Hola soy María Luz tengo 32 años, vivo en Buenos Aires, soy abogada. Soy una chica delgada y de mediana estatura, mido 1,63, aunque estoy acostumbrada a usar tacos altos o botas de taco. Mis pechos son medianos y bien parados, mi cintura es bien chica y tengo una cola muy parada, junto con mis largas y bien formadas piernas; no puedo negar que me preocupo mucho por mi figura.

Me gusta usar minifaldas, jeans ajustados, y cosas así, realmente siempre he sido una chica que me ha gustado vestir sexy, y que los hombres me devoren con la vista.

La verdad es que me encanta que se queden mirándome y que me deseen, muchas veces visto con ropa ajustada, y escucho todo tipo de comentarios en la calle, que hago como que no me gustan, pero en realidad me encantan y me excitan un poco.

Con mis amigas somos de salir mucho a bailar, nos encanta vestirnos sexy, divertirnos entre nosotras, bailar, tomar y también calentar a los tipos cuando nos invitan a tomar algo. No me puedo resistir a calentarlos, me encanta, no lo puedo negar. Me gusta tanto calentar tipos que hasta por internet lo hago, todo el tiempo vía msn.

Recuerdo que siempre hablaba con dos que eran los que más me excitaban. Uno vivía lejos de mi casa, así que no tenia problemas, pero el otro vivía medianamente cerca y esa situación me despertaba mucho morbo.

Un día, con el sujeto que vivía cerca de mi casa, me pasó algo raro, me envió una foto de él para que supiera cómo es. Yo la miré y no le di mucha importancia.

El tiempo pasó y recuerdo que un día estando con mi novio acomodando sus cosas, ya que nos estábamos por mudar a vivir juntos, apareció la foto de su graduación.

Rápidamente me empezó a contar quien era quien, y en la foto apareció este chico que me había pasado su foto, yo me sorprendí bastante y disimulando le pregunte por él. Noté que a mi novio se le hizo un nudo en la garganta y luego me dijo: -¡¡Es un infeliz que odio, toda la secundario nos odiamos, no lo puedo ver, si lo veo en la calle lo cago a trompadas!!

Yo tragué saliva e hice como si nada hubiera pasado, aunque debo admitir que la mezcla de todo, el destino, lo escondido y perverso, me excitó un poco, no puedo negarlo. Eso hizo que comenzara a chatear aun más con él; me empezó a pedir fotos, yo siempre me negaba, y solo le mostraba mis fotos por el avatar del MSN, sin mostrarle mi rostro obviamente, solo mi cuerpo, el se excitaba de sobre manera, y eso me calentaba aún más.

Cuando llegaba mi novio teníamos un sexo exquisito, yo le pedía que me sacara fotos (que luego se las mostraría a su enemigo), la verdad me hacia sentir plena el tema de calentar a los tipos y la situación morbosa y escondida que tenia detrás de mi novio, que nunca sospecharía de su noviecita santa.

Para llamarlo de algún modo a su enemigo, lo voy a llamar Patriarca que es su seudónimo de Internet. Cada vez estaba mas caliente con las fotos que yo le mostraba y con las cosas que hablábamos, mientras yo disfrutaba viéndolo sufrir.

Patriarca quería conocerme, aunque estuviera de novia, pero yo siempre le ponía excusas y cosas así, aunque nunca le decía que no.

Algunas noches cuando mi novio decidía salir con sus amigos y yo no podía salir por causas laborales, me conectaba y hablaba con estos dos chicos que me calentaban de una manera increíble, les contaba que mi novio no estaba y se ponían cada vez mas calientes. Yo me reía y me excitaba pensando que si Patriarca se enteraba lo cerca que me tenía podía llegar a hacer cualquier cosa.

La distinción que hacía entre ellos era que al chico que lo tenía lejos le mandaba mis fotos y contaba más sobre mi vida. Poco a poco era como una especie de amigo y le contaba mi vida, mis gustos, creo que demasiada información sin darme cuenta. En cambio a Patriarca nada le contaba porque sabía que vivíamos medianamente cerca y podía ser peligroso.

Recuerdo un día que mi novio me dejó plantada, a último momento decidió cancelar una salida, porque los amigos lo habían invitado a un asado. Ya cambiada para salir y muy enojada, decidí conectarme al menos para consolarme hablando con los chicos y no llamar y pelear con mi novio.

Apenas ingresé, no estaba ninguno de los dos, y no me sentí bien, era como que los necesitaba para sentirme deseada. Pasó una media hora y no sabía qué hacer, me estaba por desconectar cuando de pronto se conecta el chico que vive lejos, y ahí le hablé casi como desesperada.

