Hola gente. Les traigo un nuevo relato. Espero que guste y escucho sus comentarios!

Enfiestada en la costa (infidelidad) parte 1

- Hola amor! Siii.. en un rato estoy saliendo. Ya nos vamos a ver!- le decia Cande a Mauro por telefono
- Yo tambien quiero acostarme con vos y hacerte de todo. Hace mucho que no nos vemos.-
- Bueno. Dale. Un besito. chau chau!-

Era un caluroso dia de enero y Cande se estaba preparando para ir a San Bernardo (playa argentina) con sus dos mejores amigas. Extrañaba a su novio que ya estaba instalado alla con otros tres amigos desde hacía unas semanas. La expectativa de verlo en unas horas la ponía de buen humor. Extrañaba sus caricias y hacerle el amor.

Lo único que le generaba un poco de ansiedad, eran los amigos de Mauro. Carlos, Gus y Agus. Hacia no mucho tiempo, engañada por Carlos y Gus, había tenido un encuentro muy caliente con estos amigos sin saber que tenían algo que ver con su novio. Había terminado muy caliente despues de eso, pero tenía miedo de que volviesen a tratar de aprovecharse de ella. Teniendo a Mauro cerca era tan peligroso como excitante.

Reflexionaba estas cosas tirada en la cama boca abajo. Como hacia mucho calor solo vestia una remerita y una bombacha que se perdía en su parado y masivo culo. Su abundante pelo negro recogido con una colita de caballo caía en la espalda.

Comenzo a recordar como los amigos de su novio la había penetrado por todos los agujeros. Inmediatamente se calento tanto, que no pudo evitar pasar una mano entre sus piernas y comenzar a tocarse y frotarse contra la cama. Se mojaba cada vez mas cuando pensaba en la gorda pija de Carlos entrando en su culito y los chorros de leche caliente bañando en su carita de gordita viciosa.

Segundos después de haber acabado con toda la furia, sonó el timbre. Eran sus amigas que la pasaban a buscar para ir a la costa.

- ya bajo chicas!- les gritó por el portero

Rápidamente se terminó de preparar, se puso un shorcito blanco y salió a encontrarse Jessy y Lola que la esperaban en el auto.

***

Cinco horas de un agotador y caluroso viaje pasaron hasta que llegaron al hostel que tenían reservado en la costa.
Bajaron con todos los bultos del auto y se quedaron en el lobby del hostel esperando a ser atendidas. No tuvieron que esperar mucho ya que el recepcionista, al ver a esas tres gatitas esperando, no tardó un segundo en acudir.
Si bien Cande era la que tenía el culo mas llamativo, sus amigas no se quedaban atrás. Tanto Jessy como Lola tenian una lindas colitas compactas y duritas que hacían delirar a los hombres. Ademas, las dos tenian una delantera mas que interesante. Lola, por el calor del viaje, se habia abierto la camisa y podian verse gotitas de sudor bajando por el escote. Mientras que Jessy vestía una musculosa que le quedaba demasiado chica haciendo que sus hermosos pechos parecieran aprisionados tratando de escapar.

- Hola chicas! Bienvenidas al mejor hostel de San Bernardo. Déjenme que las guie a su habitación.-
-por favor! - contestaron las tres al unisono

En el camino al cuarto, Jessy, que entre las tres tenía la fama de mas trola, dijo al recepcionista:

- Y este verano todos los chicos están tan buenos como vos? - con una sonrisita picarona
- No se. Yo que vos no dejaría perder la oportunidad por las dudas.- le retruco el chico

Siguieron un par de comentarios más con doble sentido hasta que llegaron al cuarto. Cande y Lola se pusieron a desempacar. Notaron que el recepcionista le dijo algo al oído a Jessy.

- Chicas. Juan me va a mostrar el lavadero del hostel. Ya vengo.-
- Dale. No hay drama. - contesto Cande con una sonrisa

Cuando se fueron, Cande y Lola se miraron dando a entender que no se sorprendian en nada con lo que hacía Jessy.

Las chicas se sirvieron unos vasos de agua fresca y se tiraron en el sillón a descansar unos minutos. Hablaron de todo un poco y comenzaron a planear que hacer los siguientes días. De repente se abrió la puerta y apareció Jessy de vuelta.

Tenía la cara sonrojada y su cabellera rubia despeinada. Se la notaba extenuada pero relajada. Un fino hilo de líquido blancuzco se dibujaba desde la comisura de su labio hasta la barbilla.

- Trola! Tenes leche en el labio! - le reprocho burlonamente Lola
- Ups! - dijo Jessy con una sonrisa mientras limpiaba los restos de leche con el dedo y se lo ponía en la boca
- Ay Jessy! Ahora el pibe este va a pensar que somos tres putas.- le recriminaba Cande
- No te hagas la santa Cande, que vos sos bastante lecherita también. O ahora que esta tu novio cerca vas a tomar votos de castidad.- se reía Jessy, y agregaba
-Además ahora tenemos acceso libre a las bebidas del hostel sin pagar. Podrían agradecerme, no?-

Se rieron durante un largo rato mientras Jessy les contaba como se la estuvo mamando al recepcionista. Las vacaciones habian empezado con todo.

