Todo comenzó para mi cuando un día fui a la casa de una compañera de facultad llamada Mariana, y nos disponíamos a ir a una fiesta de disfraces, motivo por el cual nos estábamos probando que disfraces usar con ella, mientras su padre leía el diario muy tranquilo en el living de su casa…

Antes me presento, mi nombres es Natalia, me dicen Naty, tengo 21 años, aparento tener solo 18, tengo pelo castaño claro, sin que llegue a ser rubio, no soy muy alta, solo 1,63, tengo ojos verdes y dientes perfectos, con aspecto de niñita, no voy a restarle veracidad al relato mintiendo que tengo unos terribles senos, pues no, no es así, me gustaría tener más que lo que tengo, ya que solo miden 85, aunque son duros y firmes, tengo una cintura de 61 y una cola que es más prominente que mi delantera, mis piernas son firmes y me gustan, mis medidas totales son de 85-61-92, no soy la perfección pero me siento a gusto con mi cuerpo. Vivo en Buenos Aires y estudio una carrera terciaria un par de días a la semana y trabajo como secretaria de lunes a viernes de 9 a 16 hs. en una oficina céntrica.(1)*

Como les decía, un día en la casa de mi amiga Mariana estábamos las dos probándonos unos disfraces, yo elegí el de colegiala con medias de seda blancas hasta la rodilla, mini falda escocesa a cuadros rojos y verdes, con camisa blanca suelta desprendida y anudada a la altura del abdomen y que dejaba ver mi sostén al menos en parte , asi con una corbata roja con un nudo mal hecho…

Mientras probábamos esos disfraces, empecé a notar que el padre de Mariana no sacaba los ojos de encima mío, y si bien al principio me alteró un poco luego me fui distendiendo y empecé a disfrutar de la sensación que me daba ser observada con morbo por el padre de mi amiga, asi que mientras decíamos tonterías nos paseábamos por la sala, y comencé a moverme de un lado al otro como para descubrir si verdaderamente le llamaba la atención al papá de mi amiga.

La situación esa pasó pero descubrí por primera vez con terrible agrado que el hombre de unos 50 años no me quitó la vista de encima nunca, y mas de una vez lo hacia subrepticiamente espiando por debajo del diario, y para que voy a negarlo, me encantó sentirme admirada por un hombre que podría ser mi padre.

A partir de ahí comencé a tratar de mostrarme provocativa con las personas mayores, fue como si algo se hubiera despertado en mi que no conocía, una nueva sensación de anhelo de gustarle a los mayores, y cuanto más viejos fueran más me interesaban; mi uniforme de secretaria consistía en pollera a la rodilla color azul y saco azul con camisa blanca, a partir de esta nueva situación la pollera la empecé a subir para que quedara más corta y se vieran mas mis piernas y la hice retocar con una modista como para que mi cola sobresaltara mas a la vista y fuera más notoria para quienes me miraran; de la misma manera también di uso a mas minifaldas de jean aprovechando la época de calor y musculosas mas escotadas y con breteles mas finitos asi se veian los breteles de mis brassiers que ya usaba de colores provocativos como rojos, violetas y los negros que resaltaban con mi piel blanca…

Mi primer víctima de mis exhibiciones fue Don Jose, que tendría unos 60 años, el hombre del diario del kiosco de revistas donde compraba la Vogue y la Cosmopolitan, con quien fui soltándome y siendo mas simpática y amable, motivo por el cual no esperaba para ir a comprar las dos revistas juntas como hacía antes sino que iba para adquirirlas por separado asi me mostraba con el mas veces de lo previsto, Don José empezó a notar mi cambio de vestuario y me decía cosas halagadoras (con un poco de timidez al principio pero más suelto al notar que yo no oponía resistencia a sus palabras y solo me limitaba a sonreír y bajar la mirada haciéndome la tonta y vergonzosa pero disfrutándolo terriblemente), decía que se habían abierto las puertas del cielo y habían caído angelitos, o que se había caído el envoltorio que me recubría ya que yo era un bomboncito, a lo cual yo respondía q era una exageración de su parte; y aun no contenta con eso el día de su santo aproveché para saludarlo con un beso en su mejilla y tocarle su hombro, mientas el aprovechó para posar una mano por mi cintura y deslizarla tímidamente hacia abajo: YA ESTABA!! Había logrado mi primer contacto, de ahí en mas cada vez que iba a su kiosco nos saludábamos con un beso en la mejilla y el aprovechaba para pasar sus manos por mi espalda y dejarla caer hasta mi cintura, eso era unamaniobra recurrente cada vez que iba hasta que un día fue mas allá y la paso por mi cola muy delicadamente, no le dije nada y asi era cada encuentro.

