VPS

Hola, soy Roxana, con 25 años estoy terminando la licenciatura en psicología, la carrera que me apasiona, desde de venir desde el interior a esta gran ciudad a estudiar, ya estaba cumpliendo mi sueño, vivía sola en un departamento, cubría mis gastos y estudiaba, en esos momentos estaba por empezar las pasantias así que estaba muy feliz. Como mujer soy bastante llamativa pelo rubio que llega a mis hombros, un proporcionado cuerpo cuidado con el esfuerzo del gimnasio, y mi forma de caminar siempre hincada, como sacando pecho, que era de un tamaño bastante considerable, una cintura bien estrecha y lo que fue mas importante y encantador, que es mi cola, bien redonda, grande y muy parada, siempre estoy haciendo mucho ejercicio y mantengo mi cuerpo bien durito, en la calle siempre causa muchas miradas mi cola, mis amigos siempre me decían en tono de broma, que estaba justa para el crimen.

Llego el día en que se sorteaban las pasantitas, estaba realmente muy nerviosa, pero llego el momento y me toco un gran psicólogo, muy respetado en la ciudad, estaba muy ansiosa por ir, el consultorio era en una casa bien linda mas o menos cerca de mi casa. Después llegando el lunes fui a mi primer día, así conocí al doctor, que era un viejo amable pero gruñón, el me dijo que me sentara y seria su secretaria unos días, fueron pasando los días, y el viejo me usaba de una secretaria, no me hacia participar en ninguna sesión para que aprendiera, ya eso me estaba haciendo enojar bastante, pero nada podía hacer. Una mañana como cualquier otra llamaron del juzgado federal y allí comunicaron por teléfono, que era para el doctor, yo tomé tomo rápidamente los datos, ya que el doctor no se encontraba, me dijeron que era un tipo que sus abogados armaron un lío tan bien hecho que estaban dudando hasta de las pruebas. El sujeto estaba acusado de violación reiterada, con un poco de locura parecía y necesitaban que el doctor lo analizara.

Yo me quede bastante sorprendida y anoté todo lo que me dijeron del juzgado, luego volví a mi casa pensando. Al día siguiente llegaron dos policías bien armados, con un sujeto esposado el tipo era grandote, medio gordo con los pelos cortos casi militar, con unos ojos negros que daban miedo, llevaba puesta una remera negra sucia, unos pantalones negros que brillaban de tanto uso y mocasines marrones. El sujeto me miro fijamente, yo no lo mire y cambie la vista de lugar, mientras que los policías me dieron el expediente y metían al sujeto al estudio del doctor para luego salir y quedarse en la puerta. Yo agarre el expediente y lo leí, estaba acusado de depravación seguida de violación contra una madre y dos hijas. Yo me quede helada, pensando en lo vil y asqueroso del sujeto, de repente el doctor me pidió que si le podía llevar 2 cafés, totalmente idiota, los preparé y los llevé, cuando entre sentí la mirada del sujeto en mi cuerpo. Ese día estaba con una camisa blanca de seda y pantalones grises apretados, que como todos me marcan mi gran y hermosa cola, el sujeto rápidamente se percató de ella y tuvo los ojos clavados en ella todo el tiempo en el que estuve sirviendo los cafés.

Luego de ese día, llegué a mi casa cansada y enojada porque las pasantitas eran nada más que ser una simple secretaria, después de darse un baño para sacarse el enojo se quedo pensando en ese tipo tan extraño y depravado.

Al otro día llegue perturbada como siempre y seguí con la típica rutina, calentar el café, ordenar las citas del doctor. Ese día iba vestida igual que el día anterior, tenía una camisa blanca y un pantalón medio rosado.