Él venía de salir, y estaba bastante caliente. Rápidamente empezamos a hablar de temas hot, y me estaba haciendo calentar de una manera muy fuerte, entonces le dije: -¡Nene, entre vos y el otro que quiere que vaya a la estación de tren me derrito!

Ése era Patriarca, el enemigo de mi novio, que me pedía que fuera a una estación de tren vestida como las fotos que le mostraba. Estaba loco, pero la idea cada vez me excitaba más, no podía negarlo.

Entonces, el chico me preguntó quien era, y yo le conté todo: que era un flaco con el que hablaba, que después de un tiempo me di cuenta que vivíamos cerca, y cosas así. De pronto, se conecta Patriarca.

Entonces le conté, y no tuve la mejor idea de agregarlo a la conversación y que charláramos los 3 juntos. Debo admitir que fue increíble, los 3 hablando, ambos excitándome cada vez más.

Me estaba empezando a dar miedo de que lograran hacerme perder el control, entonces decidí desconectarme sin saludar, porque no daba más de calentura. Tuve que ir a masturbarme sola, no daba más.

Al otro día, luego de ver a mi novio, ni peleamos, yo estaba tan satisfecha que no me importó que no hayamos salido, pasamos el día juntos y todo fue genial, yo pensé que esa noche se quedaría a dormir en casa, pero me dijo que tenía la despedida de solteros de uno de sus amigos del trabajo. Yo me enojé y discutimos, pero no le importó y se fue porque empezaba temprano la joda. Yo me quedé en mi casa y estaba fastidiosa. Llamé a un par de amigas para salir, y todas estaban con sus novios, como es obvio, era sábado.

Encima yo me había ido a comprar ropa nueva para estrenarla con mi novio, así que, decidí probármela. Me puse unos tacos, una faldita floreada cortita y remera turquesa media escotada. Me veía increíble, me veía excitante.



Entonces por mi cabeza pasó la loca idea de Patriarca de ir a la estación de trenes así vestida. La idea me causó una sensación rara, todavía era temprano y había claridad afuera.

Entonces recordé el plantón del idiota de mi novio y me arriesgué, me dije: -Total, no pierdo nada, voy y vuelvo rápido.

Salí a la calle camino a la estación de trenes que está a unas 10 cuadras. Cuando doblé la esquina, escuché un par de bocinas y algunos silbidos. Lejos de molestarme, me empezó a excitar más.

Me sentía una mujer fatal. Cuando cruzaba algún viejo verde o algún pendejo menor de 18 años mirándome, me estremecía de gusto y no podía evitar caminar de forma sensual para provocar más miradas.

A esa hora hay mucho movimiento, están todos saliendo de sus trabajos. Cuando estaba pasando por enfrente de una obra, pensé "acá se van a zarpar" y no me equivoqué: me gritaron de todo, cosas como -¡Qué orto tenés! ¡Te dejo el culo hablando, putita! ¡Rica, te cojo toda!

Mi excitación y miedo al mismo tiempo eran demasiado; esas miradas y comentarios de esos hombres excitados y deseosos. Mmmmm.

No podía mas, tenia miedo que alguno de esos tipos intentara hacer algo, o en la estación encontrarme con esta clase de tipos, así que pudo más el miedo, di una vuelta rápida y volví a mi casa.

Cuando entré, respiré aliviada y al mismo tiempo excitada increíblemente. No sabía qué hacer, entonces fui a la computadora. Cuando abrí mi msn, tanto el chico de lejos como Patriarca me habían dejado mensajes offline; al leer los de Patriarca me calenté mas todavía, y me puse online. Instantáneamente ellos aparecieron. Seguramente estaban esperándome.

Esa noche estaba sacada, los dos súper excitados y yo no daba mas. Estaba perdiendo la cabeza, totalmente insatisfecha y deseosa de más.

Entonces le conté al chico de más lejos lo que había hecho y quién era Patriarca: un enemigo de mi novio, pero que lo odiaba. También le dije que mi novio no sabía de este msn, y Patriarca tampoco sabía quién era mi novio, cosa que no le fuera a decir. Aunque debo admitir que la idea me calentaba mucho.

El chico empezó a pedirme más fotos, bajo amenaza de contarle todo a Patriarca. Yo accedí, más por la calentura que por la extorsión. Siempre rogando que no se las fuera a pasar a Patriarca, ya que vivimos a sólo 3 cuadras. Aunque el chico me prometió que no lo haría, yo le pasé mis mejores fotos, las más calientes. Siempre le mandaba fotos sin mi rostro o con un cuadrado blanco tapando, pero al mandarle varias rápido, se me escapó una donde se veía claramente mi cara.

