-Te llame porque queria hacerte una ultima pregunta sobre lo que paso ayer con papa- -Si, decime…que queres saber ? -Decime la verdad, durante todo el tiempo que estuviste con el, nunca tuviste la fantasia de estar tambien conmigo ? Ya estaba, de ahi a hacer realidad mi sueño de compartir un momento de placer con ella habia solo un paso pero debia darlo correctamente, de lo contrario podia arruinarlo todo.- -Si, la verdad es que si.- -Conmigo sola o con los dos ? -Ambas cosas, pero digamos que la curiosidad mas grande era saber como podia ser estar sola con vos, que se yo Aldana, esto es nuevo para mi, entendes ? para mi siempre fuiste mi mejor amiga, mi hermana y de ahi a imaginarnos juntas en una misma cama, gozando las dos sexualmente, es muy fuerte.- Mientras hablaba sentia que Aldana se acercaba a mi, me tomaba las manos y me las colocaba delicadamente en sus pechos mientras que las suyas me acariciaban por encima de mi camisa de dormir.- -Es hora de que hagamos realidad todas las cosas que fantaseamos, no ? me decia suavemente sin dejar de acariciarme.-
Mis manos se cerraron sobre los pechos de Aldana y nunca pense que fueran tan duros, tan tibios ni que sus manos sobre mi fueran tan expertas, recorriendome palmo a palmo desde los hombros hasta mis pechos, encerrandolos en sus manos, pellizcando mis pezones uno a uno, rasguñandolos hasta que sentia que hervian de calentura.- -Esto es delicioso, como perdimos tanto tiempo ?, me decia Aldana con ese tono de voz que ya le habia escuchado cuando estuvo con su padre aquella noche.- -Como me calientan tus pechos, Aldana !! quiero comertelos !!! -Comemelos, quiero que me los muerdas !!! Asi lo hice, mordiscos pequeñitos fueron cubriendo los pechos de Aldana mientras que sus manos apretaban mi cabeza contra ella, provocando que mi boca se enterrara en ellos.- Mientras nuestras bocas se encargaban de comer la carne tierna de nuestros pechos, nuestras vaginas se habian acercado la una a la otra, estaban pegadas, restregandose, haciendonos hervir de calentura.- Las dos permaneciamos arrodilladas en la cama, sin dejar de acariciarnos, recorriendonos avidas cada parte de los ceurpos, aumentando el calor que de ellos emanaba.-
De a poco nos quitamos la poca ropa de dormir que teniamos y quedo el camino libre para que nuestros dedos siguieran recorriendonos palmo a palmo.- Las manos de Aldana, mas expertas que las mias,bajaban por mi vientre como alas de mariposa para poder posarse en el nacimiento de mi vulva, abarcandola con una sola mano, encerrandola en ella, apretandola entre sus dedos con una delicadeza y a la vez con una firmeza impresionante.- Las mias bajaban por su espalda, llegaban a sus nalgas y la acercaban a mi con fuerza, para poder sentir como sus pechos se aplastaban contra los mios y nuestros pezones super erectos se unian en un beso simbolico.- -Dejame sentir tu calor, dejame meterte un dedito, me decia con voz sensual mientras sus dedos ya estaba hurgando entre los labios de mi concha.- Un dedo de Aldana logro encontrar el camino, se abrio paso entre los labios de mi concha y llego hasta ese agujerito que su padre, hacia una semana, habia atravesado con tanta maestria.- Metio su dedo a fondo y despues de mojarlo copiosamente, lo llevo a su boca, lo cual a mi me puso a mil.- -Como me gusta tu flujo, querida amiga !! es mas rico que el mio !!! queres probar ambos ? Dicho esto, con su dedo empapado de mi flujo y de su saliva, se lo metio en su propia concha, lo mojo bien , lo saco y me lo dio a probar.- -Es delicioso !!! me encantan los dos !!! quiero comerte entera !!! le dije completamente excitada.-
-Soy toda tuya, amiga !! y se acosto en la cama, dejando sus piernas abiertas frente a mi cara .- Me acomode, acostandome sobre mi estomago y deje mi cara frente a ese panorama super excitante que era la concha empapada de Aldana, rebozante de flujo, cubierta solamente por una fina pelusa que me encandilaba solamente al mirarla.- -Abrime bien y disfrutala, decia ella entre suspiros.- Mis dedos abrieron con sumo cuidado los labios mayores, dejando al descubierto un camino rosado, brillante de tantos liquidos que emanaba mi amiga, un camino carnoso coronado en el centro por un clitoris que parecia invitarme al mordisco.- Recorri todo ese paisaje con mi dedo indice, lo humedeci completamente, meti solamente la yema de mi dedo dentro del agujerito de Aldana y pude notar un temblor de placer en su vientre cuando ingrese levemente en la puertita de su cueva.Saque mi dedo y lo meti en mi boca, saboreando sus jugos y viendo como ella se retorcia pidiendome mas.- -No dejes de acariciarme, no dejes de tocarme !, me suplicaba entre gemidos.- No podia ni queria dejarla asique acerque mi boca para que esta vez mi lengua la probara directamente.-Deje que mi lengua la lamiera de abajo hacia arriba, de derecha a izquierda, metiendo un dedo a la vez que me encargaba de su clitoris, de rozarlo solamente con la punta de mi lengua y abandonarlo completamente erecto y excitado, fuera de su pequeño capullo.-
-Mordeme el clitoris !! mordemelo !! chupame completa !! haceme gozarrrrr !!! Esos eran los reclamos desesperados de Aldana, que se movia de lado a lado de la cama, que no dejaba de elevar sus piernas al aire, de acomodarlas en mi cintura, de dejarme el camino lo mas abierto posible para que yo lo recorriera sin problemas.- -Me encanta tu sabor, Aldana !! me enloquece tu olor a hembra !! sos tan rica !!! -Dame masssssss !! dame mas lengua, mas lengua !! Y alli iba mi lengua, como si de un pene erecto se tratara fue directo a su agujero, se acomodo en el borde y comenzo a entrar y salir en forma descontrolada, siguiendo los movimientos de cadera de mi amiga, que no cesaba de suspirar, de retorcerse sus pezones, de pedir cada caricia que la transportara, de demostrar su calentura y exacerbar la mia.- -Cogeme con tu lengua, seguiiiiiiiii asiiiiiiiiiiiii, mas, mas, masssssssssssssss !! gritaba sin poder controlarse-