Alternaba el tiempo entre visitar a Mariana asi su padre me observaba y me mostraba lo mas provocativa que pudiera sin que su padre se diese cuenta y mostrarme ante Don Jose. Mientras pasaba el tiempo excitar a Don Jose era lo máximo, sus halagos eran mas vehementes y su cara de alegría al verme y saludarme eran terribles, asi como su mirada lasciva. Pero no satisfecha con eso necesitaba una nueva presa y esa presa apareció….



Yo iba a cuidar a los niños de mi hermana, que se había divorciado del tonto de mi cuñado, y en su edificio había un portero, tendría unos 55 años, se llama Raul, contextura física normal, mas vale delgado, ojos negros, bigotes, piel oscura y peinado muy prolijamente con su raya al costado, siempre con su camisa de grafa y su pantalón haciendo juego.

Cada miércoles mi hermana iba a su curso de yoga y yo aparecía tipo 7 de la tarde a cuidar a los dos niños, un varoncito de 6 y una nena de 4, los cuidaba durante una hora y después me quedaba a cenar con mi hermana, en uno de esas actividades de niñera descubrí como me miraba Raul, con una autentica actitud de deseo, lascivia y ganas, asi que al percatarme de eso comencé a venir los miércoles a cuidar a los niños y los sábados a la tarde a visitar a mi hermana; habiendo ya notado que Raul no me quitaba los ojos de encima, los sábados iba con unas calzas de lycra bien ajustadasque resaltaban lo mejor que tengo que es mi cola y las musculosas mas escotadas, mientras una vez dije en voz alta que ese sería mi horario de visita para mi hermana hablando en voz alta así el me escuchaba y saber si le interesaba observarme, y asi resultó: tenía una nueva presa para calentarla y sentirme poderosa y admirada, y le sacaría el jugo a full a esta nueva situación.

Cada vez que nos encontrábamos en el pallier del edificio después de cada vez mas asiduas visitas a mi hermana, yo podía observar como miraba por los espejos de la entrada sin ningún disimulo sin que yo supiera que lo observaba por los espejos, y como sus ojos no podían evitar clavarse en mi busto y en mis desnudos hombros, asi que mas de una vez me agaché a atarme los cordones de mis Nike para mostrarle mi muy parada cola dándole la espalda, o subiéndome mi falda de uniforme de trabajo hasta lo máximo que pudiera asi veía mis piernas, y era mas fuerte que el, no podía dejar de mirarme, para eso yo a veces cambiaba la vista de su mirada asi el observaba a gusto y me dejaba contemplar….

Miércoles 2:

Me encontré con Raul en el lobby, mi hermana me dice que tenga cuidado con la llave del gas que no cierra bien delante del portero, Raul se ofrece a mirarla, le digo que no se debe molestar, pero insiste, mi hermana dice que si le hace el favor, yo le digo que no es necesario molestarlo, el insiste, el destino me regala una oportunidad de mostrarme con Raul mas desenfadada y ver hasta donde soy capaz de llegar haciéndolo excitar mostrándole mi cuerpo.

Subimos, piso 8, mira la hornalla, el pico está sucio, lo limpia, le ofrezco un café por su labor, acepta, nos sentamos frente a frente, me levanto, voy, vengo, me agacho me estiro, me muestro todo lo mas que puedo, el me observa con deleite, bato el café, me quito el saquito del uniforme, los niños juegan en la Play, sin ser muy obvia desabrocho mi primer botón de la camisa, se ve mi bra color negro, no puede evitar no mirarlos, me mira a los ojos, me cuenta de su vida, me pregunta por que no tengo novio, argumento que los jóvenes son muy inmaduros, dice que con una mujercita como yo nadie jamás debería ser inmaduro, le digo que exagera, se muestra nervioso pero feliz de observarme y yo también de mostrarme. Se hace la hora de venida de mi hermana, le agradezco su gentileza, le abrazo agradeciéndole por ayudarme, me abraza,su contacto me eriza la piel, apreta mi espada, yo la suya, nos despedimos, espero volver a tener excusa para estar a solas con el y seguir calentándolo. Esa noche en mi casa me masturbo por primera vez imaginándome como seria estar con un mayor como Raul.



