban. No tardo en correrse, Merche se la saco de la boca y movió vigorosamente la mano hasta conseguir los gemidos de placer de su padre y que soltara toda la leche que fue a todas las direcciones. Se fue al váter se limpio la mano y se tumbo junto a su padre hasta quedarse dormida.

Una sensación de placer la despertó, tenia un sueño húmedo le vino a la mente lo ocurrido y todavía tenia sensaciones agradables.

Mmmmmm.....- Adivino a soltar

Fue a tocarse el sexo, y se encontró con un obstáculo que se lo impidió.. abrió los ojos y vio la sombra de una cabeza que le estaba comiendo el coño. Adolfo se había despertado a media noche y le apetecía mas sexo de su hija. Ella le agarro de la cabeza invitando a que siguiera, se abrió de piernas y su padre metió la lengua hasta el fondo del sexo.

Aaaahhhh.....

Se sujeto los muslos, levanto las piernas y los acerco al cuerpo dejando una bonita vista de su coño y su culto Mientras Adolfo le chupaba el sexo con un dedo le estimulaba el ano. No podía ser otra vez disfrutando del placer de su padre, parecía insaciable. Adolfo levanto la cabeza, le hizo darse media vuelta y tumbada boca abajo la penetro suavemente, estaban muy excitados los dos, Adolfo no duro mucho, se saco la polla y se corrió en el culo de su hija, restregando el semen con la mano.

Papa que te pasa? Estas insaciable....
Merche cariño, me pones muy cachondo, follar contigo es muy morboso.
Como sigas a este ritmo me tendré que volver a casa contigo, jejejeje....