La cantidad de flujo que Aldana estaba produciendo me embriagaba, su olor me excitaba cada vez mas y la sensacion de sus liquidos cremosos en mi lengua me quitaban el aliento, pero los lamia con gusto, los esparcia por mis labios y no queria dejar de compartirlos con ella asique en medio de ese descontrol de gozo, abandone su entrepierna para deslizarme hacia su boca y besarla, dejando que mi lengua llevara hasta ella su propia excitacion, esparciendolos por sus labios, batallando con su lengua, que pugnaba por entrar en mi boca con el mismo deseo que salia la mia en su busqueda.- Con ese mismo flujo lami sus pezones y los note hirviendo, duros como rocas y emanando un hilillo de liquido cristalino y agridulce.- Baje nuevamente por su vientre y cuando llegue otra vez a su entrepierna le levante las caderas dejandola en un angulo de 45 grados, expuesto su culito frente a mi boca.- -Ahora cogeme el culito con esa lengua, preciosa !!!, me decia con voz ronca.- -Me encanta este agujerito !!!! y era verdad, era sabroso, pequeño, prieto,palpitaba y se tiño de brillo con el flujo que arrastraba mi lengua desde su concha.-Hice el trabajo de apertura con mi lengua para despues ponerle un dedito dentro, notando con placer como sus musculos se contraian y lo encerraban en ese lugar caluroso y tierno.-
-Me encanta tu dedo, metelo y sacalo !!! fuerte !!! Mi dedo entro y salio de alli tantas veces como ella me lo pidio hasta que un pequeño rio de flujo bajo de la concha de Aldana mientras que un gemido prolongado salio simultaneamente de su garganta.- -Ay, ahhhhhhhhhhhhhh !! aggggggghhhhhh !!!!!!!!!!!!! que ricoooooooooooooooooo !!!!!!!!!!!!!!1 Supe que habia logrado su primer orgasmo y que ahora ella se dedicaria a mi, sin prisa pero sin pausa.- Me tendio de espaldas en la cama, se levanto un segundo para ir hasta su mesa de luz y regreso a la cama, para colocarse sobre mi cuan larga era.- -Es el momento de que pasemos a ser solamente una, amiga .- Tras este comentario me beso en plena boca, su lengua busco la mia con desesperacion, beso mis labios con fruicion y deslizo su lengua por mis mejillas, mordisqueo mis lobulos, metio su lengua dura y caliente dentro de mis orejas lo cual acelero mi pulso terriblemente y comenzo a susurrarme cosas al oido.- -Quiero que actues como una buena putita joven, que me dejes hacer cosas que nadie te va a hacer jamas.- -Siiiiii, haceme lo que sea !!! -Sentis mi conchita calentita apretando la tuya ?- susurraba en mis oidos – te voy a enseñar como gozan las putitas chiquititas…..queres ?? -Siiiiiii, quiero !!!
Su lengua bajaba por mi cuerpo dejando estelas de saliva humeda y espesa. Empapo mis pezones con ella, envolvio cada uno con sus labios y los succiono una y mil veces, los estrujo con sus dedos, junto mis pechos en el medio de mi torax y su lengua vago de un pezon a otro freneticamente, lamiendolos, excitandolos.- -Te gusta, amiguita ? -Me estoy muriendo !!! Me encanta !! Estoy tan caliente !!! Bajo con su boca por mi estomago chupando cada centimetro de piel, tratando de refrescarla con su saliva y llego a mi entrepierna.-Beso delicadamente mis muslos, los lamio hasta llegar a mis tobillos, chupo cada uno de los dedos de mis pies sensualmente y sus ojos me miraban desde aquella lejania, tratando de captar cada gesto, cada movimiento de mi cuerpo, atenta a cada deseo, a cada reaccion mia frente a sus acciones.- Despues de chupar cada uno de mis dedos, hizo el camino inverso con su boca a lo largo de mis piernas y llego a mi entrepierna ; con sus manos separo delicadamente mis muslos y comenzo a acariciar mi vulva con la palma de su mano abierta, palpando la temperatura que alli habia.-
-Estas muy caliente, verdad ? me deseas mucho,cierto ? -Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, siiiiiiiiiiiii !!! Mientras escuchaba su voz ronca pensaba que no pareciamos dos adolescentes de 16 y 17 años cada una, que pareciamos dos mujeres hechas y derechas, dos hembras en celo y conclui que eso era asi por el maestro que habiamos tenido ambas : el papa de Aldana ; el habia hecho de nosotras dos tremendas hembras, hambrientas de sexo y lujuria.- -Dios mio !!! que hermosa sos !!! que concha mas preciosa tenes, amiguita mia !!! -Te gusta ? cometela completa Aldana, chupamela por horas !!! Y asi comenzo mi delirio, la lengua de mi amiga no cesaba de moverse, de desparramar mi flujo, de penetrarme una y mil veces, de succionar mi clitoris dejandolo duro, de darle mordisquitos pequeños para despues envolverlo con sus labios o empujarlo con su dedo indice para verlo salir erecto y triunfante fuera de su capullito.-Aldana dejaba arrastrar su lengua desde el agujerito de mi concha hasta el de mi culo, de la misma forma en que lo habia hecho yo, mojaba cuanto pliegue de carne encontraba a su paso, me dejaba sin aliento a cada segundo.- -Que lengua maravillosa !!! Cogeme con la lengua !!!! Damela mas adentro !!!!!!!!! -Tomala !!!!!! y la metia mas y mas adentro mientras yo sentia que me consumia un fuego atroz.-
