Bueno, como muchos saben mi nombre es Clara...habia publicado hace unos meses este relato dividido en tres partes, no se que toque y borre los posts, vuelvo a publicarlo con alguna pequeña modificacion todo en una sola parte, a quienes no lo hayan leido espero lo disfruten tanto como lo disfrute yo al vivirlo y luego al narrarlo.



Clarita y Sofia, primera vez juntas.


Me presento, mi nombre es Clara, tengo 26 años y soy de Acassuso, un barrio del norte del Gran Bs As, Argentina.
El verano pasado, a fines de Enero, me llego un E-Mail con una invitación a un encuentro de ex alumnos del colegio, (egrese en 2005), para pasar 4 días en un country en Nordelta (jueves a domingo), un ex compañero, Martin Luro, ponía su casa a disposición.

No era la primera vez que recibía este tipo de invitaciones, las cuales había dejado pasar ya sea por estar ocupada, de vacaciones, o simplemente no tener ganas, pero esta vez me llamo la atención el remitente, Sofía.
Sofi, quien me había reenviado el mail, era mi mejor compañera y amiga por aquellos años de colegio, incluso después de terminada la escuela nos habíamos seguido viendo con cierta frecuencia, pero después lo de siempre, la vida va llevando a las personas por diferentes caminos, al punto que no solo que no me vi mas con ella, sino con nadie más del resto de mi curso. Esto también puede atribuírsele a que nunca fui particularmente amistosa ni sociable.

Conteste que contaran conmigo, le pase mi celular y al otro día me llamó. Años sin hablar, nos pusimos un poco al día, ella se había recibido de Licenciada en Relacionales Laborales y hacia poco había entrado a trabajar a una importante empresa. Lo mío era un poco menos ostentoso, recepcionista en la misma empresa desde hacía 4 años y a veces promotora, le agregue que eso me dejaba buena plata en una intención de dignificarme en contraste con su prometedor presente.

No pudimos encontrar una respuesta a porque viviendo a no más de 30 cuadras dejamos de vernos y quedamos en que me pasaba a buscar el jueves siguiente a las 8:30.

Llego el jueves, la verdad yo estaba medio arrepentida, el día anterior me había salido una promo y tenía las piernas entumecidas.

Sofía llego en un auto reluciente, tal como lo había imaginado. A poco de haber subido me aclaro que no era de ella, sino de la madre. Su familia era de una posición bastante acomodada, a decir verdad como la mayoría de la zona.

Ella estaba tan rubia y divina como siempre. Yo que soy morocha siempre le odie ese rubio de tonalidad tan escandinava.
Notó que yo estaba con cara de haber dormido poco, le conté que la noche anterior había ido a una promo en un hotel

-Contame como es boluda eso que haces promociones?

-Cuando sale lo hago, la empresa donde soy recepcionista organiza eventos, así que cuando sale algo y me ofrecen lo agarro porque la plata que hago en un día es la misma que hago como recepcionista en una semana

-Que bueno, y pará, estás en las carreras y eso? Un ex mío me obligaba a ver las carreras, nunca entendí como las promotoras pueden estar "vestidas" así (puso énfasis en vestidas) y sonreír sin vergüenza

-Jajá y vos eras mas boluda que te dejabas obligar! No, carreras no hago, no me lo ofrecieron pero tampoco lo haría, es cierto, me daría vergüenza

-Ay, ella es gato fino jajaja

-Callate, que decís conchuda!

-Jajá igual no esperaba menos de vos mami, con esa cola!

Las dos reímos y había una falsa modestia de parte de ella. Sofía tranquilamente podría ser promotora, de las más cotizadas, y su alusión a mi cola me transporto a una anécdota que tuvo lugar cuando cursábamos juntas la escuela, jugando al hockey una chica de otro colegio se le cayó encima y le fracturo el brazo.
Ese día la acompañe a la clínica y más tarde a la casa. Estábamos mucho tiempo juntas pero no era muy frecuente que nos quedáramos a dormir una en casa de la otra, aquella noche fue una excepción.
Le dolía mucho el brazo y me pidió que la acompañara al baño porque le dolía tanto el brazo que no podía ni bajarse la bombacha.
Dentro de lo que fue una situación un tanto ridícula en la cual yo la ayudaba con su bombacha, cuando al fin se la bajó y en un momento que giró, le vi ese culo redondo, firme y empinado. La imagen me sacudió y me produjo una sana envidia. La segunda sacudida fue cuando la vi de frente, su concha enteramente depilada. Nunca había visto otra concha tan de cerca y me encantaba como quedaba así toda depilada. De hecho desde ese día empecé yo también a depilarme toda, ya que hasta ese momento no lo hacía.

Me abstraje unos segundos con todo ese recuerdo. Cuando volví en mi no pude aguantar a bajar del auto para mirarle la cola.

Siguió el viaje una media hora más, íbamos hablando de cualquier cosa, ella tampoco había ido a las otras reuniones que se habían hecho, pero como este año ya estaba recibida y no tenía problemas de tiempo, se prendió.

Llegamos. La casa era de Luro, uno de los chicos, no de él exactamente, sino de su familia, que evidentemente también era acaudalada, pero a juzgar por el tamaño y cantidad de habitaciones que tenía esa cuasi mansión, mucho más que el resto. Las casas lindantes también eran una oda a la ostentación. Me llamo la atención que Luro era hijo único, para que querrían todas esas habitaciones una familia de 3 personas que ni siquiera vivía ahí y utilizaba la casa solo los fines de semana?

En fin, de nuevo el culo de Sofía me trajo a la tierra, bajamos del auto y se lo pude mirar bien, tenía una pollera blanca por encima de las rodillas y hasta se le adivinaba cuando caminaba una diminuta tanga blanca. Me pregunte a mi misma porque motivo estaba mirándole el culo a mi amiga con tanto detalle, lo cierto es que el día estaba radiante, había una pileta enorme y no aguantaba a verla en bikini. Estaba incomodándome un poco conmigo misma con esa fijación, soy heterosexual y siempre me gustaron los hombres, solo una vez y jodiendo me había dado un beso corto con una amiga, en una situación etílica.

Luro nos recibió, había otros autos, más de la mayoría de los que vi en la cadena de mail que habían confirmado su asistencia ya habían llegado. No había pasado tanto tiempo como para que no reconociera a los presentes, pero algunos estaban francamente muy cambiados, a los pocos minutos llegaron 2 autos más, en total terminamos siendo 15 personas, 8 chicos y 7 chicas, casi la mitad de los que éramos en aquel curso.
Algunos no habían podido, otros no habían querido, de los presentes algunos estaban casados, otros solteros y por lo visto y según lo conversado luego, Sofía y yo éramos las únicas de las chicas que no teníamos novio.
Honestamente y haciendo la humildad a un lado creo que de todas las mujeres que estábamos en la reunión, las mejores conservadas éramos Sofía y yo. Los chicos se mantenían bien en su mayoría.

Se armo una ronda de mate y facturas y más o menos nos fuimos poniendo al día. Veía las miradas de los chicos fijas en Sofía, o tal vez era yo que me estaba obsesionando.
Uno de los chicos pregunto si la pileta estaba de adorno, Luro se disculpo y dijo que nos podíamos meter cuando gustáramos.