El día siguió normal, trajeron al loco al cual el doctor seguía entrevistando, entonces de pronto el doctor me llamo, entré sin saber que quería, el doctor me comento que el sujeto era muy complicado y que le gustaría que lo ayudara, para dar el punto de vista de una mujer, sobre un sujeto tan raro. Yo me puse muy contenta y tome rápidamente mis cosas para anotar todo lo que el sujeto dijera. El doctor le seguía haciendo preguntas sin sentido, hasta que le pregunto sobre su vida sexual en su adolescencia, él tipo le contó con lujos de detalles como fue su primera vez y las siguientes, no me paraba de mirar mientras que contaba sus relatos. Tanto el doctor como yo tomábamos apuntes de todo lo que decía el morboso sujeto, hasta que mencionó algo que los dejo helados a los dos, el sujeto casi baboseando dijo –Debo admitir que me encantan los traseros de las mujeres, es algo que me vuelve loco, lo reconozco, me encanta romperles el culo, penetrarlas bien, metérselo todo adentro, aunque les duela muchísimo, yo no tengo culpa si lo tengo muy grande, largo y muy grueso. Luego de decir eso el sujeto me miro sonriendo, como burlonamente. Ya estaba terminando la sesión, cuando el sujeto le dijo al doctor –Sabe lo que me mas me gusta de venir a terapia? El doctor le pregunto que, y el sujeto le contesto –Ver a su secretaria que es impresionantemente llamativa. Yo me sonroje y me morí de vergüenza, pero no dije nada, ni el doctor tampoco y ahí termino la sesión de ese día.

Llego el lunes y ese día hacia bastante calor, así que decidí ponerme una falda negra, que me quedaba un poco chica pero era mi preferida, aunque me quedara bastante pegada al cuerpo marcándome de manera exagerada mi cola, y me puse un tapado negro arriba para ocultarla. Aunque era imposible ocultarla, se me levantaba el tapado también.

Preparé todo como la rutina diaria, pero ese día el doctor todavía no llegaba, como no tenia que hacer, me puse a ordenar los expedientes de arriba abajo, uno por uno, y por mas que tenia unos altos tacos, tenia que levantarme mucho para llegar al primer estante de la biblioteca, fue justo en ese momento cuando llegaron los policías, junto con el sujeto. Al girar la cabeza, ví como los tres la miraban, seguramente miraban la curva de mi cola con el tapado, rápidamente me salí de esa posición y los saludé, diciéndoles que el doctor ya estaba por llegar. Después de unos minutos, llego el doctor, al llegar me dijo que fuera llevando al paciente al consultorio que el iba al baño y ya iba. Yo obedecí y me paré diciéndole que me siguiera, entré primero que el tipo, camino hacia dentro y pude sentir la mirada penetrante en mi persona, entonces escuche algo que me intranquilizo, el sujeto dijo bajo pero sabiendo que yo lo oía –Sabía que tenías buen culo, pero no imaginé que tenías semejante culo.

Yo permanecí callada esperando al doctor. Luego de ese día de terapia, el sujeto no dijo nada mas, así fueron pasando las semanas hasta que el sujeto quedo absuelto frente a lo que presento el doctor de sus estudios y yo pude terminar mis aburridas pasantias. Después de unos meses decidí ir a la facultad a ver si había algún post grado para hacer, o algo por el estilo, me acuerdo que ese día me vestí muy bien porque después tenia una entrevista de trabajo, me puse una remerita ajustada celeste, junto con un pantalón blanco bien ajustado medio transparente, por lo cual use una mini tanga así no se traslucía y unos altos tacos, unos de los mas altos que tengo, luego de averiguar en la facultad, fui a esa entrevista, en la cual me fue muy bien.

Al estar a unas diez cuadras de mi casa decidí caminar, iba muy feliz por el resultado obtenido en la entrevista, mientras que me percataba de muchas miradas masculinas y algún comentario, yo seguía en mi mundo pensando y contenta por el tal vez futuro trabajo, luego de unas cuadras me empecé a sentir muy observada, no sabia porque, me volteé una vez y veía a mucha gente en la calle, pero algunos hombres mirando mi cola como hipnotizados, poco a poco cada vez que avanzaba hacia mi casa la muchedumbre se achicaba, volví a voltear y quedaban solo algunos hombres, de repente tres cuadras mas y sentí una mirada penetrante, pero no voltee, decidí apurar el paso y traté de perderme entre la gente que la verdad no era mucha por esas calles, yo sabia que los ojos estaban concentrados en mi figura, y mis nervios me empezaban a traicionar, intentaba no ser demasiada obvia así que crucé la avenida y sentí que alguien también hacia lo mismo, un intenso frió recorrió mi cuerpo, con miedo evidente y sin importarme que se me notara, aceleré el paso, quería estar sana y salva.