-Ahora si vas a gozar, amiga, dicho lo cual me introdujo un dedo dentro de mi conchita ardiente y uno en mi culito, los dos al mismo tiempo, juntandolos por dentro, presionando las paredes internas de mi vagina y de mi culo, como queriendo atravesarlas para unir ambos dedos por dentro.- Esto hizo que diera un respingo tal en la cama que quede casi sentada, teniendo en primer plano la mano de Aldana dentro de mis dos agujeros al mismo tiempo, para caer nuevamente de espaldas ante cada tironcito que ella daba con sus dedos.- -Ay, Dios !!!!!!!!!!!!! no dejes de moverte adentro !!, le suplique a media voz, sentia que me moria de placer.- -Rico, verdad ??? rico el candadito ?? estas tan mojada !!! amo este olor que tenes !!!! Y sus dedos salian y entraban acompasadamente en cada uno de mis agujeros y mis caderas subian y bajaban sin control, mi vientre se sacudia ante cada embestida de los dedos de mi amiga.- -Veamos algo mas, dijo, sacando sus dedos de alli.-Acto seguido, coloco un exquisito vibrador dentro de mi concha, en potencia minima primero y aumentandola una vez dentro de mi.-
-Cogeme Aldana, por favor !! me muero de placer !! no aguanto mas !!!! Y aumento el ritmo de sus embestidas, el vibrador entraba y salia de mi, iba de mi conchita a mi culo, dejandome esa sensacion de temblor interno que me estaba anticipando un orgasmo descomunal.- -Dejame comerte Aldana, dejame acabar con tu lengua dentro de mi.- Y las dos nos colocamos a punto para un 69 impresionante, las dos nos cogimos con nuestras lenguas sin piedad, no hubo dedo que no nos penetrara ni gota de flujo que no chuparan nuestros labios.- -Estas tan rica, amor !!!!!!! repetia ella sin aliento.- -Voy a acabar Aldana, no dejes de cogerme !! tu lengua, dame mas lengua !!! -Asi, asi asiiiiiiiiiiiiiii.- -Hummmmmmmmmm, siiiiiiiiiiiiiiiiii, asiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, que rica ! que rica !!!!!!!!! El orgasmo sobrevino para ambas de una forma tremenda, como si nos hubiera asolado un terremoto interno, dejandonos las piernas temblorosas y las manos sudadas, los pechos hinchados y las bocas empapadas, cremosas y llenas de gusto y olor a sexo.-
El beso final, el beso que unio nuestros orgasmos fue maravilloso, fue el beso que nos convencio a ambas de que ese amanecer nos habia encontrado unidas como algo mas que buenas amigas.- Sin duda que mi vida estaba cambiando vertiginosamente y esos cambios me estaban fascinando.-Ese fin de semana en la casa de Aldana habia sido magnifico, el hecho de habernos conocido en el plano sexual no impidio para nada que siguieramos haciendo las mismas cosas que antes ; despues de aquella noche ambas coincidiamos en que, en lugar de perder una amiga, las dos habiamos ganado una amante y nadie podia dudar que de la mejor clase.- Tomamos sol, nadamos en el mar, vimos los videos, caminamos por el centro, escuchamos musica, sacamos fotos y desde ya, hicimos el amor hasta que no nos quedo centimetro de nuestros cuerpos sin probar.- Regresamos a la capital exhaustas pero felices, conformes con nosotras mismas y mas unidas que nunca.- En la soledad de mi cuarto, despues de aquel fin de semana, comence a pensar que de las fantasias que padre e hija me habian despertado solo me quedaba una por cumplir : estar con ambos al mismo tiempo y esa, sin lugar a dudas, iba a ser la mas dificil pero adivine que la mas excitante de todas.- Desde aquella noche en que estuve con el papa de Aldana, nunca mas volvi a quedarme sola con el ni a tener ningun tipo mas de contacto ; diferente fue lo sucedido con su hija, con ella nos veiamos a menudo y aprovechando que su padre estaba la mayor parte del dia fuera de la casa por negocios, soliamos hacer el amor a cualquier hora, lo que nos convirtio en amantes mas que experimentadas, de aquellas que no necesitan hablar porque ya conocen de memoria lo que desea la otra.-En mas de una oportunidad, nuestra fuente de inspiracion eran los relatos de Aldana de noches compartidas con su padre o bien , de las futuras que podriamos compartir los tres.-
Eso nos daba un nivel de excitacion descomunal.- Despues de varios meses, una noche de invierno,Aldana me llamo a casa para la acostumbrada charla diaria por telefono y estabamos hablando de tonteras cuando Francisco levanta otro de los telefonos para hacer una llamada y cuando advierte que estabamos hablando ambas, me saluda con inusitada alegria.- -Hola, tesoro !! cuanto tiempo sin verte !!! sos muy ingrata, eh ? nunca mas nos hemos visto desde aquel dia- -Tenes razon, Francisco- respondi.-Fui varias veces a tu casa pero jamas te vi.- -Si, lo se porque Aldanita me lo comento, se todas las cosas que hicieron y cuanto lo disfrutaron pero me gustaria que una de estas noches arregles con ella para venir a cenar y me avisen con tiempo, asi no arreglo cita alguna mas que con ustedes…..me lo prometes, linda ??? -Quedate tranquilo papi, respondio Aldana, yo me encargo de todo.- -Bueno, las dejo seguir con su charla y te mando un beso enorme, preciosa.- Asi Francisco me habia dado el pie justo que necesitaba para cumplir mi ultima fantasia con ellos y no estaba dispuesta a desaprovechar la situacion , faltaba que mi amiga coordinara los detalles y nada mas.- Una semana despues de aquella charla se produjo el encuentro entre los tres.-Aldana organizo una cena en su casa y me invito.-