-Martin, donde me puedo cambiar? -- Pregunto Sofía.
-Ah sí, perdona. Veni que te muestro la habitación que pueden usar con Clara si quieren.

Sofía me agarro del brazo y lo seguimos por ese parque enorme. Me quise sacar la curiosidad y le pregunte

-Che Martin, para que tienen esta casa tan grande? Si son 3 solos en tu familia.
-Es que mi viejo hace reuniones de ejecutivos acá, viene con más gente del trabajo que vienen muchas veces con sus familias – Replico.

Por dentro pensé que seguro harían terribles orgias con intercambio swinger y me sonreí.
Seguimos caminando por una galería y entramos a la parte principal de la casa, todo estaba decorado de modo muy minimalista, se me ocurrió que si esa casa enorme fuese mía la decoraría muy diferente, aunque debía ser difícil llenar espacios tan grandes.

Luro interrumpió mi divague arquitectónico

-Suban por esa escalera, la segunda puerta a la derecha, esa habitación es para ustedes.

Dio media vuelta y se fue, mire hacia arriba, todavía me dolían las piernas y me hubiera gustado que la escalera fuese mecánica.
Igualmente me dispuse a subir. Al cuarto o quinto escalón Sofía que venía de atrás me pego un chirlo en culo, bastante fuerte

-Move ese orto, dale!

Me di vuelta y la mire

-Perdón, tenía que hacerlo, es que estas más fuerte que televisor de geriátrico!

Me arranco una carcajada con la comparación, le pregunte de donde había sacado tal "piropo", me dijo que se lo habían dicho una vez por la calle y le había causado mucha gracia y le quedo grabado

La habitación era mediana, lo suficientemente cómoda para 2 personas, y contaba con un baño pequeño, una cama matrimonial, un guardarropas, 2 mesas de luz, además había aire acondicionado, un TV LED de respetables pulgadas, un DVD y sobre una cómoda reposaban una notebook y los controles remotos de los artefactos electrónicos

-En donde trabaja el padre de éste? Pregunte a Sofía
-I have no idea (lo dijo así, en inglés), pero evidentemente es muy grosso y la levanta en pala. – Agrego.
-Ya lo creo

Me había distraído unos segundos intentando encender el LED, cuando me di vuelta Sofía ya estaba en corpiño y bombacha. Me hipnotizo. Se agacho sobre la cama para revolver el bolso donde tenía la bikini, ofreciéndome todo su culo. Inexplicablemente sentí un cosquilleo en mi concha, como si fuera algo eléctrico.

-Esta bikini la tengo del verano pasado y nunca la use – Me dijo mientras se sacaba el corpiño.

Sus tetas tenían el tamaño perfecto, tenia los pezones duros, y agrego mientras se sacaba la tanga algo sobre como que tenía que tomar sol urgente porque estaba blanquísima y que esa fue la razón principal por la que había venido a la reunión. Las palabras me llegaban como un eco, como dichas de lejos, el espectáculo de verla sacándose la ropa interior, su concha depilada tal como la recordaba de aquella vez, su culo y tetas firmes que luego cubrió con esa bikini que le quedaba tallada, era impagable. Definitivamente a ese punto sentí que me había humedecido y cuando fui consciente de eso me invadió una extraña sensación de culpa y desorientación. No entendía porque me estaba pasando eso. Miles de veces haciendo promociones había visto a otras chicas cambiarse y siempre me había resultado indiferente.

-Vos no te vas a poner la malla ahora? – Me preguntó.
- Si, ya quiero ir a la pileta, con el calor que hace! – Mentí, en lo único que podía pensar era en Sofía en concha. Agarre la bikini y me fui al baño, me dio vergüenza que Sofía pudiera notar que me había mojado la bombacha.

-Ay te da vergüenza tonta que te vas al baño? Mira que no me voy de acá sin verte las tetas, tenemos que tomar sol en gomas, los dejamos a los pibes al palo jajá – Dijo riéndose en broma, sabiendo lo provocativa que estaba

-Ni en pedo, además voy al baño así hago pis – Volví a mentir.
- Ok, te espero abajo

Entre al baño y me saque rapido la bombacha, la habia mojado de veras. Me toque la concha, la sentia toda viscosa, y me sente en el inodoro. Me abri los labios y pase un dedo rapido desde la cola por toda mi concha hasta el clitoris, cerre los ojos imaginandome a Sofia desnuda. Me recoste hacia atras y me golpee la cabeza contra la pared, el golpe me saco de clima, pense que estaba loca, que no podia pajearme pensando en mi amiga y que mejor bajar rapido. Me saque el corpiño que todavia tenia puesto y sali a la habitacion desnuda. Estaba en la diyuntiva de si ponerme la bikini que tenia en la mano u otra que era menos entangada y en eso entra Sofia

-Me olvide el broncead...epa que figura! Jaja
-Bueno mira quien habla -- le retruque, tapandome instintivamente las lolas
-Si, igual creo que tenes las mejores tetas, siempre te las envidie -- Dijo convencida, y agrego que me apurara.

Me decidi por la bikini que era un poco mas chiquita, sino Sofia se iba a adueñar de todas las miradas masculinas. Enseguida me dije que no podia mentirme a mi misma, no me importaba mucho la mirada de mis ex compañeros, tuve que admitir que queria impresionar a Sofi.

Ese jueves era un dia tipico del mes de Enero de esta parte del hemisferio sur, caluroso, pegajoso y soleado al extremo. Baje las escaleras, cuando salía al parque desde la casa se me unio Sofia que todavia no habia salido porque estaba calentando agua para mate. Cuando asomamos, se hizo por un segundo un silencio, los chicos nos miraron, Sofia me miro y nos sonreimos de modo complice, nos sentiamos dos supermodelos, la rubia y la morocha (admito que a este punto habia aflorado nuestra faceta mas hedonista, ya que ambas sabiamos que luciamos bien en esas bikinis)

-Ahhh bueno, mira lo que se tenian guardado Clarita y Sofia! -- Exclamos uno de los chicos
-Si, de lo que nos privaron todas estas reuniones a las que no vinieron! -- Se acoplo otro
-Callate minusvalido peneano! -- Le dijo Sofia mientras le pasaba por al lado.

Esas frases de Sofia me causaban mucha gracia. Una le veia su cara refinada, su naricita levemente respingada que combinada con su mirada celeste le deba ese aire mitad adolescente mitad femme fatale, y no la imaginaba hablando con esos terminos guarangos

-Pero no se las puede ni elogiar, che! -- Esgrimió Luro con cierta razón
-Está bien Luro, gracias por los halagos -- Le contesto sofia jocosamente

Yo me habia centrado en mirar a las otras chicas, no decian palabra, quien sabe estaban un poco celosas, había dos que no estaban, tal vez todavia se estaban cambiando.

-Yo no entiendo como ustedes dos no tienen novio -- Dijo Cruz, otro de los chicos
-Es que los hombres están muy pelotudos últimamente… -- Se apuro a responderle Sofia de modo tan convincente que no dio lugar a replica alguna.