Ya estaba llegando a mi casa, una mezcla de alivio y temor se apodero de mi, ya que no sabia como hacer para abrir la puerta tan rápido y entrar, así que como pude apuré mas el paso, pero si entraba ahora tenia que arriesgarme mucho, decidí pasar de largo y meterme en un negocio que hay en la esquina, luego de un rato, vi que no paso nadie detrás mío, tal vez estaba un poco paranoica pensé, con un poco mas de alivio volví para mi casa, llegue a la puerta y con algo de nervio abrí la puerta y justo en ese momento fue cuando volví a sentir esa horrible presencia detrás mío, voltee fugazmente y una mano me dio un fuerte empujón hacia dentro de mi casa, yo entre miedo y desesperación intente dar un grito, pero una poderosa bofetada me quito el sonido, caí al piso tendida, llorando de terror. Estaba mi casa en oscuridad por lo cual solo veía una gran sombra, rápidamente sentí una respiración agitada que me decía -¡¡Quedate quieta y callada o te mato a golpes!! Luego me levantó de un solo tirón y tapándome la boca y sujetándome desde atrás me llevo hacia dentro de mi casa, mi corazón estaba muy agitado y mis lágrimas salían por miles, estaba aterrada, cuando llegábamos a mi habitación el sujeto que me tenia fuertemente agarrada, pasó su horrible lengua por mi cuello diciéndome al oído -¡¡Te aseguro que de esta noche no te olvidas mas!!

Yo me estremecí de miedo sabiendo lo que el sujeto buscaba y me empecé a mover intentando safarme, pero era inútil, el sujeto era mucho mas grande y tenia una fuerza impresionante, de pronto el sujeto gritó -¡¡Quédate quieta o te pego hasta matarte!! Yo me estremecí de miedo y me quede quieta, llorando, el sujeto al ver mi docilidad dirigió sus manos hacia delante mío y apretó mis pechos con pasión; los amasaba fuertemente mientras que me decía al oído -¡¡Que buenas tetas tenes, grandes y firmes!! Sentí que su cuerpo se pegaba al mío y que su miembro se apoyaba en mi cola y empezaba a puntearme fuerza. Sus manos me apretaban los pechos y su cuerpo me apretaba la cintura. Estuvo un rato largo estrujando mis pechos y apretando una y otra vez su miembro contra mi cola. Luego bajó una de sus manos y de pronto agarro mi cola y la apretó con bravura, luego dijo con voz fuerte -¡¡Ahora para tu hermosa colita!! Yo con lagrimas en los ojos lo hice, mostrándola en su máximo esplendor, el sujeto se quedo callado y dijo con un tono de euforia -¡¡Eso es, este si que es un enorme y rico culo!! Y me plantó una fuerte palmada en mi trasero. Mi cola se metía bajo su barriga, mientras el me tomaba de las caderas y me apoyaba con mas fuerza, entonces me dijo -¡¡Vamos, pará y mové tu hermoso culo, menéalo como a los hombres nos gusta verlo!! Yo sin oponer resistencia, muerta de miedo lo hice, pare lo mas que pude mi cola, la empecé a moverme de lado a lado, yo me sentía muy humillada con muchísimo miedo, y aumento cuando el sujeto me dio un fuerte empujón, en el cual caí en mi cama, rápidamente me di vuelta y vi al sujeto, no lo podía creer, era el sujeto de la terapia de la pasantia, me quede helada sin saber que hacer, un frió atravesó todo mi cuerpo al recordar su expediente, pero ahora no parecía aquel sujeto, estaba transformado, parecía un loco realmente y con una cara de depravado total, sus ojos estaban rojos, como inyectados de sangre, me dio mas miedo.