Desde ya, era una cena de tres y con un solo objetivo : el cuarto de Francisco para el, para ella y para mi.- Durante toda la cena senti como uno de los pies de Francisco acariciaba mis piernas, como se metia entre ambas, a la altura de mi vagina, como me estaba excitando, dandome una señal mas que clara de lo que serian las horas posteriores.-Era inevitable que el se diera cuenta de mi estado porque mi ropa interior hacia rato que se habia humedecido y seguramente los dedos de su pie ya lo habian notado.- Aldana mientras tanto, nos miraba divertida pero no menos excitada que yo, ya la conocia de memoria y esos labios mojados y brillantes me estaban dando la pauta de que su calentura iba en aumento.- La cena se prolongo mas de lo esperado, comimos y bebimos delicadamente y extendimos la sobremesa por espacio de dos horas mas o menos.-
Fue Aldana la que dio el puntapie inicial a todo lo que vendria despues avisando que ella iria a darse una ducha y despues se reuniria con nosotros.- Dicho esto, subio a su cuarto, preparo el baño y nos dejo a su padre y a mi solos.- Sin demasiados rodeos Francisco se acerco a mi y comenzo a acariciarme por encima de mi ropa, comprobando el estado en el que ya me habian dejado sus caricias anteriores, hechas durante la cena.- -Hummmmmm, me habia olvidado de lo duros que eran tus pechitos, mi amor !!! susurraba al tiempo que los apretaba entre mi ropa.-Estas mas linda que la primera ves…mi nena te ayudo mucho, verdad ? -Tu nena me calento mucho, querras decir-le respondi, colocando mi mano en su entrepierna.- -Veo que si !! sonrio sorprendido de mi audacia-Veo que has perdido timidez, preciosa y eso me encanta.- -Esto no es nada, le respondi provocandolo.- -Veamos cuanto mas, veamos cuanto creciste, preciosa.-Y seguia sobando mis pechos y apretando mis caderas contra las suyas, refregandome su dureza contra mi vagina, por encima de la ropa.- -Estas durito, muy durito !!! que ganas de tenerte adentro !!! -Verdad que si ? pero ahora quiero que subas a enjabonar la espalda de mi nenita, que seguramente te necesita- Subi las escaleras como pude, notando que una gran cantidad de liquidos vaginales se habian acumulado en mi ropa interior y necesitaba algo que la sacara de alli rapidamente.-
Al entrar al baño escucho que Aldana me dice que estaba tardando demasiado y que por favor le enjabonara la espalda.- Muerta de risa me saque la ropa y me meti en la tina de baño para disfrutar de un rico bañito con ella.- Nos enjabonamos todo el cuerpo lentamente, nos pasamos la esponja por nuestros pechos rozando casualmente los pezones, subimos y bajamos ambas recorriendo el cuerpo de la otra con las manos llenas de espuma, nos acariciamos nuestras vaginas con delicadeza, abriendo los labios para poder acariciar nuestros clitoris con cuidado y nos besamos ante cada caricia que nos prodigabamos.- Luego de enjuagarnos con agua tibia, nos envolvimos cada una en un toallon y salimos del baño, con rumbo fijo : el cuarto de Francisco.- Nos sentamos en la cama y comenzamos a secarnos la una a la otra, dandonos besos suaves en la boca, en las mejillas, en los hombros.-Comenzamos a mordisquearnos los lobulos de las orejas y eso, al hacernos cosquillitas, nos provocaba unas carcajadas sensacionales, las mismas que atrajeron a Francisco al instante a su propio cuarto.- Llego recien afeitado y bañadito, oliendo a colonia para despues de afeitar, imponente en su altura y su madurez y con signos inequivocos de excitacion que se adivinaban por encima de su robe azul.-
-Quieren que siga secandolas ? pregunto socarronamente y sin perder un solo segundo, nos saco la toalla que nos cubria a ambas y con una sola comenzo a secarnos lentamente, mientras acercaba la boca de Aldana a la mia para que pudieramos besarnos libremente.- Asi lo hicimos, sin perder tiempo, recorriendo una vez mas las dos geografias que conociamos tan bien pero esta vez con un elemento mas para aumentar nuestra excitacion : las manos y la lengua del padre de Aldana.- Ambas estabamos enfrentadas, pecho con pecho, moviendonos al compas de nuestras respiraciones que se aceleraban sin control, las manos de ambas en la espalda de la otra, arañandonos delicadamente, apretando las nalgas y acercandolas a nuestras caderas, dejando que nuestras vulvas se tocaran como al pasar.- Francisco seguia masajeandonos pero esta vez sin la toalla, subia y bajaba con su mano por el cuello de Aldana y alternaba con besos en mi nuca de tanto en tanto, cuidaba muy bien de no descuidar a ninguna de las dos.-Lentamente nos recosto en su cama, dejandonos de costado y enfrentadas.-
Nosotras seguiamos besandonos, abriendo nuestras bocas lo mas ampliamente posible, hurgando con nuestras lenguas una en la boca de la otra, dejando que nuestros alientos se mezclaran, que pudieramos sentir las respiraciones agitadas y las manos libres para acariciarnos los pechos y los pezones.- Francisco se habia arrodillado al borde de su cama y mientras que con su mano izquierda acariciaba mi contorno, con la derecha ya habia comenzado a hurgar la junta de las nalgas de su preciosa hijita.- Las dos sabiamos que el estaba actuando sobre el cuerpo de la otra y eso aumentaba la excitacion y asi comenzaron los gemidos, tibios al principio, demandantes despues.- En un momento Aldana se separo de mi y me acomodo mas arriba en la cama, quedando sola a merced de los dos y dispuesta a gozar como nunca de aquello.-