Algunas horas más tarde, Cande les dijo:

- Bueno chicas. Me voy a visitar a Mauro. Vuelvo en un rato.-
- Dale. Coge mucho asi te pones de mejor humor.- le contestó Lola
- Jajaja... bueno. Tratare de hacerte caso. Nos vemos.-

Y así Cande se fue al hostel donde estaba su novio. Estaba a un par de cuadras de distancia, por lo que fue caminando. Mientras caminaba por la calle, noto como todos los hombres la comían con la mirada. No era para menos, vestia un shortcito apretado que le marcaba perfectamente su hermoso culo gordo y una remerita bien pegada al cuerpo. Estaba bastante puta, y no era casualidad. Queria darle una linda sorpresa a su novio.

Llegó al departamento y toco el timbre. La puerta se abrio y aparecio Carlos, que al reconocerla, se le dibujó una sonrisa perversa.

- Gus! Veni a saludar! No vas a creer que trolita aparecio!-
- Callate tarado! - contesto Cande toda colorada y enojada
- Tu novio se esta bañando. No te hagas problema.-
- No va a pasar nada. Olvidense. Lo que paso, pasó. Pero no mas.- decia Cande tratando de poner distancia
- mmmm .. como extrañaba este culito.- dijo Gus tomandola sorpresivamente de atras y tocándole la cola
- Basta! dejenme.Vengo a ver a Mauro.-
- Primero vas a tener que ser buenita con nosotros.- le dijo amenazantemente Carlos mientras se acercaba

Los dos hombres la tenían acorralada. Gus por detrás y Carlos por delante. Cande, indefensa, era manoseada por todos lados. Las manos de Gus recorrian todo su culo por encima del short mientras que las de Carlos le apretaban las tetitas.

Decía que no quería hacer nada, pero la excitaba de sobremanera ser toqueteada por los amigos del novio mientras este se estaba bañando a unos pocos metros de distancia. Sintio una presión en el hombro que la hizo arrodillarse. Antes de poder darse cuenta, tenia en frente suyo las dos hermosas pijas que tiempo atras le habian dado tanto placer.

- Bueno gordita trola. Hace lo tuyo.- dijo Carlos

Cande comenzó a chupar esa dura verga. Primero unas tímidas lamidas recorriendo el tronco y luego se la metió entera en la boca.

- Siii. Así putita. Segui mamando. - decia Carlos
- Mauro! Tu novia vino a verte! - grito Gus, mientras Cande lo pajeaba

Iba alternando las dos pijas en su boquita. Los dos hombres miraban al techo y ponian los ojos en blanco de placer. Era toda una experta, usaba todos los musculos de su boca para dar placer a esas vergas.

Estuvieron un rato así hasta que se abrió la puerta de entrada y llegó Agus. Gus vio la cara de sorpresa de su amigo:

- Agus! que suerte que llegaste. Te presento a Cande, la novia de Mauro.- dijo sonriendo y señalando a Cande que tenia una verga atravesada hasta el fondo de la garganta
- Asi que era en serio lo de esta putita.- contesto Agus acercándose al grupo con la pija ya afuera del pantalón.

Cande no lo dudo y se prendió a esa nueva verga como si fuese un helado en el medio del desierto. Mientras con las manos pajeaba a los demas. Era toda una trola. Pensaba en que su novio estaba cerca y que podía salir en cualquier momento, esto la excitaba aun mas.

- Mira como le gusta la verga a esta puta.- decia Gus mientras le pegaba en el cachete con su duro miembro
- jajaja... No para de tragar- acotaba Agus

En un momento Carlos no pudo aguantar más.

- Voy a acabar!- exclamó y apunto su pija a la carita de Cande que esperaba contenta

Un chorro espeso de leche cruzó su frente, otro cayó en el cachete y un tercero entró en su boquita entero. Gus y Agus se acomodaron para seguir con el baño de leche, pero un ruido del baño los interrumpió. Mauro estaba por salir. Los tres hombres rapidamente se escondieron en la cocina. Cande hizo lo que pudo para acomodarse y con un pañuelo descartable se quito los restos de leche de la cara.

Pasaron unos segundos, y Mauro apareció en el living.

- Hola amor!- le dijo a Cande y le dio un profundo beso de lengua

Mientras la besaba, Cande pensaba en el aliento a leche que debía tener. No entendia como su novio no lo notaba. Tal vez el amor es realmente ciego, y sin olfato.

