Hola poringueros, aca les dejo un nuevo relato 100 % real de como nos cogiamos a la putita de mi esposa con mi amigo!!
Espero les guste y si les gusta comenten, recomienden y punteen jejej!


Gracias totales......


Mi amigo venia casi todos los días a cogerse a mi esposa.

Como les conté antes en mis otros relatos, mi esposa y mi amigo cogían seguido conmigo o solos según la ocasión y como dice mara si se da se da no hay que planificar.
Así que Andrés venia a casa todos los días ; aparte de excitarme muchísimo; que el cada ves que había una oportunidad en que los chicos jugaban afuera y estábamos solos en casa se le acercara de atrás y la abrace, le bese el cuello, le apoye la pija en el culo, o le agarre las tetas y Mara responda a eso agarrándole la pija con la mano o se de vuelta y se besen en la boca por un buen rato mientras el le agarraba el culo y se lo acariciaba mientras sus lenguas no se daban tregua.
En casa ya era algo normal que Andrés traiga a sus hijos a jugar con los nuestros aparte era una buena escusa para venir todos los días así que para mi era la hora esperada mas que para los chicos esperaba con ansias cada tarde que llegaran.
Andrés subía nos saludábamos besaba a Mara y varias veces del saludo de un profundo beso bajaba a sus tetas mara ni lerda ni perezosa las sacaba y se las ofrecía para que se las chupe él se deleitaba chupándole las tremendas tetas a mi esposa y le mordía los pezones mientras no dejaba de manosear su tremenda cola. De ahí era un simple movimiento de Mara lo agarraba de la mano y se lo llevaba al dormitorio le desabrochaba el pantalón el se lo sacaba ella le sacaba el bóxer lo acostaba en la cama y le pegaba una buena chupada de pija mientras yo la desnudaba apenas yo la dejaba en bolas mi amigo le mandaba un par de dedos adentro de la concha a lo que mara respondía subiéndose encima de él quedando en un perfecto 69.
Me encantaba ver a Mara devorándole la pija a mi amigo y ver a mi amigo comerle la concha a mi mujer mientras le acariciaba el culo y le metía los dedos adentro.
Después, ella se daba vuelta, lo miraba, se le subía arriba, le agarraba la pija y se la dirigía a la puerta de la concha; se la pasaba por el clítoris y después se la introducía suavemente; una ves que tenia la cabeza adentro, se sentaba y se la metía toda de un solo empujón y así lo empezaba a cabalgar sentada sobre su pija.
Yo la observaba desnuda con el culo ocultando la pija de mi amigo que se la estaba cogiendo.
Después ella se apoyo sobre sus manos, dejando sus tetas balanceándose sobre la cara de Andrés, que jugaba a morderle los pezones que ella le ofrecía y le sacaba de un lado a otro; hasta que él se apoderaba de una teta con su boca y no se la soltaba.
Yo me desnude y me abalance sobre esa cola parada, que subiendo y bajando y abriéndose toda para mi, me pedía que la penetre, que la culee, pero no sin antes, comérmela, morder esos cachetes y meter toda mi lengua dentro de su ano; eso la calentaba y la calienta muchísimo, sentir que se le mete una lengua adentro del culo.
Luego me acomode detrás de ella y la penetre, apenas le apoye mi pija bien dura además súper excitado y con ella muy caliente y con la cola bien mojada por mi lengua, se abrió y dejo paso a mi pene, que empezó a entrar y sentir el calor de ese culito estrechito, le empezamos a hacer la doble penetración, que es lo que mas le gusta a Mara, sentir dos pijas adentro al mismo tiempo, una por la concha y otra por el culo.
Cogiendo sin parar y Mara gimiendo de placer, por sentir sus dos cavidades llenas de pija bien dura, se aproximaba al clímax y quería acabar a gritos y quería sentir la leche caliente de los dos adentro de su concha. Entonces yo salía de su cola y ella se acostaba boca arriba, habría las piernas, se abría la concha con sus manos y le pedía a mi amigo que se la coja y le llene la concha de leche, el se le subía arriba y empezaba a bombearla, le metía la pija bien adentro, Mara suspiraba y gemía de placer, al mismo tiempo que le pedía la leche, hasta que desbordado por la calentura de cogerse a mi mujer en nuestra cama y yo mirándolos, Andrés acababa adentro de la concha de mi esposa y la llenaba de leche caliente tal cual como ella se lo pedía, luego el se corría y entraba yo en su concha toda mojada y llena de leche y me la cogía, mientras que Andrés le daba la pija para que se la chupe, ella golosa como solo en esas oportunidades se ponía, se la chupaba con una maestría que hacia que a él rápidamente se le ponga dura y tras cogerle la boca le acabe de nuevo, sin que ella deje escapar una sola gota y tragándose hasta la ultima.
En ese momento sentí como ella acababa y ahí si me permití yo también hacerlo junto con ella y acabé al mismo tiempo llenándola de leche y viendo como se tragaba toda la leche de mi amigo bien frente a mi cara.
Así que este relato es de cómo pasábamos los días, mi esposa Mara, mi amigo Andrés y yo como doña flor y sus dos maridos, solo nos falto dormir juntos, porque después cada ves que nos quedaba un rato libre o estábamos solos, cogíamos los tres, lo demás era ya algo que no se si los demás lo notaban, pero por ej. íbamos al camping y Andrés le desataba el corpiño de la bikini a Mara y todos lo tomaban como un juego normal al que yo por no ser celoso nadie acotaba nada; en la pileta la agarrábamos entre los dos y la apoyábamos de los dos lados o Andrés nadaba y le pasaba por debajo de las piernas a Mara y le agarraba la concha, ella hacia lo mismo con el y le tocaba la pija, fuimos de vacaciones a las sierras y en cosquin nos metíamos los tres debajo de la cascada y la manoseábamos entre los dos a Mara y nadie lo notaba; o a la noche en la casa que alquilábamos (habíamos ido cuatro parejas con chicos todos) el se iba al baño y después pasaba por nuestro dormitorio y se quedaba con mara un rato subiéndose arriba de ella besándose y mara le daba las tetas para que se las chupe mientras los chicos dormían después se iban juntos al baño se duchaban y mara se la chupaba hasta tragarse toda la leche de él. En casa hasta una noche Andrés había ido a casa con un primo Mara se estaba duchando y cuando salió vi como el primo de mi amigo miraba a Mara con los ojos desorbitados y yo veía como se le caía la baba por como estaba Mara de osada llamativa y sexy con una musculosa cortita blanca casi transparente y se le notaban bien los pezones ya que estaba húmeda y se le pegaba toda la musculosita.
En esa época Mara estaba súper sexy iba al gimnasio usaba calzas todo el tiempo y no usaba corpiño nunca y solo usaba cola less hilo dental ella se sentía muy llamativa y atrayente y eso a mi me ponía loco. Después Andrés por problemas personales se separo y lo nuestro también termino y aunque nos seguimos hablando y en este tiempo un poco menos nunca más hicimos nada aunque lo hablamos muchas veces.
Con mara tuvimos que buscar a un extraño para seguir con nuestras fantasías pero eso ya lo contare en los próximos relatos.
Espero les haya gustado y sepan que todo es como paso.