Algunos chicos se pusieron a patear una pelota, otros se metieron a la pileta, de las chicas 3 comentaban cosas sobre una revista de diseno, otras tomaban mate. Con Sofia estabamos a un costado de la pileta, sentadas en el borde con los pies en el agua

-No se si meterme primero y despues tomar sol, o al reves. -- Dijo mirando el cielo, haciendo una mueca producto del sol que le daba de lleno en la cara
-Metamonos primero que hace calor y después tomamos sol -- Le conteste
-Si dale, tenes razon.

Se paro y se zambullo de una, me salpico y me tiré detrás de ella. La temperatura del agua era más que agradable. Tenia logica, habia recibido la luz del sol desde hacia horas. Habia un pato flotante enorme y Sofia me lo revoleo por la cabeza, dandome de lleno. Yo le devolvi con una pelota que flotaba cerca mio y empezamos a jugar salpicandonos agua, tirandonos del pelo e intentando sumergir una a la otra como dos adolescentes, seguramente estabamos dando un espectaculo hermoso para los chicos. En un momento hizo mas fuerza que yo y logro agarrarme de la cabeza, en el intento suyo de sumergirme y mio de no dejarme hundir quede con mi cara incrustada en el medio de sus tetas durante 5 o 6 segundos en los que me abtsraje de todo, 5 segundos en que desaparecio todo lo que nos rodeaba, eramos solo ella y yo sumergida en ese mar de tetas suaves, redondas y con sus pezones rosados y duros. Me senti perturbadoramente caliente. Mi cabeza al fin se hundio.

-Ganeee, te gane zorraaa! -- Mientras ella festejaba vi como le asomaban las tetas y se le levantaba el corpino de la bikini, al final no habia salido tan airosa de la reciente batalla
-Se te desato el corpiño Sofía!
-Uh tapame pelotuda
-Jajajaja, date vuelta que te lo ato

Giro y se levanto el pelo a la altura de la nuca. Me imagine, no atándole el corpiño, sino mas bien desatandoselo, sus generosas tetas llenando toda la extension que mis manos pudiesen abarcar y besandole suavemente la nuca. Ya no me daban culpa esos pensamientos lesbicos, pero no dejaban de llamarme la atencion, porque como ya he dicho, al margen de que Sofia fuera una belleza, yo soy heterosexual y siempre senti atraccion por los hombres.

Dos de los chicos se dieron cuenta, aunque no llegaron a ver nada y aullaban como lobos.
Salimos de la pileta y nos dispusimos a tomar sol. A unos metros Luro en compañia de otros estaban preparando el asado y el olor ya llegaba a nuestras narices

-Muero de hambre Clara, solo tome mate.
-Habia facturas, porque no comiste?
-Esta silueta no se mantiene sola, jaja. -- Respondio riendose mientras se pasaba bronceador por los brazos y las tetas. Giro sobre la reposera y se puso boca abajo, ofreciendome nuevamente la generosa vista de su culo esculpido.

Poneme bronceador en la espalda -- Me pidio

Por un segundo me parecio entender que ella se habia dado cuenta de lo que venia provocando en mi desde la manana y provocaba todo este jugueteo adrede.

-Dale Clarita! -- Me apuró

Tome el bronceador, puse un poco en la palma de mi mano y me dispuse a frotarselo por toda la espalda, disfrutando cada movimiento. Me hubiese gustado que estuviera de frente, boca arriba, asi podia pasarselo por sus tetas redondas y duras.

-Listo!
-Listo que? Pasame en el culo boluda, las piernas, o queres que me queden los cachetes blancos? Jaja

Tenía razon. En ese mismo momento creí que definitivamente el histeriqueo era a propósito, no podía ser sino que jugara conmigo de esa manera.
Le esparcí el bronceador por toda su perfecta cola, me sentia privilegiada, sabiendo que estaba haciendo algo que muchos hombres hubieran querido hacer y extasiada a la vez.

-Ahora deja que yo te paso a vos -- Dijo mientras me sacaba el bronceador de la mano

-Acostate y tirate el pelo para atras

Empezo a pasarme el bronceador sin ningun reparo en pasar las manos sobre mis tetas, las cuales al primer contacto se habian puesto duras.

-Ahora de atras -- Me volvio a ordenar

Voltee y senti con sumo placer como me manoseaba todo el culo. Instintivamente presione la concha contra la reposera, ya me habia mojado.

-A esta hora lo mejor es no tomar mas de una hora de sol porque es la peor -- Dijo desentendiendose de la calentura que me acababa de provocar y dejándome paralizada.
Estuvimos largo rato tomando sol. Arriba de la mesa había una revista Cosmopolitan que había traído una de las chicas, Sofía se estiro y la agarro para hojearla.

-Por este tipo de revistas es que los hombres nos toman a todas las mujeres como pelotudas – Dijo convencida, como quien expone una verdad universal.
-Si, jajá, las notas son un cago de risa.
-Mira ésta, “Auto placer, qué hacer cuando estás sola”…”Auto placer” – Repitió indignada
-Y que van a poner en la tapa de una revista tarada, “pajearse”?
-Y si jajá yo no me doy “auto placer”, yo me pajeo jeja, y cómo!

Otra vez ese cosquilleo que me recorría desde la espina dorsal hasta mi concha

-Si? Te pajeas mucho? – Pregunte sinceramente intrigada
-Obvio, que me vas a decir que vos no? Quien no lo hace?
-Si…que se yo…mejor es coger jajaja
-Ah sos una científica, quien te enseño eso? En serio? Jajá, obvio tarada que es mejor, pero cuando los chongos están muy en pelotudos…mejor tocarme sola

Es cierto que últimamente los flacos que venía conociendo, salvo algunas excepciones eran uno más pelotudo que otro. Dicho esto se levanto a buscar algo para tomar y se ofreció a traerme algo, le pedí una Coca Light. A los 5 minutos apareció con los vasos, mientras dejaba el mío sobre la mesa repreguntó

-Me interesa lo de las pajas, cuál es tu manera preferida?

La pregunta me descoloco

-No sé, me gusta tocarme, que se yo…
-Ay Clari, que poca imaginación!
-No lo discuto...
-A mi me encanta empezar boca abajo con la bombacha puesta, me froto sobre la cama. Cuando ya me moje me gusta primero estirarla y metérmela un poco en la concha y despues corrérmela y tocarme la concha suavecito, recorrer los labios, separarlos despacito y darme golpecitos despacito en el clítoris. Seguro ahí ya la bombacha me la saco para moverme mejor. Puedo acabar en 5 minutos así, es increíble…lo que no soy quien sabe tanto de hacer es meterme dedos o cosas, solo frotármela.