El sujeto sin mediar mas se tiró sobre mi, me manoseaba a mas no poder, mientras que me decía -¡¡El placer es dolor vas a quedar llena, vas a sentir mi pija en tu culo por un buen tiempo, te va a doler mucho, pero te va a gustar!! Yo llorando a mas no poder y con un miedo espantoso le suplique que no lo hiciera, que me dejara en paz, pero el estaba como poseído, luego me acomodó en la cama, de rodillas y me hizo apoyar en el respaldo, o sea que mi cola quedo totalmente expuesta para el, se acomodó detrás mío y tomando mi pantalón blanquito lo bajo junto con mi diminuta tanga, yo estaba esperando un milagro, no podía hacer nada, el sujeto me violaría sin piedad, era inevitable, se quedo un rato en silencio y luego dijo -¡¡Que culo tenes!! ¡¡Los de la vieja y las hijas eran gordos, pero con vos me saque la lotería, es como una manzana grande y paradita, diría perfecto y va a ser mío!! Yo lloraba mas por sus comentarios, pensaba en ese asqueroso y depravado sujeto que solo conseguía mujeres violándolas, ese asqueroso que había violado a esas gordas mujeres y ahora tenia un cuerpo mucho más joven y con buenas formas para darse gusto, y el sabia que me tenia impotente entre sus manos, mis pronunciados pechos y mi hermosa cola, en estos momentos eran suyos, suyos para gozarlos a voluntad, suyos para satisfacer cualquier capricho de su terrible desenfreno, yo me voltee y pude ver como el sujeto sacaba su enorme miembro, colorado, no podía creer que existiera miembro así, el sujeto al ver mi cara de sorpresa, tomó su miembro con la mano apretándolo mas, para hacerlo mas exagerado y me dijo -¡¡Desde que te vi el culo en la terapia, no hago mas que pensar en él, no te quisiera asustar pero te lo voy a romper, porque estoy desesperado por penetrarlo!!

Yo me estremecí de miedo y humillación, entonces el sin mediar mas palabras, se escupió un poco la mano, se paso la saliva por la cabeza de su miembro para luego apoyar la cabeza de su miembro en mi esfínter y empezar a presionar, el dolor fue tan intenso que grité lo mas fuerte que pude -¡¡AAHhhhhyyyyyyyyyyy!! Y en un movimiento rápido tire una mano para atrás para frenarlo al maldito, pero el tipo me agarró la mano y me pegó un cachetazo en una nalga diciéndome -¡¡Nada de manotazos y tomá!! Y empujó mas fuerte logrando meter la cabeza adentro, mis ojos estallaron de dolor y como que se me nublaba la vista de dolor, sentí como si me estuvieran metiendo un tronco allí atrás, era brutal el dolor y grité para descargar -¡¡Ahhhhhhhhhhhyyyyyyyyyyyyyyyy!! El sujeto seguía como si nada, presionando mas y su miembro con mucha dificultad empezó a deslizarse en mi interior, haciéndome retorcer del dolor y diciéndome -¡¡Sentila puta, bien adentro de tu hermoso culo, sentí como te lo rompo!! Y siguió empujando, me clavó sin piedad hasta el fondo, sentí que me derrumbaba, que se me partía mi hermosa cola, grité lo mas que pude, era imposible resistir tanto dolor, mientras que el sujeto se quedo quieto, manteniéndome toda enterrada, mientras que me acariciaba la espalda y me decía -¡¡Mirá como lo tengo a tu culo, bien ensartado, desafiándome para que lo rompa, y lo voy a partir!! Después el maldito empezó a sacarla casi toda y empujar con todo para adentro, golpeaba los huevos contra mis nalgas, luego empezó un vaivén mas rápido y mientras que yo seguía apoyada en el respaldo de la cama, el sujeto me bombeaba a todo lo que daba, mientras que gritaba a viva voz -¡¡Que buen culo acabo de abrir, ahora es mío!! Y me tuvo casi una hora a los bombazos por atrás hasta que arremetió con toda la fuerza y quedándose quieto acabo dentro mío. Yo estaba desarmada, no reaccionaba, sentía que mi hermosa cola me estallaba de dolor, lloraba desconsoladamente mientras escuchaba la risa de superación y victoria del sujeto, que me indignaban y me hacían llorar más aun. Siguió metiendo su miembro lo mas que pudo hasta que termino completamente en mi interior gritando de gozo -¡¡Aaaaaaaaaahhhhh!! Luego retiro su miembro, y cayo a mi lado, tendido agitado mientras que sonreía, yo lloraba mientras que me sobaba como podía, tirada en la cama sin fuerzas para levantarme, estaba destruida.