-Vamos a ver, preciosa…dejame comerte un ratito, hace tanto que no lo hago !!!!!! Y sin mas, la lengua de Francisco se apodero de mi vagina.-Primero la lamio con los labios cerrados, la rozo con todos sus dedos, la raspo con sus uñas cortisimas y despues, cuando habia comenzado a retorcerme lentamente, abrio mis labios.- -Preciosa !!! me voy a comer todo esto !! que rico !!!! -Papi, no me vas a dejar nada ? dijo Aldana desde la otra punta de la cama.- En menos de dos segundos tenia dos lenguas dentro de los labios de mi conchita lamiendo y lamiendo, dos lenguas que recogian mi flujo y se lo pasaban de una lengua a la otra, dos lenguas que se encargaban de que ninguno de mis dos agujeritos quedaran sin lubricar.- -Esto es una locura !! no paren !!! Sabiendo de memoria que era lo que a mi me gustaba, Aldana metio dos de sus finos dedos en mi agujerito delantero mientras que la lengua de su papa no dejaba de estimular mi clitoris y yo sentia como este crecia cada vez mas, como chocaba duro y jugoso contra cada papila de la lengua de Francisco- Los dedos de Aldana aparecieron en mi boca humedos, pegajosos, ricos y olorosos y salieron llenos de saliva caliente, listos para que Aldana me mostrara como se los metia en su propia conchita, los mojara y se los diera a su papa, que se detuvo un segundo para probar ambos sabores mezclados.-
-Que buenas hembras crie !!! decia mientras saboreaba los dedos de su nenita y sonreia dichoso.- -Te gusta, verdad ? segui entonces !! le ordene desde la cabecera de la cama, completamente abierta a el.- Francisco cambio de tactica poniendo su ingle frente a mi cara y mostrandome su pene erecto, me pidio, me ordeno que se lo chupara como lo habia hecho la primera vez, mientras Aldana se encargaba de mi conchita hirviendo.- La sensacion de ese pene enorme dentro de mi boca combinada con la lengua de Aldana dentro de mi estaba provocando un volcan en mis entrañas, estaba comenzando a derretirme de gozo pero aun no era el momento del estallido, faltaba mucho mas.- El pene de Francisco entraba y salia de mi boca una y otra vez, provocando en el suspiros y gemidos casi guturales.- -Esa es mi preciosa !!! Asiiiiiiiiiii, chupamelo enterito, de arriba a abajo, adentro y afuera.- Y mi boca lo engullia y al estar ocupada no podia exhalar ni medio suspiro provocado por las delicias a las que me sometia mi amiga con su lengua y sus dedos.- -Verdad que te gusta mi pedacito, preciosa ??? decime cuanto te gusta, hablale a papi….
-Me calienta chupartela, me calienta mucho !!! Asi, cogiendome por la boca, Francisco tuvo su primera descarga de leche en mi y el sabor de su semen caliente en mi paladar me enloquecio, senti que perdia el control de todo y que no importaba lo que me pidieran de aca en mas, nada seria suficiente para apagar tanto fuego interno.- -Ahora cogeme como Dios manda, metemela entera adentro, adelante- era mi pedido, mi orden.- Sin que tuviera que repetirlo y duro otra vez, Francisco me metio su enorme pene hasta el fondo de mi cueva, mientras que Aldana se colocaba a horcajadas mia para que mi boca pudiera satisfacerla a ella tambien.- Los embates del pene del padre hacia que mi boca se enterrara dentro de la concha de la hija, que deliraba de placer cada vez que sentia que mi lengua la cogia hasta el fondo.- -Ya no estas tan estrecha, preciosa !! me decia Francisco- ahora te entra todo mi pedacito completo !!! movete, movete, encerrame en tu cuevita !! y asi pude sentir como Francisco gozaba cuando los musculos de mi vagina lo retenian dentro de mi, para poder sentir como crecia en mi interior y raspaba mas a la salida.- Adentro y afuera, adentro y afuera, los movimientos de las caderas de el empujando dentro de mi se acoplaban a la perfeccion con las entradas de mi lengua en la vagina de su nena del alma.- -Un dedo, meteme un dedo- suspiraba Aldana, que se balanceaba sobre mi boca, estrujandose los pechos.- Como negarme a semejante pedido ? mi dedo indice entro facilmente en ese hermoso agukero rosado que tenia mi amiga entre sus piernas, salio empapado, entro mas aun, volvio a salir, describio circulos alrededor de su clitoris, lo sacudio de lado a lado y termino dentro del culito ardiente de mi amiga.-
-Me vas a matar !! me vas a matar de gozo ! gemia Aldana, completamente excitada.- -Acaso no deseas esto ? aca lo tenes !!! y seguian mis dedos llenando sus espacios, asi como el pene de su padre no dejaba vacio el mio.- -Que concha hermosa tenes, preciosa !!!! coges como la mas putita de todas !!! me gusta que tu concha me la trague, asiiiiiiiiiiiiii, asiiiiiiiiiiiiiiiiiiii- y segui empujando mas y mas.- -Damela ahora a mi papi, la quiero un poquitito yo adentro- reclamo su hija casi con desesperacion.- Aldana abandono su sitio sobre mi para colocarse con su boca entre mis piernas mientras Francisco aguardaba con su pene inflamado que su nena le dejara las nalgas a punto para cogerla a gusto.- Puesta en cuatro, con su boca en mi entrepierna, sus nalgas abiertas frente a los ojos de su padre y sus manos extendidas hacia atras, acariciando su clitoris, Aldana sintio como su padre comenzaba una seria de empellones que la llevaria a su primer orgasmo.- -Primero la cuevita de mi nena – decia Francisco al tiempo que le metia el pene entero desde atras en plena concha humeda y burbujeante de flujo- A ver, movete como papi te enseño, mi amor !!! Y la cabeza de Aldana chocaba una y otra vez contra mis muslos ante cada embiste de su padre, y su lengua me atravesaba, me penetraba como si fuera un mastil duro y caliente.-