Describió todo con tanta precisión que me hizo mojar literalmente hasta el culo, quería pajearme ya delante de ella y que me viera, no daba más. Semejante relato no me dejo más alternativa que sincerarme:

-Yo también me pajeo boca abajo y empiezo tocándome por encima de la tanga, pero me encanta bajármela un poco y estar medio incomoda, sentir que me aprieta la circulación de las piernas.
-Ah hija de puta, a vos te debe gustar que te cojan atada, lo hiciste alguna vez?
-Si, es lo más!
-Víste? Una de las últimas veces garché con un pibe medio tonto, pero una amiga me había pasado el dato que tenía una pija divina. Sabes que tan tonto no era, el chabón me puso boca abajo y me ato las muñecas al respaldo de la cama con un cordón de zapatilla! Grasa mal, pero en ese momento no me importaba nada. Me cogió tan fuerte que cada vez que los huevos me golpeaban en la concha pensé que se me iba a salir algo por la boca…encima me tiraba del pelo, me cago a chirlos en el orto…ahí me di cuenta que me encanta la onda así hardcore, lástima que después no pinto mas… -- Sentenció sinceramente afligida, con un dejo de nostalgia.

Yo estaba extasiada, era muy sencillo imaginar todo aquello que conto, sentía que la bombacha de mi malla estaba inundada.

-Hace mucho cogiste por última vez? Preguntó
-No, no tanto, un flaco que conocí en un evento hará 10 o 12 días
-Y, estuvo bueno? No me hagas arrancarte las palabras Clara!
-Sí, estuvo bueno!!
-Le chupaste la pija?
-Obvio
-Una buena chupada, o le pusiste las ganas que le estas poniendo al relato ahora?
-Si conchuda, sisis!! Si, toda, desde los huevos hasta la cabeza, me frote bien la pija por la cara, se la escupí, le pedí que me pegue pijazos, lo pajee con las tetas…así te gusta??
-Por fin, tenía sangre Clarita, mira vos! Jajaja, Lindo detalle ese de pajearlo con las tetas (dijo esto mientras se las agarraba) Y decime, te la tragaste toda?
-Todaaa, siii (mirándola fijo), no deje ni una gota y después se la limpie con la lengua…feliz??

Estaba hablando como una ninfómana desquiciada, ni yo me reconocía. Sofía pego una carcajada

-Jajaja si, feliz, aunque parece que vos más todavía, asquerosa! Jajá!

Esa charla me había dejado recontra caliente. A diferencia de ella yo si era de meterme los dedos y eso mismo hubiera querido hacer en ese momento.
Agarre la revista para leer algún artículo idiota que me bajara la calentura que tenía en ese momento.
El día transcurrió normalmente, con la ayuda del clima que se estaba comportando maravillosamente conforme a lo que exigía un día de verano. Asado, pileta, mate, mas pileta, vóley, risas y charlas intrascendentes. Relax puro, a eso habíamos ido después de todo. Avanzaba el atardecer y lenta pero paulatinamente iba oscureciendo. Las miradas entre Sofía y yo cada vez ganaban mayor complicidad, o tal vez era mi imaginación. La noche estaba al caer. Todo ese día no había sido ni más ni menos que el prologo de una velada que ni Sofía ni yo imaginábamos que iba a ser tan maravillosamente increíble como resulto serla apenas unas horas mas tarde...

Se acercaba la hora de cenar y Sofia me pidio ayuda para hacer una ensalada, fuimos hasta la cocina, era enorme, como todo en esa casa en la cual, y sin animos de exagerar, si no estabas atenta te perdias.

-Haría falta un bowl, vas a preguntarle a Martín donde hay? Hasta que encuentre entre todos estos armarios se puede hacer la medianoche. De paso traeme las ojotas – Me pidio Sofia

Accedi de mala gana. Cuando asome al living me encontre con Luro, algunos de los chicos y a dos tipos que estaban cargando un Televisor Sony enorme mientras un tercero daba indicaciones. Nunca había visto nada parecido, era del triple de tamaño de cualquier televisor que hubiera visto. Los chicos estaban exaltadísimos, uno de los tipos, el que daba ordenes a los otros dos, estaba estrepitosamente bueno, tenia unas casi imperceptibles canas, vestia una chomba que le cubria su torso, el cual se notaba visiblemente trabajado, una bermuda de jean y unas ojotas. No se quien sera este tipo – pense – pero esta muy cogible. Venia de un dia en el cual habia estado caliente mas de la mitad del tiempo e inmediatamente me lo imagine poniéndome su pija en la boca. Resulto ser el padre de Martín. El hijo claramente no habia heredado ni un cuarto del porte del padre, pobre. Quien sabe era adoptado.

-Imaginate hijo el mundial el año que viene en esta pantalla gigante – Dijo el padre de Luro
Todos acotaron que esperaban ser invitados llegada la fecha. Ahí entendi quien era. De pronto Martín interrumpió

-Ah viejo, ella es Clara, una de las chicas que todavía no conociste.

El tipo me clavo la mirada de un modo en el cual me desnudo con la vista. Habia algo intimidante en ese hombre. Un tipo que ostentaba porte y prestancia vestido con bermudas y ojotas no podia hacer otra cosa que emanar poder.

-Que tal Clara, Soy Alex, el padre de Martín, encantado – Saludó intencionalmente seductor.
- Hola, yo soy Clara, un gusto. – Me acerque y me puse en puntas de pie para llegar hasta su mejilla. Si el tipo hubiese olido a transpiración hubiese tenido asidero, la temperatura del dia lo hubiese justificado, a cambio olia exquisitamente bien.

Martín fiel a su costumbre volvio a interrumpirr, esta vez ese microclima que se habia generado entre su padre y yo

-Y esa que viene ahí es Sofia

Alex y yo volteamos la mirada hacia el pasillo. Sofia venia caminando con ese andar frágil y liviano propio de una modelo en una pasarela.

-El famoso Alex! – Dijo Sofia en tono desfachatado. El padre de Martín puso cara de sorprendido
-Si soy famoso no me entere, igual con que solo me conociera la señorita (refiriéndose a Sofia) estaria contento – Respondio.

“Wuoeeeehh!”” -- exclamaron todos en el living en broma. A mi en cambio me parecia que esos dos estaban hablando bien en serio. Sofia se rió simpatica.

-Sofia, encantada de conocerlo
-El que esta encantado soy yo, ademas no sabia que mi hijo tenia amigas tan bellas – Dijo Alex mientras me incluia con la mirada
-Lo felicitamos por la casa que tiene, es hermosa – Agregue yo, haciendola participe a Sofia del “felicitamos”.
-Si, lo unico que le faltaba a una casa como esta era un televisor como ese, es como tener un cine propio! – Exclamo Sofia.
-Jajaja, es verdad, pero te cuento que como trabajo en Sony al televisor lo consegui un poco mas barato

Eso explicaba porque casi todos los artefactos electrónicos de la casa eran Sony

-Usted trabaja en Sony o es el dueño de Sony? Porque para tener esta casa... – Interpelo Sofia atrevidamente mientras abarcaba todo el living con la mirada
-Jajaja, no Sofia, ojala, nos llevo unos buenos años construir esta casa – Dijo Alex en tono divertido
-Genial, a mi me llevaria toda la vida comprar solo esa TV – Respondio Sofia riendo

Todos se rieron. Alex dijo que habia ido a dejar el televisor porque sabia que el hijo estaba con sus amigos y queria que lo probaramos, pero que ya se iba. Un amor. Le dio la orden a los 2 peones que estaban con el que lo esperaran afuera y se despidio de todos uno por uno.
Cuando me saludo a mi no se si adrede o inintencionalmente, pero me dio un beso casi en la comisura de los labios, me dejo dura. Por ultimo se despidio de Sofia. Antes de salir volteo, saco la billetera del bolsillo y le dio una tarjeta a Sofia

-Ah! Si alguna vez queres comprar una TV como esta, llamame, puedo rebajartela 100 o 200 pesos- Le dijo riéndose
-Lo tendre en cuenta -- Dijo Sofia, burlona.