Me quedé helada; intenté mentirle que era otra pero fue imposible. Me había equivocado y mucho. No sabía como disimular, mientras seguimos hablando los 3 juntos en la otra charla.

Estábamos muy calientes; yo no sabía si tocarme o no, tenía mi vagina inundada. De pronto, en la charla de tres, el chico de lejos comenzó a decirle cosas sobre mí a Patriarca. Le hablé por fuera de la conversación e intenté detenerlo, pero no me contestaba. Le pasó datos como qué modelo de auto tenía, de que vivía a unas pocas cuadras, y Patriarca cada vez pedía más, hasta que de pronto Patriarca dijo: -¡¡Ya está!! Con la foto que me acabás de mandar ¡¡ya sé quien es. Una rubia que vive a unas cuadras, tiene un 206 negro!!

Sentí que todo se me había escapado de las manos, intenté desmentirle cosas a Patriarca pero no contestaba. Me estaba poniendo muy nerviosa, el chico de lejos se reía y me presionaba. Sentí pánico y decidí desconectarme. Fui a la cocina a tomar algo para calmarme, pero cuando estaba tomando un poco de agua, sonó el timbre de mi casa.

Me quedé petrificada, no me moví, porque la cocina queda al lado de la puerta de entrada de mi casa. No sabía qué hacer, si apagaba la luz era obvio. Esperé un rato y me moví para intentar ver quién era. Cuando pude asomarme, no vi a nadie. Me tranquilicé por un minuto, pero luego escuché que algo pasaba por debajo de mi puerta.

Miré y era mi foto, atrás estaba escrito, decía: "Rubia, abrí la puerta porque sé todo de vos, voy a empapelar la cuadra con tus fotos, turra"

Me quedé temblando, volvió a sonar el timbre, pero mucho más fuerte, sonaba sin parar. Mis nervios estaban por las nubes, miré por la ventana y ahí me encontré con Patriarca. Seguía tocando timbre y no me dejaba pensar qué hacer; pensé en llamar a la policía, de pronto comenzó a golpear la puerta, parecía que la iba a tirar abajo, me asusté más aún.

Abrí la ventana y no dejé que me viera, intenté poner otra voz y decirle que se había equivocado, pero el ni se inmutó, siguió prendido al timbre sin parar. Mis piernas temblaban cuando decidí tomar coraje y asomarme solo un poco y mandarlo a volar.

Fue un gran error, apenas abrí la puerta sentí un fuerte empujón, caí al piso de culo. Levanté la mirada, y ahí estaba Patriarca parado delante de mí. Estaba temblando, mis lágrimas comenzaron a caer, mi corazón estaba agitado. De pronto él se acerca, rápidamente y me agarra del pelo con violencia y me levanta del suelo diciéndome:

-¡¡Perra, más vale que te quedes callada, si no queres que te arranque todos los pelos!! ¡¿Me entendiste!? Y me tiro el pelo más fuerte

Sollozando contesté: -Sí, pero por favor no me hagas nada...

No podía parar de llorar y tenía mucho miedo. Lo vi con una cara de lujuria total, me miraba de arriba abajo, desvistiéndome con la mirada, entonces me dijo: -¡¿Dónde esta tu cuarto!?

No conteste y seguí llorando, entonces me agarro fuerte mi cara y apretó mi boca diciéndome: -¡¡Dale perra, no me hagas ponerme loco!!

Con miedo, le señale donde era y empezó a caminar, llevándome a la rastra, yo intentaba soltarme, pero me tiraba muy fuerte del pelo y el dolor me hacia perder fuerzas para resistirme.

Cuando llegamos a mi cuarto, me tiro sobre la cama violentamente, mientras se reía. Después empezó a revisar mi cuarto, hasta que encontró arriba de la mesa de luz un retrato en la que estaba junto a mi novio. Lo miré con miedo, mi corazón latía muy fuerte, entonces el sonrió cínicamente.

En ese momento, junté valor, me levante de la cama rápidamente intentando salir de mi cuarto, pero él me corrió y me tiro del pelo, frenándome. Me puso contra la pared, mirándome con odio; su respiración era agitada y yo solo temblaba.

-¡¡Puta!! ¡¿A dónde creías que ibas!?

Yo no contesté, sólo lloraba y no lo miraba.