-Decile a papi cuanto te gusta, mi amor- escuchaba que Francisco le decia mientras que sus manos seguian empujando las caderas de su tesorito hacia su pelvis para meterselo mas y mas.- -Me encanta papi ! Segui !! No me dejes !! Cogeme hasta el fondo !! Massssssssssssssss !! Yo sentia que eso era algo enloquecedor, queria que mile de manos me acariciaran, que miles de dedos me tocaran y miles de lenguas me lamieran todo el cuerpo, llenandomelo de saliva.- Las manos de Aldana dejaron su clitoris para acercarse a sus nalgas y abrirlas mas ante la promesa de la entrada en su pequeño agujerito trasero del enorme pene de su padre.-
-Hummmmmmmm, eso mi nena !!! abrite bien que voy por atras.- La punta del pene de su padre se lubrico con los flujos de la vagina de su nenita y con eso humedecio el agujero del culito para ir metiendolo de a poco primero y terminar de enterrarlo de un empujon bestial, que aparto la boca de Aldana de mi entrepierna por un momento.- -Ay, dios !!!!!!!!!!!!!! que placer !!!! cogeme bien el culito papi, que esta calentito !!!! -Tomalo mi amor, esta todo adentro !!! Asi entro y salio varias veces hasta que el semen de su padre descanso en las nalgas de la nena.- -Y a vos, mi vida ? no te gustaria probar mi pedacito en tu agujerito ???? -Damelo donde sea pero damelo ! le respondi totalmente fuera de control.- Ahora la que quedo en cuatro frente a el fui yo pero Aldana se habia colocado debajo de mi para poder encargarse de mi humeda vagina mientras su padre me daba todo su pene completo por atras- -Este caminito no lo recorri, verdad ? esta virgencito todavia ?? hummmmm, que delicia !!!! Abrio mis nalgas con sus manos, mojo bien su pene con la crema que despedia mi vagina y comenzo a presionar entre mis nalgas, lentamente, tratando de que el agujero cediera y pudiera entrar a fondo- -Abrite chiquita, abrite para papi !! dejame metertelo !! y empujo un poco mas.- -Completo, lo quiero completo !!!!! por favor, no me hagas desear mas !!!! Alla fue, entero, abriendose camino a la fuerza, sintiendo que todo mi interior se desgarraba de dolor y placer, entro el pene de Francisco en toda su dimension y comenzo a moverse, entrando y saliendo, entrando y saliendo. al mismo tiempo que Aldana me metia sus dedos por adelante y me lamia el clitoris una y otra vez.-
Nunca, desde que habia comenzado todo esto, crei que se pudiera gozar tanto al mismo tiempo y con dos personas a la vez, jamas lo hubiera creido y sin embargo lo estaba experimentando- La boca de Aldana chocaba con el pene de su padre y aprovechaba para lamerlo, dejaba ese lugar y se deslizaba por debajo de mi hasta mis pechos para morderlos mientras se bamboleaban ante los empujones del pene de su padre dentro de mi culo-. -Que manera de gozarte, preciosa !!! decia Francisco suspirando cada vez mas.- -Mas, mas, massssssssssssssssss, era lo unico que podia pedirle.- -Quien se va a tomar mi lechita ? escuche que decia el papa de mi amiga.- Como buenas amigas que somos, las dos nos dispusimos a aprovechar semejante regalo asique obligamos a Francisco a que se separara de mi y se acostara en la cama, boca arriba.- Las dos nos acostamos casi sobre el, dejando nuestras bocas sobre su pene, erguido como el mastil de un barco y ofreciendole nuestras nalgas, para que los tres pudieramos acabar juntos.- La mamada que le dimos a ese pene y la que nos dio esa lengua masculina a nosotras dos se convirtio en uno de los momentos mas inolvidables de mi vida.- El semen de Francisco nos inundo la boca a su hija y a mi, nos dejo las mejillas llenas de leche, listas para que las podamos lamer y nos provoco el orgasmos mas intenso que hayamos tenido hasta el dia de hoy.- Y lo digo con conocimiento de causa, porque desde aquel dia nos convertimos en uno de los trios mas solidos que ninguno de todos ustedes haya podido conocer jamas.- Fin





Me senté al ordenador con la intención de manadarla algo que la hiciera añorarme un poquito menos; sólo de pensar en el efecto que podría causar en ella dicha historia… se me levantó. Una erección instantánea requería un tratamiento efectivo, y ese fue el que le aplicó mi mano, suavemente, relajándo todo el cuerpo, mientras pensaba en Elena. Estaba tan concentrado que hasta oía su voz dentro de mi cabeza. Imaginé que nada nos separaba. Elena estaba allí conmigo, los dos juntos en una bañera, ella acariciando mi polla erecta con dulzura, dejando que el agua chorreara por sus tetas y cayera sobre mi glande. No era mi mano sino la suya la que me masturbaba. Yo le chupaba los pezones y le cogía las tetas por debajo, levantándolas y frotándolas con el agua caliente. Sí, Elena estaba allí conmigo, no había nada por medio. Y se agachaba, se ponía de rodillas sobre el baño para meter mi pene en su boca y lamerlo. Su lengua trazaba círculos sobre mi glande y las primeras punzadas de placer me corrieron por todo el cuerpo.

Sus manos seguían masturbándome y ahora su lengua colaboraba en la tarea, deteniéndose en cada pliegue, en cada punto de mi verga. Yo le agarraba la cabeza y le pasaba mis manos por las orejas, acariciándole su pelo mojado que le caía por el rostro. Mi polla entraba y salía de su boca, se paseaba por sus labios y recorría su cuello. Los dedos de Elena eran cables de placer que me electrocutaban con cada pasada. Y en uno de aquellos suaves roces llegó el cortocircuito, el estallido, el chispazo que acabó liberando el placer de mis testículos hasta volar por el aire y caer sobre el rostro de Elena como un río blanco y cálido. Había pasado ya un rato desde que terminara escribir el anterior prólogo y me preguntaba si eso la habría excitado. No estaba seguro de nada. Cerré los ojos intentando coordinar algo y de nuevo su imagen se reflejó en mi cabeza. Elena estaba en la ducha.