Preguntamos a Luro la ubicación de algunos utensilios y volvimos a la cocina a continuar con las ensaladas. Las otras chicas habian ido a comprar alcohol y el resto se quedo toqueteando el televisor enorme
De regreso en la cocina el comentario de Sofia no se hizo esperar

-Vos viste lo que era eso? – Me pregunto exaltada.
-Si, enorme esa televisión, no pensé que existiera una de ese tamaño.
-Quien habla de la tele, enferma? Del padre de Martin te hablo, esta buenísimo el viejo!
-Ahh jaja, si, en esta tengo que darte la razón. Igual lo de viejo…dudo que tenga mas de 45 años..
-Si. No se, como sea, la verdad que esta re para cogérselo, le meterá los cuernos a la mujer?
- No se Sofi, pero dejemos el tema aca porque yo ya te conozco…
-Jajaja! -- Sofia se rio picara, sabia que yo tenia razón. Si un tipo le gustaba podía tomarle como mucho 2 dias en tenerlo encima (o debajo).
De pronto vino desde lejos un sonido ensordecedor, música, parecía electrónica a un volumen extremadamente alto, venia desde el living, fuimos hasta ahí. Habian conectado unos woofers. Las chicas venían entrando con cajas de alcohol que habian ido a comprar y las dejaron sobre la mesa, se adivinaban todo tipo de botellas. Estaba todo medio a oscuras porque estaban cambiando las lamparitas por otras de colores. De fondo estaba puesto el canal Fox Sports en el televisor gigante y un primer plano de una mina que siempre me pareció muy linda, Alina Moine.
Cruz estaba subido a una escalera cambiando lamparitas blancas por otras rojas, en eso Martina, una chica, lo llamo para que la ayude a a abrir una botella de vino.

-Sofia, podes terminar con esas lamparitas? Pregunto Cruz a Sofia
-Si dale!

Se le notaba en la cara a Sofia que le encantaba toda esa parafernalia que estaban armando

-Veni, teneme la escalera, Clari – Me pidió Sofia
-Ok.

Se subió la escalera, era totalmente innecesario que se la sostuviese de abajo, pero creo que ella disfrutaba poniéndome el culo en la cara. Arriba tenia puesta una remera, pero abajo seguía solo con la bikini, por lo cual su cola redonda en todo su esplendor se adueño de mi mirada. Senti mis tetas endurecerse. El ambiente estaba semi a oscuras y aun asi podía ver desde abajo como esa diminuta tanga de la malla se le incrustaba en el culo. Senti impulsos de bajarle la bombacha como aquella vez que me pidió ayuda para ir al baño y lamerla toda, asi, en esa posición. Sin darme cuenta me estaba tocando la concha por encima del short. Un destello de luz roja me dio en la cara.

-Listo, esta roja ya esta, ahora alla la azul.
-Sofia la escalera no se va a caer, subite tranquila que yo voy a hacer pis.

No daba mas, solo quería tocarme. Subi al baño de la habitación. Cerre la puerta y me saque el short lo mas rápido que pude. Baje la taba del inodoro, me sente y abri las piernas. Empece a tocarme la concha despacito por encima de la bombacha. La sentía toda humeda, definitivamente después de eso me la iba a tener que cambiar. Recorde lo que Sofia me había contado, que le gustaba metérsela en medio de los labios. Probe, la estire hasta que quedo toda incrustada en mi rayita, metiéndola y sacándola, el extasis era indescriptible. Tenia de veras muchas ganas de hacer pis y el aguantarme me daba mas placer aun. El aire empezaba a ser invadido por mi propio olor a mujer y eso me calentó mas. Me corri la bombacha y me acaricie la concha separándome los labios, estaba mojadisima, me chupe la mano y me sentía super chancha. Con la mano izquierda me levante el corpiño y empece a apretarme despacito los pezones, esos pellizquitos autoinflingidos eran una delicia. En mi cabeza desfilaban todas las imágenes excitantes del dia, como fotos, una detrás de la otra, Sofia caminando y su tanga trasparentandose, Sofia desnudándose para ponerse la Bikini, Sofia manoseándome el culo y las tetas para ponerme bronceador y yo manoseándoselo a ella, el chirlo que me dio subiendo la escalera, Sofia contándome como se pajeaba. Estaba ya recostada sobre el inodoro apoyada contra la pared, me faltaba el aire, era la paja mas intensa que me había hecho en años sin duda. Me saque la bombacha de una sola pierna de lo apurada que estaba y deje que mis dedos se deslizaran en mi interior, al principio despacio, después fue meterlos y sacarlos furiosamente. Me lleve los dedos a la boca degustando mi propio sabor a concha, ya no me importaba nada porque estaba a punto de tener uno de los orgasmos mas espectaculares de mi vida. Volvi a manosearme y aprovechando la lubricación de mis dedos me meti uno en la cola. El cosquilleo se avecinaba cada vez mas poderoso, sentía mi vagina latir hinchada, me recosté mas aun quedando casi en el suelo para dar lugar a la descarga eléctrica final que era inminente, y de pronto siento la puerta de la habitación que se abre. Pegue un salto y me subi la bombacha lo mas rápido que pude, incluso me la puse al revés. Mientras me ponía el short la escuche a Sofia

-Eu, hace mas de 20 minutos que estas en el baño, tanto vas a mear?
-No, no, me puse a mandar unos mensajes de texto y me distraje. – Menti mientras abria la puerta
-Seguro que a ese que pajeaste con las tetas. – Contesto, y mientras lo decía se iba sacando la remera que traia puesta, y agrego

-Abajo ya están sentados para comer, compraron sushi, están las ensaladas que hicimos y asado que quedo del mediodía, porque no nos bañamos juntas asi tardamos menos?
Yo me quede en silencio pensando en la paja que me acababa de hacer y que no había podido terminar. Evidentemente tarde demasiado en responder. Sofia agrego:

-Bueno si te jode no, pero salite asi me baño primero.