Miércoles 9: Estoy ansiosa por la llegada del cuidado semanal de mis sobrinitos, espero encotrarlo a Raul, tal cual, dicho y hecho, a las 7 de la tarde esta firme parado en la puerta del edificio, me tomo el atrevimiento de saludarlo con un beso, me dice que me acompaña hasta el 8vo piso, ya que el debe ir al primero, suben una mamá y su hijo en el ascensor en el 2do piso, dudo un segundo pero me hago para atrás y pego mi cola de manera superficial en el paquete del portero, parece no inmutarse, la madre y su hijo no notan mi mini maniobra, Raul se estira y apoya su miembro en mi cola, lo siento, esta muerto, pero honestamente parece prometedor, me eriza la piel, mientras con la otra mano me toca suavemente mi espalda, acariciándola hasta llegar a mi cintura y rozar mi cola, siento otro escalofrio, vaya…. Lo estoy disfrutando

El ascensor se detiene en el 8vo, Raul y la madre con su hijo siguen en el, me siento frustrada, el encuentro corporal me ha dejado con ganas de mas, esa noche volví a masturbarme pensando en ese miembro….

Miércoles 16:

Decido ir más allá, y llego a las 6:55 hs y le comento a mi hermana que necesito que me asesore para elegir un disfraz para una fiesta, que los tengo a todos allí en mi mochila y que cuando vuelva me los probaré para que me de su veredicto, ella asiente pero el portero ha escuchado la conversación, al entrar en el edificio se ofrece a darme su punto de vista, le digo que si esta ocupado no debería y que no se si estaría bien ya que son disfraces un tanto subidos de tono, me dice que podría ser su hija y que solo será una visión objetiva. Subimos al departamento, los niños están el Play Station como siempre, y yo me voy al baño y comienzo con el desfile de disfraces, arranco con el primero de colegiala que use en la casa de Mariana, mini falda escocesa con camisa anudada al estomago sin dejando sin prender los botones de la camisa blanca y medias hasta de seda blancas hasta la rodilla, con sandalias de taco alto blancas, he llevado una paleta gigante de colores para lamer y desarrollar bien el acting junto con dos coletas en mi cabellos, uno a cada lado de mis sienes, para lucir bien nenita en mi primera aparición…

Raul ha sentido el golpe visual, su cara se ha transformado en unamueca de asombro y por que no de lujuria, me mira sin disimulo de arriba hacia abajo y exclama: “está usted preciosa señorita Naty”, “ es un regalo de los dioses”, finjo sorprenderme y respondo lo de siempre, que no sea exagerado, me paseo durantemas de 5 minutos por el departamento, yendo y viniendo, agachadome y fingiendo ser una colegiala, los ojso de Raul están fuera de sus orbitas, yo para que negarlo, me siento muy feliz.

Paso al segundo disfraz, es de bebe, con las mismas medias blanca, las mismas sandalias de taco alto pero una blusita a cuadrille que me queda chica y desabotonado para que se vean las pecas de mi pecho, por supuesto con una especie de mini short para destacar lo que mas me gusta de mi, mis piernas, los ojos de Raul siguen abiertos como platos y su cara de admiración es suprema, la situación me calienta mortalmente, estoy desfilándole como bebota a un hombre que me lleva 35 años y lo peor (o mejor ) es que lo estoy disfrutando, hago todo el mismo circuito por el departamento, no me quita los ojos de encima, me disfruta con su mirada y yo disfruto de ser admirada; sigue con sus halagos verbales, yo finjo sonrojarme.

