Hola a todos los poringueros y poringueras,

En mi relato trato de describirles como fue mi primera experiencia sexual con un hombre, es importante que sepan que actualmente soy un hombre casado y tengo 35 años.

Cuando recién acababa de cumplir los 18 años, fui a un cine que se especializa en exhibir películas porno XXX, es importante que sepan que en ese sitio mayormente entran hombres solos (yo no lo sabía). Estando dentro del cine recuerdo que yo estaba muy excitado ya que estaban pasando una película con unas mujeres que tenían unos cuerpos y rostros tan espectaculares que parecían modelos de portadas de las mejores revistas. Al ver todas esas imágenes mi pene empezó a ponerse erecto, yo no sabía que hacer porque al fin de cuentas estaba en un lugar público, pero mi excitación pudo más que mi pudor así que muy disimuladamente empecé a tocarme y a apretarme el pene por encima de mi ropa , amparado por la casi ausencia de luz. Mi sorpresa es que yo no era el único que estaba en esa situación, a medida que buscaba a mi alrededor habían hombres que al parecer estaban mucho más excitados que yo, porque ellos si se sacaban su miembro y se masturbaban sin ninguna discreción, sin importarles que alguien los viera, yo realmente estaba en shock ya que en mi vida había presenciado algo parecido, habían hombres que se sentaban al lado de los otros y casi sin pronunciar ninguna palabra ni pidiendo autorización los masturbaban y les hacían el sexo oral, realmente eso me estaba excitando mucho, aún más que la propia película. Recuerdo que yo, me preguntaba que haría yo si alguno se me acercaba?, estaba a la espectativa...
Llegó el momento en que se me acercó un joven casi de mi misma edad y quería sacarme mi pene para hacer lo que los demás hacían, yo estaba muy nervioso y le dije que no, que no me gustaban los hombres (pero solo se lo dije por miedo, de verdad estaba muy nervioso), pero lo que él no sabía es que todas esas situaciones estaban despertando en mi el deseo por los hombres, el deseo de entregarme completamente a uno. Ese primer día no pasó nada más y me fui a casa a masturbarme.
Con el pasar de los días mi deseo fue creciendo y pensaba en volver a ese cine y aceptar cualquier proposición que me hicieran. Llegó el día en que volví, esta vez habían muchos hombres de todas las edades, pero todos más discretos que los de la vez anterior.
Ese día se sentó a mi lado un muchacho muy bien parecido, de hecho era muy lindo. Recuerdo que él empezó a rozarme las piernas con las suyas, yo no dije nada sino que dejé que continuara, luego con sus manos me tocó las rodillas y por último me quiso bajar la bragueta del pantalón para sacar mi pene, yo estaba muy tenso porque sabía que ese hombre me deseaba y eso me daba pavor pero también me sentía muy emocionado porque realmente !!YO ERA DESEADO POR OTRO HOMBRE!! GUAOOO, mi corazón latía a mil por segundo, el no rechazarlo le hizo entender que yo también estaba dispuesto a aceptar su proposición y sin titubear me invitó a salir del cine e irnos a un hotel cercano, yo le dije que no tenía dinero ya para esa época era muy joven y no tenía empleo.

Cuando llegamos al hotel resultó que era uno de esos de mala muerte, el encargado era un gordo horrible que nos dijo que solo teníamos dos horas para hacer lo que íbamos a hacer. Ya solos en la intimidad de ese cuarto nos presentamos y empezamos a quitarnos la ropa, imagínense no sabíamos nuestros nombres!! yo le pregunté que le gustaba hacer a él y el me respondió textualmente, "Soy todo tuyo y puedes hacerme lo que quieras", recuerdo muy bien esas palabras!!! yo le dije que yo quería que él me penetrara solamente, sin besos y sin sexo oral, él por supuesto que aceptó. Yo como ya iba dispuesto a "hacerlo todo" me fui preparado con mis condones y un poco de aceite de comida para lubricarme, recuerdo que el tenía el pene grande pero no tan grueso, así que no tuve problemas en montarme encima de él y meter todo su miembro dentro de mi culito que todavía estaba un poco estrecho (antes de esta experiencia yo no era virgen, porque siempre que podía me metía cositas en mi culito, así que me fui desvirgando poco a poco para que cuando llegara el momento de estar con un hombre no me doliera ni tampoco que fuera traumático para mi ni para él) recuerdo que apenas me metió todo su pene me dijo que yo lo tenía muy caliente y estrechito y que eso le encantaba, yo lo estuve cabalgándolo un buen rato, él apretaba mis nalgas y buscaba mis labios para besarme hasta que nuestros labios se unieron en muchos besos pero sin meternos la lengua, yo me sentí como toda una puta, no me importó entregarme a un hombre sin siquiera conocerlo, yo seguía cabalgándolo cada vez más rapido, de verdad se sentía divino ese pene dentro de mi, el estaba muy excitado, a cada momento me decía que mi culito era divino, que siguiera dejándome coger, hasta que él hizo un movimiento brusco y me puso a mi en la posición de misionero sin sacármelo ni un solo momento, él quería tener el control de la situación, Guao!!! eso fue realmente muy excitante para mi, yo no podía creer lo que me había atrevido a hacer, solo la fricción que producía la unión de nuestros cuerpos y su continuo bombeo hizo que tuviera mi primera eyaculación, con un hombre, Sí con un hombre!!! , eyaculé sin masturbarme, sólo la sensación de estar siendo penetrado por un hombre me hizo eyacular, sin siquiera penetrarlo a él, Guao, no lo podía creer!!! En ese momento él metió sus brazos debajo de mi espalda y me empujaba hacia abajo y hacia él con sus manos en mis hombros, recuerdo que me daba durísimo, yo lo apretaba hacia mi y el seguía dándome cada vez más duro y más duro, guimiendo cada vez más, yo sabía que él ya estaba por correrse dentro de mi, sentí cuando su pene empezó a palpitar en dentro de mi culito yo supe que ya el había depositado su semen en mi culo (claro está con el condón puesto) me sentía todo suyo, me sentía tan feliz de haber sentido algo como eso, me sentí realizado, el haberle dado a mi cuerpo lo que me pedía me hizo sentir único, mejor dicho me sentía como si fuera una puta, fue excitante, fue increíble, saben no tengo las palabras para describir ese momento, saber que ya me había entregado a un hombre que me hizo sentir como nunca nadie lo había hecho, que tuve un pene bien duro dentro de mi y que gracias a mi estaba erecto y el saber que con mi culito estrecho y casi virgen haya sacado hasta la última gota de semen a ese hombre, MI PRIMER HOMBRE...

Luego todo terminó y más nunca supe de él, después de esa primera experiencia he estado con varios hombres y mujeres, pero no crean que no les voy a contar todas mis experiencias, también como perdí la virginidad como hombre y también como perdí la virginidad de mi culito…

Espero que les haya gustado y que comenten a ver si me animo a describirles mi primera experiencia con un travesti…