El empezó a reír cada vez mas fuerte, luego una de sus manos apretó mis pechos y con la otra comenzó a recorrer mi cintura, hasta bajar a mis piernas, mientras yo solo lloraba temblando.

Después con su mano que tocaba mi pierna, paso a mi culo y lo apretó con violencia, mientras la otra mano seguía recorriéndome. No sé cuánto tiempo estuvo así, pero fue una eternidad.

De pronto su cuerpo se pegó contra el mío, y su lengua paso por mis labios, a lo cual no respondí, me dio mucho asco. Una de sus manos me agarró del pelo fuerte y me gritó diciendo: -¡¡Perra, dejá de hacerte la santa, si sos una terrible puta que solo le gusta calentar por Internet a los tipos!!

Cada vez lloraba mas, porque me sentía culpable, era cierto lo que decía, no podía negarlo, y eso me hacia sentir muy mal. Volvió a pasarme su lengua por la cara mientras se reía, cuando preguntó señalando el retrato de mi mesa de luz:

-¡¡Perra!! ¡¿Quién es el tipo de la foto!?

Temblando contesté:

-¡Mi novio!

-¿¡Y como se llama!? Preguntó insistentemente.

Dude un segundo y contesté:

-Mario.

Entonces, agarrándome más fuerte del pelo, empezó a reírse cada vez más fuerte en mi cara: -¡¡Jajaja!! ¡¿A quien intentas engañar perra!? ¡¡Ese es Gonzalito un pelotudo que iba conmigo al secundario!!

Yo me hacía la desentendida, pero en el fondo sabía todo y sentía una sensación rara. Entonces, insistió:

-¡¿Cómo se llama, nombre y apellido decime!? Y me tiro muy fuerte el pelo, hasta hacerme llorar de dolor.

-Gonzalo. (También le dije su apellido)

Ahí comenzó a reír más fuerte. Era obvio, sabía quien era mi novio, con el que siempre se habían odiado en el secundario. Entonces su mano bajo rápidamente y apretó una de mis nalgas desde el costado con furia, mientras seguía con esa sonrisa enferma en su cara.

Seguía teniéndome agarrada del pelo, lo cual hacia imposible que no lo tuviera que ver a la cara. Seguramente al verme así, lo hacia disfrutar mas de la situación.

Sin decir una palabra, me sacudió del pelo y me tiro sobre mi cama violentamente. Era muy violento, aunque debo admitir de que su trato me hacia sentir algo que recorría mi cuerpo como descargas eléctricas.



Vino sobre mí apenas caí a la cama y sin perder ni un minuto, me puso boca abajo sobre el colchón, me hizo inclinar quedando casi en cuatro patas, con mis pies en el borde de la cama. Mi falda obviamente ya se había subido bastante, quedando justo al principio de mi culo, seguramente debía verme increíble en esa posición.

Luego me soltó el pelo y sus manos subieron la falda hasta mi cintura, quedando solamente con mi tanguita blanca totalmente expuesta a él que no paraba de mirarme el culo. Su cara de deseo la veía por el espejo, no podía parar de temblar y llorar, tenía mucho miedo.

-¡¡Que pedazo de puta calentona sos!! ¡¡Mira la tanguita que tenes puta!! Me dijo, mientras seguía riendo.

Ver su porte de cuerpo atrás mío me hizo sentir rara: él era enorme y yo más bien chiquita, me veía muy pequeña delante de ese sujeto y eso me gustó de alguna manera.

De pronto, en un movimiento más que violento, empezó a tirar de mi tanga hasta romperla; seguramente no daba más, empezó a desprenderse sus pantalones a toda velocidad. Cuando terminó de bajarse el boxer, miré por el espejo, quería ver, no se porque, su tamaño, pero fue imposible; solo sentí que empezó a ubicarlo en la entrada de mi vagina y me puse tensa, trague saliva y con voz cortada del llanto le dije:

-¡¡Por favor, noooo, teneme piedad, por favor!!

La verdad no sé si fue mejor o peor, porque el me pego un cachetazo en una de mis nalgas y con la otra mano, teniendo su miembro, metió la cabeza en mi interior, a pesar de estar bastante húmeda, sentí el grosor de su glande y no pude evitar algo de dolor. Me agarro de la cintura y me embistió con furia, haciendo que su miembro entrara de un golpe y haciéndome sentir su enorme grosor. No pude evitar gritar:

-¡¡Aaaagyyyyyyyy!! ¡¡Sacala!! ¡¡Aaaahhh!!