Ultimo cambio, de secretaria sexy, me he puesto la mini falda mas chica que he encontrado, es de color negro y me la he subido lo máximo posible, las sandalias aun muy altas que me dan estilo y elegancia y hacen mis piernas mas largas con unas medias de seda negra hasta la mitad de mis muslos con unos portaligas color negro, me veo alucinante, o al menos eso creo yo, una camisa celeste y el pelo recojido hacia un costado formando una coleta alta del lado derecho, con todo el pelo hacia ese lado, junto con unos anteojos pequeños pero que resaltan mis ojos verdes, la cara de Raul es de asombro, se ha transformado en un viejo verde con la boca abierta y solo repite: “por favor señorita Naty va usted a matarme de un infarto, es la mujer mas hermosa de este planeta”, “nadie se le compara en belleza”, siempre la misma respuesta de mi parte, que no sea exagerado, está sentado y empiezo a ver una erección en su miembro, no se si la imagino, la deseo o verdaderamente esta en sus pantalones, pero de lo que si estoy seguro es de su cara de baboso libidinoso, estoy (para que negarlo) excitadísima.

Suena el portero eléctrico, mi hermana ha vuelto, la hora se ha pasado volando, los niños salen de sus piezas, Raul se va, esa noche me masturbé dos veces pensando en Raul, sus caras e imaginándome su bulto.

Miércoles 23:

No tengo más excusas para exhibirme con Raul, pero cuando llego el está con una su teléfono celular nuevo, y me comenta que Movistar no le ha enviado factura pero si un mensaje de texto de cómo adherirse a la factura electrónica, asi que sin dudarlo lo invito a subir al departamento de Ana para solucionarle el problema, mientras los niños siguen uno en la Play y otro pintando un libro, le digo a Raul que se siente en la computadora, pero el no entiende nada, asi que me acerco y le digo, hágase para atrás asi lo ayudo a resolver esto, sin dudarlo me siento sobre su regazo, se hace para atrás y se sorprende, yo cargo todo mi culo sobre su bulto, quedando el detrás mio, se asombra, empiezo a buscar el site de internet de Movistar, le pido su teléfono, lo saca del bolsillo, eso ocasiona movimientos,se mueve, me muevo sobre el, hamaco mi cola en su bulto, finjo resbalarme hacia adelante demostrando que estoy incomoda y me clavo más aun en su bulto, se le ha parado, esta duro, lo noto, esta mudo, con su verga erecta y mi culo al medio de ella, la silla giratoria se mueve, me inclino a la impresora, me hundo aun mas en su verga, como lo estoy disfrutando, siento su erección, su taquicardia, hago como si cayera, el me toma por la cintura y me sostiene, siento su brazo ueret sosteniéndome y su poronga bien parada en mi culo, me muevo un poco mas para teclear el numero y lograr imprimir la factura, ESTOY EN LA GLORIA, el tiene un brazo en mi cintura y su mano en mi pierna, siento que podría penetrarme allí mismo si quisiera, su mano acaricia mi muslo, me alarmo, me asusto y llamo a Soledad mi sobrina que viene corriendo, he zafado de ser ensartada por el portero, estoy turbada, caliente, satisfecha y me he mojado, pero he sido cobarde, a el lo veo que no puede levantarse de la silla, esta con su pene hecho un mástil.

Se levanta después de imprimir la factura y se despide, la situación es rara, no lo miro a la cara, se va, me siento muy extraña.

Esa noche me masturbé dos veces y una más por la mañana, estoy caliente con el portero, lo se!!!

Miércoles 30:

Todo se repite, Raul está esperando abajo junto a mi hermana hablando de temas intrascendentes, le dice a mi hermana que quiere revisar la hornalla de nuevo, he decidido no seguir mas con este juego, pero el sube conmigo en el ascensor, lo invito a un café para tomar distancia y no quedar expuesta como el miércoles anterior, acepta, se sienta en la mesa de la cocina, me dispongo a batirlo, saco dos tacitas, empiezo a batir uno de ellos, Raul se acerca por atrás, me toma de la mano y me dice que me va ayudar, le digo que no es necesario, me dice que he sido tan amable con el que desea hacerlo, se pega a mi cuerpo desde atrás y me toma de la mano, ayudándome a batir el café, su mano sobre la mía, me estremezco, su pija esta parándose en mi culo, la siento, intento retirarme hacia atrás, pero eso hace que mas me la apoye:

-“Raul, usted se está desubicando” balbuceo

-“no, señorita Naty, solo la ayudo a preparar café”

-”pero esta no es la forma, no debería estar aquí pegado a mi y…”