Obviamente no iba a dejar pasar esa oportunidad de ver el agua recorrer todo el cuerpo desnudo de Sofia, su culo redondo, sus tetas duras y lo que mas me gustaba, su concha toda depilada

-No tarada, como voy a tener problema
-Ok,voy a buscar dos toallones

En el momento en que se fue aproveche a desnudarme rapido, enrolle con cuidado la bombacha dentro del short, no quería que ella viera del modo en que la había mojado. Abri la ducha y me quede desnuda viendo caer el agua. Sofia entro con 2 toallones y me dio uno. Nos metimos en la ducha. Sofia se saco la tanga de la malla y la colgo en la canilla, ahora estábamos las dos desnudas, tal vez para ella era una situación normal, pero para mi era sumamente erotico



Nos bañamos rápido. Me excitaba observarla de un modo inimaginable. Cuando ella subia sus brazos para lavarse la cabeza las tetas se le subían mas todavía. Todo era sensual, o al menos asi lo veía yo en ese momento. La manera en que se enjabonaba las tetas, se restregaba la concha y el culo, luego cuando se vistió verla ponerse el corpiño, la tanga, como se le iba metiendo en su cola a medida que se la terminaba de subir, yo sentía que no podía mas con esa situación, quería decirle de modo serio que hacia rato nadie me excitaba del modo en que ella lo hacia. Si tan solo hubiese tenido 1 gramo de certeza de que ella me histeriqueaba adrede lo hubiese hecho, pero Sofia era una de esas mujeres que emanaba sensualidad desde que se levantaba hasta que se acostaba, inclusive sin pretenderlo, asi que con ella nunca se sabia.
Bajamos y me sorprendió ver que si bien algunos ya estaban comiendo, faltaba mas de la mitad de la gente. Me pregunte si Sofia no me habría apurado a proposito para bañarse conmigo pero desestime la idea pronto, era difícil que ella me viese del modo en que yo la veía a ella.
Nos sentamos a la mesa, luego fue cayendo el resto, todos bañados. La cena transcurrió divertida, mucha comida, mucha bebida, salieron temas interesantes como futbol, política y religión, a medida que la ingesta de alcohol progresaba, disminuía proporcionalmente la calidad argumentativa en cada uno de los tópicos que se propusiera. Todo era risas, al final pedimos helado.
Sentí que reventaba y me recosté sobre el respaldo de un sillón, pero no hubo tiempo para digestión, la mayoría se levanto y se fue al living, donde se había armado ese pseudo boliche con luces de colores, globos, música ensordecedora, alcohol, y esa pantalla hibrida Sony entre TV y cine que seguía sintonizada en mute en el canal Fox Sports.
La noche iba avanzando, ya eran como las dos y media de la mañana o tal vez mas. La música mezclada con los diferentes tragos que se iban preparando eran una invitación a dejarse volar. Me hubiera encantado vivir en esa casa. Un par que estaban tirados en un puff armaban porro. Al rato Tobías, otro de los chicos paso por al lado mío y me ofreció extasis o algo similar. Tengo que admitir que otras veces había probado ese tipo de drogas, no así porro que no me gusta en absoluto. Esa noche con el alcohol que tenia encima ya no me hacía falta, Sofía era suficiente estimulo y no quería perderme de nada, aunque con lo que había tomado ya me estaba costando. Mi blonda amiga no era la excepción, ella también estaba hiper alegre. . No me gusta demasiado la música electrónica pero ese ritmo empujaba a moverse de forma medio autómata incluso de modo involuntario. En un momento que fui a buscar un trago perdí de vista a Sofía. Con el vaso en la mano haciendo equilibrio para que no se me volcara nada la busque con la mirada, estaba subida a un sillón que estaba medio escondido porque estaba detrás de una columna, bailando a su propio ritmo, como en una especie de trance moviéndose del modo mas sensual posible, seguramente sin siquiera saberlo. Me acerque hasta donde estaba y le acerque el vaso. Con una sonrisa desecho mi ofrecimiento y me invito a subir extendiéndome la mano. Deje el vaso en el suelo y subí junto a ella. Me sonrio sin decir palabra, solo se reia y me miraba. Sus tetas se movían al compas de un modo hipnotico. Me abrazo y me dijo al oído que bailaramos. La abrace yo también y me acople a su ritmo.

-A vos te da vueltas todo como a mi? – Me preguntó
-Si jaja, la verdad que si
-Si jaja, creo que si, tome mucho... – Dijo en tono picaro.

Abrazada a Sofia y desde el angulo en que yo estaba podía ver esa pantalla enorme. Otra vez Alina Moine, de hecho debía ser la repiticion del programa que había visto horas antes. En eso Luro se acerco a la TV y empezó a tocarlo de costado y de atras, crei ver que quería cambiar de canal y lo lamente. Gire y me concentre en Sofia, ella me volvió a mirar fijo y sonreir. En la posicion en que estábamos su concha había quedado directamente sobre mi pierna. Ella hacia un movimiento de subir y bajar constante y aunque en un principio no quise creerlo, de pronto me di cuenta que ella estaba frotando su vagina contra mi pierna de modo intencional. Me agarro una especie de escalofrio. Busque su mirada con la mia, Sofia tenia una mueca de sonrisa dibujada en la cara. De pronto, de la nada se despacho con una exigencia que me dejo dura

-Dame un beso Clara

Quise creer que había dicho cualquier otra cosa, aunque sabia que había oido bien.

-Que decis Sofia?
-Que quiero que me des un beso – respondio
-Estas loca? Te sentís bien?

Se acerco a mi oído y con mucha convicción exclamó

-Si no me lo das vos te lo doy yo

La mire fijo. No me dio tiempo a pensar y de pronto Sofia me estaba comiendo la boca. Toda la situación me había tomado por sorpresa, pero es lo que había querido desde la mañana. Me relaje y me entregue, estábamos en nuestro mundo y no nos importaba que cualquiera pudiera estar viéndonos. Su lengua jugaba con la mia, eran besos húmedos, me mordía la lengua, los labios, yo le lamia los dientes, la situación se había tornado salvaje. Senti mi bombacha nuevamente mojada al extremo, me hervía la concha. Sofia metió una mano debajo, no solo de mi remera, sino de mi corpiño, levantándomelo y me amaso una teta, con una violencia que me hizo delirar. Súbitamente despego su boca de la mia

-Estoy mareada, vamos arriba please – Me dijo mirándome a los ojos.

Me quede absorta, sabía que alla arriba podía pasar cualquier cosa…
Sofia me agarro de la mano. Yo estaba plenamente conciente a pesar de todo lo que habia tomado, pero se sentia todo muy extraño, como si no estuviera ahí. La situacion era surreal.
Pasamos por al lado de la television enorme y ya no estaba Alina Moine, habian puesto una porno. Bizarro.
Habia una mina acostada y otra que se le sentaba en la cara, me encanto. Nuevamente el choque electrico en mi concha, en otro momento me hubiera quedado mirando la pelicula.
Sofia me apretaba la mano con firmeza y caminaba dando algunos tumbos, abriendose paso entre el humo espeso que viciaba el ambiente. Llegamos al pie de la escalera, Sofia se volteo, me miro y me sonrio, tenia el rimmel todo corrido, igual le quedaba sexy. Me solto la mano para agarrarse con las dos suyas de la baranda, yo estaba mareada y me sentia pesada, pero podia subir bien. Mientras ella subia desde abajo podia verle su fabuloso culo, por debajo de la pollera asomaban esos gluteos duros y contorneados, de una redondez absoluta, daban ganas de morderselo. Abrimos la puerta de la habitacion. Yo no podia terminar de creerme todo eso. Sabia que en ese momento era la envidia de todos los hombres del mundo. No podia existir un solo macho en el universo que no hubiese querido poseerla.
Cerre la puerta, Sofia se apoyo contra la pared y empezo a reir a carcajadas. Una risa contagiosa, nunca la habia escuchado reir asi.
Empezo a decir algunas incongruencias mezcladas con la risa, estuvimos asi unos minutos, yo reia contagiada por sus carcajadas. En un momento se hizo un silencio, Sofia suspiro profundo

-Claraaaaa, estoy loca...estamos locas jajajajaj. -- Otra vez empezo a reir sin parar.