Habrán pasado unos quince minutos, cuando el sujeto se levanta rápidamente, agarra mis piernas y las levanta sobre sus hombros, toma su miembro ya erecto y lo mete en mi vagina grité del dolor al principio, luego me quede quita mientras que el sujeto me bombeaba con una fuerza increíble, yo no hacia nada solo esperaba que terminara, pero el sujeto bombeaba sin parar, no se cuanto tiempo y poco a poco mi cuerpo fue cediendo, y el calor empezó a invadir todo mi cuerpo, por mas que me resistía a aceptarlo, mis gemidos empezaron a ser evidentes y el al darse cuenta aceleraba mas aun su ritmo, yo no podía disimular mis gemidos y quejidos, el al escucharlos empezó a sonreír y dijo -¡¡Pero que puta sos, te gusta que te cojan como a una zorra!! ¡¡Estaba seguro que te gustaba, toma!!... como te gusta!! Yo llorando y completamente humillada igual no podía resistir mis gemidos cada vez mas fuertes -¡¡Ahhhhh... ahhhh.... ahhhhh!! El sujeto después de varios minutos gritó de puro gozo -¡¡AHhhhhhhhh!! Y termino dentro mío, luego la saco chorreando su asqueroso liquido y la puso delante de mi boca, yo no hice nada, solo mantuve mi boca cerrada, entonces el maldito empezó a pasar su miembro mojado por la cosedura de mis labios, manchándome con su asqueroso y oloroso liquido seminal, ya cansado de humillarme, se volvió a acostar a mi lado, descansando y con la respiración agitada, mientras que yo solo lloraba e intentaba limpiarme la cara. Habrá pasado media hora, y el sujeto estaba ya normalizado, yo permanecía inmóvil llorando, esperando que pronto se marchara al haber cumplido con su violación.

De pronto, el sujeto se paró y se sentó en un sillón que hay en mi pieza, desde ahí me dijo -¡¿Quieres que me vaya!? Yo conteniendo mis ganas de matarlo he insultarlo le conteste que si, entonces el sujeto me dijo con mucha arrogancia -¡¡Bueno, entonces venís acá, te arrodillas y me haces la mejor mamada de tu vida y me marcho!! Yo me quede pensando, pero no tenia mucho que perder, así que me levante temerosa, y cumplí con lo que el sujeto quería, primero tomé su miembro que estaba medio flácido y lo moví un poco, para luego meterlo en mi boca rápidamente, intentando satisfacerlo pronto y que se marchara, yo mantenía mi ritmo con los ojos cerrados pensando en otra cosa, entonces el sujeto me agarró de la cabeza con su mano y me dijo -¡¡No, putita, si me la vas a chupar, mirame mientras lo haces!! Yo con una bronca terrible por dentro, pero sin mas remedio obedecí, el sujeto largaba gemidos a cada estocada que daba su miembro en mi garganta, mientras que yo casi me ahogaba y solo lloraba cumpliendo con mi sucia labor, el sujeto gemía fuertemente, gozando de mi boca a su antojo mientras que gritaba -¡¡Zorra si que sabes chuparla!! Yo lloraba totalmente humillada, de pronto el sujeto se paro dejándome de rodillas y teniendo que seguir obviamente, lo hacia lo mejor que podía, pero el sujeto parecía no terminar mas, hasta que el sujeto gimió muy fuerte -¡¡Ohhhaaaaaa!! Me separó de su miembro diciéndome -¡¡Vamos putita, quedate ahí y abrí la boca!! Yo no tenia a donde ir, así que quede totalmente expuesta ante su miembro, el cual el sujeto movía rítmicamente, hasta que empezó a largar su inmundo liquido, los chorros comenzaron a salir con mucha fuerza, dando en mi boca y mi nariz primero, pero luego comenzaron a caer en toda mi cara, mi frente mis ojos, mi barbilla, el pelo, era un mar de semen lo que largaba el sujeto mientras que gemía fuertemente -¡¡OOHHaaaaa!! ¡¡OOHHaaaaa!! ¡¡OOHHaaaaa!! Era lo mas humillante de mi vida, y encima no terminaba, el sujeto tomó su miembro y lo puso en la entrada de mi boca diciendo -¡¡Dale un besito y límpiale el miembro a tu macho que te ha culiado tanto hoy!! El sujeto me humillaba cada vez más sintiéndose poderoso, y degradándome más y más. Yo hice lo que me pidió y luego el sujeto me llevo al baño para limpiarme.