-“es que me volves loco pendeja, me calentaste mucho estas semanas y quiero cojerte toda”

Siento sus palabras en mi oído provocándome un extraño cosquilleo, su verga esta bien parada en el medio de mi culo, su voz me suena en el cerebro, me dice: “diosa, reina, hembrita, yegua, mi amor, mi vida, mi cielo, sos la cosa mas hermosa del mundo, quiero romperte esa conchita hasta reventar, la deseo mas que a nada en el mundo”, su lengua se mete en mi oreja, me la pasa por ella, muerde mi lóbulo, me vuelve a decir “putita hermosa, se que deseas que te coja bien cojida”, “te la voy a romper a esa cajetita de putita que tenes”, solo atino a decir que no quiero pero me quedo quieta en el lugar y hago mi culo para atrás asi se la siento enorme, gigante; el levanta mi mi pollera, mete una mano en mi rajita, la siento, palpa a través de mi tanguita, me dice que estoy empapada, arranca los botones de mi camisa y mete una de sus manos en mi teta, luego pasa a la otra, las apreta, me puntea con su poronga, baja mi tanga y su mano ya está en contacto directo con mi argollita, su dedo es grande, entra desesperadamente, gimo, vuelvo a gemir, me dice que se la pida, que la pida por favor, y que no grite que sino vendrán los niños, le digo que basta, pero me dice que miento, que estoy a mil, y que me aguante por haberlo hecho calentar todas estas semanas, besuquea mi cuello, lo chupa, pasa mi lengua, me resisto a decirle que la quiero adentro mio, me inclina sobre la mesada de la cocina y me sube la pollera, mi tanguita está en mis rodillas, pasa su animal enorme por mis labios vaginales, me enloquece, y finalmente le suplico que me la meta, me la entierra de una, hasta el fondo, siento sus huevos pegándome en mi culo, y mi argolla recibiéndole esa verga gigante, sus manos en mis tetas, sus embates, sus palabras que son dulces y hermosas y de repente guarras y sucias: “yegua, putita, putaza, puton, chupapijas, te voy a hacer mi hembrita señorita Naty, hermosa, diosa, belleza, mi amor, mi cielo”; me perfora la concha, la siento, gimo, apreta mis tetitas, me vuelve a pasar su lengua, apreta mi cuello mientras sigue bombeándome, me hace sacar mi lengua afuera y me la chupa, se la chupo, deseo esa lengua tanta como su pija, pienso en los niños en su habitación, me aterro por eso, su pija es demasiado hermosa horadándome la conchita mia, estoy muy caliente y me siento muy putita y feliz, le pido que por favor me deje dar vuelta, que quiero estar de frenet a su verga, se sale brutalmente de mi vagina y me da vuelta a lo bestia, me pone de frente y me hace suplicarle por su pija, le suplico por ella, me hace pedir por favor, lo hago, le digo que la quise desde siempre, que me la entierre, que me rompa la cajeta, y me dice: “tomaaaaaa”, lo beso en la boca, estoy besando al portero de mas de 55 años con esos bigotes, su lengua es cálida, muerde mi labios, me penetra, estoy acabándole sobre su miembro, es hermoso, gimo mordiéndole su camisa de grafa en sus hombros abrazada a el y enterrada por ese pijon, le digo que lo amo, no puedo creer lo que estoy diciendo, el me dice que me ama, y siento como uno, dos, tres y cuatros chorros de leche entran dentro mío…..

Ha sido rápido, fantástico, furioso, intenso, ha sido mágico……

Hasta acá llego, he contado esta historia verídica de la mejor manera que he podido, me temo que no ha sido muy buena, pero lo he intentado, en cuanto a la llamada mencionada arriba en el prime párrafo, esa que dice. (1)* es para comentarles que si sienten curiosidad por ver como me veo puedo enviarles fotos para que satisfagan su curiosidad pidiéndolas al mail que figura en mi descripción, pero no serán desnudas ni eróticas, solo comunes y corrientes, y sin que se imaginen que habrá sexo virtual o algo por el estilo…

Como se imaginaran la historia no quedo ahí y para mi suerte (o desgracia) agregué mas maduros a mis gustos de hombres mayores, pero eso debería contarlo en otra ocasión, saludos y gracias por el tiempo empleado en leer este relato…
autor: natyred