Yo permanecía sentado, mirándola. Ella se roció con agua y todo su cuerpo brilló. El líquido caliente empapó su cabeza, le chorreó por el cuello y llegó hasta sus senos, donde formó una cascada. Los ríos de agua zigzagueron por su vientre y mojaron el corto y suave vello de su coño. Elena me miraba directamente y sin pudor. Pegó el mango de la ducha a sus tetas y dejó que el agua reverberara en sus pezones. Luego lo pasó por su vientre y llegó hasta su vagina. Separó un poco las piernas y dejó que el agua mojara su coño. Mantuvo así la ducha mientras con la otra mano comenzaba a masturbarse. Abrió sus labios vaginales e introdujo su dedo índice. Yo empezé a masturbarme frente a ella y ella miraba mi polla haciendo movimientos con la lengua.
Tras acariciarse el clítoris un poco más con sus dedos mojados, Elena se dio la vuelta y dobló el torso, mostrándome su culo y su coño por detrás. Se puso la ducha sobre las nalgas. El agua chorreaba por su coño como una catarata de placer. Ví aparecer su mano por debajo y con un dedo se acarició desde el culo hasta el coño y se detuvo en este último, moviendo sus dedos de lado a lado y de arriba a abajo. Yo estaba a punto de eyacular cuando Elena me hizo un gesto con la mano. ¡Me estaba llamando! Hasta mi mano, ya absolutamente lanzada, se detuvo. Incluso estuve a punto de correrme por la sorpresa. Ella sonrió con cara de pícara y volvió a llamarme. Elena seguía en la ducha, tocándose el clítoris con los deditos y el vapor inundaba la estancia. Me susurró: Quiero masturbarte. Cuando la ví por primera vez me fijé en su cara de cachonda pero parecía muy modosita.
Las apariencias engañan. Yo empecé a desnudarme y entonces recordé que no había cerrado la puerta. Fuí a cerrarla mientras me despojaba de la ropa y la tiraba por la casa. Entré en la ducha mientras ella seguía masturbándose. Me encontraba frente a ella, desnudo y mostrándole mi pene tieso. Me metí en la ducha. El agua caliente recorrió mi cuerpo y enseguida noté la mano de ella estirando la piel de mi polla arriba y abajo. Le dije que no fuera demasiado rápido si no quería que me corriera ya mismo. Quiero ver de cerca cómo te corres, dijo, poniéndose de rodillas en el baño. Con la mano izquierda comenzó a jugar con mis huevos, a sobarlos suavemente, y siguió masturbándome con la derecha. Yo tenía ganas de que se la metiera en la boca pero la dejé hacer. La agarré por la cabeza y la conduje hacia mi polla. Antes de metérsela en la boca dijo: No te corras dentro. Quiero ver de cerca cómo sale tu leche. Elena introdujo mi glande entre sus labios y lo llenó de cálida saliva. Yo empujé un poco y mi polla llegó hasta su garganta. Comenzó a meterla y sacarla de su boca, enjugándola en saliva y rozándola con su lengua. Yo sentía las acogedoras paredes de su boca y sus dientes dándome ligeros mordisquitos que no llegaban a dolerme. Apretó bien el glande con sus labios y volvió a metérsela profundamente. Se ayudó de las manos para pasarse mi polla remojada en su saliva por toda la cara. Le dije que estaba a punto de correrme y ella clavó sus ojos en el pequeño orificio de mi polla, incrementando el ritmo de masturbación con sus manos.
Elena agarró mi polla y la dejó quieta para ver con claridad cómo surgía el semen. Y lo consiguió. Una fuente blanca saltó y le llenó los pómulos y parte de la nariz. Ella unió sus gritos a los míos. La siguiente contracción fue aún más espectacular. Un chorro enorme de semen salió de mi polla y le cubrió los labios, escurriéndole por la barbilla y el cuello. El tercer y último latigazo lo recibió en la lengua. Después puso mi polla a escasos centímetros de sus ojos, sobre la nariz, y vio manar los últimos regueros de mi leche. Cuando ya había cumplido su deseo de ver una corrida de cerca, limpió toda mi polla con su lengua y sorbió varias veces como si se tratara de una horchata. La mamada duró hasta que mi polla quedó fláccida dentro de su boca. Elena se levantó y me besó, rozándome con las tetas en el pecho. Tenía la cara brillante, casi toda cubierta con mi semen. Degusté mi propio sabor en su boca y estuvimos así un rato, con las lenguas entrelazadas. Cómete mi coño, me dijo. Méteme la lengua. Quiero que me la metas todo lo dentro que puedas. Espera, vamos a sentarnos en el baño. El agua nos empapaba. Elena se limpió la cara y se sentó en el baño, levantando las piernas y abriéndolas. Yo me senté también, entre chapoteos y risas, y puse mi cara a la altura de su coño. El agua que caía desde arriba le empapaba su vello negro y hacía su coño aún más excitante. Abrí suavemente sus labios vaginales con mis dedos y ella gimió, apretando mi cabeza con sus manos. Introduje mi lengua en su coño y descubrí su clítoris, un botoncito duro y caliente entre sus pliegues.
Ella gritó cuando mi lengua comenzó a dar las primeras pasadas sobre su clítoris, moviéndolo como una campanita de placer. Elena elevó aún más las piernas y yo usé una de mis manos para acariciarle las nalgas y meter mis dedos entre ellas. En ese instante, Elena se corrió. Lo noté porque su coñito se inundó de líquido semitransparente y ácido. No te pares, no te pares, gritó, retorciendo su cuerpo y gimiendo. Sorbí su coño y le mordisqueé con mis labios. Ella me apretaba la cabeza de tal manera que casi no me dejaba respirar. Froté su clítoris con mi dedo índice y con mi lengua a la vez, y Elena tuvo su segundo orgasmo consecutivo. Aparté mi cara porque ya me faltaba la respiración. Metí y saqué mi dedo índice de su coño mientras ella se frotaba rápidamente. Sus dedos se movían muy rápido y en círculos centrados en el clítoris. Metí la punta de la lengua entre sus dedos mojados y contribuí a su tercer orgasmo. Elena emitió un grito, suspiró y esta vez sí quedó relajada y nos quedamos abrazados bajo el agua caliente de la ducha. Mes desperté medio sobresaltado, y la llamé por teléfono.