Lo miraba por el espejo y su cara de gozo era increíble. Lejos de detenerse, empezó un vaivén violentísimo contra mi, haciéndome ir para adelante y terminar con mi rostro sobre el colchón, quedando aun más expuesta a sus violentos embistes que no paraban ni un segundo. Estaba poseído, la violencia era atroz, parecía que quería abrirme por la mitad.

Me mordí los labios para no seguir gritando, eso lo excitaba más. Con sus violentos embistes sentía que me partía y tenía que desahogarme de algún modo

-¡¡Ahhhgggg!! ¡¡Ahhhgggg!! ¡¡Basta!! ¡¡Para!! ¡¡Ahhhgggg!! ¡¡Ahhhgggg!!

Quería decirle como podía, pero era imposible, él saltaba y bufaba como un toro. No podía creer que me diera con tanta fuerza, cuando de pronto empezó a gemir y gritar:

-¡¡AAhhhhhhgggg!! ¡¡AAaaggggg!! ¡¡SSSiiiiiiii!! ¡¡Putaaa!! ¡¡Toma puta toma!!

Sentí que iba a acabar, intente salirme a toda costa pero no pude, el maldito comenzó a venirse dentro mío mientras me apretaba la cintura dando sus últimos violentos embistes. Luego de acabar, se desvaneció sobre mí, aplastándome. Lloraba sin parar, no podía creer que me pasara esto, aunque en mi interior había sentido una sensación imposible de describir, sucia, abusada y violada por ese maldito.

Poco a poco comenzó a recuperar el aliento, empezó a reírse en mi oído y me dijo:

-¡¡Viste putita, cuando te decía por Internet que te iba a coger!! ¡¡Lo logré!! Jajajajajajajaja

Yo solo lloraba escuchándolo, el siguió hablando en mí oído.

-¡¡Hace rato que sé quien sos perra!! ¿¡Sabías!?

En ese momento me sorprendí y lloriqueando le pregunte

-¡¿Qué!? ¡Como!

-¿¡Ahhh perrita te interesa!? Jajajaja ¡¡Bueno para empezar, tengo todos los datos que hablaste con el otro flaco de Internet, aparte de todas tus fotos!!

Empecé a llorar mas, sintiéndome aún más estúpida, entonces él continuo.

-¡¡Hace rato que te había visto, sin saber que eras una putita de Internet, te vi junto al pelotudo de Gonzalito!! Ese día estabas vestida como en una de las fotos que me mandó el otro flaco, junto con los otros datos de tu auto y que vivías por acá, era obvio que eras vos, solo estaba esperando el momento indicado.

Me quedé helada, las lágrimas se me secaron, me sentía la mujer más idiota del mundo, estupida, que había caído en manos del peor enemigo de mi novio, por jugar tontamente por Internet. Estaba pagando las consecuencias de mi juego. De cierta manera sentía que me lo estaba mereciendo.

Junté valor y le dije

-¡Ya lograste tu cometido, listo dejame en paz!

-¡¡Jajajajajajaja no me podes decir esto, culona rica!! ¡¡Esto recién empieza!! ¡¡No sabes la cantidad de pajas que me hice con tus fotos, ahora te voy a aprovechar!! Me contesto.

Yo le dije suplicándole

-¡No, basta, por favor, llevate plata, el auto, te juro que no te voy a denunciar, pero dejame en paz!

Sentí como una de sus manos apretaba una de mis nalgas y me dijo al oído

-¡¡No me importa nada culoncita, si me denuncias o no!! ¡¡No sabes lo que me has calentado todos estos meses, y cuando confirmé que eras la prometida de Gonzalito, me calente más Jajajajajaja ¡¡Ese cornudo hijo de puta!!

-¡¡No le digas así, por favor!!

-¡¡Jajaja ¿como queres que le diga al cornudo, que la novia es una puta que se muestra por Internet y por eso se la termina garchando otro tipo!! Lo decía, mientras no paraba de reír burlonamente.

Luego siguió contándome

-¡¡Toda la vida le cogí a las novias, desde que íbamos al secundario, después no lo vi mas, pero siempre me odió por eso!! ¡¿Veo que las cosas no han cambiado, no putona!? Jajajajajajajjajajajajajaja

Yo apreté los dientes de rabia escuchando su sucia risa, y lo que me decía era indignante, y nada podía hacer; sus palabras viles y la situación me daban un cierto calor en todo el cuerpo: el saber que el peor enemigo de mi novio estaba loco por mí, que lo excitaba, que lo calentaba de esa manera, era difícil de explicar, pero me hacia sentir una sensación de calor y odio a la vez, difícil de describir.