- Y los chicos? a donde fueron? - pregunto Mauro al percatarse que no habia nadie mas

- Aca estamos! Preparando unos shots de piña colada para celebrar.- dijo Gus mientras se acercaba con una bandeja con 5 shots llenos de un líquido blancuzco
- Este es especial para Cande que vino a visitarnos- agregó Carlos tomando uno de los shots y dandoselo a Cande que lo miro algo extrañada
- Que bueno amigos! Salud!- exclamó Mauro y todos tomaron

Cuando Cande trago el shot, entendió la actitud sospechosa. Su shot no era de piña colada, era la leche caliente que no pudieron descargar en su carita. Los muy hijos de puta se lo hicieron tomar frente a su novio.

Mientras tragaba el espeso líquido, los miro a los tres con odio. Pero en el fondo le excitaba estar tomando su leche en frente de Mauro. Al fin y al cabo era una putita lechera como había dicho su amiga.

- Bueno chicos. Es hora de que atienda un poco a mi chica.- anuncio Mauro generalizadamente mientras les guiñaba el ojo a sus amigos
- Que suerte que tenes loco. Dale andate. No es necesario que nos lo refriegues en la cara.- recriminaba Carlos de una manera sobreactuada

Asi fue que Mauro tomo a Cande, con una mano agarrándole el culo, y se la llevo a la habitación. Con toda la calentura que tenia encima, fue uno de sus mejores polvos. Acabo innumerables veces dejando exhausto a su novio. El pobre e inocente Mauro se creia que estaba tan caliente por él. Bueno, indirectamente, si era por él, ya que el morbo que le generaba cogerse a sus mejores amigos la ponía a mil.

- Amor. Me mataste!- decia Mauro, desnudo tirado en la cama
- Es que me calentas mucho lindo. Me tengo que ir ahora.-
- Porque no les decis a lo chicos que te bajen a abrir? Nos vemos mañana en la playa. dale?-
- Me parece perfecto amor.-

Cande se levantó y comenzó a vestirse. Lenta y sensualmente. Se sentia culpable y por eso queria ser especialmente buena con su novio. Se agachaba para agarrar su ropa poniendo ese hermoso y gordo culo en pompa para el deleite de Mauro. Deslizaba su tanguita despacio haciendola desaparecer entre esas dos perfectas nalgas.

- Como me calentas puta.- le decia Mauro agarrandose la pija
- Soy toda tuya.- le sonreía Cande
- Como les calienta a los pibes no poder tener una mina asi.-
- Ninguno es tan lindo como vos como para poder tenerme amor... Bueno. Me voy. Nos vemos.- se despidio Cande
- Chau nena. Hasta mañana-

Cande salio del cuarto y ahi estaban los tres amigos de Mauro.

- Me bajan a abrir?- les dijo cortantemente
- Pero lo tenes que pedir de buena manera.- dijo Carlos.
- Dejense de joder. Vamos.-
- Que pasa gordita? Te cayo mal la leche?- dijo Gus

La conversación se estaba subiendo de tono. Asi que Cande salio al palier del edificio. Todos fueron con ella.

- Que les pasa tarados? quieren que Mauro se entere?-
- Si te re calienta trolita. No te hagas la seria.- decia Agus mientras se abalanzaba sobre ella

Los demás lo imitaron y la acorralaron entre los tres. Las manos recorrian su culo, tetas y alguno mas atrevido comenzo a frotarle la conchita.

- Mira Cande. Hacete la idea que este verano vas a ser nuestra puta personal.- dijo Carlos, con un tono serio
- Son unos hijos de puta...- susurraba Cande, enojadisima
- Te encanta. No te hagas la santita.- acoto Gus
- La cosa es asi. Esta noche, tipo 1am, te venis para aca. Tu noviecito no va a estar. Asi que preparate porque te vamos a llenar por todos lados. Especialmente ese culo de gorda puta que tenes.- le dijo Carlos pellizcandole el culo
- Y si no quiero venir?- los desafío Cande
- Bueno... No se si lo notaste. Pero Agus te estuvo filmando recién mientras estabas arrodilladita rezándole al dios de la poronga.- todos se rieron del chiste de Carlos, y siguió:
- La pregunta es quien pierde mas si Mauro se entera de esto.-

Cuando finalmente logró que le abran la puerta de calle, Cande se alejo lo mas rapido posible. Su mente estaba dividida en dos. Por un lado, amaba a su novio y era feliz con él, pero por otro lado le surgía desde lo más profundo de su ser un deseo animal de sentir muchas pijas penetrandola como una puta, sin respeto ni consideración.

Durante todo el camino de vuelta al hostel pensaba en qué hacer. Si no accedia al pedido de los amigos de Mauro, le iban a contar todo, lo perdería, y eso era algo que no quería para nada. Lo amaba y estaba muy bien con el. Por otro lado, si accedia, todos terminaban felices. Porque no podía negar que le re calentaba una buena cogida grupal a espaldas de su novio. Lo unico que le molestaba, era tener que seguir viendo a Mauro con la conciencia sucia.

Para cuando llego a la puerta de su habitación ya se había decidido. Convencida de que no tenia muchas opciones, iria al departamento de los chicos a la hora señalada y que pase lo que tenga que pasar.

(CONTINUARA...)