La dije que iba a ir a verla y me contestó que me esperaba. Me recibió con un pantalón de cuero negro muy ajustado que apretaba todo su culo, botas negras, cazadora de piel también negra y, un jersey muy ajustado también de color negro. Todo eso me provocó una erección que traté de disimular pero ella creo que lo notó aunque hizo como si no pasara nada. Ella me cogió, me hizo pasar y me dijo que quería charlar un rato, pero al poco rato me confesó que solo tenía ganas de que la follara. Yo me quedé sin habla. Se levantó de modo que me dio la espalda y, acercándose a mí, colocó su culo entre mi polla, justo a la altura. Aquella sensación por poco me provoca que me corriera ahí mismo y mucho más cuando ella hizo un movimiento de meneo que hizo que se mojara mi slip. Después ella se dió la vuelta, me besó y tocó mi polla a través del pantalón. Eso me puso más caliente aún y decidí hacer lo mismo: agarré su culo, acariciándole, apretándole, juntando su cuerpo al mío.
Me pidió que la follara ahí mismo que realmente lo quería, que desde hacía tiempo había tenido fantasías sexuales en sus sueños conmigo y quería que aquello se volviera realidad. Comencé a desabrochar sus pantalones y a bajárselos despacio, lo mismo hice con su cazadora y después la quité su jersey. Ahí estaba Elena, frente a mi, solo con su ropa interior. Le quité después su sostén y me dejó ver pechos y sus pezones grandes duros, los cuales besé de inmediato y poco después los mordía despacio para no hacerle daño. Mientras mi mano derecha acariciaba su otro seno, mi mano izquierda acariciaba su coñito por debajo de su braga. Elena me pidió que chupara su coño para revivir de nuevo esa sensación. Quitamos las cosas de la mesa para que ella pudiera acostarse, después la coloqué boca arriba y le bajé las bragas, unas tangas negras, muy pequeñas, y después le pedí que abriera las piernas. Frente a mi estaba su coño totalmente desnudo y sólo para mi. Recorrí con mi lengua poco a poco todo su coño pero sin tocar su clítoris, para así hacerla sufrir un poco y, ocasionalmente, llegaba a tocárselo y sentía cómo ella se estremecía y movía sus caderas para incrementar la sensación. Poco después de su vagina comenzaron a brotar jugos y de pronto su primer orgasmo. Después de 10 minutos de acariciar y de lamer su coño me pidió que la follara con mi lengua. La complací y, al hacerlo, lanzó un gemido lleno de placer pidiéndome que cada vez lo hiciera más rápido y fuerte. Ella cada vez se movía más, llegó a tal grado que se levantó de la mesa y se fue en mi contra. Tal fue la embestida, que me tiró al suelo y me dijo: Ahora sufrirás lo que yo.
Me quitó los pantalones y mi slip, y comenzó a besar la cabeza de mi polla. Poco a poco se la metió toda en su boca. Aquella sensación fue maravillosa para mí, no quería que acabara y cuando comenzó a mamármela, con su lengua me la acariciaba, estuve a punto de correrme en su boca, pero intenté aguantar. La mandé ponerse a cuatro patas y ella me ofreció gustosa su coño, pero antes de follarla lo besé de nuevo. Ella, me pedía que la penetrara ¡Ya!, que no la hiciera sufrir más, pero yo quería que aquello se pusiera a punto y, cuando estaba por tener su segundo orgasmo, la penetré. Sus jugos y lo húmedo de mi polla facilitaron la penetración. Mis embestidas eran lentas y suaves, ella me pedía hacerlo más rápido porque aquello era un sufrimiento pero yo seguí con mi movimiento lento. Ella estaba muy excitada y me dijo: fóllame, más fuerte, deja de hacerme sufrir así. La complací. Mis embestidas ahora eran rápidas y fuertes. Ella se movía más y sus caderas no dejaban de moverse para así aumentar el placer y, con una mano, yo acariciaba uno de sus senos. Al final, cuando estaba a punto de correrme, me dijo: “espera”, sacó mi polla de su coño, la llevó hasta su cara y me dijo: “ahora puedes correrte”. Dejé caer todo mi semen en su cara. Ella pensó que tal vez esto sería todo pero, cuando se disponía a ponerse de pie, la besé. No lo esperaba, nunca pensó que la besaría cuando mi polla había estado en su boca y sus labios estaban llenos de mi semen.
Aquel beso fue especial, duró más de 20 minutos. Yo continuaba acariciado su coño con mi mano y con la otra jugando con su pecho. Después me acosté en el suelo, estaba frío pero eso no importó. Comencé a comerme de nuevo su coño pero ella me pidió parar, porque yo tenia todo su coño para mí solo y ella no tenía nada. Cambiamos de posición, ahora yo me acosté y ella se puso encima de mi. Volvió a ofrecerme su coño y yo le di mi polla. Ella la devoraba como si fuese un bombón, yo hacía lo mismo con su coño. Estuvimos así hasta que los dos nos corrimos varias veces. Después me pidió parar, y me dijo: fóllame de nuevo, quiero sentirte dentro de mi”. Se colocó encima de mí y me besó, tratando de convencerme de que la penetrara de una vez. Así que me dispuse a hacer lo que pedía, mientras me la follaba, con mis manos acariciaba sus piernas, sus senos, sus caderas, su culo y sentía cómo ella movía de nuevo su cuerpo y dejaba escapar murmullos de placer. Después la levanté por la cintura hasta tener su espalda pegada a mi pecho. Tomó mis manos y las llevó a sus pechos para que los acariciara. Nuestros cuerpos se sincronizaron y lograron el máximo placer. Besaba su cuello y su cabello, estaba empapado de sudor. Me pedía seguir cada vez más rápido. De nuevo nos corrimos y nos tiramos en el suelo agotados. Abrí los ojos y me recibió mi ordenador vez de los ojos de Elena. Estaba lejos, y no podía hacer nada por conseguirla. Pero al menos mi imaginación había suplido su ausencia. Quizás algún día lograra que mi fantasía se convirtiera en realidad.