De pronto estando todavía el sobre mi, sentí que su mano apretaba mi culo, hasta que poco a poco sentí que su mano iba mas hacia mi huequito virgen todavía, y me estremecí de miedo, entonces el metió uno de sus dedos con fuerza y sentí una descarga como eléctrica recorrer mi cuerpo al mismo tiempo que un poco de ganas de evacuar.

Comencé a llorar nuevamente, mientras escuchaba su risa, pero en el momento pasó por mi cabeza un pensamiento fugaz que me encendió: lo imaginaba montándome en cuatro patas, el peor enemigo de mi novio desvirgándome mi culito, antes que mi novio de 4 años, al que se lo había prometido para el día del casamiento. Fue realmente muy fuerte el pensamiento. Volví a sentir la presión de su dedo intentando entrar mas adentro de mi culito y le grite

-¡¡Nooo, basta!! ¡¡Dejame en paz!!

-¡¡Culona puta, no te voy a dejar hasta que te rompa toda, sabelo!! Me contesto riendo sin parar.

Yo me moría de bronca por dentro, pero de algún modo sabía que tenia razón, en estos momentos dado la situación, estaba en sus manos, no podía hacer nada para librarme de el, era suya e iba a ser conmigo lo que quisiera.

Su dedo lo movía con cierta experiencia, no podía negar que me estaba gustando, hace tiempo mi novio metía un dedo ahí, pero nunca sentí nada, ahora si estaba sintiendo un calor que me hacía apretarle el dedo. De pronto, no se cómo, empecé a parar mi culo instintivamente, buscando más su dedo. Intenté no hacerlo, pero mi cuerpo estaba desobedeciendo. Al ver las reacciones de mi cuerpo, se burlaba y me decía

-¿¡Te esta empezando a gustar puta!? ¿¡Es cierto lo que dijiste por Internet, que tu novio todavía no te come este culazo!?

- Mmmmm ¡Si! Conteste medio cortante y media golosa, estaba calentándome con su dedo no podía negarlo.

-Jajajajajaja ¡¡Siempre el mismo pelotudo este Gonzalo, teniendo piedad con putas como vos!! Me decía a los gritos

Lloraba por los insultos contra mi novio, pero de alguna manera este hijo de puta estaba logrando sacar una mujer de mi interior que yo no conocía. Luego se puso sobre mi oído y me dijo suave pero firmemente

-¡¡Preparate, porque esta noche a tu culito te lo voy a reventar a pijazos!! ¡¡Me lo voy a comer todo trolita!! Jajajajajajajajajajaja

Me estremecí de miedo, y estaba segura que lo iba a hacer, entonces mis lágrimas comenzaron a brotar con más intensidad, sabiendo no solo que me desvirgaría analmente, sino también que no podría cumplirle la promesa a mi novio.

De pronto el maldito saco su dedo de mi culo de una sola vez, haciéndome doler bastante, y me dijo

-¡¡Antes de seguir con lo mejor de la noche!! ¡¡Quiero que te vistas bien de puta para mi y desfiles acá en tu cuarto, mientras miro a la perra que voy a culiar!!

No lo podía creer, realmente ese hijo de puta quería humillarme lo más posible, y lo estaba logrando. Era indignante, no sabía que hacer. Al ver mi poca iniciativa, me agarro del pelo y me puso de pie, abrió mi placard y me dijo

-¡¡Vamos puta, que quiero cogerte!! ¡¡Elegí ropita de puta como en las fotitos que mostras en Internet!! ¡¡Vestita de putita como lo hacés para el cornudo de tu novio!!

Me moría de bronca al escuchar cómo gozaba al burlarse de mi novio, pero debo admitir que me sentía sucia y condenada al antojo de ese maldito por estúpida. Así que me arme de valor y rápidamente agarre una mini muy cortita ajustada de jean que tenía, mis botas y una remera ajustada blanca arriba.



Al darme vuelta, el estaba con una cara de loco libidinoso mirándome, me desvestía con la vista y su miembrote, estaba gordo y muy cabezón, realmente este chico era un semental, o estaba muy alzado.

Entonces me dijo a los gritos

-¡¡No puedo creer que estés tan buena perra!! ¡¡Vamos date una vueltita para mi!!

Yo estaba indignada, pero lo hice, y cuando giré no pude evitar parar mas mi culito y moverlo suavemente, debo admitir que me estaba gustando mostrarme delante de ese maldito, cuando de pronto escuche un ruido extraño, cuando gire para ver, vi que el estaba con su celular sacándome fotos. Entonces le dije

-¡¡Nooo, basta!! ¡¡No seas tan maldito conmigo!! ¡¿Por qué me haces esto!?