Sofia estaba algo borracha. Tenia que hacerla reaccionar porque estaba abombadisima, pero me entro la duda, tal vez plenamente conciente el clima se diluyera. Decidi que no importaba, mucho indicios durante el dia me indicaban que el histeriqueo era mutuo, ahora estaba convencida.

-Vamos a pegarnos una ducha Sofi, que te parece
-Siiiiii, quiero quiero quiero! -- Empezo a festejar, diciendolo ritmicamente
-Si, yo tambien quiero, quedate asi como estas que yo te desvisto, vos no te muevas, quedate apoyada asi como estas.

Fuimos al baño, ella quedo sosteniendose con ayuda de la pared mientras yo abria la ducha. Pense que el agua fria la iba a despertar mejor, pero por la temperatura salia tibia.
Me volvi hacia Sofia, le levante los brazos y le saque la musculosa, ella seguia balbuceando idioteces, mezcladas con algunas otras cosas escapadas de su inconciente relajado, como que yo le encantaba y otras similares que a mi me fascinaban
Tenia ese corpiño sumamente delicado que le apresaba sus tetas suaves y abultadas. Le pase los brazos por detras de su espalda para desabrocharselo y mi cara quedo pegada a la de ella.
Sofia evidentemente recordo para que habiamos subido porque me volvio a besar, su lengua buscaba desesperadamente la mia. Termine de sacarle el corpiño y sus tetas quedaron libres al fin. Me separe de su cuerpo para poder contemplarselas mejor, ya no habia marcha atras. Sus pezones estaban duros como los mios. Se sentia hermoso estrujarselos, manosearle toda la superficie de sus tetas al tiempo que escuchaba sus gemidos ahogados. Me saque la remera y el corpiño yo tambien, queria apretar mis tetas contra las de ella. El roce de sus pezones con los mios se sintio maravilloso, cerre los ojos y la volvi a besar.
Baje por su cuello, ella estaba entregada. Al fin iba a poder tener esas tetas en la boca. Me corri el pelo y me incline, me dedique a su teta izquierda mientras le sobaba la derecha, se sentia tan bien al hacerlo como cuando me lo hacian a mi. Luego me dedique a la derecha. Chupe con devocion esas tetas, las mordi, las babee, las lami. Sofia no paraba de gemir. Segui bajando por su abdomen hasta su ombligo. Le saque la pollera. Sofia se veia sumamente excitante semidesnuda en tetas, solo vistiendo su bombachita minuscula celeste. Pense que por segunda vez en un baño me tocaba bajarsela. Abri bien los ojos, no queria perderme nada de ese espectaculo. Tome su tanga de las tiritas de los costados y se la baje despacito, saboreando el momento. Su concha enteramente depilada asomo, con sus labios bien cerrados. Su bombacha estaba empapada, se la baje un poco mas, un hilo espeso de flujo lubricante entre su concha y la tela de su prenda intima era el vestigio del grado de excitacion que habia alcanzado al frotarse minutos antes contra mi pierna. Se la termine de bajar, dio una patada al aire para terminar de sacarsela. Me quede unos segundos embobada mirandole la vagina, era hermosa y delicada, como toda ella.
Me saque el short yo tambien y la tanga, al igual que ella la tenia empapada. Nos metimos en la ducha. Sofia empezo a acariciarme las tetas. Ninguna de las dos emitia palabra, solo gemidos. Se sentia hermoso el que me amasara las tetas, volvimos a besarnos durante la ducha mientras nos masajeabamos el culo mutuamente, yo sentia fuego en la concha.
Nos mirabamos y nos sonreiamos. De pronto Sofia hablo en tono algo mas claro, evidentemente el agua y la calentura la habian despabilado un poco

-Estamos locas Clara, pero me encanta esto, me encantas vos..
-Si, puede ser que lo estemos, pero nunca nadie me calento como vos
-Igual es una locura.

Empezamos a reir las dos a carcajadas de nuevo. Nos sentiamos felices de placer.

-Nunca estuve con otra mina, se siente increible esto. -- Dijo Sofia
-Yo tampoco, pero me encanta que esto este pasando con vos

Sofia me empujo suavemente contra la pared y me beso el cuello. Tal como habia sucedido hacia un rato, empezo a refregarme nuevamente su vagina. Sentir el roce directo de su concha caliente contra la piel de mi pierna era extasis puro. Me beso las tetas delicadamente, nunca tuve los pezones tan duros, le pedi que me los mordiera y ella accedio de inmediato a mi pedido, sus mordiscos tenian la presion justa, me provocaban un dolor que automáticamente mutaba en placer

-Te gusta, no pendeja? – Pregunto desafiante
-Me encanta, me encanta todo lo que me haces

Me la saque de encima y la apoye yo contra la pared, con un dejo de violencia, involuntaria, pero probablemente producida por la calentura del momento

-Ahora me voy a ocupar de tu conchita – Le dije con una sonrisa
-Haceme lo que quieras.

Mientras le manoseaba y pellizcaba las lolas al tiempo que la besaba lleve mi mano hacia su vagina, se le acaricie suave, muy suave, sentia al tacto de la yema de mis dedos los labios de su concha carnosa que latia de placer como la mia. Con mis dedos abarcaba desde el agujerito estrecho de su cola hasta su clítoris, todo a lo largo, frotando y haciendo presion. Sofia sacaba su pubis hacia fuera, buscando que en ese sube y baja de mis dedos, algunos la penetraran directamente, su respiración se escuchaba entrecortada, emitia gemidos ahogados, mientras me agarraba de los pelos a la altura de la nuca y me acercaba hacia a su boca para fundirnos en esos besos humedos interminables.
Bajando por un camino de besos desde su boca, pasando por sus tetas y su abdomen llegue hasta su pubis.
Me hundi en su entrepierna y lo primero que hice fue olerle la concha. Nunca habia tenido una tan cerca de mi boca. Ella subio sola una pierna al borde de la pared de la ducha y con los dedos se abrio los labios de la vagina. Al principio fue una sensación extraña, como todo lo que estaba sucediendo en ese momento, que sucedia por primera vez, eran las sensaciones propias de lo desconocido que generaban esa adrenalina unica.
Cuando al fin le lami la concha pense que era tan hermoso como chupar una pija. El sabor de la suya era sublime, salada y yo tragaba con devoción todos sus jugos lubricante como si fuera semen. Se la la chupe de todas las maneras que pude, le di besitos, le lami desde los labios hasta la cola, le meti la lengua en la concha y succione hasta que se me adormecio la mandibula.
Luego me pare y la bese en la boca, queria que ella sintiera de mi boca el gusto de su propia chocha.Me pidio que la coja