De regreso a mi cuarto, el sujeto venia apretando mi cola fuertemente, yo no sabia que mas pretendía, solo pensé que se estaba divirtiendo, me ataría y me dejaría ahí en mi cuarto, pero de pronto al llegar cerca de mi cama, el sujeto me agarro del cuello y me tiró contra el colchón, manteniéndome sujetada y con mis rodillas en el piso, se puso detrás mío, mientras que yo forcejeaba y suplicaba, el sujeto tomó su miembro y dijo en tono burlón -¡¡Mi putita... ahora es todo o nada... seguramente te dolerá... pero ya no me puedo echar para atrás...quiero reventarte este rico culo otra vez, aunque grites de dolor!! Luego puso su miembro en la entrada de mi cola y tomando un puñado de mis cabellos, tiró para atrás al mismo tiempo que me penetraba, haciéndome gritar desoladamente -¡Aaaaayyyyyyyyy... ooooooooohhhhhhhh... aaaaggghhhh! De nuevo el dolor se hacia insoportable, mientras que el sujeto me embestía siempre violentamente, y tiraba mis pelos, su movimiento salvaje era como si quisiera desarmarme, y yo gritaba de dolor, suplicando que me soltara, pero el sujeto se había subido casi en mi, y mientras que separaba mis glúteos y los apretaba me decía -¡¡Te gusta putita... te gusta que te rompan el culo hasta hacerte llorar!! Yo lloraba intentando no pensar en eso, pero el dolor era tan grande que tenia que ponerle atención, sus embestidas eran cada vez mas fuertes, de pronto sin darme cuenta de mi boca salio un gemido, mezcla de odio y placer -¡¡Ahhhgggg!! El sujeto al escucharlo empezó a burlarse, mientras aceleraba sus embestidas diciéndome millones de vulgaridades como -¡¡Ohhh sii! ¡¡Que culo infernal tenes!! Mientras que me agarraba de mis pechos y seguía penetrándome violentamente, solo podía escuchar sus gemidos y ese horrible ¡plop! ¡plop! ¡plop! por las estocadas salvajes que recibía, el sujeto me tironeaba el pelo fuertemente y aceleraba, hasta que por fin termino en un río de semen en mi interior, gimiendo como un desaforado y sacando su miembro de mi interior, dejándome casi muerta, estaba media mareada, totalmente sin poder moverme, mientras que veía que el sujeto ya estaba casi totalmente vestido para irse, entonces al ver que yo no reaccionaba, el sujeto empezó a reír y con tono de superación dijo -¡¡Como me va a gustar ver ese culito por la calle y saber que fui el primero en romperlo!! Luego en menos de dos minutos se marcho.

Hechos ficticios.