-¡¡Porque sos una puta calienta pija y te gusta esto!! Me contesto, mientras seguía sacándome fotos

-¡¡Vamos, posa puta, girate y pará ese culazo que tenes!! ¡¡No dejes de mover ese culito, que te estoy filmando jajajajaja!!

Yo sufría como me humillaba, pero me estaba calentando y le cumplía, me daba vueltas y paraba mi culo, lo movía en forma sensual, estaba como loca ya, la situación me calentaba, aunque era sucia y humillante, me despertaba algo que siempre tuve, que fue querer mostrarme y mi novio odiaba de mi.

De pronto me gire y vi que el se paro, me asuste un poco, pero seguí, el me saco una foto mas, así, y luego me agarro de una mano y me tiro sobre la cama, ahí me volvió a sacar una foto y luego se vino encima mío como loco que era, inmovilizándome, aplastándome.

Sus manos no perdieron el tiempo, me tocaba mi culo con fuerza, mientras con la otra mano me tocaba mis tetas, parecía que tenia mil manos el cabrón, su respiración era agitada, estaba como loco, realmente estaba muy caliente conmigo.

De pronto fue subiendo mi falda, hasta dejarla enrollada en mi cintura y uno de sus dedos volvió a mi culito, entrando con violencia, haciéndome gritarle

-¡¡¡Ahhhgggg!!! ¡¡Despacio hijo de puta!!

Pero el se reía y movía su dedo en mi interior de una forma salvaje pero constante, haciendo que de a poco lo fuera aceptando cada vez mas adentro. De pronto saco su dedo y yo empecé a temblar, estaba segura que venia lo peor, lo que tanto el deseaba.

Empecé a sentir la hinchada cabeza de su miembro cerca de mi esfínter, y entre lagrimas le dije, sabiendo que era inevitable

-¡¡Teneme compasión por favor!!

El me apretó mi culo y riendo me dijo

-¡¡Voy a intentarlo, pero desde que vi tu culazo en las fotos que le mandabas al otro flaco, no hago mas que pensar en él, a veces no dormí pensando en como cogerte, y ahora lo tengo acá, delante mío totalmente indefenso, no te quiero asustar pero te digo que te lo voy a romper, porque estoy desesperado por penetrarlo!! Jajajajajaja

-¡¡Te voy a bombear peor que por la concha, pero te seguro que después vas a rogarme que te lo haga!!

Terminó de decirle eso, apuntó la cabeza, luego de ensalivarla un poco, y comenzó a empujar.

Como era muy difícil entrar me dijo

-¡¡Dale zorra, agarra fuerte el colchón, respira bien hondo, y relajate, porque si te contraes va a ser peor, te va a doler mas!!

Mi esfínter sentía la presión y poco a poco empezaba a ceder increíblemente permitiendo que la cabeza entrara casi destrozando las paredes de mi cola.

Eso me hizo pegar un grito ensordecedor terrible

-¡¡¡AAAAgggggggggyyyyyyyyyyyyyyyy!! ¡¡Ahhhhggg!! ¡¡AAAaayyyyy!!

Con mis manos apreté el colchón, y mi cara se bañó de lagrimas, era indescriptible como raspaba las paredes de mi cola ese miembro enorme, pero cada vez sentía que se iba metiendo mas adentro de mi ser, no paraba de entrar, lenta y dolorosamente.

Hasta que sentí como puso su boca cerca de mi oído y me dijo

-¡¡Viste puta que entró toda!! ¿¡Que sentís con toda mi pija adentro de tu culo!? ¡¿Qué sentís que soy yo el primero en romperlo y no el pelotudo de tu novio!?

Yo lloraba escuchándolo pero del dolor no podía ni contestar, ni hablar, sentía que me partía por dentro, que me reventaba y gritaba sin consuelo

-¡¡Aaaaagggggghhhh!! ¡¡AAaahhhgggg!! ¡¡Basta!! ¡¡AAahhhggg!!

Lejos de tenerme piedad empezó a moverse con un bombeo fuerte y cada vez mas duro, era insoportable, realmente quería romperlo todo, me faltaba el aire de dolor.

El se reía y con su voz agitada me decía

-¡¡Reviento de la calentura por vos. Te aseguro que después de hoy vas a ser mi puta porque nadie más te va a satisfacer así!!

Sentía que su gordo miembro me rompía todo por dentro, cuando pude recuperar el aliento, puede decirle

-¡Basta! ¡Por favor, te lo suplico! ¡¡aaaaayyy!! ¡¡Ayyy!! ¡¡Basta!!