-Cogeme Clara
-Queres que te coja con los dedos? Pedimelo por favor
-Por favor Clara, cogeme con los dedos

Me apiade de ella y le meti dos dedos en la concha, fue una sensación unica, palparle su interior humedo, resbaloso y caliente.
Sofia pego un grito de placer

-Cogeme Clara. Cogeme con los dedos – Pedia desesperada
-Si, toda pendeja viciosa, quiero sentir como acabas en mi mano, y después me vas a coger vos a mi – Le respondi. Tambien yo estaba poseída por la lujuria

Sofia subia y bajaba sola sobre mis dedos, cada vez mas fuerte, gritaba, insultaba, me insultaba a mi, eso me ponia a mil, yo le devolvia los insultos

-Hija de puta, nunca me cogieron asi, me vas a matar
-Vos mas hija de puta, me encanta hacerte esto, quiero estar toda la noche asi

En un momento Sofia bajo apenas la intensidad de ese ritmo frenetico de asceso y descenso sobre mis dedos

-Espera Clara, no me aguanto, voy a acabar -- Dijo agitada.

A mi no me importaba nada, solo queria seguir pajeandola hasta sentir su orgasmo en mi mano, era lo mas excitante que jamas hubiese hecho. Segui cogiendola mas intensamente aun con los dedos, le meti un tercero

-Basta hija de puta, no me cojas mas asi – Me imploraba casi sollozando de placer
-No me importa, quiero que acabes primero, putita, quiero sentir tu orgasmo en mi mano
-No aguanto Clara!! – dijo en tono de suplica

En un movimiento brusco arqueo la espalda y empezo a contorsionarse.

-Clara ahora si voy a acabar!! –Dijo con la voz ahogada
-Si hacelo porque no voy a dejar de pajearte
-Acabo Clara, acaboooo!

La muy zorra estaba acabando sobre mi mano. Yo volaba en ese universo de lujuria, de olor a sexo.
Sofia se estremecio, tenia un gesto de asombro en la cara, me miraba con la boca abierta mientras gemia largamente, crei por un segundo que iba a llorar.
Se dejo caer contra la pared de la ducha mientras respiraba agitadísima y me miraba al tiempo que se iba delizando hacia el suelo de la bañera. No me sacaba la mirada de encima, el gesto de asombro de su cara no se iba. Yo estaba fascinada, con la concha a punto de explotar. Ella habia quedado completamente en el suelo y yo la miraba parada desde arriba.
Pasaron uno o dos minutos en que nos quedamos en silencio
Nos miramos y reimos nuevamente. Clara rompio el silencio

-Ahora te voy a coger yo a vos

Se arrodillo y me dio vuelta, yo quede mirando a la pared de la ducha. Me empezo a chupar el culo de una manera deliciosa, su lengua jugaba en mi colita y con la punta hacia presion sobre mi ano

-Pajeate -- Dijo en tono de orden

No hizo falta que lo dijera dos veces, empece a pajearme furiosamente al tiempo que ella me chupaba el culo de modo frenetico, me lo lamia, me separaba las nalgas y me lo escupia. Yo tenia las tetas apoyadas contra el mármol de la pared que estaba frio y me habia puesto los pezones mas duros todavía

-Que rico ojete tenes, me vas a dejar que te coma la conchita ahora?
-Si, cómemela ahora – Le respondi desquiciada
-Saca la cola mas para afuera -- Me pidio

Me incline hacia atrás todo lo que pude. Cuando senti su lengua contra mi concha crei que me iba a desmayar. Jugaba con mis labios, me los abria y con mucha maestria me empezo a coger con la lengua, la metia y la sacaba. Me metio un dedo en la cola mientras no dejaba de chupar. Me estaba cogiendo el culo con el dedo y yo deliraba. De pronto senti una molestia, la hija de puta estaba intentado meter otro dedo en mi cola. Como la estrechez de mi agujerito virgen no se lo permitia Sofia mojo un dedo en mi vagina embadurnándolo con mi propio lubricante. Esta vez el dedo entro casi sin dificultad. Me cogio un rato asi por el culo mientras seguia chupando mi vagina, me hacia delirar cuando me metia la lengua y la sentia moverse dentro mio.

-Ahora quiero que acabes como me hiciste acabar a mi – Me dijo

Se paro y me agarro del pelo. Me mordia los lóbulos de las orejas y el cuello. Me hizo que sacara la cola hacia fuera y empezo a pajearme de atrás, me metia y sacaba los dedos con una rapidez asombrosa. Yo habia llegado a un nivel de climax impensado.
Sofia empezo a intercalar el pajeo con unos chirlos muy fuertes en el culo
Me pajeaba y me pegaba en el culo, volvia a pajearme y me pegaba de nuevo en la cola.
Eso fue lo que definitivamente me empujo al delirio definitivo. Los chirlos dolian pero automáticamente derivaban en una oleada de placer

-No puedo mas Sofi, pajeame mas rapido, cogeme mas!!
-Te voy a coger siempre, voy a ser tu puta y vos la mia!

Me dio otro chirlo sonoro y cuando volvio a meterme los dedos acabe. Acabe como nunca jamas lo habia hecho antes. Grite del desahogo, fue un grito estridente, de alivio, de extasis.
En ese orgasmo estaban contenidas todas las emociones del dia, la paja trunca que me habia hecho a la tarde y toda la calentura que habia acumulado desde el mismo momento en que me habia visto con Sofia después de años.
Quede agobiada apoyada contra la pared, respirando con dificultad.
Sofia me abrazo de atrás mientras me decia cosas hermosas como que nunca habia sentido tanto placer y que no habia imaginado que coger con otra mina pudiera estar tan bueno.
Las dos estabamos exhaustas y embriagadas de lujuria.
Salimos del agua y nos acostamos asi mojadas como estabamos, abrazadas una a la otra mientras nos besábamos y acariciábamos.
No podia precisar cual de las dos se quedo dormida primero. Lo que si puedo precisar es que al otro dia cuando abri los ojos eran las 12 y media del mediodia y Sofia ya estaba despierta, con el celular en la mano. Cuando vio que me desperte se inclino y me dio el beso mas dulce del mundo en la boca.

-Son las doce y media Sofia, ya habran comido?
-No creo, sino nos hubieran avisado – Respondio
-Todo bien? Seguro estas con el jueguito ese de mierda en el celular...no paras...
-Jajaja, nada que ver tonta, sabes con quien hablo?
-No
-Con el padre de Martín, Alex!

La mire sorprendida mientras me restregaba los ojos

-Sofia, para que carajo queres una televisión tan grande? Debe costar un huevo ademas!
-Jajaja, cuando decis esas cosas Clarita haces que te quiera mas todavia

-Mira – Dijo mientras me extendia el telefono

Cuando mire la pantalla y lei senti que me desmayaba: “HOLA ALEX, SOMOS SOFIA Y CLARA Y TE INFORMAMOS QUE ESTA MISMA NOCHE TE VAMOS A COGER LAS 2 JUNTAS. LLAMAME, BESOS”