No se si me había escuchado o fue apropósito, pero luego de eso, en lugar de ceder un poco acelero su bombeo contra mi culo y sentía su pelvis chocar contra ella sin parar, era ritmo violento y salvaje, la cama chillaba sin parar y se movía como si se estuviera por caer.

En un momento perdí noción del tiempo, creo que me estaba desmayando cuando aminoro su bombeo y me sujeto con fuerza de la cintura, dando los últimos bombeos y llenando todo mi culo de su asqueroso líquido, que me quemaba por dentro.

Con su respiración agitada se vino sobre mi, quedando casi muerta yo no podía hacer nada, el me aplastaba y mientras recuperaba su respiración se reía en mi oído.

Luego se levanto y saco su miembro de mi interior, en ese momento me dijo

-¡¡Jajaja salio con un poco de mierda y sangre putita!! ¡¡Te lo rompí todo!! Jaja

Con eso termino de matarme psicológicamente, mi desconsuelo era terrible, no me había sentido mas humillada en mi vida y lloraba sin parar, ya nada iba a ser igual.

Me dolía mucho, seguramente me había abierto mi hermosa cola como una flor, no paraba de llorar pensando en lo que me estaba pasando, cuando de pronto el se levanto y empezó a revisar mi placard. Yo lo miraba entre lágrimas pero no podía hacer nada, me dolía todo el cuerpo.

Después el se dio vuelta y me dijo

-¡¡Que ropa de puta que tenes!! ¡¡Me encanta!! ¡¡Ya te la voy a hacer usar en otra ocasión!!

Se vino a donde yo estaba con unas medias largas mías, me agarro mis manos y me las ato juntas y muy fuerte, yo no reaccionaba pero me dio mas miedo, luego me agarro de los pelos levantando mi cara, agarro su miembro y empezó a frotármelo por toda la cara, el olor que tenia era fuerte y estaba medio bajo, pero el lo refregó por toda mi cara y me dijo

-¡¡Esta es la pija que te acaba de romper el culo!! ¡¡Conócela bien porque te lo voy a venir a hacer seguido!! Jajajaja

Después de refregarla por un tiempo empezó a golpearme con ella y cada vez tomaba más rigidez, entonces me dijo

-¡¡Vamos putita abrí la boca, que hasta que no me hagas acabar no te voy a dejar de coger la boca!!

No perdió el tiempo y violentamente metió su miembro en mi boca, su miembro ya estaba rígido de vuelta, entonces me agarro de mis pelos y comenzó un movimiento atroz, realmente parecía que me estaba cogiendo por la boca, me daban arcadas pero a el nada le importaba, era un bestia conmigo.

No se cuanto tiempo estuvo así, me dolía mucho la cola y la mandíbula, cuando de pronto comenzó a gemir y su miembro empezó a palpitar, sin parar ni un minuto empezó a descargar su asqueroso liquido en mi boca, el cual intente escupir pero el seguía con su bombeo infernal y lo hacia imposible, luego saco un poco su miembro y algunos chorros cayeron en mi cara, dejándome toda la cara con su sucia leche colgando de mi barbilla, mientras se reía y me decía:

-¡¡Que linda quedaste ahora puta, con la cara llena de leche y el culo roto!!

Entre lágrimas y con bronca le conteste

-¡¡Sos un hijo de puta!!

El se empezó a reír y me dijo

-¡¡Si lo soy!! ¡¡Soy el hijo de puta que acaba de romperte el culo y que lo seguirá haciendo!! Jajajaja

Luego se vistió rápidamente, agarro su celular y volvió a sacarme fotos así como estaba, yo intentaba no mirar pero era casi imposible, el solo se reía, entonces cuando se estaba por ir me dijo

-¡¡Por cierto Lucecita, me llevo tus llaves, porque pienso volver pronto!! Jajajaja

No paraba de llorar desconsoladamente, era un maldito vil, siniestro, violador. Cuando sentí que cerró la puerta, empecé a intentar desatarme, pero estaba bien atada y me hacia doler el soltarme.

Deje pasar un poco de tiempo para volver a intentarlo y de pronto comenzó a sonar mi celular, como pude me moví hasta la mesa de luz donde estaba y era mi novio que me llamaba, volví a intentar soltarme, pero estaba muy fuerte agarrada. El celular dejó de sonar.

Me sentí muy mal por eso, pero justo en ese momento recordé que parte de esto era su culpa también, por preferir una despedida de solteros con sus amigos…

Hechos ficticios.